Palmera de Honor de la Mostra a Abdellatif Kechiche

Abdellatif Kechiche, Palmera de Honor
33 Mostra de València-Cinema del Mediterrani
Del 18 al 28 de octubre de 2018

La 33 Mostra de València-Cinema del Mediterrani, del 18 al 28 de octubre del 2018 en los cines Babel y en IVC-La Filmoteca, entregará su otra Palmera de Honor al director franco-tunecino Abdellatif Kechiche. El director de ‘La vida de Adèle’ acudirá al festival donde se repasará su filmografía. “Esta segunda Palmera de Honor concedida a Abdellatif Kechiche pone la guinda a una edición de regreso de la Mostra que responde a la ambición con la que emprendimos su recuperación”, apunta Gloria tello, concejala de Cultura del Ayuntamiento de València.

Fotograma de 'La Faute à Voltaire'. Imagen cortesía de la Mostra de València.

Fotograma de ‘La Faute à Voltaire’. Imagen cortesía de la Mostra de València.

La obra del director franco-tunecino Abdellatif Kechiche (Túnez, 1960) es corta en cifra de largometrajes, pero larga en reconocimientos internacionales. Con ‘La faute à Voltaire’ (2000), su ópera prima, ya obtuvo dos premios en Venecia, y desde entonces no ha rodado una película que no haya participado en los festivales más prestigiosos del mundo. Para Eduardo Guillot, director de programación de la Mostra, “Abdellatif Kechiche representa a la perfección el espíritu del festival: un cineasta nacido en el norte de África que no se olvida de sus raíces, pero al mismo tiempo ha sabido hacerse un hueco en el panorama internacional abordando temas universales”.

Fotograma de 'L'Esquive'. Imagen cortesía de la Mostra de València.

Fotograma de ‘L’Esquive’. Imagen cortesía de la Mostra de València.

Con ‘L’Esquive’ (2004) Kechiche ganó el César a mejor director y película, ‘Cuscús (La graine et le mulet)’ (2007) fue galardonada con el Gran Premio Especial del Jurado en Venecia, y la consagración definitiva le llegó gracias a ‘La vida de Adèle’ (2013), merecedora de la Palma de Oro en Cannes y que se llevó además el Premio FIPRESCI de la crítica internacional.

Una película que conquistó a todos los públicos e hizo que se otorgara, por primera vez en la historia, otras dos Palmas de Oro a sus dos protagonistas, Léa Seydoux y Adèle Exarchopoulos, recompensadas por escenificar su amor en carne viva a lo largo de los 180 minutos del film. Kechiche logra armar un drama amoroso apasionante.

Fotograma de 'La vida de Adele'. Imagen cortesía de la Mostra de València.

Fotograma de ‘La vida de Adele’. Imagen cortesía de la Mostra de València.

El de Kechiche es un cine caracterizado por el predominio de lo sensorial, único en su habilidad para capturar las emociones de los personajes, con un enfoque muy particular de la adolescencia, el deseo sexual o sus raíces africanas.

Su última película, ‘Mektoub, My Love: Canto Uno’ (2017), fue presentada en Venecia y propone una mirada nostálgica sobre la inocencia de la juventud. Su protagonista, Mektoub, es un joven amante del cine y aficionado a la fotografía que parece diseñado como alter ego del director. A través de él la película nos invita a pasar unos días de verano en un pueblo costero, en compañía de un nutrido grupo de chicos y chicas que se relacionan entre sí según el dictado de sus hormonas.

Estos ciclos homenaje se suman al repaso a la última hornada cinematográfica hecha en el Mediterráneo en su Sección Oficial, la sección informativa y los ciclos sobre el cine negro francés y el nuevo cine palestino, y los ciclos homenaje a Efthimis Filippou, Josep Anton Pérez Giner y Carles Santos, que conforman la 33 edición de Mostra de València-Cinema del Mediterrani.

Abdellatif Kechiche. fotografía de Michael Watier por cortesía de la Mostra de València.

Abdellatif Kechiche. Fotografía de Michael Watier por cortesía de la Mostra de València.

El Festival Deleste ahora en el Palau

Festival Deleste
Palau de la Música
Passeig de l’Albereda, 30. Valencia
17 de noviembre de 2018

El Palau de la Música de Valencia acogerá el 17 de noviembre la nueva edición del Festival Celeste. De esta manera el festival otoñal de la ciudad de Valencia cambia de lugar para desarrollarse en el emblemático auditorio valenciano. La concejala de Cultura y presidenta del Palau de la Música, Glòria Tello, afirmó que “una vez más estamos de enhorabuena en el Palau de la Música, ya que tras el éxito de los recientes conciertos de importantes grupos y artistas independientes como Lambchop, Nacho Vegas, Gener o Tardor, nuestro auditorio da un paso más allá, acogiendo la próxima edición de uno de los festivales de música independiente más importantes y de más calidad”.

En este sentido la regidora añadió que el Deleste 2018 “desplegará toda su magia en este nuevo Palau Obert de todas y todos”. Para Quique Medina, uno de los organizadores del Festival, las características del auditorio valenciano “se adecuan perfectamente a nuestro concepto, puesto que la maravillosa acústica del espacio, su céntrica y preciosa localización anexa a los Jardines de Rio Turia y la posibilidad de ampliar el aforo a las 1.500 personas, han influido mucho en la decisión de escoger el nuevo recinto”. Además, Medina agregó que “desde la organización estamos seguros que nos espera la edición más especial y potente vivida hasta ahora”.

Palau de la Música de Valencia. Festival Deleste

Festival Deleste en el Palau de la Música de Valencia.

Las entradas saldrán a la venta a primeros de septiembre y, como ya es costumbre en este Festival, los primeros compradores ‘Los Especiales del Deleste’, como son llamados, obtendrán algún premio sorpresa. El presente festival ha aumentado el presupuesto para la contratación de artistas, para obtener un cartel muy potente. El Deleste se desarrollará a lo largo de una sola jornada #JustForOneDay, en la que no faltará la comodidad, el sonido cuidado y no superponer los grupos.

Además, como ya sucediera la pasada temporada, el Deleste tendrá una espectacular previa familiar y gratuita en el Centre del Carme. El Sona el Deleste será el día 20 de octubre y el cartel completo se desvelará a mediados de septiembre. Esta fiesta de la música estará inmersa de lleno en las celebraciones del Intramurs que tendrá por esos días su epicentro en el Barrio de Carmen.

Cervezas Alhambra volverá a ser el patrocinador principal de un festival en el cual también colaborarán marcas como Zummo Living Culture o Arroz Dacsa.

Festival Deleste en el Palau de la Música.

Festival Deleste en el Palau de la Música.

 

Russafart desvela Ruzafa

Festival Russafart
Barrio de Russafa. Múltiples espacios artísticos. Valencia
1, 2 y 3 de junio de 2018

Los pasados días 1, 2 y 3, del presente,  el barrio valenciano de Russafa abrió sus calles con carácter bienal al festival Russafart. Un encuentro entre arte y espectador donde la multidisciplinariedad, técnica y conceptuosidad fluía por todas sus vías a través de la apertura de diferentes talleres artísticos y centros expositivos en forma de conocimiento y belleza. Todo este mosaico cultural se abanderó bajo el lema “Creando arte” por medio de más de 200 artistas que acogían al visitante en su mundo más íntimo y privado, su taller. Sin embargo, y como cabría esperar, no solo se encontraban auténticas obras de arte sino también fallidos intentos o bocetos naifs disfrazados de pomposidad. Ya que lamentablemente no todas las piezas se regían por unos principios sólidos que hablasen por sí mismos, sin necesidad de ser embellecidas a través de una ávida elocuencia. No obstante, ignorando este punzante asunto que retomaremos más adelante, sí que deberíamos centrar nuestra atención en varios artistas que destacaron por su originalidad, estética y discurso.

Obra de Anna Sanchis. Imagen cortesía se la artistas.

Obra de Anna Sanchis. Imagen cortesía de la artista.

Abriendo mercado a la excelencia, en la calle Buenos Aires pudimos encontrarnos con una de las artistas más eclécticas del festival, Anna Sanchis. Quien mediante su técnica mixta, donde pintura y escultura coexisten, presenta un hilo conductor entre arquitectura y entorno. Simétricos volúmenes urbanísticos se levantan del soporte para mostrarnos una ciudad viva y cambiante, rematada con pequeños imanes que permiten al espectador interactuar con la figuración. Además, diversos efectos lumínicos alternan calidez diurna y enigmática nocturnidad provocando en el público no solo una interpretación dual, sino una singularidad hipnótica y hechizante en la propia obra que parece tener muy presente el problema de la masificación urbanística en primeras líneas de costa.

Otro ejemplo de ello es la pintura contemporánea abstracta, que se hace un hueco entre tanta figuración de la mano de Amalia Martínez. Una artista apasionada y conocedora de la técnica, así como del proceso de creación, que compagina su gran pasión con su ocupación como profesora de Bellas Artes en la UPV. Amalia desviste la pieza de todo aquello que no apela a los sentidos, sin conceptualismos ni estudios ajenos, como diría Kant: El arte por el arte. Una obra de tal calidad tanto en color como en línea que carece del discurso explícito para dejar paso al intrínseco, la belleza. Hecha únicamente para el disfrute donde el espectador cierra la obra a través de la experiencia sentida al contemplarla. Casualmente, mostraba su obra junto con Amalia, Leticia Pardo. Una fotógrafa novel que parece no solo conocer las bases de la disciplina sino tener un criterio estético muy fino, combinando simetrías junto con complejos enfoques y colores que dan lugar a atmósferas de ensueño, donde la imaginación juega un papel primordial.

Fotografía de Nueva York realizada por Leticia Pardo. Imagen: Cortesía de @theadventuroustraveler

Fotografía de Nueva York realizada por Leticia Pardo. Imagen, cortesía de @theadventuroustraveler.

Curiosamente una de las propuestas más interesantes del festival la podíamos encontrar expuesta en la Galería Freezzia por el singular creador ucraniano Román Huzovskyy. El mérito de este singular autor, de profesión maestro albañil y escultor de vocación, parte de su proceso de elaboración artística. Nos deleita mediante imaginativas piezas creadas a partir de desechos encontrados en escombros y edificios derruidos, habitualmente hallados en su día a día laboral. Su obra en apariencia sencilla nos señala la problemática consumista junto con la idea recicladora. En un mundo donde cada vez nos encontramos más asfixiados por nuestros mismos desechos, propuestas como estas resultan cuanto menos destacables. Tomando como referencia la obra de Dumchamp, pionero del s. XX en el trabajo de los ready-mades, Huzovskyy trata los objetos desde el cariño, otorgándoles una segunda función y viendo entre sus piezas aquellos elementos que no han perdido aún su propia belleza, pese a que hayan sido desechados.

Pieza perteneciente a la serie "Aves" de Román Huzovskyy. Imagen cedida por la Galería Freezia

Pieza perteneciente a la serie “Aves” de Román Huzovskyy. Imagen cedida por la Galería Freezia.

La visita a Russafart resulta ser siempre una experiencia enriquecedora y muy positiva al ver tal despliegue de disciplinas, estilos, técnicas y discursos. Una gran oportunidad para dar a conocer el trabajo tanto de artistas emergentes como consolidados. A pesar de ello, también hay que señalar la falta de sustancia de muchas obras de estilos obsoletos, recargadas de una injustificada figuración, con técnicas mal ejecutadas y carentes del enfoque estético necesario que demanda el mercado teniendo en cuenta los intereses estéticos sociales actuales, donde decorar un salón prima por encima de la intención de la propia obra. En el arte no todo vale, y se advierte la extrema necesidad del estudio y crítica de arte en profundidad. Es necesario pararse a pensar, juzgar y reorientar para preparar su difusión, uso y disfrute. Medir y crear debate. Una obra guardada es una obra muerta.

Cristian Torada

Visión de la rueda de prensa. Russafart desde el otro lado. Imagen cortesía de Eva Ripoll.

Visión de la rueda de prensa de Russafart desde el otro lado. Imagen original de portada, cortesía de Eva Ripoll.

La Orquesta de València sale fuera 12 años después

Orquesta de Valéncia
Palau de la Música de Barcelona
Martes 14 de abril de 2018

La Orquesta de València visitó el pasado martes 14 de abril el Palau de la Música de Barcelona con el tenor peruano Juan Diego Flòrez, e interpretó bajo la dirección de Riccardo Minasi un programa con célebres oberturas y arias de Mozart, Gluck, Donizetti, Massenet y Verdi. El público pidió cuatro bises, dos ellos del tenor con su guitarra.

La concejala de Cultura y presidenta del Palau de la Música, Glòria Tello, y el director del Palau, Vicent Ros, asistieron a este concierto que para Tello supone que la Orquesta “en su 75 aniversario ha vuelto a salir de nuestra tierra tras su concierto hace doce años en el Auditori de la Ciudad Condal y, además, para actuar con el tenor Juan Diego Flòrez que tanto nos maravilló el año pasado y en un lugar tan emblemático como es el Palau de la Música”.

La Orquesta de Valéncia. Imagen cortesía del Palau de la Música.

La Orquesta de Valéncia. Fotografía de A. Bofill por cortesía del Palau de la Música.

Tello manifestó, asimismo, que desde que asumió la presidencia del Palau, “dar mayor visibilidad a la Orquesta de València así como incrementar sus recursos ha sido una de las actuaciones a las que más esfuerzos he querido dedicar”. El futuro del Palau de la Música, aseguró su presidenta, “implica visibilizar a la Orquesta, no sólo de puertas hacia dentro sino también al exterior”. En este sentido, la última vez que la formación sinfónica valenciana hizo una salida fuera de la Comunidad Valenciana fue en 2010, en la gira que realizó por las localidades alemanas de Ludwishaffen-Manhheim y Stuttgart. Previamente, en 2008, la Orquesta de València visitó las ciudades de Praga y Linz.

La Orquesta interpretó las oberturas de La clemenza di Tito y Don Giovanni de Wolfgang Amadeus Mozart y de la Ópera Alzira de Giuseppe Verdi, así como el Ballabile ‘La Primavera’ del acto III de I Vespri Siciliani también de Verdi. Con Juan Diego Flòrez se pudieron escuchar arias de Die Zauberflöte y Il re pastore de Mozart, Orphée et Eurydice de C.W. Gluck, El Assedio di Calais y Lucia di Lammermoor de Gaetano Donizetti, Manon y Werther de Jules Massenet y Rigoletto y La traviata de Giuseppe Verdi.

La Orquesta de València. Imagen cortesía del Palau de la Música.

La Orquesta de València. Fotografía de A. Bofill por cortesía del Palau de la Música.

El Palau se abre a grupos emergentes

Emergents al Palau
Palau de la Música
Passeig de l’Albereda, 30. Valencia
De febrero a junio de 2018

Hay, por supuesto, música clásica. También hay jazz, con su festival de julio por montera. Igualmente pop y rock, de primer nivel. Pero faltaba algo, porque siempre falta. Y tanto Glòria Tello, presidenta del Palau de la Música, como Vicent Ros, director del coliseo valenciano, han decidido paliarlo con lo que han venido a llamar Emergents al Palau, un ciclo destinado a las bandas independientes, que arranca este sábado con Lanuca y Samuel Reina, a los que seguirán otro nueve conciertos con una veintena de grupos.

Samuel Reina. Imagen cortesía del Palau.

Samuel Reina. Imagen cortesía del Palau.

“El pop y el rock sí que han estado abandonados por todos en el Palau. De ahí nuestro apoyo a la música moderna”, apuntó Ros cuando fue presentado el ciclo hace cuatro meses. “No lo planteamos en términos de modernidad, sino de ayudas al sector. No resta, sino que suma a lo que ya venimos haciendo en el Palau”, agregó Tello, quien subrayó la importancia del proyecto en estos términos: “Queremos que todas estas bandas que no suelen tener oportunidades vengan a la Sala Rodrigo y el público las conozca”.

Bandas como Yobamochi, dúo de artistas de performance que utilizan, además de la música, la fotografía, el video y la imagen gráfica, o Durga, la formación valenciana de post-rock finalista del Sona la Dipu del pasado año. O Mr Perfumme, rock y cabaret más swing, y Las Víctimas Civiles, al que el rock se le queda corto y se nutren de cierta experimentación. Son algunos ejemplos de esas bandas Emergents a las que el Palau ofrece la posibilidad de tocar en un escenario de altos vuelos.

Mr Perfumme. Imagen cortesía del Palau.

Mr Perfumme. Imagen cortesía del Palau.

“Mis inicios como músico han sido tocando en locales con una condiciones que no eran las más adecuadas”, se sincera Ros. Consciente de ello, por haberlo vivido en sus carnes, el director del Palau dice que ahora, y subraya lo de “ahora”, todos esos músicos “tendrán un lugar inmejorable para tocar y unos canales de difusión que yo nunca he podido disfrutar de joven”. No sólo eso, sino que gozarán de una remuneración acorde a su trabajo: “Es muy importante apostar por la dignificación y que estén sus conciertos dados de alta en la Seguridad Social”.

Los conciertos, además, han sido objeto del más escrupuloso sorteo para que todas las bandas se sintieran en igualdad de condiciones. Un sorteo que tuvo lugar el pasado mes de enero en el marco del programa ‘Territorio sonoro’ en À Punt radio, conducido por Amàlia  Garrigós, y en el que participaron, además del propio Vicent Ros, los coordinadores del ciclo Amadeu Sanchis y Manolo Tarancón, el músico Miquel Àngel Landete y el crítico musical Carlos Pérez de Ziriza. “Siempre trabajamos con total transparencia y es por ello que hemos hecho un sorteo de las fechas de actuación, para que todos los grupos tengan la misma consideración”, aclaró Tello.

Las Víctimas Civiles. Imagen cortesía del Palau.

Las Víctimas Civiles. Imagen cortesía del Palau.

Lanuca, alter ego de Ángela Bonet, y viceversa, abrirá este sábado Emergents al Palau, mezclando amor y desamor, lo tierno y lo turbio, junto a Samuel Reina, grupo folk reciente vencedor del Concurso Vinilo Valencia. El domingo 25 de febrero les tocará el turno a Yobamochi y Nathan Jaime, para ir dejando paso en sucesivos meses hasta junio a Mr Perfumme, Wild Ripple, Nanga Parbat, Rascanyà, Sempere, Dual, Juanjo Pérez, Victoria Ros & Andreu Soler, Ainda Nao Street Band, Stéphanie Cadel et la Caravane, Twise, Los Fabulosos Blueshakers, Eleness, Matic, Durga y Las Víctimas Civiles.

Un total de 20 grupos divididos en dúos por estilos de música (pop, rock, indie, autor, folk, blues, electrónica, jazz fusión, garaje y hip hop), ilusionados todos ellos, según constata la presidenta del Palau, “por tocar en la Sala Rodrigo” y a los que el Palau les abre sus puertas. Con un presupuesto de 16.000 euros, las bandas dispondrán del 90% de la recaudación, siendo para el coliseo valenciano el 10% restante. “Hemos establecido sinergias con diferentes salas de la ciudad de Valéncia y hemos incluido charlas, mesas redondas y conferencias antes del ciclo para potenciarlo”, concluye Tello.

Lanuca. Imagen cortesía del Palau.

Lanuca. Imagen cortesía del Palau.

Salva Torres

Nuevo piano gran cola para el Palau

Piano gran cola de conciertos
Palau de la Música de Valencia
Junio de 2017

El Palau de la Música de València anuncia la licitación de un piano gran cola de conciertos, por un coste total de 157.300 euros. Para la concejala de Cultura y presidenta del Palau de la Música, Glòria Tello, la compra del nuevo piano “se une a otra acción necesaria que hemos tenido que acometer por el deterioro, como es el sistema de climatización, y que supone un esfuerzo económico absolutamente fundamental, para que la ciudadanía pueda disfrutar de la actividad musical y cultural del Palau”.

Con la adquisición de este instrumento, el auditorio valenciano sustituirá el actual piano de 25 años de antigüedad, y evitará alquilar pianos o recurrir al de la Sociedad Filarmónica que ofrece sus conciertos en el Palau. La actividad pianística en Palau de la Música es muy frecuente como ha ocurrido en la temporada general 2016-17, en la que han intervenido pianistas como Sokolov, Yuja Wang, Joaquín Achúcarro, Alexei Volodin, David Frey, Kathia Buniatishlivi, Varvara, Jan Lisecki, Tzimon Barto, Ivan Martín i James Rhodes, entre otros.

Asimismo, se ha licitado del contrato de los servicios de afinación de los instrumentos de teclado de la Orquesta de València, por un plazo de ejecución de dos años con prórroga de un máximo de un año más otro, y por un valor estimado  del contrato de 183.958,48, IVA excluido. Estos instrumentos comprenden un piano gran cola, un piano semicola, cuatro pianos verticales, un clave y un órgano central.

Sokolov en el Palau de la Música de Valencia. Fotografía de Eva Ripoll por cortesía del Palau.

Sokolov en el Palau de la Música de Valencia. Fotografía de Eva Ripoll por cortesía del Palau.

‘El Holandés errante’, entre el Palau y Les Arts

El holandés errante, de Richard Wagner
Coproducción entre el Palau de la Música y el Palau de les Arts
Palau de la Música
Paseo de la Alameda, 30. Valencia
Viernes 13 y domingo 15 de enero de 2017, a las 19.30h

La Orquesta de Valencia y el Cor de la Generalitat inician el próximo viernes la temporada de Invierno, con la primera coproducción entre el Palau de la Música y el Palau de les Arts Reina Sofía. Esta coproducción forma parte de una colaboración que ha empezado esta Temporada 2016/2017 y que significa el inicio de una relación inédita entre los dos coliseos. Se interpretará “El Holandés Errante” de Richard Wagner en versión semiescenificada y con una pequeña proyección audiovisual. El estreno será el viernes 13 y se repetirá como concierto extraordinario el domingo 15.

Impulsada por Yaron Traub y Davide Livermore, esta colaboración ha cumplido el deseo de la concejala de Cultura, Gloria Tello, de poner de acuerdo a las dos grandes instituciones culturales: “Estoy muy contenta de llevar adelante este proyecto, porque más allá del hecho artístico en sí mismo, la celebración de nuestro 30 aniversario y el reciente décimo aniversario de Les Arts, lo más importante para mí es un tema de fondo: la cultura no puede funcionar si no se trabaja y diseña en equipo, con objetivos comunes”.

El holandés errante. Fotografía de Eva Ripoll cortesía del Palau de la Música.

El holandés errante. Fotografía de Eva Ripoll cortesía del Palau de la Música.

Tello subrayó que el proyecto era “realmente impresionante; como una “ciudad” entera en el escenario, músicos, cantantes, escenógrafos, técnicos de montaje, de luces, de sonido, figurinistas… y Yaron Traub y Allex Aguilera en cabeza de esta preciosa y mágica historia, llevando con firmeza el timón”.

Por su parte, Davide Livermore manifestó que “para Les Arts esta coproducción significa un paso allá en nuestro proyecto de teatro público: un centro cultural vinculado a su territorio y sus excelencias artísticas. El diálogo con los referentes de la cultura en la Comunidad Valenciana fue uno de los objetivos que asumí el día de mi nombramiento y este ‘Holandés errante’ es uno de los resultados que más me satisface”.

“Después de aquel histórico concierto del 2006, que unió en Les Arts a nuestra orquesta y a la Orquesta de Valencia con los maestros Mehta y Traub en el podio, nuestro regalo para el 30 aniversario de nuestros vecinos del antiguo cauce del río Turia, es la sabiduría escénica de más de diez años representando ópera al más alto nivel. La segunda parte de nuestro regalo de aniversario llegará el 30 de junio, con un concierto muy especial de la Orquesta de la Comunitat Valenciana, con Roberto Abbado como director musical, y tres compositores imprescindibles para nuestra formación en el atril: Berlioz, Mahler y Wagner”, agregó Limermore.

El holandés errante. Fotografía de Eva Ripoll cortesía del Palau de la Música.

El holandés errante. Fotografía de Eva Ripoll cortesía del Palau de la Música.

La colaboración entre los dos “Palaus” continuará en junio con la invitación que se ha hecho a la Orquesta de Les Arts para tocar dentro del abono, y sus jóvenes estudiantes de canto han colaborado en los conciertos de verano de la Orquesta de Valencia. ‘El Holandés Errante’ está basado en la famosa leyenda narrada en el libro de Heinrich Heine, ‘Aus den Memoiren des herren con Schnabelewopski’, de 1831. Es una ópera considerada como el primer gran drama romántico wagneriano, antes de desarrollar su concepción sobre el arte total y el drama. El estreno absoluto fue en Dresde en 1843.

Bajo la dirección de Yaron Traub, la obra cuenta con un brillante reparto vocal formado por la soprano Catherine Foster, la mezzosoprano Marina Rodríguez-Cusí, el barítono José Antonio López y los tenores Eric Halfvarson, Charles Workman y Francisco Corujo. La puesta en escena está diseñada por Allex Aguilera, con escenografía de Manuel Zuriaga, iluminación de Antonio Castro, video-creación de Miguel Bosch y figurinismo de José María Adame.

El concepto escénico tiene un hilo conductor que es una niña, Sienta, con un pequeño barco en las manos. Hay muchos momentos oníricos. El escenario es como un barco: la corbata es la borda; ante el órgano con la luz se recrea un espacio que es la casa de Sienta. El fondo del escenario, donde está el corazón, tendrá una fina estructura de madera a modo de puente del barco, donde transcurre parte de la acción.

Se proyectará además un audiovisual con imágenes marinas de grabados de Gustave Doré. En este montaje, se fusionan los rostros de los cantantes con los grabados de Doré. El mar siempre está presente. El barco fantasma es rojo, y el coro llevará las partituras en blanco, a modo de pantalla de proyección.

El holandés errante. Fotografía de Eva Ripoll cortesía del Palau de la Música.

El holandés errante. Fotografía de Eva Ripoll cortesía del Palau de la Música.

Cristina Ramírez premio de dibujo DKV-MAKMA 2016

Cristina Ramírez Bueno (Toledo, 1981) gana la segunda edición del premio de dibujo organizado por DKV seguros y MAKMA, revista de artes visuales y cultura contemporánea.

El certamen está dotado con 3.000 € y la posibilidad de realizar una exposición en la Galería del Tossal de Valencia, entre los meses de diciembre de 2016 y enero de 2017.

Las bases de la II edición del premio de dibujo DKV-MAKMA premian el mejor proyecto de dibujo contemporáneo en relación a fábulas, cuentos y tradición oral. El proyecto es muy ambicioso y está planteado para aproximar el arte contemporáneo al público en general y ser la primera experiencia expositiva incluso para visitar en familia.

El trabajo presentado por Cristina Ramírez, bajo el título “Negro humo”, establece un vínculo estructural y simbólico con la tradición oral de los cuentos, partiendo de sus mecanismos esenciales, repetición y variación, sobre los que se asientan una serie de dibujos que evocan la presencia y la acción del fuego. El fuego, la hoguera, por un lado como contexto en el que un testigo transmite dicho folclore a la comunidad, por otro como figura generadora en sí misma del relato.

Pabilo, de Cristina Ramírez. 86 x 120 cm. Técnica mixta sobre papel.

Pabilo, de Cristina Ramírez. 86 x 120 cm. Técnica mixta sobre papel.

“Negro Humo” recoge el sentimiento de miedo que da lugar a la aparición del relato, dicho sentimiento es uno de los axiomas que fundamentan las obras del proyecto y es consustancial al cuento tradicional como parte de la enseñanza del saber popular: el miedo al otro (“El hombre del saco”), al doble (“El fantasma, el gemelo, el enmascarado”), o el miedo a lo desconocido.

En cuanto a la resolución técnica de sus trabajos, Cristina Ramírez, con “Negro humo”, remite directamente al pigmento conseguido mediante la combustión de diversos materiales, como la madera de abedul, por ejemplo, evocando técnicas y fórmulas ancestrales con las que el ser humano inicia la expresión gráfica y el relato visual como otra forma de comunicarse con sus semejantes.

María Chaves, una de las dos menciones de honor. Baba Yaga, del proyecto Where bluebirds fly.

María Chaves, una de las dos menciones de honor. Baba Yaga, del proyecto “Where bluebirds fly”

El jurado, formado por Inmaculada Corcho, directora del Museo ABC; Glòria Tello, Regidora de Cultura del Ayuntamiento de Valencia; Óscar Alonso Molina, crítico de arte y comisario; Antonio Alcaraz, director del Departamento de Dibujo de la Facultad de BBAA San Carlos; Alicia Ventura, comisaria y asesora de la Colección DKV; Juan B. Peiró, crítico de arte y asesor de la colección DKV, y Vicente Chambó, editor, crítico de arte y co-fundador de Makma, ha decidido conceder además dos menciones de honor (no estaban previstas en las bases de la convocatoria) a María Chaves, por “Where Bluebirds fly”, y a Miguel Ángel Fúnez, por “Genetic Fables”, debido a la excelente calidad de los proyectos finalistas.

Mención de honor de Miguel Ángel Funez, por Genetic Fables.

La otra mención de honor es para Miguel Ángel Funez, por Genetic Fables.

Fotografía de portada: Pedro Alarcón Ramírez

Mostra Viva: Cultura y conflictos en el Mediterráneo

Presentación de la programación de Mostra Viva.
Mostra Viva del Mediterrani 2016
Del 7 al 15 de octubre de 2016

El programa de la Mostra Viva del Mediterrani 2016 se presentó en el Centre Cultural La Nau, donde el vicerector de Cultura e Igualdad, Antonio Ariño, subrayó diversas ideas, como la revitalización y el fortalecimiento con el que vuelve la Mostra o su extensión –por primera vez, Mostra Viva sale de la ciudad de Valencia para proyectarse en Ontinyent– e intensificación, por el nutrido programa de actividades que contempla todas las corrientes artísticas y culturales.

En la presentación participaron, además, la directora general de Cultura y Patrimonio de la Generalitat Valenciana, Carmen Amoraga; la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Valencia, Glòria Tello. Ambas resaltaron que la Mostra es una incisiva que surge de la participación ciudadana, por lo que las administraciones deben ser conscientes de la importancia de la cultura y apoyar este tipo de proyectos, respetado, eso sí, la independencia de creación. También ofrecieron unas palabras los miembros de Mostra Viva Vicent Tamarit, como presidente de la asociación; Giovanna Ribes y Maite Ibáñez, como vicepresidentas; y Vicent Garcés, presidente de honor del colectivo. “La finalidad de Mostra Viva es conseguir que Valencia se convierta en un punto de referencia obligada de las culturas del Mediterráneo”, ha dicho este último. También ha asistido al acto el director del Institut Valencià de Cultura, Abel Guarinos.

La cuarta edición de Mostra Viva vuelve a contar con un amplio número de patrocinadores y colaboradores, y ha incrementado, asimismo, la organización de actividades y los espacios donde tendrán lugar, que este alcanzarán los 11, siendo el Centre Cultural La Nau la sede central del festival: Octubre Centre de Cultura Contemporània, MuVIM, IVAM, Palau de la Música, San Miguel de los Reyes, Filmoteca Valenciana, Institut Français, Fundación SGAE, la Fábrica de Hielo y Aragón Cinema. Sin olvidar la ineludible cita fuera de la capital, en Ontinyent.

Presentación Mostra Viva del Mediterrani. De izquierda a derecha: Maite Ibañez, Vicent Tamarit, Abel Guarinos, Carmen Amoraga, Glòria Tello, Antonio Ariño, Giovanna Ribes y Vicent Garcés.

Presentación Mostra Viva del Mediterrani. De izquierda a derecha: Maite Ibañez, Vicent Tamarit, Abel Guarinos, Carmen Amoraga, Glòria Tello, Antonio Ariño, Giovanna Ribes y Vicent Garcés.

Programación

Mostra Viva del Mediterrani consolida un formato donde el cine, que ocupa un lugar central, se completa con una amplia oferta de actividades y espectáculos de música, escena, literatura, artes visuales, debates, actividades educativas y gastronomía.

80 largometrajes, 20 cortometrajes y una comedia radiofónica, de 12 países mediterráneos, con especial atención al cine musical, al realizado por mujeres y al relacionado con el Sahara, Túnez, Palestina y Kurdistan. Se rinde homenaje al director sirio Osama Mohammed y al recientemente fallecido director italiano Ettore Scola. En la Filmoteca se verá el ciclo Valencia Plató de Cine con films que tuvieron a esta ciudad como localización. Los profesionales tendrán ocasión de visionar las últimas producciones en el Screening Cinema Valencià. Y por primera vez Ontinyent se une a la Mostra Viva con una selección de películas mediterráneas.

La Trobada de Música del Mediterrani programará cuatro conciertos, tres en el Palau de la Música y uno en el claustro de la Nau. En el Palau el día 11 actuarán la cantante siria Noma Onram y el trio de Chipre Monsieur Doumani; el día 12 el grupo de rock con raíces marroquí Agraf y el trio de música balcánica Besarabia; el dia 13 será el turno de la cantante saharaui Aziza Brahim y el jazz mediterráneo de Albert Sanz. Por último la mañana del domingo 17 a las 12 h, en el claustro de la Nau, sonaran las voces del Cor de l’Eliana y la banda de mujeres Gayano Women’s Band. Estos y otros grupos repetirán en la Fábrica de Hielo de la playa del Cabanyal.

La Mostra d’Escena del Mediterrani presenta circo, narración oral y teatro. El sábado 8, domingo 9, miércoles 12, sábado 15 y domingo 16 habrá talleres para niños y espectáculos de circo en el MuVIM a cargo de compañías de valencianas, andaluzas y portuguesas. La narración oral tiene su espacio en el salón de actos del MuVIM el viernes 14, sábado 15 y domingo 16 y establecerá un diálogo entre las historias de aquí y las del Magreb. El teatro lo pone el grupo del Comité Español de Ayuda al Refugiado (CEAR) el miércoles 12 en la Fábrica de Hielo y el montaje Mar de Almendros en la Nau el domingo 16.

Cartel de Mostra Viva del Mediterrani 2016, obra de Javier Mariscal. Imagen cortesía de la organización.

Cartel de Mostra Viva del Mediterrani 2016, obra de Javier Mariscal. Imagen cortesía de la organización.

El Encontre d’Escriptors del Mediterrani concentra sus actividades el sábado 8 por la tarde en la Biblioteca Valenciana de San Miguel de los Reyes con un encuentro y un recital que conjugará las voces de poetas de ambas orillas del Mediterráneo.

Las Arts Visuals del Mediterrani comprenderán cuatro exposiciones. Mar de Murs con obras multidisciplinarias de profesores y alumnos de la Facultat de Belles Arts de la Universitat Politécnica de València, en Octubre CCC. Mediterráneo con fotografías de Nacho Errando desde ciudades de las dos orillas, en el Museo de Ciencias Naturales de Viveros. Valencia – Gaza de David Segarra que establece un diálogo fotográfico entre palestinos y valencianos. Demás en la Fábrica de Hielo se dibujará un Mapa del Cine Mediterráneo ayer y hoy a través de paneles informativos y la obra de fotoperiodistas presentes en la primera etapa de la Mostra de Valencia.

Mostra Educativa y Acción Cultural plantea actividades enfocadas a grupos de Primaria, Secundaria y Bachillerato, y en horario festivo a público infantil y familiar. Aprende sobre cine, en Octubre CCC y en el MuVIM con proyecciones y talleres para Primaria y Secundaria adaptadas a cada ciclo educativo en los que se acerca el cine a las niñas y niños mediante juegos y materiales especialmente diseñados.

En Mostra infantil y Mostra en familia con talleres sobre cine para niños y familias en MuVIM descubre el cine del Mediterráneo viendo, jugando y creando. Por su parte Mediterráneo a la calle (12 de octubre en MuVIM) es una actividad abierta a la participación familiar. Al aire libre, se explorará el Mediterráneo en un viaje muy especial que se plasmará en un gigantesco mapa construido por todos.

Debats Vius del Mediterrani presenta diversos foros que profundizan en el lema de la presente edición. Homenaje a Enrique Navarro, tras la proyección de El harén de Aníbal  en Octubre CCC. Conflictos, cultura y sociedad del Mediterráneo en la Nau con Osama Mohammed y Merzak Allouche. Fronteras y Movilidad. Artistas en el Mediterráneo, en el IVAM con Pau Catà y Mireia Estrada. Debate con pesonas refugiadas con Jaume Durà, organizado por CEAR, en MuVIM. Proyección y debate de Tot Esperant Europa con su director Samuel Sebastian. Valencia Film Location en la Filmoteca con Robert Yareham, Antonio Mansilla y José Trullenque. Redes de mujeres y visión de género en el Mediterráneo en el IVAM con Mª Ángeles Roque y Tona Gusy.

Para hacer todo esto posible, Mostra Viva del Mediterrani cuenta con el trabajo voluntario de los miembros de la asociación y la ayuda de un buen número de entidades.

María Ramis

El Jazz del Palau de Valencia hace equilibrios

XX Festival de Jazz del Palau
Palau de la Música y otros espacios de la ciudad de Valencia
Del 3 al 16 de julio de 2016

“El mundo nos mira”, recordó Francesc Colomer, secretario autonómico de la Agencia Valenciana de Turismo, evocando la repercusión de festivales como el FIB de Benicàssim (Castellón). Lo dijo mientras se presentaba la marca Musix con la que la Generalitat quiere promocionar las grandes citas musicales de la Comunidad Valenciana. Una marca de prestigio que permita la “remontada reputacional” (Colomer dixit) de una tierra yerma por culpa de la corrupción. De manera que un chute de autoestima, rayana en el chauvinismo, no venía mal.

Y entre esas citas musicales ofrecidas como espejo de admiración foránea, el nuevo Festival de Jazz de Valencia muestra su candidatura. Lo hace con una fórmula sencilla, auspiciada por un músico y el propietario de un club con años de vuelo. El músico se llama Francisco Blanco Latino, saxofonista del colectivo Sedajazz, y el propietario es Chevi Martínez, dueño del Jimmy Glass, local ubicado en el barrio del Carmen de la capital valenciana. Ambos, espoleados por mucha gente de la profesión, decidieron presentar su proyecto al nuevo equipo del Ayuntamiento de Valencia. Y salió elegido.

El saxo Charles Lloyd. Festival Internacional de Jazz de Valencia.

El saxo Charles Lloyd. Festival Internacional de Jazz de Valencia.

“Con el tiempo nos copiarán”

No proponen ninguna revolución, para eso ya están otros. Lo que sí proponen es un “equilibrio” (palabra que no dejan de repetir) “entre artistas internacionales, nacionales, diferentes estilos de jazz y la participación de músicos autóctonos en nivel de igualdad con el resto”. Ese cóctel bien agitado y servido “por todos los rincones de Valencia”, además de los tradicionales conciertos en el Palau de la Música, dibujan el perfil del nuevo festival: “Creo que con el tiempo nos copiarán otros festivales de fuera”, señalan convencidos.

Glòria Tello, concejala del Cultura del Ayuntamiento de Valencia, lo tuvo siempre muy claro: “Quería darle un giro al festival, que se acerque a los barrios, que potencie a nuestros músicos y que cuente con la gente que programa jazz en la ciudad el resto del año”. Por eso piensa que esta vigésima edición es “totalmente diferente a las anteriores”, ya que “empapará de jazz a toda Valencia”. “Es un festival más abierto, diverso, dinámico, participativo y con mayor presencia de músicos de la tierra”, agrega.

Perico Sambeat. Fotografía de Miquel Monfort por cortesía del Festival de Jazz de Valencia.

Perico Sambeat. Fotografía de Miquel Monfort por cortesía del Festival de Jazz de Valencia.

Aunque Chevi Martinez y Blanco Latino saben que festivales señeros como los de San Sebastián o Vitoria ya sacan el jazz a la calle, “lo hacen en dos o tres sitios y casi siempre con algunas de las figuras internacionales que traen”. En su caso, proponen casi todos los barrios de la ciudad y con los músicos locales protagonizando los conciertos. “Estamos hablando de músicos autóctonos que gozan de gran prestigio internacional”. Y citan a Perico Sambeat, Carlos Gonzálbez, Ramón Cardo o Fabio Miano, presentes en la edición de este año.

Los 60.000€ de presupuesto que aporta el Ayuntamiento de Valencia son insignificantes, comparados con los de otras grandes capitales, “20 veces superior al nuestro”. Pero aunque la necesidad obliga, lo cierto es que la filosofía, de contar con mayor dotación económica, “no cambiaría”. Lo dicen satisfechos ya del cartel que han presentado en esta edición 20 que hasta el 16 de julio cuenta con figuras como Hermeto Pascoal, Vein Trio & Dave Liebman, Juan Perro y el que consideran el mayor reclamo del festival: el saxo Charles Lloyd (Memphis, Tennessee, 1938).

Charles Lloyd. Imagen cortesía del Festival Internacional de Jazz de Valencia.

Charles Lloyd. Imagen cortesía del Festival Internacional de Jazz de Valencia.

La única oportunidad de ver a Charles Lloyd

“Para los amantes del jazz es la única oportunidad que tienen de verle en la península, porque tenía todas las fechas ocupadas”. Será quien cierre el festival el sábado 16 de julio (22.00h) en el Palau de la Música, dotándolo del espíritu que trasluce el nuevo modelo de certamen: un jazz para todo tipo de públicos, que llegue a todos los rincones (de la ciudad, del alma) y que vaya calando, “de manera que la gente se acerque al jazz, lo conozca y favorezca nuevos públicos a futuro”.

Y Lloyd se presta a ello. Viene del Memphis que mamaron Elvis Presley o B. B. King, “seres espirituales a quienes se dio una existencia material”, por utilizar una expresión del propio Lloyd al referirse a nuestra condición humana. Abanderando esa espiritualidad con su saxo, que tiene por la mejor arma para cambiar el mundo, llega en exclusiva a Valencia en cuarteto: Jason Moran (piano), Reuben Rogers (bajo) y Eric Harland (batería) le acompañan. Viene a demostrar que su música “no es blanda, sino tierna”, convencido de que es lo que necesita el mundo: “ternura”. Lo repite cada vez que puede y, cuando no, coge su saxo y hace que suene a madera partiendo del metal.

Charles Lloyd es la figura, la estrella, de un Festival de Jazz de Valencia que se ofrece para el que lo quiera imitar: “Que no se destine todo el presupuesto público a las figuras internacionales”, subrayan Blanco Latino y Chevi Martínez. Se trata de buscar el “equilibrio” (de nuevo la palabra) entre los ingredientes de su fórmula jazzística: músicos locales, nacionales e internacionales dispuestos a subirse al escenario del Palau de la Música con la misma naturalidad que patean los barrios de la ciudad. Ahora que “el mundo nos mira”, Valencia irradia ternura.

Salva Torres