20.000 euros para las olvidadas artes plásticas

Programas culturales de la Diputación de València
MuVIM
Jueves 15 de febrero de 2018

El Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat (MuVIM) ha presentado las líneas estratégicas y los diferentes programas culturales de la Diputación de València para el presente ejercicio 2018. En esta cita, a la que asistieron los representantes de alcaldías, concejalías y departamentos de cultura de los municipios de las comarcas valencianas, el diputado de Cultura, Xavier Rius anunció la creación de una nueva línea de ayudas específica para artes plásticas. Estará dotada con 20.000 euros y formará parte de la convocatoria de proyectos intermunicipales, la cual busca optimizar los esfuerzos de la gestión cultural, facilitar la colaboración entre municipios y el aprovechamiento de las sinergias que se generan.

“Hemos llevado a cabo un análisis y hemos llegado a la conclusión de que las artes plásticas son las grandes olvidadas dentro de la programación cultural. En 2017 representaban sólo el 1% del conjunto de propuestas culturales programadas por los municipios con el apoyo de la Diputación”, reconoció el diputado.

Xavier Rius, en primer término, en la reunión del MuVIM. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Xavier Rius, en primer término, en la reunión del MuVIM. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Por ello, con esta nueva línea de ayudas a las artes plásticas “apostamos por potenciar las exposiciones pictóricas, escultóricas o cerámicas, entre otras, que se realizan en los diferentes municipios de la demarcación de València para que tengan una proyección más allá del término municipal, favoreciendo el intercambio de proyectos expositivos y generando un circuito cultural dirigido a esta tipología de muestras», subrayó Rius.

El responsable del Área de Cultura detalló que dentro de la categoría de proyectos intermunicipales “se requerirá de la participación o implicación de un mínimo de tres localidades para poder optar a las ayudas de la Diputación de València en materia de artes plásticas”. Unas ayudas que irán destinadas a conceptos como el transporte, el montaje de exposiciones o la edición de catálogos, entre otros. “Lo que perseguimos es dar un impulso a las artes plásticas, y que las iniciativas centradas en este tipo de expresión artística encuentren también el apoyo de la Diputación”, enfatizó el diputado.

Representantes de la Diputación de Valencia en la reunión del MuVIM. Imagen cortesía de Diputación.

Representantes de la Diputación de Valencia en la reunión del MuVIM. Imagen cortesía de Diputación.

El MuVIM, tras la tempestad, sigue trabajando

Reunión de trabajo en el MuVIM
Miércoles 13 de diciembre de 2017

Tras la tempestad viene la calma. O eso parece. Después de que saltara la noticia de que el MuVIM pudiera ser subsede del IVAM, hecho éste que fue categóricamente desmentido tanto por el director del museo de la ilustración, Rafael Company, como por el propio diputado de Cultura, Xavier Rius, ambos responsables continúan dando muestras de normalidad con respecto al funcionamiento del MuVIM.

Como ejemplo, la reunión de trabajo mantenida por Xavier Rius con el equipo directivo del Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat, al que asistieron el propio director del museo, Rafael Company; Carmen Ninet, como subdirectora, y Amador Griñó, jefe de exposiciones.

La reunión ha servido para conocer y perfilar aspectos relativos al programa de exposiciones temporales, así como a las actividades didácticas derivadas. También se abordaron cuestiones relativas a la colaboración con otras personas e instituciones que van a mantener vínculos con el MuVIM durante los próximos meses, bien con la cesión de piezas, bien con la colaboración o participación en varios estudios.

El MuVIM continuará en 2018 manteniendo el mismo presupuesto y algunas mejoras en su personal gestor. Según Company, el museo se continúa vindicando como “un museo activo de las ideas”, a la vez que ha incidido en que “estamos ultimando una programación que haremos pública en el mes de enero”

Con esta reunión de trabajo se abordan vectores de proyección para los próximos meses y que quedan orientados a ámbitos como son: la recuperación de la memoria de los valencianos, con estudios y presentaciones de objetos de la iconografía valenciana de los últimos siglos; la colaboración con otras entidades, con la continuación de proyectos como el de fotoperiodismo Fragments, avalado por la Unió de Periodistes; o la presencia de artistas contemporáneos en activo que abordan planteamientos que profundizan en el pensamiento y en la crítica de la sociedad actual.

Según Xavier Rius, “el MuVIM es un escaparate ideal para continuar haciendo una tarea activa en favor de una ciudadanía, a la que debemos facilitar contenidos de calidad, necesariamente más allá del puro entretenimiento”. En ese sentido, el MuVIM “resulta, a estas alturas, un escaparate excelente para promover y difundir el conocimiento y educar, tanto en el disfrute estético como en aspectos críticos para con nuestra sociedad”.

MuVIM

MuVIM

La sabiduría botánica de Joan Pellicer

Joan Pellicer, la saviesa de les nostres plantes
Museu Valencià d’Etnologia
C / Corona, 15. Valencia
Hasta el 10 de septiembre de 2017

El Museu Valencià d’Etnologia (MUVAET), dependiente del Área de Cultura de la Diputación de Valencia, dedica hasta el 10 de septiembre una muestra a Joan Pellicer, uno de los más importantes investigadores de la etnobotánica valenciana. ’Joan Pellicer, la saviesa de les nostres plantes’ pretende rememorar esta singular figura y poner en valor su notable aportación al conocimiento de la etnobotánica valenciana, justo cuando se cumple el décimo aniversario de su muerte.

El diputado de Cultura, Xavier Rius, aseguró que “merece y es un honor, desde el Área de Cultura, poder rendir este homenaje a la figura y pedagógica obra de Joan Pellicer”, a quien el diputado definió afectuosamente como “una especie de Cavanilles 2.0.”. Rius destacó de Pellicer “su destreza a la hora de conjugar la sabiduría académica con la sabiduría popular”, favoreciendo la divulgación de sus conocimientos. Por ello, deseó que esta muestra “pueda contribuir a dignificar su persona y que su obra y las numerosas aportaciones que hizo se extiendan entre los valencianos”, aseveró.

La exposición está comisariada por Jorge Cruz Orozco, conservador del Museu Valencià d’Etnologia, y ha contado con fondos procedentes de la familia de Joan Pellicer, el Museu Valencià d’Etnologia, la Biblioteca Valenciana, el Jardín Botánico de la Universitat de València y Herbolario Navarro. Jorge Cruz incidió en que esta muestra pretende ser “un homenaje a los usos tradicionales que Joan Pellicer otorgaba a las plantas; una invitación a no olvidar su obra y leer su trabajo; además de una llamada a nuestros investigadores contemporáneos para que hereden el legado de Pellicer y continúen su campo de estudio”, manifestó.

Por su parte, Júlia Pellicer, hija del etnobotánico, aprovechó la ocasión para agradecer “la delicadeza mostrada en el tratamiento de la persona y la obra de Joan Pellicer”, al mismo tiempo que mostró su deseo de que esta exposición “sea un homenaje sentido a su figura”.

De izda a dcha, Xavi Rius, Jorge Cruz, Anna Pellicer y Júlia Pellicer. Imagen cortesía de MUVAET.

De izda a dcha, Xavi Rius, Jorge Cruz, Anna Pellicer y Júlia Pellicer. Imagen cortesía de MUVAET.

El ‘jornalero de la cultura’

‘Joan Pellicer, la saviesa de les nostres plantes’ propone un recorrido por la infancia del etnobotánico, íntimamente arraigada en Bellreguard; la época de estudiante universitario y de cantautor; el interés por la etnobotánica y la decisión de dedicarse en pleno a la investigación; su método de trabajo de campo basado en los recorridos para estudiar la flora y en las entrevistas a los pastores, agricultores y personas entendidas en plantas, en definitiva; el trabajo de gabinete, que le permitía contextualizar los usos tradicionales en el mundo cultural mediterráneo y, más específicamente, valenciano; la caseta del Matissar, como la base de investigaciones etnobotánicas y, al mismo tiempo, refugio desde donde repensar el mundo en diarios y escritos; su labor divulgadora en cursillos, charlas, excursiones y durante los ocho años de colaboración con el programa ‘Medi Ambient’ de Punt2 (RTVV) que le proporcionaron una gran proyección y estima popular; finalizando en la obra de Joan Pellicer y su tesis doctoral (aún no publicada).

Este trayecto muestra la personalidad de Joan Pellicer, quien se denominaba a sí mismo “jornalero de la cultura” y siempre se desarrolló de forma muy austera, aspecto éste que se ha querido trasladar a la exposición. La grabadora con la que registró su última entrevista –el 13 de enero de 2007 a Pep Seguí ‘Carreño’, en la localidad de Barxeta–, la bicicleta con la que se desplazaba por los pueblos de su querida Diània –tal como él se refería a las comarcas centrales–; la mochila que le acompañó durante su última salida al campo; las hierbas recolectadas para hacerse infusiones; los tres volúmenes del Costumari Botànic; fotografías; publicaciones; documentación; y objetos del archivo personal del propio Pellicer; productos medicinales, alimenticios y de cosmética elaborados con vegetales.

En el patio de la Beneficència se ha creado un Hort Joan Pellicer, con la colaboración del Centro de Educación Ambiental de la Comunitat Valenciana, que exhibe una selección de plantas estudiadas por Joan Pellicer. Asimismo, alrededor de la muestra se ha organizado un programa de actividades complementarias, formado por dos etnoexcursiones a lugares vinculados a la figura de Juan Pellicer, como son la caseta del Matissar y la sierra de Mariola; una mesa redonda con expertos sobre su obra; la presentación del libro Diari de Sotaia, un original trabajo de Joan Pellicer que resulta inédito; y un programa de visitas guiadas a la exposición.

Esta muestra forma parte de una serie de exposiciones que el Museu Valencià d’Etnologia dedica a personas relevantes en el ámbito de la investigación etnológica. Esta serie se inició con ’Joan Francesc Mira, l’ofici de mirar i escriure’, dedicada al antropólogo y escritor que fue el fundador del museo de la Diputación a comienzos de los años ochenta, y continuará con una muestra, en 2018 , dedicada a Fermín Pardo, uno de los principales especialistas en patrimonio inmaterial y folklore valenciano.

Joan Pellicer.

Algunos visitantes ante un video de la exposición ‘Joan Pellicer. La saviesa de les nostres plantes’. Imagen cortesía de MUVAET.

El erotismo ‘gandul’ e imprescindible de Messa

Messa. Palpitacions i Art Gandul
MuVIM
C / Quevedo, 10. Valencia
Hasta el 5 de febrero de 2017

“¿Por qué no pintar sin pintar?”, se preguntó Francesc Sempere Fernández de Mesa (Albaida 1915-1996), dedicándose a ello durante toda su vida bajo el seudónimo de Messa. “Incorporó la doble ‘ese’ a su firma, escritas al revés, por influencia picassiana”, señaló Artur Heras, comisario de la exposición que le dedica el MuVIM a “un imprescindible del arte valenciano”, subrayó Rafael Company, director del museo. “Artur Heras, otro imprescindible, pone en valor una de las figuras clave del arte contemporáneo valenciano”, afirmó el diputado de Cultura, Xavier Rius.

Instalación de la exposición 'Messa. Palpitacions i Art Gandul' en el MuVIM.

Instalación de la exposición ‘Messa. Palpitacions i Art Gandul’ en el MuVIM.

¿De dónde proviene su carácter de imprescindible? Entre unos y otros fueron localizando ese carácter en su “honestidad”, su “provocación fascinante”, su “humor valenciano en estado puro” y su “retaguardismo”, aludido por Heras, como señal de la forma “singular” que tuvo de experimentar en el marco de las vanguardias. El comisario de la exposición, que recordó la que en 1984 se le hiciera en la Sala Parpalló que por entonces él dirigía, recoge en el catálogo de la muestra: “[Me] pregunto si fue tomado en serio por una sociedad indiferente que ignora, y con frecuencia desprecia, a aquellos de sus miembros que rompen los clichés de la norma dominante”.

Con la exposición ‘Messa. Palpitacions i art Gandul’ se pretende redescubrir la figura de un artista “solitario, incomprendido y desconocido”, según apuntó Amador Griñó, jefe de Programación del MuVIM. Palpitaciones porque, como explicó Heras, “es un término que utilizó [Joan] Fuster para hablar del trabajo de Messa en su casa taller de Albaida, donde transmitía ese pálpito del entusiasmo del joven que se pone a experimentar”. Y arte gandul, porque “es un arte vago literalmente, al aprovecharse de cosas ya hechas por otros”, anticipo de lo que después se ha denominado “apropiacionismo”, apostilló Heras.

Obra de Messa en el MuVIM.

‘De quina dona seran aquestes bragues…’, obra de Messa en el MuVIM.

Las más de 70 obras, algunas inéditas, reunidas en la exposición, reflejan ese carácter singular mediante dibujos, la recreación ambiental de su estudio, repleto de objetos inquietantemente empapelados, su serie de ‘apegasants’ y ‘art gandul’, y sus pinturas blancas. Pinturas que Heras describe así: “Probablemente es el reducto donde Messa proyectó con mayor intensidad una carga erótica idealizada e impregnada de pureza bajo esa piel blanca, fusión entre la casa y el cuerpo humano”.

El ‘Homenatge a Zabaleta’, obra de 1974, resume ese hedonismo provocador de Messa, explicado por su hijo Félix Sempere durante el recorrido expositivo. “La pieza fue prohibida por el entonces gobernador civil Oltra Moltó y en ella se ven los cuatro elementos que componen la siguiente frase: ‘A las tres de la madrugada [por el reloj de la izquierda], cuando la luna está en la cumbre [por el astro lunar de la parte superior], hay más mujeres follando [mujer tumbada con miembro fálico entre las piernas dominando el centro del cuadro] que pucheros en la lumbre [objetos en la parte inferior]”.

'Harem', de Messa, en su exposición en el MuVIM.

‘Harem’, de Messa, en su exposición en el MuVIM.

“El erotismo enroscado de los cuerpos mantiene su regularidad a lo largo de los años”, subraya Heras. Ejemplo de lo cual es la pieza más grande de la exposición titulada ‘Harem’ (1980). “La línea se desplaza libre y fácil sobre el papel en la que, probablemente, sea la acción más hedonista, continuada e invariable en la obra de Messa”, agrega el comisario. “Messa combina un grado de inocencia, de virginidad y de osadía y entusiasmo dentro de la vanguardia”, concluye Heras.

Obras de Messa en su exposición en el MuVIM.

Obras de Messa en su exposición en el MuVIM.

La “fugacidad y pobreza”, términos con los que definió el propio artista su arte gandul, adquieren, tras la vista conjunta de su obra, una permanencia y riqueza que, superado el centenario de su nacimiento, reverdece en la sala Alfons Roig del museo valenciano. “Prisionero y solitario entre gente que no me entiende. Mudo dentro de un bosque humano de árboles que se mueven y emiten sonidos que no entiendo”. Así anticipaba Messa su propio sentimiento a rebufo de una obra desconcertante, que ahora se vuelve “imprescindible” en el MuVIM.

Obra de Messa en su exposición en el MuVIM.

Obra de Messa en su exposición en el MuVIM.

Salva Torres

Las fronteras como convulso circo

El circo de la frontera, de Escena Erasmus
Sala Matilde Salvador
La Nau de la Universitat de València
C / Universitat, 2. Valencia
Días 25, 26 y 27 de mayo, 2016, a las 19.00h

Doce actrices y actores Erasmus escenificarán el drama de los refugiados a través del lenguaje del circo-teatro. Por cuarto año consecutivo, el proyecto teatral europeo Escena Erasmus de la Universitat de València, Premio Carlomagno de la Juventud en 2011 del Parlamento Europeo, ha puesto en marcha ‘Las Pequeñas Europas’, un programa producido entre la Universitat de València y el Área de Cultura de la Diputación de Valencia.

Bajo el título ‘El circo de la frontera’, el nuevo espectáculo de Escena Erasmus pasa un examen a las políticas exteriores de la Unión Europea, lleva al espectador a las fronteras de Europa donde se desdibujan las personas, donde se padece una actividad frenética y una espera incesante.

En la elaboración de este espectáculo han participado siete dramaturgos valencianos de diversas generaciones y estilos: Manuel Molins, Maribel Bayona, Jacobo Pallarés, Guada Sáez, Mertxe Aguilar, Daniel Tormo y Anna Marí. Esta última, además, firma la dirección de escena. Además de los dramaturgos, en el espectáculo han trabajado más de 10 profesionales de las artes escénicas valencianas.

El espectáculo ‘El circo de la frontera’ es el eje principal de ‘Las Pequeñas Europas’, un programa cultural que pretende establecer puentes de diálogo entre las realidades locales valencianas y doce ciudades europeas representadas por los actores. Además del teatro, en los distintos municipios se organizan actividades para potenciar el encuentro intercultural y la reflexión sobre la forma de ser europeos con diferentes colectivos locales.

Este año, el espectáculo visitará 18 localidades valencianas: Valencia, Ademuz, Villar del Arzobispo, Riba-Roja de Túria, Ontinyent, Quart de Poblet, Fontanars dels Alforins, Camporrobles, Alfarp, Macastre, Vallada, Emperador, L’Eliana, Llanera de Ranes, Requena, Polinyà de Xúquer, Cofrents y Ròtova.

Además, el espectáculo ‘El circo de la frontera’ formará parte del programa oficial del Festival de Artes Escénicas de Valencia ‘Tercera Semana’. En cualquier caso, el número de municipios puede incrementar.

Todos los detalles del proyecto y de la gira de este año se han presentado en una rueda de prensa celebrada en La Nau que ha contado con las intervenciones de los vicerrectores Antonio Ariño (Cultura e Igualdad), Guillermo Palao (Relaciones Internacionales) y Jorge Hermosilla (Proyección Territorial); el diputado de Cultura de la Diputación de Valencia, Xavier Rius, y la codirectora de Escena Erasmus, Anna Marí. En sus intervenciones todos han coincidido en destacar el carácter coral de este proyecto, de ahí que intervengan distintos vicerrectorados universitarios y la Diputación, además del compromiso que supone que se acerque los valores europeos a través del teatro.

La Universitat de València es la segunda universidad europea en recepción de estudiantes Erasmus y la cuarta de Europa que más estudiantes envía.

El estreno del espectáculo ‘El circo de la frontera’ se realizará durante los días 25, 26 y 27 de mayo en la Sala Matilde Salvador del Centre Cultural de la Universitat de València a las 19:30 horas. Las fechas de cada localidad y el programa de actividades se podrán consultar a través de la web escenaerasmus.uv.es

El circo de la frontera, de Escena Erasmus. Imagen cortesía de la Nau de la Universitat de València.

El circo de la frontera, de Escena Erasmus. Imagen cortesía de la Nau de la Universitat de València.

 

Indignación y luto en el Museu d’Etnologia

Fronteres d’Europa
Hasta el 8 de mayo de 2016
Arribes o te’n vas? Emigració Valenciana a Europa (1950-1970)
Hasta el 30 de junio de 2016
Museu Valenciá d’Etnologia
C / Corona, 36. Valencia

“A España han llegado 18 refugiados; parece un insulto a la conciencia”. Con estas palabras del fotoperiodista Gervasio Sánchez quiso subrayar Francesc Tamarit, director del Museu Valencià d’Etonologia, la temática que atraviesa las dos exposiciones recién inauguradas en la Beneficencia. Hablan del fenómeno migratorio, tan de actualidad, motivando a “reflexionar sobre el pasado de manera que ilumine un futuro más solidario”, sostuvo Tamarit. En ese marco de reivindicación crítica se enmarcan las muestras ‘Arribes o te’n vas? Emigració valenciana a Europa (1950-1970)’ y ‘Fronteres d’Europa’.

Fronteres d'Europa. Fotografía de Raquel Abulaila por cortesía del Museu Valencià d'Etnologia.

Fronteres d’Europa. Fotografía de Raquel Abulaila por cortesía del Museu Valencià d’Etnologia.

Xavier Rius, diputado de Cultura, lanzó un “grito de indignación por esa insensibilidad hacia otros pueblos y seres humanos” que buscan una mejor vida fuera de sus países de origen y encuentran el rechazo. “Es deleznable lo que está pasando”, insistió. Las exposiciones pretenden, dijo, que fuera “un libro visual para reflexionar”. Un libro repleto de imágenes que, en el caso de ‘Arribes o te’n vas?’, se compone de 11 relatos, 11 historias de vida, de otros tantos valencianos que emigraron hacia Francia y Alemania, y que, en lo concerniente a ‘Fronteres d’Europa’, refleja la angustia de cuantos sufren por su condición de refugiados.

Como recordó Anna Surinyach, fotoperiodista de la revista 5W, que produce junto a PhotOn Festival y el Museu d’Etnologia esta última exposición, “no son cifras, son personas las que sufren”. Por todo ese sufrimiento, Tania Castro, directora de PhotOn y comisaria de ‘Fronteres d’Europa’, se sumó al grito de indignación del diputado para decir: “Estamos de luto, porque ahora cerramos y blindamos las fronteras; estamos de luto por los miles de niños desaparecidos; estamos de luto, porque no podemos creer que se olvide que un día fuimos nosotros”. Para remover esa memoria olvidadiza existe precisamente la fotografía.

Vista de la exposición Arribes o te'n vas? Fotografía de Raquel Abulaila por cortesía del Museu Valencià d'Etnologia.

Vista de la exposición Arribes o te’n vas? Fotografía de Raquel Abulaila por cortesía del Museu Valencià d’Etnologia.

“La fotografía es memoria y lamentamos que la gente no la tenga”. Por eso Tania Castro señaló que quizás fuera bueno “enviar todas esas fotos a los eurodiputados”. Anna Surinyach abundó en esa idea de memoria: “Intentamos que estos fenómenos no se olviden”. Y fue más lejos: “Dentro de 50 años, cuando veamos estas imágenes, se nos caerá la cara de vergüenza”. Una cara, la de Europa, que a juicio de Agus Morales, también periodista de 5W, “está cambiando, incluso su anatomía”.

Esa Europa receptora de almas en peregrinación y esa misma Europa que vuelve a cerrar las fronteras, en su día abiertas por el Tratado Schengen, es el telón de fondo de ambas exposiciones. Sobre ese telón, decenas de rostros, de personas, de vidas, reflejan los claroscuros del fenómeno migratorio. Fenómeno, como subrayó Rius, no siempre relacionado con los conflictos bélicos, sino con la necesidad de encontrar espacios más favorables para sus vidas. “Esta es una exposición de coyunturas, porque en ellas están las personas”, razonó Raquel Ferrero, que junto a José Vicente Aguilar comisaría ‘Arribes o te’n vas?’ Personas recogidas en fotografías, acompañadas de objetos íntimos, a modo de recorrido vital.

Fronteres d'Europa. Imagen cortesía del Museu Valencià d'Etnologia.

Fronteres d’Europa. Imagen cortesía del Museu Valencià d’Etnologia.

En la muestra ‘Fronteres d’Europa’, cuyo patrocinador principal es la Fundación Cañada Blanch, participan cinco fotógrafos y cinco periodistas, entre los que se encuentran los propios Agus Morales y Anna Surinyach. Aunque “gráficamente no se complementan”, explicó Castro en relación con el diferente status de las imágenes de una y otra muestra, “sí lo hacen en el concepto: la necesidad de emigrar”. Necesidad que la exposición de PhotOn Festival muestra dividida en cinco apartados o coordenadas geográficas. Los mapas sitúan al espectador en el espacio donde tiene lugar el drama, para después reflejarlo con imágenes que van del mar a la tierra, y del estupor a la esperanza, el miedo y la solidaridad. Un centenar de fotografías con las que el Museu Valencià d’Etnologia grita de indignación, al tiempo que se ofrece como contenedor de pensamiento.

Fronteres d'Europa. Museu Valencià d'Etnologia.

Fronteres d’Europa. Museu Valencià d’Etnologia.

Salva Torres

El Congo del Doctor Carsí en 800 piezas

Doctor Carsí, supongo?
Museu Valencià d’Etnologia
C / Corona, 36. Valencia
Hasta el 3 de abril de 2016

No es tan conocido como el famoso doctor David Livingstone. Pero Robert Martinez, comisario de la exposición Doctor Carsí, supongo?, utiliza el “recurso irónico” para establecer una conexión nada descabellada entre ambos médicos y exploradores del alma africana. Como apuntó Paco Tamarit, director del Museu Valencià d’Etnologia, la vida de Mariano Carsí “da para escribir un relato novelado”. Las 800 piezas que integran la exposición, desde máscaras, arcos, marfiles, tallas de madera y fetiches, a óleos, acrílicos, bronces, grabaciones y recortes de prensa, sirven para ilustrar esa novela.

María Londero, viuda del médico de Alfara del Patriarca que recaló en el Congo en 1958, ofreció algunas pinceladas. “Su vida corrió serio riesgo, estando amenazado de muerte en varias ocasiones”. Una de las publicaciones incluidas en la muestra titula: “Heroísmo de un médico español en el Congo”, por negarse a abandonar su hospital ante la llegada de los rebeldes. “Asistió a 11 matanzas en el campo de fútbol”, recuerda Londero. Dos veces estuvo a punto de ser ejecutado, en medio de aquel clima de revueltas que sacudió al país africano en los 60.

Algunas de las piezas de la exposición Doctor Carsí, supongo? Fotografía de Raquel Abulaila cortesía del Museu Valencià d'Etnologia.

Algunas de las piezas de la exposición Doctor Carsí, supongo? Fotografía de Raquel Abulaila cortesía del Museu Valencià d’Etnologia.

A pesar de todo, Robert Martinez matizó que Doctor Carsí, supongo? no era una exposición “sobre la historia del Congo, ni sobre el arte africano, ni sobre la ayuda humanitaria en el Tercer Mundo”. “Es una exposición sobre el origen de la pérdida”, que el comisario cifró en la melancolía que despiden los objetos en tanto emanación subjetiva de esa pérdida. “Todo objeto exótico es bello porque ha sobrevivido convertido en signo de una vida diferente”, subraya Martinez.

Objetos que han sobrevivido, en el caso de Carsí, dada la pasión del médico que los fue coleccionando y de su viuda que los ha donado al Museu Valencià d’Etnologia. Piezas que vienen a dibujar esa “vida diferente” a la que aludió el comisario y que el diputado de Cultura, Xavier Rius, dijo que era “de justicia poner en valor”, más allá de las condecoraciones que la enaltecen. Y es que por encima de todo, la figura de Mariano Carsí sobresale por el “espíritu humanista” y “carácter abnegado” con los que “se entregó a los otros”, destacaron los responsables de la exposición. Exposición que tiene su parte didáctica en forma de álbum coleccionable (hasta 550) en diversos talleres, evocando la estética de los antiguos álbumes de los 60 y 70.

Una joven observa algunas de las pieza de la exposición Doctor Carsí, supongo? Fotografía de Raquel Abulaila cortesía del Museu Valencià d'Etnologia.

Una joven observa algunas de las pieza de la exposición Doctor Carsí, supongo? Fotografía de Raquel Abulaila cortesía del Museu Valencià d’Etnologia.

El conocido poéticamente como ‘mal de África’, que afecta a quienes viajan al continente y quedan atrapados por él, se puede ver en Doctor Carsí, supongo?, muestra que ha llevado cinco años de preparación. Grandes colmillos, máscaras, armas de caza (“él no era cazador”), tapices y diversos utensilios dibujan el mapa de esa vida “apasionante” de quien se pasó 40 años en el Congo. Una existencia que su viuda definió así: “Principalmente humana”, en la que “éramos uno para todos y todos para uno”, dados los “vasos comunicantes entre el médico y sus pacientes”. María Londero recordó las “800 intervenciones quirúrgicas” que practicó su marido y cómo, en agradecimiento por las que realizó para superar ciertos casos de  infertilidad, algunas mujeres “pusieron el nombre de Carsí a sus hijos”.

Y aunque la exposición no se centra en la historia del Congo, en los duros avatares de su colonización y descolonización, se deja caer algún que otro mensaje: “Todas las riquezas, que son muchísimas, salen del país a cambio de armas”. No es el caso de las expuestas hasta el 3 de abril en el Museu Valencià d’Etnologia, cuyo valor se  cifra en el relato de vida que ofrecen todas esas piezas acerca de Mariano Carsí, el doctor Livingstone de Alfara del Patriarca.

Ver la noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Algunas de las piezas de la exposición Doctor Carsí, supongo?. Fotografía de Raquel Abulaila cortesía del Museu Valencià d'Etnologia.

Algunas de las piezas de la exposición Doctor Carsí, supongo?. Fotografía de Raquel Abulaila cortesía del Museu Valencià d’Etnologia.

Salva Torres

El MuVIM se hace eco de la República

La modernidad republicana en Valencia. Innovaciones y pervivencias del arte figurativo (1928-1942)
Museu Valencià de la Il.lustració i la Modernitat (MuVIM)
C / Quevedo, 10. Valencia
Hasta el 22 de mayo de 2016

“Ha vuelto el MuVIM como museo de las ideas”, subrayó Rafael Company, director del museo valenciano. Y, con él, un sueño hecho realidad: la puesta en valor de La modernidad republicana en Valencia, tal y como reza el título de la exposición que ayer vio la luz. “Soñábamos que en este museo ese periodo histórico [1928-1942] fuera tratado como se merece”. Company no quiso hablar de censura (“quizás sea cuestiones de gusto”), pero manifestó su sorpresa por el salto que se produce durante ese periodo a la hora de dar a conocer la producción artística valenciana. Recuperar esa memoria, en forma de carteles, pinturas y esculturas, ha sido labor del propio Company y de Amador Griñó, en tanto comisarios de la muestra.

Uno de los carteles de la exposición 'La modernidad republicana en Valencia', en el MuVIM.

Uno de los carteles de la exposición ‘La modernidad republicana en Valencia’, en el MuVIM.

El diputado de Cultura, Xavier Rius, también habló de esa vuelta del MuVIM. “Es una exposición que marca un cambio de ciclo y de formas”. Atrás, al parecer, quedan los ciclos de Javier Varela, Joan Gregori y Paco Molina, como antecesores de ese otro MuVIM sin ideas o escorado en otra dirección. El nuevo MuVIM arranca con esa recuperación de un periodo olvidado. Y lo hace con más de 200 carteles, pinturas, esculturas y fotografías reveladores del potencial artístico de esa época. “Es un homenaje a todos los artistas con independencia del signo ideológico”, puntualizó Company.

Como recuerda Vicenç Altaió i Morral, en una de las inscripciones de la muestra, “la cultura pasa por encima de las vicisitudes de la fatalidad política”. Y la fatalidad, no exenta de proclamas enfervorizadas, ya sea a favor del pueblo contra la opresión fascista o de la patria amenazada por el fantasma (siguiendo a Marx) del comunismo, está muy presente en La modernidad republicana en Valencia, que lleva por subtítulo Innovaciones y pervivencias en el arte figurativo (1928-1942). Fatalidad o exaltación, en todo caso, “bien pluralista” (Company) y salpicada de artistas de enorme valía, como Josep Renau, Artur Ballester, Manuel Monleón, Carmen Gracia, Rafael Pérez Contel, Alfred Claros, Ricard Boix, Amadeo Roca, Teodoro Andreu o Balbino Giner.

Cartel de la exposición 'La modernidad republicana en Valencia', en el MuVIM.

Cartel de la exposición ‘La modernidad republicana en Valencia’, en el MuVIM.

La exposición refleja con todo ese potencial artístico desde la primera dictadura de Miguel Primo de Rivera a la Dictablanda de Dámaso Berenguer, pasando por la República, en sus diferentes fases, hasta la Guerra Civil y posterior dictadura de Franco. Como señaló María José Gil, directora del Archivo de la Diputación de Valencia, los documentos expuestos son “como testigos de la historia”, que gracias al archivo foral “todavía por descubrir” revelan la realidad política y social de tan convulso periodo.

Hay carteles propagandísticos, taurinos, festivos, pinturas y esculturas que vienen a recoger todo el fragor de la época. Destacan sobremanera el de la mujer con bandera republicana proclamando la libertad, ‘La piedad’ de Alfred Claros, el cuadro ‘Bombardeos’ de Eleuterio Bauset, el retrato del Caudillo hecho por Josep Segrelles, ‘La bestia fascista’ de Boix, o el escudo de la España franquista con los retratos de Hitler, Mussolini, Salazar y Franco. También los numerosos carteles, de uno u otro signo, subrayando la exaltación del pueblo con lemas tan llamativos como: “La patria está en peligro. España contra la revolución y sus cómplices”.

La modernidad republicana en Valencia. MuVIM.

La modernidad republicana en Valencia. MuVIM.

“En el campo del arte figurativo convivían diferentes tendencias, desde aquellas que ya apostaban por la innovación, hasta las que mostraban la continuidad del sorollismo o el benlliurismo e, incluso, la pervivencia de tradiciones todavía más antiguas”, explican los comisarios. Un pluralismo estético y, sin duda, ideológico como revelación de un periodo olvidado que el nuevo MuVIM rescata, gracias a los fondos de la propia Diputación, de museos y de colecciones tanto públicas como privadas. Rafael Company, a punto de saltársele las lágrimas, ha visto cumplido el sueño de mostrar a los valencianos aquella modernidad republicana.

Ver la noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Obra de Eleuterio Bauset, en la exposición 'La modernidad republicana en Valencia', en el MuVIM.

Obra de Eleuterio Bauset, en la exposición ‘La modernidad republicana en Valencia’, en el MuVIM.

Imagen de la exposición en el MuVIM.

En primer término, escultura ‘La bestia fascista’, de Manolo Boix, en la exposición del MuVIM.

Salva Torres

Vuelve ‘La aventura del pensamiento’

La aventura del pensamiento
Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM)
C / Quevedo, 10. Valencia

El Museu Valencià de la Il.lustració i la Modernitat (MuVIM) reabre la exposición permanente ‘La aventura del pensamiento’ tras unos mínimos ajustes técnicos realizados para su puesta a punto que, tal y como manifestó el diputado de Cultura de la Diputación de Valencia, Xavier Rius, no justificaban su cierre.

“No encuentro justificación para el cierre, fue innecesario y supuso quitar a la ciudadanía la oportunidad de disfrutar y acceder a la exposición permanente del museo que invita a reflexionar sobre el pensamiento de nuestra sociedad, algo muy necesario en este momento para poder avanzar como colectividad”, señaló Rius.

El diputado de Cultura presentó la reapertura de la exposición, junto al director del museo, Rafael Company, para hablar sobre la decisión de reabrir de inmediato ‘La aventura del pensamiento’, una propuesta que durante su periodo expositivo, desde julio de 2001 hasta el verano de 2014, ha sido visitada por cerca de 400.000 visitantes.

Imagen de la exposición permanente 'La aventura del pensamiento'. Cortesía del MuVIM.

Imagen de la exposición permanente ‘La aventura del pensamiento’. Cortesía del MuVIM.

Próxima reforma

Xavier Rius avanzó que la exposición está pendiente de una reforma para darle un aire de más modernidad y ajustar algunos flecos en las partes iniciales y finales del recorrido. El director del MuVIM, Rafael Company mostró su satisfacción por cumplir con una de las primeras declaraciones de intenciones tras su toma de posesión. “Anunciamos que abriríamos a la mayor brevedad posible y así lo hemos hecho, porque era una de nuestras opciones estratégicas y condición ‘sine qua non’ al asumir el reto”, destacó.

También señaló el director del MuVIM que la apertura de la exposición “significó una inversión estructural muy importante para la Diputación de Valencia, en junio de 2001, y su discurso sigue vigente”.

El director del museo explicó que el cierre de la permanente “ha afectado de manera dramática a las cifras de público del museo, porque las visitas a La aventura del pensamiento eran también un polo de atracción para las exposiciones temporales”.

Una demanda del público

Tal como confirmaron el diputado de Cultura y el director del MuVIM, es el público quien también ha demandado la reapertura de la exposición, y ya hay reservas realizadas para los próximos meses. Las fiestas navideñas son también una buena oportunidad para acercarse a conocer ‘La aventura del pensamiento’, un recorrido de unos 50 minutos de duración por los cambios históricos y sociales que convulsionaron el mundo a raíz de la irrupción del movimiento filosófico ilustrado.

Si bien el público escolar es el mayoritario en las visitas reservadas -la muestra ofrece una sintética panorámica de la historia contemporánea adecuada para estudiantes de los últimos años de Secundaria y de Bachillerato- la exposición es también una opción para el público familiar y el tejido asociativo y cívico.

‘L’aventura del pensament’ propicia al visitante la recreación del universo cultural, social y político del movimiento ilustrado y su influencia hasta la actualidad. Con la complicidad de la tecnología y del ingenio técnico, el montaje expositivo facilita la contextualización y lectura de la propuesta, organizada a modo de teatro invertido: escenografías fijas y público en movimiento a través de ellas.

Rafael Company (izda) y Xavier Rius, en la exposición permanente 'La aventura del pensamiento'. Imagen cortesía del MuVIM.

Rafael Company (izda) y Xavier Rius, en la exposición permanente ‘La aventura del pensamiento’. Imagen cortesía del MuVIM.

Tres mimos y 15 espacios expositivos

Tres mimos -un monje, una dama ilustrada y un científico contemporáneo- acompañan al público por los 15 bloques temáticos que recorren los acontecimientos de los últimos cinco siglos mostrando su evolución hasta la actualidad.

La propuesta comienza con una introducción y una presentación audiovisual y continúa con diferentes salas centradas en temas diversos: Sala del Scriptorium medieval, Sala de la Imprenta, Sala de la Revolución cosmológica de los siglos XVI y XVII, Sala dedicada a Descartes, los empiristas británicos, Newton y el materialismo de Julien Offray La Mettrie, Sala de las Tres puertas dedicada a las Creencias religiosas e ilustración, Sala de la Europa Ilustrada, Sala urbana con la maqueta a escala de la ciudad de Praga -concretamente la histórica calle Celetná-, Salón ilustrado decorado con pinturas del XVIII, Sala de la Ilustración valenciana y española, Sala de las luchas ideológicas del XIX, Templo de la ciencia, Sala del caos de la postmodernidad y por último, un espacio dedicado a la mejor cara de la humanidad en Occidente.

Las visitas a L’aventura del pensament, con una capacidad de 20 personas por pase, se ofrecen en cuatro idiomas: castellano, valenciano, francés e inglés. De martes a domingo se realizan cinco por la mañana, cada media hora, desde las 10:30 hasta las 12:30. Y por la tarde hay cuatro pases de martes a sábado, desde las 16:30 hasta las 18:00.

Imagen de la exposición permanente 'La aventura del pensamiento'. Cortesía del MuVIM.

Imagen de la exposición permanente ‘La aventura del pensamiento’. Cortesía del MuVIM.

Paisajes de Lituania cogidos al vuelo

Lituania inédita, de Marius Jovaisa
Sala Alta del MuVIM
C / Quevedo, 10. Valencia
Hasta el 6 de enero de 2016

El MuVIM acoge la exposición Lituania inédita, del fotógrafo Marius Jovaisa, que inauguró esta semana el diputado de Cultura de la Diputación de Valencia, Xavier Rius, que se muestra en la Sala Alta del MuVIM y en cuya presentación estuvo igualmente el cónsul de Lituania en Valencia, Tomas Irnius, y el director del museo, Rafael Company.

La muestra expone imágenes aéreas de la República de Lituania realizadas por el fotógrafo lituano Marius Jovaiša entre los meses de mayo a octubre del año 2007. Las 45 fotografías corresponden a paisajes, tanto del interior como de la costa, urbanos y rurales, lugares históricos, tierras de cultivos y grandes bosques con ríos y lagos, algunos de ellos protegidos por la Unesco.

Inauguración de 'Lituania inédita', de Marius Jovaisa. Imagen cortesía del MuVIM de la Diputación de Valencia.

Inauguración de ‘Lituania inédita’, de Marius Jovaisa. Imagen cortesía del MuVIM de la Diputación de Valencia.

Constituyen una selección de un proyecto mayor realizado con vuelos en ultraligero con motor, en Wilga o avión polaco de cuatro plazas, en CTws o biplaza alemán, en helicóptero militar Mi-8 y en globo aerostático.

Los pilotos volaban unas dos horas antes de la salida del sol y una hora y media después de su puesta, momentos en los que es mucho más difícil planear y volar, pero fueron los momentos elegidos por el fotógrafo para conseguir estos instantes más artísticos y bellos.

Marius Jovaiša nació el 21 de junio de 1973 en Vilnius, capital de la República de Lituania. Ha fotografiado desde el aire los países de Australia, Hawai, la Polinesia, Namibia, Nueva Zelanda, Lituania y Cuba, publicados en diversos libros.

Fotografía aérea de Marius Jovaisa. Imagen cortesía del MuVIM.

Fotografía aérea de Marius Jovaisa. Imagen cortesía del MuVIM.