La sociedad anónima de Anzo

Anzo. Aislamiento (1967-1985)
IVAM
C / Guillem de Castro, 118. Valencia
Hasta el 5 de noviembre de 2017

“No era anti científico, ni anti técnico”, subrayó Ramon Escrivà, comisario de la exposición Anzo. Aislamiento. “Simplemente puso el acento en el engranaje tecnológico que nos atrapa”, añadió. Ese engranaje, conformado por un total de 80 piezas de su serie reveladoramente llamada Aislamientos, es el que el IVAM muestra en lo que supone la primera exposición en el museo valenciano de José Iranzo Almonacid, Anzo (Utiel, 1931-Valencia, 2006). “Es un modo de hacerle justicia, porque durante 28 años no se le ha expuesto aquí”, señaló el comisario. Algo de lo que José Miguel Cortés, director del instituto valenciano, se siente orgulloso.

Aislamiento 29, de Anzo. Imagen cortesía del IVAM.

Aislamiento 29, de Anzo. Imagen cortesía del IVAM.

La sociedad anónima de la que Anzo va dando cuenta en su serie de los años 60 y 70 le convierten en un “visionario por la actualidad de su obra”, apuntó Escrivà. Su existencialismo de entonces aparece sin duda ligado a esa sociedad líquida de la que habla el sociólogo Zygmunt Bauman, en plena era de Internet. De manera que lo que antes se denominaba alienación, tan presente en la soledad de las diminutas figuras de la obra de Anzo, ahora bien pudiera traducirse por rendimiento o auto explotación del sujeto contemporáneo.

“Es el aislamiento de los integrados. Es la soledad de los engranajes, de las piezas que funcionan al unísono con las restantes del mecanismo”, señala el propio artista en una de las citas de la exposición. Frente a esos integrados que en su obra aparecen en forma de seres diminutos, Anzo no contrapone a los apocalípticos que Umberto Eco se hizo, valga la redundancia, eco en su famoso libro. No hay apocalipsis, al menos en el sentido literario, en su trabajo, sino la lúcida percepción de que, en el seno de ese universo tecnológico, el sujeto pierde la palabra para caer en las redes del número, la cuantificación y su inserción en una trama que lo despersonaliza.

Aislamiento 14, de Anzo. Imagen cortesía del IVAM.

Aislamiento 14, de Anzo. Imagen cortesía del IVAM.

Esa “atmósfera fantasmagórica, con edificios amenazantes y una arquitectura racionalista y deshumanizada”, que Escrivà ejemplificó en las Torres Trade de Barcelona transformadas por Anzo en inquietantes moles de la urbe moderna, es ese el clima que invade el conjunto expositivo, salpicado de libros distópicos y fragmentos audiovisuales, entre los que destacan Playtime, de Jacques Tati, o La Cabina, de Antonio Mercero, ambas películas de finales de los 60 y principios de los 70, a los que aluden los “aislamientos” de la exposición.

En una parte de la misma, se recrea el espacio modular representativo de una de esas oficinas de la era cibernética. Una vez más, “la oficina como lugar de alienación”, indicó Escrivà, quien puso el acento en ese “hombre vigilado, controlado” que tiene su corolario en el audiovisual de Tati inserto en el interior de esa oficina. Aprovechando todo tipo de materiales (aceros, rodamientos, fotolitos), cuya investigación por parte de Anzo era novedosa para la época, el artista profundiza en esa alienación producto de cierto control externo. Control que hoy en día habría que situar en el interior del propio sujeto, autocensurado y autoexplotado.

Aislamiento 73-1B, de Anzo. Imagen cortesía del IVAM.

Aislamiento 73-1B, de Anzo. Imagen cortesía del IVAM.

“Padece aislamiento el encargado de las computadoras, el que no encuentra quien escuche sus problemas, el que se siente un ser anónimo al cruzar la calle entre una masa que camina ignorándole”. Así explica el propio Anzo lo que destila su obra: aislamiento y anonimato. Su sociedad anónima, en cuyo debate participaron intelectuales de la denominada filosofía de la deconstrucción (Foucault, Lyotard, Deleuze, Derrida), lejos de tener un cariz político que reduciría a consigna su más hondo calado existencial, posee el perfil poético de la obra cuyo pesimismo alumbra.

“Le considero más un activista social que político”, reconoció la hija del artista, Amparo Iranzo. Un activista comprometido con el arte, en tanto espacio de interrogación ajeno a ese otro de lugares comunes en el que termina convirtiéndose el supuestamente más “auténtico” acto político. Anzo lo tenía claro: “Yo creo que la belleza surge del equilibrio entre lo matemático y lo lírico”. El IVAM, haciéndole justicia a Anzo, se hace eco de esa reflexión propia del autor, mostrando en la Galería 7 tan fructífera relación entre la técnica y la poesía.

Aislamiento 10, de Anzo. Imagen cortesía del IVAM.

Aislamiento 10, de Anzo. Imagen cortesía del IVAM.

Salva Torres

Las dubitaciones creativas de Maite Centol en el CAI

‘D.u.d.a. Sobre la incertidumbre’, de Maite Centol
Sala 1
Centro de Cultura Antiguo Instituto
Jovellanos 21, Gijón
Hasta el 20 de agosto de 2017

La exposición ‘D.u.d.a. Sobre la incertidumbre’, que se ha inaugurado el pasado jueves 20 de julio en las Sala 1 del Centro de Cultura Antiguo Instituto de Gijón/CCAI, y que permanecerá abierta hasta el 20 de agosto de 2017, muestra una de las últimas propuestas de la artista Maite Centol.

En el espacio se integran tres instalaciones independientes en su formalización y desarrollo, que ahora se relacionan entre sí para establecer un discurso sobre la incertidumbre, sobre el grado de desconocimiento, generando desacuerdos sobre lo que se sabe o podía saberse, sobre la naturaleza de eso que llama mundo. Así, a través de una asociación de elementos compositivos diversos -que se corresponden con búsquedas y procesos de trabajo de diferente naturaleza, realizados por la artista en los últimos años-, la artista busca generar preguntas e hipótesis sobre la realidad humana.

Una primera pieza -una gran valla de retículas romboidales- sitúa al espectador dentro o fuera, en una representación irónica sobre límites personales y fronteras políticas. En otra de las propuestas se muestra el proceso creativo convertido en colección fotográfica, casi en catálogo de tipologías, sobre construcciones mínimas, arquitectura accidental que comparte escala y fragilidad con la condición humana.

La tercera de las piezas de la exposición es fruto de la colaboración con Juan Larrañaga, quien por su experiencia vital y profesional refleja también en su forma un tiempo de producción ahora pasado; un artilugio, un collage analógico con materiales del siglo XX creado para simular o interpretar el movimiento del corazón, el latir.

Imagen de parte de las obras presentes en la exposición ‘D.u.d.a. Sobre la incertidumbre', de Maite Centol. Fotografía cortesía del CAI.

Imagen de parte de las obras presentes en la exposición ‘D.u.d.a. Sobre la incertidumbre’, de Maite Centol. Fotografía cortesía del CAI.

Maite Centol (Logroño, 1963), quien reside y ha desarrollada su carrera artística en Gijón, es ya una artista consolidada, con un amplio currículo expositivo a sus espaladas, que ha llevado sus creaciones a diferentes espacios, tanto en el ámbito nacional (Asturias, Barcelona, Valencia, etc.) como internacional ( Inglaterra, Suecia, Chile, México. Una parte de su obra se encuentra en colecciones como las de el Museo de Bellas de Artes de Asturias y la Colección Monte de Piedad de Sevilla.

En sus propuestas utiliza diferentes estrategias y disciplinas con las que plantea una comunicación real con el espectador, haciéndole voluntario del proceso. Dibujo, propuestas pictóricas sobre diferentes soportes, fotografía, vídeo, performance o instalaciones sonoras son algunos de los lenguajes utilizados por la artista para transmitir sus reflexiones sobre la práctica artística, sobre la relaciones humanas, sobre el mundo que nos rodea. En definitiva, sobre la existencia en sí misma.

Con esta propuesta, la Sala I del CCAI sigue con su política de mostrar los proyectos seleccionados dentro de la convocatoria anual de subvenciones para producciones artísticas de la FMCEyUP, dando así cabida a manifestaciones artísticas contemporáneas de diferente naturaleza.

“Tres instalaciones que, independientes en su formalización y desarrollo, articulan ‘D.U.D.A’ con interés en compartir reflexiones sobre la realidad humana y su incertidumbre. Introspección irónica, inspirada en el ‘Principio de Incertidumbre de Heisenberg’, según la que, en una definición reducida, podemos señalar que se trata de un concepto que describe que el acto mismo de observar cambia lo que se está observando.” (Maite Centol).

Imagen de una de las obras presentes en la exposición ‘D.u.d.a. Sobre la incertidumbre', de Maite Centol. Fotografía cortesía del CAI.

Imagen de una de las obras presentes en la exposición ‘D.u.d.a. Sobre la incertidumbre’, de Maite Centol. Fotografía cortesía del CAI.

 

La cultura audiovisual LGTBIQ en CentroCentro

‘Nuestro deseo es una revolución. Imágenes de la diversidad sexual en el Estado español (1977-2017)’
El Porvenir de la Revuelta. Memoria y Deseo LGTBIQ
CentroCentro
Plaza Cibeles 1, Madrid
Hasta el 1 de octubre de 2017

En el marco del programa de actividades ‘El Porvenir de la Revuelta. Memoria y Deseo LGTBIQ’, CentroCentro ha acogido la inauguración de la exposición ‘Nuestro deseo es una revolución. Imágenes de la diversidad sexual en el Estado español (1977-2017)’. La muestra plantea una revisión de la cultura audiovisual LGTBIQ desde 1977 hasta el presente, a través de un centenar de obras –vídeo, fotografía, escultura, pintura, dibujo, artes gráficas, instalación, performance–, de 60 artistas y colectivos.

La exposición, comisariada por Juan Guardiola y Juan Antonio Suárez,  se podrá visitar en la planta 1 de CentroCentro, con entrada gratuita, hasta el 1 de octubre de 2017.

Imagen de 'Il penduto', de Gregorio Prieto y Eduardo Chicharro. Fotografía cortesía de Fundación Gregorio Prieto, Valdepeñas y Madrid.

Imagen de ‘Il penduto’, de Gregorio Prieto y Eduardo Chicharro. Fotografía cortesía de Fundación Gregorio Prieto, Valdepeñas y Madrid.

Una revolución cultural y artística

“La lucha por la igualdad y el reconocimiento de las minorías sexuales en el Estado español, que se inicia oficialmente con la manifestación a favor de los derechos de los homosexuales en Barcelona en junio de 1977, no sólo tuvo impacto en los terrenos social y legislativo”, explican los comisarios.

“La presencia cada vez más abierta y normalizada de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales en la vida pública también repercutió en la producción cultural, y este impacto es lo que se ha querido revisar con este proyecto. Presenta una panorámica de lo que además de ser una revolución social fue también una revolución artística y cultural que, lejos de quedar circunscrita al ámbito de la galería y el museo, influyó en la cultura popular y en la manera de habitar el espacio social”.

‘Nuestro deseo es una revolución’ muestra cómo diversas prácticas artísticas y discursivas gais, lésbicas y queer han combinado la experimentación formal, los lenguajes de las vanguardias artísticas, así como la iconografía y modos de hacer de las subculturas de la calle para politizar la representación del cuerpo y la sexualidad, para cuestionar el funcionamiento de las esferas pública y privada y para releer la historia hegemónica que invisibiliza a los sujetos marginales, todo ello alimentado por un espíritu lúdico y transgresor.

Imagen de 'Los diez mandamientos chochonis', de Costus. Fotografía cortesía de Legado Costus.

Imagen de ‘Los diez mandamientos chochonis’, de Costus. Fotografía cortesía de Legado Costus.

“Esta exposición recuerda la tradición de experimentación formal ligada a la disidencia sexual en el arte, una experimentación motivada por la conciencia de que para dar cuenta de una revolución sexual y social sin precedentes, aún en marcha, había que reinventar los modos de crear y narrar, de articular imágenes y de utilizar los medios artísticos”, explican Guardiola y Suárez.

Un recorrido a través de más de cuatro décadas de creación

El recorrido de la exposición comienza con ‘El archivo intermitente’ de las décadas anteriores a la transición en el que lesbianas, transexuales y gais tienen presencia, especialmente en los intentos de documentar los bajos fondos de las grandes ciudades, en la obra gráfica de artistas de vanguardia como Gregorio Prieto, o en al ámbito de la cultura popular como la copla y el cine musical. A continuación, ‘Militancias’ reúne una muestra del arte abiertamente político de los inicios del movimiento de liberación sexual, protagonizado por el documental, que recoge testimonios de manifestaciones y encuentros y fue canal de información alternativo a los medios mayoritarios.

El cuerpo desbordado, histriónico y excesivo protagoniza el siguiente apartado, ‘El cuerpo en performance’, que se acerca los años del Rrollo barcelonés y la Movida madrileña y a diferentes manifestaciones artísticas de los años setenta y ochenta: cómic, cine, música, fotografía, pintura o performance. El recorrido continúa con ‘Activismos antisida’, un reflejo de cómo artistas y colectivos se valieron de la fotografía, el cine, el vídeo, y la escritura, así como de formatos efímeros como carteles, grafitis, pegatinas, camisetas y pins para expresar la rabia contra la pasividad de los gobiernos ante la epidemia, para contrarrestar la información oficial sobre la crisis y para fomentar la solidaridad con los afectados. Asimismo, esta sección incluye trabajos que emergieron con un tono más elegíaco y reflexivo para recordar a las y los ausentes y reflexionar sobre la mortalidad.

Imagen de 'Montjuic', de Francesc Ruiz. Fotografía cortesía del autor y Galería Espacio Mínimo.

Imagen de ‘Montjuic’, de Francesc Ruiz. Fotografía cortesía del autor y Galería Espacio Mínimo.

‘Guerreras y bolleras’ refleja en un siguiente apartado el aumento significativo en la presencia de lesbianas en la escena artística desde principios de los años noventa; mientras ‘El género en disputa: trans*’ aborda el reposicionamiento de este colectivo en las últimas décadas, desde los márgenes hacia una posición más central, mientras que ‘Masculinidades’ se acerca a los nuevos parámetros que rigen la masculinidad homosexual.

Próximos al final del recorrido, ‘Cíbercuir’ dedica un espacio a la llegada de internet y la generación, a través de este medio, de nuevos circuitos de fantasía, comunicación y reinvención personal; por su parte, ‘Intimidad, sexualidad y fetichismos’ se adentra en la producción artística que refleja la revisión de las estructuras de la intimidad, la sexualidad y las relaciones interpersonales que desencadenó la lucha por la igualdad sexual. Por último, ‘Memorial queer’ recuerda a algunos sujetos no normativos cuyas huellas han sido borradas por la historia oficial, y una sala audiovisual completa la muestra con una selección de creaciones en torno al Postporno y el poder  subversivo de la imagen.

Artistas y colectivos presentes en la muestra:

Carlos Aires, Florencia Aliberti, Pedro Almodóvar y Fabio McNamara, Alexander Apóstol, Manu Arregui, Cecilia Barriga, Cabello/Carceller (Helena Cabello y Ana Carceller), Biel Capllonch, Tino Casal, Gabriel Casas, Eduardo Chicharro, Javier Codesal, Joan Colom, Fito Conesa, Costus (Juan José Carrero y Enrique Naya), Xavier-Daniel, Diego del Pozo, Luis María Delgado, Dias & Riedweg (Mauricio de Mello Dias y Walter Stephan Riedweg), David Domingo, Lucía Egaña, Els 5 QK’s, Equipo Palomar (Mariokissme y R. Marcos Mota), Pepe Espaliú, Jacinto Esteva, Alex Francés, Carmela García, Miguel Ángel Gaüeca, Jean Genet, Coco Guzmán, Juan Hidalgo, William James, Jeleton (María Angeles Alcántara y Jesús Arpal), Jana Leo, LSD, Jesús Martínez Oliva, Marisa Maza, Pepe Miralles, Joan Morey, Nazario (Nazario Luque Vera), Ocaña, O.R.G.I.A,Pedro Ortuño Mengual, Alvaro Perdices, Pablo Pérez Mínguez, Guillermo Pérez Villalta, Ventura Pons, Post-Op, Gregorio Prieto, Rodrigo (Rodrigo Muñoz Ballester), José Romero Ahumada, Francesc Ruiz, Subtramas   (Virginia Villaplana Ruiz, Diego del Pozo, Montse Romaní), Toy Tool Films, Video-Nou Azucena Vieites, Virginia Villaplana Ruiz e Iván Zulueta.

Imagen de 'Travestidos en una calle, vistos a través del vidrio de un bar, en el distrito 5, conocido popularmente  como el barrio Chino, en Barcelona', de Gabriel Casas. Fotografía cortesía de Núria Casas i Formiguera y Archivo Nacional de Catalu ña.

Imagen de ‘Travestidos en una calle, vistos a través del vidrio de un bar, en el distrito 5, conocido popularmente como el barrio Chino, en Barcelona’, de Gabriel Casas. Fotografía cortesía de Núria Casas i Formiguera y Archivo Nacional de Cataluña.

 

El vestigio fílmico de Las chicas de Pasaik

‘Las chicas de Pasaik’
‘Visiones Contemporáneas. Últimas tendencias en el cine y vídeo en España’
DA2 – Domus Artium 2002
Av. de la Aldehuela, s/n, Salamanca
Del 28 de junio al 15 de octubre de 2017

Hoy, miércoles 28 de junio, se inaugura el decimocuarto ciclo de ‘Visiones Contemporáneas. Últimas tendencias en el cine y vídeo en España’, un proyecto comisariado por Playtime Audiovisuales, que tiene su sede en el DA2 – Domus Artium 2002, Centro de arte contemporáneo de Salamanca.

El ciclo expositivo está dedicado a Las chicas de Pasaik, el dúo artístico formado por María Elorza y Maider Fernández, dos artistas visuales, con base en San Sebastián, que además de trabajar juntas, son amigas y comparten espacios, personajes y momentos comunes, ingredientes todos que se reflejan en cada una de sus obras.

Fotograma de la película 'Gure Hormek', del colectivo Las chicas de Pasaik, presente en la exposición. Fotografía cortesía de Playtime Audiovisuales.

Fotograma de la película ‘Gure Hormek’, del colectivo Las chicas de Pasaik, presente en la exposición. Fotografía cortesía de Playtime Audiovisuales.

Comenzaron a colaborar en el año 2011, realizando algunas piezas como ‘Irudi mintzatuen hiztegi poetikoa’, dirigida junto con el cineasta Aitor Gametxo. Dos años después, deciden formar el colectivo Las chicas de Pasaik, nombre con el que comienzan a firmar sus trabajos.

El ámbito de lo doméstico, las familias, los recuerdos, los amigos, los veranos, la ciudad de San Sebastián, son temáticas recurrentes en su filmografía, en una forma de recuperar las vivencias y la memoria personal de la gente. Una suerte de retazos de vida, de marcado carácter autobiográfico, en donde lo personal y el cine se fusionan en un todo, lleno de libertad creativa, que nos acerca a la sencilla belleza que radica en el hecho de lo cotidiano.

Películas en apariencia pequeñas y que pueden enmarcarse dentro del cine amateur en cuanto a su frescura formal, en el que la importancia de captar el momento por encima de todo, les lleva a grabar con el dispositivo que tengan más a mano, ya sea una cámara profesional o un teléfono móvil. Un cine que emociona y sabe llegar, desde lo más cercano, hacia una reflexión sobre los temas universales.

AGOSTO SIN TI. Trailer from Las chicas de Pasaik on Vimeo.

Las chicas de Pasaik cuentan con una trayectoria breve pero intensa, que ya las ha llevado a ser premiadas en algunos de los festivales de cine más importantes del estado, véase Zinebi (Bilbao), Alcances (Cádiz), Festival de Cine Europeo de Sevilla, L’Alternativa (Barcelona), El Festival Internacional de Cine de San Sebastián o más recientemente El Festival de Cine Español de Málaga, donde, este año, se llevaron el premio al mejor cortometraje documental.

Para este programa de Visiones Contemporáneas se han seleccionado tres de sus obras más significativas, “Agosto sin ti” (2015), “Gure Hormek” (2016) y “La chica de la Luz” (2016).

Fotograma de la película 'La chica de la luz', del colectivo Las chicas de Pasaik, presente en la exposición. Fotografía cortesía de Playtime Audiovisuales.

Fotograma de la película ‘La chica de la luz’, del colectivo Las chicas de Pasaik, presente en la exposición. Fotografía cortesía de Playtime Audiovisuales.

 

‘Génesis’, la reconexión con el mundo

‘Génesis’, de Sebastiao Salgado
Plaza Porticada. Santander
Del 15 de junio al 15 de julio de 2017

La Plaza Porticada de Santander acoge, desde el pasado 15 de junio, la exposición ‘Génesis’ del artista brasileño Sebastiao Salgado, la cual forma parte del programa ‘Arte en la calle’, de Obra Social “la Caixa”, con el objetivo de convertir la capital cántabra en un museo al aire libre y acercar la obra de importantes artistas al público en general. La muestra abarca las copias de 38 obras del artista divididas en cinco categorías: La Amazona y el pantanal, las tierras del norte, Santuario, África y Los confines del sur.

Imagen de Sebastiao Salgado de la exposición 'Génesis'. Foto: Danae N

Imagen de Sebastiao Salgado de la exposición ‘Génesis’. Foto: Danae N

 
El proyecto de Salgado, resultado de ocho años de trabajo, no solo nos acerca a los entornos naturales vírgenes, sino que llama a pasar a la acción. Y lo hace alguien como Salgado que, junto con Leia Wanick, ha plantado más de dos millones de árboles para repoblar el sureste de Brasil.

‘Génesis” pretende desandar lo andado, rebobinar siglos de historia para encontrarnos de nuevo en el origen de lo que hoy conocemos y, durante ese camino, tomar conciencia de lo que nos rodea.

Imagen de Sebastiao Salgado en la exposición 'Génesis'

Imagen de Sebastiao Salgado en la exposición ‘Génesis’. Foto: Danae N

Todo esto a través de fotografías en blanco y negro que impactan al primer vistazo y que reflejan una realidad que apenas se ha visto alterada con el paso de los años. ‘Génesis’ busca reconectar con el lado más salvaje y lejano de nuestro mundo.

La obra de Salgado es un toque de atención, un último aviso para que cuidemos el lugar en el que habitamos, una advertencia en forma de instantáneas de inmensa belleza que busca promover el respeto y la conciencia por lo que nos rodea.

Video sobre la exposición ‘Génesis’ realizado por Néstor Navarro:

Sebastiao Salgado 2 from Makma on Vimeo.

Danae N

Sobre lindes y otros colapsos

‘Atlas Mundial de Selecciones’, Juan José Martín Andrés
Galería Aural
C / Labradores, 17. Alicante
Del 25 de mayo al 1 de julio de 2017

La naturaleza crea barreras casi imposibles de salvar que han condicionado, desde los orígenes de la humanidad, incluso los rasgos de las poblaciones y actuales asentamientos. A pesar de todo, el ser humano ha ido superando estos obstáculos naturales en su afán por conocer. Ya casi no existen fronteras naturales, por lo menos no las psicológicas, pero en cambio, se han ido creando otro tipo de límites. Sin duda alguna, guerras y conflictos son fuentes de creación de barreras artificiales.

Juan José Martín Andrés nos pone sobre la pista del origen de algunas de las pugnas actuales por el territorio en su nueva exposición ‘Atlas Mundial de Selecciones’ de manera sencilla pero muy eficaz. Actualmente residente en México, el artista presenta sus últimos trabajos gráficos, mapas originales intervenidos. Originales en el sentido de que muestran las divisiones de la época para la que fueron concebidos: el siglo XX, un siglo de profundas y cambiantes demarcaciones. Si el espectador se fija, no podrá reconocer muchos de ellos, no solo por el hecho de que el artista ha ocultado con opaca tinta vastas zonas con el objetivo de deshacer el concepto territorio-nación, sino por el gran cambio  sucedido (no en términos de calidad, sino en cantidad) en cuanto a la situación de las fronteras.

'Nations of the world' Una de las obras que puede verse en la exposición. imagen cortesía Galería Aural.

‘Nations of the world’ Una de las obras que puede verse en la exposición. imagen cortesía Galería Aural.

Imperios, repúblicas, constantes anexiones o separaciones de líneas rectas son elementos que Juan José Martín Andrés recalca a través del vacío. La ausencia de dibujo sirve aquí para hacer denotar el espacio. Los cambios de perspectiva y las distorsiones permiten al artista añadir reflexión y juego. Un juego que ya adelantaban en 1980 Guattari y Deleuze, cuando teorizaron sobre la máquina de guerra y el Estado. Mientras que el primero combate por una apertura espacial, el segundo controla y marca los límites de dicho espacio. Las maniobras resultantes quedan reflejadas en el presente, en ese tablero en el que fuerzas políticas y económicas ‘juegan’, como si no estuvieran en el mundo real.

Martín Andrés proyecta una distancia que resulta complicada de pronosticar para el día a día del ciudadano, y consigue, aunque sea de forma imperceptible, que se admire el panorama desde un punto de vista de global. En un mundo donde el cerebro humano está constantemente recibiendo datos, pero que solo retiene un escaso tanto por ciento, se hace necesario y agradable el reposo y el detalle. Aún teniendo en cuenta este consejo, se advierte que, con un rápido vistazo a ’Atlas Mundial de Selecciones’, una abrumadora sensación de velocidad histórica puede recaer sobre la conciencia, provocando, casi sin remedio, una exteriorización facial de incredulidad.

María Ramis

La razón cromática de Joaquín Capa en Galería 9

‘Colores abiertos’, de Joaquín Capa
Galería 9
Conde de Salvatierra 9, Valencia
Hasta el 16 de junio de 2017

Galería 9 acoge, hasta el 16 de junio de 2016, la exposición ‘Colores abiertos’, del artista santanderino Joaquín Capa, una selección de lienzos y obra gráfica enmarcada por la propia galería, reportadora de un lúcido testimonio conceptual que perfila, perseverantemente, la idiosincrasia del trabajo de uno de los excelsos e imprescindibles artistas y grabadores españoles del último medio siglo, autor de más de ochocientas ediciones de grabado a lo largo de su extensa trayectoria.

‘Colores abiertos’ supone un ejercicio reiterativo de las claves que vienen particularizando el devenir de sus inquietudes, asentando un mapa testimonial que huye, premeditadamente, de los microcosmos de la realidad no pictórica, solidifando un sostenido ejercicio de reflexión acerca los elementos y componentes esenciales de la pintura, polarizados en torno de motivos cromáticos que gozan ya de preeminencia desde la nominación de cada una de las obras, abogando por la centralidad del color que habita, verbigracia, en ‘Círculos azules color’, ‘Gris amarillo’, ‘Yellow yellow color’ o ‘Azul oro color’.

Imagen de la obra 'Seaside', de Joaquín Capa, presente en la exposición. Fotografía cortesía de Galería 9.

Imagen de la obra ‘Seaside’, de Joaquín Capa, presente en la exposición. Fotografía cortesía de Galería 9.

Concebidas como un encuentro molecular con los límites de la materia, las manchas de color formulan espacios abstractos, se erigen en filtros imperfilados de la realidad, en la que habitan las geometrías euclídeas, las circunferencias que moran, como una constante, en casi toda su obra gráfica y pictórica, a la que incorpora, como una dilatada novedad, el empleo de tonos fluorescentes que, combinados con el empleo de tonos unificados del collage, posibilitan piezas como las que pertecen a la serie ‘Variante’ -’Variante Amarilla (Frankfurter Allgemeine)’, ‘Variante Amarilla (The Times)’ y ‘Variante Dos Flo (Il Messaggeri)’, a la que debe sumarse la ‘Variante’ del periódico ABC, no presente en la exposición-.

La obra, la existencia y el oficio de Joaquín Capa debe entenderse mediante un planteamiento de equilibrios entre los céfiros informalistas que rubrican sus influjos y la evolución heterodoxa de su dominio con el grabado, técnica con la que su punta seca sobre el zinc ha propiciado sus definitivos surcos como referencia incuestionable en este universal territorio de la impresión y cuyos fundamentos -en sempiterna huida de los plúmbeos academicismos- se han transformado en sostenido magisterio internacional, de América Central a la cosmpolita ciudad de Bhopal -en el centro de la India- en la que le fue premiado en su I Bienal Internacional, o sus sucesivas visitas a la Universidad de Baroda -en el centro oeste del vastísimo país asiático-, desde los albores de los años ochenta.

La relación de Capa con el grabado se gesta desde la estocástica, desde su primigenio manejo con el dibujo a plumilla en tinta china, recién cumplida su formación pictórica en la Escuela de Bellas de San Fernando -en la que sería alumno de primer curso de Antoñito López (cálido diminutivo con el que el artista se refiere al ínclito pintor de Tomelloso)-, en pleno distanciamiento de los postulados realistas que se manejaban por la gélida Meseta Central, trufada de vetustos radiodores y otros motivos de lo consuetudinario que alimentaban el manejo con los óleos.

Imagen de detalle de la obra 'Variante Amarilla (The Times)', de Joaquín Capa, presente en la exposición. Fotografía: Merche Medina.

Imagen de detalle de la obra ‘Variante Amarilla (The Times)’, de Joaquín Capa, presente en la exposición. Fotografía: Merche Medina.

Se revelan, entonces, la figuras del grabador de orgien griego Dimitri Papagueorguiu -erigido en referencia de la técnica y sus enseñanzas desde el madrileño Estudio Boj, por el que han transitado los más ínclitos grabadores del horizonte artístico español desde 1958, Joaquín Capa entre ellos- y el artista británico Stanley William Hayter, uno de los grabadores más relevantes del siglo XX, en cuyo taller parisino -compartiendo vecindad con el conspicuo escultor suizo Alberto Giacometti- Capa, becado por la Fundación Juan March, incursiona, a mediados de los años setenta, en los territorios del empleo del color a través del aprendizaje de la técnica que porta, homónima, el también químico y geólogo londinense.

Ambas formaciones magistrales alimentan la focalización y predilección del artista santaderino durante más de tres lustros de dedicación exclusiva con las prensas, el entintado de láminas y las suaves crestas de metal que rebaban la superficie de la obra, y no sería hasta mediados de los años ochenta cuando se reconcilia con la pintura, sobre la que vuelca toda su experiencia con el grabado y a la que nutre con la interacción de texturas y el raspado como fuente de visualización de la tela, con el fin de controlar cuanto de indómito y mórbido habita en el lienzo como soporte. Existe en Capa, en consecuencia, una estrecha consanguinidad entre el grabado y la pintura, mediante una constante metodológica que impide el simultaneismo, en tanto que el artista concibe ambos territorios como oficios distintos que requieren de postulados formales antagónicos.

‘Colores abiertos’ permite, de este modo, aproximarse al oficio del sobresaliente acerbo técnico y creativo de un artista cuya perseverante inquietud por la síntesis aditiva del color ha posibilitado la génesis de un surco de abstracción que porta consigo la firma inconfundible y estilística de Joaquín Capa.

El artista Joaquín Capa delante de una de las obras pertenecientes a la exposición 'Colores abiertos', en Galería 9. Fotografía: Merche Medina.

El artista Joaquín Capa delante de una de las obras pertenecientes a la exposición ‘Colores abiertos’, en Galería 9. Fotografía: Merche Medina.

Jose Ramón Alarcón

 

 

Exposición de ESAT y Paris College of Art

Exposición de ESAT y Paris College of Art
Low Tech in Communication
ESAT y Paris College of Art (PAC)
Sede de la PAC
Lunes 24 de abril, 2017, a las 18.30h

Como parte de los acuerdos tomados entre la Paris College of Art (PCA) y la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT) el próximo día 24 de Abril se inaugura en la sede de PCA, la exposición ‘Low Tech in Communication’, que reúne el trabajo común de ocho alumnos destacados de ambas instituciones, los cuales bajo la mentorización de Klaus Fruchtnis (Vicerrector PCA) en Paris y Solimán  López (Director I+D+i) en Valencia, han desarrollado sus ideas bajo el análisis de la baja tecnología, investigación que los artistas multimedia Klaus y Solimán llevan trabajando durante tiempo.

La exposición se inaugurará a las 18.30 horas y contará con la presencia de miembros y alumnos de ESAT, quienes se desplazarán a la capital parisina, así como también estarán presentes los miembros de la Embajada Española en París.

Los alumnos participantes (se crearon cuatro grupos de dos alumnos por unidad que han trabajado en parejas) son: Mary Saisselin (PCA) / Alba Abellán (ESAT); Javier Cillero (ESAT) / Kalina Lukanova (PCA); Emily Tse (PCA) / Andrea Zaragoza (ESAT), y Lu de López (ESAT) / Leah Oros (PCA).

Los alumnos han analizado objetos como el famoso Pager (“buscapersonas”), tan importante para la comunicación en los años 90 y que revolucionó gran parte de las relaciones profesionales en sectores como la medicina, el concepto de prótesis urbana a través del trabajo colaborativo, o el significado del registro de imagen a través del formato súper 8.

La obra podrá verse hasta el día 5 de Mayo y se prevé mostrar en Valencia, en el Festival Imagen de Colombia y otras ubicaciones internacionales.

Cartel de la exposición de ESAT y Paris College of Art. Imagen cortesía de ESAT.

Cartel de la exposición de ESAT y Paris College of Art. Imagen cortesía de ESAT.

Dulces, corruptos y arrepentidos

Pecados Capitales, de Manu Blázquez, Vicente Aguado y Silvia Martí Marí
Proyecto 3-CMCV, Consorcio de Museos
Lonja del Pescado
Almirante Julio Guillem Tato, 118. Alicante
Hasta el 14 de mayo de 2017

Tomás de Aquino ya advertía que “los pecados capitales son aquellos a los que la naturaleza humana está principalmente inclinada”. Los pecados capitales son casi una obsesión de nuestra sociedad actual. Una continua y repetitiva iconografía que se ha ido desarrollando paralelamente a su significado primigenio. Desde El Bosco, pasando por Pieter Brueghel el Viejo, hasta las redes sociales actuales, aparecen y desaparecen pasando desapercibidos pero siempre presentes. Los pecados capitales cambian de contenido, de motivos, e incluso de rostros, pero se mantienen inamovibles en su esencia condenatoria. Como evidencias de nuestra colectividad occidental se han venido manifestando en el arte, incluso en el más actual. De esto trata precisamente ‘Pecados capitales’, una exposición de Manu Blázquez, Vicente Aguado y Silvia Martí Marí en la Sala de la Lonja del Pescado de Alicante donde se reinterpretan estas certezas pecaminosas apostando por diferentes enfoques.

Durante el 2016 nos han bombardeado con las imágenes de la exposición del Bosco que tuvo lugar en el Museo del Prado. Todo un acontecimiento ya que en unas pocas paredes podía observar muchas de las obras del repertorio del genial artista del medievo. Pero probablemente las interpretaciones actuales se parezcan más a las de Pieter Brueghel el Viejo. En sus primeros grabados, casi homenajes a los del Bosco, ha desaparecido ese terror devoto, algo que concuerda con ‘Pecados capitales’. Tres proyectos configuran la muestra y articulan un discurso diferenciado entre los lenguajes estéticos asociados a cada artista. Comienza el recorrido con ‘Dei canti lamentosi’ de Manu Blázquez. Un gran pieza, escultórica en su mayoría, pero que camina hacia lo pictórico  dejando entrever espacios geométricos. Estas breves interrupciones del blanco sepulcral del papel persiguen el fin místico de la reflexión tras el acto perverso. Una especie de rosario cuyas cuentas geométricas exoneran nuestros pecados.

Vista de Loterías y pecados del Estado. Vicente Aguado. Imagen cortesía Consorcio de Museos.

Vista de Loterías y pecados del Estado. Vicente Aguado. Imagen cortesía Consorcio de Museos.

Vicente Aguado presenta ‘Loterías y pecados del Estado’, pieza que continúa con la línea crítica del artista que hemos visto en acciones anteriores. Corrupción de todo tipo de la que, por supuesto, ni siquiera el ciudadano puede librarse. Estas 926 papeletas y sus correspondientes tickets de pago depositados en una papelera, demuestra el doble juego (triple si consideramos la acción como un trance placentero) al que estamos sometidos; por un lado, la estimulación constante a gastar dinero, y por otro, el castigo y escarmentación tras el acto inducido. Esta obra es solo la primera parte de un proyecto de un total de tres acciones.

Finalmente, Silvia Martí Marí propone ‘Dulcificar pecados’, una obra abierta y en desarrollo en la que el espectador formará parte de una acción para purgar sus propios pecados. Actualizados más que nunca, los siete pecados capitales, o por lo menos su versión gráfica, descansan, encerrados, sobre una mesa. La artista anima al público a que cojan ese pecado y contacten con ella explicando por qué lo han elegido o qué han hecho con él. Mientras tanto, una serie de fotografías nos ilustran sobre distintas formas de despojarse de esos pecados, cocinándolos, rompiéndolos… En resumen, librarse de ese halo de perpetuidad que normalmente rodea nuestra culpa. Es así que, ‘Pecados capitales’ no solo se configura como la última convocatoria del proyecto 3-CMCV que dará paso a la esperada ‘Escletxes’, sino como la excusa perfecta para recelar, mirar de reojo y sonreír en un viaje al recuerdo. Después de todo, y de nuevo referenciando a Tomás de Aquino, “un vicio capital es aquel que tiene un fin excesivamente deseable” y no existe mayor deseo que observar los pecados de frente para ver que la expiación, en realidad, no queda tan lejos.

Vista de Dulcificar pecados. Silvia Martí Marí. Imagen cortesía Consorcio de Museos.

Vista de Dulcificar pecados. Silvia Martí Marí. Imagen cortesía Consorcio de Museos.

María Ramis

El Gabán como percha artística

Setze&Gaban, de Cazadoras Asociados
Tapinearte
C/ d’En Bou, 10 / Plaza de Tapinería. Valencia
Miércoles 5 de abril, a las 20.00h, de 2017

El colectivo Cazadoras Asociados presentó el miércoles 5 de abril la exposición ‘Setze& Gaban’ en la Galería Tapinearte. Durante la presentación, la intervención de Tomàs Verdú, vistiendo esta prenda Setze & Gaban, aportó una dimensión performativa  a la exposición al desplazarse  e interactúar entre el público.

Los artistas de Cazadoras Asociados, Joan Verdú, Lukas Ulmi, Rubén Tortosa, Sebastián Nocolau, Bia Santos, Pepe Romero, Manuel Rey Fueyo, Guillermo Peytó Roggen, José Morea, Antonio Girbés, JARR, Antoni Domènech, Enrique Carrazoni, Calo Carratalá, Vèronique Boussière, Julio Bosque, Ximo Amigó, han decidido hacer del  gabán un contenedor y espacio expositivo que se inaugura como la galería más pequeña y que mejor abriga del circuito artístico.

Setze&Gaban. Imagen cortesía de Cazadoras Asociados.

Tomás Verdú vistiendo Setze&Gaban. Imagen cortesía de Cazadoras Asociados.

Cada una de las obras presentadas, con su propia y marcada autoría, está dotada de vida propia por sí misma y, a su vez, actúa como pieza de un conjunto que configura una reflexión sobre el objeto artístico contemporáneo. La heterogeneidad de soportes, lenguajes, géneros, técnicas…, con las que desarrolla su investigación artística cada uno de los autores es una de las características de las exposiciones de Cazadoras Asociados.

En esta ocasión, han adaptado su formato al espacio de intervención, portable e itinerante, que determina esta prenda, y a pesar del reducido formato  de la exposición, diversidad de técnicas y lenguajes están representados en la muestra, como la fotografía (con la obras de A. Girbés y E. Carrazoni), dibujo (C. Carratalá) pintura (J. Verdú, M. Rey Fueyo, G. Peyró-Roggen, Jarr, J. Morea) el collage (V. Boussière, X. Amigó), técnicas mixtas (P. Romero. Sebastián Nicolau, J. Bosque), escultura (L. Ulmi, Bia Santos, A. Doménech), arte digital-impresión tridimensional (R. Tortosa).

Tomás Verdú vistiendo Setza&Gaban. Imagen cortesía de Cazadoras Asociados.

Tomás Verdú vistiendo Setza&Gaban. Imagen cortesía de Cazadoras Asociados.