El IVAM Produce, a la espera de Nuria Enguita

‘IVAM Produce’
Llorenç Barber, Pilar Beltrán, Álex Marco, Xisco Mensua y Mau Monleón
IVAM
Guillem de Castro 118, València
Miércoles 16 de septiembre de 2020

Mala suerte, o no, lo cierto es que José Miguel Cortés no pudo estar en la presentación de su última exposición en Valencia como director del museo que ha dirigido durante los últimos seis años. Del proyecto ‘IVAM Produce’ se hizo cargo la secretaria autonómica de Cultura, Raquel Tamarit, que dio la enhorabuena a Nuria Enguita (“méritos tiene de sobra”, dijo) como nueva directora del IVAM a partir del 23 de septiembre.

Enguita, que tan solo tuvo un competidor en el precipitado concurso para acceder al cargo (“no ha sido una cuestión precipitada”, objetó Tamarit), sustituirá a Cortés, una vez elegida por una comisión de expertos entre los que estaba Vicent Todolí, director artístico de Bombas Gens Centre d’Art, el centro que hasta la fecha ha dirigido la propia Enguita.

IVAM
Llorenç Barber, en las escaleras, durante la presentación de su proyecto ‘Músicas desconfinadas’. Imagen cortesía del IVAM.

“El concurso se ha hecho con todas las garantías del mundo, con una comisión de gente experta absolutamente mayoritaria, en el que la Administración tenía un 25% del total”, subrayó Tamarit, añadiendo que desde la Conselleria de Cultura de iba a trabajar “codo con codo” junto a la nueva directora. Tamarit insistió, pese a las declaraciones de una parte del Consejo Rector del IVAM que calificó de apresurado todo el asunto de la convocatoria del concurso, que se hizo público en el momento oportuno, “porque nadie éramos conocedores de que finalmente esa imposibilidad [la de renovar el contrato de Cortés] existía”.

De la futura subsede para la ampliación del IVAM, Tamarit se limitó a decir que “estará ubicada en València” y que “tendrá a partir de 600 m2”. Sobre los rumores de que pudiera estar esa subsede en las Naves de Ribes, la secretaria autonómica de Cultura optó por el aplazamiento de la respuesta, porque no le gustaba vender el pescado antes de tenerlo.

Todo eso sucedía después de que Llorenç Barber proclamara el “éxito asegurado” de su instalación al “empezar con campanas”, sonido que forma parte de su proyecto ‘Músicas desconfinadas’, uno de los cinco presentados dentro de la línea ‘IVAM Produce’: los otros corresponden a Xisco Mensua, Patricia Beltrán, Álex Marco y Mau Monleón.

El de Barber, realizado junto a Montserrat Palacios, se ubica en el primer tramo de la escalera principal del museo. Un sonido de campanas se activa, mientras se suceden las pisadas de ascenso por las escaleras. “El azar controlado por los algoritmos”, explicó Barber, que volvió a reivindicar la presencia del arte sonoro en las instituciones públicas: “No necesitamos héroes, sino instituciones que apuesten por el arte sonoro, que es el arte de nuestros días”.

Pilar Beltrán, durante la presentación de su proyecto del ‘IVAM Produce’. Foto: Makma.

Tras esa primera reivindicación, se sucedieron otras dos de corte más social, esta vez por parte de Beltrán y Monleón. La primera se centró en el derecho al agua que tenemos todos los ciudadanos del mundo: “El derecho humano al agua es indispensable para una vida humana digna”, lo cual ha sido el germen de su instalación ‘Proyecto Agua’.

Proyecto que se compone de una serie de cianotipias, mostrando hasta 60 recipientes de plástico (botellas, garrafas, cubos y vasos) que, por 10 litros en cada uno, dan la idea de los 600 litros de agua evocadores de una necesidad que, en muchos puntos del planeta, se hurta a la población. Por ejemplo, la desplazada en Idlib (Siria), a la que se pretende destinar una aportación económica, tras el canje de las imágenes tomadas por la gente en un proyecto que se quiere interactivo.

Monleón sigue esta línea de “arte comprometido” mediante su proyecto ‘Portal de igualdad’, en este caso instalado en el Pati Obert del IVAM o jardín de esculturas. Su pieza se enmarca dentro de la Campaña por la Igualdad entre Mujeres y Hombres en el Museo, que reclama la inclusión de las artistas en las webs de los espacios museísticos. Un cartel con letras blancas (‘Espai per a dones. ¡Si tu vols!’) sobre fondo rojo, clama al cielo por esa llamada de atención.

Álex Marco, junto a su proyecto del ‘IVAM Produce’. Imagen cortesía del IVAM.

Más puramente artísticos son los proyectos de Mensua y Marco. El primero, pintando “a la manera de los copistas medievales”, resaltó el propio artista, reproduce cubiertas de una serie de libros seleccionados en la biblioteca de arte contemporáneo de un amigo. ’48 publicaciones’, tal es el título de su proyecto, se ubica en la Sala de Exposiciones de la Biblioteca del IVAM, donde Mensua exhibe sus pinturas y dibujos de amanuense como parte de un proceso creativo que le lleva a los años 60 y al eco de los artistas Fluxus.

Álex Marco, tirando de ese hilo ‘fluxus’ con reminiscencias dadaístas, huye como estos del arte serio o, al menos, férreamente encorsetado por la conciencia más racionalista, dejándose llevar por los trazos infantiles descubiertos en el suelo del jardín trasero del IVAM. ‘Lo que pasa en el parque, se queda en el parque’, proyecto ubicado en el hall de entrada del IVAMLab, se nutre de las “intervenciones y dibujos de los niños, muy prolíficas, por cierto”, explicó el artista, que dijo haber hecho un “inventario de sus grafismos”, al modo de una “especie de abecedario”.

A base de esmaltes sintéticos, ceras de colores, tizas, rotuladores e incluso chicles, Marco traza en el suelo el mapa gestual de toda esa inventiva infantil, siguiendo de esta forma la máxima de Picasso: “Todos los niños nacen artistas, lo difícil es seguir siendo un artista cuando crecemos”. 

 

Los artistas del ‘IVAM Produce’, junto a Raquel Tamarit, con camiseta verde. Imagen cortesía del IVAM.

Salva Torres   

‘Oh! La Cultura’: casi 100 actuaciones este otoño

‘Oh! La Cultura- Otoño’
Institut Valencià de Cultura
Alicante, Castellón y València
Jueves 3 de septiembre de 2020

La secretaria autonómica de Cultura, Raquel Tamarit, y los responsables del Institut Valencià de Cultura han presentado la programación de ‘Oh! La cultura – Otoño’ en Alicante, Castellón y València, que se llevará a cabo desde septiembre hasta diciembre con espectáculos callejeros y actividades de música, teatro, circo y danza en salas privadas de todo el territorio valenciano.

En palabras de Tamarit, “seguimos implementando las medidas para reactivar la cultura valenciana en tres frentes: por una parte, la atracción del público a actividades culturales en vivo, porque la cultura es segura; por otra, acompañamos a las compañías y los grupos de música valencianos con nuestro compromiso de contratarlos para actuaciones durante el otoño; y en tercer lugar, para apoyar a las salas privadas de música y de artes escénicas valencianas que se han acogido a esta iniciativa alquilándoles sus espacios para programar las propuestas valencianas que hemos contratado”.

Oh! La Cultura
Presentación de ‘Oh! La Cultura’, en el Teatro Principal de Valencia. Imagen cortesía del IVC.

La secretaria autonómica de Cultura y Deporte añadió: “Creemos muy importante que lo que hagamos desde Cultura de la Generalitat en apoyo a las compañías, las salas y los espectadores pueda servir y animar a otras instituciones con competencias en materia cultural, porque la cultura cura y porque organizar estas actividades es factible aplicando en todo momento las medidas de seguridad que determinen las autoridades sanitarias”.

La edición de otoño de ‘Oh! La cultura’ prevé una programación de 95 actuaciones en directo concretadas en 12 espectáculos de calle, 51 espectáculos de teatro, danza y circo, y 32 conciertos.Por lo que respecta a los espectáculos de calle, tres se celebrarán en la ciudad de València, seis en Castellón y tres en Alicante. Los 51 espectáculos de teatro, circo y danza a cargo de compañías valencianas se llevarán a cabo en 14 salas de València, una de Gandia y una de Elche. Los 32 conciertos tendrán lugar en 16 salas de todo el territorio valenciano.En esta programación participarán 51 compañías valencianas de artes escénicas en salas privadas, otras 12 compañías valencianas en los espectáculos de calle y 23 grupos de música valencianos.

Abel Guarinos y Alícia Garijo, durante la presentación de ‘Oh! La Cultura’ en Alicante. Imagen cortesía del IVC.

El director general del Institut Valencià de Cultura, Abel Guarinos, presentó la programación de Alicante junto a la coordinadora del IVC en Alicante, Alícia Garijo. En cuanto a los espectáculos de calle, tendrán lugar el 10, 11 y 12 de septiembre en diferentes espacios de la ciudad. El 10 de septiembre la compañía Visitants llevará a cabo el espectáculo ‘Maletes de Terra’ en la plaza de Séneca a las 20.00 horas. Al día siguiente, la compañía La Fam hará ‘The Wolves’ en la Explanada también a las 20.00 horas. Y por último, el 12 de septiembre tendrá lugar el concierto familiar de Ramonets en las Antiguas Cocheras de los Tranvías a las 18.30 horas.

‘Maletes de terra, de la compañía Visitants, en ‘Oh! La Cultura’, del IVC.

Cuatro salas privadas ofrecerán ocho conciertos de la programación musical d’‘Oh! La cultura – Otoño’, con grupos y fechas que se anunciarán próximamente. Se trata de las salas Stereo y Babel Live Stage, en Alicante; la sala Euterpe, en Sant Joan d’Alacant; y la sala The One, en Sant Vicent del Raspeig. Además, la sala La Carreta de Elche también se ha acogido al plan y ofrecerá tres espectáculos de teatro con cuatro funciones cada uno, de manera que se podrá disfrutar de 12 representaciones en septiembre, octubre y noviembre.

Raquel Tamarit y Alfonso Ribes, durante la presentación de ‘Oh! La Cultura’ en Castellón. Imagen cortesía del IVC.

La secretaria autonómica de Cultura de la Generalitat, Raquel Tamarit, y el coordinador del IVC en Castellón, Alfonso Ribes, presentaron la programación específica de la capital de La Plana, que incluye conciertos y espectáculos al aire libre.

Con respecto a la muestra de espectáculos de calle se concentra en los días 18, 19 y 20 de septiembre. El viernes 18 de septiembre a las 19.00 horas está programado en el patio del Museu de Belles Arts el espectáculo ‘El Pirata Barba’, de la compañía Xarop Teatre. A las 22.30 horas, la atención se trasladará a la explanada del Auditori i Palau de Congressos, con ‘Féi’, de la compañía La Fam.

‘Lazarillo, el hambriento’, de Teatro de la Resistencia, en ‘Oh! La Cultura’, del IVC.

El sábado al mediodía La Troupe Malabó llevará la música y el circo al Passadís de les Arts, en el parque Ribalta, con la obra ‘Sonata Circus’. A las 19.00 horas, en el mismo espacio, se representa ‘Oyun’, a cargo de El Fedito. La programación de artes callejeros concluye el domingo 20 de septiembre con dos espectáculos más. Al mediodía, en el Museu de Belles Arts, Teatro de la Resistencia interpreta ‘Lazarillo, el hambriento’ y a las 19.00 horas La Gata Japonesa representa ‘Los viajes de Bowa’ en el Passadís de les Arts.

En cuanto a la programación musical en salas, en Castellón se ha acogido al plan el pub Terra, donde tendrán lugar dos conciertos, con grupos y fechas que se anunciarán próximamente.

Roberto García y Marga Landete, durante la presentación de ‘Oh! La Cultura en Valencia. Imagen cortesía del IVC.

El director adjunto de Artes Escénicas del IVC, Roberto García, y la directora adjunta de Música y Cultura Popular del IVC, Marga Landete, fueron los encargados de presentar la programación diseñada para las comarcas de València. En lo que respecta a los espectáculos de calle, tendrán lugar en tres días consecutivos en la plaza del Agua de La Marina. El 10 de septiembre con el espectáculo ‘Save the temazo’, de Col·lectiu Frenètic; el 11 de septiembre con ‘Distopia’, de Xarxa Teatre; y el 12 de septiembre con ‘Píxels’, de La Banda del Drac y Scura Plats.

El resto de la programación se concretará en las comarcas de València en 22 conciertos en 11 salas privadas diferentes. En la ciudad de València, habrá conciertos en las salas Loco Club, 16 Toneladas, Matisse Club, La Salà, el Espai Octubre y el Café Mercedes Jazz. También se han acogido al plan La Casa de la Mar, en Alboraia; Rock City, en Almàssera; Repvblicca, en Mislata; Paberse Club, en Sedaví; y el Teatre del Raval, en Gandia.

‘Distopia’, de Xarxa Teatre, estará en ‘Oh! La Cultura’, del IVC.

Por lo que respecta a teatro, danza y circo en sala, habrá 43 espectáculos a cargo de compañías valencianas, que tendrán lugar en 14 salas privadas de la ciudad de València y una de Gandia. Cada espectáculo contará con cuatro funciones en días consecutivos, de modo que en las salas habrá un total de 48 espectáculos en cartel que sumarán 189 representaciones en total.

Las salas de artes escénicas que se han adherido al plan y que ofrecerán la programación de ‘Oh! La cultura – Otoño’ son el Teatre Flumen, el Teatro Círculo, la Sala Ultramar, la Sala Russafa, Sala Cabanyal (La Estrella), Sala Petxina (La Estrella), El Teatret, Carme Teatre, Off Teatro, Teatre Talia, Teatre Micalet, Sala L’Horta, Espacio Inestable y La Màquina, además del Teatre del Raval de Gandia. Toda la programación de ‘Oh! La cultura – Otoño’ se podrá consultar en la web del Institut Valencià de Cultura.

MAKMA

Les Arts recibe a las mejores dramaturgias con mascarilla

Presentación de la la temporada 2020-2021
Palau de les Arts
Avda. López Piñero. Valencia
Miércoles 8 de julio de 2020

Jesús Iglesias, director artístico del Palau de les Arts, que presentó la programación de la temporada 2020-2021 junto a Pablo Font de Mora, presidente del Patronato del coliseo, y Raquel Tamarit, secretaria autonómica de Cultura, tuvo que responder a preguntas relacionadas con el presupuesto, la caída del aforo como medida preventiva contra el coronavirus todavía latente, la desaparición del nombre de Plácido Domingo del Centre de Perfeccionament, por razones tan obvias como discutibles, e incluso por los precios bajos de la ópera contemporánea ‘Fin de Partie’, de György Kurtág (“un acontecimiento cultural de primer orden”, dijo Iglesias), mientras esperaba otras cuestiones más sustanciosas relacionadas, precisamente, con la propia temporada: “Una de las más atractivas del panorama lírico español”, resaltó Font de Mora.

Jesús Iglesias, en un momento de su presentación.

De manera que, cuando cesaron las preguntas de los medios, a Iglesias, en cómplice sonrisa con el presidente del Patronato, le salió del alma si había alguna pregunta más en relación con la temporada. Se había dejado la piel presentándola, con todo lujo de detalles, y resulta que las cuestiones en torno a tan sobresaliente programación brillaban por su ausencia. En todo caso, ahí estaban, porque el director artístico del Palau así lo destacó, los nombres de un puñado de excelentes dramaturgos sobre los que se sostiene una temporada marcada, lógicamente, por el rastro de una pandemia que puede todavía traer cola.

Por eso Iglesias insistió en subrayar la importancia de dramaturgos que, como William Shakespeare, Charles Perrault, Samuel Beckett, Luis Mariano de Larra o Giovanni Verga, autores de excelentes textos literarios, o Mozart, Shostakóvich, Rossini, Wagner, Verdi, Martín i Soler o el propio Kurtág, en el apartado musical, o Romeo Castellucci, Pierre Audi, Laurent Pelli, Giarcarlo del Monaco, Àlex Ollé, Alfredo Sanzol y Jaume Policarpo, en el terreno escénico, ya se han venido interrogando a lo largo del tiempo sobre nuestra sociedad futura. Dramaturgos, por tanto, que pueden ayudarnos con su arte a continuar la meditación sobre la vida que ahora, por mucho que el verano parezca darnos una tregua, nos inquieta dada la incertidumbre reinante.

Raquel Tamarit, Pablo Font de Mora y Jesús Iglesias, durante la presentación de la temporada 2020-2021.

“Hay una energía transformadora de la sociedad en todas sus obras”, remarcó Iglesias, que fue desgranando la programación presentada bajo el lema de una capacidad de superación con la que todos esos dramaturgos, en sus diferentes disciplinas, mostraban el espíritu resistente que animaba sus trabajos. Y se centró, de entrada, en un bloque de cuatro obras: ‘Requiem’, de Mozart, bajo la dirección escénica de Castellucci; ‘Fin de Partie’, de Kurtág, basado en la obra de Samuel Beckett; ‘Una oda al tiempo’, de María Pagés, que comparte la escenografía con El Arbi El Harti, y ‘Sinfonía Nº 7’, de Shostakóvich, bajo la batuta de Pablo Heras-Casado al frente de la Orquestra de la Comunitat Valenciana.

El ‘Requiem’ de Mozart es toda una declaración de intenciones acorde con la vida más actual, puesto que, se apunta en su sinopsis, “el miedo a la muerte y sus incertidumbres ocultan, no siempre con idéntica fortuna, un profundo amor por la vida”. Les Arts inicia su próxima temporada lírica con esta ópera, en coproducción con varios teatros y festivales europeos. ‘Fin de partie’ es otra vuelta de tuerca a esa concepción vital de la existencia, con trasfondo angustioso, lo que supone el regreso de la ópera contemporánea a la Sala Principal del Palau, siendo Valencia la tercera ciudad en acogerla, tras pasar tan solo por Milán y Amsterdam. Preguntado por el hecho de que tamaño espectáculo pudiera verse a precios tan populares, Iglesias respondió que ya se hizo anteriormente con ‘Bodas de Fígaro’ (Mozart) y ‘Turandot’ (Puccini), en el afán de los responsables del coliseo por acercar al público grandes propuestas, no sin antes subrayar que la gente suele utilizar el precio como disculpa.

Escena de ‘Tristán e Isolde’, de Wagner. Imagen cortesía de Les Arts.

Del resto de la programación, toda ella girando en torno a “los dramaturgos más determinantes de la historia del espectáculo teatral de Occidente, desde su desarrollo moderno en los siglos XVI y XVII hasta nuestros días”, Iglesias destacó ‘La cenerentola’, de Rossini, ‘Falstaff’, de Verdi, la ópera bufa ‘Il tutore burlato’, de Vicente Martín i Soler, y ‘Tristan e Isolde’, de Wagner, donde el romanticismo hace suyas las “premisas de libertad y transgresión como fuerzas renovadoras del mundo”. También ‘L’Isola Disabitata’, de Manuel García, con dirección de escena de Emilio Sagi, interpretada por alumnos del Centre de Perfeccionament, fue destacada por Iglesias, antes de llegar a la zarzuela de Asenjo Barbieri, ‘El barberillo de Lavapiés’, disciplina a la que Les Arts dedica especial atención.

Hay más cosas en la decimoquinta temporada del Palau de les Arts, la segunda bajo la dirección de Jesús Iglesias, como el ciclo dedicado al Lied, que contará, entre otras, con la soprano Ainhoa Arteta, o el de grandes voces, en esta ocasión centrado en la mezzosoprano de Arkansas Joyce Didonato. También habrá flamenco con José Mercé, Duquende, La Macanita o Niño de Elche, y jazz o fado con Pat Metheny y Mariza. “Una temporada de ilusión y resiliencia, formas de esa energía que se transforma y no desaparece llamada arte”, se afirma en el dossier de prensa.

Después de esta magna presentación, Iglesias, Font de Mora y Tamarit despacharon asuntos más prosaicos ligados a Les Arts, como, por ejemplo, si se le rendiría homenaje a Helga Schmidt, primera intendente del Palau de les Arts, una vez absuelta de las acusaciones de prevaricación, malversación y falsedad que la llevaron a los tribunales, y una vez fallecida en octubre del pasado año. “Lo valoro positivamente”, señaló Font de Mora, si bien descartó la posibilidad de ponerle a una de las salas el nombre de Schmidt: “No me gusta poner denominaciones a salas, salvo que haya un mirlo blanco que ponga dinero”.

Escena de ‘Final de partie’, de György Kurtàg. Imagen cortesía de Les Arts.

De las 16 plazas convocadas para incrementar el número de músicos de la Orquestra, en la actualidad 57 con contrato indefinido, Iglesias explicó que no se habían concretado aún por “retrasos debidos a problemas de procedimiento en la contratación de esas plazas”, al tiempo que justificaba el que no hubiera director titular porque no era “nada sencillo”. El presidente del Patronato del Palau de les Arts indicó que el presupuesto de la programación era similar al de otros años, teniendo en cuenta el trasvase de algunas partidas, y que cifró en 6,1 millones. Tamarit fue la encargada de ofrecer el montante total de Les Arts, que asciende a 29 millones, 18 con cargo a la Generalitat. “Lo ideal sería que el presupuesto fuera a terceras partes: un tercio de dinero público, un tercio de patrocinios, y el otro tercio por ingresos de taquilla o explotación”, precisó Font de Mora, quien avanzó la decisión del Palau de reducir el aforo al 75%, para mantener la distancia social dentro del coliseo, y la necesidad de mascarillas para entrar a ver todos los espectáculos programados.

Con respecto al polémico asunto de las acusaciones contra Plácido Domingo por acoso sexual, nunca trasladadas en firme a los tribunales de justicia, y por la cuales el Patronato de les Arts decidió suprimir el nombre del tenor del Centre de Perfeccionament, Iglesias declinó manifestar cualquier detalle de su conversación privada con Domingo, cuando le trasladó la decisión del coliseo. “Tiene la admiración de todos los que estamos aquí”, afirmó Font de Mora, con respecto a la valía profesional del tenor, si bien aseguró que no se le iba a contratar en el futuro “por su edad avanzada”, aunque habría que ir viendo lo que sucede en temporadas futuras. Tamarit, dejando de lado su cargo de secretaria de autonómica de Cultura, dijo que, “como mujer”, se sentía “incómoda”. Como incómodo se ha sentido Iglesias cada vez que ha salido a relucir el polémico asunto del acoso sexual del tenor. La resiliencia tiene muchas aristas.

Raquel Tamarit, Pablo Font de Mora y Jesús Iglesias en Les Arts durante la presentación Temporada 2020 – 2021. Fotografía: Miguel Lorenzo

Salva Torres

El polémico concurso para dirigir el IVAM

Concurso Internacional para elegir al director del IVAM
Miércoles 10 de junio de 2020

“La ley ni es la verdad ni es el bien”, señala Josep Ramoneda en ‘Después de la pasión política’. “La ley da un marco de objetividad… pero la sociedad abierta es mucho más que la ley, la cual no puede ser autoridad moral, ni convertirse en el límite de lo pensable”, añade. Valga este marco teórico para repensar lo que está sucediendo en el IVAM desde que el 20 de mayo se le comunicara a José Miguel Cortés, por parte de la Conselleria de Cultura, la intención de no renovar su contrato, que expiraba el próximo mes de septiembre. Existía la posibilidad de prorrogarlo, pero la Generalitat lo descartó alegando que la Ley del IVAM de 2018 impedía contratos como el que tenía Cortés, por reunir en una sola figura los cargos de director artístico y director gerente.

Hasta ahí, ningún problema: el propio director del IVAM se mostró en todo momento dispuesto a la revisión de ese contrato, tal y como ya le sucediera a Manuel Borja-Villel, cuando el Museo Reina Sofía cambió de estatuto y obligó a modificar su contrato como director para que se ajustara al nuevo reglamento. Sin embargo, un informe de Auditoría del verano de 2019 establece la necesidad de un nuevo contrato que obliga a la convocatoria de un concurso público, según marca la Ley del IVAM, y que ha desencadenado la polémica entre ambas partes. Cortés alude a un informe jurídico que nadie le ha presentado, en el que se demuestre esa obligatoriedad, mientras la Conselleria insiste en su escrupuloso cumplimiento de la ley.

Albert Girona, Vicent Marzà y Carmen Amoraga, durante la presentación del Código de Buenas Prácticas. Imagen cortesía de la Generalitat.

“Lo del informe jurídico se lo ha inventado él, disculpa que sea tan clara”, resalta Raquel Tamarit, secretaria autonómica de Cultura, quien añade: “Yo he estado presente en todas las reuniones y nunca, repito, nunca, se ha hablado de un informe jurídico. Él tenía firmado un contrato de seis años, prorrogable a otros seis, más otros seis, y según el Código de Buenas Prácticas tampoco puede ser así, porque son contratos por cinco años y, previa presentación de una actualización del proyecto tal cual está en las bases, cinco más. ¿Qué problema hay en que José Miguel Cortés se presente a un concurso público, con un jurado que es impecable, y que revalide con todas las garantías y sin poner en cuestión el nombre del IVAM?”. Y apostilla: “El conseller [Vicent Marzà] y yo le pedimos que se presentase, porque pensamos que puede seguir haciéndolo muy bien”.

A pesar de reconocer la Conselleria de Cultura la excelente labor de José Miguel Cortés al frente del IVAM durante estos últimos seis años, su trabajo ha quedado en un segundo plano, imponiéndose los razonamientos legales por encima de consideraciones artísticas y baremos profesionales, dada la imposibilidad que, según la Administración, existe de plantear un nuevo contrato sin que tenga que pasar por concurso, cuya convocatoria nace así en medio de la polémica.

Miembros del Consejo Rector. Imagen cortesía del IVAM.

Según la Asociación de Directoras y Directores de Arte Contemporáneo de España (ADACE) y el propio Consejo Asesor del IVAM, que dimitió en bloque, la Conselleria de Cultura ha incumplido el Código de Buenas Prácticas. Por un lado, dicen, porque, tras reconocerse públicamente el buen trabajo realizado por Cortés, no se ha procedido a su renovación, tal y como recomienda el citado documento. Y, por otro, porque la Conselleria no ha respetado las competencias del Consejo Rector, cuyas atribuciones consideran que han quedado en entredicho, principalmente en lo que respecta a los vocales que figuran como expertos de arte en dicho órgano, como después se pudo comprobar.

En un comunicado firmado por dichos vocales (Lola Bañón, Vicente Benet, Román de la Calle, Rosa Castells, José Luis Cueto, José Pedro Martínez, Ester Pegueroles y Tatiana Santemans), tras la reunión mantenida el pasado 5 de junio, lamentan la “precipitación” con la que se ha abordado el asunto de la no renovación del contrato de José Miguel Cortés y la posterior decisión de sacar a concurso la dirección del IVAM. “Nuestra valoración en ese momento”, dicen, “fue que se había perdido una oportunidad para llevar a cabo un proceso dialogado y participativo que hubiera ofrecido a la sociedad una visión más transparente y consensuada de la toma de decisiones”.

Cuatro de esos ocho vocales terminaron por abstenerse a la hora de aprobar el nuevo concurso, que fue ratificado por los miembros restantes del Consejo Rector, si bien Román de la Calle no pudo manifestar su voto al fallar la comunicación virtual a través de la cual asistía a la reunión. Una convocatoria a la que se llegaba sin que los vocales del Consejo hayan tenido la oportunidad de barajar otras opciones, puesto que el conseller de Cultura, Vicent Marzà, les comunicó su decisión unilateral apelando de nuevo a la Ley del IVAM e incluso trasladándoles el nombre de los miembros del jurado que deberán seleccionar al nuevo director.

José Miguel Cortés (izda) y Vicent Marzà. Foto: José Cuéllar.

Tamarit asegura que, tras comunicarle a Cortés la necesidad de convocar un nuevo concurso, al que insiste estaban obligados por ley, “acto seguido se habla con los miembros del Consejo Rector y se les indica lo hablado con Cortés y que habíamos pensado que en la comisión de valoración [jurado] estuvieran estas cuatro personas [Manuel Borja-Villel, Vicent Todolí, Iwona Blazwick y Bernard Blistène]. En cualquier órgano alguien lleva una propuesta, esta se debate y se perfila. Y las bases se llevan al Consejo Rector porque creemos que así debe hacerse”.

“La comunicación de esta decisión a los vocales designados del Consell Rector se produjo mediante llamada telefónica del propio Conseller el día 20 de mayo de 2020, invitándonos a aportar sugerencias a las bases que se encontraban en fase de redacción durante los siguientes días”, apuntan los ocho vocales en su comunicado. Invitación, por tanto, que nada tiene que ver con las competencias del Consejo que le atribuye la ley en tanto “órgano superior de gobierno del IVAM”, al que le corresponden, “con carácter general, las facultades de dirección, control y supervisión de éste”.

Además, corresponde al Consejo Rector, según consta en el artículo 6 de la Ley del IVAM de 2018, “informar favorablemente sobre la norma de organización y funcionamiento del IVAM, que aprobará el Consell, así como sobre la aprobación o el desarrollo de la organización interna de la entidad, conforme a lo dispuesto en esta norma organizativa”, entre otras cuestiones. La decisión de no renovar el contrato de Cortés se transmitió vía telefónica, sin convocatoria por escrito y, por tanto, sin el correspondiente orden del día “junto a la documentación necesaria para su deliberación cuando sea posible”, estableciendo asimismo “las condiciones en las que se va a celebrar la sesión, el sistema de conexión y, en su caso, los lugares en que estén disponibles los medios técnicos necesarios para asistir y participar en la reunión”, tal y como se recoge en el apartado 3 del artículo 7 de la mencionada ley.

Fachada del IVAM, por cortesía del instituto valenciano.

La reunión del pasado 5 de junio, celebrada para acordar la aprobación del concurso, se estableció siguiendo esos parámetros, cosa que no sucedió con respecto a la decisión de no renovar a Cortés, que se le hizo llegar al Consejo Rector vía telefónica y sin que hubiera constancia del informe jurídico que justificaba dicha decisión.

“Nunca se ha hablado de que hubiera un informe jurídico, lo que sí hay es un informe de Auditoría que es público y que se llevó al Consejo Rector para dar cuenta, como es la obligación. Ese informe de Auditoría, que firma la Intervención de la Generalitat, hace referencia a eso. Nunca se habló de un informe jurídico adicional. En Administración me dicen que en la Ley del IVAM nuevo contrato significa nuevo concurso y eso es lo que hacemos”, remacha Tamarit, molesta con ciertas informaciones que acusan a la Conselleria “de amañar algo” con respecto al concurso, cuando “políticos en esa comisión de valoración vamos a estar dos de ocho y porque lo dice el Código de Buenas Prácticas”.

Tamarit reconoce que algo no se ha hecho del todo bien, cuando la ADACE, el Consejo Asesor y una parte muy significativa del Consejo Rector, además del propio Cortés y otras asociaciones, han manifestado con mayor o menor rotundidad sus discrepancias. “Yo siempre digo que las cosas se pueden hacer mejor”, remarca. Entre ellas, qué duda cabe, la de no haber sabido despejar las dudas que ligan esas lagunas en la transparencia con la injerencia política. Tiempo habrá de despejarlas. O no.

Reunión del Consell Rector en el Aula Magna del IVAM, por cortesía de la Generalitat Valenciana.

Salva Torres

Sonora, a rebufo de los Premios Carles Santos

Sonora, el nuevo circuito de la música valenciana
De octubre de 2019 a febrero de 2020

Sonora, el nuevo circuito de la música valenciana, que llevará esta temporada de otoño-invierno a los grupos ganadores y finalistas de los Premios Carles Santos de la Música Valenciana por todo el territorio valenciano, ya tiene calendario, que se desarrollará entre octubre de 2019 y febrero de 2020. Consta de 16 conciertos en 15 poblaciones con  alrededor de una treintena de grupos y solistas participantes. 

La secretaria autonómica de Cultura y Deporte, Raquel Tamarit, explicó que el Sonora “potencia nuevos públicos y da a conocer un amplio abanico de grupos y solistas valencianos. Es una plataforma estable y regular para que los intérpretes valencianos puedan mostrar sus trabajos en salas públicas y privadas. De este modo, grupos y solistas tendrán la posibilidad de actuar en diferentes puntos del territorio fuera de la temporada estival”.

Por su parte, la directora adjunta de Música y Cultura Popular del Institut Valencià de Cultura, Marga Landete, comentó que el Sonora “es un proyecto que conjuga nuestro interés por descentralizar la cultura y fomentar la profesionalización del sector musical valenciano. Hemos conseguido cuadrar un calendario que lleve lo mejor de la música valenciana a todos los rincones de nuestro territorio, proporcionando a nuestros artistas continuidad de conciertos en los meses de otoño e invierno, y ofreciendo al público propuestas culturales interesantes”.

Al fondo, en la mesa, Raquel Tamarit (izda) y Marga Landete. Imagen cortesía del IVC.

El circuito Sonora 2019-2020 integra 16 conciertos con un total de 27 propuestas musicales de solistas y grupos. El primer concierto tendrá lugar en Gandia el 19 de octubre y contará con Novembre Elèctric, Pavvla y Fru Katinka. Dani Miquel actuará el 31 de octubre en Altea. En Castelló, dentro de la programación del Trovam, la Fira Valenciana de la Música, encontramos el 8 de noviembre a Pau Alabajos con la Banda Municipal de Castelló y el 9 de noviembre, Feliu Ventura. 

El 29 de noviembre será el turno de Carles Pastor y L’Eix Radical (Júlia y Clara Andrés) en L’Alcúdia. El 21 de diciembre habrá en Puerto de Sagunto una propuesta muy urbana a cargo de Frida, Prozak Soup y Jazzwoman. Morella acogerá el 28 de diciembre el concierto conjunto de Jonatan Penalba y Rascanya. 

Ya en 2020, Sedajazz Big Band Compendium estarán en Villena el 24 de enero y June’s Kaleidoscope y Johnny B. Zero en La Pobla de Vallbona el 25 de enero. También el 25 de enero tendremos a Òscar Briz y Vera Green en Benicarló y a Santero y los Muchachos y Junior Mackenzie en Pedreguer. 

Cartel del festival Sonora. Imagen cortesía del IVC.

El 7 de febrero será el turno de Botifarra a Banda en Requena y el 8, Carles Dénia estará en el Teatre Arniches de Alicante, mientras que Borriana Big Band ofrecerán un concierto en Silla. Una doble propuesta familiar, con Canta Canalla y Trobadorets, tendrá lugar el 23 de febrero en Aielo de Malferit. Y el circuito concluirá el 28 de febrero con Andreu Valor y Eva Olivencia en Elche. 

Por lo que respecta a la distribución geográfica de los conciertos del circuito, las propuestas llegarán de norte a sur a 15 poblaciones valencianas: Morella, Benicarló, Castelló, Puerto de Sagunto, Requena, La Pobla de Vallbona, Silla, L’Alcúdia, Aielo de Malferit, Gandia, Pedreguer, Altea, Villena, Alicante y Elche. La elección de estos municipios hace patente otro de los propósitos del circuito de la música valenciana: cubrir zonas donde la programación de espectáculos es menor y desestacionalitzar la oferta musical. 

El concierto de presentación del circuito Sonora tuvo lugar el pasado 10 de mayo en Villafranca del Cid coincidiendo con la capitalidad cultural valenciana que esta población comparte este año con Altea. El concierto estuvo protagonizado por Els Jóvens, que fueron los grandes ganadores de la edición 2018 de los Premios Carles Santos con tres galardones: mejor disco, grupo revelación y mejor canción. 

El cartel de Sonora ha ido a cargo de la conocida ilustradora valenciana Carla Fuentes, que ha plasmado en una atractiva imagen todos los posibles perfiles del público valenciano actual, porque la voluntad de Sonora es llegar a todo tipo de personas de todo el país con una oferta musical muy diversa. 

November Elèctric abre el festival Sonora.