Fin de Año en Nuncajamás

La Revelación: Nueva Nuncajamás
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Hasta el 7 de enero de 2018

Sala Russafa celebra la Navidad de forma especial desde que abrió sus puertas, en 2010, y en ésta su séptima temporada lo hace reviviendo un par de cuentos clásicos a los que les imprime la música y la vitalidad de hoy. Son dos espectáculos, uno para adultos y otro para niños, coproducidos con Arden: La Revelación: Nueva Nuncajamás y El Viatge d’Alicia, escritos y dirigidos ambos por Chema Cardeña. Se trata de comedias en las que la música tiene un gran protagonismo y que sirven para hacer un retrato burlón de nuestra sociedad. La programación incluye una función especial de Nochevieja de La Revelación: Nueva Nuncajamás, con cotillón, campanadas y fiesta sobre el escenario.“Es un esfuerzo muy grande estrenar en el mismo mes dos piezas, porque no sólo estoy actuando en una de ellas, es que la cabeza y el alma la tengo en las dos”, dice Chema Cardeña. “Pero lo bueno es que ambas tienen una filosofía muy parecida”.

Fruto de este esfuerzo es seducir al público adulto y familiar durante  el paréntesis festivo.  “Nuestra idea era luchar contra la fugacidad para que diera tiempo al boca oreja, a las recomendaciones del público, dice  Carlos Garés, director del teatro de Ruzafa. “Este otoño hemos tenido varias compañías valencianas en la campaña escolar, además de cinco compañías nacionales en la programación regular que han traído espectáculos para niños muy interesantes pero que, lamentablemente, no pueden permanecer más de un fin de semana en cartel. Con esta nueva apuesta queremos dar al público la oportunidad de ver el espectáculo en cualquier momento, a lo largo de todas las fiestas”.

La Revelación: Nueva Nuncajamás. Imagen cortesía de Sala Russafa.

La Revelación: Nueva Nuncajamás. Imagen cortesía de Sala Russafa.

La Revelación: Nueva Nuncajamás es una sátira sobre la situación política española en la estela de la Trilogía de los Cuentos Políticos, un spin off del éxito de las pasadas navidades, Viaje a Nuncajamás,  versión libre y para adultos del clásico de Barrie que satiriza la descomposición de la democracia en tono de farsa. Tras la deriva secesionista, un maduro Peter Pan vuelve a Nuncajamas para unirse al Capitán Garfio, Wendy, Campanilla, Coco Drile y el Señor Smee para intentar recuperar la unidad del Estado y crear una nueva constitución en la que quepan todas las sensibilidades.

Una descarada y ágil puesta en escena, con versiones en directo de grandes éxitos del pop internacional a cargo de la Banda de los Piratas, para esta  caricatura de la situación política nacional que evidencia lo absurdo de los extremismos y que invita a la reflexión desde la carcajada. El director musical es David Campillos y los intérpretes: Juanjo Benavent, Chema Cardeña, José Doménech, Juan Carlos Garés, Rosa López, Iria Márquez, Darío Torrent, Raquel Ortells y Jaime Vicedo. Músicos: David Campillos, José Montoro y  Johny B. Zero.

Con esta obra habrá una función especial de fin de año. “Las experiencias anteriores ha sido fabulosas, la gente se lo pasa fenomenal”, comenta Garés. “Se hace una pausa para tomar las uvas, al acabar brindamos con cava, la fiesta sigue sobre el escenario y muchos se quedan bailando hasta las tres de la mañana. Cada vez más, el teatro es una opción para el ocio de final de año, sobre todo en obras tan gamberras como éstas, con tanta comedia y  música en directo”. Sesiones del 7 de diciembre al 7 de enero (excepto 24 y 25 de diciembre y 1 de enero). L- S a las 20.30 horas, D a las 19 horas. 31 de diciembre a las 23 horas, función especial de Nochevieja con cava, cotillón y fiesta.

El viatge d'Alicia. Imagen cortesía de Sala Russafa

El viatge d’Alicia. Imagen cortesía de Sala Russafa

El Viatge d’Alicia, que se estrena el 26 de diciembre para todos los públicos, incluye temas que afectan a los niños, como el bulling, la adicción a las nuevas tecnologías, la necesidad de recuperar la calle, la identidad de género o la importancia del diálogo y la tolerancia. La historia arranca cuando la pequeña Lía encuentra un ejemplar quemado de Alicia en el País de las Maravillas al que le faltan unas páginas y tiene que guiar a algunos de los personajes del libro, huérfanos y desorientados, por distintos capítulos del cuento.

Con la novela de Lewis Carroll de fondo y tono humorístico se  van  inventando nuevos pasajes completando así una historia que actualiza el cuento clásico con ayuda de la música para hacer la puesta en escena más dinámica. Andrea Jara, Diego Monzón y Juanki Fernández, con la colaboración especial de Iria Márquez, dan vida a varios personajes, utilizando marionetas, cambios de identidad y diferentes instrumentos con los que interpretan en directo clásicos de The Beatles, como Yellow Submarine o I want to hold your hand. Sesiones 26 -30 de diciembre, a las 17 horas, funciones en valenciano. 2- 6 enero (excepto el 5 de enero) a las 17 horas, funciones en castellano.

La Revelación: Nueva Nuncajamás. Imagen cortesía de Sala Russafa

La Revelación: Nueva Nuncajamás. Imagen cortesía de Sala Russafa

Bel Carrasco

Presente de cultura valenciana para el Adviento

Tercera edición de la campaña ‘Esta Navidad, regala cultura valenciana’
Sala Russafa y Arden Producciones, con la participación de FULL (Fundació pel Llibre i la Lectura), el colectivo Va de Llibres y las artistas plásticas Lisa Gingles y Raquel Carrero
Plaza del Ayuntamiento de Valencia

Cuando las visitas a las tiendas se multiplican, Sala Russafa ha impulsado la celebración de la tercera edición de su campaña ‘Esta Navidad, regala cultura valenciana”. Una iniciativa en la que, por segundo año consecutivo, ha contado con la colaboración del consistorio de Valencia, que ha cedido un espacio en la Plaza del Ayuntamiento.

Durante la mañana, el teatro, las artes plásticas y la literatura han estado presentes en este enclave como recordatorio de que la cultura hecha y promovida en la ciudad puede ser una opción estas navidades, un obsequio para quien lo recibe pero también para los artistas, contribuyendo a que puedan continuar con su labor creativa, fundamental para las industrias culturales y para el desarrollo social.

Y las primeras en regalar cultura han sido Sala Russafa y Arden, que han obsequiado a quienes se han acercado a la plaza con extractos de su nuevo espectáculo, ‘Viaje a Nuncajamás’. Un adelanto exclusivo, ya que la pieza tendrá su estreno absoluto este jueves 22 en el centro cultural de Ruzafa.

Un instante de la actividad 'Esta Navidad regala cultura valenciana' en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia. Fotografía cortesía de los organizadores.

Un instante de la actividad ‘Esta Navidad regala cultura valenciana’ en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia. Fotografía cortesía de los organizadores.

Esta nueva obra completa la trilogía ‘Cuentos Políticos’, comedias para adultos y con música en directo que parten de clásicos de la literatura infantil para darles la vuelta, ofreciendo una ácida mirada a nuestra sociedad. Una serie escrita por Chema Cardeña que incluye a ‘Alicia en Wonderland’ y ‘Buscando al Mago de OZ (Oh, EurOZpa!)’ y que estas navidades se completa con la versión libre y gamberra de la historia creada por J.M. Barrie. El protagonista es un Peter Pan que tuvo que salir del país para poder crecer y desarrollarse profesionalmente. Ahora vuelve del exilio para encontrar un Nuncajamás dividido y paralizado. Tratará de revolucionarlo en una alocada radiografía de la democracia occidental con inesperadas versiones de los personajes clásicos (como una Campanilla activista, una Wendy periodista o un Capitán Garfio, Presidente sin carisma ni dotes, pero firmemente agarrado al cargo).

Iria Márquez, Darío Torrent, Jaime Vicedo, Juan Carlos Garés, Rosa López, Raquel Ortells, José Doménech, Juanjo Benavent y el propio Cardeña llevan a las tablas esta sátira, que podrá verse del 22 de diciembre al 15 de enero, incluyendo una función especial de Nochevieja. Un espectáculo que se desarrolla al ritmo de versiones de Amy Winehouse, Village People y hasta Madonna, que esta mañana han sonado en la Plaza del Ayuntamiento a cargo de los músicos David Campillos, Johnny BZero y José Montoro.

Y para los más pequeños, ha habido animación a cargo de Omar Sánchez y José R. Torres, protagonistas de ‘Lazarillo’, pieza que se incluye en la décima edición de CONTARIA, Festival de Teatro para Niños y Niñas, que desde el 18 de diciembre al 4 de enero programa 8 espectáculos musicales, de teatro y de títeres para espectadores a partir de 4 años.

“El teatro, y la cultura en general, es una fuente de experiencias, de aprendizaje, de disfrute, de enriquecimiento personal. En la sala tenemos bonos regalo y animamos a que la gente piense en ésta y otras opciones relacionadas con el arte, como las que forman parte de esta iniciativa, porque tienen tanto o más valor que una corbata, otro perfume o el enésimo muñequito”, apunta Juan Carlos Garés, director del centro cultural.

Un instante de la actividad 'Esta Navidad regala cultura valenciana' en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia. Fotografía cortesía de los organizadores.

Un instante de la actividad ‘Esta Navidad regala cultura valenciana’ en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia. Fotografía cortesía de los organizadores.

En esta tercera edición de la campaña ‘Esta Navidad, regala cultura valenciana’, Sala Russafa ha invitado a FULL, Fundació pel Llibre i la Lectura. Fundada en 2013 por la Associació d’Editors del País Valencià i el Gremi de Llibrers de València, incluye a seis decenas de editoriales (Anaya, Algar, Edicions del Bullent, Bromera, Edicions 96, Pre-Textos, Tres i  Quatre, Saó, Tandem o Tabarca, entre muchas otras) y a librerías de las tres provincias. Dedicada a la promoción del libro y la lectura, en su stand de la Plaza del Ayuntamiento los visitantes ha podido ver una selección de títulos de literatura infantil y juvenil en valenciano de reciente publicación, con volúmenes ilustrados, rondalles y novelas.

También ha sido invitado el colectivo Va de Llibres, formado por Balandra Edicions, Edicions del Bullent, Edicions 96, Onada Edicions, Perifèric Edicions y Vincle. Las seis editoriales tienen una producción conjunta cercana de los 100 títulos anuales en valenciano, con géneros como el ensayo, la poesía o la narrativa, junto a publicaciones de temáticas especializadas. A la campaña promovida por Sala Russafa han aportado una iniciativa propia, muy vinculada. Se trata de ‘Per nadal, regala llibres valencians’, una selección de 11 títulos que estas fechas están presentes en 65 librerías colaboradoras de la Comunitat y en la que se incluyen propuestas tan variadas como ‘Joan Fuster recitable’, ‘Les muixerangues valencianes’, ‘La retratista d’ànimes’ o ‘La cuina de l’Albufera i les Marjals’.

Y por primera vez, las artes plásticas han estado presentes en esta campaña navideña. Sala Russafa ha contado con Lisa Gingles, artista irlandesa afincada en Valencia, que ha mostrado parte de su obra, expuesta en los últimos años en muestras individuales y colectivas en España, Reino Unido, Suecia, Irlanda e Irlanda del Norte. Gingles utiliza el collage, dibujo y pintura en piezas de pequeño formato, sobrias y con cierto punto siniestro, influidas por la mitología y la iconografía animal.

También ha participado Raquel Carrero, Licenciada en BBAA y profesora de arte para niños y adolescentes. En su obra, el grafito es la técnica principal de un dibujo en el que destaca la línea, complementada con otras técnicas. Un estilo sensible al que las notas de color transmiten alegría a un universo puramente femenino.

Durante la mañana, esta iniciativa ha permitido a estéticas, lecturas y lenguajes distintos tomar el espacio público, abriendo una ventana a la cultura en la Plaza del Ayuntamiento, dejándole aportar un toque humano y creativo al ambiente navideño que tiñe las calles estos días.

Un instante de la actividad 'Esta Navidad regala cultura valenciana' en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia. Fotografía cortesía de los organizadores.

Un instante de la actividad ‘Esta Navidad regala cultura valenciana’ en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia. Fotografía cortesía de los organizadores.

 

Pulgarcita, Peter Pan y Alicia en Flumen

Pulgarcita (26 a 28 dic), Peter Pan (29 y 30 dic) y Alicia (2 a 24 enero)
Teatre Flumen
C / Gregorio Gea, 15. Valencia

Teatro Flumen ha preparado una programación muy especial para estas Navidades con espectáculos para todos los públicos, especialmente para los más pequeños. La oferta cultural del teatro para estas fiestas recoge una gran variedad de infantiles: Pulgarcita, Peter Pan y Alicia son algunos de los personajes de cuento que no faltarán estas fechas navideñas a su cita con la escena del Flumen, donde también tendrá cabida la magia.

¿Quieres vivir la historia de una pequeña muchacha en el mundo de las cosas grandes?¿Te atreves a volar a Nunca Jamás de la mano de Campanilla, Peter y los Niños Perdidos? ¿Acompañarás a Alicia en su aventura llena de situaciones inverosímiles y absurdas, donde la magia y la imaginación son los protagonistas?

Pulgarcita, que estará en Flumen del 26 al 28 de diciembre, es una bella muchachita nacida de una flor. Por no ser más grande que un dedo pulgar, recibe ese nombre. Un día mientras ella juega en su habitación un diminuto personaje alado, el príncipe Cornelius, se cuela por su ventana y se enamora perdidamente de ella. Pero un feo y malvado sapo que también se ha enamorado de Pulgarcita urde un plan junto con su madre para raptarla y casarse con ella. Y así comienza la historia de esta pequeña muchacha en el mundo de las cosas grandes.

Peter Pan. Imagen cortesía de Teatre Flumen.

Peter Pan. Imagen cortesía de Teatre Flumen.

Peter Pan (días 29 y 30) ha crecido, se ha olvidado de quién fue cuando era niño, de volar, de reír, de jugar. Ahora es un famoso hombre de negocios, Peter Baning. El Capitán Garfio vendrá hasta casa de la Abuelita Wendy a secuestrar a la hija de Peter, Maggie. De este modo logrará que Peter regrese a Nuca Jamás para rescatarla. Campanilla y los Niños Perdidos se encargarán de hacer recordar a Peter, ponerlo en forma para “La Batalla Final” y así recuperar de las manos de Garfio y los Piratas a su hija Maggie….

Alicia en el País de las Maravillas. Imagen cortesía de Teatre Flumen.

Alicia en el País de las Maravillas. Imagen cortesía de Teatre Flumen.

Con Alicia (del 2 al 24 de enero) algo maravilloso esta por suceder. Cuando lo cotidiano se convierte en fantástico y cuando la imaginación supera ampliamente la realidad, el mundo cambia de los pies a la cabeza. Así es El País de las maravillas. Adéntrate en él y acompaña a Alicia en esta peculiar aventura de situaciones inverosímiles y absurdas, donde la magia y la imaginación son los protagonistas. Un sinfín de divertidos personajes acompañaran a nuestra protagonista y sorprenderán al publico con sus alocadas propuestas e ideas. No te lo pierdas y disfruta de este clásico de Lewis Carroll, llevado al escenario en esta nueva adaptación.

Peter Pan. Imagen cortesía de Teatre Flumen.

Peter Pan. Imagen cortesía de Teatre Flumen.

 

Dos damas ¿o no? en el Teatre Micalet

Two ladies or not two ladies
Noèlia Pérez y Josep Zapater
Teatre Micalet
C / Mestre Palau, 3. Valencia
Del 23 de diciembre al 8 de enero de 2016

Noèlia Pérez y Josep Zapater son dos damas, o quizá no. Pero lo que es seguro es que van a transformar el Teatro Micalet en un cabaret desde el 23 de diciembre hasta el 8 de enero con su espectáculo Two ladies or not two ladies y harán del fin de año la fiesta más divertida con una función especial por darle la bienvenida al 2016.

Con muchísimas canciones, humor y nostalgia esta extraña pareja hace un recorrido por décadas de música cantada y tocada en directo. Noèlia Pérez y Josep Zapater son los creadores, cantantes y actores de este espectáculo, que incluye canciones originales de ellos para este sorprendente cabaret.

Escena de Two ladies or not two ladies. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

Escena de Two ladies or not two ladies. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

Un concierto único donde caben la canción francesa, el jazz, el pop e incluso algún villancico. Temas clásicos como Moon river, With or without you, Je ne regrette rian, Over the Rainbow o Bésame Mucho llegan a escena en la versión de estas damas.

Noélia Pérez es la First Lady, la diva que prepara una gira mundial, y Josep Zapater, la Second Lady, una pianista que esconde algún secreto. Su relación irá evolucionando al compás de la música, entre emociones y canciones. ¿Hacia dónde? Esa es la cuestión. Two ladies or not two ladies lo contestarán en el escenario del Teatro Micalet esta Navidad.

Two ladies or not two ladies. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

Two ladies or not two ladies, con Noèlia Pérez y Josep Zapater. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

La fotografía humanitaria de Monia Antonioli

Exposición de Monia Antonioli  y Subasta benéfica
Lotelito
C / Barcas, 13. Valencia
Jueves 3 de diciembre, 2015, a las 19.30h

One Day Yes organiza el jueves 3 de diciembre (19.30h) en Lotelito de Valencia un evento solidario con una exposición de fotos sobre África de la fotógrafa internacional Monia Antonioli y una subasta benéfica con el objetivo de recaudar fondos para terminar de construir el comedor y la cocina de la escuela Lamu Twashkhuru Nursery School y garantizar la alimentación de los niños durante seis meses.

Puedes adelantarte a los regalos de Navidad y, al mismo tiempo, contribuir a una buena causa. La subasta solidaria, cuyos beneficios irán destinados en su totalidad al proyecto de la escuela, la presentará la periodista Mariola Cubells  y, además, se esperan muchas sorpresas y gente conocida de la sociedad valenciana. Podrás llevarte desde una bicicleta hasta un jamón, tratamientos de belleza o escapadas de fin de semana, ropa, libros y muchos más objetos y experiencias.

La fotógrafa Monia Antonioli es una reportera gráfica con sede en Londres y alcance internacional. Su trabajo se centra en la fotografía humanitaria y colabora activamente con las organizaciones más pequeñas para ayudar a reconocer el poder de la gente normal y su implicación para mejorar la vida de quienes habitan, sobre todo, el continente africano.

Fotografía de Monia Antonioli, a quien se dedica una exposición en Lotelito.

Fotografía de Monia Antonioli, a quien se dedica una exposición en Lotelito.

La exposición de fotografías de Monia Antonioli se inaugurará el mismo día 3 de diciembre. Monia pasó este verano unos días en la Twashkhuru Nursery School para documentar el trabajo que, tanto su fundador Omar como One Day Yes, están realizando. El resultado, 18 fotografías que se expondrán durante todo el mes en las paredes de Lotelito y que también estarán a la venta para destinar lo recaudado al proyecto de Lamu.

Subasta solidaria

Se podrá pujar por artículos y experiencias donadas por marcas y artistas valencianos que se han querido implicar con la causa. Por ejemplo, artículos de las tiendas de moda y decoración La Chaise retro & med y Madame Frou Frou; Rubio Kids; Coolway y Ulanka; WAU; Hortensia Maeso y Sie7e Gallery. También editoriales han donado ejemplares como Espasa, Penguin Random House y Cuadernos Rubio.

De gastronomía, se podrá conseguir un jamón de Manglano; quesos de “Quesería de mi vida”; productos de La Cuina y Picken de la empresa cárnica Gourmet S.A.; aceite 565 de Diego Barquero; vino ecológico Aranleón y cervezas artesanales de Bierwinkel. Además, habrá experiencias gastronómicas para dos en Lotelito y Portolito; Arrocería Duna; Casa Tavella y otras experiencias como una sesión fotográfica en un estudio profesional; entradas para espectáculos en Espai Rambleta o una escapada de fin de semana de Viajes Marco Polo y Librería Patagonia.

De salud y bienestar se subastarán cestas de producto de Farmacia Margarit; circuitos termales en el hotel Barceló y un tratamiento de belleza en la Clínica del Dr. Mira. Junto a todo esto, muchos más artículos como una bicicleta de montaña Cloot Bike; un cuadro de la pintora Patricia Iranzo  o productos africanos traídos en exclusiva de la isla de Lamu. Algunas personalidades como el periodista Carles Francino también han querido colaborar donando algún objeto personal.

Fotografía de Monia Antonioli cortesía de Lotelito.

Fotografía de Monia Antonioli cortesía de Lotelito.

La Asociación One Day Yes se constituye para apoyar a la escuela Twashkhuru Nursery School de Lamu que mantiene cada día a 25 niños a los que se les da la oportunidad de tener un futuro esperanzador alejado de la pobreza. Construida hace 7 años con botellas de plástico y vidrio recogidas de las calles de la isla, la escuela es un proyecto auténtico que nace al amparo del reciclaje. Además, la música tiene un protagonismo especial ya que su fundador, Omar, es músico y enseña a los pequeños clases de percusión y canciones con mensajes educativos.

Este proyecto tiene un impacto social directo sobre la población de Lamu. Los niños desayunan y comen en la escuela y, además, existe un punto de agua potable que suministra a toda la población que vive alrededor. De esta manera se ha mejorado la calidad de salud de los pequeños y de los vecinos al poder consumir agua potable tratada con buenas condiciones higiénicas.

El objetivo principal de la asociación es garantizar la manutención y educación de los niños de la escuela y hacer que la Twashkhuru Nursery School sea sostenible, independiente y autogestionada por su gente local. Para ello organizan diferentes actividades y acciones de sensibilización como talleres de percusión, charlas, eventos solidarios, subastas benéficas y exposiciones de fotografía como las que tendrán lugar el jueves en Lotelito.

Fotografía de Monia Antonioli.

Fotografía de Monia Antonioli, a quien se dedica una exposición en Lotelito.

El Nombre o esa cena salvaje

El Nombre, de Mathieu Delaporte y Alexandre de la Patellière
Versión de Jordi Galcerán
Dirección: Gabriel Olivares
Con Amparo Larrañaga, Antonio Molero, Jorge Bosch, Kira Miró y César Camino
Teatro Olympia
C / San Vicente, 44. Valencia
Hasta el 25 de enero

Que la violencia nos habita es un hecho mayor de nuestra existencia. No sólo por la implosión terrorista en el corazón del mundo civilizado. También por las numerosas muestras de crispación, a las que basta una chispa para prender un gran incendio. Los ejemplos se multiplican, en prensa, televisión y cine. Incluso en el teatro. Como es el caso que nos ocupa: ‘El Nombre’, de Mathieu Delaporte y Alexandre de la Patellière.

De izquierda a derecha, Antonio Molero, Jorge Bosch, Kira Miró, Amparo Larrañaga y César Camino, protagonistas de El Nombre. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

De izquierda a derecha, Antonio Molero, Jorge Bosch, Kira Miró, Amparo Larrañaga y César Camino, protagonistas de El Nombre. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Lo de menos es la excusa que proporciona ese nombre. Amparo Larrañaga, Antonio Molero, Jorge Bosch, César Camino y Kira Miró (esta última ausente de la rueda de prensa en el Teatro Olympia) explicaron que tal nombre es el de cierta criatura a punto de nacer. Su revelación será el desencadenante de la crispación entre el grupo de amigos reunidos para cenar. “Por el nombre que le van a poner a esa criatura, salen todas las rencillas y trapos sucios”, subrayó Molero.

Yasmina Reza se encargó de esa misma violencia, a raíz de un hecho insignificante, en sus obras ‘Arte’ y ‘Un Dios salvaje’. A esta última se refirió el propio Molero, como referente de ‘El Nombre’. “El detonante es igual de absurdo, pero permite abordar temas como la guerra de sexos, la política, la hipocresía o la lucha social”. De manera que una cena habitual entre amigos se acaba convirtiendo en una batalla campal.

Una escena de El Nombre. Cortesía de Teatro Olympia.

Una escena de El Nombre. Cortesía de Teatro Olympia.

La referencia a la Navidad también apareció en las explicaciones de los protagonistas de ‘El Nombre’, que se presenta en el Olympia en versión de Jordi Galcerán y dirección de Gabriel Olivares. Larrañaga y Bosch se refirieron a ella como esa fecha en la que se reúne la familia y, al igual que sucede en la obra, puede dar lugar a “situaciones conflictivas” y a “gente que explota después de muchos años”. “En el 90% de las familias y amigos nunca se dice nada. Las cosas se retienen y hace falta una tormenta perfecta para que salga todo”, señaló Molero.

‘El Nombre’, según César Camino, “es una catarsis”. La violencia se desencadena, a partir de un comentario en apariencia intrascendente, y vuelve a su cauce tras arrasar una cena cordial. “Habla de las  miserias humanas”, destacó Bosch. “Más cosas no se pueden decir”, reconoció Larrañaga. Seres civilizados, con las necesidades básicas cubiertas, poniendo en solfa la educación recibida por un “detonante absurdo”.

Una escena de El Nombre. Cortesía de Teatro Olympia.

Una escena de El Nombre. Cortesía de Teatro Olympia.

La obra de Delaporte y De la Palletière, como antes las de Yasmina Reza y tantas otras, no deja de mostrar la violencia que anida en el ser humano, para la cual apenas basta una simple y absurda chispa. “Choca que gente burguesa, o lo que entendamos por burguesa, que defiende la cultura del bienestar, pierda los papeles y se comporte como animales”, indicó Molero. “Es una cena que se sale completamente de madre”, subrayó Larrañaga.

Más que un aviso para navegantes, ahora que las aguas de la democracia vienen turbias, ‘El Nombre’ es la constatación de cuán próximos se hallan civilización y barbarie. “Va de la amistad y de la familia”, y de cómo “amigos que tienen ideologías distintas se terminan desahogando sin más”, insistió Amparo Larrañaga. Y añadió: “Es una función coral, en la que cuentan mucho los gestos y las miradas”. Gestos y miradas como antesala de la violencia desencadenada por un nombre, que los actores prefirieron mantener en secreto.

Una escena de 'El Nombre', versión de Jordi Galcerán y dirección de Gabriel Olivares. Cortesía del Teatro Olympia.

Una escena de ‘El Nombre’, versión de Jordi Galcerán y dirección de Gabriel Olivares. Cortesía del Teatro Olympia.

Salva Torres

Book Market en Ruzafa

Book Market
Estudio Cosín
c/ Dénia 3, Valencia
El 18, 19 y 20 de diciembre
De 17 h. a 20 h.

 

Con las navidades a la vuelta de la esquina, el estudio de diseño de interiores Cosín, en pleno barrio de Ruzafa, nos ofrece durante los días 18, 19 y 20 de diciembre un mercadillo de libros. Durante este outlet podremos hacernos con libros y revistas de paisajismo, arquitectura y, este año y como novedad, también de cómics. Además se realizarán juegos y premios durante estos días.

En su segunda edición, y tras el éxito del año pasado, Estudio Cosín organiza este Book Market, en el que han colaborado Paisea (Landscape Architecture Magazine), Editorial Gustavo Gili (GG), Editorial Pencil, Valiente Impresores y Futurama Cómics.

Cartel Book Market en Estudio Cosín

Cartel Book Market en Estudio Cosín

Una oportunidad para disfrutar también de los escaparates de Hernán Cortés y Denia, un reflejo de la inminente llegada de la Navidad al barrio de Ruzafa. Como de su particular abeto con las sillas Wing, diseñadas por Ramos Bassols para ACTIU  por primera vez en una tienda tras su presentación hace apenas un mes en la feria de Colonia. Además del tradicional Belén de cerámica de Alessi.

Imagen cortesía Estudio Cosín

Imagen cortesía Estudio Cosín

Los ultracuerpos de Markus Lüpertz

Markus Lüpertz. 1963-2013
Museo de Bellas Artes de Bilbao
Plaza del Museo, 2. Bilbao
Hasta el 19 de mayo

Una obra de arte es como un iceberg, esconde mucho más que lo que muestra. Tan importantes son los temas que el artista escoge, como los que deshecha, tan elocuentes son los últimos como los primeros. El acto creativo desencadena sucesos, objetivos y subjetivos, que se escapan a la propia voluntad del artista, y llegan al espectador provocando sus propios interrogantes.

Uno de estos interrogantes para el espectador, quizá el que más suele quemar, es el hecho de encontrarse con una obra que se resiste a ser vista desde la perspectiva habitual, que no le da referencias conocidas que le permitan identificarse con ella, reconocerse en ella. O lo que es igual, que no puede entender. Una obra en la que todos los puentes para abordarla desde lo conocido han sido quemados y destruidos. Esto es lo que ocurre con Markus Lüpertz (Liberec, Bohemia, República Checa, 1941). Una antológica de 91 obras se expone hasta el 19 de mayo en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, comprendiendo el vasto período que va desde 1963 hasta 2013.

Obra de Markus Lüpertz. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Obra de Markus Lüpertz. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Lo que generalmente se busca en una obra de arte, lo que se le suele pedir, es que nos facilite aquella porción de realidad con la que nos podamos identificar, o sea, que podamos reconocer y entender. Que nos permita quedarnos con la sensación narcisista, al final del encuentro con la obra, de estar por encima de ella. Lüpertz, sin embargo, no está interesado para nada en la realidad, sino en lo artístico en tanto artístico. No le interesa que haya que entender nada, ni que haya nada que reconocer, es decir, no busca presentarnos nada que ya sepamos, como él mismo reclama para sí: “yo no quiero pintar algo que ya me sé”. Y por esta razón, lo que nos muestra son precisamente objetos que apenas sabemos de ellos, o no sabemos en absoluto, objetos que gozan de autonomía propia.

Además, Lüpertz siente que el objeto solo es artístico, no sólo en la medida en que no es real, sino sobre todo mientras se cumpla un presente continuo de improvisación, el acto mismo de pintar. Cuando retrata a Circe o a Diana, no está interesado en su imagen de diosas, ni como representación, ni siquiera como alusión, sino en el puro acto de retratarlas, improvisadamente, o sea, sin premeditación, como él dice de nuevo: “El proceso creador no está planificado, es el acto”.

Para el artista alemán el objeto no es distinto de lo que representa, sencillamente porque no representa nada. Lo que hace es presentarlo como pura forma, con dibujo tosco, primitivo, con pinceladas gruesas y rápidas, improvisadas e inacabadas. Es evidente que el artista goza con el puro acto de pintar. Por eso no nos extraña cuando al hablar de lo que hace el artista, se limita a decir: “El pintor pinta”.

Y este acto es, digámoslo ya, destructivo. Lüpertz no va hacia la realidad, sino contra ella. No se acerca a lo humano (lo real, lo natural, la referencia conocida) si no es para despojarlo de todo lo que le hace humano (demasiado humano), agrediéndolo hasta deshacerlo. De esta forma cumple la exigencia del mito tal como él lo siente, ser otra cosa que individuo: “La antigüedad es un mundo que trasciende el individuo”.

Markus Lüpertz, entre algunas de sus obras. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Markus Lüpertz, entre algunas de sus obras. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Para él toda realidad que apunte a lo humano (y que por tanto le aleje del mito), tiene que ser por fuerza tabú. Y es por ello que lo suplanta en sus creaciones con la forma pura como elemento expresivo destacado, como antes que él hizo Picasso en muchas de sus producciones. La forma pura se convierte entonces, por influencia del tabú, en metáfora. Pero una metáfora que denigra y asesina la realidad que sustituye. Cuando modela, retuerce la materia y la amontona a golpes para luego despedazarla y mutilarla, hincharla y cortarla, es decir quitar rabiosamente de ella todo lo que de ella misma pueda quedar. Por eso el cuerpo que se presenta delante de nosotros parece el superviviente horriblemente deformado de un bombardeo.

Y es que salta a la vista la preferencia de este artista por el cuerpo deforme. Toma como principio el estado de conservación con que nos han llegado las estatuas clásicas, unas sin cabeza o sin pies, otras sin brazos, incompletas y heridas. Las hace cabezonas, tumefactas y lisiadas. El único parecido humano, el único rastro que nos deja es su virtualidad. Así, su Judith no tiene relación ninguna con la viuda hebrea o su Salieri tampoco ninguna con el músico que vivió a la sombra de Mozart, salvo por ser virtualmente Judith o Salieri.

Obra de Markus Lüpertz. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Obra de Markus Lüpertz. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Por si fuera poco, para remarcar aún más que el cuerpo que funde en bronce ha dejado de ser lo que apunta virtualmente, lo pinta con colores fuertes, lo empolva y lo maquilla exageradamente. Todo ello para remarcar la total independencia del objeto artístico por sí mismo hasta tal extremo que lo convierte en una cosa nueva, enteramente –exageradamente- artística. Una cosa nueva que se encuentra violentada y llevada al extremo, es decir, convertida en ultracuerpo. Así también sus troncos son ultratroncos, o sus velas ultravelas, un producto literalmente excesivo, o como él prefiere llamar, ditirámbico.

Ese arte exagerado del que hablamos, esa forma manifiestamente independiente que domina sus obras, es por otro lado, irónico. Lüpertz toma el arte por lo que es, una ficción. Nos invita a ver sus cuadros y bronces como una ficción y, como tal, como una broma, la burla de la propia farsa. Como cuando dice: “El negro no es un color. El blanco no es un color. Afirmación a menudo cuestionada, ¿es o no cierta? ¡Qué más da!”. La ironía queda anunciada así como código estético, como vemos claramente en sus autorretratos, o sus cuadros sobre Halloween y la navidad.

Pero hay que aclarar enseguida que esto no significa que Lüpertz no se tome en serio el arte. Al contrario, precisamente porque le interesa, porque sabe de su importancia, lo desnuda del corset en que durante décadas ha estado constreñido, el de tener que ser, como si fuera su amargo destino, grave, serio y profundo. Carga demasiado pesada para alguien que declara: “Soy artista, no pedagogo. No quiero salvar el mundo con el arte”.

Al contrario, su obra tiene la importancia de ver la ficción como pura ficción, el arte como arte, absoluto dueño de sí mismo. Sus cuadros, sus bronces, están ahí, en su ingenua desnudez, esperando que se vean simplemente tal como son. Como se ha dicho antes, no busca que el espectador goce de sí mismo reconociéndose en la obra que contempla, lo que simplemente espera es que goce del objeto artístico como tal, sin pretensiones de que sea otra cosa. Nada más, pero nada menos.

Obra de Markus Lüpertz. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Obra de Markus Lüpertz. Imagen cortesía del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Iñaki Torres