Al Anochecer, 20 años después, en Rambleta

Al Anochecer, de Juli Disla, dirigida por Sergio Caballero
Con Pablo Díaz del Río y Helena Font
La Rambleta
Bulevar sur, esquina Pío IX. Valencia
Del 19 al 21 de octubre de 2018

Son él y Ella. Sin nombres propios. Un hombre y una mujer solos en el escenario, convertido para la ocasión en un vertedero por obra y gracia de Sergio Caballero, director de Al Anochecer, la obra de Juli Disla que cumple 20 años en plena forma. “A nivel de contenido mantiene su vigencia, porque es una historia que de los griegos a Shakespeare cuenta lo de siempre: los miedos que arrastramos, miedo a amar y a ser amados”, explica el director de un espectáculo coproducido por Rambleta y la propia compañía valenciana al Anochecer Producciones.

Pablo Díaz del Río y Helena Font en 'Al anochecer'. Imagen cortesía de Rambleta.

Pablo Díaz del Río y Helena Font en ‘Al anochecer’. Imagen cortesía de Rambleta.

Él y Ella, es decir, Pablo Díaz del Río y Helena Font, intérpretes de Al Anochecer y responsables de la propia compañía, que se fijaron en el texto de Disla porque reflejaba sus vivencias como actores, productores y personas de en torno a los 35 años. A Caballero le propusieron dirigir la obra y éste aceptó gustoso porque el texto de Juli Disla “engloba muchas cosas”, señala quien “ante todo” es actor. “Lo de director lo he ido practicando, pero me considero principalmente actor”.

Al Anochecer es uno de los primeros textos de Disla, con el que ganó el Premi Micalet de Teatre y el Premio Ciudad de La Laguna. “Forma parte de aquella dramaturgia valenciana a la que se ha ayudado poco para empujarla”, y de la que Caballero se hace ahora cargo introduciendo algunos cambios. “El texto de Juli tiene una parte poética que al actor se le puede hacer difícil. Yo lo que he hecho ha sido suspender esta historia en el tiempo, donde no existe nada más que ellos”. Su intención es que fuera una “cosa real, pero no realista”.

Pablo Díaz del Río y Helena Font en 'Al anochecer'. Imagen cortesía de Rambleta.

Pablo Díaz del Río y Helena Font en ‘Al anochecer’. Imagen cortesía de Rambleta.

La historia de “dos seres exiliados del mundo, que anhelan y temen por igual amar y ser amados” cuenta a su vez con proyecciones audiovisuales, “que  narran el paso del tiempo en los cinco actos que dura la obra”. Para Sergio Caballero, el encanto de la función “está en la necesidad del tú y yo solos”, en medio de ese vertedero elegido por el director para contextualizar esa “tierna historia de amor y humor”. “No más dramas, que la vida ya nos pega suficientes golpes”, añade.

Él y Ella, tú y yo solos. “No tienen nombres porque así se universaliza la historia. Pueden ser dos hombres o dos mujeres”. Lo importante para Caballero era contar los sentimientos de dos seres “que necesitan de la noche para esconderse”. De ahí el título Al Anochecer, “A poqueta nit, en valenciano, más poético y que se refiere a ese momento del día en que ellos se pueden mostrar más fácilmente cuando hay poca luz”. Y añade: “Son como dos animalillos que buscan salir de la penumbra y crear algo”.

Helena Font y Pablo Díaz del Río en 'Al anochecer'. Imagen cortesía de Rambleta.

Helena Font y Pablo Díaz del Río en ‘Al anochecer’. Imagen cortesía de Rambleta.

Los 20 años transcurridos desde la creación del texto obligan a pensar en los cambios introducidos en esa relación por la irrupción actual de las redes sociales.  “Nos planteamos el hecho de los móviles, porque ahora parece que tienes que estar localizado y siempre sonriente, pero me interesaba visualizar los colores y el aroma de esa relación sin elementos perturbadores”. Redes sociales de las que huye el director por entender que ofrecen un mundo al que aspiramos “porque es lo que vemos y luego, cuando estás a solas en casa, el vacío emocional es más fuerte”. “Vivimos en una sociedad de la buena imagen”, remarca.

El vertedero donde transcurre la obra es metáfora de la necesidad “de vaciar para llenar de nuevo”. También de cierto acto purificador: “Bajar la basura todos los días es necesario, porque, si no, se acumula y huele”. A Sergio Caballero, ahora en À Punt interpretando a un extraño individuo en la serie de ficción La Vall, le gusta salir de la zona de confort y arriesgar. “Es bueno equivocarse. El fracaso frustra cuando quieres llegar a todo el mundo”. Al Anochecer se presenta en Rambleta, 18 años después de triunfar en el Teatro Rialto. Una buena oportunidad de revisitar una obra dramática “que engancha por su sentido del humor”, concluye Caballero.

Sergio Caballero dirigiendo a Pablo Díaz del Río y Helena Font en 'Al anochecer'. Imagen cortesía de Rambleta.

Sergio Caballero dirigiendo a Pablo Díaz del Río y Helena Font en ‘Al anochecer’. Imagen cortesía de Rambleta.

Salva Torres

Los cuatro jinetes del apocalipsis, en valencià

‘Els quatre genets de l’apocalipsi’, de Vicente Blasco Ibáñez, en versió de Juli Disla
Teatre Rialto
Plaça de l’Ajuntament, 17. València
Del 12 al 28 de maig de 2017

L’Institut Valencià de Cultura presenta del 12 al 28 de maig, al Teatre Rialto, l’adaptació teatral de ‘Els quatre genets de l’apocalipsi’ una de les obres més conegudes del novel·lista Vicente Blasco Ibañez. Dirigida per Inma Sancho està interpretada per Empar Canet, Vanessa Cano, Enric Juezas, Borja López Collado, María Maroto, Carles Sanjaime, Bruno Tamarit i Guille Zavala. La escenografia es de Carlos Montesinos, la il·luminació de Victor Antón i el vestuari de Pasqual Peris.

El director general de l’Institut Valencià de Cultura ha dit: ‘’Es voluntat de les produccions del Teatre del Poble Valencià acostar al públic valencià als grans textos de la literatura universal i fer-lo en la seua llengua, en aquesta línia, l’efemèride del 150 aniversari del naixement de Blasco Ibáñez ens permet rellegir la seua literatura en el context social i cultural contemporani’’.

L’espectacle que proposa l’Institut Valencià de Cultura es concreta en l’adaptació teatral de la novel·la, conclosa en 1916, quan l’escriptor vivia en un París assetjat per la gran guerra europea. Blasco gaudeix d’una vida intensa com a literat, i en pren partit en la contesa.

Conscient del moment històric s’alinea com a entusiasta partidari dels aliats, que són postulats com el bàndol que mereix la victòria. L’escriptor apassionat acaba convertint-se en activista francòfil. Per això escriu una història d’amor i de conflicte familiar en un context destructiu i tràgic: la Primera Guerra Mundial.

Per a Juli Disla, autor de la versió valenciana: ‘’Ens enfronten al repte de posar en escena l’obra de Vicente Blasco Ibáñez amb tot el respecte que imposa un dels autors més importants de la nostra literatura. I volem fer-ho amb l’únic propòsit d’apropar-lo al públic de la manera més honesta i fidel en relació a la novel·la original’’.

No és la primera vegada que aquesta novel·la s’adapta a altres formats artístics, a més de les conegudes versions cinematogràfiques, la companyia d’Enrique Rambal ja va fer una adaptació teatral que es va estrenar al Teatre Principal de València a l’octubre de 1923 amb un text de Luís Linares Becerra. Òbviament la proposta que presentem al 2017 és ben diferent.

La directora de l’espectacle Inma Sancho ha inssitit en que ‘’la dificultat (o l’aposta) de fer una adaptació teatral d’una novel·la es troba, bàsicament, en prendre decisions. I desitjar que aquestes decisions siguen les més encertades per explicar la història i traslladar el material necessari per a que, al capdavall, estiguem contant el mateix. Així que adaptar és, sobretot, saber triar. Triar els personatges, triar els llocs on passen les escenes, triar la informació, les trames i els detalls. És justament en l’acte de triar on sorgeix tot allò que s’ha de descartar. I és ací quan apareix la pena per haver de sacrificar tantíssim material que en la lectura original ens han semblat meravellós però que les necessitats escèniques fan impossible’’.

Elenco y responsables institucionales de 'Els quatre genets de l'apocalipsi'.

Elenco y responsables institucionales de ‘Els quatre genets de l’apocalipsi’.

Amb la producció de ‘Els quatre genets de l’Apocalipsi’ l’Institut Valencià de Cultura vol fer accessible el context històric que Blasco Ibáñez ens narra de manera quasi periodística en alguns passatges i que la manca de coneixements que puga tindre l’espectador sobre la primer Guerra Mundial no li impedisca seguir i enganxar-se a la història. Els motius que desencadenaren el conflicte, la situació política prèvia, els esdeveniments que anaven succeint-se en els mesos en què transcorre l’acció poden suposar una dificultat per entendre el comportament dels personatges i el viatge que realitzen.

La novel·la de Blasco Ibáñez, ens retrata una societat en un moment de canvi, de trasbals. I serà la guerra cruel la que aboque els personatges a fer aparèixer els instints, comportaments i valors que només s’entenen si els llegim amb emoció i humor.

Com influeix un context hostil (bèl·lic) en les persones: els efectes i la necessitat d’adaptar-se als temps que estan vivint, la incertesa d’un futur desconegut, el desbaratament dels plans burgesos, posar en qüestió les idees polítiques, religioses, patriòtiques fins i tot l’amor a la família. Tot això és el que hem trobat a la novel·la i és el que volem portar a l’escenari.

 

Una idiotez no verla

El sopar dels idiotes, de Carles Sanjaime
Teatre Talia
C / Caballeros, 31. Valencia
Del 27 de abril al 29 de mayo, en valenciano
A partir del 1 de junio de 2016, en castellano

En 1993 se estrenó la obra de teatro ‘La Cena de los Idiotas’ del dramaturgo francés Francis Veber. Aquella obra fue un éxito, hizo llorar de risa al más pintado, y no es para menos ya que el libreto está lleno de gags donde se descubre la miseria humana, el amor y la inocencia. Pronto se realizó la versión cinematográfica, está claro que el traslado al celuloide de la historia no afectó en absoluto a su capacidad de congregar las risas y el buen humor. Ambos fueron unos soberanos éxitos, de esos recordados dentro y fuera del país galo.

Tanto es así que en 2010 los americanos produjeron su propio remake del ya clásico título. El encargado de realizarlo fue Jay Roach, y en España se tituló ‘La Cena’. Ahora llega a Valencia la obra pero en versión nuestra. Y con ello no quiero decir que se haya trastocado el guión o nos lo hayamos pasado por el arco… por la Puerta del Mar, sino que hemos logrado que los puntos localistas de la obra francesa se adaptaran a ciudad del Túria.

Escena de El sopar dels idiotes en el Teatre Talia. Fotografía: Lorena Riestra.

Escena de El sopar dels idiotes en el Teatre Talia. Fotografía: Lorena Riestra.

Todos los miércoles Carles queda con unos amigos elitistas y desconsiderados para cenar, a dicha cena cada uno de los comensales tiene que llevar a un acompañante del que se podrán reír todos. El que lleve al más idiota, bizarro y extraño, ganará el beneplácito del resto. Carles, un fantástico Josep Manel Casany, a quien te crees en todo rato que sea un señorito de la Valencia carca y endiosada, ese miércoles no puede acudir a la cena debido a una lumbalgia, lo cual le produce una especial pena porque había encontrado a un idiota de órdago.

Vicent Pinyol es un hombre que ama las maquetas, y además trabaja en Hacienda, y eso le transforma en el hombre perfecto para convertirse en la diana simplona de los ataques de esa panda de buitres. Vicent entra en casa de Carles en el momento justo, con lumbalgia, descorazonado por el abandono dotmail.com/e su mujer, y juntos emprenden un camino, lleno de risas, estupideces y confesiones descarnadas, hacia conocer el paradero de Cristina, la esposa de Carles. A la fiesta se une Ventura, el antiguo novio de Cristina…

La comedía acierta en tantas cosas que sería difícil mencionarlas sin destripar los gags. Es cierto que no añade nada nuevo al original, ni falta que le hace, pero sí demuestra que el humor, cuanto más cercano, mejor. Ferran Gadea en el papel del pesado y gaznápiro Vicent Pinyol (muy bueno haber valencianizado el apellido del protagonista François Pignon) llena el escenario en cuanto sale. Consigue transmitir con su gestualidad, su ropa y su andar patoso que estamos ante un personaje tonto en su ejecución social, pero delicado en su transfondo emocional.

Escena de El sopar dels idiotes, en el Teatre Talia de Valencia. Fotografía: Lorena Riestra.

Escena de El sopar dels idiotes, en el Teatre Talia de Valencia. Fotografía: Lorena Riestra.

Josep Manel Casany se mete en la piel de un repipi marchante de arte que no duda en utilizar su poder para seducir mujeres, estafar a Hacienda y reírse de miserables. Los dos personajes, convertidos en habitantes de nuestra Valencia, hacen referencia a cuestiones locales, como el partido del Valencia CF contra el Real Madrid que se juega la noche de autos. Ventura (Alfred Picó), el que fuera novio de Cristina, está presente en la desintegración del matrimonio de Carles, y alucina con cómo el idiota del que planteaba Carles burlarse se está vengando de todo el sufrimiento y humillación que han padecido sus congéneres idiotilines.

Una vendetta circunstancial que pone de relieve el refrán: a todo cerdo le llega su San Martín. El Talia no decepcionó y sus butacas estuvieron a punto de llenarse por completo, la obra se representará a partir del 1 de Junio en castellano, aunque dudo que sea más divertida, porque tanto Ferran como Alfred y Josep Manel parecen moverse mejor en la lengua de Ferran Torrent.

Una obra que nos habla, como ya hemos comentado, de las miserias del ser humano y de la altivez de los hombres que se creen por encima del resto, pero como la obra está escrita con maestría e inteligencia, asistimos a una evolución a medida que los personajes van creciendo y así el que era tonto e inseguro, se transforma en alguien resolutivo y valiente, y el que era seguro y tenía la vida resuelta, parece estar perdido en su propia maraña de confusión. Una obra para reírse y para reflexionar sobre lo mal que nos comportamos con quien creemos que podemos hacerlo sin salir dañados.

El sopar dels idiotes, en el Teatre Talia. Fotografía: Lorena Riestra.

El sopar dels idiotes, en el Teatre Talia. Fotografía: Lorena Riestra.

Javier Caro

Teatres programa…y los gestores reclaman

Programación de Teatres de la Generalitat Valenciana
Reunión de programadores culturales en Sala Russafa de Valencia, en el marco de Russafa Escènica
Jueves 25 de septiembre de 2015

Mientras José Luis Moreno, director general de CulturArts, presentaba en el Principal la programación de Teatres para lo que resta de año, a esa misma hora, una docena de programadores culturales de toda España se reunían en la Sala Russafa de Valencia para debatir acerca de los problemas que aquejan al sector. Lo hicieron invitados por Russafa Escènica, cuyo modelo de festival empieza a trascender las fronteras del barrio donde se ha erigido en auténtico dinamizador cultural de la ciudad.

Cartel de La Gata, realizado por Paula Bonet, versión de Juli Disla bajo dirección de Sergio Caballero, en Teatres de la Generalitat Valenciana.

Cartel de La Gata, realizado por Paula Bonet, versión de Juli Disla bajo dirección de Sergio Caballero, en la programación de Teatres de la Generalitat Valenciana.

De manera que mientras Moreno explicaba que la temporada teatral en el Principal se abría con La Gata, versión de Juli Disla de la obra de Tennessee Williams dirigida por Sergio Caballero, los programadores planteaban la necesidad de abrir los teatros públicos a nuevos formatos. “Hay efervescencia de creadores y ausencia de canales donde expresarse”, señaló Josep María Bullón, gestor cultural del Ayuntamiento de Almussafes. “Los políticos lo que quieren es llenar, por eso a veces es tan difícil programar nuevo formato”, puntualizó María Luisa Serra, gestora cultural del Ayuntamiento de Benetússer.

Y mientras José Luis Moreno anunciaba que, además de La Gata, habría otra producción de CulturArts, La Hostalera de Carlo Goldoni dirigida por Vicente Genovés, los programadores culturales insistían en su propuesta de atender esas obras de pequeño formato que tanto impulso han adquirido por la necesidad de la crisis. “La Administración pública debería tener programación de riesgo que no se mida exclusivamente por ítems de rentabilidad”, indicó Xose Paulo Rodríguez, director del Teatro Rosalía de Castro de A Coruña. Aunque advirtió: “Los cuadros de personal de los teatros públicos son reducidísimos”.

La sesión final de Freud, de Tamzin Townsend, en Teatres de la Generalitat Valenciana.

La sesión final de Freud, de Tamzin Townsend, en la programación de Teatres de la Generalitat Valenciana.

CulturArts contará en su nueva programación de octubre a diciembre de 2015 con 11 espectáculos, entre ellos Dot, la producción de Maduixa Teatre que se alzó con el Premio Max al Mejor Espectáculo Infantil. También habrá flamenco con Rafael Amargo; un clásico como Cascanueces, por el Ballet de San Petersburgo, junto a obras como El Eunuco, dirigido por Pepón Nieto, Mujeres y criados, de Lope de Vega por la Fundación Siglo de Oro de Rodrigo Arribas, Insolación, de Emilia Pardo Bazán protagonizada por María Adánez, y La sesión final de Freud, dirigida por Tamzin Townsend.

A juicio de los gestores culturales reunidos en Valencia por Russafa Escènica, esa programación de los teatros públicos debería contener obras de gran formato y de pequeño formato. Para ello se hace igualmente necesario un “esfuerzo y vocación por parte de los programadores” (Paco Flor, director del Teatro Chapí de Villena), “continuidad y educación del público” (Gerardo Ayo, director del Social Antzokia de Basauri) y, en este mismo sentido, “creación de nuevos públicos, porque algunos están más acomodados” (Xose Paulo Rodríguez).

 

Split a mort, uno de los espectáculos programados en Russafa Escènica.

Split a mort, uno de los espectáculos programados en Russafa Escènica.

Miguel Gallego (director de los teatros Cervantes y Echegaray de Málaga), Abel Guarinós (Coordinador del Circuit CulturArts Generalitat), Paco Orts (gestor cultural del Ayuntamiento de El Puig), José Antonio Portillo (gestor del Ayuntamiento de Benicassim), Miquel Santamaría (director de la Mostra de Teatre d’Alcoi), Juan Pablo Soler (director adjunto del Teatro Circo Murcia), Roberto Taboada (co-director artístico del Festival ALT de Vigo) y Toni Valesa (responsable de programación del Paranímf de la UJI de Castellón) intervinieron para responder afirmativamente a la pregunta de si tienen cabida los espectáculos de pequeño formato en las programaciones culturales. Porque de no ser así, “¿dónde va a parar tanto esfuerzo?”, cuestionó Mª Ángeles Marchirant, moderadora del encuentro.

Jerónimo Cornelles, director de Russafa Escènica, reconoció que su equipo estaba “desbordado”, porque a pesar de rebajar el número de espectáculos este año, el público había aumentado. Y todo ese caudal creativo necesita de nuevos cauces. Antonio Ariño, vicerrector de Cultura de la Universitat de València, ya lo avanzó durante la presentación del festival en La Nau, delante del propio José Luis Moreno: habrá que estudiar qué se hace, desde el punto de vista público, con esa creatividad nacida de la participación ciudadana.

El eunuco, de Pepón Nieto, dentro de la programación de Teatres de la Generalitat Valenciana.

El eunuco, de Pepón Nieto, en la programación de Teatres de la Generalitat Valenciana.

También en El Mundo:

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2015/09/25/5605070022601dc1018b4571.html

Salva Torres

CREADOR.ES: el texto sube a escena

II Residencia de dramaturgos CREADOR.ES
Las Naves, Espacio de Creación Contemporánea
C / Juan Verdeguer, 20. Valencia
Del 8 al 21 de septiembre, 2014

El autor y director argentino Alejandro Tantanian es el responsable del taller central de la segunda edición de la residencia de dramaturgos CREADOR.ES  que se celebra en Valencia desde el 8 al 21 de septiembre, un recorrido desde los textos a la escena. Tendrá lugar en las Naves, Espacio de Creación Contemporánea, entidad patrocinadora de las residencias teatrales y escenario de la mayor parte de las actividades.

Bajo el título, ‘El bosque de los textos’, Tantanian guiará a  los participantes  por el zigzagueante camino que va desde los textos no teatrales a los escénicos, haciendo hincapié en todos los lenguajes que integran la representación teatral: la actuación, el espacio y el ritmo.

El dramaturgo Alejandro Tantanian. Imagen cortesía de CREADOR.ES

El dramaturgo Alejandro Tantanian. Imagen cortesía de CREADOR.ES

Ofrecer a los dramaturgos una formación no convencional de la mano de reputados profesionales del mundo de las artes escénicas y promover la cooperación cultural entre los países de habla hispana son los dos objetivos de este encuentro. Este año participan 16 alumnos, la mayoría españoles, además de dos de Colombia, dos de México y uno de Estados Unidos.

El taller de Tantanian se completará con un Taller de Análisis de Espectáculos a cargo de la directora adjunta de CREADOR.ES, Rosa Sanmartín. Las mañanas del 10 al 21 de septiembre, los dramaturgos de esta edición trabajarán colectivamente para desentrañar las claves y pautas necesarias para enfrentarse al análisis de una pieza escénica.

Una escena de 'El reformador del mundo', de Tantanian. Imagen cortesía de CREADOR.ES

Una escena de ‘El reformador del mundo’, de Thomas Bernhard, dirigido por Omar Morán. Imagen cortesía de CREADOR.ES

Clases magistrales

Por otra parte, las residencias teatrales cuentan de nuevo con el patrocinio de La Nau Espai Cultural y el Aula de Teatre de la Universitat de València, que acogerán el ciclo de clases magistrales impartidas por profesionales del sector.  ‘Un dramaturgo ante los clásicos’ es el nombre de la primera sesión programada para la tarde del 8 de septiembre e impartida por Ernesto Caballero, Director del Centro Dramático Nacional, que afrontará el difícil reto de la huella de los clásicos.

El autor y director valenciano Paco Zarzoso abordará la compleja relación entre el teatro y la poesía en la clase magistral del lunes 15, ‘Teatro y poesía’, que desentrañará las claves de la hermandad entre estas dos expresiones artísticas.

El dramaturgo jienense Alberto Conejero cerrará el miércoles 17 de septiembre el ciclo con ‘El “yo” como personaje dramático en la dramaturgia española contemporánea’, un seminario que pretende abordar las distintas estrategias dramatúrgicas y poéticas subyacentes en la aparición del “yo” como voz enunciadora en la dramaturgia española contemporánea y/o la presencia de lo autobiográfico en la construcción del personaje.

El miércoles 10 tendrá lugar la mesa redonda ‘Dramaturgias valencianas fuera de nuestras fronteras’, un espacio de diálogo y reflexión sobre la situación de nuestros dramaturgos en el extranjero. Moderada por Tantanian, contará con la participación de Juli Disla, Alejandro Tortajada, Víctor Sánchez, Jerónimo Cornelles y Gabi Ochoa.

Los días 13, 14, 15 y 16 de septiembre se desarrollará el ‘Taller intensivo de experimentación escénica’ a cargo de la actriz, directora y docente argentina Fernanda Orazi.

Una escena de 'El reformador del mundo', de Thomas Bernhard, dirigido por Omar Morán. Imagen cortesía de CREADOR.ES

Una escena de ‘El reformador del mundo’, de Thomas Bernhard, dirigido por Omar Morán. Imagen cortesía de CREADOR.ES

Actividades paralelas

Las residencias proponen una serie de actividades paralelas que complementarán la oferta matutina, como la presentación del libro Cine Quirúrgico, Ispahán, Una anatomía de la sombra, El Orfeo y Los Mansos de Alejandro Tantanian, y la de los tres textos breves seleccionados en la pasada edición. Además, se realizará un encuentro informal entre los autores de CREADOR.ES, los autores teatrales afiliados a AVEET y los miembros de Comitè Escèniques. La editorial valenciana Episkenion ha realizado la publicación digital de los textos seleccionados en la pasada edición.

”El Reformador del mundo’

El 14 de septiembre en la Escuela Off, a las 20 horas, se representará el espectáculo estrella de este año, ‘El reformador del mundo’, un texto de Thomas Bernhard, dirigido por el director chileno Omar Moran. La obra se centra en un hombre inválido de rasgos obsesivos compulsivos que escribe un tratado para reformar el mundo. Postrado en su hogar vive al cuidado de una extraña y silenciosa mujer y espera ansioso que llegue el día en que lo galardonarán con el título de Doctor Honoris Causa por parte de una prestigiosa universidad.

A través de monólogos delirantes, la pluma del dramaturgo austríaco Thomas Bernhard  da vida a un personaje que, a pesar de su condición, aborda la vida a través de la sátira y el humor negro. “Nuestra puesta en escena no está fundada en el lamento y la victimización del hombre, sino en el manejo de un texto de una extraordinaria verborrea narrativa y en la exposición de la ironía en la construcción de personajes misántropos, hipocondríacos y con una tremenda lucidez respecto a su entorno”, afirma el director Omar Morán.

Miembros del equipo organizador de CREADOR.ES. Imagen cortesía de la organización.

Miembros del equipo organizador de CREADOR.ES. Imagen cortesía de la organización.

Bel Carrasco

Mentides o la ilusión por sobrevivir de Assaig

Mentides, de Assaig, Grup de Teatre de la Universitat de València
Dirección: Pep Sanchis
Texto: Maria Josep del Amo y Miquel de Val
Sala Matilde Salvador de La Nau
C / Universitat, 2. Valencia
Días 30 de abril y 2 de mayo, a las 19.30h

Assaig (Grup de Teatre de la Universitat de València) estrenó ayer, en la Sala Matilde Salvador del Centre Cultural La Nau, su nuevo montaje Mentides, un texto de Maria Josep del Amo i Miquel de Val, bajo la dirección de Pep Sanchis. La obra se representará también los días 30 de abril y 2 mayo. Todas las funciones comienzan a las 19:30 horas. La entrada -para los tres días- es gratuita con invitación que habrá que recoger desde una hora antes del inicio en la conserjería de La Nau.

Cartel de la obra 'Mentides', de Assaig, Grup de Teatre de la Universitat de València, dirigida por Pep Sanchis. Imagen cortesía de La Nau.

Cartel de la obra ‘Mentides’, de Assaig, Grup de Teatre de la Universitat de València, dirigida por Pep Sanchis. Imagen cortesía de La Nau.

“¿Quién no se engaña alguna vez en la vida o engaña a otros?”, se pregunta Pep Sanchis. Esta obra nos invita a reflexionar sobre el miedo a la soledad, la necesidad de la esperanza, del amor o de las ilusiones fugaces para sobrevivir. A su vez, cada uno percibe la realidad de los otros a su manera y también la propia, y esto plantea Mentides. Porque, según explica Sanchis, los personajes, “no son mentirosos, pero construyen ficciones”, y se aferran a estar, para subir a algún tren en esta estación que es la vida.

La estación de tren, como metáfora vital, es el escenario elegido para recrear esta atmósfera donde el viaje, a veces es compartido por gusto o a la fuerza.

Más de veinte años del Grup de Teatre de la Universitat

A lo largo de más de veinte años de trayectoria (1990), más de mil estudiantes de la Universitat de València han pasado por los talleres y espectáculos de Assaig. Estos talleres sirven para elegir a los actores y las actrices que formarán parte del reparto de cada montaje. Durante este tiempo, Assaig (Grup de Teatre de la Universitat de València), dirigido por Pep Sanchis, ha representado una veintena de montajes diferentes y ha ganado distintos premios, entre los que destaca el Premi de Teatre Vila de Mislata.

Estas historias las han escrito autores relevantes en nuestra literatura, tanto clásicos (Joanot Martorell, Joan Timoneda, William Shakespeare o Tirso de Molina) como contemporáneos (Max Aub, Joan Brossa, Sergi Belbel, Yukio Mishima, Francesc Pereira, Quim Monzó, Carles Pons, Rodolf y Josep Lluís Sirera, Juli Disla, Jorge Picó, Arturo Sánchez, Xavier Puchades, Anna Marí, Patricia Pardo, Javier Sahuquillo y Laura Núñez, entre otros.

Detalle del cartel anunciador de la obra 'Mentides', del grupo de teatro Assaig. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Detalle del cartel anunciador de la obra ‘Mentides’, del grupo de teatro Assaig. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.