“Se están tomando medidas estéticas a nivel cultural”

#DesayunosMakma
Con Jerónimo Cornelles, director artístico de Russafa Escènica
Entrevista de Merche Medina y Salva Torres
Russafa Escènica
Del 24 de septiembre al 4 de octubre
Martes 22 de septiembre de 2020

Es de una transparencia meridiana. Ahora que la corrección política lo inunda todo, hablar con Jerónimo Cornelles, director artístico de Russafa Escènica, es como abrir una ventana por la que entra un aire descontaminado. Lamenta que la burocracia administrativa, tan pronto sometida a la manga ancha de la nefanda corrupción, como a la no menos desesperante cautela rayana en la parálisis, esté frenando el impulso de muchas iniciativas culturales.

Como lamenta que tanta buena voluntad política no se traduzca en hechos palpables que alivien las penurias económicas del sector teatral. Agradece la implicación personal de muchos cargos, a falta de un mejor plan a medio y largo plazo. Y se muestra orgulloso de lo conseguido durante estos últimos diez años en Russafa Escènica, al haber servido de plataforma para muchos creadores del sector teatral valenciano. 

Todo ello en medio de un contexto de pandemia que ha dificultado aún más las cosas, porque, de repente, llegó el covid-19. “El sector de las artes escénicas está haciendo todo lo que tiene que hacer y más, a pesar de que hoy te digan A, mañana B o C y luego te vuelvan a decir A”, avanza Cornelles, quien subraya cómo “a nivel cultural no ha habido ni un solo rebrote”.

“Creo que quien no lo está haciendo del todo bien, con excepciones, es la Administración, porque a nivel político se están tomando medidas estéticas, de seguridad, suspendiendo alguna actuación cuando las evidencias te dicen que no hay ningún problema. Entiendo que no se puede cerrar un bar, porque es anti estético para la hostelería, o una compañía aérea, porque es anti estético para la política, pero culturalmente, sin embargo, resulta estético”, añade.

cultura, Jerónimo Cornelles, Russafa Escència,
Jerónimo Cornelles, sosteniendo el cartel de la décima edición de Russafa Escènica.

“Que la burocracia sea lenta ya no me vale”, continúa diciendo el director artístico de Russafa Escènica. “No puede ser que a fecha casi de octubre no se hayan resuelto las ayudas, en este caso de festivales. Nosotros estrenamos Russafa Escènica este jueves y no sabemos todavía qué ayudas vamos a tener. Entendemos que hay buena voluntad, pero no es suficiente. Ese es nuestro terror en estos momentos como festival”, resalta.

Dice que el festival tiene un compromiso de gasto de 220.000€, mientras que en las cuentas de Russafa Escènica “ahora mismo hay 3.200, con todas las cosas que hay que empezar a pagar. Esta es la realidad”. Y agrega: “No podemos pedir una póliza, porque no te la dan mientras no salga la resolución de ayuda definitiva. Pero es que no han salido ni siquiera las resoluciones provisionales, de manera que, aunque salieran mañana, debería pasar un mes para la definitiva. Es deprimente”.

En este sentido, se muestra crítico con esos responsables políticos que “te dicen que están haciendo cosas, pero es que les toca hacerlas, y ya no vale que la Administración es lenta, porque no vale. Hay gente con nombres y apellidos, dentro de esa Administración, que está haciendo las cosas bien, entonces no entiendo por qué otras personas no pueden hacer lo mismo. Es cierto que hay interés en que las cosas cambien y que puedes llamar y te cogen, pero cuando te dicen que no se puede hacer más de lo que hacen, pues, que hagan más, que todos lo estamos haciendo”, proclama.

Jerónimo Cornelles, en un momento de la entrevista.

Reconoce que las ayudas a festivales han subido de 10.000 a 15.000€, aunque enseguida lo matiza: “Qué bien, pero siguen siendo insuficientes. Y nuestra labor es decirlo, porque hay como un miedo a que la izquierda critique a la izquierda, pero es que la cultura en general está para poner en cuestión al poder, gobierne quien gobierne. Nuestro deber es exigirles más y el suyo, el de intentarlo”.

El covid-19 dice Cornelles que es un problema “si te pones enfermo, si no puedes ir a trabajar o si te quedas sin trabajo, pero para todo lo demás existen soluciones”. ¿Que no puede haber aforos completos?, “pues hacemos, como en Viveros, actuaciones para tres espectadores. Hay artistas que por el covid han pasado a hacer espectáculos para un solo espectador. Esto es una realidad y hay que convivir con ella, de manera que varías la programación”.

Incluso, este año, como el público igual no puede ir a los espacios, porque no se sabe todavía cómo evolucionará la pandemia, “pues hemos decidido grabarlo todo y colgarlo en una plataforma que se llama stagein.tv, que abrirá en octubre”, apunta Cornelles. “¿No es lo mismo? Claro que no, pero de la necesidad hay que hacer virtud. ¿No podemos hacer el festival en espacios no convencionales por medidas de seguridad? Pues llevamos las piezas a los teatros. Afecta, pero lidias con los problemas día a día, aunque resulta agotador”. Todos los años lo son, reconoce, “pero en esta ocasión lo ha sido especialmente. Llegamos sobrepasados a niveles máximos”, subraya.

Jerónimo Cornelles, tras una mampara de cristal con el cartel de la décima edición de Russafa Escènica.

El tema de la reducción del aforo admite que ha sido un grave problema. “Si nosotros contamos, como el pasado año, con alrededor de 10.000 espectadores, lo que supone unos ingresos por taquilla de 30.000 ó 40.000€, pues es mucho, y esa cantidad era para nosotros vital. Como las administraciones públicas nos dicen que suben las ayudas, para paliar ese problema, de manera que podamos seguir haciendo el festival, nos lanzamos a ello contando con esas ayudas. Pero, ¿y si mañana, porque hemos hecho mal los trámites, no nos dan la ayuda, qué va a pasar? Por eso estamos muy asustados, cuando deberíamos estar emocionados por el arranque de una nueva edición del festival”, argumenta.

Además de la novedad de las grabaciones de los espectáculos, Russafa Escènica también se ha encargado de poner autobuses para que la gente vaya a los teatros de forma segura y gratuita desde el propio barrio. Lo cual supone un coste de 4.000€ “y, ahora mismo, eso no lo podemos pagar”. Por eso dice que se les pasó por la cabeza la posibilidad de haber suspendido el festival, “pero resulta que hay diez compañías que estrenan obra aquí y, si no lo hacen, pues se quedan sin la ayuda pública.

Es cierto que la grabación ya se considera estreno, por eso hemos grabado y enlatado gran parte de las obras, por si el festival no se pudiera realizar”, destacando el hecho de que cada grabación ha supuesto un trabajo de entre seis y ocho horas, “más la edición, la subtitulación, subirlo a la plataforma y alojarlo”. “Todo eso está hecho y pendiente de pago. Pensamos que todo va a ir bien y que en diciembre se podrá pagar, pero la varita mágica no la tiene nadie”, apostilla.

Cartel de la obra ‘La sala de los trofeos’, de Eva Zapico, por cortesía de Russafa Escènica.

El tema del coronavirus sobrevuela en varios de los espectáculos programados: “Cómo no va a salir, aunque se hable del tema del deseo, que es el lema de este año”.

De hecho, por poner un ejemplo, en el Jardín Escénico que se presenta este sábado y domingo en el Centre del Carme, con guion de Maribel Bayona y el propio Cornelles, que a su vez lo dirige, los textos hablan del confinamiento. “Son monólogos, a partir de testimonios reales, con 60 entradas que ya no quedan”, destacando igualmente el Invernadero de Adrián Novella, que se hace en la Sala 7 del Rialto bajo el título de ‘Los de arriba’, “y que habla de un grupo de adolescentes que celebran una fiesta saltándose las medidas de seguridad”.

En la de obra de Javier Sahuquillo, ‘9’, que está basada en la obra ’12 hombres sin piedad’, “el jurado de la pieza va con pantallas”, y en ‘La sala de los trofeos’, de Eva Zapico, que estará en Rambleta, se habla de lo extraño y lo contagioso desde otro punto de vista más ideológico.

“La programación es muy potente. Y es que Russafa Escènica ha servido de plataforma a muchos creadores, cuando hace diez años culturalmente esto era un páramo. Nosotros siempre hemos querido que un mínimo del 50% del cartel del festival fuera para gente emergente, presentando lo primero que hacían”, señala Cornelles, que vuelve a la crítica por otra cuestión adyacente: “Estaba Russafa Escènica, estaba Cabanyal Íntim y de repente, y eso que me parece fenomenal, sale Cultura als barris, cuando la Administración ya tenía creada la cultura en los barrios».

«En lugar de hacer tu marca», prosigue, «para decir el partido político de turno que la ha hecho él y colgarse una medalla, reúne a quienes ya tenían organizada una cosa en cada barrio y gestiónalo, organízalo, porque ya tenéis el tejido hecho. ¿Era necesario? Igual sí, pero aprópiate de lo que ya estaba hecho y métenos en tu paraguas de Cultura als barris”.

Jerónimo Cornelles, con el cartel de la décima edición de Russafa Escènica.

Salva Torres

La cultura es necesaria, el dinero también

Russafa Escènica
Diferentes espacios de València
Del 24 de septiembre al 4 de octubre
Lunes 21 de septiembre de 2020

La directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, no se cansa de repetir que la cultura es necesaria, además de segura, en estos tiempos de incerteza por culpa del coronavirus. “No es un lujo”, subrayó, para combatir esa otra creencia extendida como si fuera un mantra dañino. “Tenemos que lanzar un mensaje tranquilizador y real”, añadió.

“Hemos de reinventar la vida”, apuntó Antonio Ariño, vicerrector de Cultura de la Universitat de València, institución que, desde un principio, ha venido apoyando el festival de otoño Russafa Escènica, que cumple su décima edición, a la que sus responsables han llegado “más agotados que nunca”, resaltó Jerónimo Cornelles, su director artístico.

Russafa Escència
Representantes institucionales y responsables de Russafa Escènica, en el claustro de La Nau. Imagen cortesía de Russafa Escènica.

Russafa Escènica es un claro ejemplo de esa necesidad de cultura de la que ha venido mamando todo el equipo del festival, cuando los tiempos no eran nada propicios, si es que los han existido en algún momento para todos cuantos se dedican a promoverla.

Por eso, desgastados por nadar a contracorriente, proclaman que esa necesidad cultural ha de estar acompañada del dinero correspondiente y, sobre todo, a tiempo. “Todavía no han salido las ayudas institucionales, por eso en cualquier momento nos podemos caer. Todo este escenario se puede ir al garete”, aseveró Cornelles, que con un presupuesto estimado de 220.000€ (frente a los 150.000 de la edición anterior), apenas disponían de una cantidad irrisoria para costearlo cuando solo faltan dos días para ponerlo en marcha.

“No sabemos a fecha de hoy si vamos a cobrar por un año de trabajo”, agregó Cornelles, extendiendo esa incertidumbre a los artistas, compañías y trabajadores que ya han realizado su labor y esperan el cobro. De ahí que lanzara el mensaje, que también se viene repitiendo a lo largo del tiempo, que las instituciones perdieran “esa rigidez burocrática que las caracteriza”.

Dicho lo cual, el director artístico de Russafa Escènica también quiso valorar positivamente la implicación de todas las instituciones que colaboran con el festival, desde la propia Dirección General de Cultura y Patrimonio, al Consorci de Museus de la Generalitat Valenciana, pasando lógicamente por la propia Universitat de València, Ayuntamiento, SGAE Comunitat Valenciana, Fundación Bancaja, así como responsables de las salas de teatro que acogen diversas obras de la programación, como Espacio Inestable, Sala Off o Teatro Círculo.

Imagen extraída del video promocional de Russafa Escènica por cortesía del festival.

La gran novedad de este año, impulsada para contrarrestar el daño presencial ocasionado por el covid-19, es la digitalización de los contenidos del festival. Las obras incluidas en la programación han sido grabadas con gran calidad, para que puedan ser vistas en formato online a finales de octubre a través de la plataforma stagein.tv.

La obligada reducción del aforo, para cumplir las medidas de seguridad, será de esta forma compensado con la proyección digital de todos los espectáculos, que se podrán ver en régimen de alquiler durante 24 horas por un módico precio, dependiendo de las características de cada obra. “El 75% de la recaudación será para los artistas”, precisó Cornelles.

La disminución del número de espectáculos (de los 10 viveros se pasa a cinco) también conlleva una nota positiva: “Ahora pagamos el doble de caché”, resaltó Cornelles, quien subrayó que contaban con “el presupuesto más caro de la historia del festival”, parte del cual se lo lleva la novedad del costoso proceso de digitalización.

Aunque el 50% del aforo ya estaba vendido, a dos días del arranque del certamen, lo cierto es que ahora se ha pasado de las 10.200 entradas vendidas la pasada edición, a las 3.000 actuales, por aquello de haber tenido que reducir en ocasiones cada espectáculo de 35 a 5 espectadores. “Y eso nos hiere de muerte económicamente”, remachó el director artístico de Russafa Escènica.

Un momento de la presentación del festival de otoño en el Aula Magna de La Nau. Imagen cortesía de Russafa Escènica.

Amoraga reconoció que la pandemia y el confinamiento posterior les había “pillado con el pie cambiado”, pero que, “dentro de la lentitud”, dijo que se estaban “afrontando los cambios”. De hecho, frente al cansancio de Cornelles y su equipo, la directora general de Cultura y Patrimonio quiso lanzar de nuevo un mensaje de optimismo: “Se van a anunciar medidas de choque, que también afectan al mundo de la cultura”, refiriéndose al debate sobre el estado de la Comunitat Valenciana que en esos momentos se celebraba en Les Corts con el presidente Ximo Puig a la cabeza.

Ariño, en su escrito explicativo sobre los ‘Deseos’ del lema que aglutina temáticamente los espectáculos del festival, animó a realizar una “taxonomía” de dichos deseos, en el contexto de una sociedad de consumo que pretende alcanzarlos sin demora.

Cornelles se limitó a decir que había circo, danza, música y una gran diversidad, “con ética y estética”, al tiempo que señalaba que había “tantos deseos como seres humanos”, pero que puestos a resumir esa diversidad se decantaba, “sobre todo”, por el “deseo de ser feliz”. Felicidad que tiene sus peligros, por utilizar la metáfora empleada por Amoraga: “La cultura tiene sus riesgos y es que te puedes morir de placer o de risa”.

Cartel anunciador de la obra ‘Los de arriba’, de Adrián Novella. Imagen cortesía de Russafa Escènica.

Entre los espectáculos que pueden provocar esa “muerte” por exaltación de los sentidos, está el Invernadero que Adrián Novella dirige en la Sala 7 del Teatro Rialto, bajo el título de ‘Los de arriba’. En él, unos jóvenes festejan, con las pertinentes medidas de seguridad, la vuelta a la normalidad tras la pandemia, cuestionando el futuro que les aguarda.

Y entre los interrogantes, el siguiente: “¿Importa más la salud o la economía?” Cornelles se atrevió a dar una respuesta: “Para mí, la salud, aunque un economista seguramente se inclinaría por lo segundo”. Esa dialéctica entre salud, en este caso cultural, y el dinero asociado a la necesaria y básica economía doméstica, también forma parte del trasfondo que subyace en Russafa Escènica, cuyo futuro está en el aire. ¿O no? “Se seguirá haciendo, porque todas las instituciones haremos el esfuerzo para que continúe”, concluyó Ariño.  

Imagen extraída del video promocional de Russafa Escènica, por cortesía del festival de otoño.

Salva Torres

Las caras de la ira

‘Threesome’, ‘Susan y el diablo’ y ‘Diktat’ | Las caras de la ira
Sala Russafa
Dénia 55, València
Septiembre de 2020
Martes 8 de septiembre de 2020

Violencia de género. Violencia asesina. Violencia fratricida. Con un mes de anticipación y tras cinco de inactividad por la Covid Sala Russafa inicia su décima temporada con tres obras contundentes que plantean distintas facetas de la ira tanto en el ámbito íntimo como social: ‘Threesome’, ‘Susan y el diablo’ y ‘Diktat’.

Reclamar cambios legislativos que distingan la violación del abuso sexual es el mensaje final de ‘Threesome’, del 17 al 20 de septiembre, de la compañía valenciana Alarcón&Cornelles formada por el autor, director y actor Jerónimo Cornelles y el actor y gestor cultural Rafa Alarcón. Se trata de una versión libre de ‘Tape’ de Stephen Belber, estrenada en 1999, y llevada al cine dos años después por Richard Linklater.

Escena de ‘Threesome’, de Alarcón&Cornelles. Imagen cortesía de Sala Russafa.

A partir del reencuentro de tres compañeros de instituto que no se han visto en una década, la obra aborda con valentía el tema de las agresiones sexuales en un tono de tragicomedia.

El resultado es una vibrante pieza interpretada por Rafa Alarcón y Fran de la Torre en los papeles masculinos, con Silvia Valero y Iolanda Muñoz alternándose en el rol femenino. Combinando con inteligencia el humor negro y el drama, ‘Threesome’ visibiliza las estadísticas que evidencian que en España una de cada tres mujeres ha sufrido, sufre o sufrirá algún tipo de agresión machista.

Así, se propone una reflexión sobre la capacidad de reaccionar frente a determinados acontecimientos, de perdonar y perdonarse, de dejar pasar ciertas cosas para soltar lastre. Y hace visible a ese tercio de la población femenina que suele permanecer silenciada, excepto en los casos en que abre telediarios.

Escena de ‘Susan y el diablo’. Fotografía de Vanessa Rabade por cortesía de Sala Russafa.

La segunda propuesta es ‘Susan y el diablo’, coproducción de la compañía Euroscena y Arden Producciones, escrita y dirigida por Chema Cardeña, que incluye en su reparto a las veteranas María José Goyanes y Marisa Lahoz junto al valenciano Manuel Valls. La trama recrea el encuentro entre un periodista y Susan Atkins, condenada por el asesinato de varias personas, incluida Sharon Tate, en el macabro episodio inspirando por Charles Manson.

Tras pasar gran parte de su vida en prisión y aquejada de una enfermedad terminal, la reclusa espera utilizar la exclusiva para poder convencer a la opinión pública de que la dejen morir en libertad. Pero el giro inesperado de los acontecimientos le llevará, no solo a rememorar su terrible pasado, sino a cuestionarse qué es lo que verdaderamente sabe de su presente y de la persona que le entrevista.

La justicia, la reinserción, la crueldad, la empatía y la venganza son algunos de los temas que se plantean en este  thriller, en el que risas intermitentes alivian la tensión de la trama, al tiempo que se invita al espectador a preguntarse si en el fondo de cada uno habita un diablo como el que tentó a Susan en su juventud.

Escena de ‘Diktat’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Del 22 al 24 de septiembre sube a escena ‘Diktat’ una reflexión sobre la forma de superar un enfrentamiento entre hermanos. Es un montaje de Col.lectiu Intermitent sobre una obra del dramaturgo francés Enzo Cormann traducida por Fernando Gómez Grande y dirigida por Juan Pastor, con Morgan Blasco y Toni Misó como protagonistas.

Una guerra fraticida en un país que podría ser Yugoslavia u otro cualquiera sometido a un nacionalismo excluyente. Dos hermanos que compartieron una infancia feliz y que por encima de sus diferencias ideológicas intentan comunicarse más allá de las palabras y crear un espacio común. Con estos ingredientes básicos Cormann teje un tapiz que muestra la esencia del ser humano y el papel que desempeña la memoria.

ira, Sala Russafa,
Escena de ‘Threesome’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

MAKMA

Risas y sombras en la ‘rentrée’ teatral

Teatre Talía y Sala Russafa
Inicio de la temporada teatral 2020/2021
Jueves 6 de agosto de 2020

Tras casi medio año en el dique seco a causa de la COVID-19, las salas privadas calientan motores para volver a navegar dentro de la nueva normalidad. El Teatre Talía será el primer auditorio en abrir el telón, el 27 de agosto, con ‘Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus’, una hilarante visión sobre lo que une y separa a ambos géneros tan dados al amor y a la guerra, a las alianzas y a los enfrentamientos.

teatral, Teatre Talía,
Cartel de ‘Por los pelos’, de Paul Pörtner, bajo la dirección de Santiago Sánchez, en el Talía.

Del 4 al 6 de septiembre, un monologuista habitual de la casa, Óscar Tramoyeres y su espectáculo ‘Con poquito me conformo’. A partir del día 10 la comedia estrella, ‘Por los pelos’, de Paul Pörtner, con dirección de Santiago Sánchez. Un enredo lleno de divertidos personajes que coinciden en una peluquería donde se comete un crimen. Y un toque flamenco, el día 15, ‘Qué flamenca sóc’, espectáculo de música y danza que propone un acercamiento entre el folclore valenciano y los palos más folclóricos del flamenco.

Sala Russafa inicia la temporada con un mes de anticipación y un par de obras contundentes de transfondo criminal en torno a las agresiones sexuales y la retorcida mente de una asesina múltiple confesa. Reclamar cambios legislativos que distingan la violación del abuso sexual es el mensaje final de ‘Threesome’, en escena del 17 al 20 de septiembre, montaje de la compañía valenciana Alarcón&Cornelles, formada por el autor, director y actor Jerónimo Cornelles y el actor y gestor cultural Rafa Alarcón. Se trata de una versión libre de ‘Tape’ de Stephen Belber, estrenada en 1999, y llevada al cine dos años después por Richard Linklater.

Escena de ‘Threesome’, de Alarcón&Cornelles. Imagen cortesía de Sala Russafa.

A partir del reencuentro de tres compañeros de instituto que no se han visto en una década, la obra aborda con valentía el tema de las agresiones sexuales en un tono de tragicomedia. El resultado es una vibrante pieza interpretada por Rafa Alarcón y Fran de la Torre en los papeles masculinos, con Silvia Valero (17 y 18 de septiembre) y Iolanda Muñoz (19 y 20 de septiembre) alternándose en el rol femenino.

Combinando con inteligencia el humor negro y el drama, ‘Threesome’ visibiliza las estadísticas que evidencian que en España una de cada tres mujeres ha sufrido, sufre o sufrirá algún tipo de agresión machista. Así, se propone una reflexión sobre la capacidad de reaccionar frente a determinados acontecimientos, de perdonar y perdonarse, de dejar pasar ciertas cosas para soltar lastre. Y hace visible a ese tercio de la población femenina que suele permanecer silenciada, excepto en los casos en que abre telediarios.

teatral, Sala Russafa,
Cartel de ‘Susan y el diablo’, dirigida por Chema Cardeña.

La segunda propuesta es ‘Susan y el diablo’, coproducción de la compañía Euroscena y Arden Producciones, escrita y dirigida por Chema Cardeña, que incluye en su reparto a las veteranas María José Goyanes y Marisa Lahoz junto al valenciano Manuel Valls. La trama recrea el encuentro entre un periodista y Susan Atkins, condenada por el asesinato de varias personas, incluida Sharon Tate, en el macabro episodio inspirando por Charles Manson.

Tras pasar gran parte de su vida en prisión y aquejada de una grave enfermedad terminal, la reclusa espera utilizar la exclusiva para poder convencer a la opinión pública de que la dejen morir en libertad. Pero el giro inesperado de los acontecimientos le llevará no solo a rememorar su terrible pasado, sino a cuestionarse qué es lo que verdaderamente sabe de su presente y de la persona que le entrevista. La justicia, la reinserción, la crueldad, la empatía y la venganza son algunos de los temas que se plantean en este  thriller, en el que risas intermitentes alivian la tensión de la trama, al tiempo que se invita al espectador a preguntarse si en el fondo de cada uno habita un diablo como el que tentó a Susan en su juventud.

Escena de ‘Susan y el diablo’. Foto de Vanessa Rabade por cortesía de Sala Russafa.

MAKMA

Russafa Escènica, cuando los deseos se cumplen

Russafa Escènica
Festival de otoño de las artes escénicas
Diferentes salas de Valencia
Del 24 de septiembre al 4 de octubre
Jueves 9 de julio de 2020

Son inasequibles al desaliento. Los responsables de Russafa Escènica, festival de otoño que se celebrará en Valencia del 24 de septiembre al 4 de octubre, han hecho de la necesidad virtud para, contra el viento y la marea del coronavirus, sacar adelante su décima edición. Una edición que, en su breve pero intenso historial, ya viene marcada por ese gesto diríase heroico de mantener el certamen en tiempos marcados por la enésima crisis que vive el sector teatral, nunca antes debida a un bicho que ha trastocado los planes de medio mundo. De manera que el Russafa Escènica de 2020 será ya especial, aunque solo sea por las dudas que ha generado la pandemia, el riesgo asumido de poner en marcha una edición que peligraba, y los ‘Deseos’, lema del festival, en principio frustrados y luego cumplidos por esa voluntad imperiosa de celebrarlo.

Antonio Ariño, vicerrector de Cultura, señaló el espíritu al que nos hemos de acostumbrar: “Lo que tenemos previsto es la imprevisión”. Por eso los responsables del festival de otoño anunciaron ya su intención de grabar todos los espectáculos programados, con el fin de combinar las actuaciones presenciales y su impresión digital, no sea que un rebrote de la enfermedad pudiera dar al traste con el festival, después de la “montaña rusa de emociones”, según expresión de Pedro Giménez, director de la Sala Off, que ha supuesto la deliberación de poner en marcha la edición de este año.

Imagen previa del encuentro para presentar Russafa Escènica a los medios en el Centre del Carme. Foto de InuSualPro por gentileza del festival.

Tras la desaparición de Tercera Setmana, el otro festival de las artes escénicas de Valencia que tras cuatro años arrojó la toalla en diciembre por “falta de apoyo institucional”, Russafa Escènica se queda en solitario para mantener viva la llama del teatro a nivel de certamen que amplía su oferta por toda la ciudad, si exceptuamos 10 Sentidos, más especializado en danza. “Responsabilidad muchísima”, reconoció Dídac Doménech, responsable de Producción del festival, cuando se le preguntó por este asunto, tras hacer un “balance muy positivo” de los 10 años que ahora celebra en medio de la pandemia.

De “esfuerzo y valentía por seguir impulsando la cultura” calificó José Luis Pérez Pont, director del Centre del Carme, la iniciativa de los responsables de Russafa Escènica por mantener la celebración de 2020. Un esfuerzo que ha llevado a programar en dos semanas, en lugar de tres, tanto los espectáculos en el barrio que da origen al nombre del festival, como a todos esos otros que acogerán las diferentes salas esparcidas por el resto de la ciudad, en lo que se denomina Russafa OUT. Espacio Inestable, con Jacobo Pallarés y Maribel Bayona al frente, Teatro Círculo, representado por Miguel Ángel Cantero, la propia Sala Off, además de Rambleta, La Nau, Sala 7 del Teatro Rialto, SGAE, Fundación Bancaja, La Mutant y Centre del Carme serán las que acojan el ramillete de obras arriesgadas, talleres y actividades complementarias que dan forma a esta prevista e imprevista edición.

Un momento de la presentación de Russafa Escènica en el Centre del Carme. Foto de InuSualPro por cortesía del festival.

“Es un año difícil, pero había que seguir adelante para apoyar al sector teatral”, resaltó Doménech, algo que agradecieron los creadores que, como Eva Zapico, Silvia Batet, Adrián Novella o Javier Sahuquillo, cuyas obras forman parte de la programación, manifestaron su alegría y esperanza por esta recuperación de la actividad teatral, después de unos duros meses de parón por culpa de la pandemia. Una recuperación que viene a su vez avalada por un incremento en el caché de las compañías y artistas, debido al “año de mayor presupuesto” (Doménech), que compensa de esta forma la previsible disminución de los ingresos de taquilla, por las limitaciones de aforo a las que obliga la situación, y que ha representado para el festival casi el 50% de su fuente de financiación.    

Una de las grandes novedades de esta edición, además de la reducción temporal del festival y el aumento del caché, es la grabación de los espectáculos, que se hará de forma profesional, con varias cámaras, con planos y contraplanos, de forma que su visionado esté a la altura de los famosos ‘Estudio 1’ que TVE programó en los años 60 y 70, tal y como explicó Jerónimo Cornelles, director artístico de Russafa Escènica. ”El teatro es presencial, pero esta iniciativa facilitará la visión del teatro para quienes no puedan asistir al directo”, subrayando Cornelles su convicción de que “pueden convivir ambas experiencias”.

Fotograma de ‘Doce hombres sin piedad’, de Sidney Lumet, en la que se basa la obra ‘9’, de Javier Sahuquillo.

Javier Sahuquillo explicó lo que será ‘9’, la obra por él escrita basándose en la famosa ‘Doce hombres sin piedad’, que el cineasta Sidney Lumet dirigió con Henry Fonda como protagonista y que acogerá la Sala Off. “Aquí se llama ‘9’, porque es el número de los integrantes de un jurado en España, y está adaptada a nuestro contexto y actualidad”, señalando que en este caso habrá mujeres en el jurado, cosa que no había en la película, y personajes de todo tipo acordes con la época en que vivimos. Eso sí, se mantiene el núcleo argumental, sustentado en el riesgo que siempre corre quien manifiesta una opinión contraria a la de una mayoría que se apresura a dictar sentencia, sobre todo ahora que las redes sociales se han convertido en tribunales de acelerada ejecución propagandística.

Eva Zapico lleva a Rambleta ‘La sala de los trofeos’, basada en la “existencia de zoológicos de seres humanos” de principios del pasado siglo y cuyo descubrimiento sorprendió mucho a la bailarina y coreógrafa: “Hay algo confuso también para mí”, reconoció, quien aborda el tema configurando “un espacio de investigación escénica pura y dura”, lo que genera en ella una mezcla de “ilusión y miedo”. Silvia Batet, cuyo espectáculo ‘Requiem’ acogerá la capilla del Monasterio de San Miguel de los Reyes, dijo que su obra nacía “de la experiencia del duelo en prepandemia”, cobrando ahora “otra relevancia y actualidad”. El giro y la inmovilidad son las maneras de experiencia, “de ese no avanzar”, que Batet desarrolla con la ayuda de cinco bailarines.

Escena de ‘Wof, Wof, Wof’, de Melena Androide, incluida en la programación de Russafa Escènica.

Adrián Novella será el encargado de la producción del llamado ‘Invernadero’, con el que Russafa Escènica sale por primera vez del barrio para ubicarse en la Sala 7 del Rialto. Fiel a su “tipo de teatro en el que incluyo al espectador”, el proyecto ‘Los de arriba’ lo plantea como un “espectáculo completamente inmersivo”, destacó, para el que ha contado con alumnos del último año de artes escénicas. “La obra habla de cómo ven la pandemia las diferentes clases sociales”, con un toque “teenager”, remarcó Novella.

Hay muchas más obras, como ‘Wof, Wof, Wof’, de Melena Androide en Teatro Círculo; ‘Ganeko Crew’, de la compañía Olatz Gorrotxategi, en Sala Off; ‘Back 2 Classics’, de Planeta Trampolí, en la Nau; ‘Los protagonistas’, de El Conde de Torrefiel del Escalante Centro Teatral, que se representará en La Mutant; la propuesta de circo ‘10582’, de la compañía Arritmados, en Espacio Inestable, o ‘1Km2’, dirigida por Jerónimo Cornelles y escrita junto a Maribel Bayona, que se verá en el Centre del Carme.

El festival también cuenta con la novedad de la oferta de autobuses gratuitos, que resaltó Cornelles, para que el público del barrio de Russafa no tenga excusas a la hora de poder desplazarse a todos los espectáculos que se representan en las diferentes salas de Valencia, incluyendo la ruta de vuelta una vez finalizadas las obras. Con respecto a los problemas de financiación derivados de la tardanza con el que las Administraciones públicas sufragan las ayudas económicas a este tipo de festivales u otro tipo de eventos culturales, Doménech fue taxativo: “El modelo de financiación es el que es”, algo que le llevó a concluir que “la financiación pública en este país sería para hacérselo mirar”. Russafa Escènica, entretanto, celebra sus diez años con una paradójica salud de hierro.

Responsables de las distintas instituciones que participan en Russafa Escènica, junto a artistas y miembros del equipo del festival. Foto: InuSualPro.

Salva Torres

La lucha maloliente por el poder

El llimpiaculos del rey, de Chema Cardeña
Producción: alarcón&cornelles
Sala Russafa. Centre Cultural Docent d’Arts Escèniques
C / Dénia, 55. Valencia
25, 26 y 27 de enero de 2019

La atrevida y atípica comedia ‘El limpiaculos del rey’ abandona el trono que ha situado en el escenario de Sala Russafa durante sus dos primeras semanas de estreno, agotando las localidades en varias funciones, logrando el favor de la crítica y trasmitiendo al público el trasfondo de un montaje que cuenta más allá de lo aparente.

Con tres últimas funciones, hasta el domingo 27 de enero se mantiene en cartel esta pieza, dentro del ‘VIII Cicle de Companyies Valencianes’ del teatro de Ruzafa, que hasta mediados de marzo da protagonismo a las propuestas de formaciones de la Comunitat.

Chema Cardeña, en 'El limpiaculos del rey'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Chema Cardeña, en ‘El limpiaculos del rey’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

La apertura de la octava edición de esta programación especial ha venido de la mano de la formación valenciana alarcón&cornelles, formada por dos figuras destacadas dentro de la escena local: el cómico y actor Rafa Alarcón, impulsor del Circuit de Café Teatre; y el autor, actor y director Jerónimo Cornelles, Director del Festival Russafa Escènica.

La obra se ha desarrollado dentro del programa ‘Graners de creació 2019/2022’ como un encargo de escritura y dirección a Chema Cardeña, quien ha elegido una curiosa forma de llevar a las tablas el tema de la ambición: desde la carcajada pero sembrando una semilla para la reflexión.

Retrocediendo al  siglo XVI, la trama se sitúa en la corte de Enrique VIII, cuando éste desea deshacerse de su primera esposa, Catalina de Aragón, circunstancia que sacude los cimientos de reino y hasta de la Iglesia, con bandos enfrentados y un aire de traición irrespirable. Dos jóvenes arribistas se disputarán el puesto de limpiaculos real para estar lo más cerca posible del poder, entrando en una lucha tan maloliente como hilarante, base de una comedia con trasfondo y de plena actualidad, que describe uno de los aspectos más inherentes al ser humano: la ambición.

Jerónimo Cornelles (izquierda) y Rafa Alarcón, en 'El limpiaculos del rey'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Jerónimo Cornelles (izquierda) y Rafa Alarcón, en ‘El limpiaculos del rey’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

“Creo que el público está captando lo que la obra quiere contar. Más allá de la anécdota y de lo llamativo del título, la obra refleja la estupidez, hasta dónde somos capaces de llegar para conseguir algo porque creemos que nos dará lo que necesitamos. Todo ocurre en clave de comedia, pero no deja de ser una reflexión sobre la necesidad de ser alguien, de no pasar desapercibido en este mundo y de tener poder. Me parece que son temas de plena actualidad, con muchos paralelismos con lo que nos está ocurriendo ahora mismo”, puntualiza Cardeña.

El propósito de la formación, una vez acabadas las tres semanas en cartel en Sala Russafa, es llevar la pieza a otros escenarios, tanto de la Comunitat Valenciana como de otras autonomías. Alarcón, Cornelles y el propio Cardeña componen el elenco de esta historia que incluye personajes y episodios reales en su trama, localizada en el gabinete privado donde el rey dispone de ‘su otro trono’. Una ocasión para asomarse a un lugar privilegiado, donde se tejen y descubren complots, intrigas y alguna que otra indigestión.

Escena de 'El limpiaculos del rey'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘El limpiaculos del rey’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

La familia nuclear, por los aires

Pequeños episodios de fascismo cotidiano, de Bramant Teatre, dirigido por Jerónimo Cornelles
Sala Carme Teatre
C / Gregori Gea, 6. Valencia
Del 14 al 17 de diciembre de 2017, a las 20.30h

La compañía valenciana Bramant Teatre estrena ‘Pequeños episodios de fascismo cotidiano’, una obra que indaga en el concepto de familia nuclear tradicional, que permanecerá en cartel del 14 al 17 de diciembre en la Sala Carme Teatre de Valencia y que forma parte de las Residencias de creación promovidas por la propia Sala Carme Teatre con el fin de dinamizar el teatro contemporáneo valenciano.

Se trata del decimosexto estreno de la compañía que en 2018 cumplirá 20 años, un texto que fue premiado en 2011 dentro del ‘Primer programa de desarrollo de Dramaturgias actuales’ del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM).

Pequeños episodios de fascismo cotidiano. Imagen cortesía de Bramant Teatre.

Pequeños episodios de fascismo cotidiano. Imagen cortesía de Bramant Teatre.

‘Pequeños episodios de fascismo cotidiano’ es una propuesta escrita y dirigida por Jerónimo Cornelles y formada por un elenco de 10 actores y actrices que revisita la familia “convencional” con el deseo de pervertirla irónicamente. Así, se crea un cuadro caleidoscópico entre el teatro, el cine, los falsos documentales y los nuevos formatos expositivos, que acentúa la idea de que la familia, como la identidad, se construye, se ensaya y se representa.

La trama se desarrolla a partir de una serie de entrevistas a una familia para un estudio social de la comunidad a la que pertenecen. Será durante estas entrevistas cuando, a través de confesiones, se revelarán elementos clave que nos permitan entender qué ocurre en el núcleo familiar presentado. Elementos que funcionan como “espejo” donde poder ver parte de nuestros propios núcleos familiares.

Uno de los puntos excepcionales de esta propuesta es que el personaje de hija mayor, en cada uno de los seis episodios en los que aparece, está interpretado/jugado por una actriz distinta. De este modo, se quiere profundizar en la idea que son muchas las mujeres que sufren pequeños episodios de fascismo cotidiano en su familia. Se trata de un recurso para multiplicar y proyectar que no sólo hay una protagonista que sufra este tipo de episodios, sino muchas, todas ellas atrapadas en distintos núcleos familiares.

Tras la función del viernes 15, se celebrará un coloquio y debate abierto sobre «micromachismos» en el que participan Carmen Amoraga, escritora y Directora General de Cultura y Patrimonio de la Generalitat Valenciana, Alberto Ibáñez Mezquita, Secretario Autonómico de Inclusión e Igualdad de la Generalitat Valenciana; Isa Lozano, concejala de Igualdad y Políticas Inclusivas del Ayuntamiento de Valencia y, como moderadora, Ana Mansergas Monte, periodista, además de los espectadores asistentes a la función.

Cartel de 'Pequeños episodios de fascismo cotidiano'. Imagen cortesía de Bramant Teatre.

Cartel de ‘Pequeños episodios de fascismo cotidiano’. Imagen cortesía de Bramant Teatre.

Russafa Escènica, menos y mejor

Russafa Escènica
Bajo el lema ‘Caminos’
Del 14 al 24 de septiembre de 2017

Faltan apenas tres meses para que el festival de las artes escénicas de Valencia, Russafa Escènica, celebre su séptima edición, que se desarrollara del 14 al 24 de septiembre bajo el lema ‘Caminos’. Este año serán 18 las piezas escénicas que compondrán el cartel del festival (divididas entre El Invernadero, 13 Viveros y 4 Bosques) cuya singularidad, según destacan desde la organización, es la fusión entre profesionales consolidados y nombres emergentes, entre compañías con una larga trayectoria y jóvenes talentos.

Bienvenido a casa, de Dacsa Produccions. Imagen cortesía de Russafa Escènica.

Bienvenido a casa, de Dacsa Produccions. Imagen cortesía de Russafa Escènica.

Destaca, además, la mezcla generacional en el elenco de actores de las distintas propuestas. Como ejemplo de ello, una de las obras, ‘Bienvenido a casa’, dirigida por Eva Zapico -nacida como pieza breve en el festival Cabanyal Íntim y transformada en pieza larga para Russafa Escènica- que pone frente a frente en el escenario, junto a Manu Valls, a Juan Mandli y Alejandra Mandli, padre e hija en la realidad y en la ficción.

En esta séptima edición continúa la tendencia que Russafa Escènica inició el pasado año: reducir el número de propuestas en cartel. Una decisión que viene motivada, en primer lugar, para respetar la propia singularidad del festival que, en palabras de Jerónimo Cornelles, director artístico de Russafa Escènica, no es otra que “la posibilidad que tiene el público de abarcarlo todo, gracias a la duración de las obras y a lo reducido de sus precios”. Y, en segundo lugar, para premiar la calidad por encima de la cantidad.

La dislexia de los conejos. Imagen cortesía de Russafa Escènica.

La dislexia de los conejos. Imagen cortesía de Russafa Escènica.

Russafa Escènica, que llegó a programar 30 estrenos absolutos en su cuarta edición recupera ahora, tras una minuciosa selección, la misma cifra de espectáculos que presentó en su segunda cita, en el año 2012. Todo ello al mismo tiempo que aumenta de forma destacable el número de proyectos que se han presentado este año al festival, alrededor de 170, de lugares tan diversos como Madrid, Barcelona, Baleares, México o Argentina.

En esta séptima edición Russafa Escènica se convierte en el primer festival de su categoría que remunera económicamente con un caché fijo a las compañías participantes, lo que supone la consecución de un objetivo que el festival tenía desde que comenzó su andadura en 2011 y que simboliza la dedicación y el esfuerzo por crecer y mejorar. Esta remuneración, que facilita la contratación de los intérpretes, se sumará al porcentaje correspondiente de la taquilla al finalizar el festival, hasta ahora el único pago que percibían las compañías.

Foto de equipo de Russafa Escènica. Imagen cortesía de la organización.

Foto de equipo de Russafa Escènica. Imagen cortesía de la organización.

Este es uno de los motivos por los que casi la totalidad de la programación -exceptuando una propuesta de circo cuya compañía está formada en Barcelona con intérpretes de Francia y Chile- la forman compañías valencianas, quienes han confiado en Russafa Escènica desde el momento de su creación y hacia quienes el festival dirigirá sus recursos en la presente edición.

En cuanto a los formatos repiten teatro textual, danza, performance y circo, entre otros, y destacan nombres como Carla Chillida, un referente en el teatro político, Eva Bertomeu, reconocida profesional en danza, o Pepa Juan y Laura Useleti, actrices de gran recorrido profesional. Los espacios de representación tanto de Viveros como Bosques se seguirán realizando en espacios no convencionales y privados del barrio.

El proyecto El Invernadero es un taller de creación e investigación gratuito para jóvenes actores y actrices guiado por un profesional de las artes escénicas valencianas. En esta séptima edición será la actriz y directora María José Peris quien dirigirá la propuesta, una metáfora de la situación escénica actual a través de un formato musical abordando cuestiones como el deber de la administración pública ante la cultura, el respaldo de la crítica, el apoyo del público y, en general, la condición de artista.

Tras el taller de creación, la obra pasará a formar parte de la programación oficial del festival como producción propia y se representará, un año más, en la Sala Russafa.

Mare Mortis.

Mare Mortis. Imagen cortesía de Russafa Escènica.

Los deseos amargos de ‘Tío Vania’

Tío Vania, de Anton Chéjov, dirigido por Jerónimo Cornelles
Jueves 13 y viernes 14 de octubre de 2016
Peer Gynt. El Gran Monarca, de Henrik Ibsen, dirigido por Jorge Eines
Sábado 15 y domingo 16 de octubre
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia

Una de las señas de la programación de Sala Russafa es la reivindicación del teatro clásico, incluyendo acercamientos novedosos, que permiten descubrir cómo historias y personajes escritos en otros siglos pueden encajar perfectamente en el actual porque hablan de las emociones humanas, algo tan genuino que no entiende de calendarios.

Escena de Tío Vania, de Jerónimo Cornelles. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Tío Vania, de Jerónimo Cornelles. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Esta semana, el centro cultural concluye su ciclo ‘Alcem el teló’, con el que ha arrancado su actividad esta temporada y que funciona como una declaración de intenciones y una muestra de la programación que podrá verse hasta junio de 2017. Ahora es el turno de la revisión del teatro clásico de la mano de destacadas compañías del ámbito nacional y valenciano. El 13 y 14 de octubre, Sala Russafa programa la versión de ‘Tío Vania’ de la compañía valenciana Bramant Teatre una tragicomedia sobre la búsqueda de la felicidad. Chéjov escribió en 1899 esta historia de una familia rural acomodada, aunque venida a menos, que se cuestiona su planteamiento vital y el letargo en el que anda sumida a raíz de la visita del cuñado del anciano Vania con su nueva mujer.

Jerónimo Cornelles adapta, actualiza y dirige este clásico que interpreta junto a Rafa Alarcón, María Minaya, Ernesto Pastor, María Poquet, Teresa Soria y Laura Valero. Una amarga pero emocionante comedia que forma parte de la trilogía de la compañía valenciana sobre el teatro naturalista.

Cartel de Peer Gynt. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Cartel de Peer Gynt. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Otro acercamiento distinto a los clásicos llega de la mano de la formación madrileña Tejido Abierto Teatro, que el 15 y 16 de octubre estrena en Valencia una versión de una de las obras más populares del dramaturgo y poeta Henrik Ibsen: ‘Peer Gynt. El gran Monarca’.

El reputado Jorge Eines, teórico teatral y director de más de 40 espectáculos en España, Argentina, Colombia, Estados Unidos e Israel, aporta su personal sello a la adaptación y dirección de esta fábula. Un retrato de los anhelos y ciclos vitales del ser humano a través de Peer Gynt, un seductor personaje que en esta nueva versión va encontrándose con referentes tan variados como El Quijote, Marilyn, la entrega de Los Óscar, Los Fiordos o la Meseta Castellana en una trama genial, llena de deliciosa incoherencia.

Juan Díaz encabeza el elenco del espectáculo que incluye a Agus López, Carmen Vals, Daniel Méndez, Danai Querol, Carlos Enri, Beatriz Melgares y Belén Lázaro. Una puesta en escena totalmente actualizada, con música en directo y una arriesgada estética, caracterizan el novedoso acercamiento a este clásico del S.XIX, totalmente vigente en nuestros días.

Escena de Tío Vania.

Escena de Tío Vania, de Jerónimo Cornelles. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Los miedos de Russafa Escènica van en autobús

Video promocional de Russafa Escènica 2016
Rodado por Quatre Films en colaboración con EscaparateVisual
Del 15 al 25 de septiembre en Valencia

Como ya es habitual en Russafa Escènica, el festival ha realizado un vídeo promocional para dar visibilidad a su sexta edición, que lleva por título ‘Miedos’ y que se desarrollará en Ruzafa, Valencia del 15 al 25 de septiembre.

Imagen del video promocional de Russafa Escènica 2016 rodado por Quatre Films en colaboración con EscaparateVisual.

Imagen del video promocional de Russafa Escènica 2016 rodado por Quatre Films en colaboración con EscaparateVisual.

Rodado por Quatre Films con la colaboración EscaparateVisual y dirigido por Jerónimo Cornelles, director artístico de Russafa Escènica, el vídeo tiene como protagonistas una representación de actores y actrices de las 21 compañías que presentarán sus propuestas en el festival, además del proyecto Invernadero.

El spot, que sirve como carta de presentación de la cita, conecta con el lema de este año y juega con la imaginación. Gracias al acuerdo de colaboración entre Russafa Escènica y EMT Valencia, el vídeo tiene la peculiaridad de que ha sido rodado en uno de los autobuses de la empresa municipal de transportes que recorre la línea 4 y que ha sido totalmente personalizado para el festival con la imagen corporativa de Russafa Escènica.

Imagen del video promocional de Russafa Escènica 2016 rodado por Quatre Films en colaboración con EscaparateVisual.

Imagen del video promocional de Russafa Escènica 2016 rodado por Quatre Films en colaboración con EscaparateVisual.

En palabras de Cornelles, «a pesar de que el lema de este año sea miedos, la organización y las compañías llegamos sin miedo, aunque a veces el camino sea difícil. Y no lo tenemos porque creemos en este proyecto y porque sabemos que su llegada está cargada de cosas positivas. Porque el miedo paraliza, y porque nosotros estamos en continuo movimiento».

RUSSAFA ESCÈNICA 2016 – "PORS / MIEDOS" from Quatre Films on Vimeo.