“Delante del público es como flotar en una nube”

Acuarela. Bruno Sotos
Café Elvolander
C / Poeta Navarro Cabanes, 25. Valencia
Viernes 2 de febrero de 2018, a las 21.30h

‘Acuarela’ es el nombre del nuevo EP de Bruno Sotos, que incluye una versión más instrumentada y emocional de ‘Hoy duele’ y tres nuevas canciones: ‘Ámame’, ‘Al volver’ y ‘Acuarela’. De la producción artística se ha encargado Antoni Noguera y las mezclas han corrido a cargo de Mateu Picornell. Un paso firme en la carrera de Bruno Sotos, ya de la mano de Sony Music en coproducción con Blau/Discmedi, que le va a abrir las puertas de todos los corazones a ambos lados del Atlántico. El cantautor mallorquín y nuevo fichaje de Sony Music sigue con su gira presentando su último trabajo. Podremos disfrutar de él en el Volander (Valencia), donde estará el viernes 2 de febrero.

Bruno Sotos. Imagen cortesía de su representante.

Bruno Sotos. Imagen cortesía de su representante.

¿Cuándo aparece la música en tu vida? 

Desde niño en casa se escuchaba especialmente la música de autor. Y ya me ilusionaba ser uno de ellos. Algo que con el paso del tiempo se está cumpliendo como un gran sueño.

¿Qué canción marco tu infancia? ¿y tu adolescencia? ¿y en esta etapa de madurez?

Con diez años puedo decir que la canción ’1,2,3,4′ de Javier Álvarez ya me marco muchísimo. Más tarde fue Pedro Guerra con ‘Golosina’ quien entró en mi vida, ampliándose mis gustos a grupos como Extremoduro, SFDK, etc. En la actualidad escucho mucha música desde Ed Seeran, Sam Smith a Andrés Suarez o Pablo López.

Si tuvieras que escoger entre tres grupos ¿cuáles serían y por qué?

Tres son pocos, pero… por ejemplo me encanta Coldplay por puesta en escena, Queen… sobran argumentos y Extremoduro por su fuerza.

Ahora toca mojarse y nos gustaría conocer ¿con quién te gustaría trabajar o colaborar en un futuro? ¿Y en un pasado? 

En un futuro me gustaría mucho, pero mucho, con Bebe y en el pasado tuve la suerte de hacerlo con Javier Álvarez, mi gran referente y Andrés Suarez.

¿Cómo definirías el panorama musical actual?

Creo que, entre todos, tendríamos que cambiar la situación no sólo en la cuestión de creatividad sino en cómo consume la gente la música para que genere y los que nos dedicamos a hacer y cantar canciones podamos vivir de ello.

¿Con qué te quedarías de todo tu recorrido musical? ¿y qué cosas quisieras que desaparecieran? 

Es que yo no quiero que desaparezca nada… todo lo que me he encontrado en el camino de la música es porque lo he buscado y me ha traído el bien, cuando estoy delante de mi público es como flotar en una nube… o a la sombra de tu luz.

¿Cómo definirías tu último disco? 

Bueno, mi último disco todavía está en fase de los últimos retoques ya que el EP que apareció hace unos meses con cuatro canciones era sólo un adelanto del que saldrá en breve. Me gusta destacar que está muy elaborado y he intentado que sea muy variado para dar un salto hacia adelante como cantautor pop, tengo la suerte de contar con un gran equipo de producción.

¿Qué destacarías sobre este último disco que lo diferencia del resto?

Pues, que está muy currado y pensado, que sea diferente al anterior ‘Para respirar’ y que se pueda apreciar todo lo que he aprendido y estoy aprendiendo desde que me metí en este mundo de la música.

¿Quieres aportar algo más a esta humilde entrevista?

Expresar mi agradecimiento a todos los que están escuchando mis canciones. Hay que recordar que son muchos que han compartido por ejemplo ‘Hoy Duele’, no sólo en España sino también en Latinoamérica.

Bruno Sotos

Bruno Sotos. Portada del disco Acuarela.

Lorena Riestra

Rhonda Ross en exclusiva para Valencia

Rhonda Ross & Rodney Kendrick Quartet
Jimmy Glass Jazz Bar
C / Baja, 28. Valencia
Martes 26 de septiembre de 2017, a las 20.45h

La cantante Rhonda Ross (Los Ángeles, 1971), la única hija de la célebre estrella del soul Diana Ross y el legendario fundador de la Motown Berry Gordy, actúa por primera vez en el Jimmy Glass, el martes 26 de septiembre, en un concierto en exclusiva en Valencia.

Con la colaboración del gran pianista Rodney Kendrick, Rhonda Ross presenta ‘In Case You Didn’t Know’ (2016), su último disco. Con su magnífica voz, heredada de su madre, en este trabajo muestra su faceta más comprometida socialmente y explora los problemas raciales y de género y reflexiona sobre la espiritualidad en la sociedad actual.

Rhonda Ross. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Rhonda Ross. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Ross comenzó a pisar los escenarios tardíamente, inducida por su madre, después de una excelente trayectoria como actriz y de dedicarse a las finanzas en Nueva York. En 2004 lanzó su primer álbum en vivo, producido por Kendrick. Pero fue en 2013, al unirse a Diana Ross en la gira Love Tour, cuando decidió dedicarse a la música definitivamente.

Rodney Kendrick (Filadelfia, 1960) es hijo de James Jimmy Kay Kendrick, un pianista que trabajó con el saxofonista Illinois Jacquet y con los saxofonistas Sonny Stitt y Sam Rivers, y de la cantante de gospel llamada Juet.

Este magnífico pianista y productor ha trabajado con artistas como Randy Weston, Freddie Hubbard, Terence Blanchard, Stanley Turrentine, Clark Terry o J. J. Johnson. En los años noventa fue el director musical de Abbey Lincoln durante siete años. En 1994, firmó un contrato con Verve Records, sello que publicó su debut, ‘The Secrets of Rodney Kendrick’, y un año más tarde, Dance World Dance. Ambos álbumes cuentan con grandes colaboraciones como las del saxofonista Houston Person, el trompetista Graham Haynes o el saxofonista Arthur Blythe. En su quinto trabajo, ‘We Don’t Die’, We Multiply, participa el saxofonista Dewey Redman.

También ha grabado como líder ‘The Colors Of Rhythm’, un álbum para el prestigioso sello Impulse!, en el que tocan Cindy Blackman y Curtis Lundy. Kendrick ha producido innumerables trabajos, incluidos los de su mujer, Rhonda Ross. El cuarteto se completa con el saxofonista Dani Juárez, el contrabajista Ander García y el baterista Akinsola Elegbede.

Rhonda Ross. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Rhonda Ross. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Lori Meyers electriza Valencia

Lori Meyers
Momentos Alhambra Música
Espai Rambleta
Bulevar Sur, esquina Pío IX. Valencia
Sábado 9 de septiembre, 2017, a las 21.00h

Cervezas Alhambra regresa a Valencia con una nueva edición de Momentos Alhambra Música, su particular ciclo de conciertos que comenzó en junio en Granada y que finalizará en diciembre, visitando las ciudades de Madrid, Málaga, Córdoba, Bilbao, Murcia y Vigo.

La iniciativa musical de la cervecera cuenta nuevamente con una interesante propuesta de artistas y bandas que detendrán el tiempo para invitar, no a oír o a escuchar, sino a sentir lo mejor de la música nacional e internacional, ofreciendo a los asistentes una singular experiencia mientras disfrutan de Cervezas Alhambra.

Tras el concierto de Neuman del pasado mes de junio, Cervezas Alhambra vuelve a Valencia de la mano de Lori Meyers, que hará vibrar la ciudad situada a orillas del Mediterráneo. Después de su incansable gira por la práctica totalidad de los festivales españoles, los autores de ‘En la espiral’ presentarán sus nuevos temas al público valenciano el sábado 9 de septiembre en La Rambleta, a partir de las 21.00h.

Hasta el momento, y a través de Momentos Alhambra Música, la marca ha compartido con sus consumidores la faceta más artesanal de Lori Meyers, concretamente con el concierto acústico que ofrecieron el pasado mes de junio en el entorno de la Alhambra de Granada.

Con su llegada a Valencia, el ciclo nos descubre también el lado más sofisticado de la banda, permitiéndonos disfrutar en directo de su repertorio en formato eléctrico. El último disco de los granadinos, uno de los trabajos más anhelados del pop español reciente, contiene 13 canciones que condensan lo mejor del sonido del grupo a lo largo de sus ya casi veinte años de carrera.

El grupo Lori Meyers. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

El grupo Lori Meyers. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

‘Blackstar Proyect’: Reinventando a Bowie

Blackstar Proyect
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Viernes 3 de febrero de 2017, a las 22.30h

Tres músicos y un artista gráfico se han unido bajo el liderazgo de Remi Carreres para realizar un proyecto en el que llevan trabajando siete meses. Blackstar Proyect, una versión realizada por ellos mismos del último álbum del recientemente fallecido David Bowie, ‘Blackstar’, publicado apenas dos días antes de su muerte y que nunca se ha interpretado en directo.

Carreres, vinculado a Glamour, Comité Cisne, Jean Montag, y Coleccionistas, junto a Samuel Reina, Pablo ‘Andreas’ Pérez, Dani Cardona y Epi Neuraska mostrarán el viernes 3 de febrero el resultado de su iniciativa en la Sala Russafa, a las 22.30 horas. Los nostálgicos del Duque Blanco tienen una cita obligada con su postre legado musical.

“La idea surgió a raíz del homenaje que le dedicamos al poco de fallecer Bowie», recuerda Carreres. «Samuel Reina, Pablo Andreas Pérez y yo interpretamos la canción ‘Lazarus’, que acababa de salir al mercado como single de su último disco. A partir de esa experiencia se nos ocurrió afrontar el desafío de trabajar todo el álbum”.

Blackstar Proyect. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Blackstar Proyect. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El bajista y compositor admite que lo fácil hubiera sido hacer un concierto tipo karaoke, con los grandes éxitos que todo el mundo conoce. Pero adentrarse en estas composiciones, que muestran una nueva faceta de Bowie, resultó mucho más complicado y apasionante, les hizo crecer como músicos.

“No quisimos copiar lo que habían hecho los intérpretes de avant-jazz que acompañaban a Bowie en el estudio, sino llevar las composiciones a nuestro terreno”, explica. Un costoso proceso de investigación y creación que duró siete meses. A la voz y guitarra de Reina, el saxo de Pérez y el bajo de Carreres, se sumó la percusión y batería de Dani Cardona.

“Hemos ido explorando las canciones hasta descubrir su esencia para desnudarlas y comprenderlas, porque no eran composiciones sencillas. A partir de ahí, las hemos ido vistiendo otra vez, pero con nuestro estilo, con nuestros arreglos”, comenta Carreres. Quitando algunas capas de sonido, adaptando ciertos ritmos, pero manteniendo los matices que transmiten la intención del autor. Así ha surgido este Proyecto Blackstar que Carreres se aventura a pensar que hubiera complacido a Bowie. “Sobre todo porque es fruto de la pasión por la exploración, el juego y el riesgo, algo que él imprimía a todos sus trabajos y que marcó su trayectoria”.

El repertorio se completa con una introducción instrumental rescatada del disco del Duque Blanco, ‘Low’ y con una canción inédita realizada para la banda sonora del musical ‘Lazarus’, que ha aparecido recientemente.

Para la puesta en escena de esta peculiar propuesta el artista gráfico Epi Neuraska ha creado unas proyecciones que se desarrollan, crecen y entretejen al ritmo de las canciones, influidas por la intensidad de la interpretación en directo. Siguiendo el espíritu de la última portada de Bowie,  la única en su discografía que no lleva una fotografía suya, sino la imagen  una imponente estrella negra, los músicos se diluyen en el escenario para dar protagonismo a un universo vivo, envolvente, que referencia al contenido del disco.

Blackstar Proyect. Imagen cortesia de Sala Russafa.

Blackstar Proyect. Imagen cortesia de Sala Russafa.

“Blackstar es una obra maestra, uno de los cinco mejores trabajos de Bowie, y queríamos que  tuviera el protagonismo completo. Pretendemos que sean más importantes las canciones que la gran figura de su autor y, por supuesto, que nuestra reinterpretación”, comenta Carreres.

Los cierto es que ha sido necesario mucho trabajo para poner en pie este homenaje. “Este espectáculo sólo tiene sentido si se interpreta en vivo y con unas buenas condiciones de acústica y proyección, en un contexto que permite al público meterse realmente en el ambiente del disco y disfrutar de la despedida de Bowie”, concluye el artista.

Bel Carrasco

“El premio a Dylan es un reconocimiento a la lírica”

Concierto de InMune
Sala 16 Toneladas Rock Club
C / Ricardo Micó, 3. Valencia
Viernes 14 de octubre de 2016, a las 23.00h

Makma estuvo en el primer concierto de la gira de los catalanes InMune en Valencia, presentando su flamante tercer disco, ‘Universal’, un elepé muy aplaudido y que se distancia de su anteriores trabajos por la contundencia de sus guitarras.

Nos acercamos a la prueba de sonido que realizaban junto a los valencianos 13 Millas. Al terminar la prueba, Morti, vocalista del grupo, y quien esto escribe, subieron a los camerinos para charlar de este trabajo, de la gira que les va a llevar por todo el Estado y sobre la opinión de Morti sobre el Nobel de Literatura dado a Bob Dylan.

Y entre otras cosas, Morti nos contó que este último trabajo “es más vital y energético, quizás como fenómeno de compensación”, que se observa una “evolución clara” con respecto a anteriores trabajos, en el que “el sonido se ha densificado más”, y que el Nobel a Dylan “pone en cuestión al propio Premio Nobel”, aunque se alegra por que el galardón supone “un reconocimiento a la lírica”. Todo esto y más en el video adjunto.

Morti, cantante de InMune. Fotografía: Javier Caro.

Morti, cantante de InMune. Fotografía: Javier Caro.

Javier Caro

José Mercé da la cara en Les Arts

Doy la cara, de José Mercé
Palau de les Arts
Avda. Professor López Piñero, 1. Valencia
Sábado 15 de octubre, 2016, a las 21.00h

Tras cuatro años de silencio discográfico, José Mercé vuelve a los escenarios para presentar su nuevo trabajo, un disco que marca un antes y un después en su ya dilatada carrera. El álbum, titulado ‘Doy la cara’ y compuesto de clásicos del cancionero de la música popular de todos los tiempos a dúo con los personajes más sobresalientes de la escena pop actual (Joaquín Sabina, Pablo Alborán, Alejandro Sanz, Los Secretos y muchos más) ha vuelto a colocar al cantaor jerezano en un primer plano de la actualidad musical abriendo nuevos horizontes a su brillante trayectoria artística.

José Mercé. Imagen cortesía de la organización del concierto en el Palau de les Arts.

José Mercé. Imagen cortesía de la organización del concierto en el Palau de les Arts.

‘Doy la cara’ es ya un hito en la carrera de José Mercé, el último gran maestro del cante de su generación. Una vuelta a los escenarios rodeada de una gran expectación. En Valencia el cantaor ha elegido el Auditori del Palau de les Arts, en una noche que promete ser histórica.

‘Doy la cara’ es un disco muy especial que sin duda se convertirá en uno de los grandes éxitos del año. Su disco más revolucionario, rodeado de amigos: Joaquín Sabina, Pablo Alborán, Alejandro Sanz, Alvaro Urquijo, Ainhoa Arteta, Chabuco, Andrés Calamaro, Jorge Drexler y Vanesa Martín a dúo con el cantaor jerezano, bajo la producción del multi-premiado Javier Limón. Las diez canciones del álbum grabadas en diferentes estudios de Estados Unidos y España, con un impresionante listado de músicos de los más variados pelajes, rompe con todos los cánones y marcará un antes y después en la carrera del cantaor jerezano, quizá el último cantaor clásico que le queda a una generación ya legendaria.

José Mercé, que sigue siendo flamenco y se siente flamenco, da de esta forma un giro revolucionario a su extensa y fructífera carrera. Con ‘Doy la cara’ nos demuestra que todavía es posible sorprendernos dando este paso valiente, explorando nuevos caminos y alcanzando nuevos horizontes. Todo ello sin renunciar a nada, simplemente sumando emociones y sentimientos. ‘Doy la cara’ es un punto y aparte en la brillante carrera de un cantaor único.

Cartel del concierto de José Mercé en el Palau de les Arts.

Cartel del concierto de José Mercé en el Palau de les Arts.

Frontera, en directo antes de que llegue el rey

Frontera en directo
Sábado 17 de septiembre a partir de de las 20:00 horas
George Best Club
c/ Alzira nº 12 de Valencia

Frontera foto Juan Terol 2

Fotografía de Juan Terol

Volvemos a la carga recomendando un concierto que nos parece muy interesante. Podríamos decir que se trata del aperitivo de Juanjo Frontera antes de la presentación oficial del inminente nuevo álbum que llevará por título “Ha llegado el rey”.

Frontera foto Juan Terol 1

Fotografía de Juan Terol

El compositor valenciano, conocido principalmente por pertenecer a la banda valenciana Lülla, tiene previsto publicar nuevo material tras el interesantísimo Ep autoeditado ”Agua verde” del 2014. Buen pop en castellano del que ya se puede confirmar la participación en el próximo trabajo como productor de Ramón Mira, de Rubén Marqués al bajo y de José Montoro a la batería.

13625391_1699413670384170_212165733623081207_n

Tanto Juanjo Frontera como Rubén Marqués completarán la celebración pinchando un puñado de buena música.

Juanjo Mestre

Bunbury y sus 30 años de carrera ‘heroicos’

Plaza de Toros de Valencia
Jueves 1 de septiembre de 2016

Enrique Bunbury ha mutado. Y ha mutado no sólo porque su gira se llame Mutaciones Tour, sino porque ha conseguido pasar página y naturalizar sus canciones de Héroes dentro de su cancionero en directo. Es como si una pequeña porción de la banda aragonesa se materializara en forma corpórea en cada nueva actuación. La última vez que asistí a un concierto de Enrique, Kike para los amigos, venía acompañado de sus jinetes heroicos. Era el 2007 y la crisis todavía no nos había golpeado de un modo tan cruel como hiciera poco después, parecía como si con ese concierto y su correspondiente atasco de 17 km, se fueran apagando las luces de neón que nos iluminaban el camino de oropel. Como el final de una era de macroconciertos y de espectáculos masivos.

Enrique regresaba a Valencia con un buen puñado de sus canciones más emblemáticas, esas que han marcado su carrera en solitario y con Héroes. Es el momento de echar la vista atrás, de recoger lo sembrado y volver a servirlo en otros platos, con otros aderezos, con otros sabores. Me sorprendió ver una plaza de toros algo desangelada, no parecía existir ese rumor de ilusión y algo de fanatismo entre su público, sino más bien reverencia y tranquilidad. La organización nos comentó que tuvieron una asistencia de 5.600 personas, una cifra nada desdeñable para esta ciudad.

Bunbury en el concierto de la Plaza de Toros de Valencia. Fotografía: Lorena Riestra.

Bunbury en el concierto de la Plaza de Toros de Valencia. Fotografía: Lorena Riestra ‘Malva’.

Unos minutos después de las 22.00 horas saltaron a las tablas Ramón García, Álvaro Suite, Jorge Rebenaque, Jordi Mena (soberbio en todo el concierto), Quino Béjar y Robert Castellanos. Y detrás de ellos la estrella de la noche, estrella con gafas de aviador, chupa y pantalones de cuero, toda una estrella del rock. ‘Iberia Sumergida’ sonó algo fría, descafeinada en su composición y en la garra que el tema precisa, es cierto que Bunbury ha creado nuevos arreglos para sus temas con Héroes, pero aquella falta de fuelle, de gasolina explotando, me dejó algo descolocado. La gente no reaccionó de un modo entusiasta, sino más bien entretenido. Expectante por lo que podía venir después.

‘Club de los Imposibles’ tuvo mejor acogida, se notaba desde el segundo uno que la gente que había en la Plaza había venido a ver esa segunda etapa de Enrique y no tanto sus primeros años. Al terminar el tema la luz se fue y dejó fuera de onda al cantante que no sabía qué hacer, fueron unos minutos para corear su nombre, comprar algo de bebida y comentar el inicio del bolo. Enrique estaba algo distante, de hecho estuvo distante en la mayoría del concierto, poco asertivo con su banda, poco comunicador con el público y tejiendo un setlist que nos hacía ir de lo más “fuerte” a lo más suave canción tras canción.

Bunbury en el concierto de la Plaza de Toros de Valencia. Fotografía: Lorena Riestra 'Malva'.

Bunbury en el concierto de la Plaza de Toros de Valencia. Fotografía: Lorena Riestra ‘Malva’.

‘Sirena Varada’ fue increíble, más por la letra que la música, pero el público no reaccionó tan efusivamente como cabía esperar. ¿En qué momento saltaría la chispa del concierto, esa que detona la emoción por parte de la gente y los músicos? Muy aplaudida fue ‘Que tengas suertecita’ y ‘Alicia’, un tema que no solía tocar en sus directos, pero que está tan enraizada en el colectivo sentimiento de desvinculación de una etapa y la entrada en otra, que suena a punto de inflexión, es la canción por la que muchos se engancharon al zaragozano y por la que muchos lo abandonaron, quizás regresando más adelante.

‘Radical Sonora’ es el álbum que rompió un ciclo y comenzó otro, la que lo alejó del rock y lo acercó a buscar en su interior qué quería hacer, no es el disco que lo consolidó, ni mucho menos, pero fue el que abrió una puerta hacía el alma de Enrique, ese alma que ha intentado mostrar en cada trabajo. Sin ‘Radical..’ no hubiera llegado nunca esa joya llamada ‘Flamingos’.

Bunbury en la Plaza de Toros de Valencia. Fotografía: Lorena Riestra 'Malva'.

Bunbury en la Plaza de Toros de Valencia. Fotografía: Lorena Riestra ‘Malva’.

‘El Extranjero’ fue la que prendió la mecha, la que inundó de felicidad a la gente, la que nos levantó a todos. Sonó igual que en el original, no la había hecho mutar, y eso, personalmente, creo que se agradece. ‘Maldito Duende’ sonó extraña pero genial, el público se creció, quizás azuzado por la canción precedente. Sea como fuere, fue la primera de su etapa primigenia que despertó las gargantas del respetable.

Enrique se bajó al foso y cantó la canción con el público, con su público, en el primer y último momento que se le vio cercano. La banda se marcha y nos quedamos con ganas de algún bis potente, ya que el concierto estaba siendo un ir y venir de auténticos clásicos. ‘La Chispa Adecuada’ es otra de las perlas que tenían reservadas y que contagiaban energía y pasión entre la gente. El segundo bis fue flojo, algo soporífero, no porque estuviera mal, que sin duda no lo estaba, sino por la caña que nos había dado en todo el concierto y el empecinamiento en terminar de un modo tan relajado. Terminamos con ‘Y al final’, y con una despedida al nivel de lo presenciado, algo distante.

Enrique Bunbury en la Plaza de Toros de Valencia. Fotografía: Lorena Riestra 'Malva'.

Enrique Bunbury en la Plaza de Toros de Valencia. Fotografía: Lorena Riestra ‘Malva’.

Enrique se fue y dejó a su grupo solo para despedirse, ellos hicieron piña y se amontonaron en el centro del escenario para dedicarnos una despedida entre aplausos. Enrique no salió más, tal vez dándoles ese punto de importancia a sus músicos, dejándoles paladear ese instante de fervor y de comunión. Es una lástima ver cómo los temas de su época con Héroes no acaban en encajar en el conjunto de su setlist, no porque sean malos (¿cómo van a ser malas las canciones de Héroes?) sino porque parece que no acaban de gustar a su público, o al menos no terminan de ser parte del bagaje musical de su segunda etapa.

Bajarle las revoluciones a ‘Iberia…’ o a ‘Avalancha’ puede despojarlas de su verdadero atractivo. No tuvieron el impacto deseado, quizás porque habían perdido el corazón y el rock o porque tantos cambios no gustan en verdaderos clásicos. El concierto tuvo un nivel muy alto y Enrique demostró que su estado de forma, tanto vocal como físico, es inmejorable, además de hacernos entender que esto del rock es un gran circo donde sin la parte de espectáculo se pierde una pata. Esperemos que vuelva pronto a la ciudad de Valencia y que siga apostando por el rock & roll.

Bunbury en el concierto de la Plaza de Toros de Valencia. Fotografía: Lorena Riestra 'Malva'.

Bunbury en el concierto de la Plaza de Toros de Valencia. Fotografía: Lorena Riestra ‘Malva’.

Javier Caro

 

Molotov incendió Valencia

Molotov
Espai Rambleta
Carrer de Pius IX, s/n. València
Viernes 1 de Julio de 2016

Las paredes de la ciudad estaban pegadas de los carteles que rezaban que la banda más peligrosa de habla hispana iba a venir a sacudir Valencia. Su disco, para mí cassette, ‘¿Dónde jugarán las niñas?’, lo tenía medio roto de darle vueltas, sus letras me habían impactado mucho, su música me había dejado noqueado y su canción-himno ‘Gimme the Power’, me había abierto los ojos a unos horizontes diferentes. Algo se me había revuelto por dentro con esos mejicanos.

Debía ser el ´97 o ´98 en la Roxy Club, no lo recuerdo bien, y aunque he mirado en la red no hay información al respecto. Aquella noche no pude asistir al concierto, me quedé sin ver a Molotov en su apogeo, cuando hacían correr ríos de tinta de los periódicos más conservadores, cuando acababan de golpear en castellano a una pacata sociedad. Aquella noche estuve triste, es el primer recuerdo que tengo de querer ir a un concierto de rock.

Por eso el día 1 de julio la cita con la banda no podía eludirse, hubiera sido casi un pecado, aunque eso resultara una ironía con este grupo. Y ahí estaba yo, en la Rambleta, en una de las noches en las cuales cumplía con una deuda que tenía con mi Yo del pasado, con mi Yo preadolescente que deseaba romper las reglas, con mi Yo ilusionado por sentir el fuego de un concierto recorriendo mis tuétanos.

Imagen de la portada del disco 'Agua maldita', de Molotov.

Imagen de la portada del disco ‘Agua maldita’, de Molotov.

Molotov llegaba con una gira enorme por la península para celebrar sus veinte años desde su fundación, su primer trabajo discográfico, el anteriormente mencionado ‘¿Dónde jugarán las niñas?’, no apareció hasta el ´97. Los cuatro pistoleros de Ciudad de Méjico no sacan disco desde 2014, ‘Agua Maldita’, con el que lograron el Grammy Latino a mejor grupo de rock. Curiosamente, con el elepé que les catapultó a la fama internacional ‘¿Dónde jugarán…?’ sólo consiguieron la nominación, pero no el premio, supongo que todavía no estábamos preparados para lo que podían hacer los mejicanos.

Como ya he dicho, el concierto se iba a celebrar en La Rambleta y como no venían a presentar ningún disco en especial, podríamos disfrutar esa velada de temas de todos sus trabajos, a modo de grandes éxitos. El hall de La Rambleta estaba completamente vacío, todavía quedaba una hora para el inicio del concierto, previsto para las 23.00 horas, pero aquella imagen me hizo preconizar lo peor: esa misma noche Alan Parsons Project tocaba en Viveros.

El tour manager me había citado a las 22.00 para poder realizar con ellos una entrevista, por desgracia llevaban algo de retraso y llegó más tarde, con lo cual tuve que acelerar las preguntas y dejarme alguna sin formular. Junto al tour manager descendí las escaleras que conducían a la sala, donde en unos minutos iba a haber una descarga monstruosa de rock´n´roll. Comprobé mientras bajaba que el aforo estaba casi lleno. Cruzamos una puerta y allí estaban los chicos de Molotov, junto a ellos reposaba una enorme paella que tenía una pinta fantástica y botellas de tequila.

Molotov, en un momento del concierto en Espai Rambleta. Fotografía: Javier Caro.

Molotov, en un momento del concierto en Espai Rambleta. Fotografía: Javier Caro.

Nos estrechamos las manos y en los pocos minutos que tuve para conversar con ellos se mostraron muy amables. Quizás estábamos los asistentes al bolo ante la banda más importante de rock latino, y eso para Valencia era una muy buena señal. “No nos podíamos creer que el disco (‘¿Dónde jugarán las niñas?’) fuera a ser un éxito en todo el mundo”, comentan al ser preguntados por el repentino triunfo de su ópera prima. Molotov siempre ha sido un grupo con letras delicadas, por decirlo de alguna forma, sobre todo en su primer elepé; quizás la bisoñez o la temperatura de sus ideales fueran los causantes de esa rabia: ¿habrían sufrido censura por ello?

“No hemos tenido censura, quizás una canción (ndr: con el tema ‘Quítate que ma´sturbas, Perra arrabalera’) en algún sitio, pero no más”. Molotov son de Méjico y siempre se han posicionado de una forma muy concreta a nivel político; ahora Donald Trump parece una gran amenaza mundial y sobre todo para su país vecino: “Es una cortina de humo, no va a pasar nada, hasta en su país le tienen miedo, pero si gana es algo muy malo para México”. Nos despedimos, ya que el tiempo apremia y en breve van a comenzar su bolo. Una lástima no haber dispuesto de más tiempo, muchas preguntas se me han quedado en el tintero, pero tenían que concentrarse para poder darlo todo en directo.

El inicio se retrasó más de lo conveniente, pero eso ayudaba a que la sala fuera llenándose poco a poco hasta casi completarse. Molotov saltaron a la tarima con mucha fuerza; en la primera parte de su show nos deleitaron con canciones de todos sus álbumes, muy potente el trallazo de ‘Chinga tu Madre’, pero no fue hasta su primer bis que no arremetieron con temas del calado de ‘Gimme The Power’, con un momento catártico entre todos los asistentes, que se hermanaban ante un himno en castellano que ha derribado todas las fronteras. He de reconocer que desde el primer compás a uno se le ponían los pelos de punta.

Molotov, en un momento de su actuación en Espai Rambleta. Fotografía: Javier Caro.

Molotov, en un momento de su actuación en Espai Rambleta. Fotografía: Javier Caro.

Continuaron con ‘Frijolero’ y ‘Hit me’. No paraban de cambiarse las posiciones entre ellos, turnándose en la batería, en el bajo y en la voz. El tequila, cómo no, estaba muy presente encima del escenario: ‘Marciano’, ‘Amateur’ o ‘Parásito’ fueron temas que cayeron contra nosotros en un aplastamiento sonoro de mucha calidad y con un sonido muy nítido, menos alguna vez que sufrían algún acople bastante molesto. Cuando el calor de la sala se hacía pegajoso y el vaho inundaba el recinto, Molotov se marcharon del escenario a meditar su tercer asalto. ¿Podrían ganar por KO?

Emergieron entre cánticos que les reclamaban ‘Puto’, una canción que les encumbró al olimpo de los chicos malos del rock. Pero antes de sacudirnos un buen sopapo con esa canción, nos dejaron afónicos con ‘Mátate teté’, para mezclarla con ‘Puto’ y hacer saltar por los aires nuestros cráneos. Por cierto, en medio de ‘Puto’ tuvieron que volver a dejar claro, como ya han hecho en múltiples ocasiones, que “no es una canción homofóbica, va contra nuestros políticos”. Y así, con el listón tan alto que no se veía, nos dejaron ir a casa a dormir todo el cansancio que nos habían provocado. Yo, todavía en estado de shock, había saldado mi deuda (aunque siempre me quedaré con la espinita de aquel concierto) y además los había conocido en persona, aunque con muchas prisas. Una lástima. El próximo año celebran los veinte de ‘¿Dónde jugarán las niñas?’, otra buena excusa para pasarse por estos lares. Estaremos atentos.

Javier Caro

Monográfico cervantino de Marta Espinós en Ensems

Marta Espinós, concierto para piano
Festival Ensems
Palau de la Música
Paseo de la Albereda 30, Valencia
Jueves 30 de junio de 2016, a las 20h.

Hoy, jueves 30 de junio, a las 20.00 horas, el festival Ensems acoge en el Palau de la Música un concierto de Marta Espinós en el que la pianista propone un monográfico de piezas inspiradas por la obra de Miguel de Cervantes, varias de ellas escritas a petición suya.

En palabras de la propia Espinós, “ante el IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes (1547-1616), este concierto comentado explora el repertorio de piano español contemporáneo —finales del siglo XX y principios del XXI— inspirado en su figura y su legado. El proyecto incluye cuatro encargos realizados por Marta Espinós con motivo de la efeméride a algunos de los compositores españoles actuales más representativos: Tomás Marco, Benet Casablancas, Carlos Cruz de Castro y Mercedes Zavala. Paralelamente se incluyen obras preexistentes de los compositores Manuel Angulo y José Zárate, también de inspiración cervantina, y el estreno absoluto de ‘Ecos del Quijote’, del compositor César Cano, encargo del Festival Ensems”.

Imagen de la pianista Marta Espinós durante uno de sus conciertos. Fotografía cortesía del festival Ensems.

Imagen de la pianista Marta Espinós durante uno de sus conciertos. Fotografía cortesía del festival Ensems.

“A través de la diversidad generacional y de concepción estética de estos compositores, las obras del programa retratan la faceta de Cervantes como autor, describen sus personajes, ilustran los paisajes que fueron su escenario geográfico de sus obras, o incluso aluden a fragmentos específicos de su producción literaria”. El concierto tiene además la peculiaridad de contar con los comentarios introductorios de la propia pianista, que siempre trata de tejer de este modo una relación estrecha con su auditorio.

El programa, además de celebrar el aniversario cervantino, constituye en sí mismo una muestra del piano contemporáneo español, con destacados autores de la segunda mitad del siglo veinte. En cuanto a la obra del valenciano César Cano, el compositor declara que “el título de este tríptico para piano, ‘Ecos del Quijote’, se refiere a las resonancias del personaje cervantino que encontramos en diversos compositores y poetas. He escogido como fuentes generadoras de material musical dos obras: el célebre poema sinfónico de Richard Strauss ‘Don Quixote’ y las tres canciones ‘Don Quichotte à Dulcinée’ que Maurice Ravel escribiera en 1932”.

La pianista Marta Espinós durante una mesa redonda celebrada en el marco del festival. Fotografía cortesía del festival Ensems.

La pianista Marta Espinós durante una mesa redonda celebrada en el marco del festival. Fotografía cortesía del festival Ensems.

El festival continuará el viernes 1 de julio con un concierto de la Orquesta de Valencia en el que se estrenará “Bow shock”, de Joan Cerveró, asimismo encargo del festival Ensems.

Ensems es un festival de CulturArts Música – Generalitat Valenciana, con la colaboración del Palau de Les Arts Reina Sofia, el Consorci de Museus, el Palau de la Música (Ajuntament de València), la Fundación SGAE, el Institut Français y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (Inaem). Este año la programación del festival se caracteriza por el eclecticismo, la pluralidad y el espaciamiento temporal a lo largo de más de tres meses, en diferentes sedes, con el fin de llegar al público mayor y más diverso posible.

Mata Espinós. Imagen cortesía del Festival Ensems.

Mata Espinós. Imagen cortesía del Festival Ensems.