Nuria Enguita quiere extraer el potencial utópico del IVAM

Presentación de Nuria Enguita como directora del IVAM
Institut Valencià d’Art Modern (IVAM)
Guillem de Castro 118, València
Jueves 24 de septiembre de 2020

Decía María Zambrano que las utopías nacen solamente “dentro de aquellas culturas donde se encuentra claramente diseñada una edad feliz que desapareció”. Nuria Enguita se ha presentado como nueva directora del IVAM, sucediendo en el cargo a José Miguel Cortés, apelando al “potencial utópico” que el museo valenciano tuvo en su nacimiento, con el fin de recuperarlo: “Eso es lo que me anima”, dijo. Aquella edad feliz del IVAM de los 80 (“entonces fue más fácil”, subrayó), que propicia todo nacimiento, por aquello de llevar en su germen la ilusión de todo lo que está por hacer, parece congruente con los deseos implícitos en todo recién llegado.

Nuria Enguita, sin embargo, fue combinando, durante la presentación de su proyecto para el IVAM de los próximos cinco años, elementos propios de esa utopía que pretende potenciar (“grandes exposiciones históricas”, apostar por “mujeres de la vanguardia de las que no se han hecho exposiciones” o potenciar la web para convertirla “en un espacio virtual del museo abierto al mundo”), con otros más cercanos, igualmente soñados y puestos en práctica por Cortés: como son el trabajo con los fondos de la colección del IVAM, la apertura del museo a la sociedad, la vertebración territorial, la colaboración público privada o la internacionalización del museo, líneas de actuación ya promovidas por su antecesor.

Vicent Marzà y Nuria Enguita, durante la presentación de ésta como nueva directora del IVAM. Imagen cortesía del instituto valenciano.

De manera que la utopía que quiere potenciar Enguita se halla trufada de anhelos pasados, que ella quiere poner al día, de forma que el IVAM avance hacia terrenos inexplorados, dado el contexto diferente del que se parte, con otros presentes en la edad feliz igualmente tramada por Cortés, al querer desprenderse de la nefanda etapa de Consuelo Císcar.

“Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”, sentenció Arquímedes. Enguita lo tiene, en su ánimo utópico y en el hecho de que Vicent Marzà, conseller de Cultura, declaró su apoyo incondicional hacia quien había ganado el concurso público para suceder a Cortés, tras el “rigor y el trabajo de los integrantes de la comisión de valoración” para su elección como directora del IVAM.

Marzà también apeló a la “independencia” que caracteriza “a esta institución de primer orden cultural”, afirmando que velará por ella “para continuar profundizando en los diferentes ejes que anclan al IVAM con su entorno inmediato y lo resitúan en el mapa en el ámbito internacional”.

Quiso olvidar, así, las muestras de contrariedad que formularon tanto la Asociación de Directores de Arte Contemporáneo (ADACE), el Consejo Asesor del IVAM, que dimitió en bloque, y buena parte del Consejo Rector (hasta ocho vocales), por entender, en unos casos, que se había incumplido el Código de Buenas Prácticas y se había faltado al respeto de dicho Consejo Rector al no haber respetado sus competencias, y, en otros, por entender a su vez que se había “perdido una oportunidad para llevar a cabo un proceso dialogado y participativo que hubiera ofrecido a la sociedad una visión más transparente y consensuada de la toma de decisiones”.

Nuria Enguita
Nuria Enguita, en el exterior del IVAM, poco después de ser presentada como nueva directora del instituto valenciano. Imagen cortesía del IVAM.

Nuria Enguita prefirió mirar, lógicamente, hacia adelante, en lugar de hurgar en ese reciente y polémico pasado: “Yo estoy presentando mi proyecto. No voy a hablar del pasado. Se ha valorado mi proyecto y no tengo nada más que decir”. Marzà guardó igualmente silencio, al igual que hizo con el desvelamiento de la subsede que tendrá el IVAM en Valencia, que dijo se anunciará en breve y a su debido tiempo, aunque sí dejara algunas pistas: que sería un “espacio diferente”, con otra forma arquitectónica, de unos 800 m2 y que estaría “en otro lugar” ajeno al barrio del Carmen, para que se puedan buscar otro tipo de relaciones.

Enguita siguió desvelando su proyecto como directora del IVAM, a falta de conocer ella misma esa subsede, poniendo el énfasis en su interés por promover muestras históricas, a partir de la colección del IVAM que, subrayó, “tiene un siglo”, al tiempo que pretendía consolidar la internacionalización y vertebración territorial del instituto valenciano, entendiendo ambas cosas como la “sístole y diástole” del corazón museístico. También dijo que persistiría en potenciar las muestras en torno al Mediterráneo, que Cortés impulsó, si bien precisó que trataría de “ampliar ese contexto”.

Vicent Marzà y Nuria Enguita, durante la presentación de ésta como nueva directora del IVAM. Imagen cortesía del instituto valenciano.

La pandemia a causa del coronavirus salió igualmente a relucir, destacando Enguita su firme propósito de “fortalecer” la relación del museo con la sociedad: “Debemos hacer que sea más poroso, para dejar que el conocimiento que está fuera entre dentro y viceversa”. También aludió a la necesidad de “trabajar más que nunca en programas presenciales y virtuales”.

Planteó más líneas de actuación, muchas de ellas en la línea propositiva de Cortés, que ya abrió la colección del IVAM como fuente de investigación para futuras exposiciones, así como el despliegue de un trabajo para que el museo valenciano esté integrado en el circuito internacional, mediante colaboraciones con otros espacios relevantes fuera de nuestras fronteras. “Hay que internacionalizar el IVAM. Se ha hecho y hay que seguir haciéndolo”, resaltó Enguita, en el primer día de la utopía que pretende potenciar durante el próximo lustro. ¿Para qué sirve la utopía?, se preguntaba Eduardo Galeano, si a cada paso que das, ella se aleja otro. “Sirve para caminar”, concluía. Nuria Enguita ya está en camino.

Nuria Enguita, en el hall del IVAM, tras ser presentada como nueva director del instituto valenciano. Imagen cortesía del IVAM.

Salva Torres

La misión expansiva de Sandra Guimarães

Presentación de Sandra Guimarães como nueva directora de Bombas Gens
Fundació Per Amor a l’Art
Avda. de Burjassot, 54, València
Sábado 19 de septiembre de 2020

“Hace un año, Nuria [Enguita] nos dijo que dejaría Bombas Gens para ampliar su carrera de manera independiente”, aseguró Vicent Todolí, director del Área de Arte de la Fundació Per Amor a l’Art, antes de presentar a Sandra Guimarães, nueva responsable del centro de arte. Justo hace ahora, también, prácticamente un año, comenzaron las desavenencias entre José Miguel Cortés, director del IVAM, y la Conselleria de Cultura que dirige Vicent Marzà, a causa del prolongado silencio sobre la renovación del contrato de Cortés, que ha terminado por apartarle del cargo, tras la convocatoria de un concurso público que ha ganado precisamente Nuria Enguita.

Un año ajetreado que ha provocado este movimiento en los cargos de dirección del IVAM y de Bombas Gens, dos instituciones próximas, una pública y la otra privada, que ahora parecen más afines que nunca. Afinidad que puede venir bien a los propósitos de la entidad cuya vicepresidenta es Susana Lloret. “La Fundació Per Amor a l’Art es un proyecto vivo”, aseveró. Tan vivo que tiene un doble propósito: “Consolidar lo esencial y abrirnos a nuevos horizontes”. Entre esos nuevos horizontes figuran las relaciones con otras instituciones del ámbito local, entre ellas, claro está, el propio IVAM, estatal e internacional, labor para la que ha sido contratada Guimarães.

De izda a dcha, Vicent Todolí, Susana Lloret y Sandra Guimarães. Imagen cortesía de Bombas Gens.

“Es un inmenso privilegio aceptar esta misión”, apuntó la nueva directora de Bombas Gens, durante su presentación. Esa palabra, “misión”, estuvo en boca de todos: Lloret, Todolí y la propia Guimarães, aceptando gustosa el guante que le lanzaban. “En esta segunda etapa, me gustaría que Bombas Gens fuera un lugar de visita obligada para el público de cualquier parte del mundo”, resaltó Lloret. “Queremos que sea un centro de arte cosmopolita”, añadió, calificando, en este sentido, a Sandra Guimarães como “ciudadana del mundo con amplitud de miras”.

Nuria Enguita, cuando el centro de arte celebró su primer aniversario, ya utilizó cierta piedra a modo de metáfora de ese espíritu expansivo ligado a la misión de la nueva directora: “Hay que tirar la piedra más fuerte, para que la onda vaya creciendo y llegando más lejos”, proclamó entonces Enguita. Un año después, al parecer, ya estaba pensando en que esa piedra la siguiera lanzando quien viniera a sustituirla. Lloret trasladó a Guimarães “el reto de llevar a Bombas Gens más allá, ampliando horizontes”, de manera que el centro se convierta en el “más visitado, más vivo y más cosmopolita todavía”.

Vicent Todolí, que ha formado parte del jurado de expertos que ha considerado a Enguita como la mejor opción para dirigir el IVAM, de las dos únicas propuestas presentadas a concurso, recalcó esa necesidad del centro de arte de hacerse visible más allá de las paredes de su propia ubicación en el barrio de Marxalenes. “Queremos unas exposiciones itinerantes”, siendo ésta una de las líneas que Bombas Gens pretende “extender por toda España”, remarcó Todolí. “Si Mahoma no va a la montaña, que la montaña vaya a Mahoma”, añadió de forma ilustrativa.

Sandra Guimarães
Sandra Guimarães, directora de Bombas Gens. Foto: MAKMA.

Sandra Guimarães, como explicó el director del Área de Arte de la Fundació Per Amor a l’Art, inició su trayectoria realizando prácticas en Serralves, cuando él era director de ese museo. Después ha ido pasando por diferentes instituciones, como el Remai Modern de Canadá, hasta irse granjeando un brillante currículum en el mundo de las artes visuales. En agosto de 2017 ya estuvo en Valencia visitando la colección que ahora tratará de “explotar”, en aras de esa ambición por ir más allá del horizonte local. “La colección puede ser investigada de formas creativas”, destacó, quien también se pone como meta “posibilitar la ejecución de proyectos ambiciosos”.

Para esa ejecución tendrá que esperar un poco, al menos desde el punto de vista de la impresión de su sello personal, por cuanto Todolí avanzó que las programaciones “se suelen concebir con dos años de antelación”. “Sandra se concentrará en la programación de después”, apostilló. La idea de la nueva directora es seguir promoviendo “un museo que sea inclusivo, centrado en el artista, activo y que desarrolle la investigación a varios niveles”.

Guimarães insistió en la necesidad planteada por Lloret y Todolí de dar a conocer Bombas Gens “en España y en el extranjero”, y “colaborar con instituciones de aquí y de fuera”, al tiempo que proclamaba la importancia de los museos (“hay que demostrar por qué son necesarios”) en un momento como el que se está viviendo, de incertidumbre por el coronavirus. Y, de nuevo, la misión, cada vez más destacada, “de llevar la institución al siguiente capítulo de su historia”. A escasos metros, su antecesora en el cargo, Nuria Enguita, también prepara su presentación como nueva directora del IVAM. La sombra de Vicent Todolí es alargada.

Sandra Guimarães, en Bombas Gens como nueva directora. Imagen cortesía de Bombas Gens.

Salva Torres

El jardín del IVAM amanece con pintadas

Pati Obert del IVAM
C / Guillem de Castro, 118. Valencia
Lunes 20 de julio de 2020

Lo dijo el alcalde de Valencia, Joan Ribó, tras la firma del convenio entre el Ayuntamiento y la Conselleria de Cultura hace ahora tres años para convertir el solar del IVAM en un jardín de esculturas: “Hay cosas provisionales que duran muchos años”. Y tanto. El Pati Obert del instituto valenciano lleva desde entonces solventando diversos problemas administrativos para que definitivamente pueda ser inaugurado. En todo este tiempo ha pasado por diferentes fases, desde albergar restos de basura y ser utilizado por personas sin techo para dormir, hasta acoger un contador de feminicidios que se quedó prontamente sin actualizar, hasta la llegada de las esculturas y las cámaras de videovigilancia, cuyo control ha sido objeto de nuevas dilaciones acerca de su titularidad, llegando a la actualidad. Actualidad marcada por una serie de pintadas en algunas de sus esculturas, realizadas esta pasada madrugada del lunes.

Una de las pintadas aparecidas en el Jardín de Esculturas del IVAM. Foto: MAKMA

Sobre las esculturas de Victoria Civera, Vicente Orti y Miquel Navarro aparecen mensajes como “fuck police” (jodida policía) o “menos obras de arte? y más parke!!!”, pintadas que se hicieron a altas horas de la noche y, previsiblemente, de manera muy rápida para evitar la presencia policial. Se trata de una acción vandálica contra el patrimonio público que viene a ser el colofón de tan desafortunado jardín, presupuestado en torno al medio millón de euros y que las administraciones públicas no han podido sacar adelante como debiera, víctima de la lentitud burocrática que, por lo que se ve, ningún partido político consigue resolver.

El denominado Pati Obert venía a ser la culminación de un plan “durante tanto tiempo empantanado”, aseveró el conseller de Cultura, Vicent Marzà, cuya inauguración ha sufrido el baile de fechas propio del dilatado proceso administrativo, que ha obligado a las reiteradas cautelas en torno a dicha fecha, a día de hoy todavía sin ratificar. Otro problema añadido, que ha provocado una nueva demora, tiene que ver con quién se haría cargo de la videovigilancia, una pugna entre la Conselleria y la Delegación de Gobierno.

Entretanto, ahí están las pintadas como último acto, en este caso vandálico, del largo proceso administrativo para que el solar se convierta, ya de manera oficial, en el ansiado jardín de las esculturas que algunos han puesto en entredicho pintarrajeándolas.

Pintadas aparecidas en el Jardín de Esculturas del IVAM. Foto: MAKMA

El polémico concurso para dirigir el IVAM

Concurso Internacional para elegir al director del IVAM
Miércoles 10 de junio de 2020

“La ley ni es la verdad ni es el bien”, señala Josep Ramoneda en ‘Después de la pasión política’. “La ley da un marco de objetividad… pero la sociedad abierta es mucho más que la ley, la cual no puede ser autoridad moral, ni convertirse en el límite de lo pensable”, añade. Valga este marco teórico para repensar lo que está sucediendo en el IVAM desde que el 20 de mayo se le comunicara a José Miguel Cortés, por parte de la Conselleria de Cultura, la intención de no renovar su contrato, que expiraba el próximo mes de septiembre. Existía la posibilidad de prorrogarlo, pero la Generalitat lo descartó alegando que la Ley del IVAM de 2018 impedía contratos como el que tenía Cortés, por reunir en una sola figura los cargos de director artístico y director gerente.

Hasta ahí, ningún problema: el propio director del IVAM se mostró en todo momento dispuesto a la revisión de ese contrato, tal y como ya le sucediera a Manuel Borja-Villel, cuando el Museo Reina Sofía cambió de estatuto y obligó a modificar su contrato como director para que se ajustara al nuevo reglamento. Sin embargo, un informe de Auditoría del verano de 2019 establece la necesidad de un nuevo contrato que obliga a la convocatoria de un concurso público, según marca la Ley del IVAM, y que ha desencadenado la polémica entre ambas partes. Cortés alude a un informe jurídico que nadie le ha presentado, en el que se demuestre esa obligatoriedad, mientras la Conselleria insiste en su escrupuloso cumplimiento de la ley.

Albert Girona, Vicent Marzà y Carmen Amoraga, durante la presentación del Código de Buenas Prácticas. Imagen cortesía de la Generalitat.

“Lo del informe jurídico se lo ha inventado él, disculpa que sea tan clara”, resalta Raquel Tamarit, secretaria autonómica de Cultura, quien añade: “Yo he estado presente en todas las reuniones y nunca, repito, nunca, se ha hablado de un informe jurídico. Él tenía firmado un contrato de seis años, prorrogable a otros seis, más otros seis, y según el Código de Buenas Prácticas tampoco puede ser así, porque son contratos por cinco años y, previa presentación de una actualización del proyecto tal cual está en las bases, cinco más. ¿Qué problema hay en que José Miguel Cortés se presente a un concurso público, con un jurado que es impecable, y que revalide con todas las garantías y sin poner en cuestión el nombre del IVAM?”. Y apostilla: “El conseller [Vicent Marzà] y yo le pedimos que se presentase, porque pensamos que puede seguir haciéndolo muy bien”.

A pesar de reconocer la Conselleria de Cultura la excelente labor de José Miguel Cortés al frente del IVAM durante estos últimos seis años, su trabajo ha quedado en un segundo plano, imponiéndose los razonamientos legales por encima de consideraciones artísticas y baremos profesionales, dada la imposibilidad que, según la Administración, existe de plantear un nuevo contrato sin que tenga que pasar por concurso, cuya convocatoria nace así en medio de la polémica.

Miembros del Consejo Rector. Imagen cortesía del IVAM.

Según la Asociación de Directoras y Directores de Arte Contemporáneo de España (ADACE) y el propio Consejo Asesor del IVAM, que dimitió en bloque, la Conselleria de Cultura ha incumplido el Código de Buenas Prácticas. Por un lado, dicen, porque, tras reconocerse públicamente el buen trabajo realizado por Cortés, no se ha procedido a su renovación, tal y como recomienda el citado documento. Y, por otro, porque la Conselleria no ha respetado las competencias del Consejo Rector, cuyas atribuciones consideran que han quedado en entredicho, principalmente en lo que respecta a los vocales que figuran como expertos de arte en dicho órgano, como después se pudo comprobar.

En un comunicado firmado por dichos vocales (Lola Bañón, Vicente Benet, Román de la Calle, Rosa Castells, José Luis Cueto, José Pedro Martínez, Ester Pegueroles y Tatiana Santemans), tras la reunión mantenida el pasado 5 de junio, lamentan la “precipitación” con la que se ha abordado el asunto de la no renovación del contrato de José Miguel Cortés y la posterior decisión de sacar a concurso la dirección del IVAM. “Nuestra valoración en ese momento”, dicen, “fue que se había perdido una oportunidad para llevar a cabo un proceso dialogado y participativo que hubiera ofrecido a la sociedad una visión más transparente y consensuada de la toma de decisiones”.

Cuatro de esos ocho vocales terminaron por abstenerse a la hora de aprobar el nuevo concurso, que fue ratificado por los miembros restantes del Consejo Rector, si bien Román de la Calle no pudo manifestar su voto al fallar la comunicación virtual a través de la cual asistía a la reunión. Una convocatoria a la que se llegaba sin que los vocales del Consejo hayan tenido la oportunidad de barajar otras opciones, puesto que el conseller de Cultura, Vicent Marzà, les comunicó su decisión unilateral apelando de nuevo a la Ley del IVAM e incluso trasladándoles el nombre de los miembros del jurado que deberán seleccionar al nuevo director.

José Miguel Cortés (izda) y Vicent Marzà. Foto: José Cuéllar.

Tamarit asegura que, tras comunicarle a Cortés la necesidad de convocar un nuevo concurso, al que insiste estaban obligados por ley, “acto seguido se habla con los miembros del Consejo Rector y se les indica lo hablado con Cortés y que habíamos pensado que en la comisión de valoración [jurado] estuvieran estas cuatro personas [Manuel Borja-Villel, Vicent Todolí, Iwona Blazwick y Bernard Blistène]. En cualquier órgano alguien lleva una propuesta, esta se debate y se perfila. Y las bases se llevan al Consejo Rector porque creemos que así debe hacerse”.

“La comunicación de esta decisión a los vocales designados del Consell Rector se produjo mediante llamada telefónica del propio Conseller el día 20 de mayo de 2020, invitándonos a aportar sugerencias a las bases que se encontraban en fase de redacción durante los siguientes días”, apuntan los ocho vocales en su comunicado. Invitación, por tanto, que nada tiene que ver con las competencias del Consejo que le atribuye la ley en tanto “órgano superior de gobierno del IVAM”, al que le corresponden, “con carácter general, las facultades de dirección, control y supervisión de éste”.

Además, corresponde al Consejo Rector, según consta en el artículo 6 de la Ley del IVAM de 2018, “informar favorablemente sobre la norma de organización y funcionamiento del IVAM, que aprobará el Consell, así como sobre la aprobación o el desarrollo de la organización interna de la entidad, conforme a lo dispuesto en esta norma organizativa”, entre otras cuestiones. La decisión de no renovar el contrato de Cortés se transmitió vía telefónica, sin convocatoria por escrito y, por tanto, sin el correspondiente orden del día “junto a la documentación necesaria para su deliberación cuando sea posible”, estableciendo asimismo “las condiciones en las que se va a celebrar la sesión, el sistema de conexión y, en su caso, los lugares en que estén disponibles los medios técnicos necesarios para asistir y participar en la reunión”, tal y como se recoge en el apartado 3 del artículo 7 de la mencionada ley.

Fachada del IVAM, por cortesía del instituto valenciano.

La reunión del pasado 5 de junio, celebrada para acordar la aprobación del concurso, se estableció siguiendo esos parámetros, cosa que no sucedió con respecto a la decisión de no renovar a Cortés, que se le hizo llegar al Consejo Rector vía telefónica y sin que hubiera constancia del informe jurídico que justificaba dicha decisión.

“Nunca se ha hablado de que hubiera un informe jurídico, lo que sí hay es un informe de Auditoría que es público y que se llevó al Consejo Rector para dar cuenta, como es la obligación. Ese informe de Auditoría, que firma la Intervención de la Generalitat, hace referencia a eso. Nunca se habló de un informe jurídico adicional. En Administración me dicen que en la Ley del IVAM nuevo contrato significa nuevo concurso y eso es lo que hacemos”, remacha Tamarit, molesta con ciertas informaciones que acusan a la Conselleria “de amañar algo” con respecto al concurso, cuando “políticos en esa comisión de valoración vamos a estar dos de ocho y porque lo dice el Código de Buenas Prácticas”.

Tamarit reconoce que algo no se ha hecho del todo bien, cuando la ADACE, el Consejo Asesor y una parte muy significativa del Consejo Rector, además del propio Cortés y otras asociaciones, han manifestado con mayor o menor rotundidad sus discrepancias. “Yo siempre digo que las cosas se pueden hacer mejor”, remarca. Entre ellas, qué duda cabe, la de no haber sabido despejar las dudas que ligan esas lagunas en la transparencia con la injerencia política. Tiempo habrá de despejarlas. O no.

Reunión del Consell Rector en el Aula Magna del IVAM, por cortesía de la Generalitat Valenciana.

Salva Torres

¿El IVAM se politiza?

#MAKMAOpinión | Nuevo concurso público para la dirección del IVAM
José Miguel Cortés termina contrato en septiembre
Martes 26 de mayo de 2020

El conseller de Cultura, Vicent Marzà, declaró, tras el anuncio de su Conselleria de impulsar en octubre de 2015 una nueva ley que determinara la estructura orgánica y el funcionamiento del IVAM, con el fin de ajustarse a los criterios éticos del Código de Buenas Prácticas, que la principal consecuencia de esa nueva regulación era la “despolitización de la entidad cultural y la introducción de criterios de calidad, transparencia y exigencia al museo de referencia del arte contemporáneo valenciano”.

Tras la aprobación de esa ley, el IVAM “aumentaría de manera importante su autonomía, siempre evaluada de manera continua por unos órganos en que estarán representados los colectivos culturales y creativos valencianos”, apuntó Marzà, quien fue un poco más lejos al decir que, con la aplicación de los nuevos criterios, “los cargos políticos perderán peso a favor de la sociedad civil y los expertos, puesto que solo podrán constituir un tercio de los órganos representativos”. 

José Miguel Cortés, en la mesa, junto al exsecretario autonómico de Cultura Albert Girona, en la presentación del congreso ‘Más allá del museo’. Imagen cortesía del IVAM.

La forma en que se ha comunicado la no renovación del contrato de José Miguel Cortés como director del IVAM, cuyo mandato finalizaba en septiembre aunque contara con la posibilidad de prorrogarse, pone en entredicho la declaración de intenciones de la Conselleria de Cultura tras el anuncio de aquella ley. Los buenos propósitos, que pueden hacerse extensibles al afamado Código de Buenas Prácticas, han sido desmentidos por la realidad.

La Conselleria aduce que, tras los cambios operados por la nueva ley del IVAM, aprobada en 2018, Cortés no podía reunir en una sola figura los cargos de director artístico y director gerente, tal y como se recogía en su contrato. De manera que había que rescindirlo y convocar un concurso público para adecuar las características de dicho contrato a la nueva ley. Cortés señala que él nunca se ha opuesto a revisarlo, de ahí que instara a la Generalitat a pronunciarse para llevar a cabo dicha revisión, puesto que su mandato estaba ya próximo a expirar.

‘Crucifixion’, de Carlos Saura, en la exposición ‘España. Vanguardia artística y realidad social’. Imagen cortesía del IVAM.

Como no obtenía respuesta a sus requerimientos, fue la Asociación de Directoras y Directores de Arte Contemporáneo de España (ADACE) quien, tras conocer el asunto, ha denunciado el doble incumplimiento por parte de la Conselleria de Cultura del tan referido Código de Buenas Prácticas. “Por un lado no ha procedido a la renovación, tras reconocer públicamente el buen trabajo realizado por su actual director, José Miguel Cortés, tal y como recomienda el citado documento”, se dice en el escrito.

“Por otro”, continúa la ADACE, “no ha respetado la competencia del Consejo Rector del IVAM, que él mismo (Marzà) preside, en esta cuestión imponiendo de antemano sus decisiones al hacer público el cese encubierto y el procedimiento a seguir tras la no renovación, sin ni siquiera haber convocado y escuchado al citado Consejo Rector”. En el escrito enviado al conseller de Cultura, se insiste en el ninguneo al Consejo Rector, al no ser convocado “antes de que se anunciara la voluntad del conseller”.

Fuentes del citado Consejo afirman que Marzà les llamó por teléfono, dado que no podía convocarles físicamente debido al estado de alarma, para dar respuesta a un escrito del propio Consejo en el que se pedía información acerca de la situación de Cortés, cuyo contrato estaba a punto de finalizar. En esa llamada se les comunicaba ya la decisión de no renovarlo y de convocar un concurso público cuyas bases, como subraya la ADACE, también habían sido ya redactadas, al igual que la conformación del posible jurado. “En esta situación el Código de Buenas Prácticas salta por los aires”, destaca el escrito.

Consejo Rector del IVAM. Imagen cortesía del Instituto Valenciano.

El Consejo Rector del IVAM, que fue ampliado a 15 miembros en junio de 2018 y cuya nueva configuración pretendía demostrar esa preponderancia de los profesionales del sector y expertos en arte en detrimento de los cargos políticos, ha quedado, según lo acontecido, como un órgano testimonial o meramente consultivo, con el que la Conselleria de Cultura justifica un Código de Buenas Prácticas que, como resalta la ADACE, ha quedado en mal lugar.

Fuentes del Consejo Rector manifiestan su “sorpresa” por el desarrollo de los acontecimientos, dado el escaso margen de maniobra con el que se han encontrado, y algunos de los términos “vagos” que caracterizan su función, como el que se manifiesta en ese “oído el Consejo Rector” que supuestamente suele ser previo a cualquier decisión que la Generalitat adopte con respecto al IVAM. Ahora le queda al Consejo, eso sí, la labor, de nuevo consultiva, con respecto a esas bases del concurso que la Conselleria de Cultura quiere terminar de redactar, para lanzar la convocatoria pública de la que salga el futuro director del IVAM.

Vista de la exposición ‘Materia, espacio y tiempo. Julio González y las vanguardias’. Foto: MAKMA.

El jurado que deberá seleccionarlo también dice mucho de esa politización del IVAM, que Marzà decía querer reducir. Si en el concurso del que salió elegido el propio Cortés no había ni un solo cargo político en el jurado, en esta ocasión estarán presentes Raquel Tamarit, secretaria autonómica de Cultura, y Carmen Amoraga, directora general de Patrimonio de la Generalitat, junto a Manuel Borja-Villel, director del Museo Reina Sofía, Vicent Todolí, director del Área de Arte de la Fundació Per Amor a l’Art, Iwona Blazwick, directora de la Whitechapel Gallery de Londres y Bernard Blisténe, del Centro Pompidou de París, todavía por confirmar.

Al margen de las cuestiones administrativas y legales del contrato de Cortés, objeto de su no renovación, parece clara la decisión de la Conselleria de Cultura de tomar las riendas del IVAM, por encima del buen hacer profesional con el que Marzà ha reconocido el trabajo del actual director. Fuentes de la Conselleria, según recoge Ferrán Bono en El País, consideran a su vez “recomendable un cambio para relanzar el IVAM, tanto en el plano de la programación artística como en el de la implantación popular del museo”. De ser así, el papel del Consejo Rector, en ese hipotético cambio de rumbo, vuelve a quedar en entredicho.

De izda a dcha, Albert Girona, Vicent Marzà y Carmen Amoraga, durante la presentación del Código de Buenas Prácticas en 2015. Imagen cortesía de la Generalitat Valenciana.

Salva Torres

El Ministerio de Cultura entrará en Les Arts

Reunión de Vicent Marzà con José Guirao
Ministerio de Cultura. Madrid
Martes 6 de noviembre de 2018

El conseller de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, ha confirmado que “los asientos reservados a los representantes del Ministerio de Cultura y el INAEM en Les Arts serán ocupados en breve y su incorporación se hará efectiva en la convocatoria del próximo Patronato”. Marzà hizo estas declaraciones, tras la primera reunión con el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, para tratar diferentes temas relacionados específicamente con la cultura valenciana.

El conseller de Cultura expuso a Guirao las diferentes líneas de actuación en materia cultural llevadas a cabo por el Govern del Botànic, “como modelo a seguir por parte del Gobierno estatal igual que se está haciendo en otras áreas, en las que también se están fijando en nuestra obra de gobierno”. Y añadió: “Además, hemos mostrado nuestra total predisposición para colaborar con el Ministerio en materia cultural”.

Sala Principal del Palau de les Arts.

Sala Principal del Palau de les Arts.

El titular de Cultura de la Generalitat explicitó también los diferentes puntos de mejora por lo que respecta a la financiación estatal en materia cultural para el territorio valenciano y consiguió el compromiso de actuación inmediata en lo que respecta a tres puntos: la incorporación de la representación del Ministerio de Cultura en el Patronato del Palau de les Arts; la construcción del Archivo Histórico de Castellón de la Plana; y la reforma de la Biblioteca Pública Azorín de Alicante.

En cuanto al Archivo Histórico, “cabe recordar que es de las pocas provincias del Estado que aún no dispone de un espacio de estas características y el ministro nos ha transmitido que su construcción se iniciará a principios de 2020, un compromiso que cumplirá con una reivindicación histórica de la ciudadanía, que hemos hecho nuestra desde que gobernamos”.

Además, comentó que “es muy importante tener un calendario de las mejoras de la Biblioteca Pública Azorín de Alicante, un espacio del Ministerio que gestionamos desde la Conselleria, y tener los detalles de cómo se organizará el servicio de biblioteca mientras se realizan las obras”.

Marzà hizo una radiografía de las grandes líneas de actuación, “que han pasado de una política cultural de la ocurrencia del anterior gobierno a un trabajo desde la estrategia con el plan Fes Cultura”. Asimismo, destacó los diferentes aumentos en materia de cultura en los presupuestos del Govern del Botànic, que han pasado de los 79 millones de euros de 2015 a los 120,6 millones asignados a la propuesta de presupuestos de 2019 que se debatirá en Les Corts Valencianes.

Además, enumeró otros aspectos como la aplicación del Código de Buenas Prácticas en la Cultura Valenciana a la hora de elegir direcciones de centros culturales autonómicos, los aumentos presupuestarios en inversión cultural autonómica en el IVC, Les Arts, el IVAM, el CMCV y el Museo de Bellas Artes de València, la creación de diferentes espacios de diálogo y consenso con los sectores culturales como la MECUV o los datos positivos que se están logrando en consumo cultural en el territorio valenciano fruto de la aplicación de diferentes medidas previstas en el plan Fes Cultura”.

Vista exterior del Palau de les Arts.

Vista exterior del Palau de les Arts.

Iglesias Noriega sacará Les Arts a la calle

Presentación del nuevo director artístico del Palau de les Arts
Palau de les Arts Reina Sofía
Avda. del Professor López Piñero, 1. Valencia
Lunes 29 de octubre de 2018

Jesús Iglesias Noriega aseguró, durante su presentación como nuevo director artístico del Palau de les Arts, que el reto del coliseo valenciano era diferenciarse del resto de recintos operísticos europeos, mediante una programación singular e innovadora, al tiempo que manifestaba su intención de acercarlo a la sociedad sacándolo a la calle con conciertos al aire libre. También destacó la necesidad de ampliar el repertorio lírico y abrirlo a otros géneros musicales como el jazz, el flamenco o la canción popular.

El conseller de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà y la presidenta del Patronato de Les Arts, Susana Lloret, acompañaron a Jesús Iglesias Noriega en la presentación de sus principales líneas de trabajo como director artístico del coliseo operístico valenciano. Cabe recordar que Iglesias Noriega fue elegido para ocupar este cargo mediante un concurso público siguiendo el Código de Buenas Prácticas en la Cultura Valenciana, con una comisión evaluadora conformada, entre otros, por Christina Scheppelmann y Joan Matabosch. La decisión de la comisión fue ratificada por el Patronato de Les Arts.

El trabajo del nuevo director artístico de Les Arts viene avalado por su trabajo de dirección en el departamento artístico de la Dutch National Opera & Ballet de los Países Bajos y su labor de coordinación artística en el teatro Real, donde ha demostrado capacidad de innovación, de atraer nuevos públicos, amplia agenda, capacidad de desarrollo de proyectos educativos y habilidad para sacar el máximo partido conjugando en un mismo espacio todo aquello que tenga relación con la voz y la música, entre otras cualidades.

De izda a dcha, Susana Lloret, Jesús Iglesias Noriega y Vicent Marzà. Imagen cortesía de Les Arts.

De izda a dcha, Susana Lloret, Jesús Iglesias Noriega y Vicent Marzà. Imagen cortesía de Les Arts.

Susana Lloret destacó “la solvencia de Jesús Iglesias Noriega para llevar a cabo este proyecto, sin duda ilusionante, ambicioso, valiente, innovador, comprometido y absolutamente necesario para Les Arts. La solvencia de Iglesias Noriega es ampliamente reconocida en el sector”. Y dijo más: «Siempre tuvimos claro en este patronato que partíamos de un teatro de ópera singular, vanguardista y con un gran potencial que estaba en cierta medida desaprovechado artísticamente y desconectado socialmente, así de simple. Iglesias nos acaba de presentar el antídoto”.

“Estamos seguros de que con Jesús Iglesias Noriega, Les Arts allana el camino hacia la apertura social, su singularidad como coliseo operístico en el contexto internacional, así como la calidad y la excelencia requeridas con un proyecto sólido”, destacó el conseller Marzà. Y añadió: “El elemento diferenciador que tenemos con respecto a otros espacios operísticos es que nosotros contamos con una calidad excepcional de todas las artes que acompañan a la ópera: música con la Orquestra de la Comunitat Valenciana; canto con el Centre de Perfeccionament Plácido Domingo y el Coro de la Generalitat; el Ballet de la Generalitat, así como la posibilidad de desarrollar la innovación con las artes escénicas. Eso nos da un valor diferenciador y es un potenciador de la excelencia operística”.

Iglesias Noriega destacó que el gran reto del coliseo valenciano era «dotar de singularidad e identidad propia a Les Arts en el ámbito internacional que lo diferencie de los grandes coliseos operísticos de nuestro continente”. “Solo así, con una personalidad definida, conseguiremos que no imite, sino que fidelice aún más a su público y, sobre todo, que lo amplíe en número y diversidad, hasta conseguir que la sociedad valenciana se identifique en lo que debe ser un gran centro cultural en el sentido más amplio del término: un lugar de intercambio de ideas y encuentro entre las obras, los artistas y el público”, agregó.

En este sentido, detalló diversas acciones encaminadas a aumentar el número de actividades y la calidad de estas, así como afianzar un proyecto pedagógico y social sólido: “Trabajaremos para ampliar el campo artístico de Les Arts a través de una programación original e innovadora que tendrá su base en una serie de contextos temáticos en cada temporada. Con ello vertebraremos de una forma rica la programación general e incentivaremos la creación artística de un festival que incluya diferentes espectáculos dedicados a un compositor, a una temática concreta o a una forma”.

Asimismo, expuso su intención de ampliar las actividades que complementan la programación en las áreas de participación ciudadana, encuentros y debates, actividades infantiles, exposiciones y diferentes géneros musicales, “para desarrollar la idea de ópera ciudadana, expresada en términos de intercambio y apertura”.

Por lo que respecta a la programación, Jesús Iglesias Noriega avanzó que “queremos convertir Les Arts en un teatro musical que abarque la música lírica en todas sus manifestaciones: ópera, zarzuela, musicales, conciertos sinfónico-corales y de cámara, conciertos líricos y Lied; pero también abrir la posibilidad a otros géneros o músicas como el ‘jazz’, el flamenco, la canción popular y músicas de otras culturas”.

Una de las prioridades en el nuevo proyecto artístico será la ampliación del repertorio lírico de Les Arts, hasta ahora muy focalizado en el siglo XIX italiano y francés y el barroco casi exclusivamente italiano. También se pretende potenciar espectáculos y representaciones líricas innovadores con un espacio propio en la programación para captar nuevos públicos. Para esto se iniciarán colaboraciones con las entidades más relevantes del panorama europeo que trabajan en este sentido.

Otro de los aspectos novedosos del nuevo desarrollo artístico de Les Arts es que la ópera salga con más actividades a la calle y se acerque aún más a la sociedad. “En este caso se trata de salir a los exteriores de Les Arts y llegar también a diferentes zonas del territorio valenciano con retransmisiones de óperas y ‘ballets’ en exteriores, y la programación de conciertos al aire libre de la Orquestra, el Cor y el Centre de Perfeccionament”, explicó Iglesias Noriega.

El director artístico de Les Arts también hizo hincapié en “mantener un mayor contacto y una mayor colaboración con otros teatros de ópera estatales y europeos con el objetivo de establecer un fluido intercambio de información y una adecuada coordinación de las programaciones y desarrollo de proyectos conjuntos, no solo en lo que se refiere a las producciones de la temporada lírica, sino también en cuanto a las de pequeño formato y las actividades que integran el proyecto de desarrollo cultural”.

De izda a dcha, Susana Lloret, Jesús Iglesias Noriega y Vicent Marzà. Imagen cortesía de Les Arts.

De izda a dcha, Susana Lloret, Jesús Iglesias Noriega y Vicent Marzà. Imagen cortesía de Les Arts.

El ‘minuto cero’ del convenio del sector teatral

Primer Convenio colectivo de los actores y actrices valencianos
Jueves 8 de febrero de 2018

La Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte ha impulsado, mediante el Institut Valencià de Cultura, el primer Convenio colectivo de los actores y actrices valencianos, que firmaron el pasado jueves 8 de febrero en el Teatro Principal de València la Associació d’Empreses d’Arts Escèniques del País Valencià (AVETID), la Associació d’Actors i Actrius del País Valencià (AAPV) y representantes de los sindicatos.

A la firma del convenio asistieron el conseller de Cultura, Vicent Marzà; la diputada de Teatros y Memoria Histórica de la Diputación de València, Rosa Pérez Garijo; el director general del Institut Valencià de Cultura, Abel Guarinos, y el director adjunto de Artes Escénicas del IVC, Roberto García. El convenio lo firmaron la presidenta de AVETID, Maria Ángeles Fayos; el presidente de la AAPV, Ximo Solano, y representantes sindicales. Después de la firma, la Generalitat se adhirió al convenio, un apoyo que da ejemplo para que otros productores públicos y privados de nuestro territorio apliquen también este acuerdo.

De izda a dcha, Mariángeles Fayos, Vicent Marzà y Ximo Solano. Imagen cortesía de la Conselleria de Cultura.

De izda a dcha, Mariángeles Fayos, Vicent Marzà y Ximo Solano. Imagen cortesía de la Conselleria de Cultura.

Según el conseller Marzà, “por primera vez, el sector del teatro valenciano dispone de un convenio colectivo, un paso histórico para la regularización, la profesionalización y la dignificación laboral del sector escénico. Un acuerdo que nos iguala a convenios semejantes firmados desde hace años en el resto del Estado”. Esta iniciativa ha sido impulsada por Cultura de la Generalitat y consolida uno de los objetivos de trabajo del primer semestre de 2018 establecidos en el Seminari de Govern de Benicarló-Vinaròs.

El responsable de Cultura de la Generalitat apuntó que “hay que aplaudir el trabajo de la AVETID y de la AAPV, que han buscado el consenso en todo momento, y también el trabajo hecho por los sindicatos. Desde la Generalitat no solo hemos impulsado que este convenio fuera una realidad, sino que nos comprometemos a ponerlo en práctica desde el minuto cero por lo que respecta a la contratación de actores y actrices en las producciones teatrales públicas que dependen de nosotros”.

Además, las convocatorias de ayudas del IVC tendrán en cuenta lo que se detalla en este acuerdo. Se consensuará con el sector la modificación de las bases reguladoras de ayudas a la producción de espectáculos, giras y salas o teatro de exhibición regular y profesional. El convenio estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2019 y se prorrogará por períodos sucesivos de un año, mientras no sea objeto de denuncia escrita por cualquiera de las partes firmantes. Esta prórroga comportará un incremento de las condiciones económicas de acuerdo al IPC.

Representantes institucionales y profesionales del sector teatral, tras la firma del convenio en el Teatro Principal. Imagen cortesía de la Conselleria de Cultura.

Representantes institucionales y profesionales del sector teatral, tras la firma del convenio en el Teatro Principal. Imagen cortesía de la Conselleria de Cultura.

El conseller Marzà explicitó que “estamos en un momento de recuperación del sector de las artes escénicas en nuestro territorio. Hay que recordar el significativo incremento económico de las ayudas al sector por parte de la Generalitat, que han aumentado un 178 % con respecto al año 2014. En 2018 se llegará a 3.500.000 millones de euros, la cifra más alta de la historia”.

Y añadió: “Esto es solo un dato, no vamos con triunfalismos, ya que nos encontramos con una industria teatral a punto de desmantelarse por las políticas del antiguo gobierno y lo que estamos haciendo es revertir y reconstruir la escena teatral valenciana entre todos”. El titular de Cultura explicó que «el objetivo compartido es aumentar y fidelizar público valenciano que vaya al teatro y mejorar las condiciones del sector”.

En este sentido hay que recordar que los teatros Principal y Rialto de València han tenido un 40% más de espectadores en 2017 con respecto al año anterior, y específicamente la obra ‘Tic tac’, una coproducción del IVC y la Diputación de València, superó los 7.000 espectadores. Asimismo, el Teatro Principal de Castellón ha incrementado en un 8 % los espectadores con respecto a 2016 y el Teatro Arniches de Alicante ha tenido 6.600 asistentes en 2017, destacando en este caso que, de octubre a diciembre de 2017, hubo un 68 % más de espectadores que en el mismo período de 2016.

Miembros institucionales y representantes del sector teatral tras la firma del convenio, en el hall del Teatro Principal. Imagen cortesía de la Conselleria de Cultura.

Miembros institucionales y representantes del sector teatral tras la firma del convenio, en el hall del Teatro Principal. Imagen cortesía de la Conselleria de Cultura.

«Marzà ha roto su promesa de restaurar la Filosofía»

Hay enemigos de la Filosofía: Es giebt gegner der Philosophie
Antonio Lastra y Ángel Vallejo
Foro Sensus Communis
Ateneo Mercantil
Plaza del Ayuntamiento, 15. Valencia
Miércoles 7 de junio de 2017

El Foro Sensus Communis del Ateneo Mercantil ha solicitado públicamente la restitución de forma inmediata de la asignatura de filosofía en el curriculum escolar de la Comunitat Valenciana. La ausencia de esta asignatura fue el tema abordado en la conferencia del Foro celebrada este pasado miércoles 7 de junio. Este grupo es el que aborda en la institución todos los meses diferentes aspectos de la filosofía y sus autores, teniendo una amplia respuesta por parte de socios de la institución y de alumnos de esta materia.

La conferencia coloquio, a cargo de Ángel Vallejo, profesor de Filosofía de Enseñanza Secundaria y miembro de la Societat de Filosofia del Pais Valencià (SFPV) y Antonio Lastra, investigador del Instituto Franklin de Investigación en Estudios Norteamericanos de la Universidad de Alcalá y profesor de Filosofía en el IES Camp de Tùria de Llíria, se tituló ‘Hay enemigos de la Filosofía: Es giebt gegner der Philosophie’, en la que se defendió la enseñanza de la filosofía en la Comunidad Valenciana.

Antonio Lastra afirmó que “Valencia quedará como la única autonomía que no restaura la enseñanza de la filosofía, especialmente en un clima en el que incluso el PP ha puesto a un lado la LOMCE y repudiado la doctrina Wert. Marzà se comprometió con la Asamblea de Filosofía a restaurar la enseñanza de la filosofía y no lo ha cumplido”.

En este sentido, señaló que  “no es cierto que no haya tenido tiempo de desarrollar el decreto, que está redactado desde hace meses. Simplemente ha faltado a su palabra. Postergar las cosas solo lleva a la desaparición en la práctica de la filosofía en la enseñanza. Marzà tendrá que explicar qué clase de sociedad quiere si elimina la filosofía. Esta es la situación”.

Durante la conferencia ‘Hay enemigos de la filosofía’, la frase de Nietzsche ya constituye una advertencia. Como explicó Ángel Vallejo, “la filosofía ha tenido enemigos desde el principio: desterraron a Anaxágoras, ejecutaron a Sócrates y a Boecio, condenaron a Tomás de Aquino y a Siger de Brabante, quemaron a Giordano Bruno, lapidaron a Rousseau, le ordenaron callar a Kant, ridiculizaron a Kierkegaard, torturaron a Patocka. Pero no han logrado impedir nunca la transmisión de la filosofía ni la enseñanza de la filosofía. La filosofía consiste en querer saber y todos los hombres desean por naturaleza saber”.

Asimismo, Lastra apuntó que convencionalmente, sin embargo, ese deseo puede extinguirse porque a los enemigos de la filosofía les satisfacen saberes mediocres y pusilánimes con los que edifican sociedades pequeñas, empobrecidas. “Nietzsche las llamó pueblos enfermos. La enseñanza de la filosofía ha sido siempre el remedio con el que se ha respondido a la enferma satisfacción de los individuos y de los pueblos. A la muerte de Sócrates, Platón funda la Academia; a la muerte de Boecio, Casiodoro funda la biblioteca de Vivarium; a la condena de Étienne Dampier la universidad respondió incluyendo los estudios de filosofía en el currículum; Cousin ideó la educación secundaria francesa como una institución republicana contra la oscuridad: Hegel lo había sacado de la cárcel. Las lecciones de Patocka sobre Platón y Europa circulaban clandestinamente en la sociedad cerrada soviética”.

Sobre la actualidad de la asignatura de filosofía se apuntó durante la conferencia que “a los nombres de Ánito, Meleto y Licón, los acusadores de Sócrates que lograron su condena y ejecución, nuestra sociedad puede unir los nombres del ministro de Educación Wert, de cuya LOMCE podemos avergonzarnos con todo derecho porque nunca fue una ley justa ni nuestra, y del conseller de Educación Marzà, que ha desoído una proposición unánime de las Cortes valencianas y traicionado la palabra dada a los profesores de filosofía”.

Lastra concluyó que “son enemigos de la filosofía, del saber y de su transmisión. No quieren saber y creen que saben algo. Moderados por la propia naturaleza de su amor por la sabiduría, los filósofos reservan su coraje para las ocasiones en las que resulta necesario decir que la filosofía es mejor que cualquier sociedad y que ningún hombre está esclavizado por completo por la sociedad a la que pertenece. Marzà aún está a tiempo de aprender”, añadiendo que “los filósofos son buenos profesores y los enemigos de la filosofía pésimos alumnos”, remachó.

Vicent Marzá, conseller de Cultura, en el medio, durante la presentación del Código de Buenas Prácticas.

Vicent Marzá, conseller de Cultura, en el centro, durante la presentación del Código de Buenas Prácticas.

Quatre noves convocatòries de Consorci de Museus

Convocant: Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana
Dotació: 86.800 euros
Mode de presentació: vía e-mail
Termini d’admissió: fins al 12 de maig de 2017

Consulta ací totes les quatres convocatories

El Consorci de Museus trau a concurs públic quatre noves convocatòries per a projectes amb perfil educatiu i social. Es tracta de les convocatòries ‘Resistències artístiques’, de producció artística en entorns educatius; ‘Tangent’, convocatòria de projectes de mediació cultural; ‘Reset’, relectures de gènere i multiculturalitat; i ‘Altaveu’, convocatòria per a projectes d’inclusió i cohesió social.

El conseller d’Educació, Investigació, Cultura i Esport, Vicent Marzà, ha presentat aquest matí les convocatòries acompanyat pel director del Consorci, José Luis Pérez Pont i la directora general de Cultura i Patrimoni, Carmen Amoraga.

El responsable de Cultura de la Generalitat, Vicent Marzà, ha volgut destacar que “em pareixen especialment importants aquestes convocatòries perquè són una mostra del magnífic mestissatge de dues àrees clau del nostre govern, cultura i educació. Utilitzar la cultura com a eina d’educació per a fomentar la creativitat, l’esperit crític de l’alumnat, la igualtat social i de gènere o la multiculturalitat són grans objectius del Govern del Botànic i aquestes convocatòries són un bon element del treball en aquest sentit”.

Amb un pressupost total de 86.800 €, la institució museística seleccionarà 16 projectes que segons Pérez Pont “completaran el nostre programa d’educació i mediació a més de contribuir a la professionalització del sector artístic valencià” i ha afegit: “Les tres primeres convocatòries estan dirigides tant a artistes que desenvolupen el seu treball en el camp de les pràctiques participatives o pedagògiques com a educadors i educadores de la Comunitat Valenciana”.

Sobre ‘Resistències artístiques’, Pérez Pont ha destacat que “se seleccionaran tres projectes que es realitzaran en els mateixos centres escolars i involucraran tota la comunitat educativa, ja que entenem que l’art és una eina essencial en el procés d’aprenentatge. D’altra banda, ‘Tangent’ busca donar suport a l’educació artística com a eina de comprensió dels codis de la cultura visual mitjançant la realització d’activitats intergeneracionals”.

Així mateix ha destacat que “amb ‘Reset’, per primera vegada una institució cultural promou una relectura de la història de l’art amb perspectiva de gènere a partir de les col·leccions dels Museus de Belles Arts d’Alacant i Castelló. Aquesta convocatòria fomenta la igualtat de gènere i també la multiculturalitat”.

Finalment, Pérez Pont ha recordat que “a través de la convocatòria Altaveu obrim els centres culturals als col·lectius i associacions del nostre territori oferint huit produccions a través de les quals mostrar la seua labor a la societat, a fi de contribuir a fomentar el treball col·laboratiu i d’integració”.

El director del Consorci de Museus ha recordat que cada convocatòria compta amb un jurat específic, integrat per professionals del sector d’acord amb el Codi de Bones Pràctiques de la Cultura Valenciana, la qual cosa garanteix la seua independència i la transparència en els processos de selecció.

El termini de presentació de sol·licituds per a les quatre convocatòries finalitzarà el 12 de maig de 2017.

En general, els projectes començaran a realitzar-se a partir de l’últim quadrimestre de l’any.

Amb aquestes són ja 8 convocatòries les que ha tret a concurs el Consorci de Museus en menys d’un any, des de l’arribada de la nova direcció (‘Escletxes’, convocatòria de producció artística i suport a la investigació, ‘V.O. convocatòria de comissariat’, ‘365dies VLC’, que ja estan resoltes i els primers projectes de la qual es podran veure a partir de maig; a més de ‘365dies ALC’, per a la Llotja del Peix d’Alacant, el termini de les quals també finalitza el 12 de maig).

‘Resistències Artístiques’

Aquesta convocatòria busca crear entorns de treball col·laboratius que unisquen art i educació. L’objectiu és incorporar els llenguatges de la creació contemporània en els processos d’aprenentatge ampliant l’àmbit professional dels creadors mitjançant la producció de tres projectes artístics col·laboratius en tres centres escolars de la Comunitat Valenciana, un per província.

Els projectes hauran d’involucrar la comunitat educativa, considerant tant estudiants com professors, agents actius del procés creatiu. Podran optar a la convocatòria artistes, a títol individual o col·lectiu, nascuts o residents a la Comunitat Valenciana, que desenvolupen el seu treball en el camp de les pràctiques participatives/relacionals/col·laboratives i pedagogies crítiques.

La dotació per a cadascun dels projectes és de 8.000 €, dividits en 5.000 € destinats a la producció i 3.000 € d’honoraris per als/les artistes.

Els centres escolars participants seran seleccionats pel Consorci de Museus mitjançant una convocatòria oberta per províncies, després de l’elecció dels projectes artístics.

Depenent de les necessitats de cada projecte, el Consorci de Museus compta amb la col·laboració del Museu d’Art Contemporani d’Alacant, i de l’Espai d’Art Contemporani de Castelló, a més del Centre del Carme de València.

‘Tangent’

Aquesta convocatòria fomenta l’educació artística com a eina d’anàlisi i reflexió, tant de la cultura visual com de la creació artística actual, a més de donar suport al treball de professionals que desenvolupen el seu treball en l’àmbit de l’educació i la mediació cultural.

Es busquen projectes que prenguen com a camp de treball la cultura visual i la creació artística actual mitjançant activitats intergeneracionals.

Poden optar a la convocatòria educadores o educadors i mediadores o mediadors culturals, a títol individual o agrupats en col·lectius, que desenvolupen la seua activitat a la Comunitat Valenciana.

La convocatòria planteja seleccionar tres projectes, un per província, a desenvolupar al Museu d’Art Contemporani d’Alacant, el Museu de Belles Arts de Castelló i al Centre del Carme de València.

Els projectes, amb un període de duració de 6 mesos, estan dotats amb 6.600 € cadascun (5.400 € d’honoraris i 1.200 € per a despeses de material).

‘Reset’

A fi de reforçar el principi d’Igualtat en l’àmbit de la cultura i de la creació artística, l’objecte d’aquesta convocatòria és seleccionar dos projectes, que basant-se en l’educació artística, oferisquen una perspectiva de gènere i atenguen la diversitat cultural en les col·leccions dels museus de Belles Arts de Castelló i Alacant per a avançar cap a una museologia més inclusiva i crítica.

Poden optar a la convocatòria educadores o educadors i mediadores o mediadors culturals, a més de persones dedicades a la investigació, a títol individual o bé agrupats en col·lectius, que desenvolupen la seua activitat a la Comunitat Valenciana.

Amb l’objecte de completar la narració històrica, generalment realitzada sota una perspectiva masculina i etnocèntrica, es busquen projectes que conten l’altra meitat de la història, aquella construïda per les dones i invisibilitzada al llarg del temps, però també projectes que treballen altres desigualtats.

Els projectes tindran un període de 6 mesos de durada, i dotats amb 5.500 € cadascun (3.500 € per a honoraris i 2.000 € per a despeses de material).

‘Altaveu’

La convocatòria ‘Altaveu’ pretén donar visibilitat a iniciatives de caràcter social que fomenten el treball en xarxa amb la ciutadania, obrint la porta a un altre tipus d’accions culturals, basades en el treball comunitari i col·laboratiu.

La convocatòria busca donar suport a treballs que promoguen l’interés per la cultura, la participació i activació social i que, a més, puguen ser dinamitzadores de sinergies socials.

Poden optar a la convocatòria col·lectius, entitats o agents socials que desenvolupen la seua activitat a la Comunitat Valenciana.

Es triaran huit projectes amb una dotació de 4.000 € cadascun (3.000 € per a col·laborar en la producció del projecte i 1.000 € per a despeses de l’exposició que es mostrarà a la sala Contraforts del Centre del Carme, però que podrà itinerar a altres espais d’Alacant i de Castelló).