Sporting Club Russafa: Cinco visiones de la danza

Ciclo 5 Lados Danza
Sporting Club Russafa
Sevilla 5 bajo, Valéncia
Sábado 9 y domingo 10 de febrero de 2019, a las 20:30

5 Lados Danza ya va por su décima edición. Un ciclo de piezas breves de danza contemporánea en Sporting Club Russafa ‘Carlos Moreno Mínguez’, plataforma perfecta para que los artistas puedan jugar, probar ideas, propuestas, piezas nuevas, piezas en procesos de creación o piezas seleccionadas de un formato más largo, frente a un público que sale maravillado llevándose cinco formas y maneras diferentes de sentir la danza.

En esta ocasión, las piezas que integran el ciclo están protagonizadas por Cristina Gómez, de la compañía La casa amarilla, con ‘Me he quedado muda’; Nikita Anishchenko y Carmen Lozano, con ‘Sinokon’; Pau Esteve y Nerea Úbeda, de la compañía Intrat danza, con ‘¿Y si fuese septiembre y tuviésemos planes de futuro?’; Manel Ferrándiz, con la pieza ‘Soñar con nadar’, y Edward Quintana, Ana Manzanera y Jelson Serrano (Cía. Migro danza), con ‘Benvinguts i benvingudes’.

Cartel del ciclo 5 Lados Danza, por cortesía de Sporting Club Russafa.

Cartel del ciclo 5 Lados Danza, por cortesía de Sporting Club Russafa.

Toño Barreiro: “Veo mi obra como un flechazo”

Black Square Folded, de Toño Barreiro
Galería Shiras
C / Vilaragut, 3. Valencia
Hasta el 23 de marzo de 2019

El director de cine Carl Theodor Dreyer, de quien la Filmoteca proyectará en un par de semanas su excepcional La pasión de Juana de Arco, lo tenía claro: “No es el sentido estético el que debe doblegarse a la realidad, sino la realidad la que debe obedecer a su sentido estético. El arte no es imitación, sino elección subjetiva”. Lo mismo entendía el artista ruso Kazimir Malévich, aludido por Toño Barreiro en su exposición Black Square Folded (Cuadrado negro doblado) que acoge hasta el 23 de marzo la galería Shiras.

“He estado trabajando durante mucho tiempo ese cuadrado negro sobre cartulina y siempre me recordaba a Malévich”, reconoce el artista rodeado de sus obras, algunas recién terminadas: “Ésa [la más grande de la serie Flexia] la acabé antes de ayer”. Una decena de piezas en las que Barreiro dice ver “la piel de la pintura”. Una piel en principio plana que luego, tras múltiples pruebas (“esto es la punta del iceberg, porque detrás hay muchos fallos e intentos”), adquiere un volumen sorprendente. Y ahora quien entra en escena es el escritor y ensayista Roland Barthes: “Hay mucho de él y su punctum, algo que te hace vibrar”.

Vista de la exposición de Toño Barreiro. Imagen cortesía de Shiras.

Vista de la exposición de Toño Barreiro. Imagen cortesía de Shiras.

Porque Toño Barreiro, al igual que Dreyer y Malévich, también tiene claro que su obra ha producir “un impacto”, producto de la “sofisticación” de la imagen contenida en su estética, más allá de su referencia a una realidad comprensible. “Yo lo veo como un flechazo”. De nuevo el punctum al que alude Barthes: “No soy yo quien va a buscarlo, es él quien sale de la escena como una flecha y viene a punzarme”. Por eso dice que sus obras, bajo esa abstracción geométrica, “no son frías, hay una parte emocional en este tipo de trabajos, aunque sean geometrías”.

Barreiro alude al “grado cero de la pintura”, que trae ecos igualmente del grado cero de la escritura barthesiano, para señalar que sus piezas no son “cuadros o ventanas” por los que mirar a su través en busca de algo exterior, sino que es la propia obra de arte como pura representación la que te ha de impactar. “Se trata de ver los límites e ir un poco más allá”, explica el artista, que ha utilizado el aluminio para trabajar esas formas sólidas que, a su vez, parecen gozar de una flexibilidad impropia de tan rígido material: “Son aluminios tratados e indeformables, materiales de alta tecnología, como el dibond, con el que se hacen edificios”.

Obra de Toño Barreiro. Imagen cortesía de Shiras.

Obra de Toño Barreiro. Imagen cortesía de Shiras.

Barreiro señala que busca productos “de la máxima duración”, con el fin de que puedan acompañar el mayor tiempo posible a quien goza con ese objeto artístico. El Cuadrado negro (1915) de Malévich, de hecho, ha sobrepasado ya su centenario, para revelar no obstante algunas grietas. Los comisarios de la Galería Tretyakov de Moscú, gracias a los avances tecnológicos, han descubierto recientemente que debajo de su pintura había un cubo futurista y una frase que aludía probablemente al título original de la pieza: “Lucha entre negros en la oscuridad”. El suprematismo de Malévich, que buscaba en la primacía del objeto el sentido del arte, decantó la pieza hacia ese título más propio de su esencia pictórica: un cuadrado negro como representación de ese universo vacío.

“El caos son las leyes no comprendidas”, apunta Barreiro, en este caso en alusión al artista Frank Stella, con el que tienen afinidad sus obras, y que dijo sentirse atraído por ese caos, descubriendo que debajo de él había cierta estructura organizada. “Lo racional y lo emocional”, agrega quien liga ambos registros en Black Square Folded. La racionalidad geométrica y el sentimiento que subyace bajo esas formas volumétricas: “Me tiene que provocar pasión”, remarca. Pasión que ha ido volcando en cada una de las piezas desarrollando “todas las posibilidades de manipulación del objeto”.

Obra de Toño Barreiro. Imagen cortesía de Shiras.

Obra de Toño Barreiro. Imagen cortesía de Shiras.

A Toño Barreiro, a medida que va explicando ese combate con el aluminio que ha utilizado como materia expresiva, se le van iluminando los ojos, proyectando su luz en la serie de planos flexionados con diferentes colores: negros, sin duda, pero también rojos, blancos o dorados. “Estos últimos trabajos son más minimalistas en busca de una pureza que necesito y que te exige mucho en el proceso”, explica quien ahora utiliza una metáfora relacionada con el invento de la luz atribuido a Edison: “Hizo mil intentos hasta dar con el tungsteno y que brillara”.

También habla del proceso artesanal, “con sus perfiles y aristas”, y de la escala, la forma y la composición. Todo lo que tiene que ver con esa manera de privilegiar el espíritu de las cosas más allá de su realidad, lo que está dentro y detrás de todas esas piezas que Toño Barreiro exhibe a modo de flechazos visuales. Le acompaña en esta aventura Miguel Bañuls, de quien la galería Shiras exhibe en su Espacio Refugio La distancia más corta, serie de esculturas cromadas que indagan en los misterios del universo. Una coreografía plástica que rima con las obras de Barreiro en esa búsqueda de un impacto silencioso.

Toño Barreiro. Imagen cortesía de Shiras.

Toño Barreiro. Imagen cortesía de Shiras.

Salva Torres

El rostro apasionado y mártir de Juana de Arco

La pasión de Juana de Arco, de Carl Theodor Dreyer
Básicos de la Filmoteca: diálogos y ficciones (II)
Presentación a cargo de la profesora Begoña Siles
IVAC La Filmoteca
Plaza del Ayuntamiento, 17. Valencia
Jueves 7 de febrero de 2019, a las 19.00h

La Filmoteca proyecta el clásico del cine mudo ‘La pasión de Juana de Arco’ (1928), de Carl Theodor Dreyer, dentro del ciclo ‘Básicos Filmoteca: diálogos y filiaciones (II)’. La proyección contará con el acompañamiento musical al piano de Arcadi Valiente.
Tanto en la presentación de la sesión como en el posterior coloquio con el público, la profesora Begoña Siles abordará las relaciones entre el clásico de Dreyer y ‘Shirin’ (2008), del director iraní Abbas Kiarostami, centrándose en el uso del primer plano y el estudio del rostro humano como reflejo de las emociones humanas en ambas películas.

Montaje con rostros de las películas 'La pasión de Juana de Arco' y 'Shirin'. Imagen cortesía de Filmoteca.

Montaje con rostros de las películas ‘La pasión de Juana de Arco’ y ‘Shirin’. Imagen cortesía de Filmoteca.

Considerada como una de las obras maestras del cine mudo, ‘La pasión de Juana de Arco’ narra el procesamiento y la ejecución de la heroína francesa ante la Inquisición, basándose en documentación auténtica de la época. La película de Dreyer destaca por el estilo visual sobrio con el que se consigue crear un intenso drama a partir de sus imponentes primeros planos. También destacan la interpretación de la actriz teatral Maria Falconetti en el papel de Juana y la fotografía de Rudolph Maté.

Emparentada con el drama de Dreyer por su uso del primer plano, la producción iraní ‘Shirin’, de Abbas Kiarostami, se centra en los rostros de las espectadoras de una sala de cine. Todas ellas están viendo una película basada en un cuento persa, cuya protagonista, la heroína Shirin, ha huido de un harén y viaja en busca del amor. En un reparto conformado por más de cien actrices iraníes, destaca la presencia de la actriz francesa Juliette Binoche.

Fotograma de 'La pasión de Juana de Arco', de Dreyer. Imagen cortesía de Filmoteca.

Fotograma de ‘La pasión de Juana de Arco’, de Dreyer. Imagen cortesía de Filmoteca.

‘La pasión de Juana de Arco’ podrá volver a verse el sábado 9 de febrero, a las 20 horas, también con acompañamiento musical de Arcadi Valiente. ‘Shirin’ se proyecta el sábado 9 de febrero, a las 18 horas, y el domingo 10 de febrero a las 20 horas. ’Básicos Filmoteca: diálogos y filiaciones (II)’ plantea una mirada a la historia del cine a través del diálogo entre clásicos con relaciones de parentesco y afinidades, pertenecientes a varios períodos históricos y diferentes geografías cinematográficas.

El enfoque didáctico de ‘Básicos Filmoteca’ se materializa en sesiones con presentaciones y coloquios a cargo de especialistas en análisis cinematográfico. Estas sesiones se celebran los jueves a partir de las 19 horas. Al igual que en ediciones anteriores, algunas de las películas son presentadas por críticos de la revista ‘Caimán Cuadernos de Cine’, colaboradora del proyecto. La entrada de todas las sesiones es gratuita con la presentación del carné de estudiante.

La pasión de Juana de Arco. Imagen cortesía de Filmoteca.

La pasión de Juana de Arco. Imagen cortesía de Filmoteca.

Les Arts acoge el melancólico Il masnadieri de Verdi

Il masnadieri, de Giuseppe Verdi, dirigido por Roberto Abbado
Palau de les Arts
Avda. del Professor López Piñero, 1. Valencia
Días 6, 9, 12, 15 y 17 de febrero de 2019

El Palau de les Arts se adentra en el repertorio menos conocido de Giuseppe Verdi con ‘I masnadieri’. Esta obra se estrena en la Sala Principal el miércoles 6 de febrero, y contará con más funciones los días 9, 12, 15 y 17 de febrero.  El director artístico de Les Arts, Jesús Iglesias Noriega, así lo destacó en la presentación de la producción ante los medios de comunicación, acompañado por el director musical, Roberto Abbado y los principales solistas: Stefano Secco (Carlo), Roberta Mantegna (Amalia), Michele Pertusi (Massimiliano) y Artur Ruciński (Francesco), junto con el director de escena de la reposición, Allex Aguilera.

‘I masnadieri’, según explicó el maestro Abbado, es el primer encargo internacional de Verdi, que iniciaba a la par su fructífera relación con uno de los pensadores más importantes del Siglo de las Luces: Friedrich von Schiller. Se trata de una obra clave en el desarrollo musical y teatral del autor, escrita a caballo entre el Sturm und Drang -el ímpetu y la tempestad- y el Romanticismo primigenio, de los que toma y desarrolla un marcado sentido de la melancolía, un rítmico y vigoroso ímpetu, el idealismo del joven filósofo y el ansia de libertad del mismo Verdi del Risorgimento.

Il masnadieri, de Giuseppe Verdi. Fotografía de Mikel Ponce y Miguel Lorenzo por cortesía de Les Arts.

Il masnadieri, de Giuseppe Verdi. Fotografía de Mikel Ponce y Miguel Lorenzo por cortesía de Les Arts.

Estrenada en Her Majesty’s Theatre de Londres en 1847, el genio de Busseto contó con la colaboración de uno de los grandes intelectuales de su época, Andrea Maffei. Traductor de referencia al italiano de la obra del dramaturgo alemán, Maffei convirtió las cuatro horas de intenso drama ‘Die Räuber’ (‘Los bandidos’) en un libreto de dos horas y media condensado en bloques de acción.

Verdi compuso, tal y como explicó Roberto Abbado, una partitura impresionante, de gran riqueza de sentimientos, que oscila desde la ternura hasta la violencia. Además, escribió una música extremadamente exigente tanto para los roles protagonistas como para los primarios, en la que, como novedad, sitúa al coro como personaje principal.

‘I masnadieri’ exige cuatro intérpretes de primer nivel, en el que según señaló Iglesias Noriega, figuran los debuts en València de Stefano Secco y Roberta Mantegna, así como el reencuentro de dos voces apreciadas por el público de Les Arts: Michele Pertusi y Artur Ruciński.

Roberto Abbado y Jesús Iglesias Noriega, con los intérpretes de 'Il masnadieri'. Imagen cortesía de Les Arts.

Roberto Abbado y Jesús Iglesias Noriega, con los intérpretes de ‘Il masnadieri’. Imagen cortesía de Les Arts.

Los intérpretes de ‘I masnadieri’

Stefano Secco encarna a Carlo, bandido duro y violento y a su vez muy nostálgico, que refleja el prototipo del héroe romántico plegado en su interior, De difícil interpretación, según el propio tenor, en el pentagrama se reconocen momentos del Donizetti serio junto con cabalettas de compleja ejecución.

Artur Ruciński, barítono de referencia internacional, da vida al hermano de Carlo, Francesco, papel de oscura psicología, muy similar al Macbeth que Verdi musicó en el mismo año. El cantante polaco, que siempre descubre algo nuevo en el personaje, lo destaca por su singularidad frente al resto de roles verdianos para su tesitura.

El bajo Michele Pertusi, que el público valenciano recordará por ‘Don Pasquale’, debuta el papel de Massimiliano, padre de Carlo y Francesco. Se trata de un “rol vocativo”, de interpretación bastante concentrada y enérgica, cuyas demandas llevan del primer Verdi a la etapa madura del compositor.

'Il masnadieri', de Giuseppe Verdi. Fotografía de Mikel Ponce y Miguel Lorenzo por cortesía de Les Arts.

‘Il masnadieri’, de Giuseppe Verdi. Fotografía de Mikel Ponce y Miguel Lorenzo por cortesía de Les Arts.

Cierra el cuarteto, Roberta Mantegna (Amalia), la única mujer de la obra, un rol que Verdi escribió para una diva su época Jenny Lind, reputada soprano de coloratura; un papel que según Mantegna transita entre lo dramático y lo mágico, y que sólo a través de la muerte recibe el estatus de heroína.

Dominik Chenes, que cantará el papel de Carlo el día 15, Bum Joo Lee (Arminio) y Gabriele Sagona (Moser) completan un elenco, en el también participa el tenor ucranio Mark Serdiuk (Rolla) del Centre Plácido Domingo.

Allex Aguilera ha dirigido la reposición de la producción de Gabriele Lavia para los teatros San Carlo de Nápoles y La Fenice de Venecia, con escenografía de Alessandro Camera y vestuario de Andrea Viotti. Aguilera y Nadia García, del equipo de Les Arts, firman también la iluminación de la producción. Aguilera apuntó que se ha respetado la esencia del montaje, de corte posmoderno según Lavia, adaptándolo a los intérpretes y sus personalidades para crear un espectáculo completamente nuevo.

'Il masnadieri', de Giuseppe Verdi. Fotografía de Mikel Ponce y Miguel Lorenzo por cortesía de Les Arts.

‘Il masnadieri’, de Giuseppe Verdi. Fotografía de Mikel Ponce y Miguel Lorenzo por cortesía de Les Arts.

Andy Multitalento Chango

Andy Chango. El hombre nada
Clan Cabaret
C / Capitán Segarra, 16. Alicante
Sábado 26 de enero de 2019

Andy Chango invitó a una hora de inteligencia en Clan Cabaret de Alicante. El argentino con su último espectáculo, ‘El hombre nada’, dejó humor del bueno sobre el escenario acompañado por su inseparable órgano electrónico.

Un personaje multitalento, más propio de la época renacentista, que narró su vida bien escrita con fina ironía. Chango demostró una vez más que tiene una lucidez ebria inabarcable. Desencajó al publico alicantino sumido en la directa carcajada.

Andy Chango. Sala Clan Cabaret de Alicante.

Andy Chango. Sala Clan Cabaret de Alicante.

Un espectáculo recomendable sin duda. El monólogo que combina con música y sus andares optimistas de un lado al otro del escenario proporcionaron una obra de teatro mordaz y muy divertida.

El hombre nada se ríe de todo y todos se ríen con el hombre nada. Andy Chango como artista es un género en sí mismo que no tiene desperdicio, consigue zafarse de lo políticamente correcto y realizar una obra de verdad, con alma.

Andy Chango a su paso por la sala Clan Cabaret de Alicante. Foto: Lorena Riestra.

Andy Chango a su paso por la sala Clan Cabaret de Alicante. Foto: Lorena Riestra.

Rockero, escritor, músico, cantante, showman televisivo y además argentino. Habló de lo que importa y de lo que no con sabiduría existencial, dejando encantado a los espectadores y con las ganas de que el show durara un poco más.

Mucha suerte Flaco, esperamos volverte a ver pronto.

Andy Chango

Andy Chango como ‘El hombre nada’. Sala Clan Cabaret de Alicante.

Raúl Bartleby

Jimmy Glass recibe al virtuoso saxo alto Vincent Herring

Vincent Herring’s Soul Chemistry
III Ciclo de Invierno
Jimmy Glass Jazz
C / Baja, 28. Valencia
Martes 5 de febrero de 2019, a las 20.45h

La estrella del saxo alto Vincent Herring ofrece dos únicos conciertos en España dentro de una gira que lo lleva por los principales clubs de jazz de Europa. Presenta su impresionante banda Soul Chemistry, en la que participan el gran pianista Mike Le Donne, el veterano contrabajista Essiet Essiet y el compañero en los últimos veinticinco años de Herring, el impresionante baterista Joris Dudli.

Vincent Herring. Foto de Antonio Porcar por cortesía de Jimmy Glass.

Vincent Herring. Foto de Antonio Porcar por cortesía de Jimmy Glass.

Herring hizo su primera gira en los Estados Unidos y Europa como parte de la Lionel Hampton Big Band. Con su sonido fuertemente influenciado por Julian Cannonball Adderley, el virtuosismo y el prometedor lenguaje de Herring llamaron la atención de Nat Adderley. Al poco tiempo forjaron una relación musical que duró nueve años, que se plasmó nueve álbumes y haciendo giras alrededor del mundo año tras año. Después de la muerte de Nat, Louis Hayes colaboró con Herring para formar la Cannonball Adderley Legacy Band. Herring ha colaborado y grabado con Cedar Walton durante más de veinte años.

Ha tocado también con otros grandes como Freddie Hubbard, Dizzy Gillespie, Louis Hayes, Art Blakey y The Jazz Messengers, Horace Silver Quintet, Jack DeJohnette, Larry Coryell, Steve Turre, The Mingus Big Band (ganó un Grammy en 2010), Kenny Barron, Nancy Wilson, el Dr. Billy Taylor, Carla Bley, Mike LeDonne, Carl Allen, Ron McClure y John Hicks, entre muchos otros. Sus extensas presentaciones como solista invitado incluyen actuaciones con Wynton Marsalis en el Lincoln Center, Jon Faddis y la Carnegie Hall Big Band.

Vincent Herring. Foto de Antonio Porcar por cortesía de Jimmy Glass.

Vincent Herring. Foto de Antonio Porcar por cortesía de Jimmy Glass.

La discografía de Herring abarca más de veinte títulos como líder y más de 250 como sideman. Sus proyectos actuales y pasados demuestran su versatilidad musical: Soul Chemistry de Vincent Herring y Joris Dudli -con quien celebra el 25 aniversario de unión musical-, Earth Jazz Agents, Friendly Fire con Vincent Herring y Eric Alexander, Jazz The Story con Jon Faddis, Jeremy Pelt, Steve Turre, James Carter, Eric Alexander, Mike LeDonne, Kenny Davis, Carl Allen y Nicolas Bearde y muchas más.

Vincent Herring. Foto de Antonio Porcar por cortesía de Jimmy Glass.

Vincent Herring. Foto de Antonio Porcar por cortesía de Jimmy Glass.

Teriomorfismo y ciberpunk en Plastic Murs

‘Real Fiction’, de Deih, Dhani Barragán y Jay Bisual
Plastic Murs
Denia 45, València
Del 1 de febrero al 1 de marzo de 2019
Inauguración: viernes 1 de febrero a las 19:30

Es obvio que en la segunda década del siglo XXI, las nuevas expresiones del arte contemporáneo están consolidando un marco de actuación creativa, dejando atrás un modelo de modernidades que durante todo el siglo XX estaba asociado a los diferentes ismos. Todas las corrientes de ruptura del siglo pasado propusieron un esquema diferente de percepción de la realidad y, por tanto, de su representación. Pero nunca hasta ahora la libertad de interacción entre la creatividad artística, la realidad y la ficción habían sido tan activas y, por qué no, efectivas.

Imagen de la obra 'Hunch', del artista Deih, que forma parte de 'Real Fiction'. Fotografía cortesía de Plastic Murs.

Imagen de la obra ‘Hunch’, del artista Deih, que forma parte de ‘Real Fiction’. Fotografía cortesía de Plastic Murs.

Vivimos tiempos en que la actualidad hiperconectada nutre de forma inmediata la creación artística, dando como resultado nuevas tipologías de obras como las que componen esta exposición; obras que van desde las representación artística de un insider interestelar en la soledad de parajes deshabitados espaciales, hasta elementos de teriomorfismo, ciberpunk y post-pop, realizadas bajo una utópica realidad paralela e inquietante, plasmada por propuestas estéticas creativas que componen esta exposición, creada bajo tres manos que dibujan una alternativa ficción real.

Los potentes matices narrativos propios del cómic, manga y lowbrow, son las líneas gráficas elegidas con las que se encontrarán los visitantes de la exposición ‘Real Fiction’. En estos diferentes modelos de experiencia artística hay algunos que incluso no tienen razón de ser, si no es alimentándose del combustible temático del día a día existencial de la real ficción de los autores, encontrando la inspiración narrativa en los medios y la técnica en el histórico valor de la tradición gráfica oriental y occidental.

A su vez, sus creaciones artísticas nos devuelven la mirada, inundando nuestra consciencia de realidades nacidas de su ficción, reclamando en la composición de sus obras el poder de anticipación visionaria o el paralelismo residente en la obra representada de este hecho y que así lo confirma.

Imagen de la obra 'Creepy House', de Dhani Barragán, que forma parte de 'Real Fiction'. Fotografía cortesía de Plastic Murs.

Imagen de la obra ‘Creepy House’, de Dhani Barragán, que forma parte de ‘Real Fiction’. Fotografía cortesía de Plastic Murs.

Plastic Murs presenta un reflejo del momento creativo de las nuevas expresiones del arte contemporáneo, centrándose en un tándem que siempre ha disfrutado de mucho prestigio en la cultura valenciana: la ilustración y el arte urbano. Una propuesta que busca equilibrio y la contraposición, la posibilidad de disfrutar de una enérgica exposición de una forma única.

Forman este conjunto Deih, Dhani Barragán y Jay Bisual, artistas que de una forma brillante, consiguen trasladar su estilo desde la hoja hasta el muro, pasando de la ilustración al dibujo, con una fidelidad que hace que sus obras sean perfectamente reconocibles por la gente que habita las ciudades y el “gran público virtual” que sigue a estos artistas a través de sus redes sociales.

La exposición ‘Real Fiction’ es un ejemplo de cómo el arte plural actual, lejos de buscar un nombre comercial con el que #etiquetarlo, desea acceder a la gran lonja del reconocimiento mundial por mérito propio, crear nuevos lenguajes más allá de ser un simple idioma.

Imagen de la obra 'Producer', de Jay Bisual, que forma parte de 'Real Fiction'. Fotografía cortesía de Plastic Murs.

Imagen de la obra ‘Producer’, de Jay Bisual, que forma parte de ‘Real Fiction’. Fotografía cortesía de Plastic Murs.

Deih (València, 1977), con un trabajo que habitualmente apunta hacia la representación icónica de un insider en un paraje interestelar, representando procesos, inquietudes y razonamientos, experimentados por el propio artista.

Dhani Barragán (Sevilla, 1989), con una estética lowbrow, elementos que evocan a la contracultura utilizando personajes que suelen ser animales personificados representados en forma de collage imposible, enmarañados y aparentemente desordenados, que esconden una orquestada harmonía lowbrow.

Jay Bisual (Vic, 1984), robots, calaveras y seres freaks que conviven en una especie de versión distópica de una neociudad, configurando un mundo psicodélico y surrealista, donde crea retratos distorsionados y con un toque de humor, mezcla de la realidad callejera y la ciencia ficción.

Fran Picazo

El año convulso en que nació el IVAM

1989. El fin del siglo XX
IVAM
C / Guillem de Castro, 118. Valencia
Hasta el 15 de junio de 2019

“Buscamos en portadas de periódicos lo que sucedió ese año”. Así fue como Sandra Moros y Sergio Rubira empezaron a trabajar en la exposición 1989. El fin del siglo XX, que pretende contextualizar el nacimiento del IVAM en su 30 aniversario. A partir de acontecimientos tan relevantes como la caída del muro del Berlín, la Revolución de Terciopelo acaecida en la antigua Checoslovaquia, el final del régimen del apartheid en Sudáfrica, la fetua del ayatolá Jomeini contra el escritor Salman Rushdie, la matanza de Tiananmén, la apertura del bloque soviético o la crisis del sida, se muestran cerca de 200 obras de 80 artistas realizadas en 1989 a modo de evocación artística de cuanto sucedía en aquel convulso año.

“Hay artistas como Sophie Calle o Juan Muñoz que pensamos que tenían que estar, y otros que no han podido venir porque sus obras estaban comprometidas o eran muy frágiles para traerlas”. Y Rubira cita los casos de Rober Gober (Tate Modern) y Rachel Whiteread (Museo Gulbenkian), el primero porque la pieza de cera que pretendían era “demasiado frágil” y la segunda, “porque la obra pesaba mucho y no se podía trasladar”. Son excepciones que apenas alteran el brillante recorrido expositivo que viene a dar fe del nacimiento igualmente glorioso del IVAM, el museo valenciano que abrió el melón de la posterior cascada museística.

Obra de Tracey Moffat. Imagen cortesía del IVAM.

Obra de Tracey Moffat. Imagen cortesía del IVAM.

Las obras mostradas reflejan el carácter convulso de un año marcado sobre todo por la caída del muro de Berlín. Tres décadas después, otros muros vuelven a levantarse. “Sí, parece que hay un carácter cíclico de la sociedad”, apunta Sandra Moros, mientras atiende asuntos relacionados con el montaje de la exposición que hoy se inaugura. “Se habló del fracaso de las revoluciones, al tiempo que el capitalismo feroz se declaraba triunfante. Eso es algo que estamos viendo ahora. Aparecen nuevas formas de disenso”, subraya Sergio Rubira, para apostillar: “Parece que no hemos aprendido”. “Siempre existe la necesidad de renovación o de poner en cuestión ciertos valores”, añade Moros.

Las portadas de los periódicos de las que se han nutrido los comisarios de 1989. El fin del siglo XX, para contextualizar los 30 años del IVAM, se traducen finalmente en la selección de un conjunto de obras “todas ellas fechadas en el 89” y que han sido dispuestas por “diversos motivos que permiten establecer conexiones”. “No está estructura por temas”, remarca Moros, quien destaca la presencia de la muerte como una de las constantes de la exposición. La crisis del sida, enfermedad que por entonces causaba estragos, contribuye a ello. El fotógrafo Robert Mapplethorpe, presente en la muestra, fue uno de los artistas precisamente fallecidos ese año a causa del sida.

Libido Uprising, de Joe Spence. Imagen cortesía del IVAM.

Libido Uprising, de Joe Spence. Imagen cortesía del IVAM.

“Al cronificarse la enfermedad se ha olvidado. Los jóvenes no entienden qué es, porque ahora ya no es igual a muerte”, argumenta Rubira, a modo de explicación de esa cierta vuelta a lo mismo. “La idea de vanitas está muy presente, con ese tiempo detenido. También la idea del doble”, refiriéndose en este caso a la obra de Perejaume. Igualmente aparece la réplica, pero con matices, por “aquello que cambia en tanto no puede ser exacto”, con Pep Agut como ejemplo. Ese carácter de réplica obliga, pese a las similitudes, a establecer ciertas diferencias entre aquel año crispado y el no menos agitado presente.

“Somos más conscientes de lo que está pasando. Entonces, todo sucedió muy rápido y éramos incapaces de asumir lo que pasaba. Ahora nos hemos acostumbrado a esa aceleración y tomamos cierta distancia crítica”, explica Rubira. Sale el caso de las Guerrilla Girls, grupo de artistas feministas nacido en Nueva York en 1985 e igualmente presente en la exposición. Suya es la famosa interrogación: ¿Tienen que estar desnudas las mujeres para entrar en los museos? O su igualmente incendiaria declaración sobre la industria del arte, rechazando su trozo de pastel de una industria que pretenden dinamitar.

Obra de Vittorio Scarpati. Andy Keate por cortesía de Bill Stelling cedida por el IVAM.

Obra de Vittorio Scarpati. Andy Keate por cortesía de Bill Stelling cedida por el IVAM.

Sobre esa velocidad de los acontecimientos pasados, ahora ralentizados mediante la exposición que los evoca para situar el punto de partida del IVAM, habla Walter Benjamin en una cita recogida en el catálogo de la muestra: “La verdadera imagen del pasado se desliza veloz. Pues cualquier imagen del pasado que el presente no identifique entre sus preocupaciones se arriesga a desaparecer sin remedio”. El final del siglo XX, que Sandra Moros y Sergio Rubiela rememoran, carece de esa velocidad y fugacidad, puesto que han quedado firmemente arraigadas en el imaginario social.

Quizás menos sólidas en la memoria, pero igualmente importante para los comisarios, es recordar las exposiciones que por aquel entonces sobresalieron: Magiciens de la Terre, en París, The Other Story, en Londres, o la tercera bienal de La Habana, todas ellas abriendo el paso a nuevos artistas y “donde se rompe con la idea del arte según occidente”, precisa Rubira. Entre las cerca de 200 obras exhibidas, pertenecientes a colecciones privadas, fondos de galerías y algunas de la propia colección del IVAM (Pepe Espaliú y Javier Baldeón), figuran artistas como Antoni Abad, Félix González-Torres, Jeff Koons, Jo Spence, Keith Haring, Marlene Dumas, Nan Goldin, Zoe Leonard, Tracey Moffat, David Wojnarowicz, Harun Farocki o Mona Hatoum.

Something More, de Tracey Moffatt. Imagen cortesía del IVAM.

Something More, de Tracey Moffatt. Imagen cortesía del IVAM.

En paralelo a la exposición que contextualiza el nacimiento del museo, se inaugura El Caso de Estudio dedicado al propio IVAM, con piezas adquiridas al comienzo de su andadura. Ahí están los Julio González, Saura, Tàpies, Miralles, Sempere, Equipo Crónica, Carmen Calvo o Roberta González. “El mismo año de apertura ya se abre el IVAM a la contemporaneidad”, resalta Rubira. Un panel con casi 300 fotografías, de las 1900 reveladas, viene a recordar algunas de las inauguraciones de las 650 exposiciones contabilizadas hasta la fecha, y escenas de sucesivos montajes, a las que se suman, en otro apartado, carteles de la época.

Como señalan los comisarios de 1989. El final del siglo XX, esa percepción del tiempo que transcurría veloz favoreció en el arte la aparición de ciertas estrategias: “Tácticas barrocas que actualizaban la figura retórica de la alegoría”, poniendo “al día las naturalezas muertas y las vanidades, otros bodegones difíciles a veces de reconocer como tales”. Y en medio de todos ellos, el IVAM, contenedor de una exposición que viene a ilustrar su alumbramiento hace 30 años.

Obra de Tseng Kwong Chi. Imagen cortesía del IVAM.

Obra de Tseng Kwong Chi. Imagen cortesía del IVAM.

Salva Torres

Mozart a cuatro manos y en clave de jazz

Carmen Martínez-Pierret y Guillaume de Chassy
Cambra al Palau
Palau de la Música
Passeig de l’Albereda, 30. Valencia
Jueves 31 de enero de 2019, a las 19.30h

El dúo de pianos Carmen Martinez-Pierret y Guillaume de Chassy interpretarán este jueves 31 de enero en la Sala Rodrigo del Palau de la Música y dentro del ciclo ‘Cambra al Palau’ el programa ‘Round about Mozart’, un concierto 100% Wolfgang Amadeus Mozart, fiel a la partitura por una parte, pero también en clave de jazz, combinando piezas para piano del genial compositor salzburgués con improvisaciones jazzísticas. Carmen Martinez-Pierret toca Mozart y Guillaume de Chassy le responde, improvisando en su doble lenguaje de jazzman y de músico clásico.

De esta manera, el público asistente podrá escuchar una selección de obras a (re)descubrir: la Sonata en fa mayor KV 332, la Fantasía en re menor KV 397, la Sonata KV 545, las Variaciones KV 265 sobre la canción Ah, vous dirai-je Maman, el Adagio en do mayor para Armónica de cristal o la Sonata en Re Mayor KV 381 para piano a cuatro manos, entre otras. Y después de Mozart, Guillaume de Chassy lleva a Carmen Martinez-Pierret a su terreno para improvisar a cuatro manos, en clave de jazz, sobre temas tan conocidos como ‘Someday my Prince will come’ o ‘Tea for two’.

Carmen Martínez-Pierret participa en numerosos ciclos de cámara y festivales, como solista o con intérpretes como Gérard Caussé, Clara Cernat, Lluís Claret o Christophe Coin, entre otros. Ha creado y protagonizado diversos espectáculos en colaboración con actores y recitadores como Joan Manuel Serrat, Lucia Bosé, Fernando Palacios, Manu Fullola, Éric Pierrot y Didier Sandre.

Guillaume de Chassy está considerado como uno de los más grandes pianistas de jazz franceses, un concertista de formación clásica e improvisador autodidacta, que combina tanto a Thelonious Monk como a Prokófiev. Ha tocado y grabado con figuras históricas del jazz internacional como Paul Motian, Andy Sheppard, Mark Murphy, Enrico Rava, Paolo Fresu, André Minvielle, Christophe Marguet y David Linx. Es miembro del Cuarteto Nouvelle.

'Round About Mozart', con Martinez-Pierret & deChassy. ©RemiAngeli_Tours por cortesía del Palau de la Música.

‘Round About Mozart’, con Martinez-Pierret & de Chassy. ©RemiAngeli_Tours por cortesía del Palau de la Música.

Sábados de propuestas sonoras en La Pèrgola

Conciertos de La Pèrgola de Cervezas Alhambra
La Marina de València
Calle de la Aduana, Moll de Ponent s/n, València
Del 2 de febrero al 25 de mayo de 2019

Más fechas y el doble de grupos. La Pèrgola de Cervezas Alhambra de La Marina de València 2019 abre el telón el próximo 2 de febrero con récord de citas consecutivas: dieciséis sábados y más de cuarenta propuestas sonoras conformarán un cartel que lucirá, sin pausa, todos los sábados a mediodía, de febrero a mayo, en este ciclo único e irrepetible junto al mar que ha revolucionado el ocio diurno de València, con más de 18.000 espectadores en 2018.

Cervezas Alhambra refuerza su vínculo con La Pérgola y con la ciudad de València, a través de este nuevo ciclo de conciertos que apuesta por los mejores talentos locales, poniendo en valor los procesos creativos basados en la dedicación y el esmero, así como la calidad, la originalidad y la variedad artística. Estas propuestas locales, junto con destacados grupos internacionales y nacionales, convierten cada concierto en una experiencia musical única e irrepetible, y el enclave modernista del frente marítimo en un destacado punto de encuentro sociocultural de la ciudad.

La Pèrgola. MAKMA

La presencia de mujeres será una constante cada fin de semana en el escenario de La Pèrgola de Cervezas de La Marina de València, lo cual constituye un reflejo de la nutrida y rica oferta musical con acento femenino que podemos encontrar en la actualidad. De este modo, ha sido sencillo para la organización lograr que ningún sábado quede exento de presencia femenina.

Grupos internacionales como Cloud Nothings, Screaming Females, (norteamericanas) y Bestia Bebé (Argentina) se unen a destacados nombres del panorama independiente nacional como Saïm, Apartametos Acapvlco, Luís Brea, Joana Serrat, Vancouvers, Joan Colomo o Terrier. Y no faltará la nota valenciana representada en nombres como Petit Mal, Cuello, Alberto Montero, Modelo de Respuesta Polar, Tardor, Fru Katinka, Inèrcia o Senior i el Cor Brutal.

Las actuaciones volverán a ser gratuitas y a llevarse a cabo a mediodía (de 11:30 a 14:30), ahondando en la apuesta por la luz y la apertura de públicos (desde los más jóvenes al familiar), convirtiéndose en el plan perfecto para arrancar el fin de semana. Por otra parte, el ciclo reivindica las idóneas condiciones de València para realizar conciertos al aire libre y junto al mar durante todo el año.

Una experiencia musical para disfrutar sin prisa y con los cinco sentidos de la mano de Cervezas Alhambra. Momentos únicos e irrepetibles que combinan la excelencia musical y el espíritu artesanal intrínseco en la marca a través del maridaje con sus principales referencias, Alhambra Especial, Alhambra Reserva 1925 y Alhambra Reserva Roja.

Imagen de uno de los conciertos celebrados en La Pérgola de Cervezas Alhambra en 2018. Fotografía cortesía de los organizadores.

Imagen de uno de los conciertos celebrados en La Pérgola de Cervezas Alhambra en 2018. Fotografía cortesía de los organizadores.

En el ciclo también colaborarán marcas como Vermell Vermut, Zummo Living Culture o Komba (empresa de talleres de animación educativos para los más pequeños).

Conciertos de febrero a mayo de 2019 – Horario: de 11:30 a 14:30 h

Febrero
Sábado 2: Cuello • Saïm
Sábado 9: Alberto Montero • Tuya • Gem
Sábado 16: Modelo de Respuesta Polar • Tardor • Filipinxs
Sábado 23: Cloud Nothings • Mad Robot

Marzo
Sábado 2: Screaming Females • Cigüeña
Sábado 9: Apartamentos Acapvlco • Bestia Bebé
Sábado 16: Bearoid • Mueveloreina • Fru Katinka
Sábado 23: Pau Alabajos • Luis Brea • Petit Mal
Sábado 30: Vancouvers • Senior i El Cor Brutal

Abril
Sábado 6: Joana Serrat • Junior Mackenzie
Sábado 13: Joan Colomo • Side Chick
Sábado 20: Tirano • L’emperador • Inèrcia
Sábado 27: Els Jóvens • Jorra I Gomorra

Mayo
Sábado 4: Electrónica 360º
Sábado 11: Johnny B. Zero • Terrier • Sierra
Sábado 18: Fernando Alfaro • Julio Bustamante & Lavanda
Sábado 25: Surforama Festival Party

Imagen de uno de los conciertos de la Pérgola. Imagen cortesía de los organizadores.

Imagen de uno de los conciertos celebrados en la Pérgola de Cervezas Alhambra en 2018. Imagen cortesía de los organizadores.