El viaje a la locura de ‘Hamlet’

Hamlet, de Chema Cardeña y Toni Aparisi
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Del 14 al 16 de junio de 2019

El Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa presenta su segunda propuesta esta semana, una original versión de ‘Hamlet’. Palabra y movimiento se entrelazan para aportar un nuevo acercamiento a una de las tragedias icónicas de William Shakespeare.  

El director, actor y dramaturgo Chema Cardeña se une al bailarín y coreógrafo Toni Aparisi para codirigir este montaje, desarrollado en el Taller de Danza Teatro para profesionales de Sala Russafa. El curso ha celebrado este año su segunda edición y se basa en la creencia de que ambas disciplinas están mucho más próximas de lo que podría parecer, ya que nacen de la misma raíz y utilizan parámetros expresivos muy similares.

Trabajando durante seis meses de manera complementaria el lenguaje corporal y textual, los actores han ido adquiriendo herramientas coreográficas mientras que los bailarines han trabajado el uso de la palabra, profundizando en ambos casos sus capacidades para dar vida a una historia sobre el escenario. El resultado de esta formación puede verse del viernes 14 al domingo 16 de junio con el estreno de la versión de Hamlet codirigida por Cardeña y Aparisi. 

Hamlet, de Chema Cardeña y Toni Aparisi. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El montaje se sitúa en un hospital mental en el que los pacientes, alternando momentos de lucidez y psicosis, se sumergen en un experimento psiquiátrico. A modo de terapia, ejecutan una representación de la obra creada por Shakespeare. Un bailarín representa al Príncipe de Dinamarca que, ante la disyuntiva de tratar de hacer justicia o aceptar el asesinato de su padre por parte de su tío para robarle la corona, decide vengar el magnicidio, desencadenando la violencia y la tragedia a su alrededor. Los enfermos acompañan al protagonista de esta historia en un viaje a la locura que les ayuda a identificar emociones y a empatizar con ellas, encontrando en las artes escénicas un placebo para aliviar sus dolencias.  

“A pesar de que en la obra de Shakespeare el texto tiene un papel muy importante, se puede decir lo mismo con la palabra que con el cuerpo. Y la trama es lo suficientemente conocida, de manera que el espectador puede reconocer fácilmente las escenas, lo que está ocurriendo en la obra”, comenta Aparisi. 

Hamlet, de Chema Cardeña y Toni Aparisi. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El propio elenco va componiendo la escenografía en una puesta en escena poco convencional, donde conviven e interactúan recursos expresivos de la danza y el teatro para recrear la traición, la venganza, el incesto y la corrupción moral. Una pieza que para Cardeña lo es todo: “toca todos los temas, las pasiones, los temores, las verdades… Tanto si te acercas a ella como espectador como si lo haces como artista, siempre te rompe el alma”, señala el dramaturgo y director de escena.

Una de las obras más inquietantes y certeras del autor inglés, que aborda asuntos como lo sobrenatural, el destino, el sentido de la vida y otras cuestiones filosóficas, casi inherentes al ser humano, de la mano de un cuerdo fingiéndose loco (¿o es al contrario?) cuya verdadera tragedia no es la pérdida de su padre, si no la de la cordura. 

Hamlet, de Chema Cardeña y Toni Aparisi. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Este montaje forma parte del VIII Festival de Talleres de Teatro Clásico, que continúa su octava edición hasta el 30 de junio con Noche de Reyes (20-23 de junio) y El vergonzoso en palacio (28-30 de junio). Además, la programación paralela del festival incluye una muestra fotográfica sobre los montajes de posgrado realizados desde el inicio del festival, que puede visitarse en el hall del teatro. Y este jueves 13 de junio ofrece la exhibición del Taller de Danza para no profesionales Fina Estampa, con acceso gratuito. Toni Aparisi presenta esta pieza con coreografías propias y creaciones colectivas, realizadas en común entre los alumnos, que giran alrededor de la canción homónima, compuesta por la peruana Chabuca Granda y popularizada, entre otros intérpretes por Caetano Veloso o Maria Dolores Pradera. 

Sala Russafa, acostumbrada a las representaciones teatrales y a la música, se transforma en un lugar de autoexploración y conocimiento personal en la última sesión de la temporada de El Arte de Conocerte. Esta propuesta fusiona las técnicas de la psicología Gestalt con las de la improvisación teatral para ofrecer una experiencia de crecimiento personal, tanto a los que deciden participar como actores como a quienes acuden como público. En ambos casos es necesario inscribirse a través de la web del teatro www.salarussafa.es  

Óscar Cortés ha creado esta pieza con la colaboración del Doctor en Psicología y ex profesor de la Universitat de València Manuel Ramos.  Sobre las tablas, los intérpretes conocen las situaciones que han de ir solventando, descrubriendo creencias, prejuicios, miedos y fortalezas en ocasiones desconocidas, con las que pueden empatizar o disentir los espectadores.   Una curiosa forma de confrontarse con uno mismo y con la sociedad para cuestionar los patrones de conducta que quizá son un obstáculo o un desvío en el camino a la felicidad.   

Hamlet, de Chema Cardeña y Toni Aparisi. Imagen cortesía de Sala Russafa.

La violencia de género y el capitán Ahab

Moby Dick (el mal amor), de Toni Aparisi
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Del 28 al 30 de abril de 2017

Sala Russafa celebra esta semana el Día Internacional de la Danza (29 de abril) con el regreso de ‘Moby Dick (el mal amor)’, la coproducción de Arden y Transfermove que formó parte de su arranque de temporada. Toni Aparisi -Premio Max al Mejor Bailarín y Coreografía (junto a Rosángeles Valls) en 2016- es el creador de este espectáculo interdisciplinar que toma como punto de partida el clásico de Herman Melville para establecer un paralelismo entre la violencia de género y la obsesión del Capitán Ahab por la gran ballena blanca.

Escena de Moby Dick. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Moby Dick (el mal amor). Imagen cortesía de Sala Russafa.

Esta idea original se desarrolla a través de la danza, el teatro y la música en vivo. Aparisi firma y realiza una coreografía que comparte con la bailarina Iris Pintos. El intérprete (nominado como Mejor Actor de Reparto en los Max de 2017) y dramaturgo Chema Cardeña es el autor de un texto que también incluye extractos de la obra original para ir describiendo una relación obsesiva que él mismo recrea en escena, junto a Iria Márquez. Completan el equipo artístico Jesús Serrano, compositor e intérprete en directo de la música original; y el pintor Claudio Zirotti, autor de los lienzos de la escenografía marina.

Las diferentes expresiones artísticas se interrelacionan y enriquecen en escena para narrar, sin tapujos ni visiones poéticas, las fases que se suceden en este ‘mal amor’ que suele conducir a un trágico desenlace, similar al del clásico literario.

Sin un solo golpe, pero sin faltar al realismo y con un lenguaje escénico capaz de comunicarse por la vía física, verbal y emocional con el espectador, se ofrece una visión valiente y necesaria sobre un fenómeno que produce una media de cinco mujeres asesinadas al mes en España. Del 28 al 30 de abril, Sala Russafa ofrece una nueva ocasión para disfrutar de esta comprometida propuesta que agotó las localidades en su presentación de temporada.

Moby Dick. Sala Russafa.

Moby Dick (el mal amor). Imagen cortesía de Sala Russafa.

Un ‘País de las Maravillas’ ácido

Alicia en Wonderland, de Chema Cardeña
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Del 1 al 4 de diciembre de 2016

En una sociedad cada vez más acostumbrada a mirarse al espejo, Sala Russafa y Arden proponen ir más allá, atravesarlo con la visión ácida y llena de humor de ‘Alicia en Wonderland’,  la versión libre y para adultos del clásico de Lewis Carroll que Chema Cardeña revoluciona hasta convertirla en un retrato de nuestro ‘país de las maravillas’.

La nueva Alicia podría ser nuestra vecina, hija o hermana: tiene treinta y pocos, lleva 8 meses  de becaria y están cogiendo polvo sus dos máster y su licenciatura. Es la protagonista de esta comedia que recrea las dificultades de las nuevas generaciones para insertarse en la vida laboral y social.

Alicia en Wonderland, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Alicia en Wonderland, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El nepotismo, la burocracia, la megalomanía de los líderes políticos y lo absurdo de nuestro orden social se refleja en este viaje alucinante (y alucinógeno) al otro lado del espejo en el que aparecen nuevas versiones de los personajes clásicos de esta historia, interpretados por Iria Márquez (Alicia), Rosa López (La Reina de Corazones), José Doménech, (El Sombrerero Loco) y Darío Torrent (La Liebre). Jaime Vicedo da vida a El Señor Blanco (el famoso conejo que siempre llega tarde), el propio Cardeña interpreta a El Señor Azul (la oruga) y Toni Aparisi (al que sustituirá Maik de Aguilar en algunas funciones) es el sarcástico gato Chausure De Chasire.

La puesta en escena, llena de color y dinamismo, combina teatro, danza y música en directo, a cargo de la Naipes Band, formada por David Campillos, José Montoro y Johnny B. Zero. Una banda sonora que interactúa con la trama y en la que se incluyen versiones de Bob Marley, Lou Reed, The Police o Pink Floyd.

Durante el fin de semana pueden verse las últimas funciones de esta comedia que vuelve a Sala Russafa para despedirse de los escenarios y dentro de la programación especial que durante el mes de diciembre ofrece al completo la Trilogía Cuentos Políticos.  Le seguirá del 8 al 18 de diciembre ‘Buscando al Mago de OZ (Oh, EurOZpa!)’, una caricatura de la política europea. Y el 22 de diciembre, el estreno de la nueva coproducción de Arden y Sala Russafa, ‘Viaje a Nuncajamás’, protagonizada por un madurito Peter Pan que vuelve del exilio para encontrar un país dividido y en donde la democracia es más un chiste que un sistema político. Con este nuevo espectáculo se completa la trilogía para la que el centro cultural ha creado un abono por el que, por 30 euros, puede disfrutarse de los tres montajes.

Escena de 'Alicia en Wonderland', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘Alicia en Wonderland’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Los ‘Miedos’ de Russafa Escènica

Russafa Escènica
Festival de Artes Escénicas de Valencia
Del 15 al 25 de septiembre de 2016

El festival de artes escénicas de Valencia, Russafa Escènica, acaba de hacer pública la programación de su sexta edición, que se desarrollará entre el 15 y el 25 de septiembre en el barrio de Ruzafa y que llevará como lema conductor de todas sus propuestas ‘Miedos’.

En total son veintitrés las piezas escénicas que componen su programación, una cifra que ha ido menguando en las dos últimas ediciones. Según Jerónimo Cornelles, director artístico del festival, esto se debe a que “la singularidad de Russafa Escènica es, precisamente, la posibilidad de poder verlo todo por la duración de las propuestas y por lo reducido de sus precios. No queremos hacer una programación inabarcable y que el público se quede con la sensación de haberse perdido algo”.

Así, el cartel queda dividido en quince Viveros (espectáculos de 25 minutos de duración en espacios privados para un aforo de entre 25 y 35 espectadores), siete Bosques (piezas de una hora de duración aproximadamente en espacios privados con una aforo de entre 40 y 90 personas) y el Invernadero (producción propia del festival surgida tras un taller de creación e investigación con alumnos de escuelas de interpretación valencianas).

Anestesia, espectáculo de Viviseccionados la compañía que participa en Russafa Escènica.

Anestesia, espectáculo de Viviseccionados, compañía que participa en Russafa Escènica 2016.

Un cambio destacable respecto a ediciones anteriores es la cantidad de propuestas que ha recibido la organización del festival de compañías nacionales e internacionales residentes fuera de la Comunidad Valenciana con lo que, por primera vez, la programación incluirá una compañía madrileña, Viviseccionados –que participaron en 2015 en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro-  y una mallorquina, Christina Gavel i En Blanch, cuyo trabajo presentarán en el Edinburgh International Festival. Cornelles muestra su satisfacción por lo que supone “un importante avance para el festival, en términos de expansión y de calidad. Es emocionante ver cómo compañías de otras ciudades conocen el festival, quieren participar en él y experimentar con la forma de trabajar aquí”.

En cuanto a los formatos, repiten teatro textual, danza, títeres, performance, circo y música en directo, entre otros, y se incorporan propuestas adaptadas para personas con discapacidad visual como una de las grandes novedades. En términos generales, se ha apostado por un importante número de propuestas en valenciano y se ha abierto la programación a la incorporación del inglés.

Halloween Party, de Triangle Teatre. Russafa Escènica 2016

Halloween Party, de Triangle Teatre, en Russafa Escènica 2016

Por otra parte, los espacios de representación tanto de Viveros como Bosques se seguirán realizando en espacios no convencionales y privados del barrio como talleres, galerías, un estudio de coworking, un centro de educación infantil, una floristería, etc. Y, como sorpresa de esta edición, uno de los Bosques, Halloween Party de Triangle Teatre se desarrollará en el patio del Colegio Público de la calle Puerto Rico en Ruzafa.

Entre los nombres de los profesionales más destacados se encuentran Alejandro Tortajada acompañado por actores de la talla de Laura Sanchis y Pau Gregori; José Zamit, director artístico de la Sala Ultramar; la compañía Els Indecents con un Bosque escrito y dirigido por Isabel Martí i Miquel Viñoles; Toni Aparisi, recientemente galardonado en los premios Max por Pinoxxio, como coreógrafo -junto a Elena Zavala- y Sergio Villanueva, director del largometraje Los comensales, film ganador del premio del público de la sección Zonazine en el último Festival de Cine de Málaga.

Como ya desveló el festival hace unos días, el proyecto Invernadero, se pone en marcha por cuarta vez consecutiva dentro del marco del festival y va destinado a los alumnos de interpretación en cualquiera de las escuelas y academias oficiales de arte dramático de la ciudad de Valencia y a los que finalicen próximamente cursos de formación no reglados en interpretación.

Cartel de 'Los hijos de Verónica', de Jerónimo Cornelles. Russafa Escénica 2016

Cartel de ‘Hijos de Verónica’, de Jerónimo Cornelles. Russafa Escénica 2016

En esta ocasión es el propio Jerónimo Cornelles quien dirigirá esta propuesta colaborativa con el espectáculo Hijos de Verónica [generación del miedo] secuela de la obra Construyendo a Verónica, estrenado en 2006 dentro del marco del Festival VEO, al que se le adjudica la co-producción junto a la compañía valenciana Bramant Teatre y que fue nominado a los Premios Max 2007 en la categoría de Mejor Espectáculo Nacional.

Los textos los firman Paula Llorens, Mafalda Bellido Monterde, Iaia Cardenas, Amparo Vayá, Anna Albadalejo y Guadalupe Sáez. Las actrices que participarán junto a los estudiantes seleccionados son María Poquet, Laura Useleti y María Minaya y, como coach vocal, colaborará María José Peris. Por su parte, María José Mora será, un año más, la responsable de la coordinación del Invernadero. Un elenco de mujeres que, junto a Cornelles, se han unido para dar vida a un proyecto singular y pionero en la Comunidad Valenciana.

Así, la programación del festival queda cerrada a falta de desvelar las actividades paralelas, el otro pilar del festival de teatro de las artes escénicas de otoño Russafa Escènica.

Cartel del festival Russafa Escènica 2016.

Cartel del festival Russafa Escènica 2016.

 

Corrupción en torno a un balneario

Un enemigo del pueblo, de Henrik Ibsen, dirigido por Iria Márquez
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Del 1 al 3 de julio de 2016

Hace más de 120 años, Henrik Ibsen tomó un símbolo de la pureza como el agua para hablar del deterioro de nuestra sociedad en ‘Un enemigo del pueblo’, una de sus obras maestras que este fin de semana Sala Russafa recupera en su V Festival de Talleres de Teatro Clásico (1-3 de julio).

Iria Márquez adapta y dirige la nueva versión de esta historia sobre una pequeña localidad cuya economía gira al rededor a un balneario. El conflicto entre el bien común y el interés económico saltará cuando se descubra que sus aguas están contaminadas. ¿Habrá que informar a los huéspedes y cerrar o mantener el secreto y la actividad?

Un enemigo del pueblo. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Un enemigo del pueblo. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Estamentos de poder, medios de comunicación y vidas particulares colisionan en esta trama de total actualidad. “Con el ambiente electoral que hemos estado viviendo las últimas semanas, te das cuenta de que ciertas cosas no han cambiado en más de un siglo: el intento de manipulación del pueblo, su infantilización por parte de los políticos, el discurso del miedo a perder cierto estatus de bienestar…”, apunta la directora, que ha incluido nuevos monólogos y ha creado algunos personajes para revitalizar la pieza.

“Cuando tocas un texto como éste, siempre hay que hacerlo desde el máximo respeto. Te documentas mucho sobre el autor, su estilo y estudias bien la pieza. En este caso, lo que he hecho es integrar nuevas tramas, que venían a alimentar la historia principal, y dar vida a personajes que servían para reforzar los principales mensajes de esta obra”, explica la dramaturga, actriz y directora.

El objetivo de Márquez era crear un montaje en el que los amantes de este texto pudieran reconocer el original y percibir ciertos desarrollos, que hacen avanzar un poco más la trama. En ese sentido, se ha alimentado la puesta en escena con referencias al agua como elemento fundamental, utilizando audiovisuales y ciertos apoyos en la escenografía. Además, se ha contado con la colaboración del bailarín Toni Aparisi (Premio Max 2016 al Mejor Bailarín) para diseñar el movimiento escénico en algunas partes de la representación.

Elenco de 'Un enemigo del pueblo'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Elenco de ‘Un enemigo del pueblo’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Todo ello en un montaje atemporal, con personajes vestidos en blanco y negro, al que acompaña una ambientación musical de artistas como Spiritualized, Godspeed You Black Emperor, Micah P. Hinson o Quincy Jones.

La obra está interpretada por Diego Lema, Isabel Sánchez, Pepe March, Vanessa Gradolí, Elena Marquina, Lydia Ramos, Sonia Ramada, Jorge López, Blanca Aparisi, Joan Espinosa y Salvador Muñoz, componentes de un taller de formación actoral impartido por Márquez en Sala Russafa durante ocho meses. “Lo mejor de estas experiencias es la ilusión y energía con la que enfrentan el proyecto, te devuelven una frescura y pureza que está en la esencia del teatro y que es totalmente contagiosa”, afirma Márquez.

El espectáculo se estrena el viernes 1 de julio y podrá verse hasta el domingo, dentro de la programación del V Festival de Talleres de Teatro Clásico que concluye su programación la próxima semana con la muestra de Teatro-Danza Inclusivo ¿Diez y… ocho? que tendrá lugar el próximo 10 de julio y que echará el telón a la V temporada de Sala Russafa.

Cartel de 'Un enemigo del pueblo'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Cartel de ‘Un enemigo del pueblo’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

La savia nueva de la danza se reúne en Valencia

III Certamen Coreográfico 10 Sentidos
Festival 10 Sentidos
Las Naves
C / Joan Verdeguer, 16. Valencia
Sábado 11 y domingo 12 de junio de 2016, a las 19.00h

Festival 10 Sentidos acogerá este fin de semana las propuestas coreográficas que han sido seleccionadas a concurso. De las 200 piezas presentadas, se han elegido un total de 10 procedentes de distintas compañías, artistas y colectivos nacionales e internacionales.

Un jurado formado por profesionales de las artes escénicas integrado por Gretchen Blegen (Lucky Trimmer, Berlín), Guillermo Arazo (Las Naves, Valencia), Cesc Casadesús (Mercat de les Flors, Barcelona), Inés Enciso (Festival Una Mirada Diferente, Madrid), Laura Kumin (Certamen Coreográfico de Madrid) y Roberto Fratini (dramaturgo y teórico de la danza) serán los responsables de determinar la propuesta ganadora, que obtendrá un premio de 2000 euros.

El certamen se reproducirá en streaming para que el público pueda votar a su favorito, al que se le concederá el Premio del Público

Los participantes que optan al premio son los siguientes.

Encuentros y saludos. Fotografía de Raquel Álvarez por cortesía de Festival 10 Sentidos.

Encuentros y saludos. Fotografía de Raquel Álvarez por cortesía de Festival 10 Sentidos.

Manuel Cañadas. Compañía Danza Mobile surge como un intento de crear un espacio de integración entre profesionales que venían del mundo de las artes escénicas y de la discapacidad, con la idea de mejorar su calidad de vida y facilitar así el proceso de rehabilitación social y personal. Con su pieza ‘Encuentros y saludos’ hablan de dos cuerpos que se encuentran y se saludan manteniendo una conversación.

Iris Pintos. Imagen cortesía de Festival 10 Sentidos.

Iris Pintos. Imagen cortesía de Festival 10 Sentidos.

Iris Pintos. TransferMovement nació a principios del año 2014 e integrada por Toni Aparisi e Iris Pintos. Ambos creen en el arte como forma de denuncia social y de comunicación con el otro. Con esa intención de proponer proyectos con mensaje, cercanos a la sociedad y de buscar la comunicación y la comprensión por parte del público, decidieron comenzar a trabajar juntos. ‘Pereza-LazineZZ’ pretende mostrar la actitud entre el no tener ganas y el rendirse frente a la decisión y la valentía: una lucha entre energías.

Sally anne. Imagen cortesía de Festival 10 Sentidos.

Sally Anne Friedland. Imagen cortesía de Festival 10 Sentidos.

Sally Anne Friedland Dance Company (DDC), con sede en Tel Aviv (Israel) fue fundada en 2002 por Sally-Anne Friedland, la aclamada coreógrafa israelí, bailarina y directora artística de la compañía. El repertorio de DDC se compone de una serie de obras de danza con las que han llegado a participar en numerosos festivales a nivel internacional en Europa, Nueva York, América del Sur o Corea del Sur. Interpretado por Mai Kesem Armon, la pieza ‘Me Veh  Mai’ gira sobre el retrato de una joven mujer que explora sus límites físicos y emocionales.

Atávico.Imagen cortesía de Festival 10 Sentidos.

Atávico. Fotografía de Leo Canet por cortesía de Festival 10 Sentidos.

Poliana Lima es una bailarina y coreógrafa brasileña que reside en Madrid desde 2010. ‘Atávico’ es su cuarto gran trabajo que cuenta con bailarines de Costa Rica, Francia, Brasil y España. Con esta pieza, la primera que se ha atrevido a dirigir y coreografiar totalmente desde fuera, consiguió alzarse con el primer premio en el 28 Certamen Coreográfico de Madrid además del premio del público y de la crítica. ‘Atávico’ consiste en traer al campo de la creación coreográfica, la relación entre cuerpo memoria y violencia.

Cora Panizza. Imagen cortesía de Festival 10 Sentidos.

Cora Panizza. Imagen cortesía de Festival 10 Sentidos.

Cora Panizza es bailarina profesional formada, desde el año 2011, en danza contemporánea en Natalia Medina, en el Real Conservatorio de danza Mariemma (Madrid) y en cursos con profesionales nacionales e internacionales, ballet clásico y hip-hop. ‘Burnt’ es una pequeña pieza inspirada en aquellos condicionamientos externos a los que estamos expuestos desde que nacemos. Al estar condicionados, sin darnos cuenta nos convertimos en aquello que realmente no somos.

Daagmar Dachauer. Imagen cortesía de Festival 10 Sentidos.

Daagmar Dachauer. Imagen cortesía de Festival 10 Sentidos.

Dagmar Dachauer es una bailarina, intérprete y coreógrafa nacida en Linz (Austria), con sede en Bruselas. Dagmar ha creado, hasta ahora, numerosos espectáculos de danza y teatro, así como proyectos de cine con colaboradores procedentes de diversos orígenes, como el cine, la escultura, el circo el teatro y la música. El vals vienés de Johann Strauss es, en gran medida, muy conocido. En su pieza ‘Wie soll ich das erklären’, Dagmar bromea sobre sus propios orígenes, Austria, e investiga la época histórica de los orígenes del vals vienés en el antiguo Imperio (1814/1815).

Davinia Descals. Imagen cortesía de Festival 10 Sentidos.

Davinia Descals. Imagen cortesía de Festival 10 Sentidos.

Colectivo El Brote. Davínia Descals es bailarina y actriz, con formación en danza contemporánea, hip hop, danza clásica, “contact improvisation” y teatro. Íñigo Martínez es miembro de dos compañías de danza integrada localizadas en País Vasco. Juntos trabajan de forma horizontal, creando de forma conjunta, improvisando, experimentando y aportando ideas y movimiento desde las dos partes. ‘Quebrada e imperfectas’ conecta directamente al espectador con las sensaciones, vivencias y emociones que pueden llegar a vivir y experimentar personas que padecen enfermedades raras o desconocidas, desde un punto de vista humano y social.

Howool Potrait. Imagen cortesía de Festival 10 Sentidos.

Howool Portrait. Imagen cortesía de Festival 10 Sentidos.

Howool Baek es una coreógrafa coreana, con sede en Berlín. Lo más importante en su trabajo es la comunicación entre el público y el artista. Sus obras buscan la forma en la que el movimiento del cuerpo comunique como un lenguaje propio. ‘Did U Hear?’ es la interpretación corporal del poema ‘The rose that grew from concrete’, escrito por el rapero estadounidense 2PAC. Expone un proceso de deconstrucción del cuerpo de forma individual, y descubre diversas formas del cuerpo a través de la conexión armoniosa y su extensión.

Lucía Marote. Imagen cortesía del Festival 10 Sentidos.

Lucía Marote y Poliana Lima. Imagen cortesía del Festival 10 Sentidos.

Las intérpretes Lucía Marote y Poliana Lima comienzan a colaborar juntas desde 2013. A través de la precisión buscan la libertad creativa y la transformación constante, que permita que sea la acción la protagonista y generadora de imágenes. ‘Downtango’ parte del encuentro de dos personas que bailan un tango.

Julia Maria Koch.

Julia Maria Koch. Imagen cortesía del Festival 10 Sentidos.

Julia María Koch es una bailarina y coreógrafa, que ha trabajado a nivel internacional como intérprete de notables compañías como Staatstheater Darmstadt, Dance Theater Robert Solomon, Operahouse Liceu Barcelona, Festival Castell de Perelada, La Veronal, Flamencos en route y Compañía Plan B, entre otras. En esta pieza acompañamos a una joven en su desesperada huida de su pueblo natal donde le ha sido imposible llevar una vida digna.

 

En la Intimidad del Cabanyal

VI Festival Cabanyal Íntim
Art en viu a l’interior de les cases del barri
Diferentes casas del barrio del Cabanyal de Valencia
Del 5 al 15 de mayo de 2016

Estoy seguro que mucha gente de Valencia no ha transitado por las calles que conformaban la ampliación de Blasco Ibáñez, lo que algunos llaman la zona cero. Esa zona que pretendía ser devastada por excavadoras implacables, comandadas por el gobierno municicipal en un plan urbanístico que de haberse realizado, hubiera pasado a la historia como una insensatez. Es normal que la gente no pasee por esas calles, no son turísticas ni mucho menos, pero si no las pisas no puedes conocer la esencia de un barrio que pedía a gritos ayuda para no ser arrasado.

Al calor de esta situación nacieron muchas iniciativas para visibilizar el Cabanyal, darle voz a los sin voz y manifestar su sentimiento de pertenencia a la ciudad, no como un simple apéndice playero, sino como parte fundamental y fundacional de ella. Entre las propuestas que contribuían a esa labor estaba Cabanyal Portes Obertes, que bajo la idea de ver las casas que jalonaban el barrio, existía otra idea más profunda si cabe: la de lograr que la gente se paseara por el barrio buscando las susodichas casas y vieran por sus ojos, sin paliativos ni informaciones interesadas, cómo estaba el barrio, en qué situación de postguerra se estaba quedando, en definitiva, concienciar a los valencianos, cosa que no hacía la difunta Canal 9.

Cabanyal Íntim. Fotografia: Lorena Riestra.

Cabanyal Íntim. Fotografia: Lorena Riestra.

El arte, en su más pura esencia, cubrió el barrio con su manto de la mano de Cabanyal Íntim, quizás la propuesta más interesante, sugestiva y emocional de cuantas hayan poblado la barriada. Llevar el microteatro a espacios no convencionales, despojarlo del oropel de una sala o de un increíble hall. Llevarlo a las casas del barrio de forma literal. El objetivo: pues varios. El primero era visibilizar el barrio, en aquel momento los vecinos, con la necesaria aparición de Salvem el Cabanyal, estaban en lucha contra el consistorio, una lucha por su casa, su barrio y su dignidad. En segundo lugar llevar el arte a una zona que se creía muerta, pero que contenía el mayor número de actividades contraculturales de la ciudad. Y en tercer lugar, crear un espacio diferente de arte.

El espíritu del festival se aposenta en realizar obras en espacios no convencionales, y de paso ver, en petit comité, la singularidad del microteatro en casas que de otro modo no podrías disfrutar, pues son particulares. En esta edición, la sexta, decidimos adentrarnos en el festival, y lo hicimos de la mano, casi literal, de Esther Melo, la cual nos trató de un modo fantástico. Solo pudimos asistir a una jornada, pero bastó para imbuirnos del ambiente y la energía creada alrededor de él.

El lema de éste año no podía ser más profético: ‘El Porvenir’. Ese porvenir que esperemos le sea bueno al barrio, y de paso al resto de barrios de Valencia (no podemos olvidar la situación, por ejemplo, de Nazaret). El punto de quedada fue en La Colectiva, un antiguo colegio del barrio, en plena zona de la ampliación, donde se congregaba la gente para comprar las entradas anticipadas o para tomarse algo. Huelga decir que en La Colectiva se reúnen varias asociaciones, y que juntos procuran ofrecer un servicio al barrio para que esté mejore.

Imagen del espetáculo de Toni Aparisi e Iris Pintos. Fotografía: Lorena Riestra.

Imagen del espetáculo de Toni Aparisi e Iris Pintos. Fotografía: Lorena Riestra.

De allí nos vamos a La Fábrica de Hielo, una antigua fábrica reconvertida en un lugar de ocio, con actuaciones en vivo y exposiciones, todo eso junto al mar. Allí nos esperaban Toni Aparisi e Iris Pintos, éramos apenas seis personas en un espacio reducido, en la sala de exposiciones. Toni Aparisi es uno de los bailarines más importantes del país, logró en los pasados premios MAX siete de las nueve Manzanas a las que optaba por ‘Pinoxxxio’. En esta ocasión venía al festival con algo más pequeño, más íntimo (concepto capital en el evento) pero igual de intenso. “¿Qué está por venir?”, cinco escenas: “el sustento, la soledad, el amor, el tiempo y la muerte”, cargadas de drama, amor y algo, por qué no, de humor.

Como dato que demuestra la importancia de la interacción con el público, al finalizar la actuación los bailarines nos ofrecieron la posibilidad de ensayar las escenas con ellos entre semana, y así poder bailarlas en otra función con ellos. De allí volando, y por el camino viendo los estragos que ha sufrido el barrio, hacia una casa particular. La esencia misma del festival. Escaleras empinadas, poca gente, una escena a escasos centímetros de la cara. ‘Fxxk Revolution’ es una obra que nos lleva a la habitación de un prostíbulo, nos introduce en lo que sucede cuando la puerta se cierra y la chica se queda a solas con el cliente. Y sucede el desconcierto y el dolor de ser alquilada, de ser vendida.

Imagen de uno de los espectáculos de Cabanyal Íntim. Fotografía: Lorena Riestra.

Imagen del espectáculo FXXK Revolution. Fotografía: Lorena Riestra.

La obra, pero sobre todo sus intérpretes, nos dejan boquiabiertos, miro a mi alrededor, estoy en una buhardilla pequeña, se escuchan los gritos de los niños en la calle y puedo sentirme especial, exclusivo. Asistir a una obra en un espacio no convencional, como es la buhardilla de una casa, de la casa de alguien, no de la tuya, es una sensación emocional diferente. Gracia Hernández como prostituta está genial, nos descubre una paleta de sentimientos que navegan por aguas procelosas a un ritmo frénetico, de la rabia al miedo, del miedo al desbarajuste. Vicent Domingo da miedo, él es el cliente, el hombre que paga, que manda, el que puede hacer cualquier cosa, y eso da miedo.

No podemos olvidar la complicación organizativa que supone disponer de tantos, y muy variados, espacios donde se desarrolla la actividad. Es difícil coordinar voluntarios, espectáculos y cuadrar bien los horarios, que nada se pierda por el camino, y eso los creadores del festival lo tienen muy en cuenta y trabajan para que la organización funcione, que no hayan fallos, porque aún pareciendo fácil, todo se torna complejo cuando el laberíntico barrio lo desconoces o cuando las prisas te pueden hacer llegar tarde a algún evento. Muy buen trabajo por la organización que minimiza esos aspectos al máximo.

Imagen de uno de los espectáculos de Cabanyal Íntim. Fotografía: Lorena Riestra.

Imagen de uno de los espectáculos de Cabanyal Íntim. Fotografía: Lorena Riestra.

Otro detalle, que parece nimio pero no lo es, tiene que ver con el programa de mano, pues en cada espectáculo nos informan de si existe acceso para discapacitados o no, recordando que los espacios son lo que son y está bien disponer de dicha información para no asistir a un evento al que no se pueda acceder, facilitando así una mejor planificación de qué ver mucho más sencilla. Y mientras pienso esto, nos tenemos que volver a ir, por el camino vemos casas derrumbadas, solares, niños medio desnudos jugando en la calle, coches abandonados, olores pútridos. Las ruinas y desolación de una guerra que no ha llegado a su fin.

Y nos queda el plato más especial, el más curioso y obsceno. ‘Territorio Performance’ en el Teatre El Musical. Alto Voltaje Escénico era siete escenas, en tres horas, nosotros sólo vimos tres de esas representaciones. ‘El Bello de mi pierna’ de Colectivo Baguena, nos metía de lleno en los roles hombre-mujer con una escenografía escasa y minimalista. Nos encontrábamos en uno de los pasillos del teatro con unas cristaleras que le daban un aire más frío, más insensible, algo que entroncaba perfectamente con la performance. ‘El Ciclo de la Lucha’ fue una maravilla, Odette Fajardo estaba sentada en uno de los huecos que no están techados y allí fue contándonos con dolor el sufrimiento de un barrio, de un mundo que se muere, o que dejamos que se muera. En su performance comenzó a llover, de forma tímida, lo cual impregnaba de algo místico a la actuación.

Por último, en la Plaza del Rosari ‘Input/output (work in progress’ de Jaume Nieto, impactante como pocas. Pero hubo algo antes de que Jaume comenzara con su espectáculo, y es que un niño se colocó en el centro del círculo creado ex profeso para la performance, y comenzó a cantar y a bailar. Era un espontáneo que al principio se reía de todo, pero al que le fue cambiando la cara a medida que avanzaba la interpretación. El niño preguntaba y se interesaba, no estaba allí riéndose de nada, ya no, solo admiraba lo que sucedía con el misterioso personaje. Quizás fue un impacto para él, algo que desencajó su psique y se la recolocó de modo diferente,  entendiendo que a través de la cultura y las artes escénicas las mentes se pueden transformar, y ¿por qué no también el barrio?

Imagen de uno de los espectáculos de Cabanyal Íntim. Fotografía: Lorena Riestra.

Imagen de FXXK Revolution. Cabanyal Íntim. Fotografía: Lorena Riestra.

Javier Caro

A Pinoxxio le crecen las nominaciones a los Max

Finalistas valencianos a los Premios Max
XIX Premios Max de las Artes Escénicas
Teatro Circo Price
Ronda de Atocha, 35. Madrid
Lunes 25 de abril de 2016

La profesión teatral valenciana suma un total de 16 finalistas en la XIX edición de los Premios Max de las Artes Escénicas. A la espera de que el próximo lunes 25 de abril se conozcan los ganadores, durante la gala que tendrá lugar en el Teatro Circo Price de Madrid, la Fundación SGAE, a través de su Consejo Territorial de la Comunidad Valenciana, reunió el martes 19 de abril a los finalistas con sello valenciano, porque “siempre hay que celebrar cualquier buena noticia y, sin duda, que en un momento como el actual, en el que las artes escénicas han sufrido tanto la presión de la crisis, haya 16 finalistas en los Max es motivo más que suficiente para celebrarlo y, de paso, brindar para que el próximo lunes el teatro y la danza valencianos logren muchos galardones”, dijo el director de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) de la Comunidad Valenciana, Antonio Martínez.

En similares término se expresó el presentador del acto, Santiago Sánchez (dramaturgo y miembro del Consejo Territorial de la SGAE de la Comunidad Valenciana), quien manifestó que llegar a la final “es ya un buen premio, porque eso es ya una muestra de la creatividad de los profesionales de la Comunidad Valenciana y del excelente estado de salud que atraviesa”.

Toni Aparisi. Fotografía de Vicent A. Jiménez / SGAE.

Toni Aparisi, al micrófono, y Rosángeles Valls. Fotografía de Vicent A. Jiménez / SGAE.

Entre los finalistas destaca la presencia de la obra Pinoxxio, de la compañía Ananda Dansa, en nueve categorías: Mejor Espectáculo Infantil o Familiar, Mejor Producción Privada de Artes Escénicas, Mejor Composición Musical para Espectáculo Escénico (por la música original de Pep Llopis), Mejor Coreografía (por Rosángeles Valls y Toni Aparisi), Mejor Diseño de Espacio Escénico ( Edison Valls), Mejor Diseño de Vestuario (Pascual Peris), Mejor Bailarina Principal (Ana Luján), Mejor Bailarín Principal (Toni Aparisi) y, por último, Mejor Elenco o Intérprete Solista de Danza (por el trabajo sobre las tablas de Paloma Calderón, Sara Canet, Esther Garijo, Miguel Machado y Cristina Maestre).

En representación de toda la compañía, Rosángeles Valls quiso agradecer a la Fundación SGAE el esfuerzo que realiza “cada año por sacar adelante los Premios Max, un regalo que hace a todo el sector de las artes escénicas, porque, más allá del impulso que reciben los ganadores, ayuda a visibilizar el trabajo que realizamos todos los profesionales de la danza y el teatro en España”.

También en el ámbito de la danza, la alcoyana Sol Picó, quien se excusó por no poder asistir al acto celebrado en la Sala SGAE Centre Cultural de Valencia, figura como finalista en la categoría de Mejor Coreografía, con ‘We women’. Cienfuegos Danza, por su parte, se han alzado como finalistas con su espectáculo conmemorativo XV Años CienfuegosDanza en los apartados de Mejor Espectáculo de Danza y Mejor Elenco o Intérprete Solista de Danza. “Es un gustazo estar en los Premios Max. Y un gustazo, porque, además, con esta producción celebramos los quince años de la compañía”, afirmó el director artístico y coreógrafo Yoshua Cienfuegos.

Toni Benavent, en la SGAE. Fotografía de Vicent A. Jiménez / SGAE.

Toni Benavent, en primer término, Rosa Pérez Garijo y Carles Alberola. Fotografía de Vicent A. Jiménez / SGAE.

En la categoría de Mejor Espectáculo Musical aparece, con sello valenciano, ‘L’aneguet lleig’ (El patito feo), de Albena Produccions y Centre Teatral Escalante/Diputació de València. Una obra cuya presencia entre los finalistas de los XIX Premios Max se debe, según explicó el productor Toni Benavent, al “esfuerzo y voluntad de las personas involucradas en la producción, pero también de las instituciones”. En esta línea, la diputada de Teatres, Rosa Pérez Garijo, apuntó frente a todos los profesionales que asistieron al acto: “Aquí me tenéis, con los ojos y los oídos bien abiertos, dispuesta a ayudar a un sector que, como es el vuestro, ha pasado por tantos años de sequía”.

Por último, el galardón al Mejor Espectáculo Revelación cuenta entre sus finalistas con doble presencia valenciana: ‘Penev’, de La Teta Calva, y ‘Nosotros no nos mataremos con pistolas’, de Wichita Co. Esta última, además, compite también en el apartado de Mejor Autoría Revelación , por el texto de Víctor Sánchez. En representación de ‘Nosotros no nos mataremos con pistolas’, la actriz Silvia Valero, acompañada por los también actores Román Méndez de Hevia y Bruno Tamarit, expresó su “sorpresa y agradecimiento por haber llegado como finalistas en los Max, dado que algo que empezó como una sencilla aventura está funcionando muy bien. Vamos cumpliendo metas y cumpliendo sueños, porque, de hecho, jamás habíamos soñado con poder llegar hasta aquí”.

Por parte de La Teta Calva, el autor, actor y director Xavo Giménez se mostró también “impresionado por estar aquí y el próximo lunes en Madrid, en la gala de los Max, ya que Penev es nuestro primer espectáculo, un montaje muy pequeñito y barato”. Y concluyó: “La presencia de tantos profesionales valencianos entre los finalistas de los Max debería poner en alerta a nuestras instituciones. Porque aquí hay profesionales ya veteranos junto a los nuevos, como nosotros o Wichita Co., y porque creo que si tuviéramos más ayuda y recursos no sé realmente hasta dónde podría llegar el teatro y la danza valencianos”.

Organizados por la Fundación SGAE, en colaboración con la Academia de las Artes Escénicas de España (AAEE), los Premios Max de las Artes Escénicas pretenden reconocer el talento de los profesionales del teatro y la danza en nuestro país y contribuir a la promoción de los espectáculos de la temporada. Los Premios Max se han consolidado a lo largo de estos años como el reconocimiento más amplio en el ámbito de las artes escénicas en el Estado español. Los ganadores de esta edición de 2016 se darán a conocer el próximo 25 de abril durante la gala que se celebrará en el Teatro Circo Price de Madrid.

Premios Max.

Algunos de los finalistas a los Premios Max 2016. Fotografía de Vicent A. Jiménez / SGAE.

Pinocho en Dansa

PinoXXio, de Ananda Dansa
Sala Verde de los Teatros del Canal
Calle de Cea Bermúdez, 1. Madrid
Hasta el 3 de enero de 2016

Los cuentos infantiles cuentan mucho más de lo que los niños pueden comprender. Bajo una falsa apariencia de candidez reflejan algunos de los aspectos más oscuros de la naturaleza humana, la eterna lucha entre el bien y el mal en que no siempre es vencido este último. Al Pinocho del italiano Carlo Collodi, popularizado mundialmente por la película de Disney de 1940, y objeto de numerosas versiones se le han dado numerosas interpretaciones espiritualistas tanto esotéricas como masónicas. El muñeco de madera que desea convertirse en un niño de verdad bajo el influjo dual, masculino y femenino, de su padre Gepetto y el Hada azul, con su propia conciencia personificada en la figura de Pepito Grillo, proporciona lecturas muy diversas.

De esa riqueza esencial del cuento se nutre PinoXXio, un ballet inspirado en el famoso títere realizado por la compañía valenciana Ananda Dansa. Protagonizado por los bailarines Ana Luján y Toni Aparisi, se estrenó a principios de diciembre en el Gran Teatre Antonio Ferrandis de Paterna y se puede ver en la Sala Verde de los madrileños Teatros del Canal hasta el 3 de enero.

Bajo la dirección de los hermanos Valls, Rosángeles y Edison, la compañía valenciana tiene una trayectoria de 34  años “de inconsciencia continuada”, bromea esta última. “Cuando miro  hacia atrás me sorprende que hayamos resistido tanto tiempo pese a la absoluta despreocupación por la cultura y por la danza que existe en España. Pero ahí estamos, resistiendo y no solamente eso. La vida de una compañía es el tiempo que está activa, en contacto con el público, actuando, y nosotros jamás hemos dejado de hacerlo”, dice Rosángeles Valls.

PinoXXio, de Ananda Dansa. Imagen cortesía de la compañía.

PinoXXio, de Ananda Dansa. Imagen cortesía de la compañía.

¿La doble ‘X’ del título significa que Pinocho se ha  convertido en mujer?

Lo interpreta y lo baila una mujer pero no hemos cambiado de género al personaje. Nuestro Pinoxxio no tiene sexo implícito. Lo podría interpretar  un hombre o una mujer, pero en este caso hemos hecho una apuesta segura por una maravillosa intérprete, Ana Lujan, que sin disimular ni esconder su feminidad es capaz de dar cuerpo a un personaje universal. Podría decir que Ananda Dansa defiende la igualdad de género, y sería cierto. Pero es honrado añadir que ha primado la artista, Ana Lujan, por encima de definir nuestra creación por uno u otro género.

PinoXXio, de Ananda Dansa. Imagen cortesía de la compañía.

PinoXXio, de Ananda Dansa. Imagen cortesía de la compañía.

¿Cómo se adapta un cuento hecho de palabras  a un espectáculo de música y movimiento?

Es un largo y complicado proceso. Primero escribimos un guión con lo que más nos seduce del texto original intentando hacer una lectura contemporánea, interesante tanto para nosotros como para los espectadores. Una vez consensuado, lo reconstruimos en escaleras y en secuencias. Estas secuencias las dividimos en coreografías a las que le asignamos un tiempo y un tempo. Y cuando esto está ya resuelto,  entramos de lleno en la construcción de la coreografía y, finalmente, en el vocabulario coreógrafico. Es un proceso que por lo general dura más de un año. Una vez que empezamos los ensayos con los bailarines, todo va muy rápido porque ya está todo preparado a nivel de estética y producción. Aun así nuestros ensayos duran un mínimo de tres meses.

Su puesta en escena es minimalista y contemporánea. ¿Cómo han elaborado de la música?

La música forma parte de la dramaturgia del espectáculo en todas nuestras creaciones. Encargamos una composición musical original para cada espectáculo a Pep Llopis con el que llevamos trabajando 30 años. Normalmente, la partitura se va escribiendo al mismo tiempo que avanzamos en la sala de ensayos. Esta vez al tener que actuar con la orquesta Verum en directo hemos tenido que componerla mucho antes sobre el guión. Cuando empezaron los ensayos con los bailarines ya teníamos una banda sonora grabada por la misma orquesta que en las actuaciones interpreta la música en directo.
¿Cuál es su relación con el Gran Teatre Antonio Ferrandis de Paterna donde se estrenó la obra?

Nuestra vinculación con el Gran Teatre ya roza los 15 años. Gobierne quien gobierne el municipio, todos los partidos han tenido hacia nosotros una relación de afecto y complicidad.  Y también de apoyo total. Nos sentimos muy unidos y agradecidos a Paterna y estamos orgullosos de llevar su nombre por todas las plazas donde actuamos. Somos compañía residente y como tal, ensayamos, creamos y estrenamos nuestros espectáculos con unas condiciones inmejorables, rodeados de cariño. Sus directivos trabajan para que el Gran Teatre sea un espacio de creación, un espacio vivo.

PinoXXio, de Ananda Dansa. Imagen cortesía de la compañía.

PinoXXio, de Ananda Dansa. Imagen cortesía de la compañía.

Bel Carrasco

Lazarillo, ejemplo de supervivencia

Lazarillo, de Iria Márquez y Chema Cardeña, a partir de la obra anónima Lazarillo de Tormes
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Sábado 31 de octubre (17.00h) y domingo 1 de noviembre (12.30), 2015

Hay quien se empeña en clasificar las cosas y quien prefiere saltarse las barreras. La programación de esta semana de Sala Russafa pasa por alto las etiquetas con el estreno de Lazarillo, una pieza que parte de El Lazarillo de Tormes, obra cumbre de la literatura del S.XVI, para crear un divertido espectáculo para niños.

Iria Márquez y Chema Cardeña son los autores de este texto que sigue la línea característica de la compañía valenciana Arden, revisitando  obras y personajes clásicos para darles una nueva vida. “En nuestras tres producciones familiares anteriores habíamos partido de cuentos clásicos universales para revisitarlos. Ahora hemos querido reivindicar una de las mejores obras de la literatura española que, además, tiene un peso en nuestra cultura importantísimo” remarca Cardeña, quien también dirige la pieza.

Lazarillo, de Chema Cardeña e Iria Márquez. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Lazarillo, de Chema Cardeña e Iria Márquez. Imagen cortesía de Sala Russafa.

La obra original representa una infancia en pleno S.XVI, muy alejada de las situaciones que conocen los niños de hoy día, “pero también muy coincidente, en algunos aspectos. Hemos querido remarcar mensajes como la importancia de luchar por uno mismo, por salir adelante, porque hay muchos chavales que están viendo esto en casa cada día, mientras que en la televisión los héroes parecen ser quienes no hacen nada”, explica el coautor y director de la Lazarillo.

En su salto a las tablas, este clásico se adapta para los más pequeños en un curioso formato. En la versión libre que Arden estrena en Sala Russafa, los protagonistas son dos centenarias marionetas de un viejo teatrillo a las que dan vida los actores Omar Sánchez y J.R. Torres. Cuando descubren que su amo va a retirarlas, intentan remediarlo ensayando duramente una de las piezas que interpretan en su pequeño escenario, Lazarillo de Tormes.

Pero, por más que se esfuerzan y perfeccionan su interpretación, la cosa no mejora, ya que el problema está en el desinterés de los niños por el teatro y por ese tipo de historias. Así pues, el reto no sólo será que la función continúe, sino capturar al público con las andanzas de un joven sirviente que ha de sobrevivir al hambre y a las tretas de sus amos.

Manteniendo el sello de Arden, esta divertida pieza que estará en cartel este fin de semana y volverá en navidades, mezcla el texto original de la obra clásica con las nuevas aventuras de estos dos títeres de carne y hueso en un original montaje para espectadores a partir de 5 años que les acerca una obra y un género, la picaresca, que han marcado nuestra herencia cultural.

Alicia en Wonderland, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Alicia en Wonderland, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Alicia en Wonderland

Hasta el día 8 de noviembre, el centro cultural de Ruzafa mantiene en cartel Alicia en Wonderland, una ácida y muy libre versión para adultos del clásico de Lewis Carroll que cumple 150 años. En este caso, Chema Cardeña escribe y dirige esta comedia multidisciplinar en la que Alicia se presenta como una treintañera multititulada que intenta insertarse en la vida laboral.

La pieza cuenta con una espectacular puesta en escena que combina la interpretación con danza y música en directo, incluyendo versiones de Lou Reed, Bob Marley o The Rolling Stones, entre otros, a cargo de la Naipes Band. Las coreografías son del bailarín y Premio Max 2007 Toni Aparisi. Y un nutrido elenco formado por los propios Aparisi (a quien sustituye Miguel Machado en algunas funciones) y Cardeña,  Iria Márquez, Jaime Vicedo, José Doménech, Darío Torrent, Miryam Garcés, Juanjo Benavent y  Rosa López dan vida a particulares versiones del resto de famosos personajes de Carroll en un hábil retrato caricaturesco de nuestra sociedad y clase política.

Cartel de Lazarillo. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Cartel de Lazarillo. Imagen cortesía de Sala Russafa.