El viaje a la locura de ‘Hamlet’

Hamlet, de Chema Cardeña y Toni Aparisi
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Del 14 al 16 de junio de 2019

El Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa presenta su segunda propuesta esta semana, una original versión de ‘Hamlet’. Palabra y movimiento se entrelazan para aportar un nuevo acercamiento a una de las tragedias icónicas de William Shakespeare.  

El director, actor y dramaturgo Chema Cardeña se une al bailarín y coreógrafo Toni Aparisi para codirigir este montaje, desarrollado en el Taller de Danza Teatro para profesionales de Sala Russafa. El curso ha celebrado este año su segunda edición y se basa en la creencia de que ambas disciplinas están mucho más próximas de lo que podría parecer, ya que nacen de la misma raíz y utilizan parámetros expresivos muy similares.

Trabajando durante seis meses de manera complementaria el lenguaje corporal y textual, los actores han ido adquiriendo herramientas coreográficas mientras que los bailarines han trabajado el uso de la palabra, profundizando en ambos casos sus capacidades para dar vida a una historia sobre el escenario. El resultado de esta formación puede verse del viernes 14 al domingo 16 de junio con el estreno de la versión de Hamlet codirigida por Cardeña y Aparisi. 

Hamlet, de Chema Cardeña y Toni Aparisi. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El montaje se sitúa en un hospital mental en el que los pacientes, alternando momentos de lucidez y psicosis, se sumergen en un experimento psiquiátrico. A modo de terapia, ejecutan una representación de la obra creada por Shakespeare. Un bailarín representa al Príncipe de Dinamarca que, ante la disyuntiva de tratar de hacer justicia o aceptar el asesinato de su padre por parte de su tío para robarle la corona, decide vengar el magnicidio, desencadenando la violencia y la tragedia a su alrededor. Los enfermos acompañan al protagonista de esta historia en un viaje a la locura que les ayuda a identificar emociones y a empatizar con ellas, encontrando en las artes escénicas un placebo para aliviar sus dolencias.  

“A pesar de que en la obra de Shakespeare el texto tiene un papel muy importante, se puede decir lo mismo con la palabra que con el cuerpo. Y la trama es lo suficientemente conocida, de manera que el espectador puede reconocer fácilmente las escenas, lo que está ocurriendo en la obra”, comenta Aparisi. 

Hamlet, de Chema Cardeña y Toni Aparisi. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El propio elenco va componiendo la escenografía en una puesta en escena poco convencional, donde conviven e interactúan recursos expresivos de la danza y el teatro para recrear la traición, la venganza, el incesto y la corrupción moral. Una pieza que para Cardeña lo es todo: “toca todos los temas, las pasiones, los temores, las verdades… Tanto si te acercas a ella como espectador como si lo haces como artista, siempre te rompe el alma”, señala el dramaturgo y director de escena.

Una de las obras más inquietantes y certeras del autor inglés, que aborda asuntos como lo sobrenatural, el destino, el sentido de la vida y otras cuestiones filosóficas, casi inherentes al ser humano, de la mano de un cuerdo fingiéndose loco (¿o es al contrario?) cuya verdadera tragedia no es la pérdida de su padre, si no la de la cordura. 

Hamlet, de Chema Cardeña y Toni Aparisi. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Este montaje forma parte del VIII Festival de Talleres de Teatro Clásico, que continúa su octava edición hasta el 30 de junio con Noche de Reyes (20-23 de junio) y El vergonzoso en palacio (28-30 de junio). Además, la programación paralela del festival incluye una muestra fotográfica sobre los montajes de posgrado realizados desde el inicio del festival, que puede visitarse en el hall del teatro. Y este jueves 13 de junio ofrece la exhibición del Taller de Danza para no profesionales Fina Estampa, con acceso gratuito. Toni Aparisi presenta esta pieza con coreografías propias y creaciones colectivas, realizadas en común entre los alumnos, que giran alrededor de la canción homónima, compuesta por la peruana Chabuca Granda y popularizada, entre otros intérpretes por Caetano Veloso o Maria Dolores Pradera. 

Sala Russafa, acostumbrada a las representaciones teatrales y a la música, se transforma en un lugar de autoexploración y conocimiento personal en la última sesión de la temporada de El Arte de Conocerte. Esta propuesta fusiona las técnicas de la psicología Gestalt con las de la improvisación teatral para ofrecer una experiencia de crecimiento personal, tanto a los que deciden participar como actores como a quienes acuden como público. En ambos casos es necesario inscribirse a través de la web del teatro www.salarussafa.es  

Óscar Cortés ha creado esta pieza con la colaboración del Doctor en Psicología y ex profesor de la Universitat de València Manuel Ramos.  Sobre las tablas, los intérpretes conocen las situaciones que han de ir solventando, descrubriendo creencias, prejuicios, miedos y fortalezas en ocasiones desconocidas, con las que pueden empatizar o disentir los espectadores.   Una curiosa forma de confrontarse con uno mismo y con la sociedad para cuestionar los patrones de conducta que quizá son un obstáculo o un desvío en el camino a la felicidad.   

Hamlet, de Chema Cardeña y Toni Aparisi. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Los comentarios están cerrados.