“Las ídolos en Japón son como Lolitas”

‘Ochiru’, de Kazuya Murayama: Premio al Mejor Mediometraje de La Cabina
Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia – La Cabina
Del 16 al 25 de noviembre de 2017

Antes de quedar con Kazuya Murayama, ganador de La Cabina por su mediometraje Orichu, salta la noticia de que una compañía de tren en Japón pidió disculpas por salir 20 segundos antes de su hora. ¿Tan estrictos son con la puntualidad? “Sí, en Japón somos muy puntuales, porque se considera una falta de respeto hacer esperar a alguien”. La entrevista, de hecho, comenzó puntualmente y con Murayama visitando por primera vez Valencia para llevarse el galardón del festival que, también por primera vez, contaba con una película del país asiático.

Fotograma de 'Ochiru', de Kazuya Murayama, Premio al Mejor Mediometraje de La Cabina 2017.

Fotograma de ‘Ochiru’, de Kazuya Murayama, Premio al Mejor Mediometraje de La Cabina 2017.

Maravillado del barrio del Carmen, donde le gustaría algún día rodar, Murayama explica el significado de Orichu, uno de los cinco que dice contener la palabra, aquí referida a la caída, el derrumbamiento o el hecho de venirse abajo: “Me interesaba la historia de una persona que, estando en un punto alto, de repente sufre un bajón y se deprime”. Esa persona en cuestión es Kohei, artesano de una fábrica textil que va poco a poco sucumbiendo a los encantos de la joven ídolo Meme Tan, hasta el punto de ir perdiendo la cabeza por ella.

“Me inspiré en Luis Buñuel”, se sincera. Y, más concretamente, en Viridiana. “Me gusta la historia de cómo una monja se transforma en una persona normal; cómo alguien pasa de una vida sagrada a otra corriente”. Kohei, una persona adulta y anodina, también irá cambiando por influjo de una de esas niñas cantantes que en Japón arrastra multitud de fans. “Quería contar cómo la gente que es fan de una de esas ídolos, se acaba convirtiendo después en productor de su carrera”.

Fotograma de 'Ochiru', de Kazuya Murayama. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘Ochiru’, de Kazuya Murayama. Imagen cortesía de La Cabina.

El fenómeno de esas ídolos, cuyas vestimentas subrayan el carácter infantil de su imagen, va más allá de las fronteras de Japón. Aunque Murayama lo matiza: “Allí son muchos los que siguen a esas niñas cuya imagen se asemeja a la Lolita de Nabokov. Pero en Corea, por ejemplo, no es tan popular como en Japón, donde sí gusta esa imagen de Lolita”. Lolitas que, sin embargo, suelen provocar división de opiniones en lo tocante a su erotismo. “Cuando hice la película pregunté a la gente si le gustaba que su ídolo saliera en las fotos en bañador, y la mitad que dijo que sí era gente adolescente, mientras que a los de 40 y 50 años no les parecía bien”.

Orichu narra la historia de uno de esos adultos enamorado de una ídolo y de cómo afecta eso a su vida y a su ambigua relación con quien podría ser su hija. “Para este hombre, Meme Tan es como una musa y los artistas que la encuentran es como si volvieran a nacer, les da sentido a su vida, les inspira”. Kohei, de hecho, revive, atraído por ese fulgor imaginario que destila la ídolo, a quien Murayama dedica planos cercanos para destacar su seductora figura. “Dirigí así los planos siguiendo la estética del videoclip. Al principio, parece que el protagonista se enamora de la estrella [su mirada se corresponde con esos planos fragmentarios del cuerpo], pero luego cambia hacia un amor fraternal. Aunque siente los dos amores”.

Fotograma de 'Ochiru', de Kazuya Murayama. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘Ochiru’, de Kazuya Murayama. Imagen cortesía de La Cabina.

La fábrica textil donde trabaja el protagonista también ofrece pistas de la situación laboral en Japón. “La industria textil está decayendo. Cuando antes se trabajaba cinco días a la semana ahora solo llega a tres. La localización de la película es real. Y el jefe de esa fábrica lo que consigue al despedir a Kohei es que éste se centre en la creación del vestido para su ídolo”. Una ídolo cuya canción principal parece destinada a su inesperado fan. “El actor prácticamente no habla en toda la película. Y esa canción viene a expresar lo que el protagonista es incapaz de manifestar. Cuando la oye, la siente suya”. Wonderland, el tema referido, arranca así: “Me enamoré tanto que es hasta doloroso. Casi me avergüenza estar obsesionada. No se lo cuentes a nadie”.

Lo que no se cansó de repetir Murayama es su pasión por Buñuel: “Su estilo irónico es el que he intentado también plasmar en mi película, porque la industria musical tampoco es tan limpia como yo la muestro. Es mi guiño irónico”. Además de Buñuel, dice que en Japón son también conocidos Pedro Almodóvar, Alejandro Amenábar y Víctor Erice, de quien recuerda “la película que cuenta la historia de Frankenstein y una niña” (El espíritu de la colmena). ¿Y Berlanga? “No, lo siento, no conozco”.

Tras lograr el premio de La Cabina al Mejor Mediometraje de la Sección Oficial, confía en rodar su primer largometraje, del que dijo querer empezar en breve a escribirlo, aunque no sabe todavía de qué va. Eso sí, al igual que sucede en España, también en Japón reconoce que existen serias dificultades para lograr financiación pública. “Pocos directores pueden vivir de ello, tienen que trabajar en otras cosas. La industria del cine en Japón apesta”, concluye de forma taxativa.

Kazuya Murayama en el claustro de La Nau de la Universitat de València. Imagen cortesía de La Cabina.

Kazuya Murayama en el claustro de La Nau de la Universitat de València. Imagen cortesía de La Cabina.

Salva Torres

La japonesa ‘Ochiru’ gana La Cabina

‘Ochiru’, de Kazuya Murayama, Mejor Mediometraje de La Cabina
X edición La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de València
Del 16 al 25 de noviembre de 2017

La película japonesa ‘Ochiru’, dirigida por Kazuya Murayama y que tuvo su estreno europeo en el marco de la X edición La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de València en el Centre Cultural La Nau, se ha alzado con el máximo premio del jurado de Sección Oficial valorado en 1.000 euros. Un mediometraje de 30 minutos de duración que el jurado ha calificado de “cautivador” y “optimista”.

Esta última edición del festival La Cabina ha sido organizada por el Vicerectorat de Cultura i Igualtat de la Universitat de València, el Institut Valencià de Cultura, Conselleria de Cultura a través de la Direcció general de Cultura i Patrimoni, el Consorci de Museus de la Generalitat Valenciana y la Direcció General de Política Lingüística i Gestió del Multilingüisme, y ha contado con la colaboración del Ajuntament de València, Palau de la Música y el patrocinio oficial de Cerveza Turia y Caixa Popular.

Fotograma de 'Ochiru', de Kazuya Murayama. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘Ochiru’, de Kazuya Murayama. Imagen cortesía de La Cabina.

El jurado de Sección Oficial, compuesto por Abril Zamora, Giovanna Ribes, Lorena Lluch y Fidel García-Berlanga, ha decidido otorgar el Premio a Mejor Mediometraje al film japonés. Según Lorena Lluch, la película de Kazuya Murayama ha cautivado al jurado “a través de unos personajes y una historia que, lejos de su trasfondo oscuro, solitario, intrínseco a una cuestionable tradición de ídolos femeninos como objetos de deseo, consigue dar la vuelta a la emoción del espectador, contagiándole del espíritu de superación de su protagonista, y el color y optimismo de la puesta en escena”.

Kazuya Murayama se ha mostrado muy agradecido por este reconocimiento a su película en la que “quería mostrar cómo una persona que se encuentra en un momento de su vida sin ningún tipo de motivación, al conocer a esta joven ídolo, la convierte en su musa y descubre un talento especial que él tenía”. Makoto Nakamura, protagonista de “Ochiru”, ha sido galardonado con el Premio a Mejor Actor, y Wataru Maeguchi, con el Premio a Mejor Música.

Chasse Royale. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de Chasse Royale. Imagen cortesía de La Cabina.

Por su parte, el mediometraje ‘Chasse Royale’, dirigido por Lise Akoka y Romane Gueret, se ha alzado con el Premio del Público. La película narra la historia de Angélique, de 13 años, que vive con el resto de sus hermanos y hermanas en el suburbio de Valenciennes. Un día en el colegio se ofrece a participar en una audición para una película. ‘Chasse Royal’ también ha sido reconocida con el Premio a Mejor Dirección y su protagonista, Angélique Gernez, con el Premio a Mejor Actriz.

Fotograma de 'Simba in NY'. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘Simba in NY’. Imagen cortesía de La Cabina.

El Premio Amalgama, valorado en 400 euros, se lo ha llevado la alemana ‘Simba in NY’, de Tobias Sauer, “por la imaginación a la hora de utilizar películas familiares y construir un relato sobre nuestra historia e identidad”, en palabras de Áurea Ortiz. El film, de 31 minutos, es un documental ensayístico sobre la fascinación en la infancia de los Estados Unidos y Walt Disney. Cabe destacar la mención especial otorgada por el jurado, compuesto por Álvaro de los Ángeles, Áurea Ortiz y Carles Xavier López Benedí, para ‘Desertorxs’, de Quiela Nuc, por “su frescura y trasgresión”.

También en Sección Oficial cabe destacar los premios al Mejor Guión, otorgado a Belo Schwarz por ‘The Peculiar Abilities of Mr. Mahle’r’ (Alemania, 2017); Mejor Fotografía para Sebastian Thaler, por ‘Forest of Echoes’ (Austria, 2016), mediometraje que también ha recibido una Mención Especial por su Propuesta Artística; y Mención Especial, por su Diseño de Producción, al mediometraje valenciano ‘Graffiti’, de Lluís Quílez.

Cartel de 'Ver Nieve'. Imagen cortesía de La Cabina.

Cartel de ‘Ver nieve’. Imagen cortesía de La Cabina.

El jurado encargado de elegir el Premio a Mejor Cartel de un Mediometraje, formado por los ilustradores y diseñadores Paula Pérez i de Lanuza (Paulapé), Luis Demano, Ibán Ramón Rodríguez, Núria Riaza, Sebastián Alós y Xavi Calvo, ha decidido otorgárselo al film de Amalgama ‘Ver nieve’, de Alex Reynolds, porque “tiene una estructura poco habitual en los carteles de cine y un lenguaje claro y conciso”, según Sebastián Alós.

Palmarés completo de la décima edición del Festival La Cabina:
SECCIÓN OFICIAL
MEJOR MEDIOMETRAJE: OCHIRU, de Kazuya Murayama
PREMIO DEL PÚBLICO: CHASSE ROYALE, de Lise Akoka y Romane Gueret
MEJOR DIRECCIÓN: Lise Akoka y Romane Gueret, por CHASSE ROYALE
MEJOR GUIÓN: Belo Schwarz, por The Peculiar Abilities of Mr. Mahler
MEJOR ACTOR: Makoto Nakamura, por OCHIRU
MEJOR ACTRIZ: Angélique Gernez, por CHASSE ROYALE
MEJOR FOTOGRAFÍA: Sebastian Thaler, por Forest of Echoes
MEJOR MÚSICA: Wataru Maeguchi, por OCHIRU
MENCIONES ESPECIALES

Fotograma de Desertorxs. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de Desertorxs. Imagen cortesía de La Cabina.

PROPUESTA ARTÍSTICA: Forest of Echoes
DISEÑO DE PRODUCCIÓN: GRAFFITI
AMALGAMA
PREMIO MEJOR MEDIOMETRAJE: SIMBA IN NY, de Tobias Sauer
MENCIÓN ESPECIAL: DESERTORXS, de Quiela Nuc
MEJOR CARTEL DE UN MEDIOMETRAJE
VER NIEVE, de Alex Reynolds

Fotograma de 'Ochiru', de Kazuya Murayama. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘Ochiru’, de Kazuya Murayama. Imagen cortesía de La Cabina.

 

Raquel Rodrigo crea los trofeos de La Cabina

La Cabina
X Festival Internacional de Mediometrajes de València
Del 16 al 25 de noviembre de 2017

La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de València celebra su X edición del 16 al 25 de noviembre en la que se proyectarán un total de 34 mediometrajes a competición, entre la Sección Oficial (24) y Amalgama (10). Como novedad, este año se entregará a las dos películas ganadoras a Mejor Mediometraje un trofeo realizado por la artista Raquel Rodrigo (Arquicostura). Además, el festival siempre se ha caracterizado por la importancia que le otorga al diseño, por ello en esta edición continúa el Premio a Mejor Cartel de un Mediometraje de las secciones que compiten.

Raquel Rodrigo. Imagen cortesía de La Cabina.

Raquel Rodrigo. Imagen cortesía de La Cabina.

El jurado de Sección Oficial está compuesto por profesionales del mundo del cine y la cultura que decidirán los premios de las diferentes categorías: Mejor mediometraje, director/a, guión, actor, actriz, fotografía y música.

La actriz Abril Zamora será la portavoz de un jurado compuesto, además, por la cineasta y activista feminista Giovanna Ribes, la productora Lorena Lluch y Fidel García-Berlanga, pedagogo. Abril Zamora (Barcelona, 1981) ha participado en series como ‘La que se avecina’, ‘Los hombres de Paco’ y ‘Hospital Central’, y es la creadora y directora de la webserie ‘Temporada baja’. Además, es una de las protagonistas del documental realizado por Fernando González Molina, ‘The best day of my life’, en el que explica el proceso de reasignación de sexo en el que se encuentra inmersa.

Giovanna Ribes (València, 1959) es miembro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España y fundadora de Dones en Art y CIMA (Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales). Guionista y productora de Tarannà Films, además ha dirigido los largometrajes ‘Un suave olor a canela’ (2013) y ‘La familia (Dementia)’ (2017).

Lorena Lluch. Imagen cortesía de La Cabina.

Lorena Lluch. Imagen cortesía de La Cabina.

Lorena Lluch (València, 1984) ha producido, entre otros trabajos, el cortometraje ‘Un Millón’ o la webserie ‘El Partido’, ambos del director aragonés Álex Rodrigo. Además, como directora de producción ha participado en los premiados cortometrajes ‘La Ropavejera’, de Nacho Ruipérez, ‘Bikini’, de Óscar Bernácer y ‘Vampiro’, de Álex Montoya, y en los largometrajes ‘La Familia. Dementia’, de Giovanna Ribes, o ‘Amar’, de Esteban Crespo. En 2014, junto a su socio Cristian Guijarro, crean la productora FILMEU. Lorena es también Presidenta de AVANT – Asociación Valenciana de Empresas de Producción Audiovisual y Productores Independientes-.

Fidel García-Berlanga Salas, educador infantil comprometido con la renovación pedagógica, se declara gran cinéfilo gracias a su tío, el director Luis García Berlanga. Actualmente regenta la Venta de Contreras, junto a la Reserva Natural de las Hoces del Cabriel, en el que fomenta el turismo cultural y rural.

El jurado de Amalgama lo conforman Álvaro de los Ángeles, subdirector de Actividades y Programas culturales del IVAM y creador junto a Sonia Martínez de Cine por venir; Áurea Ortiz, Técnica del departamento de programación de la Filmoteca de València y profesora asociada del departamento de Historia del Arte de la Universitat de València. Autora de ‘Del castillo al plató. 50 miradas de cine sobre la Edad Media’ y ‘La pintura en el cine: Cuestiones de representación visual’, entre otros; y Carles Xavier López Benedí, Director del Col•legi Major Rector Peset de la Universitat de València y Técnico Superior de Dinamització Cultural del SeDI (Servei d’informació i Dinamització de la Universitat de València).

Obra de Raquel Rodrigo. Imagen cortesía de La Cabina.

Obra de Raquel Rodrigo. Imagen cortesía de La Cabina.

Raquel Rodrigo crea el primer trofeo de La Cabina

Los dos films premiados como Mejor Mediometraje de Sección Oficial y Mejor Mediometraje de Amalgama, recibirán un trofeo realizado por la artista Raquel Rodrigo, creadora de Arquicostura. Esta edición es la primera en la que se entregará un galardón, además del premio económico.

Raquel Rodrigo nace en Valencia en 1984 y estudia Bellas Artes e Interiorismo comercial y escaparatismo. Actualmente ejerce de escenógrafa, interiorista y escaparatista y se caracteriza por la búsqueda constante de unir arte y diseño, tradición y contemporaneidad, lo artesanal con lo industrial en su trabajo. El bordado de punto de cruz es una técnica de bordado tradicional, un arte internacional, femenino e invisible que ha vestido hogares durante toda la historia. Con Arquicostura pretende crear un discurso entre lo público y lo privado, llevando a las calles el punto de cruz, una segunda piel que se incrusta en edificios, parcelas, incluso no-lugares y transmitiendo al espectador una relación personal con su propia historia, su hogar, su familia, sus madres y abuelas, todas las historias contadas y por contar.

Para la X edición de La Cabina, Raquel Rodrigo ha creado “dos diseños diferentes que, juntos, forman uno. Se completan el uno al otro”. Y nos avanza: “He querido hacer alusión al tiempo utilizando el reloj del cartel de esta edición entre los dos trofeos, de manera que al separarlos sólo queda medio reloj, la duración las películas del festival”. Los dos trofeos estarán expuestos en el Centre Cultural La Nau como parte de la exposición que se abrirá al público el día 8 de noviembre con la retrospectiva de todos los carteles que han sido imagen de La Cabina desde su primera edición.

Raquel Rodrigo. Imagen cortesía de La Cabina.

Raquel Rodrigo. Imagen cortesía de La Cabina.

Consolidación del Premio al Mejor Cartel

Este año, además, continúa el Premio al Mejor Cartel de un mediometraje de Sección Oficial y Amalgama, que será seleccionado por un jurado experto en la materia formado por ilustradores y diseñadores: Paula Pérez i de Lanuza (Paulapé), Luis Demano, Ibán Ramón Rodríguez, Núria Riaza, Sebastián Alós y Xavi Calvo.

La X edición de La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de València está organizada por el Vicerectorat de Cultura i Igualtat de la Universitat de València, el Institut Valencià de Cultura, Conselleria de Cultura a través de la Direcció general de Cultura i Patrimoni, el Consorci de Museus de la Generalitat Valenciana y la Direcció General de Política Lingüística i Gestió del Multilingüisme. Cuenta asimismo con la colaboración del Ayuntamiento de València, Palau de la Música y el patrocinio oficial de Cerveza Turia y Caixa Popular.

Habemus festival de terror en Valencia: Paura

Festival Internacional de cine de terror de Valencia Paura
Aragó Cinema y Pub El Volander
Del 20 al 28 de enero

Valencia tiene, por fin, un festival de cine de género, más concretamente de cine de terror, su nombre Paura, homenaje al insigne director Mario Bava y su película “Operaziones Paura” (1960) y sus padres son tres, una triple alianza que ha desembocado en un evento que marcará un antes y un después en la ciudad. Nosotros hablamos con sus directores, Joaquín Vallet y Ramón Alfonso, en días de lluvia, días perfectos para sentarse a ver terror en la pantalla mientras fuera el agua hiela la ciudad. Les deseamos toda la suerte de mundo y que duren muchos años, nosotros asistiremos ansiosos por saber cómo se desarrolla en festival, como ya hacemos en Mice, La Cabina, FICAE o Cinema Jove, y os lo contaremos.

¿De dónde sale el festival, por qué decidís hacerlo en Enero?
Surge de una charla en una terraza tomando café. Somos dos románticos chiflados, tres
sumando a Paola Franco, pieza esencial del festival, y decidimos no pensar demasiado y
lanzarnos a la aventura. Nuestra intención era que la actividad se celebrara a finales de
octubre, en torno a Halloween, pero recibir para la selección más de dos mil piezas de todos los rincones del mundo obligó a retrasar las fechas. No obstante, nos gusta mucho que nuestro festival se haya instalado en enero y sea, en consecuencia, uno de los primeros del año.
¿Por qué habéis elegido hacer un festival de cine de terror?
A los dos nos apasiona, en sus distintas vertientes, el cine de horror, y pensamos que un escenario como el de la ciudad de Valencia, sujeto ahora mismo a distintas y emocionantes metamorfosis culturales cinematográficas, y deficitario de experiencias ligadas con claridad a los géneros, era el apropiado para tratar de puntualizar nuestra propuesta. Estamos convencidos de que en Valencia además hay muchísimos aficionados al género y que la propuesta puede ser muy bien recibida.
¿Hay apoyo institucional, si es así, cuál?
No, no tenemos ayudas. Este primer año optamos por construir la actividad con nuestros modestos recursos. Pensamos que hubiera sido un error dirigirnos a las instituciones con una idea y cifras abstractas. Con los datos recopilados una vez finalizado el festival trataremos de establecer distintos diálogos en busca de precisamente apoyos.
¿Qué secciones podemos encontrar en el festival?
A la hora de estructurar el certamen decidimos que ninguna expresión debía quedar fuera por distintos condicionantes. Así, las secciones largometraje y cortometraje profesional conviven con las dedicadas a los documentales, las piezas experimentales, animación y los cortos amateur. Para el año próximo estamos pensando en ampliar la oferta con un apartado dedicado a los largos amateur.

Cartel del Festival Paura diseñado por Fernando Ivorra. Imagen cortesía de la organización.

Cartel del Festival Paura diseñado por Fernando Ivorra. Imagen cortesía de la organización.

¿Habrá una sección para apoyar la Comunidad Valenciana?
No. Hemos recibido varias propuestas valencianas, además muy interesantes, pero no se ha definido una sección, por lo menos en esta primera edición, dedicada en exclusiva a las obras locales.
¿Por qué se ha decidido que la sede, donde se van a proyectar las películas, sean los Aragó Cinema y no otro lugar?
La colaboración surgió de manera natural. Pensamos desde el principio que los Aragó eran el marco idóneo. Como nosotros ellos también son unos románticos chiflados y el diálogo en consecuencia ha sido siempre fluido y enriquecedor. Sin embargo, es importante señalar que si bien los Aragó son la sede principal del certamen, la cafetería cultural El Volander acoge las proyecciones de la sección amateur.
8 días de festival son mucho, ¿cómo ha sido el proceso de elección de los trabajos que serán exhibidos?
Ha sido formidable, enriquecedor y muy divertido, y a la vez agotador. Como te decía recibimos más de dos mil piezas por lo que hemos podido confeccionar una radiografía del género en su versión fronteriza tremendamente valiosa. Descubrir las vías y tendencias de una categoría es siempre extraordinario.
¿Existirán actividades paralelas en el festival, aparte de las proyecciones?
Sí. El domingo 22 Aarón Rodríguez ofrecerá en Ubik Café la charla Danzas Macabras, una
indagación del diálogo de David Bowie y el cine de terror. Un día antes, el sábado, Fnac proyecta a las 19h Suspiria, la obra maestra de Dario Argento. Ese mismo día en los Aragó podrá verse Escalofrío, la película de Carlos Puerto de 1977. Además, el día 26 en la cafetería de los Aragó Cinema se celebrará la presentación del libro ‘Carteles de Cine. Arte en Imágenes’ a cargo de Emilio Sanchís y Javier Caro con la presentación de Ramón Alfonso.
¿Cuántos premios se van a entregar y en qué categorías?
Todas las secciones tienen sus correspondientes galardones. No obstante, hemos decidido que los apartados de largometraje y cortometraje profesional y amateur se dividan en distintos premios y distingan la mejor película y labores de dirección, interpretación o fotografía.

Javier Caro

Sara Mansanet, nombrada directora de La Cabina

Sara Mansanet, directora de La Cabina
Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia
Martes 17 de enero de 2017

Tras el reciente nombramiento como director de Cinema Jove del hasta ahora director de La Cabina, Carlos Madrid, la dirección del Festival de Mediometrajes pasa a manos de Sara Mansanet.

Mansanet, licenciada en Historia del Arte por la Universitat de València y Máster en Gestión Cultural por la Universidad Politécnica de Valencia, ha dirigido la producción de La Cabina desde el año 2012.

Además, ha desarrollado labores de regiduría y apoyo a programación en Cinema Jove; ha sido jefa de producción del cortometraje valenciano ‘La Buena Fe’, que ha cosechado varios premios en festivales como el de Aguilar de Campo, Quartmetratges o Visualízame Festival Audiovisual y Mujer; y ha sido coordinadora de producción del festival de cine y derechos humanos, Humans Fest, y TEDxCiutatVelladeValència.

Sara Mansanet encara así una nueva etapa del festival La Cabina, que este año cumple su décima edición y que se celebrará del 16 al 26 de noviembre, y lo afronta como un “reto ya que La Cabina está en un momento muy bueno e importante” y trabajará para “mantenerla y, por supuesto, para que siga creciendo”.

Además, ha destacado que para ello cuenta con “un excelente equipo de profesionales que año tras año ha demostrado su profesionalidad y su pasión por el festival”. Mansanet añade que asumir los mandos del Festival de Mediometrajes ha sido “un paso lógico y natural que ambos (tanto Carlos Madrid como ella) tenían claro”.

Sara Mansanet. Imagen cortesía de La Cabina.

Sara Mansanet. Imagen cortesía de La Cabina.

La inquietante y turbia ‘La Gruta’ gana La Cabina

La Gruta, de Vincent Le Port
Premio al Mejor Mediometraje
Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia La Cabina
Del 3 al 13 de noviembre de 2016

Finisterre Norte. Finales de octubre. La joven Celeste está a punto de finalizar su trabajo en un camping de la costa bretona, cuando se ve envuelta en la desaparición de una niña. Su búsqueda le llevará hasta la gruta que da nombre a la película, diríase que atraída por el misterio de esa cueva presidida por una inquietante estatua de piedra. Sorprende la ausencia, entre los lugareños que acuden en su auxilio, de agentes de policía. Nadie, salvo Celeste, tomará la decisión de entrar a la gruta en busca de la niña desaparecida.

Fotograma de 'La Gruta', de Vincent Le Port. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘La Gruta’, de Vincent Le Port. Imagen cortesía de La Cabina.

Vincent Le Port, que dice haberse inspirado en las leyendas bretonas, narra en blanco y negro tan inquietante bajada al abismo, enfatizando así el misterio que rodea a la historia. Lo hace subrayando el carácter flotante que hay entre el sueño y la pesadilla, tal y como ha señalado al referirse a su propia película. En todo caso, un sueño a punto de convertirse en pesadilla. Porque Celeste duerme al arrancar el mediometraje y se despertará para abrir la verja del camping en plena noche lluviosa, dejando así entrar a la familia en cuya caravana viaja la niña que después desaparecerá. Del sueño, pues, a la pesadilla.

El jurado de La Cabina, integrado por Gerardo León, Begoña Soler, Pedro Medina Díaz, Nuria Castellote y Samuel Petit, decidió otorgar a ‘La Gruta’ el Premio al Mejor Mediometraje y a Vincent Le Port el de Mejor Dirección, haciendo así justicia a su arriesgada propuesta. El ambiente claustrofóbico que impregna la película alcanza su clímax en esa bajada a los infiernos que para Celeste (Zoé Cauwet) supone adentrarse en la cueva, donde la luz prácticamente desaparece a favor de las tinieblas. Vincent Le Port acudió a Valencia para recoger el premio valorado en 1.000 euros.

Fotograma de 'The Mouth', de Thomas Aufort. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘The Mouth’, de Thomas Aufort. Imagen cortesía de La Cabina.

El Premio del Público recayó en ‘The Mouth’, de Thomas Aufort, en torno a las habilidades de la joven Julia (Diane Rouxel) con el beatbox o caja de ritmos basado en la imitación vocal de la percusión. Esa habilidad, que pondrá a prueba su difícil adaptación en la Gran Manzana neoyorquina, dará lugar a diversas peripecias y al cuestionamiento de la sociedad competitiva actual. ‘Mientras hay vida, hay esperanza’, de Pero Kvesic, se llevó el Premio Amalgama valorado en 400 euros. En este trabajo poco convencional, propio de esta sección de La Cabina, un hombre se enfrenta a sus miedos creativos, a medio camino entre la necesidad de iluminar el mundo con la literatura y el peligro de cegarse por ella. El jurado otorgó una mención especial a ‘Freedom to Kill the Other’s Children’, de David Varela, referido al conflicto palestino israelí.

Y, como viene siendo habitual, el jurado de La Cabina tuvo que fijarse en otros apartados fílmicos igualmente importantes a la hora de realizar una película. Así, el Mejor Guión fue para Sebastian Schmidl por ‘Cariño’, Mejor Música y Mejor Fotografía para Christian Dellacher y Nino Peschel, ambos por sus respectivos trabajos en ‘La granja solitaria’ (otro de los mediometrajes inquietantes de la sección oficial del festival), mientras los premios al Mejor Actor y Mejor Actriz fueron concedidos Ex Aequo a Samuel González y Antonio Altamirano por ‘San Cristóbal’, y Marta Mazurek y Aleksandra Adamska por ‘Ameryka’.

Cartel de 'Limbo', de Konstantina. Imagen cortesía de La Cabina.

Cartel de ‘Limbo’, de Konstantina Kotzamani. Imagen cortesía de La Cabina.

Y este año, por primera vez, ha habido Premio al Mejor Cartel de la Sección Oficial de La Cabina, galardón que inaugura la película Limbo, de Konstantina Kotzamani. Película también extraña y sobrecogedora en torno a 12 niños, misteriosamente aislados, que presionan a un joven albino en una especie de danza coral sobre los prejuicios sociales. Una ballena encallada en la playa ofrece el contrapunto turbio a la historia. El Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia cerraba así su novena edición, seguida por numeroso público y con películas que suelen poner siempre difícil la elección del jurado.

Fotograma de 'La Gruta'.

Fotograma de ‘La Gruta’, de Vincent Le Port. Imagen cortesía de La Cabina. 

Salva Torres

Al rescate de mediometrajes Inéditos

Inèdits
Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia La Cabina
Del 3 al 13 de noviembre de 2016

En el mundo literario, ni los escritores, ni los críticos, ni los académicos, ni las editoriales, ni las distribuidoras, consideran al cuento un género menor. El relato breve es un género tan ennoblecido como la novela, el teatro o la poesía. Sólo traer a colación los nombres de Cortázar, Borges, Munro, Chejov. Escritores, entre otros, de cuentos.  Sus relatos breves  no sólo han enriquecido el género del cuento, sino también  la historia de la literatura  universal.

Fotograma de 'Agárrate el pañuelo, Tatiana', de Aki Kaurismaki. Festival La Cabina.

Fotograma de ‘Agárrate el pañuelo, Tatiana’, de Aki Kaurismaki. Festival La Cabina.

En cambio, en el universo cinematográfico el relato breve -cortometrajes, mediometrajes- es considerado un formato menor con respecto al largometraje, tanto para los cineastas, críticos, académicos, productores y distribuidores. El cortometraje y el mediometraje son considerados simples bocetos o bosquejos en la obra fílmica de los directores. Esto es, un proyecto previo a la dirección del primer largo, pero ni siquiera con el valor de ópera prima, sino como un  simple ejercicio de aprendizaje; o las trazas estéticas y narrativas preliminares al futuro o futuros largometrajes. De tal modo, que cuando se cita la filmografía de grandes directores, sus piezas breves quedan olvidadas o, en el mejor de los casos, disimuladas entre sus grandes títulos.

Fotograma de Koma, de Naomi Kawase. Festival La Cabina.

Fotograma de Koma, de Naomi Kawase. Festival La Cabina.

El festival de mediometrajes La Cabina, en la sección Inéditos, ha proyectado, sin disimulo alguno, los relatos breves de directores internacionales como Aki Kaurismaki, Abbas Kiarostami, Akira Kurosawa, Jean Eustache, Jacques Rivette, Naomi Kawase, y nacionales como José Luis Cuerda y Cecilia Bartolomé.

La sección Inéditos, junto al resto de las secciones que componen el festival La Cabina, rompe con el prejuicio de considerar los relatos breves de la filmografía de los directores como simples bocetos o bosquejos de su obra.

Fotograma de 'Agárrate el pañuelo, Tatiana', de Aki Kaurismaki. Festival La Cabina.

Fotograma de ‘Agárrate el pañuelo, Tatiana’, de Aki Kaurismaki. Festival La Cabina.

Begoña Siles

Tres directores acuden a La Cabina

Festival Internacional de Mediometrajes La Cabina
Del 3 al 13 de noviembre de 2016

Guillermo G. Peydró, director de uno de los mediometrajes que compiten en Amalgama, ‘La ciudad del trabajo’ (España, 2015), y dos directores de Sección Oficial, el polaco Milos Sakowski (‘El día de la abuela’) y la francesa Julie Gourdain (‘Un gran silencio’), estarán este sábado 12 de noviembre en La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia para presentar sus filmes y responder a las preguntas del público asistente. El festival encara así su penúltimo día, que finalizará con el segundo concierto de Visuals, protagonizado por Ratolines, grupo que actuó en directo en la Gala de Inauguración ante 1.300 personas.

El día de la abuela. Imagen cortesía de La Cabina.

El día de la abuela, de Milos Sakowski. Imagen cortesía de La Cabina.

La jornada comenzará con las sesiones de las 18.00h en la Filmoteca -Sección Oficial- y en el CC La Nau –Inèdits-. Será la última oportunidad de ver los mediometrajes de directores consagrados como Kurosawa o Cecilia Bartolomé con los títulos ‘Los hombres que caminan sobre la cola del tigre’ (Japón, 1945) y ‘Margarita y el lobo’ (España, 1969) respectivamente, que se proyectarán en el Aula Magna del centro cultural. Mientras que en la Sala Luis García Berlanga de la Filmoteca se proyectará, en su primera sesión, ‘El día de la abuela’ (Polonia, 2015), con su director Milos Sakowski, y ‘La granja solitaria’ (Christian Zipfel, Alemania, 2016).

En la sesión de las 20 h, Amalgama copará el Aula Magna del Centre Cultural La Nau con el pase doble de ‘La ciudad del trabajo’ (España, 2015), mediometraje que será presentado por su director Guillermo G. Peydró, y ‘Rosalía’ (Víctor Gonca, España, 2015). Y en la Filmoteca, ‘La Gruta’ (Vincent Le Port, Francia, 2015) y ‘Un Gran Silencio’ (Francia-Bélgica, 2015), ambientado  en 1968, en el que Marianne de 19 años, es internada en un hogar para chicas jóvenes lejos de su familia y amigos. Julie Gourdain, directora del film, lo presentará y participará un coloquio posterior.

Ratolines. Imagen cortesía de La Cabina.

Ratolines. Imagen cortesía de La Cabina.

Y para finalizar la programación del sábado, a las 22.00h en la Filmoteca tendrá lugar el último pase de Sección Oficial antes de conocer el ganador del Premio al Mejor Mediometraje, que se otorgará en la Ceremonia de Clausura el domingo 13 en el CC La Nau. Arrancará con el film ganador del premio Teddy en la Berlinale 2015, ‘San Cristóbal’ (Omar Zúñiga Hidalgo, 2015, Chile), y le seguirá ‘Dolça’ (Laure Bourdon, 2015, Francia).

En el Centre Cultural La Nau, se realizará el segundo y último de los conciertos que conforman la nueva sección de La Cabina, Visuals. El grupo valenciano Ratolines, formado por Jaime Navarro (voces y guitarras), Carmelo Pastor (teclados y trompeta), Jaume Pallardó (bajo), Sisco Cebrián (samplers) y Luis (batería), enlazan capas de psicodelia pop, arreglos y vientos con aroma de banda sonora, elaboradas armonías vocales y texturas envolventes para componer un dream pop ensoñador. Además, suman a su música en directo potentes visuales que se podrán disfrutar en la Sala Matilde Salvador a las 22 horas.

Fotograma de 'Un gran silencio'. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘Un gran silencio’, de Julie Gourdain. Imagen cortesía de La Cabina.

Donald Trump, entre Jesucristo y Hitler

The Art of the Deal, de Jeremy Konner
Festival Internacional de Mediometrajes La Cabina
Del 3 al 13 de noviembre de 2016
Sala Luis García Berlanga de la Filmoteca de Valencia
Plaza del Ayuntamiento, 17. Valencia
Estreno mundial: martes 8 de noviembre, a las 20.00h

“Este es el segundo libro más vendido después de la Biblia, aunque ésta la escribieron entre 12 tíos”. Así le explica Donald Trump a un niño, que entra por equivocación en su despacho, el éxito de su best seller ‘The Art of the Deal’. El chaval, que acudía a la presentación del libro, aprovecha la ocasión para que el candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos le firme el ejemplar y de paso le cuenta su vida. Poniéndose a la altura del mismísimo Jesucristo, Trump va desgranando su triunfadora existencia, encarnado por un histriónico Johnny Depp en el mediometraje que se ha estrenado a nivel mundial en Valencia dentro del festival La Cabina.

Johnny Depp caracterizado como Donald Trump en la película 'The Art of the Deal', de Jeremy Konner. Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia La Cabina.

Johnny Depp caracterizado como Donald Trump en la película ‘The Art of the Deal’, de Jeremy Konner. Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia La Cabina.

La película dirigida por Jeremy Konner refleja en clave satírica la personalidad de Trump, cuya filosofía existencial queda resumida al final del mediometraje en su propia lección de vida: “¡Pásalo bien!” Divertimento que es desglosado en diversos capítulos por el Trump de ficción mediante sospechosas artes: “El arte de intimidar a inquilinos de renta antigua, el arte de ganar demandas falsas por discriminación, el arte de comprar un casino a la familia Hilton y el arte de casarse con una preciosa inmigrante”, su mujer de origen checoslovaco Ivana Trump. Así va explicando al niño su vertiginosa y competitiva vida.

“Los triunfadores siempre estamos al teléfono, aunque no haya nadie al otro lado”, dice Trump en un momento de ‘The Art of the Deal”. El chaval le sigue ensimismado sus explicaciones hasta que es cambiado por otro niño, y así sucesivamente, cuando algún comentario no le gusta. Johnny Depp, fielmente caracterizado y sobreactuando, con el fin de adaptarse a la propia sobreactuación del candidato a la Casa Blanca, forjado a sí mismo a golpe de show televisivo, va narrando diversos episodios de su vida a modo de autobiografía paródica.

Cuando habla de la Quinta Avenida de Nueva York, Trump reconoce que tuvo dos sueños: disparar en la calle a un transeúnte y verle morir (gesto surrealista por antonomasia) y construir un rascacielos. Esos delirios de grandeza que vinculan el acto criminal con el levantamiento de un emporio financiero dibujan el perfil de Trump, que Konner subraya en su película con trazo grueso. Otro ejemplo: cuando el arquitecto que le hace los planos de lo que será el Taj Mahal, casino de Atlantic City emblema de su poder, se desmarca de su origen alemán diciendo que Adolf Hitler fue “terrible”, el empresario le advertirá: “¡No te metas con él!”.

Fotograma del mediometraje 'The Art of the Deal', de Jeremy Konner. Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia La Cabina.

Fotograma de ‘The Art of the Deal’, de Jeremy Konner. Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia La Cabina.

Donald Trump es, a través de sus continuos excesos y exabruptos verbales, ridiculizado en ‘The Art of the Deal’, cuya proyección el festival de mediometrajes La Cabina ha querido hacer coincidir con las elecciones a la presidencia de los Estados Unidos, que se celebran mañana martes 8 de noviembre. Así, cada vez que estrecha la mano de alguien para cerrar un trato, se oye tras el movimiento de los brazos el sonido de una caja registradora. Los otros siempre comparecen como potenciales clientes a los que convencer o destruir.

Tampoco sale bien parado en cuestión de amores. Su esposa Ivana es igualmente ridiculizada, en tanto mujer objeto a la que tan pronto ensalza por sus encantos naturales como desprecia vilmente. En esa montaña rusa se mueve Donald Trump: “Me he pasado la vida destruyendo vidas y aún así me siento vacío”. Vacío que no deja de llenar con nuevos planes de construcción faraónica siempre ligados a la destrucción colateral de cuantos se lo impiden. Jeremy Konner, una vez finalizada la película, propone su destrucción como catarsis liberadora. Otra cosa es que lo consiga, porque como dice el propio Trump: “¡Soy inmortal!”. Que nadie, entonces, le de por muerto, pase lo que pase mañana en las elecciones que le enfrentan a Hillary Clinton. El festival La Cabina ha dejado constancia ¿paródica? de ello.

Ver noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Fotograma de 'The Art of the Deal', de Jeremy Keene. Festival Internacional de Mediometrajes La Cabina.

Fotograma de ‘The Art of the Deal’, de Jeremy Konner. Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia La Cabina.

Salva Torres

Tres preestrenos de La Cabina

Fiesta de Presentación del Festival La Cabina
Las Naves
C / Juan Verdeguer, 16. Valencia
Viernes 21 de octubre, 2016, a las 20.30h

A dos semanas de la inauguración, que se celebrará el 3 de noviembre en el Palau de les Arts Reina Sofía, La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia, organizado por el Aula de Cinema de la Universitat de València, CulturArts y Conselleria de Cultura a través de la Dirección General, comienza su cuenta atrás con la II Fiesta de su novena edición. La Fiesta tendrá lugar el viernes 21 de octubre a las 20:30h en Las Naves – Espai d’Innovació i Creació y cuenta con la colaboración de Cervezas Turia. En esta ocasión, los asistentes podrán ver tres preestrenos de Sección Oficial que compiten este año: ‘Éclair’ (Marko Gjokovic, Macedonia, 2016), ‘Ameryka’ (Aleksandra Terpinska, Polonia, 2015) y ‘El día de la abuela’ (Milos Sakowski, Polonia, 2015).

Éclair. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de Éclair. Imagen cortesía de La Cabina.

La Cabina abrirá boca entre los asistentes ofreciendo una velada de cine de calidad de entre 30 y 60 minutos. La Fiesta de Presentación comenzará con la proyección del mediometraje ‘Éclair’ (Marko Gjokovic, Macedonia, 2016). Una historia que nos traslada a la Yugoslavia de 1980 en la que Marko, el hijo de la cocinera en la villa del Marsical Tito, tiene la oportunidad de probar la comida que ha visto cocinar durante toda su vida.

Fotograma de Ameryka. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de Ameryka. Imagen cortesía de La Cabina.

Tras ella, toca el turno de ‘Ameryka’ (Aleksandra Terpinska, Polonia, 2015). Un film crudo en el que la relación de dos amigas, Anka y Dzastina, cambia para siempre tras un día en el que deciden escapar de su monotonía.

Fotograma de 'el día de la abuela'. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘El día de la abuela’. Imagen cortesía de La Cabina.

Y para finalizar las proyecciones, el mediometraje ‘El día de la abuela’ (Milos Sakowski, Polonia, 2015), el tercero de los preestrenos de la Sección Oficial de La Cabina 2016. El film narra un día en la vida de Tomek, un joven que estafa a la gente mayor hasta que encuentra a una señora que le descubre y lo encierra en su piso. Le propone un trato: él cobrará si finge ser su nieto cuando les visite un trabajador social… La velada se completará con una sesión de DJ Plaktom.