«La muerte la tengo asumida, la he visto mucho»

Moreatón, de José Morea
Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat (MuVIM)
C / Quevedo, 10. València
Hasta el 24 de noviembre de 2019

“Soy cáncer, pues hala, jódete”. José Morea (Chiva, 1951) no puede contener, como sucede en su obra, el desgarro interior que constituye su manera de ser y su forma de pintar. Lo dijo a propósito de un cáncer del que ha sido operado y que, por fortuna, parece controlado, llevándolo al terreno del horóscopo y al del humor negro. “La muerte la tengo asumida, la he visto mucho”, apuntó, recordando la enfermedad y los pocos meses de vida que le daban. Ahora, recién recuperado del “bichito”, como él lo llama, Morea hace acopio de sus 40 años de trabajo en el cubo del MuVIM, allí donde el museo, como recordó la diputada Glòria Tello, “nunca cierra”.

Bajo el título de Moreatón (“suena a maratón”; “no, qué va, se refiere a Tutankamón”, corrigió el artista), José Morea se adentra en la muerte, para dejar testimonio plástico de su visión en una muestra que él calificó de “lúdica y colorista”. Un “cóctel de obras” que repasa de un modo cronológico y como si fuera una “especie de dibujo animado”, lo que ha sido su trayectoria artística, tomando como referencia esa muerte que él desdramatiza. 

Vista interior del cubo donde se expone ‘Moreatón’, de José Morea. Imagen cortesía del MuVIM.

Y es que Morea no entiende la existencia bajo el gran ojo de Dios que aparece en una de las caras del cubo del MuVIM, sino constituida por la misma energía que destila su obra y su manera de entender la vida. Energía diríase volcánica, cuya lava apenas se mantiene apaciguada durante los breves instantes en que le toca explicarla públicamente. Lejos de los focos mediáticos, Morea la emprende a sablazos para depositar en su obra, como si fuera un tigre de Bengala, el fuego interior que anima, y de qué manera, su dilatada producción.

De la muerte, como apunta Vicente Jarque en el escrito que acompaña a la exposición, se ha ocupado el artista de diversas maneras en su trabajo, “a veces en imágenes torvas, o de connotaciones peligrosas o directamente autodestructivas, o en otras en las que manifestaba su asombro antes los mártires, pero siempre sin hacer de ella un drama”. No solo apartándose del drama, sino ocupándose de esa muerte a carcajadas, que resuenan en la explosión cromática que viene a sacudir el conjunto de su obra.

De hecho, el “ojo mesiánico de Dios”, al que aludió el propio artista, lejos de poner su mirada en un supuesto valle de lágrimas, se abre a la visión del espectador, para que sea éste quien pueda acceder al interior del cubo donde están las momias vinculadas a Tutankamón. De ahí la ironía del título expositivo, que si bien alude al Egipto faraónico embalsamador de muertes, tampoco reniega de ese maratón de imágenes que da cuenta de la intensa vida del artista. “La idea de Dios está ahí, pero mostrada con ironía”, señaló Morea, apuntando al “agujero de voyeur” que permite ver lo que el vinilo impide.

Dos obras de la exposición ‘Moreatón’, de José Morea, en el MuVIM. Foto: Makma.

Moreatón tiene su arranque en el escaparate del MuVIM, donde una serie de piezas remiten al posterior desarrollo de la exposición en el cubo exterior. Un cubo forrado con imágenes sobre vinilo que, a modo de gran carrusel o tiovivo, rememoran los diferentes estados de ánimo del artista, plasmados en obras que fueron creadas en lugares tan distantes como Pedralba, Valencia, Madrid, roma, Taormina o Salvador de Bahía, por citar algunos. Como dijo en alguna otra ocasión, “mi vida ha sido de pegar saltos”.

Impulsado por esa energía interior volcánica, Morea ha ido desmitificando no sólo el carácter tenebroso de la muerte, sino el sexo y la religión, por distintas razones. Su cosmogonía, sin duda reflejada en el aluvión de imágenes recogidas en el cubo y que conviene examinar con detenimiento, está más apegada a la tierra que al cielo: “El único título que tengo es el de perito agrícola”, apuntó con ironía. Una tierra llena de sepulturas que remiten a las reliquias de los santos Ambrosio, Gervasio y Protasio de la cripta de la basílica romana de Milán, aludidos por el artista.

“Las momias, en realidad de rostros intercambiables, no transmiten dolor, sino que incitan a la meditación”, señala Jarque. Meditación sobre la vida a través de la muerte que a Morea le ha rondado meses pasados. La “deuda histórica” que, según Amador Griñó, jefe de Programación del MuVIM, tenía el museo con el artista de Chiva queda saldada, mediante una exposición abierta las 24 horas del día y hasta el 24 de noviembre. Exposición en la que el visitante podrá contemplar el pulso de Morea entre eros y tánatos: “Una confrontación de la muerte junto al repaso y celebración de una vida”, precisa Jarque.

José Morea, ante el cubo del MuVIM donde se expone ‘Moreatón’. Foto: Makma.

Salva Torres

José Morea: sus viajes, su vida, su arte

Siete Series Viajes y Vidas, de José Morea
Espai d’Art Contemporani ‘El Castell’ (E CA)
Plaza Roja. Riba-roja (Valencia)
Hasta el 27 de mayo de 2018

El Espai d’Art Contemporani El Castell (E CA) de Riba-Roja de Túria acoge la exposición ‘Siete Series Viajes y Vidas’ del pintor José Morea. Esta muestra retrospectiva ocupa las diferentes salas del centro para mostrar la gran variedad de etapas y viajes del artista durante las décadas de los 80 y los 90. José Morea (Chiva, 1951) es uno de los artistas más relevantes del panorama creativo valenciano, figura clave en la renovación del lenguaje pictórico en el último tercio del pasado siglo. La exposición se podrá visitar hasta el próximo 27 de mayo.

En primer lugar, ‘Personajes / Forzudos’ recoge obras firmadas mayoritariamente a principios de la década de los 80. Esas telas muestran figuras humanas, donde se suceden los autorretratos, con una fuerte carga figurativa. Sin embargo, las escenas representadas se pueden considerar cotidianas: un hombre escuchando música, un pinchadiscos fumador, una estampa familiar, etc. Aquí ya se observa el uso de las técnicas mixtas y la explosión cromática en lienzos de gran tamaño.

Vista de la exposición de José Morea en El Castell de Riba-roja de Túria. Fotografía de Rocío Sierra por cortesía del E CA.

Vista de la exposición de José Morea en El Castell de Riba-roja de Túria. Fotografía de Rocío Sierra por cortesía del E CA.

En ‘Egipcios / Doñana’ se reflejan las primeras muestras del nomadismo de Morea. Así, predominan las piezas firmadas en Madrid, durante su estancia en la Casa de Velázquez, y en su estudio de Pedralba. En este caso, destaca el empleo de los óleos para plasmar los modelos de apariencia egipcia (Nefertiti, Lota, las momias) y las técnicas mixtas para los personajes de Doñana, con las primeras aproximaciones a los animales y a los forzudos.

En 1984, el artista se trasladó a Roma con la intención de empezar una nueva etapa. En la capital italiana, Morea pintaba en la gran terraza del antiguo estudio de Rafael Alberti en el Trastevere. Rodeado por la naturaleza, sus pinceles, sus manos, sus pies y su cuerpo recrearon personajes de la Ciudad eterna y sus mitos. Estos trabajos, junto a los firmados en la década de los 90 en Taormina (Sicilia), configuran la serie ‘Italia’.

José Morea ante una de sus obras. Fotografía de Rocío Sierra por cortesía del E CA.

José Morea ante una de sus obras. Fotografía de Rocío Sierra por cortesía del E CA.

La sección ‘Nostalgia porcina’ incluye obras concebidas en València o Chiva entre 1985 y 1998. Encontramos bodegones que nos miran con sus propios ojos, personajes mitológicos y esos objetos mundanos que el pintor altera con el uso de su paleta.

Un faisán ácido, una cebra techno y un cisne azul se erigen en protagonistas de algunos de los cuadros de ‘Acid B Mallorca’. Las telas aquí incluidas fueron creadas entre 1989 y 1998 en Barcelona y Mallorca. También se pueden admirar, una vez más, elementos comunes alterados (un globo terráqueo, una bici accidentada, los zapatitos de Jeanne Moreau), así como plantas con propiedades humanas y los primeros trazos de temática asiática.

José Morea, en el centro, con Francisco Caparrós (izda), Toni Cantó y Robert Raga. Fotografía de Rocío Sierra por cortesía del E CA.

José Morea, en el centro, con Francisco Caparrós (izda), Toni Cantó y Robert Raga. Fotografía de Rocío Sierra por cortesía del E CA.

La libertad creativa de Morea también se expresó sobre la moqueta. En este material pintó una Harpía verde y motivos de la cultura japonesa (‘El gran mikado’, ‘La japonesa de Yakutaky’). Estas obras se exhiben en la sección ‘Orientalia’ junto a telas que reflejan pesadillas etílicas, dioses en decadencia y ensoñaciones espirituales.

Por último, ‘Las Américas’ reúne los cuadros creados en América Latina, fundamentalmente en Brasil, entre 2001 y 2012. Son bodegones donde destacan una rodaja de sandía con pechos, el uso de los colores primaverales o el rojo intenso y una naturaleza muerta de brazos sobre un cáliz. Asimismo, se perciben sombras humanas, animales antropomórficos y una nueva serie de autorretratos que, en este caso, no tienen rostro.

José Morea ante una de sus obras. Fotografía de Rocío Sierra por cortesía del E CA.

José Morea ante una de sus obras. Fotografía de Rocío Sierra por cortesía del E CA.

Cartel de Mariscal para una Mostra Viva en transición

Presentación del cartel de Mostra Viva, obra de Javier Mariscal
Mostra Viva del Mediterrani 2016
Del 7 al 15 de octubre de 2016

Mostra Viva del Mediterrani 2016 vuelve en octubre con una propuesta más ambiciosa e internacional, pero con el mismo objetivo: hacer de Valencia y el País Valencià un lugar de encuentro y de debate sobre las culturas y los conflictos de este convulso mar Mediterráneo. El equipo de Mostra Viva considera que hoy más que nunca es preciso descubrir otras miradas y tender puentes que acerquen las cosas que compartimos, pero también las que nos hacen diferentes. Y Valencia no puede quedar al margen de este proceso.

En la presentación del cartel, de la sintonía y de las grandes líneas de Mostra Viva del Mediterrani 2016 han asistido, entre otros, Albert Girona, Secretari Autonòmic de Cultura i Esport;  Abel Guarinos, director de CulturArts; Ramón Vilar, regidor d’Hisenda; Manuel Mata, sindic del PSOE a les Corts; Emili Payà, coordinador d’Octubre CCC; Andreu Iranzo director de la Fundació ACM; Gérard Teulìere, director del  Institut Français, y Ángela Nzimbi del Comité Español de Ayuda al Refugiado.

Cartel de Mostra Viva del Mediterrani 2016, obra de Javier Mariscal. Imagen cortesía de la organización.

Cartel de Mostra Viva del Mediterrani 2016, obra de Javier Mariscal. Imagen cortesía de la organización.

Javier Mariscal ha diseñado y cedido un cartel que muestra, desde un oscuro primer plano, una ventana abierta a la luz y la esperanza. Con él se cierra el círculo de los artistas que colaboraron con la primera Mostra de Valencia: Artur Heras (Mostra Viva 2013), José Morea (Mostra Viva 2014) y Manuel Boix (Mostra Viva 2015).

Vicent Tamarit, Vicent Garcés, Giovanna Ribes, Maite Ibañez, Vicent Gregori y otros miembros del equipo de Mostra Viva han presentado las novedades de una edición calificada de transición hacia una consolidación que se espera certificar en 2017.

La nómina de entidades que prestan su apoyo se ha ampliado considerablemente. Permanecen las que hicieron posible el proyecto: la Universitat de València, la Asamblea de Ciudadanos y Ciudadanas del Mediterráneo, Octubre Centro de Cultura Contemporánea, la SGAE, la Casa Árabe, el Instituto Europeo del Mediterráneo, el Parlamento Europeo, Dones en Art, la Facultat de BB.AA. de la Universitat Politècnica de València, el Institut Français, cervezas Turia.

Y se añaden otras nuevas como el Ajuntament de València, la Diputació de València, la Secretaria Autonómica de Cultura i Esport, CulturArts, la Agència Valenciana de Turisme, la Autoridad Portuaria, el Comité Español de Ayuda al Refugiado, el Consell Valencià de Cultura. Su apoyo se concreta en ayuda directa y en la cesión de locales. Y por ello los espacios se amplian: el Centre Cultural la Nau albergará cine y música; el IVAM, debates; Octubre CCC, cine y artes visuales; el MuVIM concentrará las actividades para público infantil y familiar, como circo, narración oral, talleres educativos y acciones culturales; el Palau de la Música, los grandes conciertos; el Paseo de la Mostra y la Fábrica de Hielo, fiestas, gastronomía, exposiciones y debates solidarios; San Miguel de los Reyes será la sede del Encuentro de Escritores y Escritoras. Otra novedad es la colaboración de Aragó Cinema donde se programaran sesiones nocturnas.

El director Ettore Scola, homenajeado en Mostra Viva del Mediterrani 2016.

El director Ettore Scola, homenajeado en Mostra Viva del Mediterrani 2016.

La inauguración será el día 7 de octubre en el Palau de la Música y la clausura el sábado 15 en el Teatro Principal. El esquema de ocho áreas temáticas se mantiene con la Mostra de Cine del Mediterrani, que ofrecerá largometrajes, documentales y cortometrajes de la mayoría de los países ribereños, homenajes a Ossama Mohammed y Ettore Scola, especial atención al cine valenciano, kurdo, palestino, saharaui y al cine hecho por mujeres.

La Trobada de Música del Mediterrani, sin olvidar nuestras bandas de música, acercará grupos de las riberas norte, este y sur. El Encontre d’Esriptors/es del Mediterrani gana peso en su nueva sede y unirá la música a las voces de poetas y narradores. La Escena del Mediterrani vuelve a apostar por el circo y la narración oral. Las Arts Visuals de Mediterrani mantiene el fructífero diálogo de alumnos y profesores de Bellas Artes con el mar.

Los Debats del Mediterrani profundizarán en las diversas caras de este mar mítico e infernal. La Gastronomía del Mediterrani indagará en la variedad y calidad de la dieta mediterránea. La Mostra Educativa y las actividades de acción cultural demostrarán que arte y cultura es algo cercano y participativo. Todas estás áreas coincidirán en diez intensos días, pero la perspectiva es que vayan adquiriendo personalidad propia y puedan celebrarse por separado a lo largo del año.

Como actividad pre-Mostra, el miércoles 15 de junio a las 19.00 horas en la Nau, se proyectará Sólo los muertos vuelven a casa, coproducción de Austria-Kurdistan, dirigida en 2015 por Tina Leisch y Ali Can, con presencia de este y del actor y activista kurdo Mem Hassaf.

El 23 de septiembre se presentará la programación completa de Mostra Viva del Mediterrani 2016 y se celebrará una fiesta pre-Mostra en la Fábrica de Hielo, en el Cabanyal, junto al olvidado Paseo de la Mostra.

Foto de equipo de Mostra Viva del Mediterrani 2016, en la Sala Berlanga de la Filmoteca de Valencia. Imagen cortesía de la organización.

Foto de equipo de Mostra Viva del Mediterrani 2016, en la Sala Berlanga de la Filmoteca de Valencia. Imagen cortesía de la organización.

Nuevas tensiones del bodegón de caza

Bodegons de Caza-doras
Colegio Mayor Rector Peset
Plaza Horno de San Nicolás, 4. Valencia
Inauguración: jueves 14 de abril, a las 20.00h
Hasta el 29 de abril de 2016

El Colegio Mayor Rector Peset y el colectivo Cazadoras Asociados presentan la muestra ‘Bodegons de Caza-doras’, en la Sala de la Muralla de la institución universitaria. La exposición estará abierta hasta el próximo 29 de abril.

En ella, el colectivo Cazadoras Asociados interroga las claves del género pictórico denominado “bodegón de caza” y lo somete a nuevas tensiones  expresivas y perceptivas de la mano de los artistas Guillermo Peyró, Ximo Amigó, Enrique Carrazoni, Rubén Tortosa, Paco Sebastián, Julio Bosque, Pepe Romero,  Calo Carratalá, Joan Verdú, Jarr, Bia Santos, Antonio Girbés, Enrique Llinares, José Morea y Manolo Rey Fueyo.

Así, una de las obras canónicas de este género en la Historia del arte, ‘Bodegón del cardo y perdices’, del pintor del siglo XVI Juan Sánchez Cotán,  resuena poderosa en los trabajos de  Guillermo Peyró, Ximo Amigó y Enrique Carrazoni así como en la instalación de Rubén Tortosa.

Por su parte, el repertorio iconográfico del género, aspecto al que alude Paco Sebastián en su obra, incluye objetos para hablar de la muerte o la violencia, pero también de banquete y celebración. Así, las armas, evocadas en la instalación de Julio Bosque y en la pintura de Pepe Romero, en este caso las propias del artista.

O los animales, protagonistas de las pinturas de Calo Carratalá y Joan Verdú y las instalaciones de Jarr y Bia Santos. El asunto se complica cuando la pieza representada es un ser humano, como en la fotografía de Antonio Girbés o las pinturas de José Morea y Enrique Llinares.  Por último, la pintura de Manuel Rey Fueyo remite al ineluctable paso del tiempo y a la necesidad de expiación.

Obra de Enrique Carrazoni. Imagen cortesía de Cazadoras Asociados.

Obra de Enrique Carrazoni. Imagen cortesía de Cazadoras Asociados.

Cazadoras Asociados: el arte se pone a tiro

Galería de tiro, por Cazadoras asociados
Sala de la Muralla
Colegio Mayor Rector Peset
Plaza Horno de San Nicolás, 4. Valencia
Hasta el 8 de mayo

El artista es un cazador. No persigue animales furtivos y salvajes, sino resignificar lo insignificante o lo que pasa desapercibido. El artista empuña sus armas –la línea, el color, el volumen, la electrónica- para alumbrar lo que no se suele, o no se quiere, ver y obligar a hacerle frente, mirarlo de otra manera, y pensarlo. Y, como el cazador, cultiva la paciencia, anda alerta, se arriesga y persevera.

Vista general de la exposición 'Galería de tiro', en el Colegio Mayor Rector Peset. Cazadoras asociados.

Vista general de la exposición ‘Galería de tiro’, en el Colegio Mayor Rector Peset. Cazadoras asociados.

Esta afinidad y, en especial el hecho de haber realizado las reuniones de constitución como colectivo en la antigua sede de una asociación de cazadores, impulsaría a un grupo de artistas de consolidada trayectoria individual a adoptar el nombre de Cazadoras asociados para las acciones, o exposiciones, que emprendieran juntos. No tardarían mucho en convocar una con el arte de la caza como leitmotiv. Su resultado se muestra en esta sala.

La exposición reúne 17 piezas, una por cada uno de los participantes. Todas ellas tienen como referencia la diana, dispositivo utilizado como blanco de tiro y figura polisémica donde las haya.

Vista de la exposición 'Galería de tiro', en el Colegio Mayor Rector Peset. Cazadoras asociados.

Vista de la exposición ‘Galería de tiro’, en el Colegio Mayor Rector Peset. Cazadoras asociados.

De manera paradójica, el uso recurrente de los círculos concéntricos, motivo que habitualmente conforma la diana, resalta la singularidad de cada obra, su propio “relato”, un relato derivado del código expresivo, las inquietudes y la intención de cada autor.

Algunas de las obras están gobernadas por la crítica al abuso de poder o a la violencia, otras incluyen alusiones autobiográficas o remiten a la filosofía zen, la literatura o el arte; las hay que interaccionan con el espectador…; todas emocionan.

Obras de la exposición 'Galería de tiro', en el Colegio Mayor Rector Peset. Cazadoras asociados.

Obras de la exposición ‘Galería de tiro’, en el Colegio Mayor Rector Peset. Cazadoras asociados.

Puestas en común, configuran una sugestiva galería de tiro. A su vez, entablan diálogos cruzados entre ellas que propician nuevas interpretaciones, matices inesperados. Se trata de dejar que la mirada se cobre, complacida, la perturbadora verdad que contienen.

Buen tiro.

Adenda: los participantes en la exposición son Ximo Amigó, Julio Bosque, Calo Carratalá, Enrique Carrazoni, Toni Domènech, Antonio Girbés, Jarr, José Morea, Guillermo Peiró Roggen, Manolo Rey Fueyo, Pepe Romero, Manuel Sáez, Bia Santos, Sebastián Nicolau, Rubén Tortosa, Lukas Ulmi y Joan Verdú. Por su parte, el también miembro del colectivo y gerente del IVAM, Joan Llinares, se suma por primera vez a una de las acciones del grupo retomando así una actividad en la que dio sus primeros pasos profesionales.

Obras de la exposición 'Galería de tiro', en el Colegio Mayor Rector Peset. Gentileza de Cazadoras asociados.

Obras de la exposición ‘Galería de tiro’, en el Colegio Mayor Rector Peset. Gentileza de Cazadoras asociados.

Toni Picazo

Homenaje a Evarist Navarro en el Rector Peset

Homenaje a Evarist Navarro
Sala la Muralla del Colegio Mayor Rector Peset
Plaza Horno de San Nicolás, 4. Valencia
Inauguración: miércoles 28 de enero, a las 20.00h
Hasta el sábado 31 de enero, 2015

Cazadoras Asociados en colaboración con el Colegio Mayor Rector Peset de la Universidad de Valencia dedican una exposición colectiva a la memoria de Evarist Navarro, ideólogo y principal impulsor de este colectivo de artistas.

En la muestra participan los miembros del grupo: Ximo Amigó, Julio Bosque, Calo Carratalá, Enrique Carrazoni, Toni Domènech, Antonio Girbés, Jarr, José Morea, Guillermo Peiró Roggen, Manolo Rey Fueyo, Pepe Romero, Manuel Sáez, Bia Santos, Sebastián Nicolau, Rubén Tortosa, Lukas Ulmi y Joan Verdú. Por su parte, Carmen Calvo y Miquel Navarro también han querido sumarse a este homenaje.

Tarjeta del homenaje que Cazadoras Asociados rinde a Evarist Navarro.

Tarjeta del homenaje que Cazadoras Asociados rinde a Evarist Navarro.

Cada uno de los 19 artistas que participan en esta colectiva expresa, a través de su propio lenguaje estético, su reconocimiento al artista y a la persona, con referencias explícitas en algunos casos, o de manera más indirecta en otros. La exposición también incluye el último trabajo de Evarist Navarro, una pintura al óleo que el artista realizó estando ya gravemente enfermo.

Evarist Navarro (Castelló de Rugat, 1959-2014) formó parte de la generación de artistas valencianos cuya obra ocupó un lugar destacado en la renovación de la escultura en España en los años ochenta del siglo XX. Formado entre Barcelona y Valencia, doctor en Bellas Artes y profesor de la Universidad Politécnica de Valencia, su obra está presente en numerosas intervenciones de obra pública en nuestro país, así como en colecciones de instituciones públicas como el IVAM.

Morada de Chipi, obra de Evarist Navarro expuesta en el IVAM. Cortesía del museo valenciano.

Morada de Chipi, obra de Evarist Navarro expuesta en el IVAM. Cortesía del museo valenciano.

Mostra Viva, ¡comienza la fiesta!

Mostra Viva – Cinema del Mediterrani
La Nau, Botànic, OCCC, SGAE, Teatro Flumen
Hasta el lunes 8 de diciembre

Llegó el día y se cumplieron las expectativas. Arrancó por todo lo alto la segunda edición de la Mostra Viva – Cinema del Mediterrani, proyecto desarrollado por una asociación ciudadana que reivindica valores culturales imprescindibles en nuestra sociedad.

El acto arrancó con una divertida animación protagonizada por el actor Vicente Cortés, en la que no faltó una crítica mordaz a la situación actual (crisis, recortes, desempleo…). “El futuro está delante”, anunciaba Vicente Cortés señalando la pantalla que se encontraba en el Aula Magna de la Nau, donde se desarrolló la apertura de la Mostra Viva.

De izquierda a derecha, Maribel Casany, Mario Patané, Antonio, Ariño, Begoña Pozo y Vicent Tamarit. Imagen cortesía de Mostra Viva.

De izquierda a derecha, Maribel Casany, Mario Patané, Antonio Ariño, Vicent Tamarit y Begoña Pozo. Imagen cortesía de Mostra Viva.

Cogió el testigo la presentadora valenciana Maribel Casany, que condujo de manera amena la ceremonia y presentó a los integrantes de la mesa central compuesta por: Antonio Ariño (Vicerrector de Cultura e Igualdad de la Universidad de Valencia), Vicent Tamarit (President de Mostra Viva), la poetisa Begoña Pozo y el cineasta italiano Mario Patané.

Maribel Casany dio la palabra en primer lugar a Antonio Ariño, quien se mostró “satisfecho y orgulloso de que entidades ciudadanas vayan a la Nau para organizar eventos culturales dirigidos al público”. De igual modo, afirmó estar “muy contento de encontrarse de nuevo con Mostra Viva”.

Seguidamente se proyectó el documental dirigido por Joan Dolç titulado ‘Retrat d´un home que pinta’, que se centra en el trabajo del tristemente desaparecido pintor Jordi Ballester. El cartel de este año es obra de la generosidad y gran trabajo de José Morea, si bien se había realizado el encargo al propio Jordi Ballester que no pudo finalizar el diseño pero cuya memoria permanece entre todos los integrantes que conforman Mostra Viva. Jordi Ballester, un pintor que afirmaba “estar fuera de la moda pero pintando lo que me apetece”.

Fotograma del video de Joan Dolç sobre Jordi Ballester. Mostra Viva.

Fotograma del video de Joan Dolç sobre Jordi Ballester. Mostra Viva.

Tras el documental habló Vicent Tamarit, quien agradeció la presencia del público y desglosó el programa de los próximos días. Remachó su intervención con un toque reivindicativo y es que Tamarit recordó a los activistas que se enfrentan a una pena de hasta dos años y ocho meses de cárcel, además de indemnizaciones y multas de 360.000 euros por pintar ‘Peligro nuclear’ en la central de Cofrentes. El presidente de la Mostra Viva afirmó estar en “solidaridad con todas las personas que conservan el medio ambiente. Nuestro apoyo a los activistas. No a las nucleares”.

Cartel de la película de Oussama Mohammad, Estrellas de día, proyectada en Mostra Viva.

Cartel de la película de Oussama Mohammad, Estrellas de día, proyectada en Mostra Viva.

Uno de los cineastas homenajeados es el realizador sirio Oussama Mohammad, que consiguió la Palmera de Oro en la Mostra del año 1988. Así, los asistentes pudieron ver un breve fragmento de su ópera prima: ‘Estrellas del día’.

Para seguir perfilando la amplitud y diversidad de contenidos, se presentó el cortometraje ‘Syber Café’, obra del realizador Sandro de Todaro. Pero no sólo el cine estará presente en esta Mostra Viva. Son muchos los ámbitos culturales que tienen cabida, como son por ejemplo las artes plásticas, la escena, el debate o la poesía. Por ello, la poetisa Begoña Pozo introdujo algunos otros temas que se van a desarrollar desde hasta el próximo lunes. “La poesía es esencial. Decir poesía es decir arte, literatura, cine…”, afirmó Pozo. Además, dio un toque mágico al acto de apertura tras leer un poema de una mujer afgana asesinada vilmente por escribir un libro. “La Mostra es algo que necesitamos. Que venga una tercera, una cuarta… Endavant!”, exclamó Begoña Pozo.

Libro de Mario Patané sobre Ángela Molina, presentado en Mostra Viva. Imagen cortesía de la organización.

Libro de Mario Patané sobre Ángela Molina, presentado en Mostra Viva. Imagen cortesía de la organización.

Se homenajeó también al gran actor italiano Claudio Bigagli y a continuación habló el cineasta Mario Patané. Toda una vida dedicada al cine la de Patané, que dejó anécdotas muy destacables como el paralelismo de su vida con la del niño protagonista del célebre film ‘Cinema Paradiso’. “Amo Valencia y amo la Mostra Viva”, decía Mario Patané, que además presentó el libro ‘Buone notizie: Ángela Molina’, centrado en la incombustible actriz española.

Una Mostra Viva que no sería posible sin el enorme esfuerzo de todos los miembros del equipo. Es por eso que se tuvo un más que merecido recuerdo a Paco Carrasco, Josep Lluís Forteza y Honorio Rancaño, directores y secretario técnico de la Mostra de Valencia en su primera fase y que, por desgracia, nos dejaron. Un bonito y sentido recuerdo.

El colofón a la gala fue la proyección del clip Mostra Viva 2014, con música de Pep Gimeno “’Botifarra’, y que nos dejaba unas pinceladas muy sugerentes de lo que se avecina. El Vicerrector de Cultura e Igualdad de la Universidad de Valencia agradeció para finalizar el trabajo a todo el equipo afirmando: “Viva la Mostra Viva, que no estaría viva sin vuestra faena”.

Detalle del cartel de José Morea de Mostra Viva 2014. Cortesía de la organización.

Detalle del cartel de José Morea de Mostra Viva 2014. Cortesía de la organización.

Una interesante apertura que tuvo una gran respuesta por parte del público, que llenó los asientos del Aula Magna de la Nau. Entre los asistentes, miembros destacados del panorama cinematográfico como la gran actriz valenciana Rosana Pastor, quien afirmó que la gala fue “una manera muy acertada e interesante de abrir boca”. Además, manifestó que la Mostra Viva es “necesaria, estupenda e imprescindible apostar por ella”. También estuvo presente el crítico de cine Carlos Pumares, que fue tajante al apostillar que “ni con ésta ni con 200 Mostra Viva más se logrará conmover a la actual alcaldesa de Valencia, que debió tener un día tonto para decidir cargarse la Mostra”.

Serán cinco días, seis áreas temáticas, ocho secciones de cine, 11 espacios de proyección y actuación, 17 poetas, 15 artistas de la escena, 36 artistas plásticos, 60 películas de 13 países mediterráneos, 69 músicos y cantantes… Y de seguro, miles de amigos y amigas. Una cita ineludible con la cultura. Comienza la fiesta, comienza la segunda edición de Mostra Viva – Cinema del Mediterrani.

Fotograma del video de Joan Dolç dedicado a Jorge Ballester, que aparece en la imagen.

Fotograma del video de Joan Dolç dedicado a Jorge Ballester, que aparece en la imagen. Mostra Viva – Cinema del Mediterrani.

José Manuel Barragán Granado

Mostra Viva, sin colesterol público

Mostra Viva Cinema del Mediterrani
Presentación del cartel 2014 obra de José Morea
Octubre Centre de Cultura Contemporània

Mostra Viva nació el pasado año como festival de la cultura mediterránea que pretende recuperar el espíritu de la defenestrada Mostra de Cinema del Mediterrani. Su espíritu, no el maltratado cuerpo que la llevó a la tumba. La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, después de apostar durante años por un festival que fue perdiendo el alma, para tomar el cuerpo de un fantasma pleno de glamour, se lo cargó en septiembre de 2011, quedando definitivamente en suspenso la celebración de su 33ª edición.

Mostra Viva se hace cargo del vacío dejado por la decapitación inesperada de Cinema del Mediterrani y, ahora con el impulso de la iniciativa ciudadana, celebra por segundo año consecutivo un festival que, además del cine, tiene a la música, la poesía, la escena, el arte y la gastronomía como protagonistas. Es decir, cultura mediterránea en su más amplio espectro. Y para ir abriendo boca de lo que será Mostra Viva 2014, que se celebrará del 4 al 8 de diciembre, los organizadores presentaron en el Octubre Centre de Cultura Contemporània el cartel del festival, obra de José Morea.

Cartel de Mostra Viva 2014, obra de José Morea. Imagen cortesía de Mostra Viva.

Cartel de Mostra Viva 2014, obra de José Morea. Imagen cortesía de Mostra Viva.

Un cartel que, en palabras de Santo Juan, miembro de Mostra Viva, “simboliza el agradecimiento a los ciudadanos y supone un homenaje reivindicativo de los cineastas valencianos”. La aspiración de cuantos impulsan este movimiento ciudadano es “alcanzar la cifra de 500.000 valencianos comprometidos con Mostra Viva”. En este sentido, tanto Vicent Tamarit, como Vicent Gregori, Giovanna Ribes, Antonio Llorens o el propio Santo Juan subrayaron la independencia de un festival cuyo sentido viene dado por el alejamiento de la institución pública que provocó su desaparición.

“No tiene sentido que vayamos a pedir ayuda económica a quien se cargó la Mostra, porque el dinero que nos pudieran dar se volvería en nuestra contra”, señaló Llorens. Supongamos que recibieran 300.000€, puso por caso. Si la Mostra costó en su momento 1.700.000€, toda cantidad menor sería interpretado como señal de que con memos dinero se puede organizar un festival así. El ejemplo no es baladí, porque argumentación parecida ya se ha utilizado en Cinema Jove, cuyo presupuesto, inferior al de otros certámenes similares, es ejemplo de austeridad y buena gestión, según CulturArts.

Detalle del cartel del festival  Mostra Viva de 2013. Imagen cortesía de Mostra Viva.

Detalle del cartel del festival Mostra Viva de 2013. Imagen cortesía de Mostra Viva.

Los organizadores de Mostra Viva apelan al compromiso ciudadano y de entidades patrocinadoras para sacar adelante el festival. Cerveza Turia ha sido una de las primeras en colaborar, patrocinando el plan de medios. Una cuota de 5€ al mes permitirá hacerse “amigo de la Mostra” y contribuir al presupuesto necesario para sostener la programación. Programación integrada por diferentes secciones de cine, como los Homenajes Mostra a un cineasta del mediterráneo, Dona i Cinema del Mediterrani, Cine Árabe, gracias al convenio con el Festival Internacional del Sáhara (Fisahara) o los Premis Lux del Parlamento Europeo.

También habrá Música Valenciana al Cinema Mediterrani, poesía, escena, arte coordinado por Mayte Ibáñez, que estudia una acción conjunta con LaVAC, asociación de galerías valencianas, gastronomía y otras actividades destacadas, entre las que cabe reseñar el Bristolian Mediterranean Shortfilm Fest, una traslación de Mostra Viva a la ciudad inglesa.

Vicent Tamarit subrayó que, frente al “mundo de las tijeras”, asociado al monótono discurso institucional de los recortes públicos, Mostra Viva apuesta por la cultura impulsada por los ciudadanos. Por eso la Mostra del Cinema del Mediterrani ahora rescatada huye de agrias herencias pasadas, mirando al presente y el futuro. Mostra Viva, y coleando, merced a la sabia renovada por el movimiento social de base, libre del colesterol público que provoca la grasienta política de recortes.

Detalle del cartel de Mostra Viva 2014, obra de José Morea. Imagen cortesía del festival Mostra Viva.

Detalle del cartel de Mostra Viva 2014, obra de José Morea. Imagen cortesía del festival Mostra Viva.

Salva Torres

José Morea, la letra con imaginación entra

Abece-Dario-Dario, de José Morea
Sala de la Muralla del MuVIM
C / Quevedo, 10. Valencia
Hasta principios de mayo

El lenguaje, creado con las letras del abecedario, permite la comunicación verbal. Y no siempre. Sobran los ejemplos de personas que hablando el mismo idioma son incapaces de entenderse. Lo cual hace pensar que, más allá de su función gramatical, el lenguaje puede ser todo un arte. Por dos razones: porque obliga a descifrar las palabras del otro que se me resiste, y porque las propias palabras pueden ser fuente de cierto placer sonoro o estético. De esto último se ocupa José Morea en la exposición Abece-Dario-Dario que acoge la Sala de la Muralla del MuVIM.

Letra del 'Abece-Dario-Dario' de José Morea en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Letra del ‘Abece-Dario-Dario’ de José Morea en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Liberadas de su estricta funcionalidad comunicativa, las letras de Morea campan a sus anchas dando saltos de contento al verse de pronto fuera de la casa común del lenguaje. Ya no están ahí para ser entendidas, sino para ser disfrutadas. En lugar de cumplir su habitual cometido, el de juntarse para ser utilizadas como instrumento de comunicación, Morea lo que hace es unirlas para que dancen libremente, desprejuiciadas, al modo en que los poetas conjugan el lenguaje para que las palabras se sientan por encima de rutinas, costumbres y estereotipos.

Una de las letras del 'Abece-Dario-Dario' de José Morea en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Una de las letras del ‘Abece-Dario-Dario’ de José Morea en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Así, la Ñ, con la vigulilla del bigote puesto encima, ahora es una N con cierto gusano resbalando por su espalda. Al igual que la W se repite tres veces para que resuene la uve doble de la red social. Y qué decir, por ejemplo, de la F, lo suficientemente animada para mostrar un rastro de afectuosidad. El Abecede-Dario-Dario de José Morea no hace más que dejar que las letras hablen por sí solas, dotándolas de vigor plástico, colorista, lúdico, al tiempo que se establecen relaciones insospechadas entre ellas y consigo mismas.

Letra del 'Abece-Dario-Dario' de José Morea en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Letra del ‘Abece-Dario-Dario’ de José Morea en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Actuando por fuera del lenguaje, en tanto correa de transmisión de dóciles significados, las letras de Morea permiten el regocijo estético y la recreación de palabras con fines menos utilitaristas y más imaginativos. Si antaño la letra en las escuelas con sangre entraba, ahora es a base de creatividad como buscan hacerse un hueco en el corazón del espectador. Alcanzar la mente tampoco está excluido del Abecede-Dario-Dario de José Morea, pero de producirse tamaña conexión ya no será por la estricta vía del proceso comunicativo, sino por la banda más ancha del placer artístico.

Letra del 'Abece-Dario-Dario' de José Morea en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Letra del ‘Abece-Dario-Dario’ de José Morea en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Sacadas de sus casillas, las letras de Morea dejan de cumplir su función ”fisiológica” de procrear significados apareándose unas con otras, para vivir por su cuenta y riesgo aventuras en solitario. Será el espectador quien las ligue unas con otras, en busca del sentido que le pueda merecer tan emocionada danza. A José Morea se le vio igualmente contento el día de la inauguración de su Abece-Dario-Dario en la Sala de la Muralla. En compañía de sus letras, que ha ido juntando con esfuerzo durante años, algunas prácticamente recién acabadas, Morea se puso en la piel del antropólogo que hurga en palabras descoyuntadas provenientes de un lugar remoto.

Una de las letras del 'Abece-Dario-Dario' de José Morea que se expone en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Una de las letras del ‘Abece-Dario-Dario’ de José Morea que se expone en la Sala de la Muralla del MuVIM.

Salva Torres

Cazadoras Asociados pintan a Crimea

Crimea, por Cazadoras Asociados
Café Malvarrosa
C / Historiador Diago, 20. Valencia
Hoy viernes 28 de marzo, de 20.00 a 23.00 horas

Ya habían hecho una exposición express en una finca por la Petxina, ocupando las paredes de la escalera y vendiendo alguna que otra pieza entre subidas y bajadas de piso. Ahora repiten experiencia, tras haber pasado un cierto tiempo que se les hacía largo. Reunidos en el Café Malvarrosa, barruntando proyectos que no terminaban de ver la luz, decidieron espolear el ánimo con un arranque súbito. José Morea propuso una exposición sobre Crimea, porque allí terminó la segunda gran guerra y parecía iniciarse la tercera, y motivados por tan explosiva declaración de intenciones el colectivo Cazadoras Asociados se puso manos a la obra. El resultado, fruto de ese trabajo express, se verá hoy viernes en el Malvarrosa: 12 obras de 12 artistas con el conflicto ucraniano como excusa creativa.

Obra de Ximo Amigó para la exposición express sobre Crimea. Imagen cortesía de Café Malvarrosa

Obra de Ximo Amigó para la exposición express sobre Crimea. Imagen cortesía de Café Malvarrosa

“Crimea se plantea más como concepto, que como cuestión política”, explica Morea, que tampoco descarta el trasfondo ideológico, porque “a los artistas nos preocupa lo que pasa a nuestro alrededor”. Y lo que pasa allá a lo lejos, con Rusia volviendo a aparecer como el malo de una película con enrevesada trama, ha servido de acicate a los artistas de Cazadoras Asociados, mezcla de sustantivo femenino y adjetivo masculino como prueba de la contradicción que motiva al grupo. Un grupo formado por 18 artistas de diferentes estilos y motivaciones que, reducido para esta ocasión a 12, han encontrado en Crimea el objeto de sus respectivas propuestas plásticas.

Juegos de palabras

Las hay, lógicamente, de todas formas y colores: “Desde el pop a la abstracción lírica, pasando por la figuración fría”, según revela Joan Verdú, que junto a Ximo Amigó, Julio Bosque, Calo Carratalá, Toni Doménech, Marcelo Fuentes, Antonio Girbes, JARR, Guillermo Peyró Roggen, Manolo Rey, Pepe Romero y el propio José Morea, conforma la docena de Cazadoras Asociados en torno a Crimea. Los desastres bélicos siempre han concitado la mirada entre estupefacta y crítica de los artistas. Quizás porque lo real de la experiencia humana, en tanto hábitat de lo incognoscible, es después de todo el motor de la creatividad: de la nada, o partir de su experiencia, nacen a duras penas ciertas pinceladas de vida.

Obra de Marcelo Fuentes para la exposición express sobre Crimea. Imagen cortesía de Café Malvarrosa.

Obra de Marcelo Fuentes para la exposición express sobre Crimea. Imagen cortesía de Café Malvarrosa.

Joan Verdú, por ejemplo, se centra en el juego de palabras. De manera que Crimea deja de ser Crimea, para convertirse en A crime por la simple traslación de una de sus letras. Y, así, el crimen, sin duda triste paisaje de todo conflicto bélico, aparece como una de las referencias mayores en la obra express de Verdú, amortiguador jocoso de ese fondo real que nubla el pensamiento durante la guerra. José Morea también hurga en la llaga del dolor con cataplasmas lingüísticas. En su caso, Crimea se transforma en Lacrimea. Una lágrima roja fruto de la herida abierta en la extinta Unión Soviética, de la que sigue manando un río de sangre roja.

Nada corriente

Como señalan Morea y Verdú, cada cual ha tratado el tema de Crimea a su manera,  a veces con alusiones más o menos directas, o bien abordando la irrupción de la nueva bestia con veladuras, metáforas o abstractos acercamientos. “No somos una corriente artística, porque cada uno es de su padre y de su madre, pero sí es verdad que solemos crear en torno a determinadas temáticas”, apunta Joan Verdú. En este caso, Crimea, como antes lo fue el tema de la escalera. Y luego vendrán otros. De hecho, ya tienen prácticamente cerradas las dos próximas exposiciones express, que prefieren no adelantar. Una en el refugio del Instituto Lluis Vives y la otra… “Mejor no lo pongas, porque falta sellar el acuerdo”, apunta Verdú.

Obra de Guillermo Peyró Roggen para la exposición express sobre Crimea. Imagen cortesía de Café Malvarrosa.

Obra de Guillermo Peyró Roggen para la exposición express sobre Crimea. Imagen cortesía de Café Malvarrosa.

“Huyendo de lo comercial”, explica Morea, Cazadoras Asociados busca mediante todas estas intervenciones plásticas de un solo día, que el arte se salga de las vías convencionales para iluminar otros derroteros, otras salidas de madre. El Café Malvarrosa, donde ahora suelen reunirse después de hacerlo en el antiguo estudio de Paco Bascuñán, será el nuevo laboratorio de experimentación de este inquieto, cáustico, dubitativo e imprevisible colectivo de artistas ahora en pie de guerra. Mejor dicho, a pie de guerra. Les duele lo que pasa y van y lo pintan.

Obra de José Morea para la exposición express sobre Crimea. Imagen cortesía de Café Malvarrosa

Obra de José Morea para la exposición express sobre Crimea. Imagen cortesía de Café Malvarrosa

Salva Torres