Fallece José Morea, siempre a sablazos con la muerte

José Morea (1951-2020)
Miércoles 11 de noviembre de 2020

José Morea ha fallecido, tras luchar denodadamente, y con el espíritu socarrón y lúdico que le caracterizaba, contra un cáncer (el «bichito», como él lo llamaba). Calmado cuando se le preguntaba por su obra, desplegaba un ímpetu volcánico cada vez que abordaba su trabajo, repleto de un color igualmente volcánico y de unas formas que parecían salirse del cuadro como si fuera lava.

La última vez que hablamos con él fue con motivo de su exposición ‘Moreatón‘, que presentó en octubre del pasado año en el MuVIM. Entonces, con el «bichito» controlado, siguió dando muestras de su entereza ante la vida, replicando a la muerte («la tengo asumida, la he visto mucho», dijo con sorna), con su creatividad desbordante.

A continuación, reproducimos el texto de la conversación mantenida con José Morea, natural de Chiva, aquella mañana luminosa del 20 de octubre, en el marco de una muestra que el MuVIM le dedicó, sin proponérselo, a modo de emotiva despedida. Descanse en paz, aunque, en su caso, sea harto improbable dado su carácter inquieto, travieso y de una insondable humanidad.

José Morea
José Morea, durante la presentación de ‘Moreatón’, en el MuVIM.

“Soy cáncer, pues hala, jódete”. José Morea (Chiva, 1951) no puede contener, como sucede en su obra, el desgarro interior que constituye su manera de ser y su forma de pintar. Lo dijo a propósito de un cáncer del que ha sido operado y que, por fortuna, parece controlado, llevándolo al terreno del horóscopo y al del humor negro. “La muerte la tengo asumida, la he visto mucho”, apuntó, recordando la enfermedad y los pocos meses de vida que le daban. Ahora, recién recuperado del «bichito», como él lo llama, Morea hace acopio de sus 40 años de trabajo en el cubo del MuVIM.

Bajo el título de ‘Moreatón’ (“suena a maratón”; “no, qué va, se refiere a Tutankamón”, corrigió el artista), José Morea se adentra en la muerte, para dejar testimonio plástico de su visión en una muestra que él calificó de “lúdica y colorista”. Un “cóctel de obras” que repasa de un modo cronológico y como si fuera una “especie de dibujo animado”, lo que ha sido su trayectoria artística, tomando como referencia esa muerte que él desdramatiza. 

Y es que Morea no entiende la existencia bajo el gran ojo de Dios que aparece en una de las caras del cubo del MuVIM, sino constituida por la misma energía que destila su obra y su manera de entender la vida. Energía diríase volcánica, cuya lava apenas se mantiene apaciguada durante los breves instantes en que le toca explicarla públicamente. Lejos de los focos mediáticos, Morea la emprende a sablazos para depositar en su obra, como si fuera un tigre de Bengala, el fuego interior que anima, y de qué manera, su dilatada producción.

Vista del interior del cubo del MuVIM, en la exposición ‘Moreatón’. Imagen cortesía del museo valenciano.

De la muerte, como apunta Vicente Jarque en el escrito que acompaña a la exposición, se ha ocupado el artista de diversas maneras en su trabajo, “a veces en imágenes torvas, o de connotaciones peligrosas o directamente autodestructivas, o en otras en las que manifestaba su asombro antes los mártires, pero siempre sin hacer de ella un drama”. No solo apartándose del drama, sino ocupándose de esa muerte a carcajadas, que resuenan en la explosión cromática que viene a sacudir el conjunto de su obra.

De hecho, el “ojo mesiánico de Dios”, al que aludió el propio artista, lejos de poner su mirada en un supuesto valle de lágrimas, se abre a la visión del espectador, para que sea éste quien pueda acceder al interior del cubo donde están las momias vinculadas a Tutankamón. De ahí la ironía del título expositivo, que, si bien alude al Egipto faraónico embalsamador de muertes, tampoco reniega de ese maratón de imágenes que da cuenta de la intensa vida del artista. “La idea de Dios está ahí, pero mostrada con ironía”, señaló Morea, apuntando al “agujero de voyeur” que permite ver lo que el vinilo impide.

‘Moreatón’ tiene su arranque en el escaparate del MuVIM, donde una serie de piezas remiten al posterior desarrollo de la exposición en el cubo exterior. Un cubo forrado con imágenes sobre vinilo que, a modo de gran carrusel o tiovivo, rememoran los diferentes estados de ánimo del artista, plasmados en obras que fueron creadas en lugares tan distantes como Pedralba, Valencia, Madrid, roma, Taormina o Salvador de Bahía, por citar algunos. Como dijo en alguna otra ocasión, “mi vida ha sido de pegar saltos”.

Dos de las obras de José Morea en la exposición ‘Moreatón’, en el hall del MuVIM.

Impulsado por esa energía interior volcánica, Morea ha ido desmitificando no sólo el carácter tenebroso de la muerte, sino el sexo y la religión, por distintas razones. Su cosmogonía, sin duda reflejada en el aluvión de imágenes recogidas en el cubo y que conviene examinar con detenimiento, está más apegada a la tierra que al cielo: “El único título que tengo es el de perito agrícola”, apuntó con ironía. Una tierra llena de sepulturas que remiten a las reliquias de los santos Ambrosio, Gervasio y Protasio de la cripta de la basílica romana de Milán, aludidos por el artista.

“Las momias, en realidad de rostros intercambiables, no transmiten dolor, sino que incitan a la meditación”, señala Jarque. Meditación sobre la vida a través de la muerte que a Morea le ha rondado meses pasados. La “deuda histórica” que, según Amador Griñó, jefe de Programación del MuVIM, tenía el museo con el artista de Chiva queda saldada, mediante una exposición abierta las 24 horas del día y hasta el 24 de noviembre. Exposición en la que el visitante podrá contemplar el pulso de Morea entre Eros y Tánatos: “Una confrontación de la muerte junto al repaso y celebración de una vida”, precisa Jarque.

Salva Torres

Los comentarios están cerrados.