“Ha decaído el interés por ver las cosas en directo”

Desayunos Makma en Lotelito
Con Moisés Mañas, Álex Marco, Rebeca Plana y Paco Sebastián, con motivo de la feria
ARCO de Madrid, que se celebra en IFEMA del 24 al 28 de febrero de 2016
Entrevistados por Jose Ramón Alarcón, Vicente Chambó y Salva Torres, del equipo de redacción de Makma

Alguien que lea el titular de este artículo se preguntará: ¿cómo es que ha decaído el interés por ver las cosas en directo si ARCO es un hervidero de gente? Para encontrar la respuesta se hace necesario leer lo que han dicho Moisés Mañas, Álex Marco, Rebeca Plana y Paco Sebastián durante el encuentro mantenido con ellos en Lotelito de Valencia, teniendo precisamente como motivo la Feria de Arte Contemporáneo (ARCO) de Madrid, que este año celebra su 35 aniversario, y por la que han pasado los cuatro artistas valencianos.

Rebeca Plana y Paco Sebastiá, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Rebeca Plana y Paco Sebastián, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Entienden que ARCO es un “gran escaparate” del arte contemporáneo, donde, como en toda feria, “se compra y se vende”. Álex Marco: “Y donde tú eres el producto…”. Moisés Mañas: “…con tu dignidad, evidentemente, pero dentro de una feria”. Un escaparate que Paco Sebastián caracteriza así: “Funciona como un gran festival, pero cuando el festival se cierra la gente deja de ir a ver lo que después debería continuar en las galerías”. De manera que “no responde exactamente a una realidad; responde a una fantasía que cuando desaparece concluye esa fantasía”, precisa Sebastián.

Rebeca Plana: “La gente piensa que vamos allí a divertirnos y nosotros a lo que vamos es a interrelacionarnos con otros artistas, conocer a comisarios que han hablado de nosotros, a periodistas que nos han nombrado. Yo ARCO lo veo para aprender”. Y añade: “Vamos buscando lo que se hace de puertas afuera de nuestra ciudad”. Marco dice que va a las ferias para ver “lo que ha salido recién del horno; verlo en vivo”. “Con ARCO parece como si todo se produjera de golpe y luego desapareciera”, señala Sebastián.

Álex Marco (izda) y Moisés Mañas, durante el Desayuno Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Álex Marco (izda) y Moisés Mañas, durante el Desayuno Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Mañas afirma que al tratarse de un escaparate, “si no vendes, sabes que por lo menos tu obra ha tenido repercusión; a mí siempre me ha venido bien”. Según Paco Sebastián, “ARCO es una gran fiesta y estaría bien que se convirtiera en pequeñas fiestas después”. Pero tras la gran hoguera… “Tendría que servir para que nosotros fuéramos a esas pequeñas fiestas, que no vamos”, sostiene Plana. Esas pequeñas fiestas que son las inauguraciones de exposiciones en las galerías y, sobre todo, el día a día posterior es lo que se echa de menos.

Álex Marco y Paco Sebastiá, durante la charla. Fotografía: Fernando Ruiz.

Álex Marco y Paco Sebastián, durante la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

Moisés Mañas es contundente a este respecto: “Los que estudian Bellas Artes son bichos raros”. Y se explica: “Las facultades de Bellas Artes ya no son facultades de Bellas Artes, porque antes quien entraba a la facultad estudiaba Bellas Artes y ahora entran a estudiar animación. La ilusión de trabajar con galerías, ir a ferias y mostrar tu propio trabajo se ha diluido y el boom está en la animación o en la ilustración básicamente”. Rebeca Plana dice que fue hace dos semanas a la Facultad de Bellas Artes de Valencia “y no vi ningún alumno trabajando con bastidor, ni con carpeta debajo del brazo”.

Moisés Mañas, durante la charla. Fotografía: Fernando Ruiz.

Moisés Mañas, durante la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

“Todos quieren ser ilustradores o animadores, pero nadie quiere trabajar en arte contemporáneo. Es un momento complejo en el que los alumnos tienen unas carencias culturales espectaculares”, abunda Mañas. Según Álex Marco, en su generación “muy pocos alumnos iban también a las galerías o se enteraban de cómo estaba el comercio”. Rebeca Plana y Paco Sebastián, al unísono: “¡Eso sigue pasando!” Y Sebastián continúa: “Los alumnos ya no visitan las galerías, de manera que volvemos a lo mismo: ARCO concentra todo y luego ya no hay nada. Las microfiestas esas, después de la gran fiesta de ARCO, son como mucho las inauguraciones y poco más. Ha decaído el interés por ver las cosas en directo”.

Rebeca Plana, en un momento de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

Rebeca Plana, en un momento de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

Desinterés, pues, como efecto de esa tendencia a la espectacularidad, no sólo de las ferias sino del espacio visual en general, y de los cambios de hábitos: menos arte contemporáneo y más arte digital, con lo que eso conlleva de experiencias más instantáneas a través de Internet y las redes sociales. “En ARCO -explica Sebastián-, cuando hablas con otra galería siempre hay una mirada por encima del hombro, no por desprecio, sino porque están mirando al stand de enfrente. Nadie te atiende mirándote a los ojos, algo que a mi me molesta mucho”.

Moisés Mañas interviene para dejar clara una cosa: “Es que la galerías se gastan muchísimo dinero y si no lo rentabilizas cierras la empresa. De manera que el cachondeo, después de ARCO, y a nosotros los artistas nos interesa que ellos estén así”. Rebeca Plana cree en el concepto de galerista (“pienso que tienen que estar ahí”), porque a ella le han ayudado “mucho”, pero ahora comenta que está más por vender sus proyectos “sin necesidad de galeristas”. Y sale el nombre de Carlos Macià, al que le va muy bien trabajando por libre.

De izquierda a derecha, Vicente Chambó, Salva Torres, Jose Ramón Alarcón, Rebeca Plana, Paco Sebastián, Álex Marco, Moisés Mañas y Carles Claver, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Vicente Chambó, Salva Torres, Jose Ramón Alarcón, Rebeca Plana, Paco Sebastián, Álex Marco, Moisés Mañas y Carles Claver, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Con respecto al “efecto llamada” que generan ciertas piezas provocadoras en cada edición de ARCO, hay su controversia. “Las obras que generan ese efecto son las que hacen que la gente piense que el arte contemporáneo es una mierda”, indica Mañas. “La gente al final no va a ver arte contemporáneo, va al circo”, sostiene Plana. Aunque todos ellos reconocen que a veces el galerista utiliza alguna pieza provocadora, con el fin de atraer la atención y que la gente se fije en otras piezas expuestas al lado de esa. Álex Marco concluye que “la pieza reclamo de ese tipo de sensacionalismo seguro que aparecerá”. Y adelanta la de una galería de Alabama, que expone un Mercedes de los 70 en mitad del stand intervenido por un artista. Ellos cuatro se acercarán como cada año a ARCO, porque ARCO da para eso y mucho más.

Salva Torres

Francis Montesinos: «Falta cultura de la moda»

Desayunos Makma en Lotelito
Con Francis Montesinos y Rafa Sánchez -diseñador de producción de la firma-, con motivo de su participación en la próxima Mercedes-Benz Fashion Week de Madrid
Entrevistados por Salva Torres, Jose Ramón Alarcón y Merche Medina, del equipo de redacción de Makma

Con motivo de la próxima edición de la Mercedes-Benz Fashion Week, que se celebrará en IFEMA Feria de Madrid, del 18 al 23 de febrero, Makma desayuna con uno de los iconos de la moda valenciana, a nivel nacional e internacional, desde hace más de cuarenta años, que se sigue reinventando temporada tras temporada: Francis Montesinos.

Piezas y ornamentos que forman parte de 'Fashion Reliquary', en el estudio de Francis Montesinos. Fotografía: Merche Medina.

Piezas y ornamentos que forman parte de ‘Fashion Reliquary’, en el estudio de Francis Montesinos. Fotografía: Merche Medina.

“Hay una mirada, una intención con esta colección, porque es algo tuyo”

El viernes 19 de febrero, el modisto presenta su colección ‘Fashion Reliquary’, un homenaje que su firma brinda a los grandes creadores contemporáneos de la moda española, desde Jesús del Pozo a Manuel Piña, pasando por Pertegaz, Elio Berhanyer, Fortuny, Balenciaga y Paco Rabanne, entre otros. “Hay una mirada, una intención con esta colección, porque es algo tuyo”.

Montesinos incide en la necesidad de ricerca (búsqueda), como reseña el diseñador valenciano Rafa Sánchez -quien retorna al equipo del modisto valenciano tras su paso por  los ateliers de Dolcce y Gabbana y Vivienne Westwood-; una búsqueda que comienza a partir de la idea primigenia de la colección y que culmina con la materialización definitiva.

Detalle gestual de Francis Montesinos durante el Desayuno Makma. Fotografía: Fernando Ruiz.

Detalle gestual de Francis Montesinos durante el Desayuno Makma. Fotografía: Fernando Ruiz.

Tal y como se desprende del título de la colección O/I 16-17, ‘Fashion Reliquary’ incide en el concepto de reliquia entendido y asociado a la idea de joya u objeto preciado que se conserva cuidadosamente. Este punto de partida se implementa en el repertorio mediante su “eterno punto a mano para vestidos cortos, largos, abrigos e incluso pantalones, paleta de colores neutrales armonizados con suaves felpas en crudos, grises y verdes -fusión de Manuel Piña y Jesús del Pozo-, transparencias en encajes, organza -Balenciaga-, tules, con aplicaciones nobles de metal y piel de Paco Rabanne, paños y lanas en tonos otoñales, a lo Pertegaz. Lentejuelas, plisados, damascos a lo Fortuny, sedas en todas sus versiones y los estampados, marca e imagen grabada a fuego para la casa Montesinos, inspirados, en esta colección, en las reliquias de la iconografía católica, en color burdeos de fondo y oro, como marco excepcional de todas las ‘joyas’ de la colección”.

“No ha sido fácil de encauzar  la retirada de la circulación de todas las licencias y productos que la marca tenía en el mercado”

El modisto valenciano, ‘Aguja de Oro’ en 1985 y Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes en 2006, se encuentra en un punto de inflexión decisivo y enérgico en su vida como diseñador y empresario. Una nueva etapa que, según confesaba a Makma, “no ha sido fácil de encauzar, después de algunos acontecimientos mediáticos que han condicionado la retirada de la circulación de todas las licencias y productos que la marca tenía en el mercado, así como otras desavenencias internas”. Por fortuna, Gene Simmons, bajista de la icónica banda de rock neoyorkina Kiss, se cruzaba en su camino. Admirador del diseñador y sabedor de su trayectoria profesional, le encargaba (proponía) el reto de crear su propia marca. Un proyecto muy ambicioso que le ha dado otra perspectiva del diseño y de la imagen, “un reto meterse en otra piel”, así como conocer otros procesos, protocolos y maneras de funcionar a nivel internacional. “Hay que pensar a lo grande, o haces artesanía y lujo o no puedes competir”, apuntaba Rafa Sánchez.

Detalle de parte de la estética e iconografía sobre su trabajo con Gene Simmons. Fotografía: Merche Medina.

Detalle de parte de la estética e iconografía sobre su trabajo con Gene Simmons. Fotografía: Merche Medina.

Montesinos y Rafa Sánchez, en plena conversación sobre los pulsos presentes de la moda, coincidían en señalar y diferenciar el low fashion, basado en la búsqueda de tejidos y tendencias, a propósito de lo que se percibe o bien de lo que la moda determina y cómo se materializa en la calle -“las modas en el mundo varían dependiendo del lugar dónde vivas”-, en contraposición con la moda que encontramos en grandes cadenas de ropa -que beben de las tendencias de la moda hecha de manera más artesanal, calidad de tejidos, etc-, a unos precios más accesibles.

“La crisis ha destilado tanto a empresas como tejidos y todo el engranaje que este sector mueve”

Así mismo, Francis Montesinos se mostró crítico acerca de la formación y especialización de los mass media que escriben sobre moda y, en general, con sus comentarios y críticas. El diseñador, consciente de la juventud de la industria de la moda de este país, considera que “hay una falta de conocimiento de la historia de la moda, falta de coherencia y una deficiencia en la especialización de los periodistas que escriben sobre moda, que debería solventarse con la mayor brevedad para posicionar nuestra industria y hacerla más competitiva a nivel internacional. Falta cultura de la moda.”. Igualmente dubitativo se manifestaba el precursor de la llamada “Pasarela del Carmen” con la situación de la moda en Valencia, ciudad en la que proliferaban agencias de modelos e incipientes diseñadores a los que se les daba cabida en este tipo de eventos, a los que “habría que cuidar y formar, ya que es la única manera de crear un tejido empresarial sólido”, por lo que “ha sido una pena que, tras mi marcha, todo aquello se pervirtiese hasta el punto de desaparecer”. A pesar de ello, el modisto manifestaba su optimismo, ya que “parece que hay algo diferente, se vislumbra un resurgimiento en áreas como la cultura, la moda, la industria del textil y otras áreas” en las que «veo muchas posibilidades de recuperación”, a pesar de que en su sector “la crisis ha destilado tanto a empresas como tejidos y todo el engranaje que este sector mueve”.

Francis Montesinos (derecha) y Rafa Sánchez (segundo por la izquierda) conversan con el equipo de Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Francis Montesinos (derecha) y Rafa Sánchez (segundo por la izquierda) conversan con el equipo de Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Montesinos siempre ha sido un visionario, cuyas colecciones se han erigido en un icono testimonial de los cambios en la sociedad, habiendo sublimado el color, los bordados, la seda, el algodón, entre otros materiales puros que no se usaban en la primera línea de la confección. De este modo, el diseñador prefiere trabajar con lo que él denomina “materiales puros y nobles”, así como con el estampado -que se ha revelado en sello inconfundible de su firma- y la orientación inelubible hacia “las cosas bien hechas”, ya que “desde muy pequeño supe lo que era una camisita, una pantalonera, una tricotosa, una modista, cómo se debe hacer un cuello. Afortunadamente yo tuve la suerte de conocer a la señora Concha, ella me enseñó a coser y esto es fundamental para construir una prenda.”.

“Me veo con ganas de hacer las cosas bien, volver a empezar, con los míos, a ser yo el presidente de la marca”

Tras conversar sobre su devenir artístico, rememorando, entre otras cuestiones, su colaboración con el artista y pacifista americano Mat Lamb en “Umbrellas” y su homenaje a Dalí y a su musa Gala, para el que, “de hecho, fue la primera vez que utilizamos el digital para imprimir el estampado de las telas”, Francis Montesinos concluye el desayuno dibujando un horizonte futuro sobre el que aventura que “me veo con ganas de hacer las cosas bien, volver a empezar, con los míos, a ser yo el presidente de la marca. Estoy contento, veo que las cosas están saliendo, confío plenamente en mi equipo y eso hace que la marca vaya mucho más aprisa. Se nota que hay equipo. Vamos dirigidos al mercado internacional. Abrir este mercado es enriquecedor y muy necesario para cubrir objetivos”.

Francis Montesinos en plena conversación con el equipo de Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Francis Montesinos en plena conversación con el equipo de Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Merche Medina

“Los artistas en ARCO pintamos poco”

Desayunos Makma en Lotelito
Con Antonio Alcaraz, Carmen Calvo, Inma Femenía y Chema López, artistas valencianos presentes en la 34ª edición de ARCO, entre el 25 de febrero y el 1 de marzo de 2015
Entrevista realizada por el equipo de dirección de Makma: Vicente Chambó, José Luis Pérez Pont y Salva Torres

Cada año, el mes de febrero tiene fecha reservada para el arte contemporáneo en Madrid. Hablamos de ferias nacidas para satisfacer la necesidad comercial de las industrias culturales y, especialmente, de las galerías. La cita es del 25 de febrero al 1 de marzo, días en los que se reúnen en torno a ARCO, Just Madrid y Art Madrid  las galerías más destacadas a nivel nacional y algunas de las más representativas del panorama internacional. Pero, sobre todo, y sin duda lo principal, cientos de artistas que deberían ser el centro de tamaña concentración de arte. Como por ejemplo, los cuatro artistas valencianos reunidos por MAKMA en torno a un café en Lotelito.

De izquierda a derecha, Inma Femenía, Chema López, Carmen Calvo y Antonio Alcaraz, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Inma Femenía, Chema López, Carmen Calvo y Antonio Alcaraz, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Salvo Inma Femenía, la más joven, al igual que la galería con la que va a JustMad, Área 72, el resto lleva años acudiendo a ARCO. “Yo he llegado a ir hasta con diez galerías”, dice Carmen Calvo, que el pasado lunes recibió de manos de los Reyes el Premio Nacional de Artes Plásticas correspondiente a 2013. Chema López, que acudirá con Rosa Santos, y Antonio Alcaraz, que lo hará con Múltiplos tras quedarse fuera la veterana Cànem de Castellón, son igualmente asiduos a la feria madrileña, que en esta edición únicamente contará con tres salas valencianas: Luis Adelantado, Espai Visor y la citada Rosa Santos, de un total de 212. “Es totalmente insuficiente”, señala Alcaraz.

Carmen Calvo y Antonio Alcaraz, durante los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Carmen Calvo y Antonio Alcaraz, durante los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

«ARCO es un producto más, como la moda»

Insuficiente para una feria que, a juicio de Chema López, está pensada para ellas: “Los artistas en ARCO pintamos poco”. Y añade: “Los artistas estamos si las galerías quieren, por eso digo que es una feria para las galerías”. Aún así, ellos están ahí, en representación de otros muchos, camino de la 34ª edición de la feria de arte contemporáneo más importante de España. Y nos hablan de las virtudes y vicios de tamaña concentración de galerías, artistas y coleccionistas en el recinto de IFEMA en Madrid. “ARCO es un producto más, como la moda”, apunta Carmen Calvo, que asume su papel crítico: “Yo, Pepito Grillo”.

Inma Femenía y Chema López, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Inma Femenía y Chema López, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

«Las ferias de arte sirven para hacer caja, no nos engañemos»

“El nombre lo dice todo: feria”, indica Inma Femenía, presente en JustMad, feria satélite junto a Art Madrid del astro solar que supone ARCO. “A mí me parece una gran feria”, apunta Antonio Alcaraz, que después de muchos años acudirá sin pinturas, ni dibujos, sino con Libro de Artista. En todo caso, como pasa con la publicidad, “parece que el que no está en ARCO no existe”, reconoce Chema López. Lo mismo les pasa a las galerías, que últimamente se quejan de que a veces no cubren ni los gastos, pero ahí están. De hecho, los cuatro coinciden a la hora de apuntar que, en la mayoría de los casos, “las galerías se mantienen porque van a ferias”, puesto que en la ciudad de origen “no se vende nada, salvo Madrid o Barcelona”. Carmen Calvo tiene muy claro que las ferias de arte “sirven para hacer caja, no nos engañemos”.

Antonio Alcaraz en los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Antonio Alcaraz en los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

«Las galerías deberían intercambiar cromos, darnos a conocer fuera»

No entienden el criterio de selección de galerías. “Han penalizado a aquellas galerías que no tuvieran en su nómina artistas extranjeros, lo cual me parece injusto porque no se valora el esfuerzo de muchas de ellas por poner en valor a gente del propio territorio”, critica Alcaraz. “No sé qué pasa, pero lo extranjero parece siempre más atractivo”, apostilla Femenía. Y, de ser así, ¿por qué no se apuesta por artistas españoles en galerías extranjeras? Quid pro quo. “Las galerías de aquí deberían hacer esa labor de establecer contactos, intercambiar cromos y darnos a conocer fuera”, sostiene Calvo. “Antes era muy habitual que las galerías intercambiaran artistas, pero ahora por lo que yo sé no se hace”, esgrime López. “Seguimos con el complejo de Bienvenido Mr. Marshall”, resalta con ironía Carmen Calvo, que acude a ARCO con la galería Fernández-Braso.

Carmen Calvo en los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Carmen Calvo en los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

«El 21% de IVA es la muerte de la cultura»

Y cuando nos quitamos los complejos de encima, va el Gobierno español y sube el  IVA hasta el 21%. “Eso es la muerte de la cultura”, subraya Carmen Calvo después de arremeter contra el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, al que tuvo bien cerca durante la entrega de los Premios Nacionales. “No es cuestión de personalizar, sino de criticar una decisión que ha sido un palo y una ruina para el país a nivel de literatura, de arte…”. Y agrega: “Si acercar a la gente a la cultura cuesta, acercarla al arte contemporáneo todavía más, y con el IVA que tenemos ya ni te cuento. Porque detrás del artista, hay un transportista, un carpintero, el de las telas… hay un tejido social que depende de esto”.

Inma Femenía en los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Inma Femenía en los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Chema López dice sin acritud (“tampoco pasa nada”) que a él en las 15 ediciones en las que ha participado en ARCO “nunca me ha comprado nada ninguna institución”. “Nosotros los artistas de las ayudas no nos enteramos, pero a las galerías con alguna ayuda les es más fácil ir a ferias”, destaca Alcaraz, quien delega precisamente su trabajo de promoción a esas galerías: “Prefiero que ellas se encarguen de mover y vender mi obra”.

Chema López, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Chema López, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

También señalan que ARCO “se sobrevalora como acto cultural”, al ser la “única feria de relieve a nivel nacional” (López). Así como se alegran que haya “bajado el sensacionalismo” de antaño, con aquellos “artefactos espectaculares”, a favor de propuestas más sensatas. “Creo que ha bajado para que la venta sea más fácil; las galerías llevan piezas más seguras de vender”, remacha Femenía. De la relación entre galerías y artistas, Calvo asegura que se trata de “un matrimonio bien avenido”, aunque “a veces no”, y entonces “cambias, te vuelves promiscuo”. Asimismo, diferencia entre galeristas y galeros, “que son los que han robado”. Eso sí, a pesar de los pesares, a los cuatro artistas les une lo que la propia Carmen Calvo llamó “estar envenenado”: esa pasión por el arte que todos ellos comparten camino de ARCO.

De izquierda a derecha, Vicente Chambó, Salva Torres, José Luis Pérez Pont, Inma Femenía, Chema López, Carmen Calvo y Antonio Alcaraz. Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Vicente Chambó, Salva Torres, José Luis Pérez Pont, Inma Femenía, Chema López, Carmen Calvo y Antonio Alcaraz. Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Vicente Chambó, Salva Torres, José Luis Pérez Pont, Inma Femenía, Chema Lopez, Carmen Calvo y Antonio Alcaraz. Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Vicente Chambó, Salva Torres, José Luis Pérez Pont, Inma Femenía, Chema Lopez, Carmen Calvo y Antonio Alcaraz. Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Antonio Alcaraz, Carmen Calvo, Chema López e Inma Femenía. Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Antonio Alcaraz, Carmen Calvo, Chema López e Inma Femenía. Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Vicente Chambó y Salva Torres

«El miedo está pasando, las galerías venden»

Entrevista a Carlos Urroz, director de ARCOmadrid 2014

¿Cuál es el balance de la última edición de ARCO en cuanto a número de visitantes, participación y venta?

El balance de ARCOmadrid 2014 es positivo. Según la valoración generalizada de las galerías, se han registrado mejores resultados que en los últimos años. El número de visitantes ha sido de 100.000 personas, con un crecimiento en el número de entradas vendidas los días de público. En relación a las ventas, es un dato que las galerías no facilitan, de manera que no puedo dar cifras concretas.

Las galerías valencianas volvieron satisfechas con las ventas, pero discrepaban en la valoración. Para unas, ha sido un ARCO más tradicional, más sólido, mientras para otras, han faltado propuestas arriesgadas. ¿Cuál es su valoración a este respecto?

Posiblemente en épocas de crisis las galerías tienden a arriesgar menos y se apuesta sobre seguro. En cualquier caso creo que lo verdaderamente importante e interesante es ofrecer piezas de calidad.

Carlos Urroz, director de ARCOmadrid. Imagen cortesía de Santi Burgos IFEMA

Carlos Urroz, director de ARCOmadrid. Imagen cortesía de Santi Burgos IFEMA

¿Ha ayudado la bajada del IVA al repunte del sector del arte o, como han dicho algunos galeristas, la supuesta bajada ha creado más confusión que beneficio real?

La bajada al 10% del IVA ha favorecido. Fue una noticia antes de la feria muy positiva. Dicho esto, lo ideal sería que las galerías se considerasen no sólo como revendedores, sino como lugares de cultura, y tuvieran un IVA reducido igual que los artistas.

Los cantos de sirena de la crisis, ¿son ciertos? ¿Se ha empezado a notar en ARCO cierto despegue de la economía?

Sí. Desde luego en ARCO se ha desarrollado una importante actividad profesional  y comercial dentro de un escenario de  optimismo y recuperación. El miedo que existía se está pasando y las galerías han empezado a vender.

Carlos Urroz, director de ARCOmadrid. Imagen cortesía de Santi Burgos IFEMA.

Carlos Urroz, director de ARCOmadrid. Imagen cortesía de Santi Burgos IFEMA.

¿Hay un arquetipo de comprador en ARCO? ¿Se puede hablar de una cierta procedencia?

Como ya saben, desde ARCOmadrid invitamos a 250 coleccionistas de todo el mundo, pero hay que destacar igualmente que los coleccionistas españoles se están también reactivando.

Usted ha llegado a decir que ARCO es un lugar donde coleccionistas, comisarios y directores de museos pueden descubrir artistas. ¿Ha habido algún descubrimiento este año?

ARCOmadrid es una feria de descubrimiento donde los coleccionistas, comisarios y directores de museos que van a muchas ferias vienen aquí a descubrir algo nuevo. La idea de los solo shows y los duos ha hecho muy visible a los artistas y estoy seguro de que habrán profundizado en la obra de determinados artistas expuestos.

Carlos Urroz, director de ARCOmadrid. Imagen cortesía de Santi Burgos IFEMA.

Carlos Urroz, director de ARCOmadrid. Imagen cortesía de Santi Burgos IFEMA.

Hay quien ha criticado el gasto excesivo de ARCO a la hora de traer coleccionistas. Se hablaba de un millón. ¿Es correcta la cifra? ¿Le parece un pilar fundamental de ARCO la atracción del coleccionismo?

Sin duda. De hecho es la acción mejor valorada por los galeristas.

Opening, Solo Project, Solo/Duo, ¿Qué tal han funcionado?

Muy bien. Cada programa tiene su identidad y creo que los comisarios de Opening y Solo Projects han hecho una buena selección de galerías y proyectos. En la próxima edición mantendremos los programas.

¿Ha despertado la expectación que esperaban las propuestas del país invitado, Finlandia? ¿Cuál ha sido en este sentido la mayor sorpresa?

#FocusFinland ha sido uno de los atractivos de la feria. Creo que su participación ha dejado patente la rica escena artística del país y su dinamismo.

Hay quienes como Eduardo Arroyo la tienen tomada con ARCO, de la que ha dicho que es una feria cursi. ¿Es una impostura u obedece a cuestiones más profundas? 

Cada uno debe hacer la observación que considere. En cualquier caso, en la misma entrevista el artista reconoce la utilidad y el interés de las ferias.

¿Se puede avanzar algo de ARCO 2015, ya sea en la programación o en la línea a seguir?

En 2015 tendremos a Colombia como País Invitado, noticia que comunicamos recientemente con una fantástica acogida por parte del sector y del público. Es un país en un momento artístico muy bueno y que está despertando un enorme interés. Su participación será uno de los atractivos de ARCOmadrid. Además, mantendremos el resto de programas: Opening, Solo Projects y Programa General en el que está incluida la opción de SOLO/DUO.

Carlos Urroz, director de ARCOmadrid. Imagen cortesía de Santi Burgos IFEMA.

Carlos Urroz, director de ARCOmadrid. Imagen cortesía de Santi Burgos IFEMA.

Salva Torres

El Reina Sofía se hace con obra de Espai Visor

Sergio Zevallos, en Espai Visor
Feria de Arte Contemporáneo de Madrid (ARCO)
Pabellones 7 y 9 de Feria Madrid
Hasta el domingo 23 de febrero

En los pabellones 7 y 9 de ARCO, el trasiego de visitantes es constante. Y así proseguirá hasta que mañana domingo los pabellones de Feria Madrid cierren sus puertas a la 33ª edición. Para entonces, algunas galerías habrán cubierto al menos los gastos del stand, otras harán encajes de bolillos presupuestarios y unas cuantas darán fe del estímulo financiero que supone acudir a ferias. Entre estas últimas figura Espai Visor, a quien el Reina Sofía le ha comprado la serie completa de 60 fotografías de Sergio Zevallos. La obra del artista peruano, parte de la cual se halla expuesta en el stand de Espai Visor, venía precedida de las mejores críticas. Y su serie Suburbios y Ambulantes, que escarba en lo siniestro del cuerpo sometido a diversas agresiones, ha confirmado esas expectativas.

Sergio Zevallos utiliza la iconografía religiosa para ratificar lo apuntado por Georges Bataille en El erotismo: que las pasiones inconfesables de la santa y del voluptuoso están conectadas entre sí. De manera que el Reina Sofía ha valorado la sucia claridad estética de ese subsuelo dolorosamente apasionado, y se ha llevado la serie completa que Espai Visor tenía del artista peruano en torno a esos suburbios del cuerpo atormentado.

Obra de Andrea Canepa en el stand de la galería Rosa Santos en ARCO.

Obra de Andrea Canepa en el stand de la galería Rosa Santos en ARCO.

Otra galería valenciana que está teniendo éxito en ARCO es Rosa Santos. Andrea Canepa, por su obra La gloria perdida, ha recibido el Premio Comunidad de Madrid para jóvenes artistas 2014. Lo ha logrado ex aequo con Héctor Zamora, por su serie de retratos con medalla incluida, en la que combina el dibujo de trazos amables con el medallero que invoca cierta condecoración bélica.

La galería Cànem de Castellón también ha vendido, a falta de rematar la feria, tres obras de Antonio Alcaraz sobre las salinas de Cabo de Gata a un coleccionista norteamericano. Obras de otros dos de sus artistas, Tirado y Orts, han sido igualmente compradas por coleccionistas extranjeros. Pilar Dolz, responsable de Cànem, destaca precisamente este aspecto de ARCO: la buena programación en relación con el coleccionismo. Aún así, aguardaba al cierre de la feria de arte contemporáneo para valorar sus resultados.

Obra de Sergio Zevallos. Imagen cortesía de Espai Visor y del artista.

Obra de Sergio Zevallos. Imagen cortesía de Espai Visor y del artista.

Salva Torres