Titainada en La Mutant

Titainada Popular
La Mutant
C / Joan Verdeguer, 16. València
Domingo 27 de mayo de 2018, a partir de las 12.30h

En su nueva etapa iniciada el pasado mes de abril, La Mutant continúa apostando por el mestizaje artístico y por una convivencia entre tradición y propuestas transformadoras. Fruto de este planteamiento nace la Titainada Popular, un evento único que convertirá el domingo 27 de mayo a la sala de Joan Verdaguer en un centro de creación escénica y gastronómica.

Conducida por el polifacético artista de Cocentaina Marc Sempere Moya, la propuesta consistirá principalmente en la elaboración en directo de la receta de la Titaina –un manjar cabanyalero hecho a base de tomate maduro, pimiento rojo, piñones, ajo, atún y aceite de oliva– a cargo de cuatro mujeres de Barris Marítims. Mientras el plato se prepara, se establecerá un diálogo artístico-cultural donde no faltarán las canciones al mar de Pep Gimeno ‘Botifarra’, la ‘Performance Municipal’ de Hipólito Patón y Vicent Arlandis o las impresiones de Marisa Villalba y Felip Bens acerca de las costumbres y platos característicos del Cabanyal.

Una vez lista la Titaina, los asistentes podrán degustar la receta e incluso atreverse con un “resopón” amenizado por Dj Biano, que hará un repaso del típico “bombo a negres” partiendo del pasodoble autóctono y llegando hasta la mismísima ruta del Bakalao. “Estamos ante un encuentro popular lleno de sorpresas y que promueve la participación activa del público”, comenta Marc Sempere. “Ante todo, nuestra intención es poner en valor la cultura popular de Poblats Marítims mediante la elaboración en vivo de su receta más tradicional”.

A su vez, Sempere reivindica a través de la Titainada el valor social de una comida: “Se trata no solo de ver qué se come, sino cómo se come. Vivimos una época en la que todo se hace con prisas y en la que se ha perdido el concepto de comida como espacio comunitario. Con esta iniciativa buscamos recuperar ese lugar de encuentro cercano, casi vecinal”. La cita, que cuenta con la colaboración de Aceite 565 y Bodegas Murviedro con su colección Petit Verdot, será el domingo 27 a partir de las 12:30 con un precio total de 12 euros que incluye tapeo, bebida y degustación de titaina.

Titainada Popular. Imagen cortesía de La Mutant.

Titainada Popular. Imagen cortesía de La Mutant.

Ultramarinos con mucho arte

Guía de ultramarinos, de Cerveza Turia
Diseño de Cul de Sac
Ilustraciones: Ana Penyas
Fotografías: Tania Castro
Texto: Pilar Almenar

Son algo así como los últimos mohicanos. Tiendas pequeñas, de toda la vida, que resisten al paso de los gigantes centros comerciales. Ultramarinos, sin duda singulares, que Cerveza Turia ha reunido en una guía diseñada por CuldeSac. Para realzar esa singularidad de lo pequeño que se agiganta con el paso del tiempo, fruto de la tenacidad y del ingenio, la guía cuenta con las ilustraciones de Ana Penyas, reciente premio Catálogo Iberoamérica Ilustra. Y con las fotografías de Tania Castro. Ilustraciones y fotografías que visibilizan los 10 recintos elegidos como homenaje al pequeño comercio.

Enrique Dasí, por Ana Penyas. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

Enrique Dasí, por Ana Penyas. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

“Desde fuera, muchos pasan desapercibidos pero si despiertas tu curiosidad, empujar la puerta te dará acceso a un mundo repleto de historia y gastronomía”, cuenta en el prólogo Pilar Almenar. De esa curiosidad despierta se nutre Ana Penyas a la hora de ilustrar los ultramarinos. “He tratado de echarle imaginación, a partir de las fotografías de Tania y de mis propias vivencias al visitar los espacios”, cuenta Penyas, que reconoce haber arrancado la experiencia sin tener tan presente el concepto de ultramarino, “pero sí el de comercio local”.

Sus ilustraciones reflejan a la perfección el espíritu de esas tiendas históricas, mezcla del lápiz de toda la vida y la más moderna tecnología. “Intentar volver a dibujar como un niño resulta difícil cuando dominas la técnica, aunque por otra parte soy bastante metodológica”. Simbiosis, pues, de lo entrañable rayano con lo atávico, y la puesta al día de las viejas artes comerciales. Porque lo que sorprende de esos 10 ultramarinos recogidos en la guía es que su ilustre pasado, lejos de perder brillo, ha ido cogiendo un color muy moderno.

Enrique Dasí, fotografiado por Tania Castro. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

Enrique Dasí, fotografiado por Tania Castro. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

De nuevo Ana Penyas como ejemplo: “Yo siempre he tenido las vanguardias en mi cabeza, de ahí esa deformación de la perspectiva y de los propios personajes”. De manera que sus dibujos infantiles, reveladores de cierta sencillez, terminan ocupando escenarios descoyuntados al tiempo que armoniosos. Como los propios ultramarinos, tan repletos de frascos, latas, botes y paquetes en un todo caótico, que el comerciante de toda la vida organiza a golpe de prestidigitador. Hablamos de El Niño Llorón, Aves la Maña, Enrique Dasí, La Parra, Alborea, Joaquín Galindo, Salazones Bonanad, Mantequería Mossí, Liaño y La Xocolatera.

“Cuando intentaba hacerlo perfecto se me iban muchas energías, por eso me he encontrado siempre más cómoda rompiendo esas reglas”, explica Penyas. Palabras que harían suyas los responsables de unos comercios tradicionales igualmente dados a saltarse las reglas del marketing posmoderno, a favor de un trato más cercano, más cálido, menos enconsertado. Lo cual no quita que, como señala la joven ilustradora valenciana, haya un trabajo metódico detrás: “Yo me hago muchos bocetos; no dibujo rápido”.

El Niño Llorón, fotografiado por Tania Castro. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

El Niño Llorón, fotografiado por Tania Castro. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

En sus ilustraciones campan a sus anchas los dueños de los ultramarinos, a los que Penyas respeta la fisonomía, para centrarse en el resto de la escena. Una escena poblada de objetos y alimentos característicos que la guía recoge a modo de maridaje. Cada establecimiento, de hecho, ofrece un pack maridaje realizado por algunos de los chefs del momento (Germán Carrizo, Juan Casamayor, Carito Lourenço, María José Martínez, Enrique Medina y Alejandro Platero). Los 1.500 primeros visitantes que adquieran esos maridajes se llevarán como obsequio la guía y una cesta de Cerveza Turia. Sólo falta saber si la guía tendrá continuación en Alicante y Castellón a modo de puente entre ultramarinos. En todo caso, ¡larga vida!

Ver noticia en ARTS de El Mundo Comunidad Valenciana

El Niño Llorón. Ilustración de Ana Penyas. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

El Niño Llorón. Ilustración de Ana Penyas. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

Salva Torres

La cultura explosiona en los mercados de Valencia

I edición del Bonic/A Fest
Fiesta en los mercados municipales de Valencia
Viernes 16 y sábado 17 de septiembre de 2016

Los mercados municipales de Valencia alimentarán este sábado 17 de septiembre a la ciudad con una programación cultural y gastronómica en la primera edición del BONIC/A FEST, una iniciativa que nace de la mano de la Regidoría de Comercio del Ayuntamiento, con el patrocinio de Amstel y la colaboración de Merca València, Ford, My Taxi y Grupo Aguas de València.

Cerca del 95% de los mercados municipales valencianos participan en esta fiesta que arranca un día antes, el viernes 16, con la inauguración de la muestra fotográfica Mercats, producida por el programador cultural Amstel Art y firmada por la fotógrafa valenciana Eva Máñez.

Cartel del Bonic/A Fest, por cortesía de la organización.

Cartel del Bonic/A Fest, por cortesía de la organización.

Una exposición en la que se recogen varios de los espacios más característicos de mercados municipales valencianos como el de Algirós, Cabanyal, Benicalap, Ruzafa o Central. Paradas que reflejan su carácter multicultural, la convivencia de tradiciones gastronómicas de diferentes rincones del mundo con los productos autóctonos.

Diez instantáneas de gran formato (3 x 2 metros) captan el proceso de adaptación y transformación experimentado por la ciudad en los últimos años, que tiene su reflejo en los mercados, uno de sus ejes vertebradores, donde se encuentran y abastecen sus vecinos.  Desde el 16 de septiembre y hasta mediados de noviembre puede visitarse gratuitamente esta muestra en la sede del Amstel Art situada en el edificio Veles e Vents.

El sábado 17 será el día grande del BONIC/A FEST con una programación que arrancará a mediodía y que durará hasta medianoche. Para tomar fuerzas, a las 14.00h se realizarán dos paellas populares en los Mercados de Benimàmet y Nazaret. Y a partir de las 20.00h arrancará la programación en el resto de mercados que participan: Castella-Av del Cid, Mercado de Jesús-Patraix, Jerusalem, Russafa, Mercado Central, Rojas Clemente, Mossén Sorell, Torrefiel, Mercat d’Algirós, Cabanyal, El Grau y Benicalap. En sus paradas, los tenderos ofrecerán tapas elaboradas con su materia prima y sus productos frescos. Además, habrá barras con cerveza Amstel y otras bebidas.

Imagen de uno de los puestos del mercado de Russafa. Fotografía de Eva Máñez por cortesía de Bonic/A Fest.

Imagen de uno de los puestos del mercado de Russafa. Fotografía de Eva Máñez por cortesía de Bonic/A Fest.

El pop-rock valenciano tendrá protagonismo gracias a la colaboración del concurso para bandas valencianas emergentes Sona La Dipu, impulsado por la Diputación de Valencia. Actuarán seis de los grupos que han quedado finalistas o han ganado sus últimas ediciones: L’home Brut (Mercado de Castella – Av. del Cid, 23h), La Hora del Té (Jesús- Patraix, 20h), Tardor (Jerusalem, 22h), Desayuno (Rojas Clemente, 23h), Carlos Zanetti (Algirós, 22h) y Octava Polar (Benicalap, 23h).

Otras opciones musicales serán el jazz de Veva’s Band (Mossen Sorell 21h), la música balcánica de la Trocamba Matanusca (Algirós, 20h), el Swing de Le Dancing Pepa (El Grau, 20h) o las versiones de rock mestizo de La Golfería (Grau, 22h). Completarán el cartel la banda 2 Animales (Torrefiel, 20h), Ximo Gómez (Torrefiel, 23h) y el grupo Recámara (Russafa, 20h).  Además, participan la Societat Musical de Peixcadors (Cabanyal 20h) y la Societat Musical de Benicalap (Benicalap, 20h).

Fotografía de la exposición 'Mercados', de Eva Máñez. Imagen cortesía de Bonic/A Fest.

Fotografía de la exposición ‘Mercados’, de Eva Máñez. Imagen cortesía de Bonic/A Fest.

En cuanto a los espectáculos, Amstel aportará demostraciones de baile con la formación Swing Black Bottom (Castella- Av. Del Cid, 20; Jesús, 22h; Mercado Central, 20h; Rojas Clemente, 20h; Torrefiel, 22h; Algirós, 21h; Cabanyal, 22h y Benicalap, 20h.) y la actuación de dos Karaoke Rock Band, que permitirán al público actuar con una verdadera y extravagante banda, cantando los grandes éxitos del rock nacional e internacional (Castella – Av. Del Cid, 21h; Jerusalem, 20h; Central, 22h y Mossén Sorell, 23h).

También se impartirá un taller de hierbas medicinales (El Grau, 21h), habrá demostraciones de bailes de salón (Mossén Sorell, 20 y 22h) y malabares (Jerusalem, 21h y Central, 23h). Como en toda fiesta, habrá charanga y animación (Jesús- Patraix, Torrefiel y Cabanyal). Además, el humor y la música se unirán en el espectáculo Chimichang Comedy Band, de JuJa Teatre (Jesús – Patraix, 23h). Y la moda estará presente en la pasarela Mercafashion, un desfile en el que colaboran los diseñadores valencianos Dolores Cortés, Presen Rodríguez, Lululucía, Andra Cora y Miquel Suay (Russafa, 21h).

Todas las actividades y actuaciones son de acceso gratuito. Se harán hueco en los pasillos y plazas, entre las paradas de productos frescos y sus tenderos, para animar una fiesta que ocurrirá simultáneamente en 14 focos de la ciudad con el objetivo de señalar en el mapa la red de mercados municipales del Ayuntamiento de Valencia. Una jornada para que los vecinos puedan acercarse a conocer y disfrutar de uno de los espacios más vivos de la ciudad: sus mercados.

Black Bottom. Imagen cortesía de Bonic/A Fest.

Black Bottom. Imagen cortesía de Bonic/A Fest.

Palabras de hoy para fotografías de ayer

Relatos en blanco y negro
Generación Bibliocafé (GB)

Un grupo de amigos y conocidos amantes de la literatura en su doble vertiente como lectores y escritores. Una serie de talleres literarios para iniciarse en sus misterios. Un local donde reunirse a intercambiar conocimientos e ideas, la librería cafetería Bibliocafé de José Luis Rodríguez y su esposa Fernanda.  Así surgió de una forma espontánea la Generación Bibliocafé (GB) a partir de una idea tan simple como eficaz: ¿Por qué esperar que publiquen nuestros escritos? ¡Hagámoslo nosotros! Y se lo tomaron tan en serio que unos tres años después ya tienen una biblioteca propia de doce volúmenes de contenido variopinto. Desde temas ligeros, como viajes, gastronomía y mascotas, a asuntos candentes de plena actualidad; violencia de género o el drama de la inmigración.

Pese a la lamentable desaparición de la librería Bibliocafé, los miembros del colectivo se mantienen unidos, ilusionados y  productivos como el primer día. Varios de ellos ya han publicado novelas en solitario y en conjunto demuestran su capacidad de superación en cada proyecto que emprenden.

Portada de Relatos en blanco y negro. Generación Bibliocafé.

Portada de Relatos en blanco y negro. Generación Bibliocafé.

El pasado mes de diciembre apareció su duodécimo título presentado con gran expectación en el palacio de los Condes de Alpuente, en la calle Caballeros. Se trata de un libro homenaje a  Valencia y sus habitantes de un ayer relativamente próximo que parece muy lejano en el tiempo. A partir de la colección de fotografías antiguas del blog de Julio Cob, dos docenas de autores, con declarada mayoría femenina, han urdido otras tantas historias, 24 en total, reunidas en Relatos en blanco y negro.

Variedad de estilos, de temas, brevedad y concisión. Es el aliciente de esta obra colectiva que sumerge al lector en una época de tonalidades grises, la sociedad del franquismo atenazada por la hipocresía, la represión y las secuelas del gran desastre que fue la guerra civil.

En ‘Cola de caballo’ Susana Gisbert cuenta la historia de dos hermanos huérfanos separados por duras circunstancias que vuelven a reencontrarse tras muchos años. Inmaculada Martínez describe en ‘Crisantemos, 1934′  el estado de ánimo de una madre viuda a causa de la guerra de África que se dispone a comprar flores para la tumba de su marido.

Saler. Imagen cortesía de Generación Bibliocafé.

Saler. Imagen cortesía de Generación Bibliocafé.

No sólo hay espacio para el drama. En clave humorística Mauro Guillén recuerda el gran impacto que tuvo en la sociedad española la llegada del Seiscientos (Modernidad), y Fuensanta Niñirola relata en ‘Una vida a trompicones’ la vida de una mujer que, pese a su tendencia a sufrir accidentes, tiene una vida dichosa y plena. La nota rural la pone Ángel Marqués con su cuento ‘Alegría’, nombre de la mula del abuelo del narrador, un avispado animal que es testigo de su iniciación en el sexo y la muerte.

Don Vicente Blasco Ibáñez protagoniza dos relatos. ‘El Boa’, de Herminia Luque recrea la relación del fogoso escritor con la famosa escritora doña Emilia Pardo Bazán, varios años mayor que él. Confesiones a María de Luisa Berbel es el propio Blasco Ibáñez quien, en una carta imaginaria a su primera esposa María Blasco, le pide disculpas por no haber prestado suficiente atención a su familia debido a sus vocación viajera y aventurera.

El bibliófilo e historiador Rafael Solaz, Pilar Martínez, el equipo de Côdez Iuvenis y el joven diseñador Marcos Escolano son otros colaboradores de este proyecto.

Riada en Valencia. Imagen cortesía de Bibliocafé.

Riada. Imagen cortesía de Generación Bibliocafé.

Bel Carrasco

Gastronomía y diseño, un plato de éxito

Exposición Gastro+Design
Gastrónoma 2015 de Feria Valencia
Del 14 al 16 de noviembre de 2015

Se consume por la boca, pero también, y de qué manera, por los ojos. De ahí la importancia del diseño a la hora de comprar un producto. “El poder que tiene la imagen sobre la venta es brutal”, explica Pedro González, al frente del estudio de diseño que lleva su nombre, encargado del comisariado de la exposición Gastro+Design en el marco de Gastrónoma 2105. Para poner en valor toda esa creatividad que se halla detrás del éxito de muchas marcas comerciales, se mostrarán 25 trabajos de 16 estudios valencianos en Feria Valencia del 14 al 16 de noviembre.

Gastrónoma 2015, del 14 al 16 de noviembre, en Feria Valencia.

Gastrónoma 2015, del 14 al 16 de noviembre, en Feria Valencia.

Los trabajos de diseño están relacionados con marcas de bebidas, licores, cervezas artesanales, arroces, aceites, jamones o cafés. También con espacios de ocio y restaurantes que por su ambiente resultan singulares. Marcas y espacios que han visto en muchos casos incrementar sus ventas gracias al maridaje entre el producto y su forma de presentación. “Las etiquetas suscitan recuerdo en el consumidor”, subraya González. Y ese recuerdo es el que incita a la compra. Ahora bien, cuidar la imagen sin cuidar al mismo tiempo la calidad del producto no suele funcionar. “Antes te la podían colar, pero al consumidor sólo le engañas una vez”.

El estudio de Pedro González ha sido el encargado de reunir algunos de los primeros nombres del diseño valenciano: Conca y Marzal, Menta, Ibán Ramón y Dídac Ballester, Lavernia & Cienfuegos, Gallén+Ibáñez, Borja García Estudio, Daniel Nebot y Paco Roca, Estudio Pepe Gimeno o el propio organizador, entre otros. Algunos de ellos, como los casos de Nebot y Lavernia, Premios Nacionales de Diseño. Y otros, como Roca, Premio Nacional de Ilustración.

Gastrónoma 2015, del 14 al 16 de noviembre, en Feria Valencia.

Gastrónoma 2015, del 14 al 16 de noviembre, en Feria Valencia.

Estudios y diseñadores ninguneados por la anterior Administración. “Se ha menospreciado a la profesión, contratando a gente amateur y pagando honorarios muy por debajo de lo estipulado”, afirma González. Reconoce que se ha dado “un pequeño paso adelante” con el actual equipo de gobierno, pero que todavía “está lejos” de que haya ese reconocimiento hacia los profesionales del diseño. “Un cartel no se puede hacer por 1000€”, dice. Aunque reconoce que “con todas las obscenidades políticas cometidas se hace ahora difícil de entender que haya que pagar entre 4000 y 6000€ por un cartel, acorde con las tarifas establecidas”.

La exposición Gastro+Design viene a arrojar un poco de luz en relación con esa puesta en valor del diseño. “Tenemos que educar a la Administración para que sepa lo que está comprando”. Del mismo modo que las marcas han de saber que un buen diseño puede favorecer las ventas. Los casos prácticos que se presentan en Gastrónoma 2015 “refuerzan la importancia entre la calidad del producto y la inversión en su presentación como fórmula de éxito”.

Y Pedro González pone su propio ejemplo con el “boom” de Bodegas Hispano Suizas, el diseño de la etiqueta de la cerveza Lalola, de Daniel Nebot y Paco Roca, la identidad visual de los jamones Extrem, de Gallén+Ibáñez, o el diseño de los restaurantes Copenhague, Malmö y Oslo, de Borja García Estudio. “Nos hemos centrado en productos gourmet, para acercarnos a un público quizás más selecto y amante de la gastronomía”. Un público “bipolar” en tiempos de crisis. “Hablamos de gente que consume productos de las grandes superficies y de ese otro que ha provocado el renacer de espacios más especializados”.

En este sentido, Pedro González reconoce que la crisis “ha limpiado el mercado en todos los sectores”, de forma que en el diseño, “antes más atomizado, ahora se ha quedado lo mejor”. Gastro+Design, en Gastrónoma 2015 de Feria Valencia, es un ejemplo de todo ello. También un ejemplo de que “el diseño es garantía de éxito”, concluye el organizador.

Imagen promocional de la exposición Gastro + Design. Cortesía de Estudio Pedro González.

Imagen promocional de la exposición Gastro + Design. Cortesía de Estudio Pedro González.

Salva Torres

Jazz y gastronomía: oído cocina

Jazz & Cookin’. Valencia Vanguard Festival
Espai Rambleta
C / Bulevar Sur, esquina Pío IX. Valencia
Del 6 al 8 de noviembre de 2015

Jazz de vanguardia y cocina creativa. A priori, dos disciplinas bien dispares, pero que este fin de semana se podrán disfrutar en feliz y perfecto maridaje en Jazz & Cookin’. Valencia Vanguard Festival. La cita es en Espai Rambleta, del 6 al 8 de noviembre, y el evento se presenta como el único en España de estas características.

Organizado por el sello discográfico Vector Sounds, Jazz & Cookin’ cuenta con la colaboración de diversas marcas y entidades, como la Fundación SGAE, a través de su Consejo Territorial de la Comunidad Valenciana.

Apelando a la vanguardia creativa en los ámbitos del jazz y la gastronomía, el festival propone “la creación de un espacio, cada vez más amplio, en el que puedan presentarse propuestas de vanguardia en jazz y cocina, y sirva de escaparate a los artistas más innovadores de cada uno de estos campos”, explican los organizadores. De este modo, durante tres jornadas, “Valencia será la capital de la música y la cocina más avanzadas”, concluyen.

Fotograma de 'Snacks, bocados de una revolución', de Verónica Escuer y Cristina Jolonch.

Fotograma de ‘Snacks, bocados de una revolución’, de Verónica Escuer y Cristina Jolonch.

El programa del festival Jazz & Cookin’ se abrirá el viernes 6 de noviembre con la proyección del documental Snacks, bocados de una revolución, de Cristina Jolonch y Verónica Escuer.

Josep Lluís Galiana y Carlos D. Perales. Imagen cortesía de SGAE.

Josep Lluís Galiana y Carlos D. Perales. Imagen cortesía de SGAE.

El resto de la programación conjuga las presentaciones y exhibiciones culinarias con la música en directo, a cargo de formaciones vinculadas al ámbito del jazz de vanguardia, la experimentación y la creación sonora, tanto nacionales (los valencianos Josep Lluís Galiana & Carlos D. Perales, Naima y Edu Cornelles & Antonio Jesús Sánchez, y el barcelonés Sai Trio, integrado por Sònia Sánchez, Agustí Fernández e Ivo Sans) como internacionales (el californiano Paul Stocker Vanguard 4tet, el cuarteto británico Dominic Lash Quartet, el trío de improvisación libre alemán Molimo y el grupo noruego de free jazz Pocket Corner).

Fotograma de 'Snacks, bocados de una revolución', de Verónica Escuer y Cristina Jolonch. Cortesía de SGAE.

Fotograma de ‘Snacks, bocados de una revolución’, de Verónica Escuer y Cristina Jolonch. Cortesía de SGAE.

Vuelve el Festival Intramurs a Valencia

Intramurs, Festival per l’Art a València
Centro histórico
Hasta el 1 de noviembre de 2015

Desde el día 22 de Octubre la antigua muralla que envuelve el casco histórico de Valencia se llenará de actividades culturales y artísticas con la segunda edición del Festival Intramurs.  Alrededor de cuatrocientos eventos de moda, arte, música y gastronomía tomarán las calles con una idea: el arte como impulsor del espacio público.

Una idea que comparten otros países como Holanda, modelo a seguir en arte público y referente en educación, bienestar social, cultura… Un país que este año el Festival Intramurs ha querido traer a Valencia como invitado y en torno al cual se organizará una mesa redonda el próximo 29 de octubre con el crítico de arte e investigador Jean Boumans junto a otros artistas de renombre internacional.

La iniciativa de Intramurs comenzó en noviembre del pasado año 2014 y vuelve en esta edición con mucha más fuerza. Un trabajo de todo un año que desembocará en una explosión cultural formada por conciertos de música, actuaciones de teatro y danza, intervenciones urbanas, performance, talleres, mesas redondas, desfiles de moda, ruta de gastronomía, actividades artísticas de todo tipo que ocuparán las calles hasta diez días.

10623838_734430603317380_1489722291445807611_o

Una de las propuestas más interesantes que tendrá el festival será la Ruta de Escaparates en la que participan casi cincuenta diseñadores. Un auténtico ejemplo de unidad entre los negocios locales que conforman Ciutat Vella y los artistas, que tendrán la oportunidad de exponer su trabajo y ser evaluados por críticos de arte y otros diseñadores asentados durante la tarde del 27 de octubre.

10258250_733051380121969_5199743782091576400_o

Otro de los programas imprescindibles es el de Mini Intramurs, un programa que tiene como objetivo el impulsar la didáctica del arte en un momento en el que la Educación Artística está siendo revisada y puesta en valor por gran cantidad de asociaciones y colectivos artísticos. Mini Intramurs invita a las familias a que participen en actividades de teatro, música, video arte, arquitectura o intervenciones en espacio público que promuevan la sensibilidad artística de los más pequeños.

10625006_723622437731530_3928350956672530364_n

Sin embargo, una de las intervenciones colectivas más esperadas se realizará en un espacio que colaborará por primera vez con el Festival Intramurs: la Plaza de la Virgen. Espacio simbólico de nuestra ciudad del que nunca antes el arte contemporáneo había formado parte y que llama a la participación ciudadana a partir del día 26 de octubre.

A partir del jueves 22 a las 19.00h tendrá lugar la presentación del Festival Intramurs en el Museo L’Iber y de allí los asistentes podrán trasladarse al Espacio Ideo de la mano de Jaime Vallaure para la fiesta de inauguración. Sin duda, una ocasión para que las calles del centro histórico sean reanimadas por un festival de arte y para el arte, que se suma al resto de festivales pertenecientes al PICUV (Plataforma de Iniciativas Culturales Urbanas de Valencia) y que ayudan a impulsar el movimiento cultural de nuestra ciudad.

10700389_733052713455169_7707281691136097906_o

Patricia García

Teatro entre un Manhattan y un Rob Roy

La diferencia entre un Manhattan y un Rob Roy, de Borja López Collado
Ca Lluis
C / Zarra, 2 (zona Plaza del Cedro). Valencia
Hasta finales de octubre, 2015

La Diferencia entre un Manhattan y un Rob Roy, estrenada en Ca Lluis, es una pieza teatral escrita específicamente para el nuevo circuito de teatro en espacios no convencionales, que sitúa precisamente a la pareja de actores protagonistas en una de las mesas del propio restaurante donde se representa la obra.

Lluis Salvador, gestor del gastrobar Ca Lluis, indicó durante la presentación que “la idea es fusionar gastronomía con teatro de una manera directa, buscando que al igual que se puede disfrutar de una cena junto con otras disciplinas artísticas, por qué no hacerlo también con una obra teatral escrita y pensada específicamente para tal fin”.

Borja López Collado, autor de la obra y director artístico de Triangle Teatre, la compañía productora, destacó a su vez que “no es teatro de cabaré, aunque es cercano y tiene similitud, por el hecho de que se representa en espacios no convencionales, pero como género es una escena teatral, una escena de texto, donde no entran canciones, monólogos o bailes”.

Los protagonistas, tanto la pareja que estrena en el mes de octubre, Ainara Corral y Pablo Tomás, como las siguientes que protagonizarán en los meses de noviembre y diciembre, Héctor Fuster, Laura Salcedo, Albert Martínez y Laura Valero, trabajaron con Borja anteriormente en una adaptación de Café y Cigarrillos.

De hecho, Laura Salcedo coincidió con Héctor Fuster en la escuela en la ESAD (Escuela Superior de Arte Dramático), precisamente durante la representación de Café y Cigarrillos, y en palabras de ambos, “hemos llevado esa química que tuvimos en la escena a La Diferencia entre un Manhattan y un Rob Roy y nos lo hemos pasado muy bien y esperamos que siga así”.

Cartel de la obra La diferencia entre un Manhattan y un Rob Roy, de Borja López Collado.

Cartel de la obra La diferencia entre un Manhattan y un Rob Roy, de Borja López Collado.

La fusión entre cultura y ocio no está reñida y esto ha terminado por confluir en un proyecto teatral de circuito itinerante que abarcará los meses de octubre, noviembre y diciembre y que tendrá lugar en cuatro espacios gastronómicos de la ciudad de Valencia: Ca Lluis, Mendiclub Restobar, I Loft VLC y Buteco. Es buscar precisamente la complicidad de los artistas con el público, al mismo nivel, sin la distancia que proporciona un escenario.

El reparto de la pieza está formado por Ainara Corral y Pablo Tomás (pareja que estrena en el mes de octubre), Hector Fuster y Laura Salcedo (durante el mes de noviembre) y Albert Martínez junto con Laura Valero (cerrarán durante el mes de diciembre). Un total de 12 actuaciones durante tres meses en cuatro locales distintos, en donde cada uno de estos locales acogerá a una nueva pareja de intérpretes por cada mes.

La diferencia entre un Manhattan y un Rob Roy nos presenta a dos personajes, una pareja joven, un chico y un chica que deciden encontrarse en un cafetería. ¿Por qué allí? ¿De quién fue la idea? ¿No había otro sitio? ¿Qué han venido a decirse? ¿Acaso importa? Pronto nos daremos cuenta que las cosas no son lo que parecen, quien calla otorga y quien habla, pues eso… por la boca muere el pez.

Integrantes de La diferencia entre un Manhattan y un Rob Roy. Imagen cortesía de los organizadores.

Integrantes de La diferencia entre un Manhattan y un Rob Roy. Imagen cortesía de los organizadores.

Factoría Rambleta, el entretenimiento en serio

Factoría Rambleta
Espai Rambleta
Bulevar Sur, esquina Pío IX. Valencia
Juanma López Iturriaga
Miércoles 30 de septiembre, a las 20.00h

Hay dos tópicos que Espai Rambleta quiere romper. Uno tiene que ver con el entretenimiento, generalmente asociado al escapismo, la banalidad o la risa tonta. Y el otro se refiere a la cultura, igualmente ligada al ocio frívolo y de dudosa rentabilidad. Con Factoría Rambleta, el contenedor cultural inaugurado el pasado mes de marzo con el modista Lorenzo Caprile, pretenden quebrar, hacer saltar por los aires, ambos tópicos. Y, por lo explicado durante su presentación en la Fnac, parecen haberlo conseguido.

“Queremos llevar a Rambleta el talento para que Valencia sea una ciudad menos áspera, más confortable y más bonita”, lanzó Mariola Cubells, directora de Relaciones Externas de Espai Rambleta. Talento pensado para que los ciudadanos “sean más sabios, más felices”, apostilló. Felicidad y sapiencia que, a su juicio, pueden estar ligados: “La divulgación y el conocimiento pueden ser entretenidos”. Así lo ha entendido el público que desde el arranque de la factoría ha recibido con entusiasmo un espacio cultural por el que ya han pasado, además de Caprile, Jordi Évole, Santiago Auserón, Antonio Muñoz Molina o Elvira Lindo.

Juanma López Iturriaga inaugura la nueva temporada de Factoría Rambleta. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Juanma López Iturriaga inaugura la nueva temporada de Factoría Rambleta. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Ahora les toca el turno a Juanma López Iturriaga, con el que arranca la nueva temporada (30 de septiembre), y Javier Mariscal. Vicent Molins, responsable de la factoría, consideró que, tras “la serie de programas piloto” con la que se empezó “tímidamente”, el éxito de público “ha confirmado que se pueden hacer más y durante mucho tiempo”. Vamos, que el entretenimiento de Factoría Rambleta va en serio. Y el rumbo de crucero que parece tomar la iniciativa de traducir el conocimiento en felicidad se debe “al apoyo de la sociedad civil”, destacó Cubells.

Es ese apoyo de las entidades empresariales y otros organismos privados el que viene a romper el tópico de la cultura como gran ocio y triste negocio. Tanto es así, que la propia Mariola Cubells entendió ese apoyo como una “apertura, una sensibilidad nueva hacia la cultura por parte de las empresas privadas”. Empresas como La Caixa o Caixa Popular que, lejos de apoyar la iniciativa pensando en el simple retorno económico de su aportación, “reciben a cambio felicidad; suena naif, pero es así”.

Que “el entretenimiento es compatible con el conocimiento” (Molins) o que “la cultura es un vehículo para la felicidad” (Cubells) es lo que esas empresas han entendido, quizás debido al azote de la crisis, cuyo látigo aún resuena. Animados por ese apoyo y ese cambio de sensibilidad, los responsables de Espai Rambleta refuerzan su apuesta por ese conocimiento entretenido abriendo nuevos epígrafes dentro de esa factoría. Además de ‘Sabios en Rambleta’ y ‘Por los otros’, tienen pensado dedicar espacio a la ciencia o la gastronomía, con nombres todavía por concretar, al tiempo que se pondrán en marcha una serie de desayunos en los que determinados maestros dialoguen con jóvenes aprendices.

Uno de los objetivos de Factoría Rambleta es divulgar todo ese talento desparramado en diferentes áreas de la cultura, para “escuchar historias que hacen avanzar el mundo” (Cubells). Historias que repicando en Valencia evoquen esa felicidad aludida a través del conocimiento. “Hay mucha sensibilidad y talento en esta ciudad”, concluyó Mariola Cubells. La factoría ya está pensada para que funcione a pleno rendimiento.

Mariola Cubells y Vicent Molins en la presentación de Factoría Rambleta en la FNAC de Valencia. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Mariola Cubells y Vicent Molins en la presentación de Factoría Rambleta en la FNAC de Valencia. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Salva Torres

Un MuVIM para comérselo

Quique Dacosta. Paisajes Transformados
MuVIM
C / Quevedo, 10. Valencia
Hasta el 29 de noviembre

Como apuntó Paco Molina, director de MuVIM, “la gente se extraña de que no haya recetas”. Y no las hay en la exposición Quique Dacosta. Paisajes Transformados, porque el universo del cocinero asentado en Denia (Alicante) va más allá del escueto corolario de ingredientes con los que preparar un plato de comida. Es un universo repleto de olores, sabores, texturas y formas que trascienden la simple deglución de alimentos para alcanzar la categoría de arte. Por eso está en el MuVIM hasta el 29 de noviembre, después de que haya sido prorrogada un mes su exhibición que tenía previsto concluir el 27 de septiembre.

Quique Dacosta en su exposición. Fotografía de Raquel Abulaila, cortesía del MuVIM.

Quique Dacosta en su exposición. Fotografía de Raquel Abulaila, cortesía del MuVIM.

Algunos dirán que se exagera metiendo en un museo la gastronomía. Pero la sociedad del bienestar, en su punto álgido, hace ya tiempo que viene considerando el acto de comer una cuestión estética. De manera que una vez superada la subsistencia, en aquellos lugares que tienen tamaña suerte, se busca alcanzar la plétora de los sentidos por vía no sólo oral, sino también visual, táctil e incluso auditiva. De todo ello se hace cargo la exposición de Quique Dacosta mediante paneles explicativos, escenografías, videos, fotografías de Sergio Coimbra y reproducciones de algunos platos.

El proceso creativo del famoso cocinero se enmarca en tres paisajes relacionados con su singular actividad culinaria: el Montgó, la Marjal de Pego y el Mediterráneo. Del primero derivan una infinidad de aromas; del segundo, su inigualable arroz, y del tercero, la gamba roja como uno de sus productos estrella. Tres grandes fotografías, medio estáticas medio dinámicas, alusivas a esos tres espacios de referencia reciben al visitante nada más acceder a la exposición. Luego, una especie de túnel ideado a modo de ‘Tránsito espiral’, va mostrando ese proceso creativo ligado a territorios transformados en estados de ánimo.

Fotografía de Quique Dacosta en la exposición del MuVIM.

Fotografía de Quique Dacosta en la exposición del MuVIM.

Quique Dacosta lo recordó el día de la inauguración: “Con el lenguaje de la cocina cuento mi vida y mis recuerdos”. En lugar de utilizar los platos, que también, el chef valenciano se sirve de las paredes del túnel construido en el interior del MuVIM, para desplegar toda esa imaginación culinaria que le ha valido el título de doctor honoris causa en Bellas Ares, amén de sus tres estrellas Michelín por el restaurante que posee en Denia.

Comisariada por Beatriz García, de QB Arquitectos, en colaboración con el Estudio 2E+1L, Quique Dacosta. Paisajes Transformados es una exposición recreativa del alto valor alcanzado en los últimos años por la gastronomía en manos de cocineros artistas. Aquí no es que esté señalado como peyorativo lo de comer con los ojos, sino que es condición indispensable para adentrarse en el universo creativo de Quique Dacosta. Basta para ello detenerse en la reproducción de platos como Salmonetes azafrán Mark Rothko, Cuba libre de foie, Ostra Guggenheim o La gamba [roja de Denia], para entenderlo. También las 43 fotografías de Coimbra ayudan, y de qué forma, a consumir por la vista el universo de formas, colores, sabores y olores de Dacosta. La gastronomía convertida definitivamente en un nuevo espectáculo.

Fotografía de uno de los platos de Quique Dacosta en la exposición del MuVIM.

Fotografía de Sergio Coimbra de uno de los platos de Quique Dacosta en la exposición del MuVIM.

Salva Torres