El IVAM promueve la creación más allá del museo

‘IVAM Produce’ | Programa de apoyo a la creatividad
Institut Valencià d’Art Modern (IVAM)
24 de abril de 2020

El IVAM es más que un conjunto de galerías donde se organizan exposiciones y se exhiben obras de grandes artistas universales. Es más que el edificio que alberga, conserva y restaura la colección de arte moderno y contemporáneo más importante de la Comunitat Valenciana. Es una institución que estudia y difunde el conocimiento del arte, que impulsa la creación de obras y apoya la experimentación en València de los lenguajes artísticos más vanguardistas. Para eso nació en 2015 el programa ‘IVAM Produce’, un programa que apoya la creatividad y que se hace en la actualidad más necesario que nunca.

El museo trabaja en estos momentos con los valencianos José María Yturralde, Carlos Sáez y LaboLuz en un nuevo proyecto artístico sobre la exposición ‘Imaginarios mecánicos. El siglo de las máquinas en la colección del IVAM’. Sus obras, de carácter específico, ocuparán la pancarta de la fachada y el hall del museo con obras basadas en la experimentación con los medios digitales y las nuevas tecnologías.

Además, cuando se levante el estado de alarma y se abra al público el Jardí de l’IVAM, el museo pondrá en marcha acciones y actividades para vincularse con su entorno más próximo, el barrio del Carmen, como la intervención mínima, poética y lúdica del artista residente en València Fermín Jiménez Landa.

El entorno social

‘Variacions 07’, de Anja Krakowski, perteneciente al proyecto ‘Variaciones sobre el plano’ . Fotografía cortesía del IVAM.

Los proyectos artísticos de ‘IVAM Produce’ rebasan sus fronteras físicas. El museo pretende superar los límites espaciales del edificio o de su jardín para incluirse directamente en la esfera de lo social. El IVAM se convertirá en un mediador para reintroducir la producción artística en el tejido social, escuchando y respondiendo a necesidades concretas de colectivos de ciudadanos. De este modo, el proceso de realización de la obra será parte directa de la vida pública.

El IVAM, como centro de producción, ofrecerá a los y las artistas los medios y recursos adecuados para la realización de estos nuevos proyectos según sus particularidades y los acompañará en la investigación y realización del proyecto.

En estos momentos, ‘IVAM Produce’ ya está trabajando con las artistas Asunción Molinos Gordo y Azucena Vieites en dos proyectos donde se está implicando a colectivos locales. Diversos encuentros, mesas de debate, cursos y talleres culminarán en la creación de distintas obras en espacios públicos de la ciudad de València.

El año pasado se puso en marcha ‘Variaciones sobre el plano’, un proyecto piloto en el que un grupo de creadores –Clara Boj y Diego Díaz, Miguel Ángel Fernández, Anais Florin, Anja Krakowski, y Norberto Llopis– empezaron a trabajar con distintos colectivos del barrio del Carmen –vecinos, personas en soledad, la biblioteca anarquista El Punt, el taller de artesanía de Pepe March, la Plataforma la Muralla, y la Fundación La Posta. El proyecto está comisariado por Juan Luis Toboso y Ángela Montesinos y está sirviendo para comprobar cómo el papel del museo tiene que ser el de la implicación con el contexto que le rodea y tener una participación directa en los procesos de investigación y producción de las obras.

La idea del Institut Valencià d’Art Modern es incrementar la línea de trabajo de ‘IVAM Produce’ e iniciar la producción de nuevos proyectos en el último trimestre de este año, ampliando su contexto geográfico para contribuir a sostener el tejido artístico de la Comunidad y contribuir a la vertebración del territorio.

‘Variacions 07’, de Norberto Llopis, perteneciente al proyecto ‘Variaciones sobre el plano’. Fotografía cortesía del IVAM. Fotografía cortesía del IVAM.

MAKMA

Los secretos mejor guardados de Fermín Jiménez Landa

Abierto Valencia, fiesta de apertura de las galerías valencianas
Una persona viva y dos muertas, de Fermín Jiménez Landa
Premio a la Mejor Exposición
Viernes 21 y sábado 22 de septiembre de 2018

Abierto Valencia tienes sus secretos: los que formula Fermín Jiménez Landa en la galería Rosa Santos y que le ha valido el Premio a la Mejor Exposición del evento cultural que organiza la Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de la Comunitat Valenciana (LaVAC). La muestra lleva por título Una persona viva y dos muertas, en alusión precisamente a la clave para guardar ese silencio que da carta de naturaleza a un secreto. El artista lo hace apropiándose de esta frase pronunciada por Benjamin Franklin: “Tres personas pueden guardar un secreto, si dos de ellas estás muertas”.

Y los secretos de los que se hace cargo Jiménez Landa en su exposición quedarán para siempre ocultos en las paredes de la propia galería. “He pintado de color naranja la altura del edificio por dentro, perforando la pared con agujeros profundos”. Agujeros en los que la gente introducirá en un papel aquello que no suelen verbalizar y quieren expresar, para que quede constancia de su secreto mejor guardado. “Las paredes se masillarán y no se sabrá lo que contienen esos mensajes”, explica el artista.

Responsables de Abierto Valencia. Imagen cortesía de LaVAC.

Responsables de Abierto Valencia. Imagen cortesía de LaVAC.

Carmen Amoraga, directora general de Cultura y Patrimonio, fue quien desveló el premio ganador otorgado por la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, valorado en 3.000 euros. También se revelaron los tres Premios Adquisición entregados por DKV Seguros, Gandía Blasco y la Fundación Hortensia Herrero. La entidad aseguradora se hizo con obras de Alberto Beltrán (Luis Adelantado), Juan Fabuel (Shiras Galería) y Sebastián Chisari (Mr. Pink). Gandía Blasco se decantó por una pieza de Cristina Almodóvar (Set Espai d’Art), mientras que Hortensia Herrero apostó por otra obra de esta última artista y otra de Manuel Vilariño (Galería Punto).

El anuncio de los premiados se hizo un año más en el IVAM, donde su director José Miguel Cortés reveló la cifra que el museo destinará esta temporada a comprar obra en las galerías valencianas: 230.000 euros. “El IVAM confía en el trabajo de estas galerías”, afirmó. Luego explicó lo que no es ningún secreto: “Es un proceso largo y complejo de compra, que nos viene marcado por las líneas de adquisición”. Líneas a su vez marcadas por aquello que enriquece la colección del instituto valenciano. “No compramos artistas jóvenes, sino que nos centramos en Europa y el Mediterráneo”, al tiempo que subrayaba otro aspecto importante de la compra: “Menos cantidad de obra, pero más significativa”. “Un trabajo que dura meses”, agregó.

Lo que tampoco es un secreto, sino más bien una lacra, es la lentitud de la Administración pública a la hora de realizar los pagos. Por eso Amoraga quiso agradecer a las galerías “que nos permitan seguir acompañándolas, a pesar de las dificultades”, que las galerías “lo comprenden y lo sufren”. Y se explicó: “Somos lentas porque la ley nos obliga a seguir unos filtros. No siempre ha sido así, pero la Ley de Contratos cambió y ha sido un varapalo para todos”.

Fermín Jiménez Landa (segundo por la derecha), sonriente tras ser premiado en Abierto Valencia. Imagen cortesía de LaVAC.

Fermín Jiménez Landa (segundo por la derecha), sonriente tras ser premiado en Abierto Valencia. Imagen cortesía de LaVAC.

Rosa Santos, presidenta de LaVAC, se congratuló del presupuesto de compra del IVAM (“con ese presupuesto que se augura interesante”) y se limitó a respaldar el lamento de Amoraga: “Con el tiempo se van ajustando y cerrando mejor los acuerdos con la Conselleria de Cultura”. En lo que sí puso especial énfasis es en la energía que venía mostrando LaVAC con respecto al Abierto Valencia: “Queremos sensibilizar a los valencianos de la importancia que tiene acercarse a las galerías e iniciarse en el coleccionismo, porque el arte contemporáneo es el motor del conocimiento”.

El IVAM acogió la noche del viernes la fiesta de apertura de la temporada expositiva, tras una tarde de puertas abiertas de las galerías. El ARCO Gallery Walk, que ofrece visitas guiadas en una serie de rutas por las 16 salas valencianas, ha sido un éxito, recordó Santos, “porque el mismo día que se abrió, la página colapsó y hubo que cerrarla. El año que viene no volverá a suceder porque haremos tantas rutas como sean necesarias”. Caixa Popular, que junto al IVAM, la Conselleria de Cultura, DKV, Gandía Blasco, Fundación Hortensia Herrero, Ayuntamiento de Valencia, Palau de les Arts, Ética, the HUB y ARCO, patrocina el evento, ha promovido un premio popular mediante un link de su web, en el que el público decidirá la mejor exposición en un plazo de siete días.

Abierto Valencia, que ha acogido en el Palau de les Arts una mesa redonda protagonizada por Dani Levinas, poseedor de una de las colecciones privadas de arte contemporáneo más ricas del mundo, celebra así su sexta edición y el objetivo de seguir creciendo: “No tenemos techo”, aseguró Rosa Santos, quien aventuró larga vida al evento, porque “los que nos dedicamos al galerismo lo llevamos en las venas”.

Momento en que se dieron  a conocer los premiados del Abierto Valencia 2018 en el IVAM. Imagen cortesía de LaVAC.

Momento en que se dieron a conocer los premiados del Abierto Valencia 2018 en el IVAM. Imagen cortesía de LaVAC.

Salva Torres

Fuego, siempre alrededor

Salvar el foc
Proyecto de Fermín Jiménez Landa
Falla Mossén Sorell Corona
Marzo 2018

Fallas experimentales, tradicionales, monumentales, grandes, pequeñas, infantiles… ninguna se salva de un desenlace ceniciento. Ningún cambio ha habido en este sentido durante todo este tiempo, siempre se queman. El año que llegué a Valencia me preguntaba, como otros turistas, ¿por qué? Pronto obtuve respuesta: sin el fuego, nada tendría sentido; normal que Jean Cocteau escogiera salvarlo.

Fermín Jiménez Landa, el artista que cruzó España nadando de piscina en piscina y que llevó a cabo, en verano, una guerra de bolas de nieve, que previamente había recogido en invierno y guardado en un congelador, llega ahora a la falla Corona. Como él mismo reconoce, su trabajo invita a ver la realidad desde un punto equidistante entre lo absurdo y lo sensato, lo entrañable y lo iconoclasta, lo empírico y lo inverificable.

El monumento fallero de Escif, carente de escala monumental, se camuflaba con todo lo demás, todo lo demás que hasta el momento parecía que sobraba. Así, nos advirtió sobre la cotidianeidad alterada del espacio público en Fallas haciendo de lo molesto, una falla. Este año, la propuesta de Fermín Jiménez Landa no está huérfana de ingenio, ni de gracia. La calle, en lugar de cortarse, más bien, se bifurcará. Al parecer, Jiménez Landa erigirá un edificio con planta baja y dos alturas, dando origen a una tercera manzana. Este inmueble será su hogar, donde hará de centinela del elemento clave de las Fiestas Josefinas: la lumbre, el fuego que lleva guardando desde la cremà de 2017, destructivo, constructivo, purificador…

Salvar-el-foc1000x667

Fuego y hogar son dos conceptos ligados, a la vez que opuestos. Fuego procede del latín focus, como hogar, hoguera. El fuego puede ser creador, es el calor, es la vida y justifica el hogar; también es destructor, si es un incendio, es el fin. Existen multitud de expresiones en nuestro lenguaje en torno al fuego, prueba evidente de su importancia. Algunas de ellas son propiamente de carácter bélico, otras forman parte del hablar cotidiano: poner la mano en el fuego, a fuego lento, atizar el fuego, apagar el fuego, dar fuego, echar fuego por los ojos, jugar con fuego, ¡hagan fuego!, alto al fuego, pegar fuego, prender fuego, línea de fuego, prueba de fuego, echar leña al fuego o sacar las castañas del fuego.

Todo parece haber cambiado bastante desde la génesis de la fiesta de las Fallas, desde aquel momento en el que el gremio de carpinteros comenzó a quemar trastos y sobrantes de sus trabajos al final del invierno. El carpintero, como el herrero, es constructor, pero el herrero está especialmente vinculado al fuego, del que obviamente rehúsa el carpintero. El herrero es el forjador del universo que somete con el martillo y el yunque a lo animal, lo vegetal y la Naturaleza en general. Según Bachelard, para los dogones, un grupo étnico de Mali, el sol es el fuego de la fragua celeste, ocupando el herrero el papel de encargado de robar ese fuego y traerlo a la Tierra. Así, aquí en la Tierra, el fuego es un fragmento vivo del sol, alrededor del cual nunca dejamos de girar.

Pero el fuego es ancestral, es un gesto primitivo de dominio del mundo. El fuego proporcionó luz a los primeros homínidos, y gracias a él pudieron aumentar su actividad nocturna. Controlaron, así, algo tan indomable como la propia rotación de la Tierra, el día y la noche. Al llegar la primavera, con más horas de día gracias al movimiento eclíptico de traslación de nuestro planeta, los carpinteros valencianos quemaban los parots, una suerte de candelabros para sujetar el candil e iluminar los talleres cuya apariencia antropomorfa dio lugar, dicen, a los primeros ninots. El fuego, el hogar y las Fallas, tienen argumentos planetarios, universales.

Ismael Teira

Sin título-1

Fermín Jiménez Landa, artista de la Falla Corona

Falla Corona
Presentación del proyecto de falla 2018
Casal Fallero
C/ Corona 5
Valencia

JIMÉNEZ LANDA TRASLADARÁ A UNA FALLA SU PARTICULAR FORMA DE ENTENDER LA REALIDAD, ENTRE LO ABSURDO Y LO SENSATO.
Unas declaraciones del poeta Jean Cocteau le sirven de leitmotiv para una instalación donde el fuego y la participación de la comisión serán imprescindibles.

Cuentan que Jean Cocteau, tras la visita de un famoso museo, fue abordado por un periodista que le preguntó: “En caso de incendio, ¿qué salvaría usted de este museo?”. El literato respondió tras una pausa: “Salvaría el fuego”. Esta afirmación tan poética servirá para que Fermín Jiménez Landa la explique desde el ritual fallero. Su misiva será salvar el fuego, mantener la llama viva para dar sentido a su primera acción artística fallera.

IMG_1334

El pasado viernes, Jiménez Landa realizó una presentación del proyecto a los falleros de la comisión Mossén Sorell-Corona a través de un vídeo que testifica como el artista salvaba el fuego de la cremà. Y a raíz de ahí, esa llama ha seguido viva en toda suerte de velas, candelas, calentadores de gas; ha sido compartida entre miembros de la comisión y permanece viva en sus hogares, con el objetivo de que ese mismo fuego forme parte de multitud de actividades de la comisión durante este ejercicio y se mantenga encendido hasta la cremà de la falla de 2018. Esta acción performativa dará vida a la falla que prepara con la ayuda de El Taller de Manolo Martín, colaborador de confianza de la comisión tras la sincronía alcanzada en el pasado ejercicio.
Fermín Jiménez Landa, nacido en Pamplona y licenciado en Bellas Artes por la UPV, fue el encargado de la última instalación que vio la sala La Gallera. Su ”rayo verde” ha quedado como un emblema del arte contemporáneo en Valencia. Además, recientemente ha sido premiado en la Biennal de Mislata ‘Miquel Navarro’ (2016), Biennal d’Art Ciutat d’Amposta (2016), Programa de Residencias El Matadero-Madrid (2015), y ha expuesto en el Laboratorio del MUSAC, el Caixaforum, en la CA2M, Galería T20, Galería Valle Ortí o en las Atarazanas de Valencia.

CAP DE SURO, AUTORES DE LA FALLA INFANTIL

El estudio formado por Xavier Gurrea y Ariadna González será el encargado de la falla infantil de Corona; un trabajo que irá muy ligado al eje temático de la falla ideada por Fermín Jiménez Landa, marcando cierta distancia con los trabajos que realizarán para otras comisiones.

Proyecto de Isidro Ferrer, Sense Permís para la Falla Corona en 2017

Proyecto de Isidro Ferrer, Sense Permís para la Falla Corona en 2017

Pero, ¿qué está pasando en la Bienal de Mislata?

Bienal de Mislata Miquel Navarro. Premios de arte público
Diversas calles de Mislata (Valencia)
Artistas: LUCE, Pepe Miralles, Verónica Francés Molina, Pablo Bellot, Daniel Tomás Marquina, Anja Krakowski, Edu Comelles, Art al Quadrat, Fermín Jiménez Landa y Daniel Cantarero Tomás.
Comisaria: Alba Braza
Hasta el 21 de diciembre 2016
Visitas a cargo de los artistas. Consultar fechas aquí

Siete de la tarde, plaza de la Constitución de Mislata. Es festivo – precisamente el día de la Constitución – y no hay demasiado trajín, tan sólo algunos niños jugando a la pelota. En realidad, jugando a encalar la pelota en el balcón de una casa, muchas veces increpados por los transeúntes a los que hacen poco caso, o más bien ninguno. Tienen la seguridad de que no están portándose mal, ni molestando. Al contrario, creen que están colaborando con el arte, formando parte de un happening, siguiendo las normas y reglas de juego marcadas por el chico de la moto blanca, más conocido como LUCE. El balcón de los balones perdidos está repleto de pelotas recuperadas por él de solares y tejados mislateros.

La comisaria Alba Braza y yo pasamos un rato caminando por Mislata, al tiempo que comentamos el sentido de una Bienal así, aquí. Todas las obras quieren involucrar, de un modo u otro, a la ciudadanía, invitándola a reflexionar o simplemente pensar sobre diversos temas en particular, y sobre el arte contemporáneo en general. En esta ocasión, los artistas no tienen la misión de embellecer muros, sino más bien la de dar un toque de atención sobre los temas que más preocupan, algunos bien amargos: la crisis, la especulación urbanística; las normas, lo legal, lo ilegal; la pobreza energética; la memoria histórica, colectiva; los chismes; el sida.

Pepe Miralles lleva mucho tiempo trabajando en torno a este último tema, preguntándose por «el estado del VIH y el sida después de más de treinta años desde que esta infección haya aparecido». En Mislata continuó con su proyecto Espai reservat, delimitando con una cinta de señalización un espacio público reservado a personas seropositivas «para que muestren qué les pasa, qué es lo que sienten, y cómo viven». Alba Braza me comenta que uno de los lugares escogidos a propósito por Pepe Miralles estaba próximo a un colegio, lo que provocó cierta incomodidad entre algunos padres y madres. Miralles, además, recubrió con lacitos rojos una columna del Ayuntamiento, para delatar la actitud zalamera de cada 1 de diciembre, frente a todo lo contrario el resto del año.

«Pensé que lo mejor sería que las personas que viven en Mislata y que transitan por Mislata hablaran de ellas mismas, de sus relaciones, de las cosas que les gustan, las que no, la gente que quieren, la que no», nos cuenta Verónica Francés Molina, artífice de Pauta: Mislata, un muro de autorrepresentación colectiva con vinculaciones whatsapperas. La guasa, entendida como algo festivo y gracioso, caribeño, está presente en el alumbrado al estilo de verbena de pueblo que presenta Pablo Bellot. Se lee “Agotados de esperar el fin”, un grito punk incompatible con el alumbrado navideño de calles aledañas.

La luz también vuelve a estar presente en un par de solares, tristes descampados, hábitat de gatos y especies vegetales en el mejor de los casos. Los terrain vague llamaron la atención de Daniel Tomás Marquina y a Anja Krakowski. El primero, en La veu de les mirades. Llum i narracions col•lectives de la Moreria llenó de farolillos un improvisado jardín urbano entre medianeras promovido y cuidado por el vecindario. La segunda, ejecuta una inteligente asociación entre solar, del sol, y solar, de suelo. La titula: Contingencia, que es la posibilidad de que algo suceda, o no suceda. Es un rótulo metálico instalado dentro de un solar, pero visible desde fuera, con el texto “Solar power”. De día se aprecia la palabra solar, y de noche, gracias a un sistema de iluminación cargado con energía solar, la palabra power. El juego de palabras «hace referencia al potencial que encierran los solares si se hace un uso alternativo de ellos», sentencia Krakowski. Para esta obra, la artista recurrió a estudios demográficos sobre la apariencia urbana de Mislata en lo que atañe a las medianeras vistas, pues había una norma que regulaba los volúmenes de las fincas, pero no las alturas. Como consecuencia, existen hoy gran cantidad de solares privados y, en cambio, poco suelo público del que disponer en un municipio tan denso como este, el más denso de España.

El ajetreo mislatero, denominado paisaje sonoro, está representado visualmente por Edu Comelles en su Espectograma: cincuenta metros de mural que arrojan algo aparentemente abstracto a la calle. Precisamente, uno de los objetivos de esta Bienal es el de mostrar públicamente un conjunto de realidades que aparentemente parecen otra cosa. Alba Braza se refiere a ello como algo mágico, y afirma que parte del éxito -además del correcto trabajo y la responsabilidad de los artistas- proviene de la buena sintonía que se palpa en el ambiente: «Es un trabajo común, de las brigadas, de la concejalía de Urbanismo, con el apoyo del Ayuntamiento y la ayuda y la predisposición de todos. Es mágico».

A partir de un momento del recorrido pasamos a guiarnos por una decena de flechas cerámicas que indican el camino Al refugi!. Mónica y Gema del Rey, artistas gemelas de Art al Quadrat nos ayudan a imaginar la dureza de los bombardeos cuando contemplamos los retratos de los lugareños mordiendo un palo para evitar que les estallasen los oídos. Cada uno de ellos ha contado su testimonio, y así lo recogen ellas, tal cual.

Esta literalidad de las memorias choca frontalmente con las «anécdotas y sucesos poco contrastados» que ha difundido oralmente Fermín Jiménez Landa entre unas pocas personas mislateras -policías municipales, verduleros y verduleras, carniceros y carniceras, peluqueros y peluqueras, y camareros y camareras-, pero con vocación de que los relatos corran como la pólvora entre el vecindario y activen algo tan sano y necesario como es la imaginación. Para ello, el artista cuenta con la inestimable colaboración de los y las correveidile.

Cuando se realizan intervenciones en la calle se asume el riesgo de que puedan suceder imprevistos. «No sólo en Mislata, en muchas otras ciudades también hay gamberros», comenta Alba Braza, que bromea con la recurrente idea de cómo hubiera sido montar esto en El Bronx. Lo cierto es que la intervención de David Cantarero Tomás no estaba completa. Como Anja Krakowski, él también recurrió a un juego de palabras con doble sentido: Bancos de imagen, en relación a los catálogos de almacenamiento masivo de fotos; y también a los bancos –no de peces, ni de dinero– que sirven de asiento, pero desprovistos de su función elemental. Estos aparecen cubiertos por una lona de estampado vegetal, que es la fotografía del seto que hay justo enfrente. Vislumbramos varias lonas, en torno a siete, la más cercana a la luz estaba intacta; de la más alejada, en la oscuridad, no quedaba ni rastro.

Recuerdo que en algún momento del periplo Alba y yo vimos, iluminado, el Cactus ambombado de Miquel Navarro, imagen de la Bienal, con una altura casi humana, lejos de sus miniaturas de ciudades a la manera de maquetas gigantes, o de las propias esculturas enormes en el plano real de la ciudad, como el Parotet, la Pantera Rosa o L´Almassil. La Bienal de Mislata posee también esa escala, antropomórfica, como a ras de suelo, horizontal y humana.

Ismael Teira


Imágenes cortesía Bienal de Arte Público Mislata. Foto de portada: Pablo Bellot

Arte público en las calles de Mislata

Biennal Miquel Navarro
Diversas calles de Mislata (Valencia)
Artistas: Anja Krakowski, LUCE, Fermín Jiménez Landa, Edu Comelles, Verónica Francés, Art al Quadrat, Daniel Tomás, Pablo Bellot, Pepe Miralles y David Cantarero.
Comisaria: Alba Braza
Hasta el 21 de diciembre 2016

La Biennal Miquel Navarro se inauguró ayer hoy con diez proyectos de arte público y dos instalaciones cedidas por el artista que da nombre al certamen. Se trata de un ambicioso proyecto de arte contemporáneo en la calle, un itinerario en el espacio público que podrá ser visitado hasta el próximo 21 de diciembre. A los diez proyectos artísticos premiados en esta edición de la Biennal se unen esculturas cedidas ex profeso por Miquel Navarro.

Instalación cedida por el artista

Detalle de la instalación cedida por el artista Miquel Navarro

Una de ellas, “Cactus abombado”, se ha convertido además en imagen de esta edición de la Biennal. Tanto esta obra como una instalación de grandes dimensiones, “Tensión”, sorprenderán al público en dos espacios municipales: el emblemático Hort de Sendra y el centro sociocultural La Fábrica.
Con este proyecto cultural, el gobierno de Mislata recupera la que hasta 2008 se celebró bajo el nombre de Bienal de Escultura y Pintura, y que a partir de ahora se adapta a los nuevos tiempos como una convocatoria de arte público para artistas emergentes, con el entorno urbano como lienzo. Para el alcalde, Carlos Fernández Bielsa “el objetivo era recuperar este certamen porque da oportunidades a los artistas, ayuda a acercar el arte y la cultura a la gente y pone en valor la importancia y la generosidad de nuestro artista Miquel Navarro”.

Solar Power, instalación de Anja Krakowski

Solar Power, instalación de Anja Krakowski

Entre los diez proyectos premiados en la Biennal de Mislata -dotados con 1.500€- hay artistas con solvencia y renombre como la alemana Anja Krakowski, que recientemente ha creado el monumento de homenaje a las víctimas del Metro en Valencia, o LUCE, que jugará a modificar el espacio urbano en múltiples emplazamientos, utilizando únicamente elementos que ya había en la ciudad y cambiando cosas de lugar.
Otro de los nombres relevantes es el de Fermín Jiménez Landa, autor de la reciente instalación “Rayo Verde” en La Gallera o Pepe Miralles, que interviene con diferentes ideas en torno al VIH. El colectivo Art al Quadrat, Verónica Francés, Daniel Tomás, Edu Comelles, Pablo Bellot y David Cantarero completan la nómina de artistas premiados en la Biennal Miquel Navarro 2016.

Además, la Concejalía de Cultura ha programado diversas actividades para todas las edades, visitas guiadas con los artistas, itinerarios para estudiantes de primaria y secundaria, así como la presentación del catálogo, que recopilará todas las obras, la inspiración de sus propios artistas y el itinerario artístico explicado por la comisaria del certamen, Alba Braza.
Mislata se ha convertido ya en un potente foco de promoción cultural. A su prestigioso concurso de teatro en valenciano «Vila de Mislata», a sus recuperados Premios de Literatura Breve y al joven festival de artes escénicas (MAC) se une desde hoy la Biennal de Mislata Miquel Navarro.

Obra de la pareja artística formada por Mónica y Gemma del Rey, Art al Quadrat

Obra de la pareja artística formada por Mónica y Gemma del Rey, Art al Quadrat

Imagen de portada: Obra de LUCE
Más información

Más raro que una escalera verde

El rayo verde, de Fermín Jiménez Landa
La Gallera
C / Aluders, 7. Valencia

La Gallera, que de no mediar solución a su altísimo alquiler, puede cerrar como centro del Consorcio de Museos, aloja estos días una gran escalera de caracol de color verde. Ocupa todo el recinto, de parte a parte y tumbada en diagonal, porque de pie no cabía. Las desproporcionadas medidas, tomadas a conciencia, impiden su posición vertical. De manera que El rayo verde, como ha titulado Fermín Jiménez Landa su instalación de 13 metros de altura, aparece como un tótem caído al que rendir culto hubiera supuesto contravenir los deseos del artista.

Su intención no era levantar acta de la defunción de La Gallera (“ojalá no sea la última exposición para otros artistas”), sino advertir acerca de lo efímero de ciertas experiencias, como la de percibir el fenómeno atmosférico de ese rayo verde que da título a su propuesta. Rayo que únicamente se puede ver bajo condiciones poco frecuentes durante la refracción de la luz cuando roza el horizonte. “Es la atracción por lo que no podemos tener”, subraya Jiménez Landa, que incluye, como aspectos paralelos de esa atracción, la euforia y el fracaso.

Fermín Jiménez Landa junto a su instalación 'El rayo verde'. Imagen cortesía del Consorcio de Museos.

Fermín Jiménez Landa junto a su instalación ‘El rayo verde’. Imagen cortesía del Consorcio de Museos.

Euforia por haber logrado sostener, sin cables ni fijaciones, la gran escalera de caracol completamente recta, sin panza, entre ambos extremos del interior del edificio. Y fracaso porque, después de todo, aparece tumbada, que es de lo que se trataba. “Me interesa la inutilidad de una escalera que no sirve para ir a otro lugar, porque el peso del público no lo resistiría”. Una escalera rara como un perro verde, a la que Jiménez Landa ha dotado de un “aire industrial” tan pesado como ligero. Esa dicotomía entre lo enhiesto y lo caído, lo duro y lo frágil, forma parte del espíritu de un artista que utiliza su obra para provocar.

Obra, pues, excesiva, al tiempo que dada al guiño humorístico. Pero con matices, ya señalados cuando presentó su exposición 300,4 litros en la galería pazYcomedias: “Odio el exceso de intelectualidad, porque expulsa al público, pero tampoco me gusta que mi obra caiga del lado del chiste o del gag”. De manera que su rayo verde, siendo excesivo a simple vista e inclinado, sin llegar a caer, remite a esa reflexión de la luz y del propio pensamiento desprovisto de falsos aditivos y colorantes, para que el espectador se sorprenda a través de la pura emoción.

Vista general de 'El rayo verde', de Fermín Jiménez Landa en La Gallera. Imagen cortesía del Consorcio de Museos.

Vista general de ‘El rayo verde’, de Fermín Jiménez Landa en La Gallera. Imagen cortesía del Consorcio de Museos.

En este sentido, casa perfectamente con el primer rayo verde descrito por Julio Verne y con el posterior cinematográfico de Eric Rohmer. Porque hay ciencia y un sesgo poético en su instalación. “Me gustan las cosas empíricas de la ciencia unirlas con aspectos distintos de la realidad”. De ahí que haya intentado a su vez “hacer un falso verde en el mar, pero no lo he conseguido, lo cual encaja con este espíritu de frustración”. Acostumbrados a que la realidad quepa en la red virtual que propicia la tecnología, la propuesta de Jiménez Landa viene a cuestionarlo con su inútil escalera: “La obra no es la escalera, sino la relación inadecuada entre el objeto y el espacio”.

Esa falta de adecuación se halla igualmente en El rayo verde que atraviesa La Gallera: “La obra tiene mucha presencia física y es al mismo tiempo fugaz”. A mitad de camino entre la arquitectura y la percepción sensorial de un fenómeno atmosférico, entre lo adusto y lo volátil, la gran escalera de caracol remite a la transición permanente entre dos estados que no terminan de ligar entre sí. Una especie de manierismo (“igual por el camino me he ido haciendo manierista”, dice entre risas), al que se adhiere cierto aire surrealista: “Me ha salido muy siglo XX, muy de vanguardia”. En todo caso, como apunta César Novella, comisario de la exposición, “es una reflexión sobre lo visual”. Reflexión inacabada que, tratándose de La Gallera, puede tener su punto y final con El rayo verde de Fermín Jiménez Landa.

Fermín Jiménez Landa junto a su instalación 'El rayo verde'. Imagen cortesía del Consorcio de Museos.

Fermín Jiménez Landa junto a su instalación ‘El rayo verde’. Imagen cortesía del Consorcio de Museos.

Salva Torres

‘Impure’: pura Staiano

Entrevista de Jesús García Cívico a Anna María Staiano con motivo de su proyecto Impure

El pasado sábado 23 de abril se presentó en el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), Impure, la publicación de la artista, editora y diseñadora Anna Maria Staiano. Punto de arranque para generar una publicación que se presenta ya como un fascinante híbrido de disciplinas; se trata, en palabras de Ángela Molina -curator, especializada en new media art y encargada de la presentación-, “de una materialización de lo que representa la unión de diversas prácticas artísticas para generar un todo de orden superior, un documento de lo Impuro como concepto generador de creatividad y vida”.

Hibridez, creatividad, transgresión, elogio de la impureza. No es difícil coincidir con Molina en que Impure representa, antes que nada, la obra ilimitada pero también la vida desafiante (de las convenciones) y respetuosa (de las personas) de Anna Maria Staiano.

Un momento de la performance acontecida en IVAM. Fotografía: Toni Cordero.

Un momento de la performance acontecida en IVAM. Fotografía: Toni Cordero.

En el IVAM pudimos ver, entre brillo de alhajas y galas de talento, la performance basada en la foto-novela Transexpace – Galactic Revolt de Abel Báguena, Graham Bell Tornado, Carolina Boluda, Eva Pez, Jennifer Picken e Isaac Torres (narrador): ironía, lucidez, joyas como ropaje de sentimientos afines a esos estallidos lúdicos de dignidad con la que se derrumban por igual el despotismo del sexo dominante o los imperios.

Nos acercamos a Anna María para que nos respondiera, en sus propios términos y tipografía, qué es Impure.

Jesús García Cívico (JGC): He participado en tu proyecto con mucha ilusión, era fácil advertir en él mucha imaginación, una provocación llena de un humor inteligente y un regocijo escandaloso no exento de talento, pero uno de mis íntimos metafísicos es Epimeteo, aquel titán desgraciado que se daba siempre cuenta demasiado tarde de las cosas. No es descartable, pues, que me haya perdido algo o no me haya enterado del todo de qué va. Anna, ¿qué es Impure?

Anna Maria Staiano (AMS): Impure une un híbrido de disciplinas, una mezcla entre la joyería contemporánea que hago y el trabajo de lxs fotógrafxs, escritorxs, diseñadorxs, performers, modelos, curadorxs, investigadorxs, artistas y artivistas que han reaccionado y se han interrelacionado con mis piezas. Impure intenta realizar y expandir el potencial de la joyería contemporánea para generar nuevas formas y ampliar su campo de acción. Hemos tratado de experimentar con técnicas de publicación y formatos que mezclan  el arte con la joyería, la performance con la moda y la fotografía con la literatura, de tal manera que la publicación se convierte en la fusión de todas esas disciplinas. Su núcleo es mi colección CorpoREacción, piezas un/wearable creadas para personas que se atreven a ser diferentes, que entienden que las convenciones sociales son un juego y que podemos subvertir las normas o incluso inventar nuestras propias reglas. Lo más interesante para mí era experimentar con diferentes formatos. Ver la reacción de transferencia, la impresión que producía en otras personas que, como tú, aceptaron colaborar en el proyecto.

Una de las páginas interiores de 'Impure'. Fotografía cortesía de la artista.

Una de las páginas interiores de ‘Impure’. Fotografía cortesía de la artista.

J.G.C.: Para reivindicar la diversidad has elegido colaborar con personas que siempre has tratado de visibilizar

A.M.S.: Sí, bi/pansexuales, queers, agéneros, transgéneros y de género fluido que forman parte de mi red afectiva. He realizado muchas piezas pensando expresamente en la persona que iba a llevarlas. Como sabes, las fotografías incorporadas en la performance juegan con el género y cómo es tratado éste en el mundo de la moda, desafiando los roles y estereotipos sobre sexo/género y su representación. Las piezas y su mise-en-scène utilizan el kitsch y el camp (sistemas de valores relacionados con una sensibilidad queer) para subvertir los valores de la cultura comercial heteronormativa.

J.G.C.: Anna, ¿cómo será la publicación Impure y cómo la vais a sacar adelante?

A.M.S.: Vamos a publicarla en una edición bilingüe a todo color, y hemos pensado en hacer una  versión deluxe y otra estándar. Justo ahora estamos lanzando la campaña de micro-mecenazgo en Verkami, la información se podrá ver en mi web (clic aquí). En principio tendrá unas 160 paginas e incluye textos de En principio tendrá unas 160 paginas e incluye textos de Jose Ramón Alarcón, Aldo Alcota, Irene Ballester, Graham Bell, Johanna Caplliure, Jesús García Cívico, Kepa Karmona, Ángela Molina, Carmen Navarrete, Marisol Salanova, Rosa Sanchis, Paula Valero y fotografías de Asún Bonilla, Fabrizio Campisi, Toni Cordero, Fermín Jiménez Landa, David Macías Navarro, Alejandro Sanchéz, Carlos Valencia y Ana Wika y la colaboración de Judith Álvarez (encargada del diseño gráfico), Abel Baguena, Elena Battaglia Grunder, Ángela Bermúdez/La Diva, Maria Bala, Atthis Bond, Yui Black, Carolina Boluda, José Luis Giner Borrull, Isabel Caballeros, Liz Dust, Ana Donat, chris guarrillerx, Josey Heyes, Bea Higón, ideadestroyingmuros, William James, Rampova Kabaret, Joel Maldonado, Perla Tempesta, Eva Pez, Jennifer Picken, Ximo Rochera, Jacobo Julio Roger, Diana J. Torres, Isaac Torres, Liliì Tras Tras y Mad Vicious, además de otras personas que han colaborado en distintas fases del proyecto. Creo que no me he dejado a nadie.

Hasta aquí la entrevista. En Impure hay imagen, tesoros, seda, aforismos y microtextos de muchas naturalezas, risa, reivindicación y algo de poesía, pero yo creo que ese no dejarse fuera a nadie constituye la preocupación artística pero también personal, estética y a la vez vital del arte divertido y perspicaz, libre pero muy pensado de Anna Maria Staiano.

Jesús García Cívico

 

La tormenta de David Armengol, en pazYcomedias

La tormenta perfecta
Una charla sobre la obra de Fermín Jiménez Landa
A cargo de David Armengol
Galería pazYcomedias
Plaza del Patriarca, 5. Valencia
10 de septiembre de 2015, 19.30 h.

La tormenta perfecta (2000) es una película de Wolfgang Petersen que narra las vicisitudes de un grupo de pescadores que deciden buscar suerte en una zona alejada y amenazada por una gran inestabilidad climática.

A modo de símil entre la película y la práctica artística de Fermín Jiménez Landa, la charla analiza uno de los ejes centrales de su trabajo: el valor de la ocurrencia en el arte conceptual.

En diálogo con Fermín Jiménez Landa y José Luis Pérez Pont.

Además, presentación a cargo de Ángel Álvarez​ de la edición de artista The right left. Editada en 2015 por Tipode Office, materializando, en forma de publicación, unos de los últimos proyectos realizados por Fermín Jiménez bajo el mismo nombre en el contexto de Despite Efficiency: Labour en la Herbert Read Gallery de la University for the Creative Artst de Cantembury (UK).

unnamed

La Galería pazYcomedias clausura el jueves 10 de septiembre, con esta actividad, la exposición “300,4 litros” del artista Fermín Jiménez Landa, que puede visitarse hasta esa fecha junto a la intervención de ESCIF, “Miopía”, que ocupa el espacio Glass Wall de la galería.

Fermín Jiménez Landa es un artista que presenta sus proyectos a través de acciones, intervenciones públicas, dibujos, video o instalaciones, de las que muchas veces únicamente queda constancia de ellas su registro a través de la fotografía y el vídeo. En sus planteamientos subyace una base de ironía y humor, y en sus trabajos establece nuevos resortes de pensamiento para poner en contacto asuntos aparentemente ajenos entre sí.

En esta ocasión se muestra su obra más reciente, replanteándola en el espacio de la galería manteniendo el significado de las obras y al mismo tiempo alterándolas totalmente. Se trata de hacer un ejercicio de recomponer, reordenar, desordenar, mutar y quizá tergiversar.

A los 300 litros de agua que incluía su proyecto anterior, expuesto en el Museo Artium de Vitoria, en esta ocasión le añade 0,4 litros de una nueva pieza, Inercia, una pequeña cantidad de líquido de frenos y de sedantes, donde se piensa en una presencia estática del movimiento, entendido desde distintos sentidos, como algo mostrado en potencia.

Según el comisario de la exposición, Fermín “indaga con su obra en las relaciones entre lo científico, lo fenomenológico y lo cotidiano, generando intentos imposibles de poner en contacto esos elementos, con resultados de dudosa ciencia pero de eficaz relato artístico”.

Este proyecto es una reunión de obras a las que les une una presencia inminente de lo antropomórfico, de la parte por el todo, una constante búsqueda de fricciones entre mundos distantes. Los trabajos tienen conexiones remotas o cercanas con la narrativa tradicional, la medicina, la botánica, la danza clásica, la violencia política, a punto siempre de perder el norte, entre la euforia y el orden.

Yo también soy sospechoso

300,4 litros, de Fermín Jiménez Landa / Miopía, de Escif
Galería pazYcomedias
Plaza Colegio del Patriarca, 5. Valencia
Hasta el 12 de septiembre

Fermín Jiménez Landa reconoció ser sospechoso. Con la actual Ley Mordaza, a la que aludió en cierto momento, el artista navarro se podría meter en más de un problema, a los ya habituales que tiene que sortear con sus sorprendentes propuestas. Para traer a España los 300 litros de agua del lago de los cisnes en Moscú, en el que se inspiró Tchaikovsky para su famoso ballet, necesitó cuatro largos meses de permisos. “Las autoridades entendían que se trataba de recursos naturales de Rusia”.

El lago de los cisnes, de Fermín Jiménez Landa. Cortesía de pazYcomedias.

El lago de los cisnes, de Fermín Jiménez Landa. Cortesía de pazYcomedias.

Lo mismo le pasó al incrementar esos 300 litros con otros 0,4, pensados para su exposición en pazYcomedias, de agua con líquido de frenos y Valium en sendos recipientes. “Pedir tantas pastillas tranquilizantes ya levanta sospechas”. Como las levanta enterrar nueve alfombras persas en diferentes lugares de España, para escenificar los ficticios asesinatos y posterior desembarazo de los cadáveres, sugeridos a partir de cierta lectura de Patricia Highsmith. Una vez desenterradas, limpias del barro y la humedad, cuatro de ellas se muestran en la galería valenciana enrolladas como si todavía guardaran el cuerpo del delito.

El trabajo artístico de Fermín Jiménez Landa se nutre de esos “procesos ocultos” que luego dan pie a sus enigmáticas instalaciones. El espectador que contempla su obra necesita primero “hacer el esfuerzo de leer la hoja de sala”, que le permita luego acceder libremente a cada historia narrada. “Odio el exceso de intelectualidad, porque expulsa al público, pero tampoco me gusta que mi obra caiga del lado del chiste o del gag”.

Cul de sac, de Fermín Jiménez Landa. Cortesía de pazYcomedias.

Cul de sac, de Fermín Jiménez Landa. Cortesía de pazYcomedias.

Inclinación al humor que sería fácil al ver esas alfombras enrolladas en el suelo de la galería junto a unas palas de cavar la tierra (Cul de sac), bidones con los 300 litros del agua del lago de Novodevichy (El lago de los cisnes), unos radiadores con tubos de cobre para pulsar la temperatura ambiental (Fiebre) o dos mesas en frágil equilibrio al estar montadas una sobre la otra con simples canicas de por medio (Ecuestre). Por no mencionar los 64 bocetos de otras tantas ideas dibujadas durante sus viajes (Periplanómenos).

Detrás de cada uno de esos proyectos, mostrados en pazYcomedias hasta el 12 de septiembre, hay un trabajo que conjuga “la física, la política, la poesía y la ley de la gravedad”, afirma, aspectos integrados en la forma que tiene Fermín Jiménez Landa de explorar la naturaleza en general y la humana como parte indisoluble de ella. Por ejemplo: de los radiadores dice que le parecen “objetos preciosos”, al tiempo que “cadáveres fríos”. De manera que “lo visual y el tacto” van de la mano. En el Artium de Vitoria, donde expuso estas obras, los radiadores conectados con esos tubos de cobre estaban a 40 grados. En pazYcomedias se muestran fríos, amputados, ¿sin vida?

Ecuestre, de Fermín Jiménez Landa. Imagen cortesía de pazYcomedias.

Ecuestre, de Fermín Jiménez Landa. Imagen cortesía de pazYcomedias.

De la instalación Ecuestre, por aquello de las patas hacia arriba de unas mesas que se comportan como caballos relinchando, dice: “Pueden ser las grandes mesas donde se sientan los poderosos en sus reuniones de Estado”. Las canicas en las que se apoyan ambas mesas le recuerdan a esas otras que se lanzaban contra los caballos en las manifestaciones con cargas policiales. Poder y contrapoder. Orden y caos. Lo duro y lo frágil. Así es el trabajo de Fermín Jiménez Landa, al que acompaña Escif con una intervención mural en el escaparate de la galería. Miopía se titula. Miopía extensible a un artista de difícil visión, celoso de su intimidad, que en última instancia excusó su presencia ante los medios. Los 300,4 litros de Jiménez Landa llenaron su vacío.

Obra de Escif. Cortesía de pazYcomedias.

Obra de Escif. Cortesía de pazYcomedias.

 

Salva Torres