La Línea Clara del IVAM

Valencia Línea Clara
IVAM
C / Guillem de Castro, 118. Valencia
Hasta el 2 de octubre de 2016

Lo que ha hecho el IVAM, abriendo sus puertas de par en par al cómic, ya se ha realizado en otros museos: el MOMA de Nueva York, el Louvre de París. También la Fundación Telefónica o el Museo ABC, ambos en Madrid, han abierto su modesta brecha. “Faltaba que un gran museo como el IVAM diera ese paso”, subraya Álvaro Pons, comisario de la exposición Valencia Línea Clara, que reúne 200 cómics de ilustres autores valencianos de los 80.

No es un ejercicio de nostalgia, sino la manera de comenzar un proyecto de largo recorrido en torno a la importancia del cómic como noveno arte. “Que se acepte como una forma artística más dentro del IVAM”, señala el comisario. Porque si bien el cómic ya se reconoce como arte (“esa barrera ya se ha derrumbado”), lo que ahora toca “es seguir avanzando”, precisa Pons.

Valencia Línea Clara en el IVAM.

Valencia Línea Clara en el IVAM.

Y para ello nada mejor que empezar con los autores de la llamada Nueva Escuela Valenciana, en la que se integra a dibujantes como Miguel Calatayud, Sento Llobell, Mique Beltrán, Micharmut, Daniel Torres, Manel Gimeno y Mariscal. Autores “estilística y temáticamente muy diferentes, pero que tienen como punto de conexión la ciudad de Valencia, que está en todos ellos”. También el concepto de línea clara, que da título a la exposición, ”como filosofía de entender un tipo de dibujo”, explica el comisario.

Aquellos años 80 evocados en la muestra vienen a subrayar la importancia de todos ellos en la configuración de la imagen de Valencia. “Dieron forma artística a la ciudad, creando carteles, posters y diseños de bares, Luna de Valencia, Feria del Libro, Festivales de Jazz, en una relación profunda y estrecha que se perdió”. Álvaro Pons apunta cierta recuperación ahora “de toda esa filosofía gráfica” por parte del Ayuntamiento de Valencia. “Estaría bien que el espectacular volumen de originales de la editorial Maga, que perduró desde 1951 a 1986, en manos de la Biblioteca Valenciana estuviera al alcance de todo el mundo”.

Vista general de la exposición Valencia Línea Clara. Imagen cortesía del IVAM.

Vista general de la exposición Valencia Línea Clara. Imagen cortesía del IVAM.

Valencia Línea Clara va en esa dirección. “No es una sola exposición, sino un proyecto de largo recorrido que abarca muestras grandes como esta, pero también autorales o pequeños estudios”. También la compra de obra original para la colección del IVAM, lo cual implica tener en cuenta que el cómic “por su naturaleza fungible se está perdiendo”.  Pons, siguiendo en esto a Miguel Calatayud, no es partidario de un museo exclusivamente dedicado al cómic, “porque es un arte y tiene que estar en los museos de arte y no en un espacio propio”.

La Falla de 1987 Els Dalton de Marxalenes, realizada por Sento Llobell, Francis Montesinos y Manolo Martín abre el recorrido expositivo. Y es que las fallas “se fijaron mucho en el cómic”, subraya el comisario. De hecho, hay unas cuantas de Manolo Martín diseminadas por la sala 7 del IVAM, a modo de iconos representativos de la línea clara que atraviesa el conjunto. También ejemplos de publicaciones (El Capitán Trueno, Pumby, Jaimito, TBO…) que influyeron en las trayectorias de los autores de esa Nueva Escuela Valenciana, “etiqueta que esta generación no aceptó, pero que desde el punto de vista del marketing funcionó”.

Obra de Manel Gimeno en la exposición Valencia Línea Clara del IVAM.

Obra de Manel Gimeno en la exposición Valencia Línea Clara del IVAM.

“Hablamos de niños de los años 50 que crecieron leyendo tebeos, porque eran la gran forma contracultural de esos años”. Luego “se hicieron adultos y se vieron envueltos en las primeras vanguardias, Equipo Crónica, Equipo Realidad, mientras estudiaban en Bellas Artes”. En aquel contexto de “explosión de libertad”, muchos tendieron al “underground americano que metía el dedo en el ojo para provocar a la sociedad pacata, aquí provocar y fastidiar, mientras que curiosamente Mariscal hace algo radicalmente distinto, sus Garriris mediterráneos repletos de sutil ironía”.

Hay violencia, sexualidad y radicalismo social en la explosión creativa que va de la revista Cairo a Arrebato y  de Star a Bésame mucho, “rara avis en los estertores del franquismo”, como se recoge en la exposición. Cómic irreverente que luego se va suavizando mediante la reivindicación de cierto “género clásico, romántico y aventurero de relectura moderna”, sostiene Pons. Así, del trazo “limpio y espontáneo” de Mariscal, se pasa al “dibujo de trazo más radical y moderno” de Sento Llobell, sin olvidar “el lado oscuro de la línea clara” que personifica Manel Gimeno.  El recorrido concluye con una serie de documentales de Jesús Cuadrado, Llobell y Mariscal. Mirada al tebeo antiguo proyectada hacia el futuro.

Obra de Micharmut en la exposición Valencia Línea Clara del IVAM.

Obra de Micharmut en la exposición Valencia Línea Clara del IVAM.

Salva Torres

Los carteles ignífugos de la Fira del Llibre

50 Fires del Llibre de Valencia
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 15 de mayo de 2016

Es casualidad que la Feria del Libro de Valencia naciera en 1966, el año en que precisamente se estrenaba ‘Fahrenheit 451’, la película de François Truffaut en la que los bomberos se dedicaban no a apagar fuegos, sino a quemar libros. Casualidad, en todo caso, digna de estudio. Porque entonces, también la feria valenciana vivió momentos tensos por culpa de quienes arremetían contra ciertos libros sospechosos de quebrantar el ideario franquista. Lo curioso es que la película se sitúa en una sociedad posterior a 2010, en la que ahora estamos y en la que, por fortuna, los libros ya no es necesario quemar, porque según los datos estadísticos, cada vez se lee menos.

Cartel de la Fira del Llibre de 1967.

Cartel de la Fira del Llibre de 1967. Centro del Carmen.

Para hacer recuento de todo ello, el Gremi de Llibrers ha organizado, en colaboración con la APIV (Associació Professional de Il.lustradors de València), una exposición en el Centro del Carmen que recoge carteles de sus 51 ediciones y fotografías de José García Poveda, a modo de memoria gráfica de tan ardua reivindicación a favor del libro. Porque los libros, tal y como recoge la película, pueden ser el comienzo de la aventura de pensar. Siempre y cuando se lean con la debida intensidad, como recuerda Nacho Casanova, ilustrador del cartel de este año, en una entrevista en la web de la Feria: “Soy partidario de la lectura entusiasta, por inmersión, que es algo que hay que reivindicar: ya sabemos cómo les cuesta a los más jóvenes concentrar la atención”.

De ahí la escalerilla que Casanova coloca en su cartel para sumergirse en ese gran libro rojo que domina la ilustración. Un libro bien grande como colofón a esa historia de los carteles nacida en 1966, aunque el primero de los expuestos corresponda a la edición siguiente. “No es que no hubiera cartel el año de su inauguración, pero no se ha encontrado”, subraya Juan Antonio Rodríguez de Dios, hijo del primer presidente que tuvo la feria y que aporta a la muestra algunos de esos primeros carteles pertenecientes a su colección.

Cartel de la Fira del Llibre de 2016 obra de Nacho Casanova. Centro del Carmen.

Cartel de la Fira del Llibre de 2016 obra de Nacho Casanova. Centro del Carmen.

Gloria Mañas, directora de la Feria del Libro, destaca el crecimiento de la feria (“más expositores, más casetas y actividades, y más espacios”), al tiempo que se muestra “esperanzada” con el nuevo gobierno. “Ha adquirido compromisos con el sector del libro”, y apunta al Plan de Fomento de la Lectura, del que “se sabrán sus resultados en cuatro o cinco años”. También destaca Mañas el I Festival de Promoción Lectora que arranca en esta 51 edición destinada a maestros, bibliotecarios y agentes culturales.

Y como muestra, en este caso metafórica, del crecimiento de la feria, la artista Victoria Cano, a instancias de Javier Gay, asesor artístico de la exposición, ha montado un singular libro hecho de cuatro hojas con hierro y alambres a modo de jaula de la que cuelgan poéticos mensajes. “Es una escultura abierta, participativa, en la que se invita al público a que se atreva a pedir un sueño”, señala Cano. Y agrega: “¡Y ojo con lo que pides que a veces se cumple!”. Además, la artista, que exhibe en una sala contigua sus ‘Ecos & Huellas’, ha creado un dispositivo de realidad aumentada para captar la imagen de cuantos se atrevan a soñar alrededor de su escultura.

Los carteles, obra de artistas tan conocidos como Sento, Miguel Calatayud, Genovés, Rosa Torres o Luis Demano, permanecerán expuestos hasta el 15 de mayo, junto a las fotos de García Poveda distribuidas en 12 paneles, “algunos llenos de cadáveres”, apunta con humor negro el propio fotógrafo. Ilustres cadáveres, como los de Josep Vicent Marqués, Pepe Rubianes, Eduardo Haro Tecglen, Chumi Chumez o Dulce Chacón, entre otros tantos escritores y artistas que han pasado por la Feria del Libro durante sus 51 años de vida. Los bomberos de Fahrenheit 451 no han podido con ella.

Carteles de Fires del Llibre. Centro del Carmen.

Escultura de Victoria Cano con carteles al fondo de la exposición 50 Fires del Llibre. Centro del Carmen.

Salva Torres

Novelistas engañados por la Trama Carena

Carena Editors
Venta de la editorial valenciana

La editorial valenciana Carena Editors ha dejado de pagar a sus escritores e ilustradores los derechos económicos que les corresponden por las obras editadas a lo largo de 2014. Más de medio centenar de autores, la mayoría valencianos, se han visto afectados por la llamada Trama Carena, que evidencia su  indefensión en tales circunstancias. Ninguno ha recibido las cantidades pactadas en sus contratos o los derechos de autor que por ley le corresponde.

Logotipo de Carena Editors.

Logotipo de Carena Editors.

“Nos sentimos defraudados y engañados”, dicen en un comunicado los afectados por la Trama Carena. “Queremos hacer llegar a todas las personas que aman y trabajan con libros la precaria situación en la que nos encontramos, derivada de una nefasta gestión de la empresa que en su día fue un referente en temas relacionados con nuestra cultura, y en definitiva, en el sector editorial”.

Los afectados llevan más de seis meses intentando ponerse en contacto con la nueva dirección, que hace caso omiso u ofrece excusas para seguir demorando el pago.

En el caso de los derechos de autor, se trata de cantidades que la editorial ya ha cobrado por la venta de los libros realizadas en 2014, pero que no ha ingresado en las cuentas de los escritores e ilustradores.

“Lamento la situación de los autores pero yo no soy responsable”, afirma Enrique Olmos, el director de la editorial. “El pasado mes de febrero recibí una propuesta de compra muy interesante de  Gráficas Barcina propiedad de Mª Ángeles Gervilla que acepté con la condición de que no lo comunicara a los autores”.

Olmos reconoce que no informar de la venta en su momento, “fue un error” pero se siente tan estafado como los autores. “Después de la Feria del Libro ingresé los beneficios, unos 60.000 euros, pero me dieron largas y tuve que pagar los desplazamientos a Ontinyent de mi bolsillo. ‘A posteriori’ me enteré de que la idea de Gervilla es liquidar la empresa, y que no es la primera vez que lo hace”.

Carena Editors sigue vendiendo en las principales librerías de la Comunidad Valenciana y en otros puntos de España muchos de los libros de los autores a los que no se ha pagado las cantidades pactadas.

Las doce llaves, uno de los libros de Carena Editors.

Las doce llaves, libro de Carena Editors.

Sello veterano

Durante más de veinticinco años, la editorial Carena Editors, dirigida por Marcos G. Zacarés, publicó centenares de títulos, la  mayoría relacionados con la cultura, la historia y las tradiciones valencianas, algunos de ellos con gran éxito de ventas.

En 2012, con motivo de su jubilación, Zacarés vendió la editorial a Enrique Olmos, quien utilizó sus fondos y contrató a decenas de nuevos libros a sus respectivos autores, que se comprometieron de buena fe, confiados en las garantías de una empresa editorial conocida por su seriedad.

El hundimiento de Carena, uno de los contados sellos editoriales de la Comunidad Valenciana, es un triste episodio más que lamentar. Demuestra el hondo abismo que separa a los creadores, que intentan aportar algo valioso a la cultura, de los que sólo piensan en hacer negocio aprovechándose del trabajo de otros. Y lo peor es que las leyes, en vez de amparar a las víctimas, protege a quienes mediante manipulación y engaños se apropian de lo que no les corresponde.

Portada de Maná, uno de los libros de Carena Editors.

Portada de Maná, uno de los libros de Carena Editors.

Bel Carrasco

Temporada de cizaña, de Marcos García Martí

Temporada de cizaña, de Marcos García Martí
360 Grados Libros
Presentación en Microespaci M, de Jardines de Viveros
C / San Pío V, s/n. Valencia
Miércoles 29 de abril, a las 19.00h

‘Temporada de cizaña’, de Marcos García Martí, es el segundo lanzamiento de 360 Grados Libros, editorial y comunidad especializada en libros escritos por periodistas para periodistas y no periodistas. Eugeni Alemany, periodista y cómico, firma el prólogo de esta obra de ficción que gira en torno a las tramas y corruptelas de una televisión autonómica.

La novela sitúa a dos plumillas en el camino de la investigación del supuesto asesinato de una abogada que anda tras la pista de altos cargos de una televisión autonómica por varios casos de acoso sexual y corrupción.

El autor de ‘Temporada de cizaña’ fue durante ocho años guionista en Canal 9, en una época en la que el germen del entramado que se gestaba en el ente público y que le condujo a su cierre definitivo en noviembre de 2013 comenzaba a hacerse palpable en los juzgados. En este sentido, García Martí sostiene que “RTVV es la historia de un expolio en el que parte del patrimonio del medio se esquilmó hasta el hueso y lo que queda ya no sirve ni para hacer caldo”.

De la cizaña

Precisamente, la trama se centra en dicha “temporada” televisiva en la que la “cizaña dañina” creció al mismo ritmo que el “trigo de profesionales que sacaba adelante las emisiones y los programas a diario”, matiza García Martí. Unos hechos vividos en primera persona por el autor y que le han servido al periodista como inspiración para la creación de su obra de ficción, aunque ni los personajes ni las situaciones que se viven son reales.

RTVV, el desastre que “se veía venir”

Para el prólogo del libro, el escritor ha contado con las reflexiones de un compañero y también extrabajador de RTVV, el periodista y cómico valenciano Eugeni Alemany (reportero en el ya desaparecido Caiga quien caiga de Telecinco), que en la actualidad se ha hecho viral en la red por su periplo por Silicon Valley (San Francisco, Estados Unidos) con el objetivo de lograr que incluyan el emoji de la paella en WhatsApp.

“Se veía venir y fueron muy pocos los que se atrevieron a ponerse decididamente delante del carro para detenerlo”, comenta Alemany sobre la caída del ente público, a lo que añade que “en la pesadilla de RTVV hubo implicados que colaboraron, empleados que simplemente pasaban por allí y profesionales que desde el minuto uno de emisión de Canal 9 se pusieron el chaleco rojo (los afectados)”.

Portada del libro. Fotografías Marga Ferrer.

Portada del libro. Fotografías Marga Ferrer.

La novela salió a la venta la pasada semana bajo el sello 360 Grados Libros, que se lanzó al mercado de de la edición (en pape)l el pasado mes de octubre con su primera apuesta: Peláez. Historias de un periodista de provincias, de David Barreiro, con prólogo de ‘Gonzo’ y que puede adquirirse a través de la tienda online de la página web.

Editorial, tienda, y comunidad de periodistas escritores 360 Grados Libros es una editorial para periodistas creada por Soma Comunicación que persigue aglutinar en torno a su sello una comunidad de periodistas escritores, que encuentren la referencia para compartir recomendaciones, vender los libros que hayan editado o pertenecer a una red social de comunicadores con inquietudes literarias o investigadoras. Porque lo de libros escritos por periodistas para periodistas y no periodistas significa que abre la espita a poner en común con dicha comunidad libros que no necesariamente han de ser académicos de la cosa periodística, -aunque también pueden serlo- sino novelas, ensayos, o recopilaciones de artículos cuyo denominador común es que hayan sido escritos por un periodista.

Temporada de Cizaña se presenta en la Fira del Llibre de València mañana miércoles 29 de abril, a las 19 horas en el Microespai M de Jardines de Viveros como parte del programa de la 50ª edición de la Fira del Llibre de València. El evento está organizado por la Librería La Moixeranga y en él se celebrará una tertulia en torno a RTVV, entre el pasado del medio audiovisual y el futuro de una televisión pública valenciana de calidad. En ella participarán el propio autor, el prologuista, Eugeni Alemany, los editores Óscar Delgado y Javier Montes, y la periodista Lola Bañón.

 

¡Atención! Día Internacional de la Danza

Día Internacional de la Danza
Miércoles 29 de abril de 2015

El Día Internacional de la Danza celebra el miércoles 29 de abril su efeméride con la que se pretende atraer la atención de la sociedad sobre esta disciplina artística y reivindicar públicamente su importancia. En esta jornada tan especial, la Fundación SGAE, a través de su Consejo Territorial de la Comunidad Valenciana, ha querido sumarse al programa de actividades diseñado por la Associació de Professionals de Dansa de la Comunitat Valenciana (APDCV) para conmemorar esta fecha.

“Desde la APDCV consideramos este día no sólo como un motivo de celebración, sino también de visibilización de los profesionales de la danza en nuestra comunidad. Por este motivo, queremos acercar y dar a conocer el valor de la danza a la ciudadanía y lograr un mayor reconocimiento”, explican desde la asociación profesional.

Teatres de la Generalitat Valenciana.

Teatres de la Generalitat Valenciana.

Para ello, el miércoles 29 de abril se celebrarán una serie de clases gratuitas y exhibiciones de danza en espacios públicos de Valencia, Castellón y Alicante. Las sesiones correrán a cargo de destacados especialistas de la danza vinculados a la creación y con amplia experiencia en la docencia. Además, en cada una de estas sesiones, se leerá el Manifiesto de la APDCV para el Día Internacional de la Danza, escrito por el socio de la asociación Santiago Ribelles y en el que se pone de relieve la precaria situación que atraviesa el sector.

En Valencia, las clases organizadas por la APDCV para conmemorar el Día Internacional de la Danza tendrán lugar en la explanada del MuVIM (Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad), y arrancarán a las 18 horas con una sesión de danza urbana a cargo de Said ( Supremos Crew). Le seguirán, a las 18.30 horas, una clase de danza contemporánea, con Sebastián Rowinsky, y, por último, a las 19 horas, otra de flamenco, por Jesús Aguilera.

En Castellón, las actividades se realizarán, en colaboración con la Asociación Cultural Terpsícore, en el espacio de la Feria del Libro (en la Plaza de Santa Clara) e incluyen, a las 11.30 horas, la presentación del libro ‘La danza académica y su metodología’ de África Hernández, y, a partir de las 18.30 horas, una exhibición pública de danza a cargo de profesores de las escuelas La Zapatilla Roja Fola, Escuela de Ballet Lupe Castelló, Coppelia, Compasos, La Zapatilla Roja Echegaray, Espejos y Castellón Baila.

Por último, en Alicante, Jorge Vidal impartirá una clase gratuita de danza urbana a las 18 horas. Después, a las 18.30 horas, Saray Huertas ofrecerá una sesión de danza contemporánea y, para finalizar, a las 19 horas, Pilar Andújar dará una clase de flamenco. Las actividades se celebrarán en el exterior del Conservatorio Profesional de Danza ‘José Espadero’ de Alicante.

El Día Internacional de la Danza se celebra desde 1982, por iniciativa de la UNESCO. Se escogió el 29 de abril para conmemorar, a la vez, el nacimiento de Jean-Georges Noverre, innovador y estudioso de la danza, que es considerado el creador de la danza moderna.

Imagen de la Asociación de Profesionals de la Danza en la Comunitat Valenciana.

 Associació de Profesionals de la Danza en la Comunitat Valenciana.

“Queremos dar visibilidad a quien no la tiene”

Desayunos Makma en Lotelito
Con José Ramón Alarcón y Merche Medina, coordinadores de Russafa Book Week End, Eva Mengual, fundadora de La Seis Cuatro, y Marta Pina, de la Colección Pusilánime
Entrevista realizado por Vicente Chambó y Salva Torres, del equipo Makma

“Ha pretendido gestarse como un evento de referencia para el sector del libro”. Lo dice José Ramón Alarcón, quien junto a Merche Medina coordina Russafa Book Week End, la primera edición de una feria del libro que arranca el viernes con vocación de quedarse. Lo tiene todo para que así sea: una ubicación “idónea”, ocho librerías del “inquieto” barrio de Ruzafa (Gotham, Cosecha Roja, Kowalski, Slaughter, Le Petit Canibaal, Bartleby, Ubik Café, Camelopardus) a las que se suman otros espacios de la Comunidad Valenciana, y un sinfín de actividades complementarias, desde talleres, a conferencias, pasando por recitales de poesía, cuentacuentos, performances y conciertos. Las editoras Eva Mengual y Marta Pina participan en la feria. Reunidos en torno a un desayuno, nos hablan de la situación del sector del libro.

De izquierda a derecha, Marta Pina, Eva Mengual, Merche Medina y José Alarcón, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Marta Pina, Eva Mengual, Merche Medina y José Alarcón, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

“El sector está enfermo de sector”

Russafa Book Week End nace “en busca de la especificidad, de la heterodoxia, tratando de ser lo más singulares posibles con el fin de reforzar una parte del sector que dispone de menos estructura, pero cuyos proyectos son interesantísimos”. Y a lo que dice Alarcón, añade Medina lo siguiente: “Valencia es una ciudad muy creativa a todos los niveles. Nosotros hemos detectado que hay menos visibilidad para determinadas publicaciones, tanto a nivel de librerías como de editoriales que apuesten por ellas. Esta feria lo que quiere es dar visibilidad a quien no la tiene”.

Y energía no les falta, sobre teniendo en cuenta, como apunta Alarcón, que “el sector está enfermo de sector, porque cuando hay mucha ortodoxia o un armazón pesado dificulta las cosas. Y poner en común a diferentes actores de un mismo espectro cultural es muy complicado”. Ellos lo han intentado montando un evento “integrador, no excluyente, ubicado en un barrio inquieto y de referencia como Ruzafa, pero que incluye a espacios de toda Valencia y del resto de la Comunidad Valenciana”, explica Medina.

Merche Medina, de blanco, y Eva Mengual, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Merche Medina, de blanco, y Eva Mengual, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

“Somos muchos pero en distintas direcciones”

Eva Mengual tiene la sensación de que en Valencia hay muchos pequeños editores haciendo cosas, pero que la mayoría no se conoce entre sí. “A veces tienes que irte a otras ferias de fuera para conocer a los de tu ciudad. También veo que hacemos muchas cosas, pero cada uno en una dirección. Si Russafa Book Week End sirve al menos para conocernos, ya es importante”. A Marta Pina lo que le gusta de este tipo de ferias “es el contacto con la gente, poder explicar de tú a tú en qué consiste un proyecto. También sirve para ver lo que hacen otras personas, qué temas tratan, qué medios utilizan”.

Russafa Book Week End se distancia de las tradicionales ferias de Viveros o de Gran Vía en que, además del libro tradicional, acoge otras publicaciones ligadas a lo que se llama Libro de Artista. “Llegamos a un espectro muy amplio, desde autoediciones a revistas pasando por fanzines, libros de infantil y juvenil o textos más específicos”, señala Alarcón. Y de nuevo el público. “Sobre todo queremos tener contacto con el público, que es lo que aviva el sector, más que la ataraxia de estar paralizados o acomodados”.

Marta Pina (izquierda) y Eva Mengual, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Marta Pina (izquierda) y Eva Mengual, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

“Un Libro de Artista no se comercializa como un libro”

Eva Mengual tiene muy claro que su trabajo está más cerca del mundo del arte que del mundo editorial. “Son obras de arte en forma de libro, por lo que no puedes comercializarlo como si fuera un libro tradicional”. Russafa Book Week End es un escaparate perfecto para este tipo de publicaciones. “Habrá un público diverso que se va a sorprender; hay una parte de descubrimiento”, comenta Alarcón.

Marta Pina cree que hay un resurgir del libro como obra artística y librerías que destinan un rincón a ese producto autoeditado. Eso sí, “muchas librerías quieren hacerlo, pero tampoco saben cómo tratar ese tipo de libros”. A juicio de Alarcón, ello se debe a que el librero “no suele ser un buen vendedor” de esa clase de publicaciones. “Suele ser una persona inquieta intelectualmente, pero no sabe vender; le falta chispa”.

De izquierda a derecha, Marta Pina, Eva Mengual, Merche Medina y José Ramón Alarcón, durante los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Marta Pina, Eva Mengual, Merche Medina y José Ramón Alarcón, durante los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Por eso Marta Pina prefiere otros medios de distribución. “Si exceptuamos Dadá, que cuida tu material y es muy ordenada, y un par de sitios más, mi experiencia con las librerías tradicionales no ha sido buena. Prefiero el tú a tú de las ferias”. Alarcón subraya que el canal de distribución tradicional “se alimenta de la novedad, de ahí que todo el fondo que tú atesoras se difumine por completo en esos espacios donde los libros apenas duran dos o tres semanas”. Pero no se resigna: “Sabemos que esos son los cauces, pero hay una responsabilidad última por nuestra parte en forma de acción, en lugar del inmovilismo”.

Imagen de los Desayunos Makma, desde el exterior de Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Imagen de los Desayunos Makma, desde el exterior de Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

“La feria tiene un componente educativo”

Y como la acción se demuestra andando, Merche Medina opina que esta feria viene a llenar precisamente ese hueco. “Sirve para encontrarse y aunar esfuerzos”. Entiende que el librero tradicional tiene “infinidad de propuestas además de la tuya, por lo que ahí se pierde la esencia del pequeño editor”. En cualquier caso, Russafa Book Week End, respaldada por la Generalitat Valenciana, pretende cubrir todo el abanico de publicaciones. “Las editoriales que tienen su distribución y las radicalmente independientes y cuyo radio de acción es mucho más limitado”. Para ello cuentan con la participación del Gremi de Llibrers, la Associació d’Editors del País Valencià, la Associació de Il.lustradors y la Asociación Valenciana del Cómic.

De izquierda a derecha, Marta Pina, Eva Mengual, Merche Medina, José Ramón Alarcón, Vicente Chambó y Salva Torres, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Marta Pina, Eva Mengual, Merche Medina, José Ramón Alarcón, Vicente Chambó y Salva Torres, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

También quieren que la feria tenga “un componente educativo”, tratar de “sensibilizar a la gente acerca de cómo se hace un libro, porque cuando lo saben, empiezan a valorarlo”. “No pretendemos hacer lo que en otros países llevan generaciones haciéndolo, pero hay que empezar poco a poco”, precisa Medina. Russafa Book Week End, del 17 al 19 de octubre, tiene mucho trabajo por delante. Seguro, también, que muchas ediciones para lograrlo. Hacía falta.

De izquierda a derecha, Merche Medina, Eva Mengual, José Ramón Alarcón y Marta Pina. Fotografía: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Merche Medina, Eva Mengual, José Ramón Alarcón y Marta Pina. Fotografía: Fernando Ruiz.

Salva Torres