Callejero ilustrado

Valencia Se Ilustra
Cafetería Llépol
C / Navellos, 10. Valencia

Que Valencia es tierra de artistas no es ninguna novedad, pero la cantera de dibujantes, pintores y creadores plásticos en general nunca fue tan rica y variada como ahora. Aprovechando esa ebullición creativa que se plasma en el mundo del cómic, de la novela gráfica y la publicidad, Espai Rambleta, en colaboración con Cervezas Alhambra, ha lanzado un desafío al colectivo de ilustradores. Representar su visión personal de algunos de los hitos más característicos de la ciudad, bien sean barrios, monumentos o lugares de interés. Valencia Se Ilustra se concibe como un callejero o plano en imágenes con un toque artístico subjetivo y original.

La Casa Judía, de Pepitagrilla. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

La Casa Judía, de Pepitagrilla. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Las obras que se presenten se darán a conocer vía on line a través de Instagram y mediante una serie de exposiciones de periodicidad trimestral que culminará el próximo verano con una muestra conjunta de todos los artistas participantes.

La primera entrega de este callejero iconográfico ya se puede visitar en la cafetería Llépol (Navellos, 10). Las seis primeras firmas son: Lawerta, María Rodilla, Pablus, Laura Castelló, Atypical Valencia y Pepitagrilla. En una efusión de colorido e imaginación recrean sobre el papel los populares barrios de Benicalap y el Cabanyal, edificios emblemáticos como Alcosa, Rambleta o La Casa Judía y tótems urbanos como la Estació del Nord. Una visión nueva y refrescante de la ciudad que todos conocemos y que adquiere una dimensión calidoscópica.

Obra de Jorge Lawerta. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Obra de Jorge Lawerta. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Nuevos talentos

Por otra parte, en Espai Rambleta se ha puesto en marcha las residencias de doce jóvenes, cuatro de ellos valencianos, seleccionados por el proyecto europeo Under 25, Alternative routes to ripen through theater. Los elegidos, de entre 18 y 24 años disfrutan  las residencias y laboratorios  impartidos por profesionales: Roger Bernat, Cristina Blanco, Bea Fernández (La Poderosa), Agost Produccions y La Dula. Este proyecto consiste en un proceso de convivencia, creación y crecimiento de estos nuevos artistas  que concluirá en una muestra colectiva el próximo 28 de julio. Finalizará la estancia en Valencia, continuará en Torres Vedras (Portugal) y en Manchester (Gran Bretaña).  Todo el proceso será contado por los propios alumnos a través de un  blog y una cuenta de Instagram creadas para la ocasión.

«El objetivo de Under25 es facilitar la emergencia de nuevas voces, discursos y producciones únicas y contemporáneas, así como promover el intercambio cultural y lingüístico entre los países participantes, siempre con el fin de estimular la creación de nuevos públicos y trabajo con las audiencias», señalan los organizadores.

Espai Rambleta, la Escuela del Actor  e Inestable son la representación valenciana de esta iniciativa que, mediante los laboratorios, dibujarán algunas de las líneas motoras del proyecto. La investigación en nuevos lenguajes y nuevas dramaturgias, nuevas audiencias y relaciones con los espectadores, y nuevos espacios de residencia.

Benicalap, de María Rodilla. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Benicalap, de María Rodilla. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Alcosa, de Pablus. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Alcosa, de Pablus. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Bel Carrasco

Caterva Teatre debuta en Las Naves

‘Paciente’, de Caterva Teatre
Las Naves
LN3 Espai Mutant
Juan Verdeguer 16, Valencia
Sábado 20 (20:00) y domingo 21 (19:00) de febrero de 2016

Caterva Teatre presenta ‘Paciente’ este fin de semana en LN3 Espai Mutant de Las Naves. La primera creación propia de la compañía está codirigida por Jaume Ibáñez y Fernando Soler y refleja toda la marea de emociones y actitudes que se generan en una familia cuando uno de sus miembros es diagnosticado de una enfermedad mental. Se trata de la primera vez que llevan su montaje a un teatro y buscan esa intimidad con el público que ha caracterizado su trayectoria.

Caterva Teatre nació en 2011 del impulso de tres estudiantes de la Escuela del Actor de Valencia que querían encontrar y transmitir su propio lenguaje teatral. Comenzaron a actuar hace cuatro años en un piso de Patraix de treinta metros cuadrados, para un público reducido, de unas 30 personas como máximo, “porque las circunstancias de la vida teatral y cultural de la ciudad nos llevaron a eso”, explica Fernando Soler, uno de los dos directores del montaje. A partir de ahí generaron su propio lenguaje teatral, muy cerca del público, “intentando que se llevara un trozo de la función a casa y llegara a formar parte de ésta”.

Un instante de la representación de la obra 'Paciente'. Imagen cortesía de Las Naves.

Un instante de la representación de la obra ‘Paciente’. Imagen cortesía de Las Naves.

‘Paciente’ es el resultado de tres piezas cortas anteriores: ‘Paciente Cero’, que se estrenó en 2014 en el festival Russafa Escènica; y las dos siguientes, ‘Paciente Hache’ y ‘Paciente Coma’, (febrero y abril de 2015). De ellas, cuenta Jaume Ibáñez: “las dos primeras reflejan el punto de vista de los familiares y la tercera aborda la visión que, de la situación, tiene el propio enfermo”.

Fernando Soler insiste en que “estamos contando algo necesario, alguien tiene que hablar de la enfermedad mental, de la dependencia, sin esconder nada”. A partir de un texto de Robert de la Fuente, basado en su propia experiencia personal, Caterva Teatre formula una propuesta de teatro social alrededor de un entorno cotidiano, en el que todos podemos vernos reflejados, para contar qué pasa en una familia, y cómo reaccionan sus diferentes miembros, cuando uno de ellos no puede valerse por sí mismo.

Dirigida por Jaume Ibáñez y Fernando Soler, uno de los principales retos de ‘Paciente’ es, en palabras de los miembros de Caterva Teatre, hablar con naturalidad de una realidad, la enfermedad mental y la dependencia, “muy cercana, que nos toca a todos, pero que se esconde en un cajón y de la que, por lo mismo, falta información”. Además, da voz a todo el abanico de actitudes que toma cada uno de los familiares ante el mismo problema (la implicación, la desidia…).

Un instante durante la representación de la obra 'Paciente'. Imagen cortesía de Las Naves.

Un instante durante la representación de la obra ‘Paciente’. Imagen cortesía de Las Naves.

La gran carga social del teatro de Caterva proviene de la necesidad de dar visibilidad a una enfermedad, la mental, que todavía se apoya en tabúes y miedos que llevan a ocultarla. Tratar la dependencia no sólo como un problema de personas mayores, sino que afecta también a jóvenes enfermos que no son autosuficientes.

El teatro social que ha programado Las Naves con ‘Paciente’ pretende dar voz a esa realidad para que no se oculte y para que todos seamos conscientes de la respuesta ante la cuestión de ¿qué pasa en una familia cuando uno de los miembros se convierte en dependiente?

 

Valencia, en la Champions de la cultura

Europa Creativa #Under 25
Proyecto cultural gestionado por Escuela del Actor, Teatro Inestable, Espai Rambleta, Peshkar y Joao García Miguel CO

“Creemos que va a dar un vuelco a la vida cultural de esta ciudad”. Y Mariola Cubells, directora de Relaciones Externas de Espai Rambleta, dijo más: “Nunca se ha dado en Valencia algo similar”. Luego procedieron a explicar el proyecto, que provocó tan encendidas palabras, los impulsores del mismo: Andrés Poveda, de la Escuela del Actor, que fue quien prendió la mecha; Jacobo Pallarés, de Teatro Inestable, encargado de la farragosa gestión; Lorena Palau, gerente de la Rambleta, y Joao García y Jim Johnson, como responsables de los espacios teatrales ubicados en Torres Vedras (Portugal) y Manchester (Reino Unido), respectivamente.

Entre todos ellos han dado forma al proyecto cultural que unirá las tres ciudades, después de obtener 200.000€ de Europa Creativa, tras un laborioso trabajo de dos años. Un proyecto que permitirá seleccionar a 12 jóvenes artistas (cuatro por ciudad) de entre 18 y 25 años, ofreciéndoles la posibilidad de formarse en común siguiendo un estimulante proceso creativo en el que participarán profesionales a nivel internacional. La selección se hará mediante convocatoria pública en marzo del próximo año.

Escuela del Actor.

Imagen de un video de la Escuela del Actor.

Los elegidos tendrán la oportunidad de participar en laboratorios de ideas y talleres, donde adquirirán una formación, que, como recordó Andrés Poveda, también contará con sus propias aportaciones. “Si dejamos a los jóvenes hablar con sus nuevas tecnologías y sus ideas es probable que sean ellos los que nos enseñen otra manera de actuar”. Hacia el mes de julio convivirán durante 30 días en régimen de residencia, primero en Valencia, culminando el aprendizaje con una representación teatral fruto de su trabajo. Será Espai Rambleta quien lo acoja. Después se hará lo mismo en las otras dos ciudades, completando los dos años previstos con un espectáculo de su creación a modo de resultado final.

“Queremos que el talento crezca y se dispare”, subrayó Mariola Cubells. “Es un proyecto que apuesta por los jóvenes, fomenta la creación y estimula el talento a través de laboratorios y residencias”, señaló Lorena Palau. “Con este proyecto los jóvenes podrán abrirse a la vida, a la experiencia, a la creación”, apuntó Joao García, responsable de la compañía portuguesa que lleva su nombre. “Se trata de que gente con capacidades artísticas puedan desarrollarlas”, indicó Jim Johnson, al frente del espacio Peshkar, en el condado de Oldman, quien ironizó acerca de la lluvia en Valencia: “Me la he traído de Manchester”.

Imagen de un video promocional de Teatro Inestable.

Imagen de un video promocional de Teatro Inestable.

Jacobo Pallarés, que tiene larga experiencia en Teatro Inestable en lo que se refiere a la gestión de ayudas europeas, reconoció que se trataba de “un marrón”. Por eso el trabajo con proyectos europeos resulta “insignificante”. “Italia y Alemania nos llevan la delantera”, apostilló. De hecho, el proyecto por el que han obtenido los 200.000€ de Europa Creativa (el 60% del total; el 40% restante corre a cargo de las partes implicadas) es uno de los ocho que han alcanzado la puntuación necesaria, de los poco más de 40 presentados en toda España y de los 300 a nivel europeo. Por eso Pallarés y Poveda insistieron en la importancia que tiene su consecución.

“En los últimos cinco años sólo ha habido tres empresas valencianas que han tenido un proyecto europeo de este alcance”. De ahí que Pallarés tuviera la impresión de haber entrado con Europa Creativa #Under 25 en la “Champions de la cultura”. Valencia, Torres Vedras y Manchester jugarán en ella promoviendo la libertad de creación y el diálogo cultural en Europa.

De derecha a izquierda, Mariola Cubells, Joao García, Jacobo Pallarés, Lorena Palau (en el centro, de rojo), Andrés Poveda y Jim Johnson, en Espai Rambleta. Foto: Pablo Ortuño.

De derecha a izquierda, Mariola Cubells, Joao García, Jacobo Pallarés, Lorena Palau (en el centro, de rojo), Andrés Poveda y Jim Johnson, en Espai Rambleta. Foto: Pablo Ortuño.

Salva Torres

Russafa Escènica 2015 ya tiene programación

Programación de Russafa Escènica
Familias
Del 17 al 27 de septiembre de 2015

“La familia es el lugar de procedencia, pero también es el lugar al cual irremediablemente regresamos de una u otra forma”. Con estas palabras presenta el equipo de Russafa Escènica el lema sobre el que girará la programación de la quinta edición del festival de otoño de las artes escénicas valencianas: ‘Familias’. En sus cinco años de andadura, el festival se ha mantenido siempre fiel a su lugar de origen, el barrio de Ruzafa, que volverá a transformarse en un inmenso escaparate escénico del 17 al 27 de septiembre.

Avalados por los más de 10.300 espectadores de la pasada edición y las 300 personas entre artistas, profesionales y voluntarios que la hicieron posible, Russafa Escènica se refuerza como uno de los encuentros de artes escénicas más prometedores a nivel nacional.

Imagen de uno los espectáculos incluidos en la programación de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

Imagen de uno los espectáculos incluidos en la programación de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

De cara a la próxima cita, 125 compañías presentaron sus propuestas para formar parte de esa gran familia, un récord de participación en la historia del festival. Pero han sido finalmente 25 las seleccionadas para integrar la programación de Russafa Escènica 2015.

Si algo caracteriza el cartel de esta edición es la amalgama de disciplinas artísticas que lo conforman: teatro textual, teatro físico, danza, performances, títeres, teatro musical y una nueva incorporación: un espectáculo circense. Proyectos en castellano y valenciano, adaptados a todas las edades y encargados de establecer un diálogo con distintas artes plásticas como fotografía, escultura, pintura o montajes audiovisuales.

Imagen de uno de los espectáculos incluidos en la programación de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

Imagen de uno de los espectáculos incluidos en la programación de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

En total, 25 estrenos absolutos divididos en 18 viveros (piezas de aforo reducido y unos 25 minutos de duración) y 6 bosques (propuestas con mayor aforo y unos 60 minutos de duración) representados en lugares insólitos y poco habituales para albergar representaciones como viviendas, talleres o comercios. En total, la suma de estos dos formatos más un tercero, el Invernadero, hacen un total de 560 pases repartidos en diez días de festival.

Víctor Sánchez, Lara Salvador, Bruno Tamarit y Silvia Valero, galardonados con los Premios AAPV 2015; y otros nombres consolidados como María José Peris, Chema Cardeña, Gerardo Esteve o Nacho López Murria son ejemplos de la calidad y la profesionalidad sobre la que se sustentan las propuestas en cartel.

Ya no se puede hablar del Invernadero como una novedad dentro del festival pues después de tres años consecutivos se ha convertido en una de las piedras angulares de Russafa Escènica, junto a la programación de viveros y bosques y las actividades paralelas.

Imagen de uno de los espectáculos de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

Imagen de uno de los espectáculos de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

Se trata de una propuesta dirigida a los alumnos de interpretación de último curso de cualquiera de las escuelas y academias oficiales de arte dramático de la ciudad de Valencia con el fin de realizar un taller de creación e investigación teatral guiados por un prestigioso profesional de las artes escénicas valencianas. Como novedad, en 2015, el proceso de selección se ha ampliado también a las escuelas de danza.

Así, al casting, que se realizó en Las Naves de Valencia (donde se llevará a cabo la primera parte del taller) el pasado 13 de junio, se presentaron más de una treintena de alumnos procedentes de escuelas como el Conservatorio Superior de Danza, el Conservatorio Profesional de Danza, la ESAD, la Escuela del Actor, la Escuela Off, el centro de danza Eva Bertomeu…

Imagen de uno de los espectáculos de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

Imagen de uno de los espectáculos de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

Primero fue el actor, director y dramaturgo Chema Cardeña quien dio vida a esta iniciativa (Troya, la conquista de la felicidad) y más tarde el guionista y director Gabi Ochoa (No hables de ello). Esta vez es Eva Zapico quien recoge el testigo y se pone al frente de este emocionante proyecto puntero en la Comunidad Valenciana.

La actriz y directora, que también se mueve en el campo de la pedagogía teatral, sigue el hilo conductor del festival con una obra que lleva por título La Mejor Familia Del Mundo, una reflexión sobre la incomunicación en la familia, la vida convertida en ficción y la ocultación.

Después de realizar un exhaustivo taller de creación e investigación teatral los alumnos representarán la propuesta escénica dentro de la programación oficial del festival en la Sala Russafa.

Imagen de uno de los espectáculos de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

Imagen de uno de los espectáculos de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

Russafa Escènica: 621 espectáculos en diez días

Russafa Escènica: ‘Lo prohibido’
Diversos espacios del barrio de Russafa. Valencia
Del 19 al 28 de septiembre

El regreso del festival multidisciplinar Russafa Escènica al barrio valenciano de Ruzafa significa, principalmente, dos cosas: que el éxito de la tercera edición, con un público de 10.000 personas, ha supuesto una bocanada de aire fresco para seguir trabajando con más fuerza si cabe, y que el festival sigue fiel a su objetivo de seguir creciendo y expandiéndose.

Las fechas no han variado y el lugar tampoco. Esta edición, la cuarta ya, se desarrollará durante los diez días que van del 19 al 28 de septiembre. Russafa Escènica se consolida así como el festival de otoño por excelencia y mantiene su apego por el barrio con más colorido de Valencia y con más artistas por metro cuadrado.

Lo que sí que cambian son los números y es que, año tras año, las propuestas escénicas que se presentan al festival se multiplican y por ende también las que finalmente pasan a formar parte de la programación del festival. Esta edición bate récords y presenta 30 estrenos absolutos cuyo contenido gira en torno a una idea: “Lo prohibido”, lema que acompaña a este cuarto aniversario y también a sus tradicionales actividades paralelas, el otro pilar de la programación.

Cartel de 'Lo prohibido' de Russafa Escènica 2014. Obra de Jorge Montalvo.

Cartel de ‘Lo prohibido’ de Russafa Escènica 2014. Obra de Jorge Montalvo.

De entre ellos, 23 pertenecen a Viveros, como el festival bautizó a los espectáculos de aforo y duración reducidos, este año subdivididos en las categorías de “Teatro textual”, “Teatro Musical” y “Artes en Movimiento” (que incluyen danza, marionetas, performance e instalación). Por otro lado, están los Bosques, sus “hermanos mayores” en cuanto a cabida y tiempo que representarán 6 espectáculos y lo que supuso la gran novedad de la pasada edición, el Invernadero, repetirá este año con un nuevo taller de teatro.

Pau Martínez, director de L´Alqueria Blanca; Ximo Flores, que junto a Teatros de los Manantiales vuelve a producir un espectáculo después de muchos años; el bailarín y ganador de un premio MAX Toni Aparici; Sergio Caballero y Eva Zapico, que repiten en Russafa Escènica, esta vez como directores, y un largo etcétera de profesionales del mundo de las artes escénicas se darán cita en esta edición.

Con todo, el total de pases que sale de la suma de los tres formatos durante los diez días de festival y que se abrirán al público el próximo septiembre será de 621. Una vez más las tiendas, salas, talleres, comercios y bares serán invadidos por el teatro, la música, la danza y las artes plásticas dirigidos a un público de todas las edades.

Invernadero

Si el año pasado fue el actor, director y dramaturgo Chema Cardeña quien se encargó de dar vida a un proyecto cuyo fin es contribuir a que los actores y actrices que terminan su formación se incorporen al mercado laboral, este año será el dramaturgo, guionista y director de cine y teatro valenciano Gabi Ochoa, en colaboración con la Plataforma Creador, la Plataforma OTI, Las Naves de Valencia y la Sala Russafa, quien llevará el timón este apasionante proyecto pionero en la Comunidad Valenciana.

Después de realizar un exhaustivo taller de creación e investigación teatral, los once alumnos que han sido seleccionados entre las escuelas de arte dramático de Valencia -Esad, Escuela del Actor, Off, Escalante y Estudio Dramático-representarán una propuesta escénica dentro de la programación oficial del festival en la Sala Russafa que, en esta ocasión y siguiendo el hilo conductor del festival, lleva por título “No hables de ello”.

El equipo de Russafa Escénica, más o menos al completo. Fotografía: José Luis Abad.

El equipo de Russafa Escénica, más o menos al completo. Fotografía: José Luis Abad.

Carmen Amoraga, madrina del festival

La escritora Carmen Amoraga, premio Nadal 2014 por su novela “La vida era eso” y finalista en 2010 del Premio Planeta por “El tiempo mientras tanto”, ha querido demostrar su afecto con el festival Russafa Escènica dedicándole unas palabras que reflejan a la perfección el alma de esta próxima edición. Con la idea de “Lo prohibido” como telón de fondo, Amoraga ha profundizado en el terreno de las voluntades ocultas, la reafirmación de la propia personalidad y de los deseos. Un texto íntimo, con el sello indiscutible de la escritora y que invita a participar y disfrutar de Russafa Escènica 2014.

«Los padres siempre dicen que las primeras palabras de sus hijos fueron papá o mamá. Es falso. Lo primero que aprenden a decir los bebés cuando comienzan a hablar es esto: no. Y lo dicen claramente, sin titubear ni balbucear. Dicen que no aunque quieran decir que sí porque decir no les reafirma frente al mundo que todavía no dominan. Dicen no aunque quieran decir sí porque en ese no se esconde su firme voluntad, su determinación, su deseo, de plantarle cara al mundo como un ser autónomo, diferente, único».

«Pero al poco tiempo ese no adquiere su verdadero significado, ese que nos acompaña durante el resto de nuestra vida. No queremos. No debemos. No podemos. No me apetece. No es bueno (para mí). Y en ese significado auténtico, íntimo, que hasta el final de nuestros días seguirá encerrando esa esencia de nuestra autoafirmación, no tiene cabida ese otro no que viene de fuera. No quieres. No debes. No puedes. No te apetece. No es bueno (para ti). Te lo prohíbo».

«Frente a eso, el niño que todos llevamos dentro vuelve a decir aquella primera palabra. No. De todo esto, de lo prohibido, de lo prohibible, de los síes y de los noes de la vida, decididos o impuestos, nos hablarán, nos revolucionarán, con todas las fuerzas de todas las artes los participantes en esta nueva edición de Russafa Escènica, este festival único y apoteósico que transforma el centro de una ciudad en permanente movimiento. Prohibido perdérselo». Palabra de Carmen Amoraga.

La programación ya se puede consultar en www.russafaescenica.com

El equipo, más o menos al completo, de Russafa Escènica: 'Lo prohibido'. Fotografía: José Luis Abad.

El equipo, más o menos al completo, de Russafa Escènica: ‘Lo prohibido’. Fotografía: José Luis Abad.

Vivero de actores

Escuela del Actor. Andrés Poveda
Espai Rambleta
Bulevar Sur esquina C / Pío IX. Valencia

Algunas personas nacen predispuestas a asumir múltiples identidades sin dejar de ser ellos mismos, ni perder un ápice de cordura. Son seres capaces de vaciarse temporalmente de su propia esencia para convertirse en un vehículo de transmisión de emociones, sentimientos e ideas, imaginados por el autor de una obra al crear a su personaje. Los actores y actrices nacen pero también se hacen y ese proceso de forja es cada vez más arduo y complejo. Al arte de la interpretación en sus diversas vertientes se suma el dominio de la voz y las técnicas de expresión corporal, además de una sólida base teórica y cultural, que hoy día incluye nociones de audiovisual.

En suma, un considerable esfuerzo físico y mental, aparte de económico, que muchos jóvenes invierten en un sueño que no siempre llega a materializarse. El oficio de actor es uno de los más volátiles, al albur de las circunstancias más o menos propicias. La belleza, el talento y la capacidad de trabajo no garantizan el triunfo al cien por cien. Y si se consigue, más difícil todavía es mantenerlo en un mundo altamente competitivo y exigente. Cuántos actores y actrices brillan fugazmente en la cumbre para desaparecer al poco tiempo, engullidos por el olvido. La crisis crónica que afecta al teatro, la agonía de la industria cinematográfica y la precariedad de las televisiones configuran un panorama desolador. Pese a expectativas tan precarias, este curso un buen puñado de jóvenes iniciarán los estudios de interpretación, bien en la Escuela de Arte Dramático, bien en alguno de los centros privados que existen en Valencia. En la mente de todos ellos alienta la esperanza de que cuando terminen la carrera hayan cambiado las tornas y mejore la situación.

Andrés Poveda, director de la Escuela del Actor

Andrés Poveda, director de la Escuela del Actor

La Escuela del Actor es uno de los centros privados más veteranos, cuya vitalidad y capacidad de supervivencia demuestra el hecho de que funciona hace ya 18 años sin ningún tipo de ayuda oficial ni subvención. La creó un grupo de siete socios entre los que figuran su director, Andrés Poveda, y otros actores y maestros de actores: Jaime Pujol, Carles Sanjaime, Pepe Galotto, Vicente Genovés… Su primer centro estaba situado en la calle Alcalde Albors y, después de un tiempo en el paseo de la Petxina, se acaban de trasladar a Espai Rambleta, donde disponen de un millar de metros cuadrados, además del flamante escenario.

“Las ventajas son múltiples”, afirma Poveda. “Tendremos mejores instalaciones, mayor contacto con los profesionales y contribuiremos a dinamizar un espacio cultural muy bien gestionado. Por otra parte, habrá un interesante intercambio con la gente del barrio de San Marcelí”.

La Escuela del Actor opta por la diversificación para garantizar su supervivencia en tiempos duros que obligan a imponer recortes, aunque ellos gestionan casi un centenar de contratos al año y cuentan con una veintena de profesores. Además de los cursos ‘académicos’, que duran cuatro años con grupos de 15 a 20 personas que aspiran a ser profesionales, se imparten otros cursos más ligeros destinados a niños o personas mayores para quienes la interpretación es un complemento educativo o un hobbie terapéutico. Según Poveda, estos últimos años se ha incrementado el interés de los menores hacia la interpretación, aunque ello no siempre suponga que se dediquen a ella profesionalmente.

“Nuestros títulos no están homologados, pero proporcionan una base muy firme a partir de la que el joven actor puede empezar a moverse”, indica Poveda. “En este oficio nunca se deja de estudiar y aprender. Muchos de nuestros alumnos han trabajado o trabajan en series de televisión o en otros proyectos”.

El equipo del centro combina las clases con otras actividades pedagógicas en torno al teatro dirigidas a escolares. Ha colaborado con el Palau de la Música y el Palau de les Arts, donde organizaron un interesante montaje, ‘Detectives en la Opera’, para descubrir a los niños los entresijos de los escenarios.

“Este curso vamos a empezar en la Rambleta una campaña llamada Teatre-Educa”, señala Poveda. “Consiste en completar la visión de la obra teatral con unos trabajos que se realizan en clase tanto antes como después de verla. La idea es que el niño absorba la mayor información posible sobre la misma y a la larga se convierta en un buen espectador. A veces si van a ver teatro solos con sus padres pierden matices y se les escapan muchas cosas”.

¿Qué futuro les espera a los jóvenes actores? Imposible predecirlo, pero Poveda se muestra optimista. “Esta profesión no es una manera muy fiable de ganarse la vida, pero resulta muy gratificante”, opina. “En Valencia nunca ha sido sencillo vivir de ella, y ahora aún menos, pero creo que hay que resistir y seguir trabajando. De hecho hay síntomas de que el fuego de la pasión teatral sigue encendido con propuesta como Creador.es, Espacio Invisible o las jornadas de Russafa.”

Imagen de una de las aulas de Espai Rambleta. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Imagen de una de las aulas de Espai Rambleta. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Bel Carrasco