Enric Mestre: día a día, año a año

Los días y los años de Enric Mestre, de Tan Hongyu
Espai d’Art Contemporani El Castell (E CA)
Plaza Roja. Riba-Roja de Túria (Valencia)
Sábado 15 de septiembre de 2018, a las 19.00h

El Espai d’Art Contemporani El Castell (E CA) de Riba-Roja de Túria acogerá la presentación de la película documental ‘Los días y los años de Enric Mestre’ el sábado 15 de septiembre. El acto coincide con la exposición retrospectiva sobre el artista de Alboraya que se puede visitar en el mismo centro hasta el próximo 4 de noviembre. Precisamente, el catálogo de la muestra también se dará a conocer durante el evento. Roberto Raga, alcalde de Riba-Roja de Túria, Francisco Caparrós, concejal y coordinador del E CA, y Josep Pérez, director del Museo de Cerámica de Manises, acompañarán a Tan Hongyu, directora de la cinta, y a Enric Mestre.

‘Los días y los años de Enric Mestre’ es un filme documental sobre el pensamiento del creador valenciano. A lo largo de 80 minutos, la película muestra la visión artística y poética de Enric Mestre a través de sus testimonios. El documental ha sido dirigido, producido y realizado por la china Tan Hongyu, también ceramista y autora de otros proyectos audiovisuales como ‘Pottery from the ethnic Minorities in Southwest China’ (2010), ‘Being with Clay’ (2012) y ‘Shifus’ (2015).

Visión de la exposición de Enric Mestre. Imagen cortesía del E CA de Riba-Roja.

Visión de la exposición de Enric Mestre. Imagen cortesía del E CA de Riba-Roja.

La muestra ‘El mundo geométrico de Enric Mestre’ se inauguró en el E CA de Riba-Roja de Túria el pasado 18 de julio. Desde ese día, las salas del centro albergan más de 60 piezas del artista que comprenden casi 30 años de actividad creadora. Así, el acto del sábado también servirá para presentar oficialmente el catálogo de la exhibición. Se trata de un libro de 120 páginas que ilustra las obras de Enric Mestre y analiza su trayectoria con un texto de Román de la Calle, crítico de arte y catedrático de Estética de la Universitat de València.

Como señala el profesor De la Calle, en los muros del E CA dialogan la pintura y la escultura cerámica y, de esta manera, se desvelan las arquitecturas, formas y colores que conforman la visión del artista. Una mirada particular que se ha nutrido de la observación del entorno, como la huerta valenciana, pero también de la abstracción. Y esta pulsión creadora se ha manifestado sobre el gres, el engobe, los esmaltes, los lienzos y los acrílicos, entre otros materiales. La exhibición permanecerá abierta al público hasta el próximo 4 de noviembre.

Enric Mestre. Imagen cortesía del E CA de Riba-Roja de Túria.

Enric Mestre. Imagen cortesía del E CA de Riba-Roja de Túria.

Enric Mestre Estellés nació en Alboraya (València) en 1936. Estudió Dibujo en la Escuela de San Carlos de València y Cerámica en la Escuela Práctica de Cerámica de Manises, dirigida por Alfonso Blat (uno de los pioneros en la renovación del lenguaje cerámico), y en la Escuela de Artes Aplicadas de València. Finalmente, se licenció en Bellas Artes por la Facultad de San Carlos, de la Universitat Politècnica de València, en 1982.

En 1964, cursó estudios sobre vidriados artísticos de alta temperatura en el Lycée Technique Henry Brisson de Vierzon (Francia) gracias a una beca de la Universitat de València. A lo largo de su carrera ha recibido numerosos galardones nacionales (Primer premio en el Concurso Nacional de Cerámica de Manises, 1972; Premio Nacional en el Concurso de Diseño Industrial de la Feria de Cerámica de València, 1972; Primer Premio en el Concurso Nacional de Cerámica de Calvià en Mallorca, 1982; Premio Alfons Roig de la Diputación de València, 1999; Premio de las Artes Plásticas de la Generalitat Valenciana, 2009) e internacionales (Medalla de Oro del Estado de Baviera en Múnich, 1976; Bayerischer Staatspreis, Alemania, 2010; Preis de Lotte Reimers – Stiftung Zur Förderung Der Keramischen Kunst, Alemania, 2010).

Enric Mestre y su universo geométrico

El mundo geométrico de Enric Mestre
E CA de Riba-roja
Plaza Roja. Riba-roja de Túria (Valencia)
Inauguración: miércoles 18 de julio de 2018, a las 20.00h

El E CA de Riba-roja de Túria acoge desde este miércoles 18 de julio la exposición ‘El mundo geométrico de Enric Mestre’, muestra inaugurada por el alcalde de la localidad, Robert Raga.

La exhibición traza un amplio recorrido a través de obras murales y escultóricas del ceramista y pintor valenciano Enric Mestre (Alboraia, 1936), un creador cuya labor significó una renovación en el lenguaje del arte cerámico español.

‘El mundo geométrico de Enric Mestre’ es la cuarta exposición del E CA, un centro de arte inaugurado ahora hace un año con el objetivo de dar a conocer el trabajo de creadores contemporáneos y para dinamizar el circuito artístico de la Comunitat Valenciana. Sus salas ocupan las dependencias del Castillo de Riba-roja de Túria.

Además del alcalde, la inauguración contará con la presencia del artista Enric Mestre y del coordinador del E CA, Francisco Caparrós.

Cartel de la exposición

Cartel de la exposición ‘El mundo geométrico de Enric Mestre’. 

II Premio de Escultura Solidaria de Cursol

Fundación Cursol
II Premio de Escultura Solidaria
Inscripción hasta el 10 de julio
Dotación: 3.000 euros

La Fundación CURSOL, en la II edición del PREMIO DE ESCULTURA SOLIDARIA que tiene el objetivo de promover la solidaridad y poner en valor el arte contemporáneo, prevee seleccionar un máximo de 20 esculturas que optan a un único premio de 3.000 euros, de los cuales el ganador destinará 1.000 euros a una entidad sin ánimo de lucro elegida por él mismo.

En la edición anterior,  la escultora iraní Sama Arasian fue la distinguida con la obra «The sleep of life» de entre 97 obras de 14 nacionalidades distintas que mostraron su visión artística de la solidaridad.

Los participantes seleccionados tendrán la posibilidad de realizar una presentación on line o in situ de su portfolio, no sólo de la obra seleccionada como concurso, sino del conjunto de su obra. El día 20 de octubre se dará a conocer el ganador del premio.

El comité organizador del premio, facilita la opción de poner en contacto a los artistas con coleccionistas o público interesado.

La escultura ganadora quedará en propiedad de la Fundación CURSOL, que será titular de los derechos de su reproducción, distribución y comunicación pública. La Fundación CURSOL edita un catálogo online y en papel de la escultura premiada y de las seleccionadas.

Los artistas interesados pueden inscribirse de forma gratuita hasta el 10 de julio de 2016 en la web www.cursol.org, donde se puede acceder al formulario de inscripción y adjuntar imágenes de las esculturas deseadas.

La técnica escultórica, el material y el soporte, son de libre elección. El tamaño máximo para cada escultura es de 80 x 80 x 80 cm, y el mínimo de 20 x 20 x 20 cm. El peso máximo de cada escultura no debe sobrepasar de 80 kilogramos

El jurado

El jurado de este II Premio de Escultura Solidaria estará formado por escultores y artistas que contribuyen de forma desinteresada, Miquel Navarro, José Mª Yturralde, Vicente Ortí, Toni Martí,  Marta Pérez Ibáñez y Enric Mestre. El Presidente del jurado será elegido entre sus miembros y contará con un Secretario, representante de la Fundación CURSOL, todos los miembros del jurado colaboran de forma desinteresada.

Bases:

http://cursol.org/es/actividades-2/2015-05-29-13-23-36/72-bases-ii-premio-de-escultura-solidaria-fundacion-cursol-2016.html

Librerías que se van, ¿sueños que se acaban?

Cristina Guzmán Traver, Fragments de cultura
Palau de Pineda, Plaza del Carmen, 4.
Hasta el 30 de noviembre de 2015

La cerámica de Cristina Guzmán Traver rinde tributo a las librerías

Aquel paraíso que imaginó Borges en forma de librería podría tener un futuro incierto. Los datos son demoledores; indican que entre dos y tres locales clausuran su actividad diariamente.[1] La clave de su supervivencia podría implicar un aumento de apoyo al sector (estableciendo por ejemplo un sello de calidad que permita beneficios fiscales), la reinvención de estos espacios o la creación de nuevas políticas de fomento a la lectura.[2] Pero lo cierto es que, mientras se determinan soluciones, la lucha contra este destino también se visibiliza simbólicamente a través de algunos proyectos artísticos. Desde esa perspectiva, Cristina Guzmán Traver realiza un seguimiento de las librerías emblemáticas que han cerrado recientemente sus puertas y desarrolla una serie de gestos y acciones apoyados en la escultura, la instalación y la pintura como reivindicación de aquel lugar soñado. Algunas de ellas centenarias y todas referentes en sus ciudades, estas librerías se convirtieron en auténticos lugares de encuentro intelectual y humano superando el exclusivo cometido de empresa. Las librerías Luque en Córdoba, Machado en Sevilla, Martínez Pérez y Proa en Barcelona, Galí en Santiago de Compostela o la librería Rumor en el barrio de Chamartín de Madrid cerraron sus puertas y con ello desdibujaron parte de la identidad local.

Cristina Guzmán Traver. "Llibres", gouache sobre papel, 2015. Cortesía de la artista.

Cristina Guzmán Traver. «Llibres», gouache sobre papel, 2015. Cortesía de la artista.

Siguiendo este dramático proceso, durante el mes de noviembre Valencia despedirá otro referente cultural. La librería Valdeska finaliza su etapa y lo hace tal y como comenzó: alejada de las novedades y los best sellers, configurando lo que para algunos fue más bien una “no-librería” cuyo camino se orientaba hacia el arte, el pensamiento y la literatura.[3] En este sentido, la exposición Fragments de Cultura inaugurada recientemente en el Palau de Pineda, recrea iconos a partir del atractivo que representa la particular identidad de las librerías pequeñas y su labor como narradoras de historias. Desde las sutiles alienaciones de estanterías en las composiciones de gouache y las piezas de cerámica y gres que reúnen montañas de pequeños libros agrupados bajo la figura del lector, la mirada de Cristina Guzmán configura un entorno de contrastes donde las texturas incorporan la calidez a la materia hasta llevarla a su origen. Si para Neruda fuimos “párpado del barro trémulo y forma de la arcilla”, en la obra de esta autora somos el recuerdo de la tierra, de sus surcos y su tiempo.[4] Proyectadas desde los comienzos con estructuras de metal, madera o cemento, sus esculturas se consolidan en torno al barro, convirtiéndose en el material más importante en su trayectoria artística. La cerámica actúa como símbolo de permanencia y establece vínculos secuenciales con los trabajos de otros artistas como sus maestros Arcadi Blasco y Enric Mestre, ciertas expresiones de Elena Colmeneiro y, principalmente, con el minimalismo de María Bofill desde un interés por los objetos pequeños y su calidad de ejecución.

No es la primera vez que Cristina Guzmán incorpora la instalación en sus proyectos. El estudio de la técnica, los diferentes métodos de cocción y la integración de nuevos soportes consolidaron otras como Cartes al vent, donde asocia al discurso nuevos ingredientes como el papel y el texto, para posteriormente expandir sus esculturas e integrar la fotografía o el dibujo. En este sentido, la instalación presentada en la exposición compuesta por nueve libros aislados desde la individualidad de nueve peanas, resume  parte de estos procesos y representa la naturaleza de los materiales y el equilibrio de los volúmenes que el fuego petrificará para siempre.

Cristina Guzmán Traver. Instalación "Llibreries", cerámica, hierro y metacrilato, 2015. Cortesía de la artista.

Cristina Guzmán Traver. Instalación «Llibreries», cerámica, hierro y metacrilato, 2015. Cortesía de la artista.

Los libros, convertidos en elementos ajenos al mundo y a la vida, permanecen envueltos en cajas de metacrilato, reposando inertes en sus nichos transparentes. “Murieron 912 y nacieron 226” era la sentencia con la que arrancaba un reciente artículo para explicar el panorama que, hoy por hoy, resisten las librerías. Y como si de un escenario se tratara, la obra de Guzmán representa arquitecturas imaginadas que aluden a cada cierre y nos conducen a reflexionar sobre el vacío de la comunicación, la desaparición de estos espacios (la nostalgia por aquella librería-buena-de-siempre en cuyo local, ahora, han abierto un McDonald’s…) y la pérdida del relato que generó estar en ellos. Porque en muchas ocasiones descubríamos que el librero era también poeta, editor, diseñador, escritor, fotógrafo… y su aportación enriquecía el propio mundo del libro. Valdeska siempre fue una librería peculiar que comenzó en 1979 en la calle Quart, después en Gobernador Viejo, para continuar desde el inicio del IVAM en 1989, hasta llegar a su última ubicación en la calle del Mar. De la mano de Sergio de Diego, Valdeska fue un lugar habitado por historias interesantes que invitaban al hedonismo y a respirar la vida.

Bajo el lema ‘Leer es viajar’ el pasado 13 de noviembre se celebraba la quinta edición del Día de las Librerías cuya iniciativa reivindicaba su papel como motor de la cultura. Recientemente comprobamos con cierta esperanza la sucesión de reconocimientos. Por un lado la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL) y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte concedió a Traficante de sueños, de Madrid, el Premio Librería Cultural 2015, destacando así la figura del librero como agitador cultural, y por otro la Consellería de Cultura de la Generalitat Valenciana acaba de distinguir a un lugar emblemático como la librería París-Valencia con el Premio a la Mejor Trayectoria. Todavía nos queda el libro sustentado por páginas de aromas (de cada 100 publicados, 75 continúan editándose en papel) y, en palabras de Daniel Pennac, nos queda la dicha de ser lectores.[5] Porque “la lectura no depende de la organización del tiempo social, es, como el amor, una manera de ser”.

Cristina Guzmán Traver. "Llibres", gres, arcilla y esmaltes óxidos, 2015. Cortesía de la artista.

Cristina Guzmán Traver. «Llibres», gres, arcilla y esmaltes óxidos, 2015. Cortesía de la artista.

Maite Ibáñez


[1] Informe Observatorio de la Librería 2014, presentado en febrero de este año por la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL)

[2] “En España, a diferencia de otros países europeos, no existe ningún tipo de régimen fiscal especial para las librerías, ni están sujetas a deducciones por tratarse de un local cultural. Una librería es el mismo tipo de comercio, a efectos fiscales, que una tienda de ropa. Paula CORROTO, “Librerías: muerte, renovación o burbuja, El diario.es, 08/03/2015

[3] Alfons GARCÍA, “Valdeska se despide”, Levante, 06/10/2015

[4] Pablo NERUDA, del poema Amor América, “El hombre tierra fue, vasija, / párpado del barro trémulo, forma de la arcilla […]”

[5] Daniel PENNAC, Como una novela, Anagrama, Barcelona, 1996

Cristina Guzmán Traver. "Lectors de llibres", gres, arcilla y esmaltes óxidos, 2015. Cortesía Inma Caballer.

Cristina Guzmán Traver. «Lectors de llibres», gres, arcilla y esmaltes óxidos, 2015. Cortesía Inma Caballer.

El Sáhara, a subasta en La Nau

Solidària. Artistes valencians amb el Sàhara
La Nau de la Universitat de València
C / Universitat, 2. Valencia
Subasta: lunes 15 de septiembre, a las 19.00 horas

Franco, cautivo en su cama y desarmado por la enfermedad, dejó el Sáhara a su suerte. Y Marruecos, que andaba al acecho, la tomó por la fuerza tras aquella Marcha Verde. El franquismo no la subastó, pero casi. Pasados ya 39 largos años de aquel ignominioso episodio nacional, artistas valencianos suman fuerzas plásticas con el fin de restañar una herida que no termina de cerrar. Han donado su obra para una exposición ‘Solidària’ en La Nau de la Universitat de València que concluye el lunes con una subasta. La recaudación se destinará al proyecto de huertos familiares del pueblo saharaui.

Obra de Joan Cardells en la exposición 'Solidària' de La Nau. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Obra de Joan Cardells en la exposición ‘Solidària’ de La Nau. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Un total de 65 artistas valencianos con 67 obras integran la muestra ‘Solidària’. El arte al servicio de una causa que sigue levantando ampollas en nuestro país, avergonzado por aquella dejación del Sáhara, que Marruecos aprovechó. No servirá para resolver un conflicto enquistado, pero la subasta permitirá seguir dándole alas a una reivindicación libertaria que en este caso canaliza la Federación de Asociaciones de Solidaridad con el Pueblo Saharaui.

Como apunta Román de la Calle, encargado del asesoramiento plástico, “las tendencias estilísticas existentes, las técnicas pictóricas y los procedimientos empleados son plurales, sobre todo porque hay obras de reciente producción pero también piezas de fechas anteriores, quizás no menos tentadoras para algunos coleccionistas”.

Nestlé 06, obra de Javier Mariscal en la exposición 'Solidária' de La Nau. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Nestlé 06, obra de Javier Mariscal en la exposición ‘Solidária’ de La Nau. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Lola Claramunt, presidenta de la Federación organizadora, recuerda que “cada euro recaudado se destinará a dar color a las modestas casas saharauis que, con el proyecto de huertas familiares, llenarán pequeños espacios exteriores”, ya sea de rojos, naranjas, verdes o blancos. “Una verdadera explosión de color y vitaminas para una población especialmente vulnerable dadas las condiciones de vida como refugiados”, subraya Claramunt.

En la subasta del lunes se podrán adquirir obras de Artur Heras, Enric Mestre, Fuencisla Francés, Javier Chapa, Javier Mariscal, Joan Cardells, Juan Olivares, Manuel Boix, Molina Ciges, Nasio Bayarri, Rafael Armengol, Rafael Calduch, Rosa Torres o Carmen García Gordillo, entre otros. Piezas que van de los 100€ de Lluís Beltrán a los 2.000€ de José Saborit, Carmen Grau o el propio Bayarri. Trabajos muy diversos hermanados por ese espíritu que destila el propio título de la exposición: Solidária. Artistes valencians amb el Sàhara.

Manuel Boix, delante de su obra 'Cicle de Maig', en la exposición Solidària' de La Nau de la Universitat de València. Fotografía: Eduardo Alapont.

Manuel Boix, delante de su obra ‘Cicle de Maig’, en la exposición Solidària’ de La Nau de la Universitat de València. Fotografía: Eduardo Alapont.

Serigrafías, litografías, acrílicos, acuarelas, grafitos, pinturas y esculturas que, como la más explícita de Artur Heras, abren ‘Caminos al Sáhara’ en ese lento, pero inexorable avance hacia la libertad. Caminos repletos de interrogantes plásticos que los artistas formulan unas veces con vehemencia, otras con sorprendente colorido, texturas y formas que permiten colocar al espectador en la tesitura de tener que elegir entre esos caminos que les proponen.

El Sáhara sale a subasta en La Nau de la Universitat de València, esta vez con la noble intención de vendérsela al propio pueblo saharaui a precio de humanitario donativo. Una exposición comprometida que merced a la calidad plástica de las piezas subastadas logra un doble objetivo: la adquisición de notables obras y la mejora de las condiciones de vida de los saharauis por obra y gracia del arte.

'A Miguel Hernández', obra de Joan Castejón, en la exposición 'Solidària' de La Nau. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

‘A Miguel Hernández’, obra de Joan Castejón, en la exposición ‘Solidària’ de La Nau de la Universitat de València. Fotografía: Eduardo Alapont.

Salva Torres

Un centenar de artistas arropa a d’Edeta

Al voltant de Silvestre d’Edeta. La Dona
Las Atarazanas
Plaza Juan Antonio Benlliure. Valencia
Hasta el 15 de septiembre

Ya habrá quien lo estudie, pero lo cierto es que el desnudo femenino es figura recurrente en la historia del arte. El feminismo más ortodoxo lo atribuye al dominio patriarcal. Vamos, que al ser hombres los que mayoritariamente han ocupado el centro de la mirada artística, es lógico que tomen por objeto el cuerpo de la mujer deseada. ¿Y cuando es la mujer quien mira? Pues resulta que, a falta de la oportuna investigación por hacer, vuelve el cuerpo femenino a ser objeto de la representación. El sexo, de hecho, era por extensión, hace hasta bien poco, exclusivamente el cuerpo femenino.

Obra de Francisco Ivars. Homenaje a Silvestre d'Edeta. Las Atarazanas

Obra de Francisco Ivars. Homenaje a Silvestre d’Edeta. Las Atarazanas

Manuel Silvestre Montesinos, más conocido por Silvestre d’Edeta, ya se tuvo que encoger de hombros cuando su escultura de la Plaza de la Virgen, dedicada al Río Túria, fue tachada de machista. Tuvo que explicar que el río, en la mitología, es figura masculina, mientras que la acequia, por donde discurren sus aguas, es femenina. Es lo que tiene confundir la igualdad jurídica con la manifiesta diferencia sexual. Diferencia que, en el caso de Silvestre d’Edeta, recorre de parte a parte su extensa obra. Tan extensa como los 104 años que el artista de Llíria está a punto de cumplir.

Para celebrar tamaña longevidad y virtudes artísticas, el colectivo Arteenred, junto a ex alumnos y compañeros de profesión, le rinde homenaje con una exposición en Las Atarazanas. Y puesto que el cuerpo femenino es figura recurrente en la obra de Silvestre d’Edeta, los 98 artistas que participan en el homenaje han creado piezas en torno a esa mujer repetida, que no repetitiva, en los trabajos del escultor valenciano. Y, así, Al voltant de Silvestre d’Edeta: La Dona es finalmente el título de la exposición que el martes se inaugura en Las Atarazanas.

Obra de José Manuel Ramos. Homenaje a Silvestre d'Edeta. Las Atarazanas

Obra de José Manuel Ramos. Homenaje a Silvestre d’Edeta. Las Atarazanas

Más de 120 obras llenarán el amplio recinto municipal. En el centro, unas 25 piezas del propio Silvestre, y alrededor de ellas, los 98 trabajos de los artistas que rinden homenaje al maestro. “Es como si arropáramos al artista”, explica José Manuel Ramos, organizador de la muestra y presidente del colectivo Arteenred. Tan arropado estará Silvestre d’Edeta que “casi nos falta espacio”, señala Ramos, sorprendido por tan efusiva respuesta en un lugar como Las Atarazanas, ya de por sí enormemente amplio.

Pinturas, algunas de 2,70 x 2, esculturas que alcanzan en ocasiones los seis metros de largo, grabados, cerámicas, videoarte y hasta una performance, llenarán el espacio del Grao. Entre los artistas que estarán Al voltant de Silvestre, cabe destacar a Aurora Valero, Enric Mestre, Silvia Llop, Francisco Ivars, Sofía Porcar, Nassio Bayarri, Amparo Santamarina, Rafael Raga, Stella Manaut, el propio José Manuel Ramos, Amparo Carbonell, Vicente Ortí, Josep Lluís Galiana y Miguel Molina. Artistas que, cada uno en su estilo y disciplina artística, han transformado La Dona de Silvestre, más académica, en una mujer adaptada a los tiempos actuales.

Obra de Enric Mestre. Homenaje a d'Edeta. Las Atarazanas

Obra de Enric Mestre. Homenaje a d’Edeta. Las Atarazanas

“Sus figuras femeninas están hechas en la época en que primaba el realismo”. José Manuel Ramos explica de la siguiente forma esa repetición casi obsesiva de la mujer en la obra de Silvestre: “Hablamos de un trabajador incansable y de alguien que no es un innovador, sino que ha ido remodelando sus planteamientos artísticos”. En Las Atarazanas se producirá tal “mezcla de culturas, de espacio y de tiempo”, subraya Ramos, que permitirá aunar “planteamientos realistas con otros más vanguardistas, conjugando pasado y presente”. La misma mujer, entendida de formas diferentes.

De hecho, hay esculturas que remiten al cuerpo femenino ondulado, más geométrico, desdibujado bajo capas de pintura, como pura ovulación, alzando su perfil al cielo o hundiéndose en la tierra. Decenas de figuras femeninas entroncando con la mujer en todas sus facetas, que Silvestre ha ido esculpiendo a lo largo del tiempo: “Luchadora, trabajadora, reivindicativa, madre”. Todas ellas Al voltant de Silvestre d’Edeta, que enfila su 104 cumpleaños magníficamente arropado.

Obra de Aurora Valero, para el Homenaje a Silvestre d'Edeta. Las Atarazanas. Imagen cortesía de Arteenred

Obra de Aurora Valero, para el Homenaje a Silvestre d’Edeta. Las Atarazanas. Imagen cortesía de Arteenred

Salva Torres