La Vall, primera serie de ficción propia de À Punt

La Vall, dirigida por Pau Martínez y Ana Ramón Rubio
Serie de ficción de À Punt
Estreno: domingo 23 de septiembre de 2018, a las 21.45h
13 capítulos, cada domingo

Lo dijo la directora general de À Punt, Empar Marco: “Es una responsabilidad y un goce” presentar la primera serie de ficción propia. Se trata de La Vall, dirigida por Pau Martínez y Ana Ramón Rubio, cuya puesta de largo en la Filmoteca de Valencia es el primer ejemplo de las intenciones de la cadena televisiva: “Mimar la cultura y su gente, ser el motor para que los creadores se den a conocer”, agregó Marco, que también subrayó el objetivo de “impulsar el sector fuera de la Comunitat Valenciana; hemos de romper fronteras”.

Lo dijo en presencia de los 18 actores que protagonizan La Vall, cuya serie de 13 capítulos de 50 minutos cada uno ha rondado los 100.000 euros por capítulo, según avanzó Antonio Mansilla, responsable de Mediterráneo Media Entertainment, productora de la serie. “Tenemos que apostar por el mercado nacional, pero también exportar series por todo el mundo. Creemos que se puede ver a nivel global”, remarcó. “No vamos a parar y será difícil que nos paren”, insistió Marco, a rebufo del “subidón” que produjo ver un adelanto de la serie, según adjetivó César Martí, director de contenidos de À Punt.

La Vall, de Pau Martínez y Ana Ramón Rubio. Imagen cortesía de À Punt.

La Vall, de Pau Martínez y Ana Ramón Rubio. Imagen cortesía de À Punt.

“Tenemos una parrilla muy ilusionante y La Vall es importante dentro de esa parrilla, que es una apuesta por la cultura y el entretenimiento de calidad”. Marco abundó en este sentido diciendo que la ficción es lo que removía la industria cultural, al tiempo que destacaba la visibilización “de aquello que es propio”. Pau Martínez incidió en este aspecto al señalar que se trataba de “un producto propio y de proximidad”, yendo un poco más lejos: “Es importante porque forma parte de la vida de las personas y permite construir una identidad como pueblo”.

Y el pueblo que se representa en La Vall es uno de los tantos que hay despoblados a lo largo de toda la geografía nacional (más de 3.000, según algunos informes), que en este caso da pie a la trama de ficción rodada en la localidad castellonense de Alfondeguilla y en las valencianas Cheste y la Foia de Bunyol. “Es un tema de actualidad, pero alejado de la política”, precisó Marco. Según Mansilla, “la trama principal gira en torno a la repoblación de un pueblo que se estaba despoblando”, y cómo gente de fuera llega al pueblo “cada una con su secreto”, apostilló Martínez.

La historia de ese repoblamiento con personas desconocidas que vienen a ocupar casas deshabitadas se narra a modo de thriller y, según consta en el dossier de prensa, con “una estética moderna y una narrativa actual próxima al cine”. Como la definición resulta un tanto genérica, Pau Martínez se explicó: “Desde que se cerró Canal 9 han pasado cinco años y como espectadores hemos cambiado”, poniendo como ejemplos las series de las cadenas Netflix y HBO, cuyas producciones marcan en cierta forma el rumbo a seguir: “En la línea de este tipo de series”, reconoció. También señaló como una de las influencias de La Vall, Happy Valley, la serie de televisión británica protagonizada por la sargento Catherine Cawood, que encarna la actriz Sarah Lancashire.

La Vall, de Pau Martínez y Ana Ramón Rubio. Imagen cortesía de À Punt.

La Vall, de Pau Martínez y Ana Ramón Rubio. Imagen cortesía de À Punt.

“La nuestra es un thriller sin policías”, indicó Martínez. Una serie coral en la que van entrando y saliendo personajes turbios, a los que dan vida, entre otros, Marta Belenguer, Josep Manel Casany, Sergio Caballero, Cristina Fernández, Ximo Solano, Pilar Almeria, Isabel Rocatti, María Almudéver, Empar Canet y Álvaro Báguena. Un elenco de actores que, a juicio de César Martí, “demuestra la calidad y el nivel que hay en el sector”. Una historia “contada en valenciano y que los valencianos se merecen”, subrayó Martínez, y que viene a representar “lo que los creadores valencianos son capaces de hacer”.

La Vall, cuya emisión comienza este próximo domingo en À Punt a las 21.45, permite “fidelizar al público”, puesto que como apuntó Martí se prolonga durante 13 semanas. Un público que, según apuntaron todos los presentes, había cambiado mucho estos últimos años tras la eclosión de Internet. Por eso la intención de la cadena televisiva es ofrecer la serie de forma “casi inmediata” a través de la web, en la línea de esa demanda cambiante de los espectadores.

Espectadores como el joven Noel Rojo-Everss, que encarna al niño Daniel Fenoll-Garbí, hijo de Júlia Garbí y Laura Fenoll, que interpretan Cristina Fernández y Laura Romero, respectivamente. “No diré nada, pero se conocía el guión mejor que muchos actores”, ironizó Martínez, mientras el chaval, de pie, mostraba su entusiasmo por participar en una serie que arranca a 100.000 por hora.

La Vall, de Pau Martínez y Ana Ramón Rubio. Imagen cortesía de À Punt.

La Vall, de Pau Martínez y Ana Ramón Rubio. Imagen cortesía de À Punt.

Salva Torres

“Es una mirada crítica de lo valenciano desde el humor”

La forastera, de Óscar Bernácer
Albena Produccions en colaboración con Nakamura Films para À Punt Media
Agosto de 2018

El pasado mes de julio los habitantes del pequeño pueblo de Segart, donde en invierno apenas residen unas 30 personas, cercano a Gilet y Albalat dels Tarongers  en plena Calderona, se vieron sorprendidos por la invasión de un grupo de peliculeros que ocuparon sus calles, plazas y la farmacia. Casi un centenar de personas, entre el  equipo técnico y  los 17 actores y actrices que,  bajo la dirección del  cineasta Óscar Bernácer intervienen en una de las series estrella de ficción que veremos la próxima temporada en À Punt.

La Forastera es un producción para Àpunt Mèdia de Albena Produccions en colaboración con Nakamura Films, firma  integrada por Jordi Llorca y el propio Bernácer, autor de varios cortos y documentales como  El hombre que embotelló el sol en torno a la figura de Pedro Zaragozá, el legendario alcalde de Benidorm. También es el realizador de Cuineres i cuiners, una serie gastronómica en la que el chef Ricard Camarena recorre las mejores cocinas de la Comunidad Valenciana.

La forastera, de Óscar Bernácer. Fotografía de Laura Amado.

La forastera, de Óscar Bernácer. Fotografía de Laura Amado.

“La Forastera cuenta la historia de Lola, la actriz María Maroto, que regresa a Valencia tras una larga estancia en Barcelona en compañía de su pareja, un catalán de pura cepa interpretado por Ángel Figol y descubre que su madre se ha ido a vivir a un pueblo, Serrabella”, dice Bernácer. “Allí conoce a José, interpretado por Jordi Ballester, con el que surge una relación de amor-odio. Su llegada desencadena una serie de situaciones y conflictos a través de los cuales el argumento plantea los contrastes entre los urbanitas y el ambiente rural, y también una mirada crítica sobre la identidad de los valencianos desde la ironía y el humor”.

María Mínguez, Patricia Pardo y Rafa Ferrero participan como guionistas junto a Bernácer en esta comedia de peripecias entre romántica y de tópicos inspirada en un hecho histórico que los productores prefieren mantener en secreto. A lo largo de cinco semanas se rodaron ocho capítulos de entre 45 y 50 minutos de duración. Los campos de cerezas de Gátova fueron otro de los escenarios elegidos. Intervienen en el reparto: Victoria Salvador, Enric Benavent, Jordi Ballester, Àngel Figols, María Juan, Silvia Valero, Raquel Piera, Juansa Lloret, Álvaro Báguena, Talia Bohoyo, Manuel Climent, Sergi Giménez, Teresa Soria, Neus Agullò, César Tormo, Juli Disla, Pep Sellés, Amparo Bàguena, Juli Cantó, María Zamora, Jordi Aguilar.  Los más jóvenes debutan como profesionales en esta serie.

La forastera, de Óscar Bernácer. Imagen cortesía del autor.

La forastera, de Óscar Bernácer. Imagen cortesía del autor.

Lola, la protagonista es una joven y ambiciosa empresaria con un osado proyecto en mente. Un desafortunado incidente la deja en el paro y acaba en un pequeño pueblo del interior sin cobertura ni gimnasios, donde es recibida con cierta suspicacia. Es la forastera. Aunque al principio le cuesta adaptarse al ambiente acaba descubriendo los encantos de la vida rural y sobre todo el verdadero amor representado por un joven agricultor con el que acabará encontrando una segunda oportunidad.

“Nuestro objetivo es conseguir un producto que guste a todos los públicos y sirva para normalizar algunos temas que se han convertido casi en tabú”, comenta Bernácer. “Aunque el ambiente es rural, la serie no tiene nada que ver con L’Alqueria Blanca. La acción se desarrolla en plena actualidad con referencias a la cuestión del Procés y el independentismo catalán”.

Sobre el efecto revitalizador que À Punt puede tener sobre el audiovisual valenciano, Bernácer se muestra cauto: “Todo el mundo está remando a favor pero hay que mejorar el proceso de producción. Hay que luchar para que se estabilicen las cosas”, concluye el cineasta, que ya tiene en proyecto su primer largometraje.

Óscar Bernàcer (1978) es guionista, director y productor. Es coguionista  del largometraje Reset y el documental Las dos orillas. Dirigió los cortometrajes Las zapatillas de Laura y Desayuno con diadema ,que cuenta el despertar de dos cincuentones tras una noche loca, que suman más de cincuenta premios y menciones entre las que destacan la candidatura al Goya y la nominación al Meliés d’Or. Como guionista también ha trabajado en la serie  Bon dia, bonica. Su penúltimo trabajo  de ficción, Bikini abre las puertas a Benidorm y el hombre que embotelló el sol, documental acerca del boom turístico en España a través de la figura de su polémico alcalde Pedro Zaragoza.

Óscar Bernácer, en el centro, director de La forastera. Imagen cortesía del autor.

Óscar Bernácer, en el centro, director de La forastera. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco