Chucho, experiencia estética de un domingo de teatro

Chucho, de Mafalda Bellido, bajo la dirección de Xavier Puchades
Intérpretes: Jordi Ballester y Mafalda Bellido
Sala Ultramar
C / Alzira, 9. Valencia
Del 1 al 18 de noviembre de 2018

Pocas veces obtiene uno la satisfacción que todas las propuestas estéticas al fin y al cabo pretenden, porque eso es lo que pretenden todos los creadores de propuestas estéticas: que el espectador sienta, durante la percepción misma de la obra (teatro, pintura, cine, danza), una satisfacción que deviene, no tanto del placer (más o menos equívoco) en sí mismo cuanto de sentir lo que sólo puede ser proporcionado por la expresión coherente de una verdad. En cualquier caso soy consciente de que se trata ésta de una afirmación difícil en la medida en que el relativismo ha hecho del lenguaje un revolutum que precisamente le ha venido de perlas a la Ideología Dominante del hoy.

Primero: el término satisfacción puede encontrarse relacionado con el placer pero también con el displacer, es decir, la satisfacción no necesariamente implica disfrute continuado (aunque podría haberlo y en mi caso lo hubo), sino una suerte de sensaciones contradictorias que son satisfactorias en la medida en la que responden a una verdad coherentemente expresada desde la propuesta estética. En realidad a esa coherencia le hemos llamado siempre Belleza, pero como bien sabemos este término es uno de los que lleva tiempo discriminado por sospechoso. Como el de verdad, inscrito en la misma frase inmediatamente anterior.

Mafalda Bellido en 'Chucho'. Imagen cortesía de Sala Ultramar.

Mafalda Bellido en ‘Chucho’. Imagen cortesía de Sala Ultramar.

Yo reivindico aquí, en la obra de teatro ‘Chucho’ (vista el pasado domingo [4 de noviembre] en un teatro alternativo y pequeño que suelo frecuentar), una belleza que se encontraría en la misma propuesta escénica y que responde a una verdad que siendo inevitablemente subjetiva ha sabido trascender esa nimiedad que es al fin y al cabo la subjetividad. Para eso ha estado siempre el arte, ¿no?, para que a través de expresiones inevitablemente subjetivas se alcance una verdad trascendida por la belleza, que para uno no es sino una forma de llamar a la adecuación oportuna entre el texto o contenido (voluntad) y su adecuación (forma) en la propuesta.

Así, ‘Chucho’ le ha proporcionado a uno una verdadera experiencia estética; la que se obtiene cuando todo cuadra: un texto inteligente, un tono interpretativo adecuado, un control de los tiempos mesurado, una escenografía casi inexistente (por innecesaria) y un montaje, en definitiva, en el que se ha hecho prevalecer una cierta sensatez. ¿Sensatez? Sí, sensatez, eso de lo que carecen la práctica totalidad de las barrocas propuestas estéticas que nos rodean por doquier desde hace ya unos años. Y no se trata de una defensa del minimalismo (Vs. Barroquismo), no, lo que en uno hay es más bien un rechazo contundente hacia todas esas producciones que se constituyen, organizan y proyectan para ideologizar al espectador, cada vez más adocenado precisamente por haber caído en la trampa del barroquismo ideologizador bienpensante.

‘Chucho’ se encuentra en otra dimensión debido, pues, a la verdad que hay en ella con independencia de su autoconsciencia, como sucede con toda verdadera obra de arte. Su sencillez no debe despistarnos y debemos agradecer el tono elegido en la interpretación que oscila hábilmente entre lo humorístico, lo cómico y lo dramático, pero sin abandonar nunca el aspecto humano que los personajes necesitan para poder suministrar pequeñas (las justas) identificaciones. Muchas de las obras de teatro que uno ha visto en los últimos años son insoportables por equivocar el tono de las interpretaciones respecto al texto concreto al que remiten, más allá de los propios textos que, en general, suelen adolecer de ingenuismos panfletarios. El auténtico mal del hoy, el de la ideologización sin arte ninguno.

Jordi Ballester y Mafalda Bellido en 'Chucho'. Imagen cortesía de Sala Ultramar.

Jordi Ballester y Mafalda Bellido en ‘Chucho’. Imagen cortesía de Sala Ultramar.

Alberto Adsuara

Hongaresa: dos décadas de perseverancia escénica

‘Hongaresa. 20 años en las fronteras magníficas del vino’ (editorial Episkenion)
Sala SGAE Centre Cultural de Valencia
Blanquerías 6, Valencia
Presentación: martes 27 de septiembre, a las 19h

La Companyia Hongaresa de Teatre cumplió en 2015 dos décadas de existencia. Dos décadas durante las que el colectivo teatral, creado por Lola López, Lluïsa Cunillé y Paco Zarzoso, ha puesto en escena más de una veintena de obras y se ha consolidado como una de las compañías especializadas en nuevas dramaturgias más interesantes e imaginativas de la escena actual. El libro ‘Hongaresa. 20 años en las fronteras magníficas del vino’, en edición de Josep Lluís Sirera, repasa ahora toda esa trayectoria y, entre otros contenidos, incluye cinco obras inéditas.

El volumen se presentará el martes 27 de septiembre, a las 19 horas, en la Sala SGAE Centre Cultural de Valencia (C/Blanquerías, 6). El acto, cuya entrada es gratuita, contará con las intervenciones de dos de los miembros fundadores de la Companyia Hongaresa de Teatre, Lola López y Paco Zarzoso, además de Roberto García (dramaturgo y miembro del Consejo Territorial de la SGAE de la Comunidad Valenciana), José Manuel Rambla (periodista), Pedro Luis Alonso (profesor), Xavier Puchades (dramaturgo y director de escena), Jordi Pla (fotógrafo), y las responsables de la editorial Episkenion, Rosa Sanmartín y Remei Miralles.

Imagen de portada de ‘Hongaresa. 20 años en las fronteras magníficas del vino’, de la editorial Episkenion. Fotografía cortesía de la editorial.

Imagen de portada de ‘Hongaresa. 20 años en las fronteras magníficas del vino’, de la editorial Episkenion. Fotografía cortesía de la editorial.

Publicado por Episkenion, editorial valenciana especializada en textos dramáticos y de investigación teatral, el libro ‘Hongaresa. 20 años en las fronteras magníficas del vino’ ha contado con una ayuda para su edición de la Fundación SGAE.

Las fronteras de la imaginación

El volumen ‘Hongaresa. 20 años en las fronteras magníficas del vino’ consta de dos apartados. Por un lado, ‘En las fronteras del tiempo’, en el que se repasa la trayectoria de la Companyia Hongaresa de Teatre a lo largo de estos veinte años que se celebran con esta edición. El capítulo incluye, entre otros contenidos, la colección de programas de las obras representadas y cinco obras inéditas.

Por otra parte, el siguiente apartado, titulado ‘En las fronteras del sueño’, está dedicado a quienes han acompañado a la compañía durante su ya largo trayecto. Se incluyen, por ejemplo, los textos de homenaje en celebraciones realizadas en Barcelona y Sagunto, los poemas inspirados en las fotografías de Jordi Pla y más de un centenar de imágenes que acercan al lector a las magníficas fronteras configuradas desde la creatividad y la innovación.

Diferentes instantes de una las representaciones de Companyia Hongaresa de Teatre. Fotografía cortesía de la compañía.

Diferentes instantes de una las representaciones de Companyia Hongaresa de Teatre. Fotografía cortesía de la compañía.

Las fronteras de la realidad

Con sede en Puerto de Sagunto, la Companyia Hongaresa de Teatre fue fundada en 1995 por Lola López, Lluïsa Cunillé y Paco Zarzoso. Durante todos estos años, su seña de identidad ha sido la palabra como motor de la creación escénica. Han producido más de una veintena de espectáculos (tragicomedias, cabarés políticos, westerns crepusculares, vodeviles metafísicos…) con textos firmados, en la mayoría de los casos, por los propios fundadores de la compañía. Sus montajes se han podido disfrutar en numerosas salas de teatro alternativo, pero también en algunos de los más importantes festivales y recintos escénicos de España y Latinoamérica; por ejemplo, en la Sala Valle-Inclán de Madrid (Centro Dramático Nacional), en el Teatre Lliure de Barcelona o en el Teatro San Martín de Buenos Aires.

En estos veinte años de carrera profesional, “hemos trabajado la tragedia (con, por ejemplo, ‘Aquel aire infinito’, obra de Lluïsa Cunillé que obtuvo el Premio Nacional de Literatura Dramática en 2010), la comedia (con ‘Umbral’, pieza de Paco Zarzoso que ha viajado por Argentina, Chile, Uruguay, Colombia…) o, entre otros géneros, el teatro de la memoria ( ‘María la Jabalina’, escrita e interpretada por Lola López). Es decir, textos muy diferentes que nos han servido de excusa para hablar de la complejidad del ser humano”, explican los artífices de la Hongaresa.

Un instante de la obra 'La cantat calva al McDonald's', de Companyia Hongaresa de Teatre. Fotografía cortesía de la compañía.

Un instante de la obra ‘La cantat calva al McDonald’s’, de Companyia Hongaresa de Teatre. Fotografía cortesía de la compañía.

 

El teatro saca pecho

Temporada teatral
Valencia 2015-2016

La temporada teatral arranca bajo buenos augurios. Tras sobrevivir a crisis sobre crisis, incluida la implacable subida del IVA, las artes escénicas valencianas sacan pecho y músculo. Ráfagas de optimismo ventilan los escenarios y se espera un apoyo decidido de los gestores culturales de izquierdas. ¿Una bajada del IVA? Mejor no hacerse falsas ilusiones. En todo caso, el otoño teatral se presenta intenso y caliente, con un rico filón de proyectos, festivales y estrenos.

Carme Teatre acaba de inaugurar una nueva sala que será foco cultural en el barrio de Tendetes, el Olympia celebra en noviembre su centenario y también ese mes se sabrá si Valencia acogerá un encuentro que reúne un millar de agentes de las artes escénicas independientes.

A mediados de este mes se celebra el Festival Russafa Escènica con un total de 25 montajes seleccionados entre 150, centrados en la familia en sus diversas modalidades. También por esas fechas la Mostra Internacional de Mim de Sueca convoca su 26ª edición bajo el lema ‘Tendencias: Presente, pasado y futuro’.

Citizen.

Citizen, de la compañía Chévere, en Espacio Inestable.

Imperio Zara

Espacio Inestable inició el curso con Citizen de la compañía Chévere, Premio Nacional de Teatro 2014. La obra se inspira en la vida del hombre más rico de España, Amancio Ortega y en la creación de un imperio económico desde la periferia. Trata sobre cómo utilizar lo que nos ofrece la historia en beneficio propio, de cómo se articula lo real en forma de culebrón. A lo largo de los últimos 40 años, Ortega erigió un emporio, Inditex, conocido como Zara, cuyo  origen se sitúa en un pequeño pueblo gallego. Citizen es un pretexto para ironizar y cuestionar los efectos de la globalización en relación con las identidades individuales y colectivas.

Nosotros no nos mataremos con pistolas, de Víctor Sánchez, en Sala Ultramar.

Nosotros no nos mataremos con pistolas, de Víctor Sánchez, en Teatre Talía.

Por su parte, el Talía recibe hasta el 13 de septiembre Nosotros no nos mataremos con pistolas, de Víctor Sánchez Rodríguez, considerado espectáculo revelación de la pasada temporada.  Tras el éxito de público llegó el de la crítica. Silvia Valero y Bruno Tamarit ganaron los Premios de Mejor interpretación y Lara Salvador el Crisálida a la Actriz Revelación. Román Méndez de Hevia y Laura Romero completan el reparto.

Los personajes representan a miembros de una generación nacida en los años ochenta, atrapados en la crisis económica, y sin un horizonte futuro claro en sus vidas. Cinco amigos que llevan tiempo sin verse por circunstancias diversas, acuden a unas fiestas de la Virgen del Carmen en un pueblo marinero y, en torno al reciente suicidio de una amiga, ponen sobre la mesa un examen de sus propias vidas; sueños rotos, frustraciones y problemas.

Maquinant Teatre. Cortesía de Carme Teatre.

Maquinant Teatre. Cortesía de Carme Teatre.

Teatre de l’Altre

Tras 20 años de actividad en la calle Gutenberg, el equipo de Carme Teatre se traslada al barrio de Tendetes (Calle Gregorio Gea, 6). En colaboración con el Comitè Escèniques abre sus puertas con la 1ª Muestra de la Associació de Creadors d’Arts Escèniques Valencians bajo el título Teatre de l’Altre. Una visión de la nueva creación escénica valenciana con la exhibición de los espectáculos de 20 compañías y otras actividades dedicadas al debate y la reflexión.

“Queremos ofrecer un nuevo espacio cultural, un punto de encuentro y diálogo”, dice Raúl Lago que, junto a Aurelio Delgado, encabeza el equipo. “La nueva sala nace con la idea de ser un contenedor de experiencias escénicas, generador de creación de proyectos multidisciplinares abiertos a la investigación, la experimentación y a la fusión de lenguajes escénicos. Además de teatro, albergará espectáculos de danza, circo, performance, música, poesía escénica y  artes plásticas”.

Se abre una línea de programación para público familiar y juvenil y se ofrecerán residencias artísticas destinadas a compañías locales y nacionales, así como charlas, talleres y conferencias sobre artes escénicas y cultura en general. La oferta también se extenderá al horario nocturno con la inclusión de piezas de pequeño formato al estilo cabaret y música en directo. La sala cuenta con dos espacios, uno con 80 localidades y otro polivalente para actividades diversas.

“Por otra parte, continuaremos con nuestra labor de producción y coproducción de montajes escénicos, dirigidos por Aurelio Delgado, tal y como venimos haciendo desde 1993”, añade Lago. La compañía ha recibido el Premio Levante de Teatro y el Premi Narcís otorgado por la Associació de Actors i Actrius professionals valencians, entre otros galardones.

Residencias Ultramar

La Sala Ultramar presenta la I Convocatoria de Autoría en Ultramar, una ayuda que se concede a modo de residencia destinada a apoyar a un autor en la  escritura y desarrollo de un texto teatral. Con el apoyo de la Fundación SGAE,  esta ayuda no consiste sólo en una cantidad económica, sino también en una serie de tutorías, y el montaje y exhibición de la lectura dramatizada del texto.  “Queremos que esta residencia sea, además, una oportunidad de aprender y disfrutar el proceso”, indican los responsables de la sala.

Con este proyecto, la sala Ultramar continúa con su trabajo centrado en potenciar la figura del autor en las artes escénicas. Un trabajo que en los últimos años ha permitido a los espectadores de este pequeño teatro de barrio disfrutar de textos de Rafael Spregelburg, Lluïsa Cunillé, Paco Zarzoso, Begoña Tena, Xavier Puchades, Arturo Sánchez o Patrícia Pardo. Además, Ultramar ha apostado también por dar cabida a nuevas dramaturgias programando estrenos de autores como Víctor Sanchez o Laia Cárdenas.  “Entre estas paredes, se han estrenado textos premiados y textos que han recibido ayudas de diferentes organismos y ahora, gracias al apoyo de la Fundación SGAE, podemos seguir apostando por un trabajo que nos parece más necesario que nunca, el de la autoría.”

Las bases de la convocatoria pueden consultarse en www.salaultramar.com y los proyectos deberán presentarse por correo postal certificado durante todo el mes de septiembre.

Gerardo Esteve.

Gerardo Esteve, por cortesía de Carme Teatre.

Bel Carrasco

Europa, cabaret del desencanto

Europa, cabaret del desencant
Escena Erasmus
Centre Cultural La Nau de la Universitat de València
C / Universidad 2. Valencia
Sábado 4 de julio 2015, a las 22.30 horas

En el verano de 1932, Federico García Lorca y Eduardo Ugarte, con el apoyo del gobierno de la Segunda República, pusieron en marcha La Barraca, un grupo ambulante de actores universitarios  que llevaban el teatro clásico a las zonas más deprimidas de la península Ibérica. En 2009,  surgió en la Universitat de València Escena Erasmus, un proyecto que recoge el testigo de aquella iniciativa cultural pero con un contenido más amplio, pues los actores y actrices que participan proceden de distintos países de Europa con el único requisito de estar disfrutando una beca Erasmus.

Aunque la crisis económica redujo su radio de acción, no logró enterrar esta singular iniciativa que ha sido copiada por otras universidades europeas como la de Cagliari, Padua, Marburg y Ankara. Cada curso se elige una pieza específica, casi siempre un clásico adaptado a los tiempos actuales, sobre la que los alumnos y actores trabajan.

Escena Erasmus y su Europa, cabaret del desencant. Imagen cortesía de la Universitat de València.

Escena Erasmus y su Europa, cabaret del desencant. Imagen cortesía de la Universitat de València.

Este año una pieza informal y desenfadada con un toque musical al estilo cabaret sirve para poner en solfa las políticas de austeridad imperantes en Europa. Europa, Cabaret del Desencant, es el grito esperanzado de unos jóvenes convencidos de que es posible forjar un futuro mejor, aunque la Europa que habitan incite al desencanto. Desde su perspectiva personal cuentan las miserias de su país en un espectáculo con muchos contrastes cuyo formato es un alegre cabaret berlinés. Destapa el lado más acre de la realidad europea: la austeridad, la crisis, la inmigración, la desigualdad, la injusticia, etcétera.

Aparte de la puesta en escena y representación teatral propiamente dicha, Escena Erasmus supone una inmersión de los estudiantes y actores en la vida de los pueblos que visitan. Un estimulante intercambio entre los jóvenes europeos y los habitantes de distintas zonas rurales que favorece a ambas partes. Por otra parte, se da una sinergia con la escena teatral valenciana como demuestra la colaboración de dramaturgos de la tierra que participan este año en la escritura de los textos.  Son: Maribel Bayona, Xavier Puchades, Guada Sáez, Patri Pardo, Eugenia Sancho, Pasqual Alapont, Javier Sahuquillo, Josep Lluís Sirera y Daniel Tormo.

Europa, cabaret del desencant. Imagen cortesía de la Universitat de València.

Europa, cabaret del desencant. Imagen cortesía de la Universitat de València.

Once actores, seis pueblos

El pasado fin de semana se inició en Gátova la gira estival de Escena Erasmus en la que participan once actores y actrices de diversos países europeos. Nueve son mujeres, las más exóticas una de Bulgaria y otra de la República Checa, y por una vez no hay italianos entre los estudiantes e intérpretes. Con una obra crítica sobre la actual política de austeridad, Escena Erasmus recorrerá seis municipios valencianos: Alcublas (28 de junio), L’Eliana (1 de julio), Ontinyent (2 de julio), Cullera (3 de julio) y Montesa (5 de julio). En el Centre Cultural La Nau se representará el día 4 de julio, a las 22.30 horas, dentro del Festival Serenates 2015.

Esta iniciativa es posible gracias al apoyo de la Universitat de València y del Área de Cultura de la Diputación de Valencia. Desde 2010, más de 20.000 personas han visto los espectáculos en las distintas giras en las que han participado a lo largo de la geografía española. Desde hace tres años recorren municipios valencianos. Hasta la actualidad se han llevado a cabo más de 40 representaciones en la provincia de Valencia que han sido vistas por 8.000 espectadores.
Además de la implicación de distintos vicerrectorados de la Universitat de València (Cultura e Igualdad, Internacionalización y Cooperación, Participación y Proyección Territorial), el proyecto cuenta con el patrocinio de la Fundació General de la Universitat de València y la colaboración de la Fundación SGAE.

Escena Erasmus. Cortesía de la Universitat de València.

Escena Erasmus y su Europa, cabaret del desencant.  Cortesía de la Universitat de València.

Bel Carrasco

Compañías valencianas en el Escalante

Cicle Companyes valencianes
Centre Teatral Escalante
C / Landerer, 5. Valencia
Del 11 de enero al 8 de marzo, 2015

Pasadas las vacaciones navideñas, el Escalante recupera su actividad regular con una nueva edición del ‘Cicle Companyies valencianes’. Del 11 de enero al 8 de marzo, el Centre Teatral de la Diputació de València ofrecerá una programación íntegramente dedicada a formaciones teatrales locales, con funciones en valenciano y castellano para público escolar y familiar.

Según Vicent Vila, Director del Escalante, la Diputación tiene como prioridad promocionar nuestra cultura y una de sus manifestaciones más vivas es el teatro. “Por eso, trabajamos para formar a sus profesionales en nuestra escuela de artes escénicas. También colaboramos con formaciones valencianas en una parte importante de nuestras producciones, creando desde hace 30 años espectáculos como, por ejemplo, ‘Contes dels Grimm’, con Anem Anant, o ‘El Mago de Oz’, con Ananda Dansa”, destaca el director del Centre Teatral.

“Además, nuestro escenario está abierto a los espectáculos creados en Valencia”, afirma Vila. Tanto es así, que en torno al 95% de las funciones programadas en el Escalante son de compañías valencianas, “aunque también recibimos a propuestas de diferentes puntos de España y de países como Italia, Portugal, Ucrania… porque es importante que los espectadores valencianos puedan ver lo que se hace aquí, pero también conocer y enriquecerse con lo que se hace en otras partes” explica el director del teatro de la Diputación.

Escena de Mr. Kidd, del grupo Bambalina. Imagen cortesía del Centre Teatral Escalante de la Diputación de Valencia.

Escena de Mr. Kidd, del grupo Bambalina. Imagen cortesía del Centre Teatral Escalante de la Diputación de Valencia.

La nueva edición del ‘Cicle Companyies valencianes’ incluirá a cinco compañías y se inaugura este domingo 11 de enero (18h.) con el estreno en Valencia de ‘Mr. Kidd’, la nueva propuesta de Bambalina Teatre Practicable.

Tras su paso por ciudades como Zaragoza, llega a la capital valenciana esta obra sin palabras, creada y dirigida por Eva Zapico, en la que los actores Ángel Fígols y Pau Gregori manipulan títeres de gran formato, así como diversos objetos. Echando mano de la música y coreografías, en una original puesta en escena con estética de cómic, contarán una tierna y divertida historia sobre el superhéroe que cada niño lleva dentro. (Vídeo Mr. Kidd: https://www.youtube.com/watch?v=fKv_vPKOHkI)

Ya Está! de PTV Clowns. Imagen cortesía del Escalante.

Ya Está! de PTV Clowns. Imagen cortesía del Escalante.

El domingo 18 de enero será el turno de PTV Clowns, una de las compañías más veteranas de la escena valenciana, con 40 años de trayectoria. Eduardo Zamanillo y Amparo Mayor se despiden con el espectáculo ‘Ya está!’ de dos de sus personajes clásicos: los payasos Hula y Piojo. Una ocasión para conocer la última aventura de estos divertidos y traviesos soñadores. (Vídeo Ya está!: https://www.youtube.com/watch?v=WnYQ7T_RmBw)

Cyrano de Bergerac, de L'Horta Teatre. Imagen cortesía del Escalante.

Cyrano de Bergerac, de L’Horta Teatre. Imagen cortesía del Escalante.

A partir del domingo 25 de enero y hasta el 26 de febrero será el turno de L’Horta Teatre, que repone ‘Cyrano de Bergerac’, una producción del Escalante que fue todo un éxito la temporada pasada. Roberto García es el autor y director de esta propuesta de la que se ofrecerán funciones en castellano y en valenciano. Una obra con una espectacular puesta en escena, desplegando sorprendentes efectos audiovisuales y mucho humor. Un divertido acercamiento al clásico francés en el que Cyrano comparte escenario con Marc, un joven fascinado por las nuevas tecnologías. (Vídeo Cyrano de Bergerac: https://www.youtube.com/watch?v=X4K6gUcSA1Q)

La Familia Romanesku, de La Nou Finestra. Imagen cortesía del Escalante.

La Familia Romanesku, de La Finestra Nou Circ. Imagen cortesía del Escalante.

Ya en el mes de marzo, el día 1, llegará La Finestra Nou Circ, una compañía valenciana de reciente creación (2012) especializada en circo e integración social. En el Escalante representarán ‘La Familia Romanesku’, un espectáculo que mezcla acrobacias, equilibrismo y malabares con el género clown para representar la vida cotidiana de un grupo que llega del Este de Europa, compartiendo mesa, casa y trabajo en familia, cargados de buen humor. (Vídeo La Familia Romanesku: https://www.youtube.com/watch?v=XbJUBnER-sM)

M i les balenes, de La Lupa Teatre. Imagen cortesía del Escalante.

M i les balenes, de La Lupa Teatre. Imagen cortesía del Escalante.

El ciclo se cerrará el 8 de marzo con Lupa Teatre, una joven compañía caracterizada por observar los pequeños detalles en sus montajes para niños y adultos. En ‘M i les balenes’, los protagonistas son unos viejos juguetes y las historias de los niños con quienes jugaron. Xavier Puchades y Guada Sáez han creado y dirigido este montaje en valenciano, que combina la interpretación con el uso de títeres para retrotraer al público a una época en la que a la imaginación no se le acababa la cuerda. (Vídeo M i les balenes: https://www.youtube.com/watch?v=w7JN-zknnqo)

Con esta pieza termina un ciclo que durante casi tres meses dedica en exclusiva el escenario del Escalante a producciones realizadas por profesionales valencianos y caracterizadas por la gran calidad artística de los montajes. “Pese a los durísimos efectos de la crisis sobre la cultura, la programación de este ciclo es una prueba de que el teatro valenciano, los espectáculos que se crean para los pequeños espectadores, son de muy buen nivel” defiende Vila, quien remarca la factura, creatividad y puesta en escena de las piezas seleccionadas, una muestra de respeto por los infantes como público.

“En el Escalante entendemos que el teatro infantil no es un teatro menor y trabajamos para que tanto con el colegio como con sus familias los fines de semana, los niños puedan disfrutar de una programación variada y de calidad a precios populares, cumpliendo con nuestra función como teatro público” sostiene el director del Centre Teatral de la Diputació de València.

Mentides o la ilusión por sobrevivir de Assaig

Mentides, de Assaig, Grup de Teatre de la Universitat de València
Dirección: Pep Sanchis
Texto: Maria Josep del Amo y Miquel de Val
Sala Matilde Salvador de La Nau
C / Universitat, 2. Valencia
Días 30 de abril y 2 de mayo, a las 19.30h

Assaig (Grup de Teatre de la Universitat de València) estrenó ayer, en la Sala Matilde Salvador del Centre Cultural La Nau, su nuevo montaje Mentides, un texto de Maria Josep del Amo i Miquel de Val, bajo la dirección de Pep Sanchis. La obra se representará también los días 30 de abril y 2 mayo. Todas las funciones comienzan a las 19:30 horas. La entrada -para los tres días- es gratuita con invitación que habrá que recoger desde una hora antes del inicio en la conserjería de La Nau.

Cartel de la obra 'Mentides', de Assaig, Grup de Teatre de la Universitat de València, dirigida por Pep Sanchis. Imagen cortesía de La Nau.

Cartel de la obra ‘Mentides’, de Assaig, Grup de Teatre de la Universitat de València, dirigida por Pep Sanchis. Imagen cortesía de La Nau.

“¿Quién no se engaña alguna vez en la vida o engaña a otros?”, se pregunta Pep Sanchis. Esta obra nos invita a reflexionar sobre el miedo a la soledad, la necesidad de la esperanza, del amor o de las ilusiones fugaces para sobrevivir. A su vez, cada uno percibe la realidad de los otros a su manera y también la propia, y esto plantea Mentides. Porque, según explica Sanchis, los personajes, “no son mentirosos, pero construyen ficciones”, y se aferran a estar, para subir a algún tren en esta estación que es la vida.

La estación de tren, como metáfora vital, es el escenario elegido para recrear esta atmósfera donde el viaje, a veces es compartido por gusto o a la fuerza.

Más de veinte años del Grup de Teatre de la Universitat

A lo largo de más de veinte años de trayectoria (1990), más de mil estudiantes de la Universitat de València han pasado por los talleres y espectáculos de Assaig. Estos talleres sirven para elegir a los actores y las actrices que formarán parte del reparto de cada montaje. Durante este tiempo, Assaig (Grup de Teatre de la Universitat de València), dirigido por Pep Sanchis, ha representado una veintena de montajes diferentes y ha ganado distintos premios, entre los que destaca el Premi de Teatre Vila de Mislata.

Estas historias las han escrito autores relevantes en nuestra literatura, tanto clásicos (Joanot Martorell, Joan Timoneda, William Shakespeare o Tirso de Molina) como contemporáneos (Max Aub, Joan Brossa, Sergi Belbel, Yukio Mishima, Francesc Pereira, Quim Monzó, Carles Pons, Rodolf y Josep Lluís Sirera, Juli Disla, Jorge Picó, Arturo Sánchez, Xavier Puchades, Anna Marí, Patricia Pardo, Javier Sahuquillo y Laura Núñez, entre otros.

Detalle del cartel anunciador de la obra 'Mentides', del grupo de teatro Assaig. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Detalle del cartel anunciador de la obra ‘Mentides’, del grupo de teatro Assaig. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.