Géneros de la técnica y el espanto en ‘Arquitectura y Terror’

‘Arquitectura y Terror’, nº8 de la revista Canibaal
Colegio Mayor Rector Peset
Horno de San Nicolás 4, Valencia
Viernes 26 de mayo de 2017 a las 19:30

La revista valenciana Canibaal (Revista de Arte, Literatura y Filosofía del colmillo) presenta el viernes día 26 de mayo su octavo número, dedicado en esta ocasión a una sugerente doble temática: ‘Arquitectura y Terror’. Como ya viene siendo habitual, la presentación tendrá lugar en el Colegio Mayor Rector Peset de Valencia (Plaza del Horno de San Nicolás, 4), situado en pleno dentro del barrio de El Carmen. El acto dará comienzo a las 19:30.

Canibaal. Makma

Inma Coll (imagen de cubierta), Jesús Palacios, José Luis Jover, Juan Francisco Ferré, Bárbara Traver, Susi Lizondo o Álvaro Colomer son solo algunos de los más de 50 colaboradores (artistas plásticos, fotógrafos, pensadores, poetas y escritores) que han participado en un número en papel de más de 150 páginas. Se ha reflexionado de forma interdisciplinar sobre vanguardia, crisis y actualidad de la arquitectura, literatura y arte que tienen al terror como principal motivo y, finalmente, sobre algunas de las inquietantes intersecciones clásicas entre ambos temas: la mansión gótica, la Torre de Babel, el monumentalismo, con especial atención a confluencias actuales no exentas de una mirada crítica en términos sociales, morales y estéticos: los nuevos «muros», los campos de refugiados, la pervivencia de construcciones vinculadas a los totalitarismos.

Encrucijadas y confluencias que abarcan un número imaginativo de episodios y referentes: del cine de Hitchcock a Birdie de la Compañía Señor Serrano, Guantánamo, la valla de Melilla, casas del bosque, albergues incendiados en el corazón de Europa, el hotel Overlook (El Resplandor), la casa de los Usher de Poe, el «no lugar» del antropólogo Marc Augé, las ruinas, King Kong en la cumbre del Empire State y muchos otros.

Imagen del ínclito Hotel Overlook, edificación protagónica de 'El Resplandor' (Stanley Kubrick, 1980).

Imagen del ínclito Hotel Overlook, edificación protagónica de ‘El Resplandor’ (Stanley Kubrick, 1980).

Se consagra la polémica sección de crítica del delegado en España de FIPRESCI, Oscar Peyrou, sobre películas que no ha visto, el ensayo, la poesía y los ecos que el doble leitmotiv del número suscita en los ámbitos artístico, literario, musical y cinematográfico, así como las nuevas secciones de pensamiento con reflexiones en clave feminista (la metáfora del «techo de cristal») y socioeconómica: suburbans, Lager, espacios de ocio de acuerdo con la crítica ya clásica de Marcuse, metáforas arquitectónicas y clases sociales (J. G. Ballard), los Centros de Internamiento de Extranjeros o las Torres Gemelas de Nueva York.

Fotograma de la película 'King Kong' (Cooper & Schoedsack, 1933), aupado sobre el Empire State Buiilding de Nueva York.

Fotograma de la película ‘King Kong’ (Cooper & Schoedsack, 1933), aupado sobre el Empire State Buiilding de Nueva York. 

Habemus festival de terror en Valencia: Paura

Festival Internacional de cine de terror de Valencia Paura
Aragó Cinema y Pub El Volander
Del 20 al 28 de enero

Valencia tiene, por fin, un festival de cine de género, más concretamente de cine de terror, su nombre Paura, homenaje al insigne director Mario Bava y su película “Operaziones Paura” (1960) y sus padres son tres, una triple alianza que ha desembocado en un evento que marcará un antes y un después en la ciudad. Nosotros hablamos con sus directores, Joaquín Vallet y Ramón Alfonso, en días de lluvia, días perfectos para sentarse a ver terror en la pantalla mientras fuera el agua hiela la ciudad. Les deseamos toda la suerte de mundo y que duren muchos años, nosotros asistiremos ansiosos por saber cómo se desarrolla en festival, como ya hacemos en Mice, La Cabina, FICAE o Cinema Jove, y os lo contaremos.

¿De dónde sale el festival, por qué decidís hacerlo en Enero?
Surge de una charla en una terraza tomando café. Somos dos románticos chiflados, tres
sumando a Paola Franco, pieza esencial del festival, y decidimos no pensar demasiado y
lanzarnos a la aventura. Nuestra intención era que la actividad se celebrara a finales de
octubre, en torno a Halloween, pero recibir para la selección más de dos mil piezas de todos los rincones del mundo obligó a retrasar las fechas. No obstante, nos gusta mucho que nuestro festival se haya instalado en enero y sea, en consecuencia, uno de los primeros del año.
¿Por qué habéis elegido hacer un festival de cine de terror?
A los dos nos apasiona, en sus distintas vertientes, el cine de horror, y pensamos que un escenario como el de la ciudad de Valencia, sujeto ahora mismo a distintas y emocionantes metamorfosis culturales cinematográficas, y deficitario de experiencias ligadas con claridad a los géneros, era el apropiado para tratar de puntualizar nuestra propuesta. Estamos convencidos de que en Valencia además hay muchísimos aficionados al género y que la propuesta puede ser muy bien recibida.
¿Hay apoyo institucional, si es así, cuál?
No, no tenemos ayudas. Este primer año optamos por construir la actividad con nuestros modestos recursos. Pensamos que hubiera sido un error dirigirnos a las instituciones con una idea y cifras abstractas. Con los datos recopilados una vez finalizado el festival trataremos de establecer distintos diálogos en busca de precisamente apoyos.
¿Qué secciones podemos encontrar en el festival?
A la hora de estructurar el certamen decidimos que ninguna expresión debía quedar fuera por distintos condicionantes. Así, las secciones largometraje y cortometraje profesional conviven con las dedicadas a los documentales, las piezas experimentales, animación y los cortos amateur. Para el año próximo estamos pensando en ampliar la oferta con un apartado dedicado a los largos amateur.

Cartel del Festival Paura diseñado por Fernando Ivorra. Imagen cortesía de la organización.

Cartel del Festival Paura diseñado por Fernando Ivorra. Imagen cortesía de la organización.

¿Habrá una sección para apoyar la Comunidad Valenciana?
No. Hemos recibido varias propuestas valencianas, además muy interesantes, pero no se ha definido una sección, por lo menos en esta primera edición, dedicada en exclusiva a las obras locales.
¿Por qué se ha decidido que la sede, donde se van a proyectar las películas, sean los Aragó Cinema y no otro lugar?
La colaboración surgió de manera natural. Pensamos desde el principio que los Aragó eran el marco idóneo. Como nosotros ellos también son unos románticos chiflados y el diálogo en consecuencia ha sido siempre fluido y enriquecedor. Sin embargo, es importante señalar que si bien los Aragó son la sede principal del certamen, la cafetería cultural El Volander acoge las proyecciones de la sección amateur.
8 días de festival son mucho, ¿cómo ha sido el proceso de elección de los trabajos que serán exhibidos?
Ha sido formidable, enriquecedor y muy divertido, y a la vez agotador. Como te decía recibimos más de dos mil piezas por lo que hemos podido confeccionar una radiografía del género en su versión fronteriza tremendamente valiosa. Descubrir las vías y tendencias de una categoría es siempre extraordinario.
¿Existirán actividades paralelas en el festival, aparte de las proyecciones?
Sí. El domingo 22 Aarón Rodríguez ofrecerá en Ubik Café la charla Danzas Macabras, una
indagación del diálogo de David Bowie y el cine de terror. Un día antes, el sábado, Fnac proyecta a las 19h Suspiria, la obra maestra de Dario Argento. Ese mismo día en los Aragó podrá verse Escalofrío, la película de Carlos Puerto de 1977. Además, el día 26 en la cafetería de los Aragó Cinema se celebrará la presentación del libro ‘Carteles de Cine. Arte en Imágenes’ a cargo de Emilio Sanchís y Javier Caro con la presentación de Ramón Alfonso.
¿Cuántos premios se van a entregar y en qué categorías?
Todas las secciones tienen sus correspondientes galardones. No obstante, hemos decidido que los apartados de largometraje y cortometraje profesional y amateur se dividan en distintos premios y distingan la mejor película y labores de dirección, interpretación o fotografía.

Javier Caro

El lado decadente de las barracas

Vale por un viaje, de Alejandra de la Torre
Pepita Lumier
C / Segorbe, 7. Valencia
Hasta el 3 de septiembre de 2016

Alejandra de la Torre (Castellón, 1983) viene a llevarle la contraria a Françoise Sagan cuando dijo aquello de que los objetos eran los amigos que ni el tiempo, ni la belleza, ni la fidelidad consiguen alterar. En su caso, el paso del tiempo sí modifica la percepción que tenemos de algunos objetos: por ejemplo, la serie de atracciones de las ferias veraniegas con sus inconfundibles barracas. Es lo que hace en la exposición Vale por un viaje, que hasta el 3 de septiembre acoge la galería Pepita Lumier de Valencia.

Lejos de presentar el bullicio de la gente, las atracciones a pleno rendimiento y la conjunción de ambas cosas como reflejo del aire festivo propio del verano, De la Torre muestra en soledad algunos de los objetos más representativos de todo ese carnaval. Hay, así, autos de choque, caballitos, lanzaderas, hinchables, fichas de diversas atracciones e incluso carteles donde se anuncia dónde sacar esas fichas en taquilla, todos ellos fuera del contexto dinámico inherente a la feria. Como la propia artista dice, le interesa esos objetos en la actitud “decadente” que “los vuelve interesantes y únicos”.

Obra de Alejandra de la Torre. Imagen cortesía de Pepita Lumier.

Obra de Alejandra de la Torre. Imagen cortesía de Pepita Lumier.

No son objetos, a pesar de su soledad, que evoquen la naturaleza siniestra conferida por algunos autores a las máquinas. Ni siquiera los payasos, protagonistas tradicionales de ese mundo, dejarían el rastro en la obra de Alejandra de la Torre que deja el payaso Pennywise en la novela de terror It, de Stephen King. La artista castellonense se acerca a ese mundo para dejar constancia de lo que cambia la percepción de las barracas pasado el tiempo. De aquella niñez e incluso adolescencia mágica en relación con las ferias, se pasa en Vale por un viaje a las sensaciones más crudas de la edad adulta cuando hace memoria de todo aquello.

De manera que hay dos capas en la exposición: una colorista, como destilado de cierta ingenuidad primigenia, y otra más descarnada, en alusión a esa distancia o desencanto de los objetos. Esa primera capa, Alejandra de la Torre la describe así: “La feria como espacio de luz, color y diversión”. De esa otra, la artista dice: “A medida que vamos creciendo [la feria] nos muestra otra cara más castiza, sucia y mísera, que es lo que las diferencia de los parques de atracciones”. Esa parte más “cutre” (Alejandra dixit), no termina de comparecer del todo y sí, en cambio, cierto desencanto en su literalidad: objetos que han perdido su encanto, a pesar de mantener a duras penas su intenso color.

Obra de Alejandra de la Torre. Imagen cortesía de Pepita Lumier.

Obra de Alejandra de la Torre. Imagen cortesía de Pepita Lumier.

Porque colores llamativos,  fosforescentes, estridentes, hay muchos. Todos ellos a modo de maquillaje con el que la vieja actriz quisiera ocultar el paso del tiempo. Y al lado de esos colores, junto a ellos, remiendos de papel que la artista introduce mediante el collage para subrayar el carácter artificioso del mundo narrado en Vale por un viaje. De la Torre nos invita a ese viaje aparentemente luminoso, a base de intenso dulce de algodón, iconos hinchables como Bart Simpson o Bob Esponja, fichas de colores y llamativas atracciones, para mostrarnos en paralelo la pérdida de toda esa magia.

Por eso es normal que en lugar de hinchables, llame “deshinchables” las obras relacionadas con esos grandes muñecos de plástico. Porque el viaje de Alejandra de la Torre está plagado de las baldosas amarillas del cuento, en cuyo trayecto han ido perdido el encanto para devenir objetos solitarios; máquinas a falta de la ficha oportuna que las ponga en movimiento. Fichas de colores que en la obra de Alejandra de la Torre aparecen desanimadas.

Obra de Alejandra de la Torre. Imagen cortesía de Pepita Lumier.

Obra de Alejandra de la Torre. Imagen cortesía de Pepita Lumier.

Salva Torres

Con los pelos de punta

Ciclos de cine: ‘Venenos, víctimas y criminales’ y ‘Mudos de terror’
Aula de Cinema de la Universitat de València
Colegio Mayor Rector Peset
Plaza del Horno de San Nicolás, 4
Palau de Cerveró
Plaza Cisneros, 4
Del 2 al 28 de junio de 2016

Escalofríos de miedo para combatir el calor.  El Aula de Cinema de la Universitat de València ofrece este mes un paseo por el pasaje del terror habitado de envenenadores y monstruos terroríficos en un par de ciclos.

El cine siempre ha sido un magnífico muestrario de las miserias y debilidades del ser humano, expresadas a través del crimen en todas sus manifestaciones. De todas ellas, el veneno está entre las más pertinaces, al ser muchas veces un método difícil de detectar y que no deja huellas. El jueves pasado arrancó el dedicado a los venenos con ‘Las dos señoras Carroll’, Peter Godfrey. Humphrey Bogart interpreta a  un pintor en plena crisis existencial, que acaba de enviudar y de casarse con Barbara Stanwyck. Pronto empieza a sospechar que su primera mujer pudo ser envenenada, y que la nueva puede seguir el mismo camino.

Fotograma de 'Madeleine', de David Lean.

Fotograma de ‘Madeleine’, de David Lean. Aula de Cinema de la Universitat de València.

Uno de los grandes directores británicos de la historia, David Lean, dirige ‘Madeleine’ (1950), una historia con tintes de melodrama y de conflicto de clases entre una rica heredera y su lucha por el amor de un joven de clase humilde. El veneno está presente en la acción de la forma más inesperada. La película se proyecta el jueves 9 de junio.

Asesinato a la orden.

Asesinato a la orden, de Andrew L. Stone. Aula de Cinema de la Universitat de València.

Finalmente, el ciclo se cierra el jueves 16 de junio con otro clásico,  ‘Asesinato a la orden’ (A Blueprint for Murder) de Andrew L. Stone. El personaje protagonista, interpretado por Joseph Cotten, sospecha que su cuñada es una asesina en serie que envenena hasta la muerte a su propia familia.

Miedo ‘mudo’

De todos los géneros, el cine de terror es quizá el que menos necesita de la palabra para expresarse. El miedo puede generarse, incluso sugerirse, a través de una imagen, de un determinado tiro de cámara, de una música que suena en el momento preciso.

El ciclo comienza el  7 de junio con la proyección de ‘La brujería a través de los tiempos’ (Häxan, 1922), una película imprescindible que sentó las bases del cine de terror nórdico y europeo. El danés Benjamin Christensen dirige este título pionero que recorre, desde los lejanos tiempos paganos hasta los albores del siglo XX, la historia de la brujería. Un repertorio dantesco de demonios, fantasmas y monstruos que todavía hoy nos sigue estremeciendo.

El fantasma de la ópera.

El fantasma de la ópera, de Rupert Julian. Aula de Cinema de la Universitat de València.

De todas las adaptaciones de la obra de Gaston Leroux, quizá la más conocida e interesante sea ‘El fantasma de la ópera’, de Rupert Julian, 1925 que  se proyectará el martes 14 de junio.

El martes 21, el protagonismo será para Mandrágora (Alraune, 1928), un filme casi desconocido del director austríaco Henrik Galeen, que retrata la figura de un ‘mad doctor’ obsesionado con la experimentación genética y su desquiciado intento de crear vida a partir del crimen y la infamia.

Clausura del ciclo, el martes 28, la película ‘El Hundimiento de la casa Usher’, en la que se unen el genio literario de Edgar Allan Poe con la revolucionaria imaginería visual de Jean Epstein,  al servicio de una película inquietante capaz aún de poner los pelos de punta pese al tiempo transcurrido desde su realización.

Haxan.

Häxan, La brujería a través de los tiempos, de Benjamin Christensen. Aula de Cinema de la Universitat de València.

Bel Carrasco

‘The Gagfather’, humor por los bajos fondos

The Gagfather, de Yllana
Espai Rambleta
Bulevar Sur, esquina Pío IX. Valencia
Del viernes 8 al domingo 10 de abril de 2016

Yllana, la compañía de humor gestual más sorprendente y original de España, vuelve, del 8 al 10 de abril, a Espai Rambleta con un nuevo espectáculo: ‘The Gagfather’, un homenaje al cine negro lleno de delirantes situaciones.

‘The Gagfather’ es un divertidísimo viaje a los bajos fondos y a los más oscuros instintos, que no se limita a hacer reír, sino que también ofrece al público su dosis de crítica y lo sume en una reflexión sobre el bien y el mal. Todo ello arropado por un impactante montaje escénico.

Escena de 'The Gagfather', de Yllana, en Espai Rambleta.

Escena de ‘The Gagfather’, de Yllana. Espai Rambleta.

Los amantes de ‘El Padrino’, ‘Los Soprano’ o los trabajos de Tarantino verán reflejados en ‘The Gagfather’ a estos referentes de la ficción. Una obra de teatro con mucho humor e inventiva que lleva intrínseca los valores del código gestual que se han convertido, con el paso de los años, en el distintivo de Yllana.

El hilo argumental es el siguiente: una banda de despiadados “GaGsters” aterroriza la ciudad. Tras ellos, un grupo de disparatados policías se proponen pararles los pies, cueste lo que cueste, con imprevistas y desopilantes consecuencias.

Yllana es una de las compañías de teatro gestual más reconocidas de nuestro país. Lleva en activo desde 1991 y en este tiempo ha producido tantos espectáculos como años lleva en funcionamiento: veinticinco. Entre ellos destacan 666 (2009), ganador en el Fringe Festival de Nueva York (USA); PaGAGnini (2007), galardonada con el Premio al Mejor Espectáculo del Fringe Festival de Edimburgo; y Zoo (2009), que ya pasó con gran éxito por Rambleta y se hizo con el premio Max al Mejor Espectáculo Infantil en 2010.

Cartel de 'The Gagfather', de  Yllana. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Cartel de ‘The Gagfather’, de Yllana. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

 

Humor contra fanatismo

Dessins en liberté (Dibujos en libertad)
Institut Français de Valencia
C / Moro Zeit, 8. Valencia
Hasta el 17 de febrero de 2016

El Roto, Ulises, Ajubel y Kap son los cuatro viñetistas españoles o residentes en España que participan en la exposición itinerante Dessins en liberté (Dibujos en libertad), que conmemora en clave de homenaje a las víctimas de la trágica matanza de los periodistas de Charlie Hebbo hace un año en París.

Ilustración de El Roto. Institut Français de Valencia.

Ilustración de El Roto. Institut Français de Valencia.

Producida por el Instituto Francés y el semanario Courrier International, la inauguró el pasado jueves en la sede del Instituto Francés de Valencia el presidente de la Unión de Periodistas, Sergi Pitarch. En total son medio centenar de dibujantes procedentes de 45 nacionalidades distintas que, a través de sus obras, combinando el ingenio, el humor y la ironía levantan una sólida barrera contra el fanatismo y el terror.

Ilustración de Bado. Institut Français de Valencia.

Ilustración de Bado. Institut Français de Valencia.

Abierta hasta el 17 de febrero, esta muestra incluye una docena de paneles dedicados a una temática específica de plena actualidad relativa a la libertad de expresión: censura, internet, corrupción, derecho de la mujer, racismo, rebeliones, clima, etcétera.

En recuerdo a los acontecimientos de enero de 2015 contra la redacción de Charlie Hebdo, el objetivo de esta muestra es “ensanchar la perspectiva ilustrando la manera en la que la libertad de expresión se ejerce hoy en día en todos los continentes”.

Ilustración de Boligan. Institut Français de Valencia.

Ilustración de Boligan. Institut Français de Valencia.

A partir de la conocida ilustración de los cigarrillos Gitane, Ulises hace un alegato contra el racismo, un tema que tratan también el canadiense Bado (El racismo es el otro), el argentino Langer o Glez de Burkina Faso y el mexicano Boligan. No es casualidad que en el panel dedicado a poner en solfa la corrupción aparezcan otros dos españoles: El Roto con una de sus imágenes que valen por millones de palabras y Kap con una viñeta de corte clásico que representa a un grupo de trajeados con los bolsillos rebosantes de billetes ante una caja fuerte vacía llena de telarañas: No sabemos lo que ha pasado…¡pero hace unos años la caja estaba llena!

El cubano Ajubel que residió varios años en Valencia, donde fue editado por el sello MediaVaca, opta por una imagen siniestra de un hombre barbado con y sin cabeza: Je pense…donc je ne suis plus!

Ilustración de Krauze. Institut Français de Valencia.

Ilustración de Krauze. Institut Français de Valencia.

Ilustración de Haddad. Instituto Francés de Valencia.

Ilustración de Haddad. Institut Français de Valencia.

Bel Carrasco

María Ruido y la visibilidad de lo invisible

La pantalla en conflicto, de María Ruido
Comisaria: Johanna Caplliure
Galería Rosa Santos
Inauguración: jueves 21 de enero, a las 20.00h
Hasta el 11 de marzo de 2016

La pantalla en conflicto es el campo de lucha donde emergen las relaciones de tensión entre la narración y las formas de escritura, la visualidad de la violencia, la visibilidad de lo invisible. En ella se estructura el espacio psíquico de pertenencia y el lugar físico de la deslocalización o la fragmentación territorial en el lugar del Otro. Puesto que la precariedad de la vida, los migrados, el terror y la urgencia de la política imponen la producción de un imaginario fílmico compartido.

El trabajo de María Ruido indaga sobre la producción material y simbólica de las imágenes en el entrecruzamiento de la Historia, la memoria y las escrituras migrantes incidiendo en la construcción de las subjetividades, el trabajo y el poder sobre/de los cuerpos.

La pantalla en conflicto, de María Ruido. Imagen cortesía de Galería Rosa Santos.

La pantalla en conflicto, de María Ruido. Imagen cortesía de Galería Rosa Santos.

La exposición La pantalla en conflicto (L’écran en conflict) circula en torno a la proyección de las siguientes películas de la autora: ‘La memoria interior’ (2002), ‘Tiempo Real’ (2003), ‘Ficciones anfibias’ (2005), ‘Zona franca’ (2009), ‘Le rêve est fini’ (2014) y ‘L’oeil impératif’ (2015).

Artista visual, investigadora y productora cultural, desde 1998, María Ruido desarrolla proyectos interdisciplinares sobre los imaginarios del trabajo en el capitalismo postfordista y sobre la construcción de la memoria y sus relaciones con las formas narrativas de la historia. Vive en Madrid y Barcelona, donde es profesora en la Universidad de Barcelona, y está implicada en diversos estudios sobre las políticas de la representación y sus relaciones contextuales.

El día 13 de febrero se visionará ‘L’oeil impératif’ en una presentación pública junto a María Ruido en el contexto del ciclo ‘Cine por venir’ en el IVAM.  A partir de este día se añadirá al resto de películas proyectadas en la galería.

María Ruido. Imagen cortesía de Galería Rosa Santos.

La pantalla en conflicto, de María Ruido. Imagen cortesía de Galería Rosa Santos.

David Bowie en el Aula de Cinema de Valencia

‘La propiedad intelectual a través del cine’ e ‘Infancias siniestras’
Aula de Cinema de la Universitat de València
Colegio Mayor Rector Peset
Plaza Horno de San Nicolás, 4. Valencia
Martes a las 18.00h
Palau de Cerveró
Plaza de Cisneros, 4. Valencia
Jueves, a las 18.00h

El artista recientemente fallecido David Bowie protagoniza una de las películas incluidas en el doble ciclo del Aula de Cinema de la Universitat de València. Se trata de El hombre que cayó de la tierra (The Man Who Fell to Earth, 1976), una historia de ciencia ficción en la que Bowie hace el papel de un extraterrestre. Se proyectará el 28 de enero cerrando uno de los ciclos, ‘La propiedad intelectual en la ciencia a través del cine’. Dirigido por Nicolas Roeg, el filme aborda el tema de las patentes desde una perspectiva ética, el dilema moral que plantea el monopolio de ciertos descubrimientos científicos cuando resultan vitales para el progreso social o la salud pública.

‘Infancias siniestras’, tres clásicos del cine de terror que revela el lado oscuro de la niñez es el otro ciclo. Las sesiones son gratuitas, con proyecciones en versión original subtitulada, presentación y coloquio final. Los martes, a las 18.00 horas, el Colegio Mayor Rector Peset acogerá la primera sesión de ‘Infancias siniestras’. La controversia en torno a las patentes científicas será la temática de los jueves, en el Palau de Cerveró, a la misma hora.

El pueblo de los malditos. Aula de Cinema de la Universitat de València.

El pueblo de los malditos, de Wolf Rilla. Aula de Cinema de la Universitat de València.

Idealizada y edulcorada, la niñez se ha convertido en sinónimo de inocencia, un paraíso perdido hacia el que se vuelve la mirada con nostalgia. El cine de terror refuerza a veces esta visión idílica de la infancia, pero en otras ocasiones, la inversión de este mito ha producido algunas de las cintas más escalofriantes, protagonizadas por niños perversos y siniestros.

El ciclo se inicia el 12 de enero con El pueblo de los malditos de Wolf Rilla, un título de ciencia-ficción con tintes de pesadilla donde lo monstruoso se introduce en el seno de la propia comunidad, una pequeña aldea británica, gracias a unos misteriosos embarazos.

La mala semilla, de Mervyn LeRoy. Aula de Cinema de la Universitat de València.

La mala semilla, de Mervyn LeRoy. Aula de Cinema de la Universitat de València.

El 19 de enero, un magnífico relato de sabor victoriano, Suspense de Jack Clayton. Deborah Kerr protagoniza esta historia de fantasmas, donde lo real y lo sobrenatural se confunden, en la más famosa adaptación del relato breve ‘Otra vuelta de tuerca’ de Henry James, aclamado por su tratamiento de la técnica del punto de vista. El ciclo concluye el 26 de enero con La mala semilla, de Mervyn LeRoy, turbadora narración en torno a una niña de apariencia perfecta, que esconde otra naturaleza.

Ideas robadas

El origen de las patentes científicas es relativamente reciente. La concesión de monopolios sobre descubrimientos e inventos se remonta a la Italia renacentista, particularmente al Estatuto de Venecia de 1474, un reglamento emitido con la intención de proteger las nuevas invenciones de potenciales infractores y que sentó las bases actuales del Derecho de Patentes. Pese a la regulación sobre propiedad intelectual en el ámbito científico, no se han logrado evitar las más diversas prácticas de piratería.

A Trick of Light, de Win Wenders. Aula de Cinema de la Universitat de València.

A Trick of Light, de Wim Wenders. Aula de Cinema de la Universitat de València.

Es famoso el caso del célebre inventor Nikola Tesla, ejemplo de este desdén del científico hacia el mundo de los negocios, lo que provocó que muchos de sus inventos no fuesen protegidos bajo patentes o le fuesen usurpados sin consideración alguna. Un interesante ‘biopic’ sobre su figura, El secreto de Tesla de Krsto Papic, inaugura el ciclo el día 14 de enero.

Las raíces del cine es el tema de A Trick of Light (Die Gebrüder Skladanowsky, 1995)  en la que  Wim Wenders relata la historia de los hermanos Skladanowsky, inventores del bioscopio y responsables de las primeras proyecciones cinematográficas con público. Wenders da su versión personal de la batalla por el ‘invento del cine’ y pone en tela de juicio su atribución a otra pareja de hermanos, los famosos Lumière.

David Bowie en 'El hombre que cayó a la tierra'.

David Bowie en ‘El hombre que cayó de la tierra’, de Nicolas Roeg. Aula de Cinema de la Universitat de València.

Bel Carrasco

Radio City, 15 años de amor al ‘corto’

XV Festival Internacional de Cortometrajes Radio City
Radio City
C / Santa Teresa, 19. Valencia
Del 15 de abril al 13 de mayo
Lunes, miércoles y domingos, a las 20.30h

El Festival Internacional de Cortometrajes de Radio City llega a sus 15 ediciones reflejando el buen pulso creativo en formato ‘corto’. Los trabajos llegados de los cinco continentes y con muy diversos formatos y géneros a concurso ascienden  en esta ocasión a 525, de los cuales 69 serán proyectados en Radio City entre el 15 de abril y el 13 de mayo. Se trata de una selección muy cuidada y actual de cortos de diferentes nacionalidades, con un gran peso de producción española, que serán proyectados los lunes, miércoles y domingos en el local de la calle Santa Teresa de Valencia.

Fotograma del cortometraje '0,60mg', de Gerard Martí Rodriguez. Imagen cortesía de Radio City.

Fotograma del cortometraje ’0,60mg’, de Gerard Martí Rodriguez. Imagen cortesía de Radio City.

Como en años anteriores, los domingos serán días de proyecciones especiales de cortos valencianos. En cuanto a la producción europea, estará ampliamente reflejada con trabajos de Francia, Alemania o Bélgica. También cabe destacar las aportaciones de países asiáticos o latinoamericanos. En la selección de cortos, no faltarán la animación, el drama, la comedia, el terror o el documental.

Fotograma del corto de animación 'The Dirdy Birdy Redux', de John R. Dilworth. Imagen cortesía de Radio City.

Fotograma del corto de animación ‘The Dirdy Birdy Redux’, de John R. Dilworth. Imagen cortesía de Radio City.

Y, como en cada edición, el ganador del festival tendrá una recompensa económica de 1.500 €. Un premio escogido por el jurado del festival compuesto por: Panxo Barrera, músico de cine y profesor de creatividad; Xavier Crespo, director de Dacsa Produccions, Daniel Gascó, crítico de cine y responsable del videoclub Stromboli, y Luis Padilla, director del Festival.

Fotograma del cortometraje 'Cara de caballo', de Marc Martínez. Imagen cortesía de Radio City.

Fotograma del cortometraje ‘Cara de caballo’, de Marc Martínez. Imagen cortesía de Radio City.

Esta edición de 2015 cuenta con un nuevo premio, ya que Beniwood Distribution se incorpora al palmarés del festival entregando un premio de Distribución consistente en el envío a 50 Festivales Nacionales e Internacionales valorado en 300€. Además, los clásicos premios de otras ediciones: El Premio del Público, el Premio al mejor corto de animación o el Premio a la Mejor Banda Sonora Original, otorgado por Musimatge, la asociación de músicos de cine de la Comunitat Valenciana.

Fotograma del corto 'Creo que te quiero', de Lucía Forner. Imagen cortesía de Radio City.

Fotograma del corto ‘Creo que te quiero’, de Lucía Forner. Imagen cortesía de Radio City.

Además, los Premios Tirant Avant 2015 y, como en la pasada edición, Entropía (Inteligencia y Creatividad Estratégica) que premia la creatividad e innovación de los cortos, otorgado por la asociación Entropía. La entrega de premios se realizará el viernes 13 de mayo a las 20.30 horas en una fiesta de clausura dónde se conocerán los premios del jurado.

Fotograma del cortometraje 'Abriendo puertas', de Tomás Bases. Imagen cortesía de Radio City.

Fotograma del cortometraje ‘Abriendo puertas’, de Tomás Bases. Imagen cortesía de Radio City.

Las tentaciones del demonio

Ciclo de cine: Las tentaciones del demonio
Organiza Aula de Cinema de la Universitat de València
Colegio Mayor Rector Peset
Plaza Horno de San Nicolás, 4. Valencia
Martes 13, 20 y 27 de enero de 2015, a las 18.00h

El Colegio Mayor Rector Peset acoge el ciclo cinematográfico ‘Las tentaciones del demonio’, en el que veremos al demonio como uno más, integrado entre nosotros, en su forma más elegante y lejos de los estereotipos del cine de terror. El público podrá ver la obra maestra de Dreyer ‘Páginas del libro de Satán’; un clásico del cine francés como ‘La belleza del diablo’ (René Clair, 1950), con el gran Michel Simon en el papel del demonio; y la norteamericana ‘El corazón del Ángel’, dirigida por Alan Parker, con Robert de Niro y Mickey Rourke como actores protagonistas.

El ciclo está compuesto por tres títulos que tratan de hacer un repaso a la representación del demonio como fuerza tentadora y elegante que ofrece tratos y servicios a los humanos, siempre a cambio de alguna cosa valiosa para quien tiene que aceptar el trato. Toda una metáfora de la corrupción humana, del precio que cada persona está dispuesta a pagar a cambio de conseguir lo que quiere. El ciclo nos sitúa en diferentes formas de abordar el tema desde el cine dramático, fantástico o de intriga.

Fotograma de la película 'Las páginas del libro de Satán', de Carl Theodor Dreyer. Cortesía del Aula de Cinema de la Universitat de València.

Fotograma de la película ‘Páginas del libro de Satán’, de Carl Theodor Dreyer. Cortesía del Aula de Cinema de la Universitat de València.

El ciclo se abre con ‘Páginas del libro de Satán’ (Blade af Satans bog, Carl Theodor Dreyer, 1921), que se proyectará el martes 13 de enero, a las 18 horas. Se trata de una visión clásica de la condena que Dios le impone al demonio, un ángel caído en desgracia, por la cual es obligado a vivir entre las personas y a tentarlas para ver si son capaces de resistir sus estratagemas.

Fotograma de 'La belleza del diablo', de Rene Clair. Cortesía del Aula de Cinema de la Universitat de València.

Fotograma de ‘La belleza del diablo’, de Rene Clair. Cortesía del Aula de Cinema de la Universitat de València.

El martes 20 de enero continuará el ciclo con la proyección de ‘La belleza del diablo’ (La Beauté du diable, René Clair, 1950), una revisión del tema de Fausto en la que René Clair modifica algunos de sus elementos, introduciendo una mirada irónica sobre la obra de Goethe.

Fotograma de 'El ángel dei diablo'. Cortesía del Aula de Cinema.

Fotograma de ‘El corazón del ángel’, de Alan Parker. Cortesía del Aula de Cinema de la Universitat de València.

Finalmente, el martes 27 de enero, el público podrá ver ‘El corazón del Ángel’ (Angel Heart, Alan Parker, 1987). Una película sobre el demonio, en clave de intriga policíaca, en la que un personaje misterioso encarga a un detective privado con poco éxito la búsqueda de un cantante desaparecido. Bajo una atmósfera turbia, en su periplo por encontrar al artista, el detective irá encontrándose una sucesión de muertes de difícil explicación.

Como es habitual en la programación cinematográfica del Palau de Cerveró, cada sesión contará con una presentación previa a cargo de un miembro del Aula de Cinema, así como de un coloquio posterior en el que podrá participar el público asistente.