Tic-Tac, la hora del teatro valenciano

Tic-Tac, de Carles Alberola, Pasqual Alapont y Rodolf Sirera
Teatro Principal
C / Barcas, 15. Valencia
Hasta el 20 de enero de 2019

Es un texto escrito a seis manos, entre los dramaturgos Carles Alberola, Pasqual Alapont y Rodolf Sirera. Un texto cuyo título Tic-Tac se ha convertido en metáfora de lo que el Institut Valencià de Cultura (IVC) y la Diputación de Valencia pretenden que sea el teatro público en la Comunidad Valenciana. “Es un ejemplo de producción pública, pero no debería ser el único ejemplo”, resaltó Sirera. “No como un espectáculo aislado, sino como proyecto cultural que se ha de completar en los próximos años”, recalcó, proponiendo como bases de ese teatro público “repertorio, repertorio y repertorio”, además de obras “de gran producción y de autores contemporáneos”.

Rodolf Sirera expuso esas líneas como profesional del sector teatral al que las instituciones públicas, dijo, “debería consultar”, para confeccionar ese futuro plan de las artes escénicas. Ahí quedó eso. Enseguida reaccionó Rosa Pérez Garijo, diputada de Cultura, para decir: “Soy una intrusa y, por tanto, hay que escuchar a los profesionales. Y eso es lo que estamos haciendo”, señalando a Josep Policarpo, al frente del Teatro Escalante de la Diputación. Abel Guarinos, director del IVC, reconoció también que esa era la línea: “A grandes líneas, será lo que ha dicho Rodolf [Sirera]”.

Responsables del espectáculo Tic-Tac durante su presentación  en el Teatro Principal de Valencia. Imagen cortesía del Institut Valencià de Cultura.

Responsables del espectáculo Tic-Tac durante su presentación en el Teatro Principal de Valencia. Imagen cortesía del Institut Valencià de Cultura.

Todo ello en el marco de la presentación del reestreno de Tic-Tac en el Teatro Principal de Valencia, cuyo ejemplo viene a marcar la hora de ese impulso de la escena pública valenciana, al ser “el musical más visto de la historia del teatro público valenciano, que si bien no se remonta a las cuevas prehistóricas, lo cierto es que ha gozado del favor del público”. No solo eso, sino que también ha recibido el favor del sector al recibir, entre otros galardones, el de Mejor Espectáculo Musical en los Premios Max. La creación “100% valenciana” ha costado a las arcas públicas 270.000 euros.

Noèlia Pérez, que junto a Josep Zapater ha firmado la banda sonora de Tic-Tac, se congratuló del éxito del espectáculo, subrayando igualmente lo que todavía faltaba por hacer para culminar tan triunfal recorrido: “Hay que exportarlo”. “Como los caquis”, añadió Zapater. Pasqual Alapont salió al quite para completar la reflexión: “Esperemos que la exportación sea mejor que la de los caquis, porque la agricultura no está para echar cohetes”. Y ya más en serio explicó que, a pesar del éxito, “el teatro trabaja para un solo espectador”, señalando cómo “a partir de la ficción, que no alienación, la obra es la vacuna que nos hace vivir”.

Tic-Tac. Imagen cortesía del Institut Valencià de Cultura.

Tic-Tac. Imagen cortesía del Institut Valencià de Cultura.

¿Cuáles son los ingredientes de esa vacuna? “Es un texto interesante de contenido y de forma”, destacó Guarinos. “Tiene la magia del teatro y de la ficción”, resaltó Noèlia Pérez, que también avanzó algunos de los cambios introducidos en el espectáculo que después del Principal de Valencia irá al de Castellón: “”El deber de un artista es que si crees que hay algo a mejorar tienes que hacerlo. Y cuando los profesionales que protagonizan el espectáculo crecen has de ir a la par, de ahí que hayamos dado más contundencia al número final, porque nos lo pedía”.

¿Y por qué Tic-Tac? Guarinos desveló que al principio se barajó la posibilidad de otro título: “Mai no caminaràs sol”. Alapont explicó que los títulos se suelen poner in extremis “por la presión del productor”. Y, tras la ironía, señaló que el título era perfecto porque simbolizaba el espíritu del espectáculo: “Está la redención [entre un padre y un hijo] y la urgencia por parte del protagonista principal de aprobar cierta asignatura sentimental. Es bonita metáfora de la urgencia para vivir y ser felices”. Porque Tic-Tac, como apuntan sus responsables, “es un musical sobre la necesidad de la ficción en nuestra vida, aquel territorio mágico donde los sueños se hacen realidad”.

Un total de 14 intérpretes, entre los que están los propios Carles Alberola, Noèlia Pérez y Josep Zapater, llevan a cabo tan difícil misión. Detrás de ellos, un amplio equipo técnico sostiene la tramoya de un espectáculo que estará en el Principal más de un mes. “Cinco semanas en un teatro es una locura, pero es una sana locura”, subrayó Guarinos, quien emocionado con la obra musical (“la he podido escuchar en el coche y he llorado de emoción”) sentenció: “Está a la altura de cualquier musical de Madrid o de Broadway”.

Escena de Tic-Tac. Imagen cortesía del Institut Valencià de Cultura.

Escena de Tic-Tac. Imagen cortesía del Institut Valencià de Cultura.

Salva Torres

Historia de amor en clave obrera

Mundo obrero, de Alberto San Juan
Teatro Principal
C / Barcas, 15. Valencia
Días 7, 8 y 9 de diciembre de 2018

La Diputació de Valencia ha programado ‘Mundo Obrero’, de Alberto San Juan, para los días 7, 8 y 9 de diciembre en el Teatro Principal de Valencia. ‘Mundo Obrero’ es una historia de amor. El relato cuenta con Pilar y Luis (Pilar Gómez y Luis Bermejo, respectivamente), dos personas enamoradas que lucharán por su amor pese a la dificultad del momento social en el que viven, y que recorrerán juntas diversos episodios de la historia de España. Se trata de un montaje producido por el Teatro Español y el Teatro del Barrio que pretende lanzar una mirada a nuestro pasado más reciente.

“Seguimos apostando por una línea de cogestión de las artes escénicas junto a l’Institut Valencià de Cultura. Con estas actuaciones cerramos el programa de colaboración durante 2018, que incluyó la coproducción de ‘Els Nostres’ y la participación en el Festival Sagunt a Escena”, apuntó la diputada de Teatros Rosa Pérez Garijo.

De izda a dcha, Luis Bermejo, Alberto San Juan y Rosa Péres Garijo. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

De izda a dcha, Luis Bermejo, Alberto San Juan y Rosa Péres Garijo. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

La narración de esta historia empieza en la avenida del Paralelo de Barcelona durante los años 20 y avanza hasta nuestros días. La lucha de la clase trabajadora, del campo y la ciudad, el exterminio de la guerra, el fin de la dictadura nacional y la permanente y perseguida movilización social en la Transición o el fin del movimiento obrero toman protagonismo en escena a lo largo de los 85 minutos en los que Pilar y Luis permanecen juntos frente a todo.

El actor y director de ‘Mundo Obrero’, Alberto San Juan, muestra su permanente compromiso social con la actualidad española. “Esta vez he procurado avanzar en el concepto de espectáculo y ser más austero con los datos históricos. Me fijo menos en personajes reales y me detengo más en personas corrientes”, señala San Juan. Cansado de que “eso que llaman la Historia oficial parezca el fruto de acuerdos institucionales tomados entre unos cuantos hombres importantes, cuando si el mundo avanza es por la gente común que peleó en los movimientos sociales”.

Lola Botello, Pilar Gómez y Luis Bermejo, actores con una amplia experiencia en cine, televisión y teatro, acompañan al propio San Juan en esta obra durante los tres días que permanecerá en el Teatro Principal de Valencia.

El relato coloca a la música al mismo nivel que el resto de los elementos participantes, y es que Santiago Auserón, músico y compositor de dilatada trayectoria en el panorama nacional, ha participado en la composición artística y musical de ‘Mundo Obrero’. “Un compositor que conoce el patrimonio musical, algo importante para una obra como ésta, que transcurre en distintas épocas. Y, además de ser un gran compositor, es un extraordinario narrador. Por la suma de estos elementos, era el autor idóneo para las canciones de ‘Mundo Obrero’”, anticipó San Juan, ilusionado por la colaboración con el músico.

Escena de 'Mundo obrero', de Alberto San Juan. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia

Escena de ‘Mundo obrero’, de Alberto San Juan. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia

‘El desentierro’ triunfa en los Premis de l’Audiovisual

Premis de l’Audiovisual Valencià
Teatro Principal de Alicante
Viernes 16 de noviembre de 2018

La Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, a través de l’Institut Valencià de Cultura, ha organizado los primeros Premis de l’Audiovisual Valencià, unos galardones de nueva creación en el ámbito autonómico que se han entregado en el Teatro Principal de Alicante. Al acto asistió el conseller de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, que entregó el premio de honor a los familiares del cineasta Toni Canet por su defensa de nuestra cultura y por su trayectoria pionera dentro de la industria audiovisual y el cine valencianos.

El desentierro, de Nacho Ruipérez, Mejor Película de los Premis de l'Audiovisual Valencià.

El desentierro, de Nacho Ruipérez, Mejor Película de los Premis de l’Audiovisual Valencià.

‘El desentierro’ ha sido la gran triunfadora de la noche al obtener el premio a la mejor película, mejor director (Nacho Ruipérez) y mejor guión (Nacho Ruipérez y Mario Fernández Alonso). También ha obtenido premios en las categorías técnicas: mejor montaje (Teresa Font), mejor dirección artística (Abdón Alcañiz) y mejor dirección de producción (Marifé Rueda).

En las categorías interpretativas, el premio al mejor actor ha sido para José Sacristán por ‘Formentera Lady’; mejor actriz protagonista para Saida Benzal por ‘Fishbone’; mejor actor de reparto para Álvaro Baguena por ‘Inocente’, y mejor actriz de reparto para Pepa Juan por ‘Formentera Lady’.

'En las estrellas', de Zoe Berriatua.

‘En las estrellas’, de Zoe Berriatua.

‘En las estrellas’ ha sido la segunda película con más distinciones al obtener el premio a la mejor banda sonora (Iván Palomares), mejor vestuario (Clara Bilbao) y mejor maquillaje y peluquería (Lola Gómez Castro). Las categorías técnicas se completan con el premio a la mejor fotografía para Gabo Guerra por ‘La família (Dementia)’ y mejor sonido para José Manuel Sospedra e Iván Martínez- Rufat por ‘Fishbone’.

'Experimento Stuka'

‘Experimento Stuka’, de Pepe Andreu y Rafael Molés.

El premio al mejor largometraje documental ha sido para ‘Experimento Stuka’ y el mejor cortometraje documental para  ‘The Fourth Kingdom’. ‘Scratch’ ha obtenido el premio al mejor cortometraje de ficción y ‘El ermitaño’ ha obtenido el premio al mejor cortometraje de animación. El premio especial a la trayectoria ha sido entregado a la cineasta alicantina Cecilia Bartolomé por el presidente de l’Acadèmia Valenciana de l’Audiovisual, Pep Llopis. La ceremonia de entrega de los premios se ha retransmitido en directo por À Punt, la ha presentado la actriz Ana Juan y ha sido dirigida por el cineasta Juan Luis Iborra.

El desentierro

Fotograma de ‘El desentierro’, de Nacho Ruipérez, Mejor película en los Premis de l’Audiovisual Valencià.

Les Arts Escèniques premian a La Celestina y Mulïer

Premis de les Arts Escèniques Valencianes
Teatro Principal
C / Barcas, 15. Valencia
Lunes 1 de octubre de 2018

La Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte ha organizado, mediante el Institut Valencià de Cultura, los Premios de las Artes Escénicas Valencianas. Cabe recordar que estos galardones los dejó de celebrar el antiguo gobierno en 2010 y la Generalitat los ha recuperado para celebrarlos en el Teatro Principal de València. La ceremonia se retransmitió en directo por la televisión autonómica À Punt.

Al acto asistió la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, que entregó el galardón de honor al dramaturgo Manuel Molins; y el conseller de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, que entregó el premio al mejor espectáculo de teatro. ‘La Celestina’, de Bambalina Teatre Practicable, y ‘Mulïer’, de Maduixa Teatre, fueron los triunfadores de la gala con cuatro galardones en cada caso.

Foto de los galardonados en los Premis de les Arts Escèniques Valencianes. Imagen cortesía de la Generalitat Valenciana.

Foto de los galardonados en los Premis de les Arts Escèniques Valencianes. Imagen cortesía de la Generalitat Valenciana.

‘La Celestina’, una adaptación personal del clásico de Fernando de Rojas al teatro de títeres y de objetos de Bambalina Teatre Practicable, obtuvo los premios a la mejor dirección escénica; mejor versión, adaptación o traducción, los dos para Jaume Policarpo; mejor actriz para Àgueda Llorca; y mejor espectáculo de teatro.

La exploración femenina que Maduixa Teatre propone en forma de espectáculo de calle en ‘Mulïer’ recibió los galardones a la mejor dirección coreográfica, para Mamen García; mejor bailarina, para Laia Sorribes; mejor composición musical, para Damián Sánchez; y mejor espectáculo de artes de calle.

Josep Manel Casany fue reconocido como mejor actor por su trabajo en la comedia ‘Nadal en casa els Cupiello’. Toni Aparisi recibió el premio al mejor bailarín por ‘Divines paraules’, una revisión desde la danza de la obra de Valle Inclán, producida por el Ballet de la Generalitat Valenciana.

‘Medul·la’, de la compañía La Coja Dansa, obtuvo el galardón al mejor espectáculo de danza. Se trata de una obra que indaga en los estereotipos de la masculinidad desde una óptica eminentemente femenina y que ha sido dirigida por Eva Zapico.

El premio al mejor texto ha sido para ‘Síndrhomo’, la arriesgada y rompedora tragicomedia de María Cárdenas, una obra que nos habla de una manera muy peculiar de la resistencia contra los desahucios y la especulación inmobiliaria.

Responsables de la producción 'Les 7 Diferencies'. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Responsables de la producción ‘Les 7 Diferencies’. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

‘Les 7 diferències’, producción del Teatro Escalante creada por El Pont Flotant, fue la ganadora en la categoría de mejor espectáculo para niños y niñas. La compañía alicantina La Trócola Circ se llevó el premio al mejor espectáculo de circo por ‘Emportats’.

Pascual Peris fue distinguido con el reconocimiento al mejor vestuario por su trabajo en el espectáculo de danza ‘Amèlia’. Luis Crespo se hizo, por otro lado, con el galardón a la mejor iluminación por el drama sobre las migraciones ‘Els nostres’, coproducción del Institut Valencià de Cultura. El premio a la mejor iluminación fue para Juanjo Llorens por el espectáculo de danza contemporánea para niños y niñas ‘PI’, de OtraDanza.

Con el título de ‘Tots a escena’, la gala de entrega de los premios fue conducida por el actor y humorista Rafa Alarcón y dirigida por Santiago Sánchez. Concebida como una gran fiesta para celebrar la diversidad y la riqueza del sector de las artes escénicas valencianas, el público disfrutó de una gala dinámica llena de teatro, títeres, danza y música en directo, con la colaboración especial del grupo Melòmans y sus canciones a capela.

Foto de los galardonados en los Premis de les Arts Escèniques Valencianes. Imagen cortesía de la Generalitat Valenciana.

Foto de los galardonados en los Premis de les Arts Escèniques Valencianes. Imagen cortesía de la Generalitat Valenciana.

#Identidad para la nueva temporada del IVC

Avance de programación 2018-2019 de los teatros Principal y Rialto de València

El Institut Valencià de Cultura (IVC) ha presentado el avance de la programación de artes escénicas para la temporada 2018-2019 en el teatro Principal y en el teatro Rialto de València, bajo el lema #Identidad. Al acto han asistido el director general del IVC, Abel Guarinos, y el director adjunto de Artes Escénicas del IVC, Roberto García.

El director general del Institut Valencià de Cultura, Abel Guarinos, ha explicado que “con el lema #Identidad queremos dar un paso adelante después del cambio de filosofía que ha significado la temporada 17-18 respecto de las temporadas pasadas. Profundizamos en la apuesta por la coherencia de la programación y por una marca pública de calidad. De este modo, esta temporada 18-19 busca la identidad de los teatros Rialto y Principal de València, es decir, busca singularizar las salas y ponerlas en valor”.

“Además, la producción propia reflexionará sobre las múltiples caras de este concepto de identidad: la identidad de barrio, la identidad digital, la identidad europea, la identidad emocional, la identidad cultural o la identidad de clase”, ha concluido Guarinos.

El Teatro Rialto se convierte esta temporada en un centro que programará producciones propias. Un proyecto que supone un cambio de paradigma trascendental y que tendrá el objetivo de conectarse con la sociedad, gracias al Plan de desarrollo de audiencias ‘Habitamos el teatro’.

El Teatro Principal, por su parte, se ratifica como un centro de exhibición de referencia en artes escénicas por la calidad de sus propuestas y donde se estrenarán también producciones de gran formato. Una nueva programación que lleva el lema “Un TEATRO PRINCIPALmente para ti”.

Como señala el director adjunto de Artes Escénicas, Roberto García, “tenemos como objetivo fundamental esta temporada la captación y la fidelización de públicos para conseguir el acceso de toda la sociedad a nuestra actividad cultural y, especialmente, del público joven que, en estos momentos, se siente alejado de la oferta cultural general”.

Asimismo, desde el IVC se continúa trabajando para fomentar la creación e impulsar las industrias escénicas. La apuesta por la producción propia se duplica en la temporada 2018-2019 y pasamos de 4 a 9 producciones propias de teatro y de 1 a 3 producciones de danza.

Esta temporada también significa la recuperación de los Premios de las Artes Escénicas Valencianas, con los que el IVC quiere reconocer el trabajo y la excelencia de los profesionales valencianos. La gala de entrega será retransmitida por À Punt televisión y, a partir de septiembre, se darán detalles de esta.

Teatro Principal de València

Según Roberto García: “El Teatro Principal tendrá una programación de lujo con algunos de los nombres de referencia de las artes escénicas en el ámbito valenciano, estatal e internacional”.

Un instante de la representación de 'Cronología de las bestias', protagonizada por Carmen Machi. Fotografía: Javier Naval.

Un instante de la representación de ‘Cronología de las bestias’, protagonizada por Carmen Machi. Fotografía: Javier Naval.

La temporada empezará con el estreno mundial de ‘Santos, i ara què’, creación de Ximo Solano, un homenaje al genial pianista, compositor, pintor, escultor y ‘performer’ de Vinaròs Carles Santos y a su obra. En octubre se podrá ver ‘Cronología de las bestias’, protagonizada por Carmen Machi, una comedia negra de suspense que reflexiona sobre la mentira.

‘Antígona’, coproducción del IVC con la Compañía Ferroviaria de Elche, estrenada en Sagunt a Escena, se podrá disfrutar durante el mes de noviembre. Una versión libre inspirada en el clásico de Sófocles con las posibilidades que ofrecen los nuevos lenguajes expresivos. El mejor teatro balear llegará a finales de noviembre con dos producciones del Teatro Principal de Mallorca: ‘La nit de Catalina Homar’ y ‘Les darreres paraules’, que giran alrededor del personaje del archiduque Lluís Salvador. Para acabar noviembre asistiremos al estreno de la producción del IVC ‘Sorra blava’, de Alejandro Tortajada y Laura Sanchís, proyecto ganador de la convocatoria abierta “Cinc elevat a cinc”. En diciembre se programará el último espectáculo del actor Alberto San Juan, ‘Mundo obrero’, producida por Teatro del Barrio y Teatro Español, una obra sobre la lucha obrera que alcanza desde finales del siglo XIX hasta los nuestros días. En Navidad se repondrá ‘Tic-Tac’, la producción propia premiada como mejor espectáculo musical en la última edición de los Premios MAX de artes escénicas. Después será el turno de la deliciosa comedia ‘La valentía’, la última obra del prestigioso dramaturgo Alfredo Sanzol.

‘El preu’, un texto de uno de los más grandes dramaturgos del siglo XX, Arthur Miller, se podrá ver en el Principal el mes de febrero. Pere Arquillué y Ramón Madaula interpretan, bajo la dirección de Sílvia Munt, a dos hermanos que se reencuentran en el desván de la casa familiar después de 16 años sin hablarse. Igualmente, el mes de febrero estará dedicado a un ciclo de espectáculos internacionales. Se podrán ver el circo de la compañía francesa The Rata Pack con ‘Speakeasy’, obra que recrea en el escenario los bares clandestinos que surgieron en Estados Unidos durante la ley seca, y el teatro físico de la compañía británica Ghecko, con ‘Missing’.

El musical vuelve en marzo de la mano de la compañía Dagoll Dagom, que hacía 13 años que no pasaba por València, con su último espectáculo,‘Maremar’, una adaptación de ‘Pericles, príncep de Tiro’, de William Shakespeare, con música inspirada en la obra de Lluís Llach.

Recreación escénica de los etílicos sótanos clandestinos durante la ley seca, en ‘Speakeasy’, de The Rata Pack.

Recreación escénica de los etílicos sótanos clandestinos durante la ley seca, en ‘Speakeasy’, de The Rata Pack.

La programación se completa con tres estrenos mundiales que llenarán el teatro Principal hasta el final de la temporada. Se trata de ‘El Muro’, de la compañía valenciana La Teta Calva, creación de Maria Cárdenas y Xavo Giménez con música de Carles Chiner; la nueva producción de danza del IVC, dirigida por la prestigiosa coreógrafa alcoyana Sol Picó, y una coproducción del IVC, la Diputació de València y el Festival Griego de Barcelona, escrita y dirigida por Jordi Casanovas, sobre el cambio de ciclo histórico que se inició el año 92, con el declive de la Ruta del Bakalao, los crímenes de Alcàsser y una nueva manera de hacer política tan personal como irresponsable. Un espectáculo que lleva por título ‘Valenciana (la realitat no és suficient)’.

Teatro Rialto

“El Teatro Rialto estrena su nuevo proyecto «Habitamos el Rialto», que tiene como objetivo crear una comunidad de espectadores y espectadoras vinculada de manera profunda a los procesos de creación y exhibición de las producciones propias. Un plan de desarrollo de audiencias destinado a la captación y la fidelización de nuevos públicos, especialmente los espectadores y espectadoras jóvenes”, ha explicado Roberto García.

El Teatro Rialto trabajará con una red de institutos de Secundaria que colaborarán con este nuevo proyecto. Se trabajará conjuntamente con el alumnado y el profesorado para desarrollar experiencias físicas y emocionales con los montajes que pasarán por la sala.

De esta manera, participarán en las obras asistiendo a los ensayos, llevando los equipos artísticos a los centros, organizando coloquios, elaborando los programas de mano, creando un club de espectadores, convirtiéndose en reporteros de los procesos, trabajando con profesionales para aprender a crear contenidos y a usar las herramientas digitales. Con todo eso aprenderán a entender y a amar a las artes escénicas. En definitiva, conseguir que el alumnado se sienta cocreador y corresponsable, y así construir espectadores activos, críticos y no estandarizados.

Imagen del cartel de la obra '‘I tornarem a sopar al carrer’, de Begoña Tena y Xavier Puchades, realizado por la artista Po Poy.

Imagen del cartel de la obra ‘‘I tornarem a sopar al carrer’, de Begoña Tena y Xavier Puchades, realizado por la artista Po Poy.

También se crearán sinergias con otras instituciones como la Universitat de València, el Institut Valencià de la Juventut y las escuelas de arte dramático para implicar a todas estas comunidades en el proyecto del Teatro Rialto. Todo relacionado a una apuesta sin precedentes por la producción propia.

La temporada en el Rialto empezará con la coproducción ‘I tornarem a sopar al carrer’, de Begoña Tena y Xavier Puchades, un espectáculo que nace de las conversaciones con los vecinos y vecinas del barrio del Cabañal y que reflexionará sobre la identidad de barrio. Noviembre será el mes de la obra ‘Alexandria’, de Guadalupe Sáez y Mertxe Aguilar, un espectáculo sobre la identidad digital que mezcla teatro, música y videomapping, y que nos habla de cómo la huella digital que dejamos en manos de las grandes corporaciones y las redes sociales han cambiado radicalmente nuestra identidad y la manera de relacionarnos.

En diciembre podremos disfrutar de ‘Faust’, de Arturo Sánchez Velasco y Jaume Policarpo, una revisión del clásico de Goethe desde una óptica contemporánea y con una seductora estética que mezcla actores con títeres de tamaño natural y una escenografía cautivadora, que reflexionará sobre la identidad europea.

La danza será la protagonista en enero con ‘Més a prop’, de Noèlia Liñana, un montaje que tiene el objetivo de acercar la danza al público adolescente y joven a través del reconocimiento y la identificación de las emociones. El gran clásico valenciano y universal ‘Tirant lo Blanch’, de Joanot Martorell, sube al escenario los meses de febrero y marzo con una coproducción del IVC con la Compañía Nacional de Teatro Clásico. El espectáculo, llamado ‘Tirant’, escrito y dirigido por Paula Llorens y Eva Zapico, planteará una nueva y sorprendente versión que mezcla la palabra y el teatro físico para hablar de identidad cultural.

‘Tot explota’, creación de Carla Chillida, es la propuesta para los meses de marzo y abril. Un espectáculo comprometido socialmente que nos habla de identidad de clase en los tiempos actuales y de las nuevas y sutiles maneras de explotación de las personas. La última producción del IVC en mayo será ‘Tórtola’, texto de Begoña Tena, nacida en el primer Laboratorio de Dramaturgia ‘Insula Dramataria’ Josep Lluís Sirera, que será dirigida por Rafa Calatayud.

Además, el Rialto continuará como una de las sedes del festival Danza València durante el mes de abril y, ya para cerrar la temporada, se podrán ver las lecturas dramatizadas de textos del segundo Laboratorio de Dramaturgia ‘Insula Dramataria’.

Un instante de la representación de 'Cronología de las bestias', protagonizada por Carmen Machi. Fotografía: Javier Naval.

Un instante de la representación de ‘Cronología de las bestias’, protagonizada por Carmen Machi. Fotografía: Javier Naval.

 

 

El ‘minuto cero’ del convenio del sector teatral

Primer Convenio colectivo de los actores y actrices valencianos
Jueves 8 de febrero de 2018

La Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte ha impulsado, mediante el Institut Valencià de Cultura, el primer Convenio colectivo de los actores y actrices valencianos, que firmaron el pasado jueves 8 de febrero en el Teatro Principal de València la Associació d’Empreses d’Arts Escèniques del País Valencià (AVETID), la Associació d’Actors i Actrius del País Valencià (AAPV) y representantes de los sindicatos.

A la firma del convenio asistieron el conseller de Cultura, Vicent Marzà; la diputada de Teatros y Memoria Histórica de la Diputación de València, Rosa Pérez Garijo; el director general del Institut Valencià de Cultura, Abel Guarinos, y el director adjunto de Artes Escénicas del IVC, Roberto García. El convenio lo firmaron la presidenta de AVETID, Maria Ángeles Fayos; el presidente de la AAPV, Ximo Solano, y representantes sindicales. Después de la firma, la Generalitat se adhirió al convenio, un apoyo que da ejemplo para que otros productores públicos y privados de nuestro territorio apliquen también este acuerdo.

De izda a dcha, Mariángeles Fayos, Vicent Marzà y Ximo Solano. Imagen cortesía de la Conselleria de Cultura.

De izda a dcha, Mariángeles Fayos, Vicent Marzà y Ximo Solano. Imagen cortesía de la Conselleria de Cultura.

Según el conseller Marzà, “por primera vez, el sector del teatro valenciano dispone de un convenio colectivo, un paso histórico para la regularización, la profesionalización y la dignificación laboral del sector escénico. Un acuerdo que nos iguala a convenios semejantes firmados desde hace años en el resto del Estado”. Esta iniciativa ha sido impulsada por Cultura de la Generalitat y consolida uno de los objetivos de trabajo del primer semestre de 2018 establecidos en el Seminari de Govern de Benicarló-Vinaròs.

El responsable de Cultura de la Generalitat apuntó que “hay que aplaudir el trabajo de la AVETID y de la AAPV, que han buscado el consenso en todo momento, y también el trabajo hecho por los sindicatos. Desde la Generalitat no solo hemos impulsado que este convenio fuera una realidad, sino que nos comprometemos a ponerlo en práctica desde el minuto cero por lo que respecta a la contratación de actores y actrices en las producciones teatrales públicas que dependen de nosotros”.

Además, las convocatorias de ayudas del IVC tendrán en cuenta lo que se detalla en este acuerdo. Se consensuará con el sector la modificación de las bases reguladoras de ayudas a la producción de espectáculos, giras y salas o teatro de exhibición regular y profesional. El convenio estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2019 y se prorrogará por períodos sucesivos de un año, mientras no sea objeto de denuncia escrita por cualquiera de las partes firmantes. Esta prórroga comportará un incremento de las condiciones económicas de acuerdo al IPC.

Representantes institucionales y profesionales del sector teatral, tras la firma del convenio en el Teatro Principal. Imagen cortesía de la Conselleria de Cultura.

Representantes institucionales y profesionales del sector teatral, tras la firma del convenio en el Teatro Principal. Imagen cortesía de la Conselleria de Cultura.

El conseller Marzà explicitó que “estamos en un momento de recuperación del sector de las artes escénicas en nuestro territorio. Hay que recordar el significativo incremento económico de las ayudas al sector por parte de la Generalitat, que han aumentado un 178 % con respecto al año 2014. En 2018 se llegará a 3.500.000 millones de euros, la cifra más alta de la historia”.

Y añadió: “Esto es solo un dato, no vamos con triunfalismos, ya que nos encontramos con una industria teatral a punto de desmantelarse por las políticas del antiguo gobierno y lo que estamos haciendo es revertir y reconstruir la escena teatral valenciana entre todos”. El titular de Cultura explicó que “el objetivo compartido es aumentar y fidelizar público valenciano que vaya al teatro y mejorar las condiciones del sector”.

En este sentido hay que recordar que los teatros Principal y Rialto de València han tenido un 40% más de espectadores en 2017 con respecto al año anterior, y específicamente la obra ‘Tic tac’, una coproducción del IVC y la Diputación de València, superó los 7.000 espectadores. Asimismo, el Teatro Principal de Castellón ha incrementado en un 8 % los espectadores con respecto a 2016 y el Teatro Arniches de Alicante ha tenido 6.600 asistentes en 2017, destacando en este caso que, de octubre a diciembre de 2017, hubo un 68 % más de espectadores que en el mismo período de 2016.

Miembros institucionales y representantes del sector teatral tras la firma del convenio, en el hall del Teatro Principal. Imagen cortesía de la Conselleria de Cultura.

Miembros institucionales y representantes del sector teatral tras la firma del convenio, en el hall del Teatro Principal. Imagen cortesía de la Conselleria de Cultura.

Una vuelta de tuerca a Calderón de la Barca

‘La vida es sueño (vv. 105-106)’, de Calderón de la Barca, bajo la dirección de Carles Alfaro
Coproducción de Moma Teatre, Teatros del Canal y Diputación de Valencia
Teatro Principal
C / Barcas, 15. Valencia
Del 28 de septiembre al 7 de octubre de 2017

El espectáculo ‘La vida es sueño (vv. 105-106)’ abre el telón a la temporada 2017-2018 del Institut Valenciá de Cultura, que cuenta con una programación que el director adjunto de Arts Escèniques del IVC, Roberto García, ha definido como “diversa y de calidad de teatro, danza, música, y circo en la que hemos puesto todo nuestro esfuerzo para ofrecer al espectador las mejores propuestas valencianas y foráneas que sitúen a València en sintonía con los centros de producción nacionales más importantes”.

‘La vida es sueño (vv. 105-106)’, de Calderón de la Barca, es una coproducción de Moma Teatre con Teatros del Canal y la Diputación de València, dirigida por Carles Alfaro. Con versión de Eva Alarte y el mismo Alfaro, está interpretada per Vicente Fuentes, Alejandro Saá, Enric Benavent y Rebeca Valls.

Escena de 'La vida es sueño', de Carles Alfaro. Imagen cortesía del IVC.

Escena de ‘La vida es sueño’, de Carles Alfaro. Imagen cortesía del IVC.

Con una puesta en escena esencial y cuidadísima la obra transita por las preguntas fundamentales y las emociones de la obra de Calderón de la mano de sus cuatro personajes emblemáticos: Segismundo-Rosaura-Clotaldo-Basilio

En ‘La vida es sueño’, un rey, trastornado por la muerte de su esposa el mismo día en que da a luz a su primogénito, da crédito a la interpretación de las ciencias astrales que determinan la fiereza del recién nacido y la consecuente debacle que su reinado comportaría. Aterrado, oculta su existencia aislándolo en un encierro del que solo se ocupa su más fiel cortesano. Sin embargo, treinta años más tarde, llegada la hora de nombrar un heredero a su corona, se cuestiona si cometió un error y decide salir de dudas poniendo a prueba al monstruo que ha estado alimentando en la oscuridad… Mientras, accidentalmente, alguien irrumpe en la celda alterando el hermetismo establecido.

La propuesta de Moma Teatre aspira, según los autores de la adaptación, “a dar una vuelta de tuerca a las reflexiones que el autor plantea, a fin de actualizarlas a través de una nueva exploración que nos permite llevar a escena una propuesta catalizadora de las líneas maestras trazadas por su espíritu crítico para con la realidad social de toda época: Las sociedades cambian sus dogmas y sistemas de gobierno; y sus controversias siguen siendo las mismas que Calderón propone”.

La obra gira entorno a dualidades como el libre albedrío y destino, la ley “divina” y la ley natural, o el sueño/vigilia, ejes de reflexión en los que se basa la compañía y con las que pretende llevar al espectador hacia un un apasionante viaje al centro de nuestra emoción más íntima.

Escena de 'La vida es sueño', de Carles Alfaro. Imagen cortesía del IVC.

Escena de ‘La vida es sueño’, de Carles Alfaro. Imagen cortesía del IVC.

Una Marabunta de risas

Marabunta, de Guillem Albà
Teatro Principal
C / Barcas, 15. Valencia
Del 28 al 30 de abril de 2017

Hacer reír no es tarea fácil, pero cuando se consigue se convierte en algo muy gratificante y por lo que vale la pena haberse esforzado. Eso es lo que opinan los creadores de La Marabunta, un espectáculo de humor y música en directo que llega en abril al Teatro Principal de Valencia en tres únicas funciones.

El show lleva tres años en marcha con un éxito considerable -más de 80.000 espectadores lo han visto- y su humor ha cruzado fronteras. Desde Holanda, Francia, Rumanía, Suecia o China, la compañía Guillem Albà & La Marabunta desembarcan ahora en Valencia los días 28, 29 y 30 de abril y su alma máter, Guillem Albà llega con varias candidaturas a los Max por su último espectáculo con Clara Peya: ‘Pluja’.

Marabunta, de Guillem Albà. Imagen cortesía de la compañía.

Marabunta, de Guillem Albà. Imagen cortesía de la compañía.

La Marabunta tiene como objetivo hacer pasar un buen rato a los espectadores para que durante unas horas “desconecten” de todo: “Si no oyes las risas, es que no funciona, no puedes mentir. Y en Marabunta, oyes muchas risas”, aseguran.

A Albà, la sangre artística le viene de familia, pero él se ha decantado por el género del clown y su noble propósito de levantar risas y sonrisas por las ‘plazas’ en las que actúa. “Entendí la necesidad de la risa. Podemos conseguir muchas cosas haciendo reír. Es una manera de curar a la gente. Como los médicos. Cada uno a su manera”, explica el joven artista.

La Marabunta es, principalmente, un espectáculo de clown con música en directo y para todas las edades. “Actuamos a las 12h del mediodía dónde mayoritariamente hay familias, o a la 1h de la noche donde todo es mucho más gamberro”, afirma Albà. A última hora, el guión es el mismo pero el tono cambia por completo. “La idea de Marabunta es que se lo pase bien la gente, también la que no está acostumbrada a ir al teatro, que salgan de ahí con ganas de volver otro día, que no le tengan miedo”, añade.

Marabunta, de Guillem Albà. Imagen cortesía de la compañía.

Marabunta, de Guillem Albà. Imagen cortesía de la compañía.

El show está compuesto de diversos gags que se caracterizan por la alta energía que desprenden, por un humor con poco texto y un ritmo musical medido de forma casi milimétrica. El nivel de locura y diversión hace que parezca improvisado o fruto de la emoción del momento pero, en realidad, hay “mucho método y trabajo” detrás, revelan.

Albà, que se confiesa seguidor de Jango Edwards, concluye que con su espectáculo busca “aportar su granito de arena” para “romper fronteras, sin miedos ni prejuicios, con sinceridad y cariño”. Y es que la risa y la felicidad es un sentimiento universal, y este joven payaso ahonda en él para llevar su mensaje allá donde lo llamen.

Es sabido que el humor tiene efectos reparadores, que oxigena frente a la tragedia. Desde la compañía relatan algunos de los episodios que viven, con gente que se les acerca para agradecerles el buen rato pasado: “Oír, por ejemplo, un señor diciendo: ‘tengo a mi hermano en el hospital muy muy grave, pero venir aquí, me ha ayudado. Gracias por darme fuerza’. Eso emociona, es uno de los muchos ejemplos que pasan”.

Marabunta es locura. Es descontrol con clase. No querer despeinarse, y acabar perdiendo los pantalones. Pero con una sonrisa en la cara. Marabunta es el nuevo trabajo de Guillem Albà & La Marabunta. Un show de clown, enérgico y energético, catapultado por la mejor música en directo.

Marabunta, de Guillem Albà. Imagen cortesía de la compañía.

Marabunta, de Guillem Albà. Imagen cortesía de la compañía.

El amor contra la diferencia de clases

El perro del hortelano, de Lope de Vega, dirigida por Helena Pimienta
Teatro Principal
C / Barcas, 15. Valencia
Hasta el 23 de abril de 2017

El Institut Valencià de Cultura presenta ‘El perro del hortelano’, de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, en el Teatro Principal de València, donde se representará hasta el 23 de abril.

Escrita por Lope de Vega entre 1613 y 1615, esta obra bebe tanto de la comedia palatina como de la comedia urbana. Se trata de una comedia única, con gran personalidad, que destaca por la construcción de los personajes,  por la belleza de sus parlamentos, así como por la originalidad de su estructura que narra una historia aparentemente sencilla, la de una mujer, Diana, condesa de Belflor, que se enamora de un hombre humilde, su secretario Teodoro.

El perro del hortelano, dirigida por Helena Pimienta. Imagen cortesía de Teatro Principal.

El perro del hortelano, dirigida por Helena Pimienta. Imagen cortesía de Teatro Principal.

“Hermosa, tierna, divertida, oscura, luminosa, vibrante, bruta, triste, alegre, aristocrática y popular, esta comedia nos atrapa desde el primer momento cuando vemos a esa mujer, Diana, luchando torpemente por salir de la cárcel de oro en la que ha sido encerrada”, explica Helena Pimienta, directora de la obra.

El honor, la ilusión, la osadía, la ambición de ambos y el desengaño recorren su camino hasta el desenlace. Sobre el escenario, 14 intérpretes dan vida a Diana, Teodoro, Tristán y el resto de personajes de esta comedia: Rafa Castejón, Joaquín Notario, Marta Poveda, Álvaro de Juan, Óscar Zafra, Nuria Gallardo, Paula Iwasaki, Alba Enríquez, Natalia Huarte, Paco Rojas, Egoitz Sánchez, Pedro Almagro, Alfredo Noval, Alberto Ferrero, Fernando Conde. Les acompaña la música en off del piano de Olesya Tutova.

Lope obra el prodigio de componer una comedia labrada meticulosa y profundamente, mediante unos recursos espacio-temporales, de lenguaje y versificación, de contexto y de procedimientos serios, cómicos y fantásticos que la hacen navegar, unas veces, con enorme brío, otras con la calma y el lirismo de sentir, dudar, temer… atravesando los rincones más ocultos y humanos de la experiencia de la educación sentimental. El aprendizaje del amor se realiza en esta pieza con un obstáculo que se convierte en su significante: la diferencia de clases.

La versión, según su autor Álvaro Tato, pretende ser fiel a Lope, a la comedia y al teatro como arte del presente: “Todos los cambios, injertos y supresiones pretenden salvar los obstáculos del paso del tiempo sobre el idioma, para que el espectador pueda comprender cada verso sin perder el aroma de época y disfrutar a fondo de este divertidísimo viaje al laberinto de nuestros propios deseos”.

El perro del hortelano, dirigida por Helena Pimienta. Imagen cortesía de Teatro Principal.

El perro del hortelano, dirigida por Helena Pimienta. Imagen cortesía de Teatro Principal.

Silverio o el anticipo del flamenco

‘Aquel Silverio’, del Ballet Flamenco de Andalucía
Teatro Principal
C / Barcas, 15. Valencia
Del 24 al 26 de marzo de 2017

El Ballet Flamenco de Andalucía trae al Teatro Principal de Valencia su última producción ‘…Aquel Silverio’ que toma el título de unos versos de Lorca del ‘Poema del Cante Jondo’ que dicen: “¿cómo cantaría/aquel Silverio?” El espectáculo ha sido dirigido y coreografiado por Rafael Estevez, director del BFA, acompañado en la coreografía por Valeriano Paños.

‘…Aquel Silverio’ es una fantasía coreográfica y musical actual, en la que el flamenco se alimenta de su pasado y de su raíz. El trabajo sigue una línea basada en la recuperación, análisis, estudio y reconstrucción de formas de bailes, cantes, músicas y toques que están hoy ya casi en desuso, escudriñando en la herencia que dejaron aquellos artistas pioneros, con Silverio Franconetti a la cabeza, que fueron primordiales para el posterior desarrollo del arte flamenco tal y como lo conocemos en la actualidad.

'Aquel Silverio', del Ballet Flamenco de Andalucía. Imagen cortesía del Teatro Principal.

‘Aquel Silverio’, del Ballet Flamenco de Andalucía. Imagen cortesía del Teatro Principal.

Silverio marchó a las Américas en 1857 como picador de la cuadrilla del matador Manuel Pérez y regresó en 1864 como indiano rico afincándose en Cádiz, aprendió a cantar en Morón de la Frontera y Marchena, hasta marcar un antes y un después como cantaor profesional en 1865, en el sevillano Salón del Recreo, donde, con fidelidad, recuerda este ballet, se bailaban los predominantes estilos populares andaluces de la época conocidos por boleros o bailes de palillos.

Y como cantaor, Silverio se anticipó al futuro, sus fama le valió para que se escribiera de él “ha creado el género flamenco”. Y nadie aún hoy lo cuestiona.

El Ballet Flamenco de Andalucía es una compañía institucional que pone cara al arte flamenco, su trabajo ha merecido numerosos premios, a lo que hay que sumar el papel fundamental que juega de cara a la captación de nuevos públicos y la extensión de la cultura andaluza con espectáculos de calidad. La compañía ha sido cuna de algunos de los grandes nombres del flamenco de hoy, y con el paso de sus distintos directores ha ido enriqueciéndose y ganando en madurez y reconocimiento. En este sentido es importante recordar la huella que han dejado figuras como Mario Maya, José Antonio Ruiz, María Pagés o Cristina Hoyos, así como los diversos coreógrafos que han trabajado en ella como Manolo Marín, Eva Yerbabuena, Isabel Bayón, Javier Latorre, Manolete, Antonio Gades y Rafaela Carrasco, entre otros.

Ballet Flamenco de Andalucía.

Aquel Silverio, del Ballet Flamenco de Andalucía. Imagen cortesía del Teatro Principal.