«Hay que reivindicar y redescubrir a Berlanga»

#MAKMAEntrevistas | Santiago Segura
‘Padre no hay más que uno 2. La llegada de la suegra’
Cines Kinépolis Heron City
Avenida de Francisco Tomás Valiente, s/n. Paterna (València)
Viernes 31 de julio
Martes 4 de agosto de 2020

Tras el paréntesis que supuso la crisis sanitaria, los cines Kinépolis Valencia abrieron sus puertas el pasado viernes 31 de julio con el ciclo de presentaciones de las películas españolas más importantes del año. Un proyecto que arrancó en marzo de 2017 y que, desde entonces, ha acogido más de 40 eventos y ha contado con la presencia de prestigiosos cineastas e intérpretes de nuestra industria.

El encargado de poner de nuevo marcha estos encuentros fue Santiago Segura, que presentó ante la prensa su nueva comedia, ‘Padre no hay más que uno 2: La llegada de la suegra’, continuación de la que fue la película más vista del cine español en 2019, un verdadero fenómeno que consiguió reunir a 2,3 millones de espectadores y obtuvo una recaudación de 14,2 millones de euros.

Berlanga, Santiago Segura
Cartel de la película ‘Padre no hay más que uno 2’, de Santiago Segura.

Huyendo nuevamente del consejo de Alfred Hitchcock de no rodar con niños, en esta segunda parte Santiago Segura multiplica la apuesta. En esta ocasión, el actor y director se atreve nuevamente con los cinco niños y añade a la ecuación un bebé y perrito (la segunda parte del consejo era no rodar con animales). Lo que sin duda ha resultado mucho más sencillo ha sido rodar con la gran Loles León, que se incorpora a la familia como la todopoderosa suegra.

Coescrita una vez más por Santiago Segura y Marta González de Vega, el guion de ‘Padre no hay más que uno 2. La llegada de la suegra’ nos depara muchas sorpresas. El rodaje, que se desarrolló durante más de cinco semanas en Madrid, Guadalajara y Toledo, completó la grabación de las últimas imágenes hace apenas unas semanas, tras el confinamiento.

Santiago Segura, en el acto de presentación de su película en los cines Kinépolis de Valencia. Foto: Irene Valdés.

¿Pensaste o te viste frenado en algún momento por la situación que se aproximaba?

Ha habido muchos rodajes que se han quedado a la mitad y, obviamente, eso ha sido muy traumático. Sin embargo, nosotros habíamos rodado aproximadamente el 98% de la película antes del estado de alarma, y durante el confinamiento pude estar montando y editando la película. La verdad es que he notado diferencias abismales. Rodar después del confinamiento ha sido como una película basada en la novela de Richard Matheson, ‘Soy leyenda’ (1954), y en la adaptación a la película con el mismo título, de Francis Lawrence, cuyo protagonista fue Will Smith.

Era como rodar en un planeta diferente. Sitios desiertos, gente con mascarillas, manteniendo las distancias… Da pena, angustia y respeto. Llámalo como quieras, no es un sentimiento positivo, es más bien duro.

¿Habías rodado alguna vez con un perro y/o con un bebé?

Con perros, nunca. Había rodado con cabras en ‘El día de la bestia’ (1995), de Álex de la Iglesia. La primera vez que estuve en contacto con una cabra fue terrible porque no hacía nada de lo que se le pedía, pero la segunda vez, aunque también fue algo desastroso, la cosa mejoró un poco. Recuerdo que la cabra empezaba a topar y tuve que darle con el micrófono en la cabeza y fingir que se caía, era todo surrealista.

En este caso, pensaba que rodar con un perro sería fácil, y creo que lo es, pero un cachorro… Lleva mucho tiempo. Yo soy muy fan de los perros, me parecen seres adorables, el peligro de este perro es que aparte de ser un cachorro, era monísimo, y mis hijas me preguntaron que si nos lo podíamos llevar a casa al acabar el rodaje.

Por otro lado, con bebés nunca había rodado. Además, el bebé de la película era un encanto, es como que tenía algo especial. Tenía una sonrisa contagiosa, y eso era lo que yo quería captar. Por ejemplo, cuando íbamos a rodar había veces que se quedaba dormida, y se le veía enfurruñada, pero a mí no me importaba esperar porque lo que quería mostrar en pantalla era esa risa del bebé. A lo mejor tardé más de lo necesario en hacer esos planos, pero no me importó.

Fotograma de ‘Padre no hay que uno 2’, de Santiago Segura.

¿Cómo es escribir un guion dos personas? ¿Lo dividís de alguna manera? ¿Tenéis alguna técnica para hacerlo?

En esta película éramos Marta y yo, el famoso “a cuatro manos”. Yo no sé cómo se dividirían los grandes dúos de la comedia como Billy Wilder e I.A.L. Diamond, o Berlanga y Azcona. Nosotros intentamos hacer reír al otro, lanzamos ideas cada cual más loca, yo le freno a ella, y ella me frena a mí; le digo lo que funciona y lo que no, y viceversa. Es como un frontón, a mí me parece mucho más eficiente, es el triple de fácil.

Cuando escribes un guion tú solo es más complicado porque piensas: esto me hace gracia a mí, pero ¿le hará gracia al público? Al ser dos es más dinámico y fácil sobre todo teniendo en cuenta el ingenio de mi compañera. Cuando escribes con alguien a quien admiras y con quien te ríes tanto se facilita mucho el proceso. Enriquece mucho, no tienes una visión tan parcial, abarcas más con la mente de dos personas.

¿Los actores de reparto alguna vez han rechazado el papel que les has ofrecido?

En este caso concreto ha sido súper agradable. Por ejemplo, fui al estreno de ‘A Chorus Line’ de Antonio Banderas, en Málaga, y ya solo estando en el vestíbulo -cuando yo ya estaba escribiendo el guion- me crucé con Nuria Fergó y comentamos que nunca habíamos coincidido en ninguna película, así que nos pusimos de acuerdo y decidió participar en el filme. Al igual que me pasó con Ainhoa Arteta, que me encontré con su marido, y que, aparte de tener una visión cómica, es una gran cantante.

Quiero decir que solo con ir a un estreno puedes salir con muchas ideas de guion y de actores o actrices, y con otras sobre papel. Piensas: ¿quién podría hacer este papel para que hiciera gracia? Además, como yo tengo la suerte de tener amigos a los que admiro y que pienso que son grandes cómicos –llevo dos años de gira con Florentino Fernández y con José Mota–, pensé en ellos para que también participaran, porque les conozco muy bien y sé lo que pueden hacer; me parecería un desperdicio no incluirlos en la película.

Al igual que ‘El Cejas’, que hace un tiempo su representante me envió un vídeo suyo para participar en Torrente, y me hizo mucha gracia. Al final te comunicas con gente a través de diferentes vías, barajamos varios perfiles, buscamos en redes sociales como Tik Tok o Instagram, aprendes de las nuevas tecnologías… De hecho, como mis hijas están todo el día haciendo tiktoks hasta yo me tuve que crear una cuenta.

Santiago Segura, durante la presentación de su película en los cines Kinépolis de Valencia. Foto: Uiso Crespo.

¿Qué significa para ti que se vaya a celebrar el año Berlanga?

Recientemente, Fotogramas me dedicó el coleccionismo de cine, porque me encantan los blue rays, objetos, pósteres antiguos, ilustraciones originales, etc. Hace poco el hijo de Luis contactó conmigo y me dijo que como su padre me quería tanto, seguro que le habría encantado que me quedase las revistas bondage, así que acepté. La iba a poner como uno de mis grandes tesoros, pero no quiero perjudicar a Berlanga, porque, actualmente, todo se radicaliza mucho y la verdad es que Luis merece ser reivindicado, redescubierto, estudiado por las nuevas generaciones, y sería injusto intentar enfrascarle o etiquetarle. ¡Que viva el año Berlanga, que se merece todas las celebraciones posibles y más!

¿Tienes expectativas buenas sobre esta segunda parte?

Tengo grandes expectativas porque soy una persona muy entusiasta, que siempre pienso en lo mejor porque lo peor ya viene solo. ¿Para qué te vas a poner a pensar en lo peor si ya vendrá? Así que sí, yo confío en esta segunda parte y agradezco mucho que se hayan vuelto a abrir los cines, y deseo que estén llenos.

Santiago Segura (el padre), Toni Acosta (la madre), los niños Martina D’Antiochia, Calma Segura, Luna Fulgencio, Carlos G. Morollón y Sirena Segura, los cuñados interpretados por Leo Harlem y Silvia Abril, y ahora también Loles León, vivirán una nueva y divertida aventura en la que, nuevamente, se verán reflejadas muchas familias españolas.

Santiago Segura, durante la presentación de su película en los cines Kinépolis de Valencia. Foto: Uiso Crespo.

Irene Valdés

Pedro Reyes, presidente y más allá

Pedro Reyes for President, de El Hombre Bala Producciones
Estreno de la webserie en Youtube
Del 10 al 20 diciembre de 2015

Corría el año 2012. Las tijeras conservadoras de Mariano Rajoy estaban de lo más afiladas. Un severo plan de austeridad afectaba a dos de los más importantes bastiones de la sociedad: la Educación y la Sanidad. Se anunciaba la nacionalización de Bankia para evitar su quiebra. El desempleo trepaba a sus cotas más altas; los desahucios provocaban la desesperación; y los españoles rodeaban el Congreso sin saber aún que la ley mordaza les cerraría la boca para siempre.

Y en ese contexto nace el proyecto. En otoño del 2012, El Hombre Bala Producciones se embarca en la producción de Pedro Reyes for President, el primer reality político de la historia. Su director, Luis E. Pérez, explica “la serie narra los avatares del nuevo líder de la nación durante las veinticuatro horas del día. Al espectador se le plantea una mezcla de realidad y ficción, una aproximación al mockumentary. En este caso es obvio que la realidad está manipulada (no muy lejos de lo que vivimos diariamente). La usamos hacer crítica social y política como en el caso de Borat o Holocausto Caníbal.”

Cartel de la webserie Pedro Reyes for President. Imagen cortesía de El Hombre Bala Producciones.

Cartel de la webserie Pedro Reyes for President. Imagen cortesía de El Hombre Bala Producciones.

“El objetivo era venderlo a una televisión nacional y generar trabajo. En aquella época todavía no habían cerrado RTVV, pero iban en camino. El ERE machacaba a los trabajadores de la cadena y los que estábamos fuera no encontrábamos ninguna salida laboral”, señala Pilar Paredes, guionista y productora. Pero lo que al principio causó sensación entre los directivos de las cadenas, al final quedó en nada. La productora aparcó el proyecto con la intención de retomarlo antes de las siguientes elecciones generales. Luis E. Pérez, revela: “Queríamos grabar nuevos gags, actualizar el material. Pedro estaba muy ilusionado. Siempre nos insistía para que lo sacásemos cuanto antes. Por desgracia, Pedro nos dejó sin avisar. Fue un palo tremendo para todos. Ahora su trabajo verá la luz. Es nuestro particular homenaje al genio”.

Lo han reconvertido en una webserie de seis capítulos que se emitirán directamente en su canal propio de Youtube. El lanzamiento es el 10 de diciembre y concluirá el mismo domingo electoral. Antes de que se sepan los resultados de los comicios. La serie cuenta con el apoyo de gran cantidad de cómicos, que se han grabado sus propios vídeos para ayudar a la promoción de esta obra que homenajea a Pedro Reyes. Entre ellos Pablo Carbonell, Xavi Castillo, Santiago Segura, Arturo Valls, El Monaguillo, Eugeni Alemany, Barragán, Josema Yuste, Enrique Villén, Donas móviles (Marta Belenguer y Lorena López) o Pepe Viyuela.

Fotograma de la webserie Pedro Reyes for President. Imagen cortesía de El Hombre Bala Producciones.

Fotograma de la webserie Pedro Reyes for President. Imagen cortesía de El Hombre Bala Producciones.

En la producción interviene un extenso equipo de profesionales valencianos. Al reparto, protagonizado por Pedro Reyes, se suman los actores Jano de Miguel y Juan A. González, componentes del dúo cómico valenciano JUJA. También Josep Manel Casany, Isabel Requena, Diego Braguinsky, Rosa López, Josep V. Miralles y Berna Llobell doblan en la comedia a diferentes personajes. El guion está firmado por el propio Pedro Reyes, Pilar Paredes y Luis E. Pérez.

Los músicos Xema Fuertes y Cayo Bellveser, que han tocado con Ciudadano, Alondra Bentley, Travolta, Refree, Maderita y Josh Rouse, son los compositores de la sintonía. La dirección de fotografía corre a cargo de Willy Abad, el montaje lo ejecuta Alfonso Suárez , el sonido está realizado por Juanjo Pavía y la dirección de arte por Jordi Carrasco. Miguel Carbonell ha diseñado el vestuario y el departamento de maquillaje y peluquería lo dirige Kuki Giménez. Los trabajos de motion graphics y diseño los han creado Alfonso Suárez, Rubén Gil, José Villota, Carlos Gálvez y Dani Sanchis.

Fotograma de la webserie Pedro Reyes for President. Imagen cortesía de El Hombre Bala Producciones.

Fotograma de la webserie Pedro Reyes for President. Imagen cortesía de El Hombre Bala Producciones.

Cinema Jove, a toda prisa

Presentación de Cinema Jove
Festival Internacional de Cine de Valencia
Del 19 al 26 de junio de 2015

“Ha sido una edición complicada de elaborar”. Es más: “Con tiempos de organización a los que no estamos acostumbrados”. Aún así, Rafael Maluenda, director de Cinema Jove, no perdió en ningún momento la sonrisa marca de la casa. Como tampoco perdió el pulso José Luis Moreno, director general de CulturArts, que, a su lado, reconocía los “problemas administrativos” que han provocado el retraso organizativo. “Hemos trabajado con mucha presión de tiempo”, abundó Maluenda, para rematar: “aparte de la presupuestaria”.

La entrada tardía del equipo organizativo (“hace apenas dos meses”) ha obligado, justo cuando el Festival Internacional de Cine de Valencia celebra su 30 cumpleaños, a su readaptación por falta de tiempo. Desaparecen las secciones Cuadernos de rodaje y Actores tras la cámara. Y aunque la programación no se resiente, porque la maquinaria pese a todo está suficientemente engrasada, alguna que otra oportunidad a la hora de visionar películas de otros festivales a buen seguro se ha perdido.

Fotograma de 'Fuerza mayor', de Ruben Östlund, Premio Luna de Valencia Especial de Cinema Jove.

Fotograma de ‘Fuerza mayor’, de Ruben Östlund, Premio Luna de Valencia Especial de Cinema Jove.

Menos tiempo y prácticamente el mismo presupuesto (550.000€), para sacar adelante un festival que mantiene su “rigor y coherencia de la programación, a pesar de todo”, subrayó Maluenda. Y como muestra, el Premio Luna de Valencia Especial otorgado este año al director sueco Ruben Östlund. Director desconocido para muchos, pero que demuestra con su trayectoria el espíritu que precisamente anima Cinema Jove.

“Lo que vende es George Clooney, de ahí que se haga difícil comunicar gente menos sugestiva, pero este festival es uno de los más importantes precisamente por dar a conocer directores que luego van a Cannes o Berlín”, terció la actriz Ana Álvarez, encargada de la inauguración (19 de junio) y clausura (26) de Cinema Jove en el Teatro Principal. De hecho, el propio Maluenda destacó que el festival ha ido creciendo con los años “a la vez que la carrera de cineastas que han pasado por aquí”. Y citó los nombres de Álex de la Iglesia, Santiago Segura o Juanma Bajo Ulloa.

“Que un festival llegue a cumplir 30 años es complicado”, insistió su director. Y entre los numerosos obstáculos a sortear, Maluenda volvió a señalar el trabajo a contrarreloj: “Lo más difícil ha sido gestionar el tiempo”. Y el presupuesto. “La Diputación ha incrementado este año su aportación en 15.000€, a los 6.000 habituales”. 450.000€ corresponden a CulturArts; el resto, otras instituciones y patrocinadores. “Con este dinero no tenemos posibilidad de hacer campaña en los medios”, a los que se dirigió en busca de su “complicidad”.

Fotograma de 'Involuntary', de Ruben Östlund, Premio Luna de Valencia Especial de Cinema Jove.

Fotograma de ‘Involuntary’, de Ruben Östlund, Premio Luna de Valencia Especial de Cinema Jove.

Además de Ruben Östlund, que ya estrenó en España su segundo largometraje ‘Involuntary’ a través de Cinema Jove, el festival premia igualmente a Vuk Jevremovic con el galardón Especial de Animación. El ‘Futuro de Cine’ recae este año en la actriz Irene Escolar, protagonista entre otras de ‘Las ovejas no pierden el tren’, de Álvaro Fernández Armero. Y se mantienen las secciones Panorama Valenciano, Encuentros Making Off y el Encuentro Audiovisual de Jóvenes, alma máter del festival desde sus comienzos.

Eso sí, entre las preocupaciones de Rafael Maluenda no figura su futuro al frente del festival, por mucho cambio de gobierno que haya en la Generalitat Valenciana. “El festival tiene una trayectoria de absoluta independencia”. Además, precisó que él no tenía vinculación política alguna. “Se me contrató por mi trayectoria profesional” y, en todo caso, recordó que la alternancia política en otros sitios no siempre han provocado cambios en ciertas direcciones, “lo cual me parece muy saludable”. “Yo sigo trabajando”, concluyó. Eso sí, a contrarreloj.

De izquierda a derecha, Rafael Maluenda, José Luis Moreno y Ana Álvarez, en la presentación del 30 Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove.

De izquierda a derecha, Rafael Maluenda, José Luis Moreno y Ana Álvarez, en la presentación del 30 Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove. Fotografía: Roberto Fariña. 

Salva Torres

¿Viven las series de TV una edad dorada?

Nueva ficción española
Con Javier Olivares, Paco Plaza y Rafael Maluenda
Festival Valencia Negra
Filmoteca de Valencia
Plaza del Ayuntamiento, 17. Valencia
Jueves 14 de mayo de 2015

¿Viven las series de televisión una edad dorada? La pregunta fue puesta sobre la mesa por Rafael Maluenda, director de Cinema Jove, en el encuentro organizado por el festival Valencia Negra en la Sala Berlanga de la Filmoteca. A su lado estaban Javier Olivares, guionista de ‘El Ministerio del Tiempo’ o ‘Isabel’, entre otras, y Paco Plaza, director de la película de terror ‘REC’. Maluenda enmarcó el asunto en el “momento especial que vive [en general] la ficción española”. Olivares saltó raudo: “Vivimos un ‘mientras tanto’, porque no hay un antes y un después”.

Fotograma de 'La Cabina', de Antonio Mercero. Valencia Negra. Filmoteca de Valencia.

Fotograma de ‘La Cabina’, de Antonio Mercero. Valencia Negra. Filmoteca de Valencia.

Y luego se fue refiriendo a las sobresalientes series que se hacían en televisión antes de la aparición de las privadas, desde ‘Anillos de oro’ (“la mejor”) a ‘Farmacia de Guardia’ pasando por ‘Los gozos y las sombras’. Incluso se refirió al creador de la exitosa serie ‘Black Mirror’, Charles Brooker, todo un enamorado de ‘La Cabina’, de Antonio Mercero, mediometraje que muchos de los seguidores españoles de Black Mirror desconocen. “Ahora se produce en España muy bien, pero ha habido muchas otras edades de oro”, apostilló Olivares.

Fotograma de REC3, de Paco Plaza. Valencia Negra. Filmoteca de Valencia.

Fotograma de REC3, de Paco Plaza. Valencia Negra. Filmoteca de Valencia.

Paco Plaza reconoció que ‘Rec’ era “un caso aislado y un experimento” que se encontró con el éxito inesperado, en un país como el nuestro donde “no tenemos industria, más allá de que la relación entre un vasco y un andaluz provoque risa” [en clara alusión a ‘Ocho apellidos vascos’]. Y puestos que el encuentro en la Filmoteca en torno a la ficción española se enmarcaba en Valencia Negra, festival de género negro, Plaza apuntó que este género estaba “fagocitado por los telediarios”.

Fotograma de 'Requisitos para ser una persona normal', de Leticia Dolera.

Fotograma de ‘Requisitos para ser una persona normal’, de Leticia Dolera.

Y siguió refiriéndose al género negro como algo muy típico de nuestro país: “La grabación de los políticos es puro ‘Torrente’ [de Santiago Segura]. Termina por hacerte gracia el tío que te está destrozando la vida”. Paco Plaza, que el 5 de junio se estrena como productor con ‘Requisitos para ser una persona normal’, de Leticia Dolera, también subrayó que la política de la ficción española para crecer pasaba por “ampliar nuestro mercado a Latinoamérica”, cosa que ya habría hecho Francia de tener tantos países bajo una lengua común.

Imagen de la serie 'El Ministerio del Tiempo', de Javier Olivares. Valencia Negra. Filmoteca de Valencia.

Imagen de la serie ‘El Ministerio del Tiempo’, de Javier Olivares. Valencia Negra. Filmoteca de Valencia.

Javier Olivares recordó que el éxito de ‘El Ministerio del Tiempo’ se debía tanto al apoyo de la infinidad de seguidores con que cuenta la serie, como al hecho traducido en datos de ser “la más vista en audiencia en diferido”. Hasta en twitter, un “destroza personas”, según el guionista, “se habla bien de ella”. El Ministerio del Tiempo, prosiguió Olivares, “ha abierto un debate acerca del tipo de público que ve las series”. Un público que no ve la televisión y que necesita otros instrumentos de audiencia. “Es un público huérfano de respeto”, agregó.

Javier Olivares, escéptico en todo momento con respecto a la línea marcada por Rafael Maluenda en torno al auge de las teleseries españolas, calificó la cultura en nuestro país de algo “ínfimo y ágrafo”. “Aquí se nos sigue viendo como titiriteros”. Nada que ver a su juicio con, por ejemplo, Inglaterra donde tienen a la BBC “todo un símbolo del país”.

En cuanto al trasvase de directores del cine a la televisión, opinó que se debía al hecho de que ahora “a la televisión ya no se le mira por encima del hombro”, aunque admitió que las relaciones entre unos y otros “chirrían” porque el medio televisivo impone cierto trabajo en equipo, al que el director de cine no está acostumbrado por aquello de sentirse autor único. “El guionista del cine español se está muriendo porque una película (cosa que no ocurre en las series) es la historia exclusiva del director”. Ah! Y jamás las series españolas podrán competir con nadie “hasta que duren 50 minutos en lugar de 70”.

Imagen de 'El Ministerio del Tiempo', de Javier Olivares. Festival Valencia Negra. Filmoteca de Valencia.

Imagen de ‘El Ministerio del Tiempo’, de Javier Olivares. Festival Valencia Negra. Filmoteca de Valencia.

Salva Torres