La revista más explosiva del siglo XX

Almanacs de La Traca (1915-1918)
Rafael Solaz y Marc G. Zacarés
Alenar Llibres

Nuestros padres tenían que cruzar los Pirineos, como Aníbal con sus elefantes para proveerse de revistas guarras y darse un baño de erotismo: Último tango en París, imágenes de mujeres desnudas, la mínima alusión al sexo estaban totalmente prohibidos por la censura franquista amparada por el nacionalcatolicismo. Nuestros abuelos, sin embargo, sólo tenían que ir al quiosco más próximo para alegrarse el ojo con señoras descocadas, más o menos pelanduscas, y reírse a mandíbula batiente con semanarios como La Traca, editado por el valenciano Vicent Miquel Carceller.

La revista más explosiva del primer tercio del siglo XX. No fue la única de este tipo, pero sí la de mayor difusión, llegando a los 300.000 ejemplares a principios de los treinta. Colaboraban en ellas escritores de la talla de Vicente Blasco Ibáñez, Maximilià Tous, Hernández Casajuana y Contell, entre otros, además de numerosos ilustradores. Algunos, como el propio Carceller pagaron su osadía y fueron fusilados tras la guerra civil. Cada fin de año la revista editaba un almanaque en formato más pequeño que resumía lo más selecto de los últimos doce meses.

Portada del libro Almanacs de La Traca.

Portada del libro Almanacs de La Traca.

Un siglo después de la aparición del primero de estos almanaques, en 1915, un libro reúne los cuatro primeros, hasta 1918. Almanacs de La Traca (1915-1918) (Alenar Llibres) es un trabajo conjunto del historiador y bibliófilo Rafael Solaz y el editor Marc G. Zacarés que se presentó el 23 de noviembre en el Ateneo Mercantil. El texto reproduce en facsímil  los cuatro almanaques que Solaz adquirió en una subasta, en julio de 2003, procedentes de un coleccionista catalán, comentados por él mismo.

“El descubrimiento de los almanaques fue para mí algo importante porque como bibliófilo no los había visto nunca, sabía de su existencia pero eran muy raros verlos en el mundo del comercio y del coleccionismo”, recuerda Solaz. La idea del esta edición peculiar surgió durante una conversación con el veterano editor Marc Zacarés, y ambos se pusieron manos a la obra. “Con este libro pretendemos que las nuevas generaciones conozcan y valoren estas revistas curiosas”, dice Solaz. “También recordar a quienes colaboraron en ellas, especialmente a los autores y dibujantes, algunos de ellos con trágico final como el de Carceller”.

Su valor es considerable, pues tanto los semanarios como los almanaques fueron destruidos tras la guerra civil a causa de una persecución que culminó con la muerte de  Carceller ejecutado en el Cementerio de Paterna. A lo largo de su existencia, entre 1911 y 1938, La Traca reflejó fielmente la transformación de hábitos y costumbres que se produjo en la Europa de entre guerras. Los locos años veinte, la Belle Époque, un paréntesis de libertad para unos, de libertinaje para otros, durante el cual la mujer se libró de los corsés y comenzó a recortarse el cabello y acortar la longitud de sus faldas, mientras agitaba las caderas al ritmo frenético del charleston.

Aires de cambio y de renovación que no tardarían en congelarse con el estallido de la Segunda Gran Guerra. La Traca absorbió esos cambios que venían desde más allá de nuestras fronteras y les infundió el marchamo de la casa, el hedonismo mediterráneo, la socarronería de la huerta, la lujuria hortofrutícola. Carceller diseñó la perfecta publicación  de corte popular que conquista a los lectores con una dosis de erotismo y humor. Ilustraciones picantes, chistes de doble sentido, historietas y otras secciones de entretenimiento llenaban sus páginas al módico precio de 25 a 30 céntimos.

Portada del almanaque Bésame. Imagen cortesía de Rafael Solaz.

Portada del almanaque Bésame. Imagen cortesía de Rafael Solaz.

El semanario  tuvo dos épocas, la primera de 1911 a 1922 y, tras dos años de prohibición durante la dictadura de Primo de Rivera, otra etapa hasta 1938. “La primera es más interesante respecto a sus contenidos humorísticos y de carácter erótico”, indica Solaz. “Después se politizó y se hizo anticlerical debido a los intereses de la época”. A raíz de su éxito surgieron otras cabeceras similares: Bésame, La Sombra, Colección Fifí, El Piropo, Colección Popular, La Chala. “También estas herederas de La Traca tenían sus respectivos almanaques, y como ella estaban redactadas en un valenciano sin rigor idiomático ni gramatical, con abundantes vulgarismos”, señala Solaz, una autoridad en V.M. Carceller al que menciona en varios de sus obras: La Valencia Prohibida, Figues i Naps o Pasiones bibliográficas.

Al hojear hoy esas páginas plagadas de opulentas féminas ligeras de ropa y chascarrillos eróticos festivos salta a la vista la liberalidad de una sociedad española a principios de siglo. Un ambiente muy diferente a la rancia e hipócrita moral que se impondría poco después. Aunque estas revistas sicalípticas estaban dirigidas al público masculino y su contenido denota cierto machismo inherente a la época, no dejan de tener su encanto y frescura. Demuestran que nuestros abuelos no eran unos mojigatos sino viejos verdes, aunque con el triunfo de Franco se impusiera la rancia moral y se acabara la fiesta por muchas décadas, hasta que llegó  el destape y surgieran revistas como Interviú o El Jueves dispuestas a desafiar las rígidas reglas del viejo régimen.

Ilustración del semanario La Traca. Imagen cortesía de Rafael Solaz.

Ilustración del semanario La Traca. Imagen cortesía de Rafael Solaz.

Fusilamiento de Carceller

Nada más acabar la guerra civil, en junio de 1939, se abrió una diligencia para localizar y poner a disposición de la Brigada Militar a “los colaboradores del soez, obsceno e impúdico semanario valenciano La Traca, que se distinguió siempre por sus campañas anticlericales, antipatrióticas y difamatorias”. Carceller y su segunda esposa Francisca Veres vivían en la calle Correo, junto a la tienda de artículos de piel conocida como la del Cocodrilo.

Pese a los consejos de algunos amigos preocupados por su suerte, el editor se negó a huir, arguyendo que nunca se había manchado las manos de sangre. Pronto los acontecimientos desmintieron su optimismo. Oculto en el domicilio de unos conocidos, fue detenido y tras un Consejo de Guerra, el 28 de junio de 1940, fusilado en el Terrer de Paterna. Según relata el profesor Antonio Laguna en uno de sus estudios, en la misma saca se encontraba el líder socialista Isidro Escandell, el escultor Alfredo Torán, el artista Alfredo Gomis y uno de los colaboradores de La Traca, el caicaturista Carlos Gómez Carrera, Bluff considerado una “inteligencia satánica”.

Efemérides de 1915

Con una colorista portada de lavanderas culo en pompa, el Almanaque de 1915 reúne las firmas de Luis de Val, Vicente Blasco Ibáñez, Bisbert del Cabanyal, Hernández Casajuana, Rivelles, Michó, Gascó Contell y Quiles Pitarch entre otros. Cada ejemplar tenía 64 páginas y su precio era de 25 céntimos. Tan sólo se incluyen un par de anuncios, el  papel de fumar Bambú y la pluma estilográfica Ideal Waterman. Contiene una referencia a las cuatro estaciones representadas por cuatro estaciones de ferrocarril: Norte, Aragón, Pont de Fusta y Jesús. Un tal Boticari de Villareal ofrece consejos de salud, se habla de toros y se ofrecen predicciones sobre el futuro. En el año 3.000 “la velocitat dels ferrocarrils será de dos mil kilómetros per hora”…

Bel Carrasco

Exposición de toros sin toros

Los toros como pretexto. Colección La Agencia EFE (1910-1950)
Baños del Almirante
C / Baños del Almirante, 3-5. Valencia
Hasta el mes de abril, 2015

Hitler era un gran amante de los animales, sobre todo de su perra Blondi. Tanto, que prefirió matar a seres humanos en las cámaras de gas, antes que ver sufrir a un animal. Franco también era un gran amante de las corridas de toros, eso sí, oficiales, porque se encargó de prohibir los festejos taurinos populares. Y Timothy Treadwell, al que Werner Herzog le dedicó una película, murió devorado por uno de los osos grizzly que tanto amaba. Valgan estos tres ejemplos para mostrar algunas de las contradicciones del excesivo celo animalista.

Imagen de la exposición 'Los toros como pretexto. Colección La Agencia EFE (1910-1950)', en Baños del Almirante.

Imagen de la exposición ‘Los toros como pretexto. Colección La Agencia EFE (1910-1950)’, en Baños del Almirante.

‘Los toros como pretexto. Colección La Agencia EFE (1910-1950)’, que se exhibe en Baños del Almirante, es una “exposición de toros sin toros”, como destacó Felipe Garín, director del Consorcio de Museos. De manera que ajustándose al enunciado, valgan esos toros como pretexto para mostrar la sociedad valenciana de la época (primera mitad del siglo XX) o para revindicar una fiesta de larga tradición. “No me importa que sea pretexto para reivindicar la tradición histórica de los toros”, afirmó Garín, quien agregó: “A Goya y a Picasso les gustaban los toros, forman parte de la tradición mediterránea”.

¡Ay, los toros! En Baños del Almirante se pasa de puntilla por ellos para, en su lugar, mostrar sus efluvios culturales. Un total de 25 fotografías del amplísimo archivo de la agencia EFE muestra a figuras del cine, de la literatura, de la música o de la realeza, en el contexto social, urbanístico y arquitectónico de la época, con el trasfondo de la tauromaquia ligando el conjunto. Ramón Pérez de Ayala, Guglielmo Marconi, Rita Hayworth, Matías Prats, Jorge Negrete, Alfonso de Borbón o la duquesa de Alba protagonizan algunas de las imágenes.

'Los toros como pretexto. Colección La Agencia EFE (1910-1950)', en Baños del Almirante.

‘Los toros como pretexto. Colección La Agencia EFE (1910-1950)’, en Baños del Almirante.

También aparecen los muñecos Michelín en la plaza de toros de Valencia, cuando estaba prohibida la publicidad en los cosos taurinos. O imagen de la primera retransmisión televisiva de una corrida (1948), a cargo de una compañía americana de espectáculos al aire libre. “La exposición permite contemplar cómo ha evolucionado la sociedad, tomando los toros como excusa”, subrayó Garín. Excusa que permite acercar al visitante aquella Valencia de antaño en el marco de la actual fiesta fallera de marzo.

Pretexto, pues, de los toros, para avivar una polémica sustentada en los valores simbólicos y estéticos que dotan de sentido a la tauromaquia, frente a la supuesta brutalidad que defienden sus detractores. “Hoy, a diferencia de otras épocas, tiene lugar [esa polémica] en un contexto generalizado de sensibilidad ecológica pro-animalista que ha convertido casi en lugar común lo que antaño fueron considerados remilgos de intelectuales extravagantes, contrarios al sentir popular”, sostiene Fernando Savater en ‘Tauroética’.

Imagen de la exposición 'Los toros como pretexto. Colección La Agencia EFE (1910-1950)', en Baños del Almirante.

Imagen de la exposición ‘Los toros como pretexto. Colección La Agencia EFE (1910-1950)’, en Baños del Almirante.

‘Los toros como pretexto. Colección de la Agencia EFE (1910-1950)’ huye de esa polémica mostrando el ambiente social y cultural de la fiesta. Toros sin toros. Un cuchillo sin mango y sin hoja, para no herir a nadie y evitar así una discusión estéril. George Orwell lo tenía claro: “Hay personas, como los vegetarianos o los comunistas, con las que es imposible discutir”. ¿Incluiría el autor de ‘1984’, en la actual época de sensibilidad ecológica, a los animalistas?

Imagen de la exposición 'Los toros como pretexto. Colección La Agencia EFE (1910-1950) en Baños del Almirante.

Imagen de la exposición ‘Los toros como pretexto. Colección La Agencia EFE (1910-1950)’, en Baños del Almirante.

Salva Torres

Las ataduras de Toni Aparisi

Oblig-acciones, de Toni Aparisi
Sala Russafa
C / Denia, 55
Del 11 al 13 de diciembre, a las 20.30h

La Sala Russafa acoge el último espectáculo de una de las figuras de la danza nacional, el valenciano Toni Aparisi,  que vuelve a Valencia dentro de su gira nacional. Aparisi ha sido ganador del Premio Max al mejor bailarín en 2007, ocho veces nominado a estos galardones nacionales y otras tantas a los Premis de les Artes Escèniques Valencianes. ‘Oblig-acciones’ (del 11 al 13 de diciembre) es una original propuesta multidisciplinar, que puso al público en pie en su estreno la temporada pasada en el teatro de Ruzafa.

La idea surgió de una serie de obras plásticas creada por Claudio Zirotti donde se plasman las cargas que atenazan al individuo en la sociedad contemporánea. “Cuando las vi, pensé que lo que transmitían podían transformarse en un espectáculo de danza, se lo comenté al artista y creó unos objetos con los que podía interactuar mientras bailaba” explica Aparisi.

Después llegaron al proyecto el guitarrista José ‘El Minero’ y el cantaor Francisco Javier Calderón ‘El Tete’. “El tema de las obligaciones me pareció que encajaba muy bien con el flamenco porque es una música que va a lo profundo, que conecta muy bien con los sentimientos”, explica Aparisi. “Quedábamos para ensayar y yo comenzaba a moverme, a trasladar a la danza contemporánea alguna de las obligaciones de las que iba a hablar el espectáculo. Del movimiento, ellos se inspiraban para ir creando la música e iba casando todo, ha sido una experiencia preciosa”, comenta el bailarín, coreógrafo y director de esta propuesta multidisciplinar.

Toni Aparisi en un momento de 'Oblig-acciones'. Cortesía de Sala Russafa

Toni Aparisi en un momento de ‘Oblig-acciones’. Cortesía de Sala Russafa

Sobre las tablas, Aparisi interacciona con esculturas y con la música en directo en una puesta en escena vigorosa, con emoción creciente, que representa situaciones vitales con las que puede identificarse cualquier espectador. “La religión, lo prohibido, la familia o la economía son elementos con su cara positiva y negativa, que a veces nos imponemos nosotros mismos pero que otras veces vienen impuestos por la sociedad. Lo importante es que los espectadores pueden plantearse qué cargas quiere seguir llevando y cuáles estarían dispuestos a abandonar al salir del espectáculo” argumenta el bailarín y coreógrafo.

Aparisi destaca igualmente la buena acogida que está teniendo esta propuesta por parte del público: “Muchos se sorprenden de lo bien que encajan las artes plásticas, la danza contemporánea y el flamenco. Pero es como un maridaje, sale lo mejor de cada uno y el resultado final es muy apetitoso” comenta Aparisi, quien volverá a Sala Russafa a partir del 18 de diciembre en el elenco de ‘Alicia en Wonderland’, la nueva coproducción del teatro y Arden, una versión libre y para adultos del clásico de Lewis Carroll en la que interpretará al sarcástico gato Chesure de Chesire.

 

El EscaparateVisual de Russafa Escènica

Russafa Escènica
Vídeos promocionales
Barrio de Russafa. Valencia
Del 19 al 28 de septiembre, 2014

El festival multidisciplinar Russafa Escènica no descansa en verano y ultima los preparativos de su cuarta edición, que verá la luz el próximo 19 de septiembre en el barrio de Ruzafa y se prolongará durante diez días. Con el objetivo de llegar a más público y superar el récord de asistencia de casi 10.000 personas en la pasada edición, acaban de lanzar una serie de tres vídeos promocionales cuyo hilo conductor es “lo prohibido” y que van firmados por EscaparateVisual, empresa colaboradora de Russafa Escènica 2014.

Imagen de uno de los videos realizados por Miguel Serrano de EscaparateVisual para 'Lo prohibido' de Russafa Escènica.

Imagen de uno de los videos realizados por Miguel Serrano de EscaparateVisual para ‘Lo prohibido’ de Russafa Escènica.

Miguel Serrano, director audiovisual de Russafa Escènica y autor de los tres spots considera que la idea de hacer tres vídeos cortos era necesaria pues “este tema tiene mucho jugo y en un solo vídeo no se le puede hacer justicia”. En su opinión “Lo prohibido no es solo lo que la ley no permite hacer, también hay prohibiciones que uno se impone a sí mismo o prohibiciones implícitas en el código moral” y se ha centrado en aquellas “que dan cierto placer saltarse”.

Imagen de uno de los videos promocionales realizados por Miguel Serrano, EscaparateVisual, para 'Lo prohibido' de Russafa Escènica.

Imagen de uno de los videos promocionales realizados por Miguel Serrano, EscaparateVisual, para ‘Lo prohibido’ de Russafa Escènica.

Las tres microhistorias llevan como títulos: “Lo prohibido es mucho más apetecible”, “Lo prohibido tienta” y “Lo prohibido será prohibir”. Además del propio Serrano, en los vídeos han participado Xusa Arrufat, Grazia Hernández, Victoria Verdesoto y Jimmy Pinaitis. “Elegir “lo prohibido” como tema central ha sido todo un acierto en estos momentos en los que se abusa de la palabra sin apenas usarla y que ha salpicado de su significado a otras como protección, seguridad o prevención”, afirma el director.

Imagen de uno de los videos promocinales realizados por Miguel Serrano, de EscaparateVisual, para 'Lo prohibido' de Russafa Escènica.

Imagen de uno de los videos promocinales realizados por Miguel Serrano, de EscaparateVisual, para ‘Lo prohibido’ de Russafa Escènica.

Imagen de uno de los vídeos promocionales de Russafa Escénica sobre 'Lo prohibido' realizado por EscaparateVisual.

Imagen de uno de los vídeos promocionales de Russafa Escénica sobre ‘Lo prohibido’ realizado por Miguel Serrano, de EscaparateVisual.

 

ENLACES A LOS VÍDEOS:

Russafa Escènica- Lo prohibido I: Lo prohibido es mucho más apetecible

https://www.youtube.com/watch?v=1MCrrRJ4K0U

Russafa Escènica- Lo prohibido II: Lo prohibido tienta

http://vimeo.com/102843117

Russafa Escénica- Lo prohibido III: Lo prohibido será prohibir

http://vimeo.com/103012485

 

Javi Moreno: selfies, avatares y muchachos

Hipertexto2014, de Javi Moreno
SET espai d’art
Plaza Miracle del Mocadoret, 4. Valencia
Inauguración: viernes 23 de mayo
Hasta el 28 de junio

La exposición ‘Hipertexto2014’ aborda la escenificación del deseo del adolescente en la web 2.0 y reflexiona en torno a la prohibición de representar el cuerpo del menor como cuerpo deseable. La muestra del artista alicantino se inaugura este próximo viernes, 23 de mayo en SET espai d’art y podrá verse hasta el 28 de junio.

Instantáneas tomadas con dispositivos móviles y rápidamente publicadas en redes sociales (selfies), interfaces digitales, emoticonos y gadgets constituyen todo un material visual a deconstruir con el fin de evidenciar los dispositivos de poder identitarios que vehiculan y definen a las imágenes amateurs del paradigma digital contemporáneo. La deriva en la red WWW es la estrella polar para un proceso de trabajo masivo en la serie ‘Hipertexto2014’: primero, el artista recopila de la red imágenes amateurs donde el menor escenifica deseos y placeres; en segundo lugar, varía pictóricamente dichas imágenes y, por último, periódicamente va hipervinculando las imágenes pintadas con las imágenes referentes en su blog http://hipertexto2014.tumblr.com/.

‘Hipertexto2014’, que abarca el trabajo plástico de 2014 (todavía en curso), profundiza en lo irrepresentable, en el cuerpo sexualizado del adolescente. Entre diario etnográfico y apunte privado, la última propuesta de  Javi Moreno pretende esquivar la noción de verdad implícita al medio fotográfico y permitir la visibilización legítima de cuerpos disidentes para el orden heteronormativo y la lógica de poder adulto-menor.

Obra de Javi Moreno en la exposición 'Hipertexto2014'. Imagen cortesía de SET espai d'art.

Obra de Javi Moreno en la exposición ‘Hipertexto2014’. Imagen cortesía de SET espai d’art.