Toni Aparisi en un momento de la actuación en 'Oblig-acciones'. Cortesía Sala Russafa.

Las ataduras de Toni Aparisi

Oblig-acciones, de Toni Aparisi
Sala Russafa
C / Denia, 55
Del 11 al 13 de diciembre, a las 20.30h

La Sala Russafa acoge el último espectáculo de una de las figuras de la danza nacional, el valenciano Toni Aparisi,  que vuelve a Valencia dentro de su gira nacional. Aparisi ha sido ganador del Premio Max al mejor bailarín en 2007, ocho veces nominado a estos galardones nacionales y otras tantas a los Premis de les Artes Escèniques Valencianes. ‘Oblig-acciones’ (del 11 al 13 de diciembre) es una original propuesta multidisciplinar, que puso al público en pie en su estreno la temporada pasada en el teatro de Ruzafa.

La idea surgió de una serie de obras plásticas creada por Claudio Zirotti donde se plasman las cargas que atenazan al individuo en la sociedad contemporánea. “Cuando las vi, pensé que lo que transmitían podían transformarse en un espectáculo de danza, se lo comenté al artista y creó unos objetos con los que podía interactuar mientras bailaba” explica Aparisi.

Después llegaron al proyecto el guitarrista José ‘El Minero’ y el cantaor Francisco Javier Calderón ‘El Tete’. “El tema de las obligaciones me pareció que encajaba muy bien con el flamenco porque es una música que va a lo profundo, que conecta muy bien con los sentimientos”, explica Aparisi. “Quedábamos para ensayar y yo comenzaba a moverme, a trasladar a la danza contemporánea alguna de las obligaciones de las que iba a hablar el espectáculo. Del movimiento, ellos se inspiraban para ir creando la música e iba casando todo, ha sido una experiencia preciosa”, comenta el bailarín, coreógrafo y director de esta propuesta multidisciplinar.

Toni Aparisi en un momento de 'Oblig-acciones'. Cortesía de Sala Russafa

Toni Aparisi en un momento de ‘Oblig-acciones’. Cortesía de Sala Russafa

Sobre las tablas, Aparisi interacciona con esculturas y con la música en directo en una puesta en escena vigorosa, con emoción creciente, que representa situaciones vitales con las que puede identificarse cualquier espectador. “La religión, lo prohibido, la familia o la economía son elementos con su cara positiva y negativa, que a veces nos imponemos nosotros mismos pero que otras veces vienen impuestos por la sociedad. Lo importante es que los espectadores pueden plantearse qué cargas quiere seguir llevando y cuáles estarían dispuestos a abandonar al salir del espectáculo” argumenta el bailarín y coreógrafo.

Aparisi destaca igualmente la buena acogida que está teniendo esta propuesta por parte del público: “Muchos se sorprenden de lo bien que encajan las artes plásticas, la danza contemporánea y el flamenco. Pero es como un maridaje, sale lo mejor de cada uno y el resultado final es muy apetitoso” comenta Aparisi, quien volverá a Sala Russafa a partir del 18 de diciembre en el elenco de ‘Alicia en Wonderland’, la nueva coproducción del teatro y Arden, una versión libre y para adultos del clásico de Lewis Carroll en la que interpretará al sarcástico gato Chesure de Chesire.

 

Los comentarios están cerrados.