Recorrido a pie (de foto) por el Cabanyal

‘Quisiera que siempre fuera así -dijo él. Siempre es solo un momento -respondió ella’, de Laura Silleras
II Beca Fragments
Vestíbulo del MuVIM
C / Quevedo, 10. Valencia
Hasta el 21 de junio de 2019

La Unió de Periodistes Valencians, con la colaboración de la Generalitat Valenciana, la Diputació de València, el  MuVIM, el director y comisario del proyecto, Pablo Brezo, y el patrocinio de Aguas de Valencia y Consum, presenta la exposición ‘Quisiera que siempre fuera así -dijo él. Siempre es solo un momento -respondió ella’, de la fotógrafa valenciana Laura Silleras, ganadora de la II Beca Fragments.

Con esta muestra da comienzo la programación del proyecto cultural Fragments, que cuenta con un amplio programa de actividades que, como novedad, buscará implicar a las familias y a los aficionados a la fotografía. La exposición de Silleras, visitable en el vestíbulo del museo hasta el 21 de junio de 2019, retrata las calles del Cabanyal y construye una propuesta que trasciende el aspecto visual.

Fotografía de Laura Silleras. Imagen cortesía de Fragments.

Fotografía de Laura Silleras. Imagen cortesía de Fragments.

El proyecto ofrece una forma nueva de aproximarnos a la realidad de un barrio que está en medio del debate público y es fruto de tensiones urbanísticas, políticas y sociales. Inspirándose en una cita de ‘La historia interminable’, de Michael Ende, la serie se propone como un recorrido por el Cabanyal en el cual la idea del tiempo juega un papel fundamental.

El responsable del área de Cultura de la Diputació de València, Xavier Rius, explicó que Fragments es «un proyecto muy ligado a este museo y que en esta nueva etapa es una herramienta esencial para descubrir y dar a conocer a jóvenes creadores, fotógrafos que apuestan por poner su foco en València y aportar una nueva perspectiva sobre nuestra ciudad”.

Fotografía de Laura Silleras. Imagen cortesía de Fragments.

Fotografía de Laura Silleras. Imagen cortesía de Fragments.

El jefe de exposiciones del MuVIM, Amador Griñó, destacó “el valor de la fotografía como documento de la realidad, a pesar de que ya no se considere como acta notarial de la realidad por la facilidad de su manipulación digital”. “La fotografía continúa siendo un referente visual y escópico único y, como nos recuerda la famosa frase de John Berger, ‘la cámara no miente ni siquiera cuando es utilizada para citar una mentira’, por lo que el trabajo de Laura Silleras es el documento visual de su aproximación sentimental al Cabanyal”, añadió.

Noa de la Torre, presidenta de la Unió de Periodistes, señaló que “se trata de un proyecto cultural renovado, el de Fragments, que pudo volver al MuVIM, y que este año cuenta con la colaboración también de la Conselleria de Cultura y el apoyo de nuestros patrocinadores”. “Para nosotros es muy importante ese apoyo para un proyecto que yo creo que define muy bien la esencia de la Unió de Periodistes”, remarcó.

De izda a dcha, Laura Silleras, Amador Griñó, Xavier Rius, Noa de la Torre y Pablo Brezo. Imagen cortesía del MuVIM.

De izda a dcha, Laura Silleras, Amador Griñó, Xavier Rius, Noa de la Torre y Pablo Brezo. Imagen cortesía del MuVIM.

“Como periodistas, hemos defendido siempre la dignidad y el trabajo de los fotoperiodistas. Desgraciadamente, hay quien piensa que los fotoperiodistas no hacen periodismo. Precisamente, además, cuando son los fotógrafos quienes más han sufrido la crisis en el sector”, apuntó De la Torre.

Con la segunda beca de Fragments, la fotógrafa valenciana Laura Silleras lo que presenta es un proyecto documental sobre el barrio del Cabanyal. “Un barrio que, como todos saben, ha estado durando años en el centro de la información periodística de Valencia. Y la mirada de Laura Silleras es otra manera de hacer periodismo o de contar la realidad de un barrio”, concluyó.

El director y comisario del proyecto Fragments, Pablo Brezo, puntualizó las características que definen a este proyecto cultural cuyo objetivo es construir una memoria visual contemporánea fuera de los medios de comunicación. Brezo aprovechó su intervención para desgranar la programación cultural que se ha ampliado para llegar al público general, que seguirá contando con talleres y conferencias dirigidos a profesionales y que este año incorpora además la colaboración de la EASD (Escola d’Art i Superior de Disseny de València), que ha incluido en su currículum formativo una asignatura sobre el ensayo fotográfico que pretende formar a los futuros fotoperiodistas y que concluirá con una exposición colectiva de los trabajos desarrollados por los alumnos durante el curso que podrá verse en el MuVIM.

Laura Silleras durante la presentación de su proyecto expositivo en el MuVIM. Imagen cortesía de Fragments.

Laura Silleras durante la presentación de su proyecto expositivo. Imagen cortesía del MuVIM.

Laura Silleras, autora de las imágenes de la exposición ‘Quisiera que siempre fuera así -dijo él. Siempre es solo un momento -respondió ella’, dio las gracias en su intervención “a todos los organismos y personas implicadas” en esta apuesta por su proyecto, así como “la ayuda recibida durante este año de intenso trabajo”.

Silleras nació en el Cabanyal y vivió allí toda su infancia. Estuvo unos años viajando y al volver a su barrio encontró una realidad diferente a la que guardaba en su memoria. Ese hecho le llevó a empezar con este trabajo: “Veía el barrio devastado, sentía que me lo habían robado, y entonces me pregunté: ‘¿qué queda de verdad en este Cabanyal?’. Con mis fotos lo que intento es generar puentes para dar unas pautas al púbico sobre mi manera de ver el barrio”, apuntó.

Fotografía de Laura Silleras. Imagen cortesía de Fragments.

Fotografía de Laura Silleras. Imagen cortesía de Fragments.

“Mi intención es que os emocionéis con mi fotografía, que mis imágenes os generen una emoción. La interpretación final de la fotografía variará siempre en función de vuestras propias experiencias”, concluyó la ganadora de la II Beca Fragments.

Durante la apertura de la muestra, que tuvo lugar el pasado jueves 28, se realizó una sesión de photobookjockey a cargo del equipo de Tapas Duras, una creación que llevaba por título ‘Arroz Bomba’ y que se creó específicamente para acompañar la exposición de Silleras.

Fotografía de Laura Silleras. Imagen cortesía de Fragments.

Fotografía de Laura Silleras. Imagen cortesía de Fragments.

Imágenes bajo sospecha

Mitología del Periodismo Gráfico
Unió de Periodistes Valencians
Comisario: Pablo Brezo
Centre del Carme
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 29 de enero de 2017

La exposición ‘Mitología del Periodismo Gráfico’, que la Unió de Periodistes Valencians presenta en el Centre del Carme enmarcada en el proyecto Fragments que comisaría Pablo Brezo, arranca con una serie de imágenes comerciales al servicio del poder y concluye con otras abiertamente centradas en la muerte como espectáculo. De manera que la mitología anunciada en el título, que empieza siendo lugar de ocultamiento de cierta verdad, constituye un ejercicio de desentrañamiento de la falsedad que encierran muchas imágenes.

Con ese espíritu, que Sergi Pitarch, presidente de la Unió, calificó de “educativo”, se pretende poner en valor el trabajo de los fotoperiodistas (“una profesión con una precarización laboral brutal”), al tiempo que se cuestionan algunas de sus prácticas en el marco de “una sociedad tan audiovisual que hace que ya casi nada te impacte”. “Es un palo a la fotografía como espectáculo”, subrayó. Brezo agregó que lo que se ponía en cuestión era “el fotoperiodismo internacional estrictamente comercial”.

La exposición, producida por la Diputación de Valencia con el patrocinio de DKV Seguros y Consum, es una muestra “para la gente no para los fotógrafos”, recalcó Brezo, con el fin de que el público se acerque a las imágenes con espíritu crítico. “No tiene voluntad de agradar, sino de transformar la sociedad cuestionando el uso de algunas fotografías que puede que escuezan”, apuntó el comisario, mientras efectuaba una recorrido acompañado de Xavier Rius, diputado de Cultura, Rafael Company, director del MuVIM, que por problemas de agenda no ha podido acoger este año Fragments, y José Luis Pérez Pont, director del Centre del Carme, que la acoge hasta el 29 de enero.

Fotografía del niño ahogado en aguas del Egeo.

Fotografía del niño ahogado en aguas del Egeo, en ‘Mitología del Periodismo Gráfico’. Centre del Carme.

El desvelamiento de ese carácter comercial, utilizado por los gobiernos durante la guerra, tal y como empezó destacando Brezo, fue luego decantándose hacia ese otra carácter espectacular de la imagen que tan buenos réditos ofrece en la sociedad de consumo. Brezo se aproximó a esa vertiente señalando los casos de quienes se arrojaron desde lo alto de las Torres Gemelas, tras el atentado del 11-S, o de Aylan Kurdi, el niño que apareció ahogado junto a una playa del mar Egeo en noviembre del pasado año. Muertes “asimbólicas”, como las llamó el teórico Roland Barthes, para hablar de esas imágenes, al margen de todo ritual,  que suponen la inmersión brusca de la muerte literal.

El también teórico Georges Didi-Huberman, para salir de ese bucle de la fotografía atrapada entre la manipulación con fines comerciales y el puro espectáculo, apeló a un espíritu crítico que, además de manifestar lo que de representación tiene toda imagen, se vinculara con la confianza en la fotografía como testimonio de lo real, de aquello que nos hiere y, por tanto, desencadena la empatía y la reflexión. Brezo sugirió algo similar cuando se refirió a la imagen como espacio donde “los conflictos y el hecho dramático” tienen lugar.

Fotografías de la exposición.

Fotografías de la exposición ‘Mitología del Periodismo Gráfico’. Imagen cortesía del Centre del Carme. 

‘Mitología del Periodismo Gráfico’ se presenta como una exposición donde cierto debate ético y moral puede y debe llegar producirse. “Hay gente que hace memoria y quien se aprovecha de esa memoria”. Y Brezo puso como ejemplo el libro ‘Inferno’ de James Nachtewy, reciente Premio Princesa de Asturias, en el que el fotoperiodista estadounidense recoge en imágenes 10 años de conflictos bélicos. “Llamarle periodista sería cuestionable”, subrayó el comisario, precisamente por la utilización del dolor con fines comerciales.

Fragments, que transformó su apuesta original de mostrar el trabajo de fotoperiodistas valencianos a lo largo de un año, por este carácter más discursivo, ha abierto a su vez una línea de becas, con el fin de seleccionar proyectos relacionados con la investigación visual. Francisco Llop ha sido el primer ganador por ‘El río invisible’, homenaje al Turia olvidado cuando el agua de su cauce dejo de atravesar la ciudad.  En ese espíritu de profundización de la imagen, la Unió de Periodistes ha elaborado, paralelamente a la exposición, un programa de actividades para hablar del hecho fotográfico en sus diversas vertientes.

La mitología, allí donde la imagen juega un papel fundamental de conocimiento de sí, debería tener su específico lugar, más allá de la manipulación como sospecha y su carácter espectacular. “Un gesto espontáneo es muchas veces un sofisticado proceso de fabricación que habla un lenguaje propio”, se dice en uno de los apartados de la exposición. Fabricación y manipulación, sin duda, pero también testimonio de ciertas experiencias vitales que la fotografía revela. Y ahí, nadie mejor que el fotoperiodista, cuya labor es objeto de sana crítica en el Centre del Carme.

Mitología del Periodismo Gráfico.

Imagen de la exposición ‘Mitología del Periodismo Gráfico’, cortesía del Centre del Carme.

Salva Torres

La mayor intimidad de World Press Photo

World Press Photo Valencia
Fundación Chirivella Soriano
C / Valeriola, 13. Valencia
Hasta el 13 de marzo de 2016

La fotografía ganadora del último World Press Photo es “poco común”. Lo dijo Paul Ruseler, representante de la organización que desde 1955 celebra el famoso concurso, explicando enseguida el por qué: “Generalmente las imágenes premiadas reflejan conflictos y esta no lo hace”. Lo que hace Mads Nissen, el fotógrafo galardonado, es recoger un momento íntimo de la vida de Jon y Alex, una pareja gay en San Petersburgo, donde la homosexualidad está discriminada legal y socialmente. Esa imagen “pura” contrasta, según Ruseler, “con la violencia contra el colectivo gay en Rusia”.

Fotografía de Liu Song. World Press Photo Valencia.

Fotografía de Liu Song. World Press Photo Valencia.

Las 140 fotografías, divididas en nueve categorías, que ocupan la Fundación Chirivella Soriano, con declinarse más hacia esa intimidad, no dejan de reflejar la violencia de la que huye la imagen ganadora. Violencia más tamizada, pero muy presente en el conjunto expositivo. El drama de los refugiados, con esa patera rebosante de inmigrantes que fotografía Massimo Sestini; los enfrentamientos en Kiev, con decenas de muertos (imagen de Jérôme Sessini), o la guerra entre palestinos e israelíes tomada por Tyler Hicks en una playa de Gaza, son expresiones elocuentes de esa violencia o crudeza que contrasta con la instantánea de Nissen.

Fotografía de Massimo Sestini. World Press Photo Valencia.

Fotografía de Massimo Sestini. World Press Photo Valencia.

Como recordó Ruseler, World Press Photo ha estrenado código ético, implantado a la edición de 2016, con el fin de poner ciertos límites a la manipulación de las fotografías, tal y como ocurrió con la ganadora de 2013 obra de Paul Hansen. Aún así, la línea roja sigue siendo cosa del jurado que, en esta ocasión, tuvo que elegir entre las casi 100.000 presentadas. “No es un muro técnico, ni una regla de exclusión”, explicó Ruseler en relación con ese código ético. De hecho, la fotografía de Mads Nissen, al reflejar la intimidad de Jon y Alex de forma tan escenográfica, ya corre el riesgo de parecer impostada. De nuevo Ruseler: “El jurado llamó al fotógrafo para preguntarle por las condiciones a la hora de hacer ese trabajo”.

Fotografía de Anand Varma. World Press Photo Valencia.

Fotografía de Anand Varma. World Press Photo Valencia.

De lo que no cabe duda es que World Press Photo, bajo la organización de Doctornopo, se consolida en Valencia al repetir por cuarto año en la Fundación Chirivella Soriano y haber cerrado un acuerdo por otros dos años. El Ayuntamiento de Valencia, más implicado, Banco Sabadell y Heineken España sostienen el proyecto. “La pasada edición recibió a más de 7.000 visitantes”, destacó Pablo Brezo, director de un evento que transmite en las visitas guiadas gran parte de su espíritu. “Queremos que el ciudadano traspase lo que hay en la imagen, que adopte una posición crítica”, señaló Brezo.

Fotografía de Tyler Hicks. World Press Photo Valencia.

Fotografía de Tyler Hicks. World Press Photo Valencia.

La intención es precisamente dar ese salto de la imagen espectacular, impactante, propia de la sociedad de consumo, a esa otra más reflexiva y analítica por la que aboga Doctornopo. Noticias de actualidad, temas o reportajes contemporáneos, proyectos, vida cotidiana, retratos, naturaleza o deportes reflejan ese amplio caleidoscopio del fotoperiodismo a nivel mundial. Fotógrafos de 131 países, ninguno español (“aunque se han presentado 181”, subrayó Ruseler), están representados en la exposición que permanecerá hasta el 13 de marzo en el Palau Joan de Valeriola. Sólo Carlos Spottorno, pero en la categoría de Corto Documental Online, ha sido galardonado con el tercer premio.

Fotografía de Kapcer Kowalski. World Press Photo Valencia.

Fotografía de Kapcer Kowalski. World Press Photo Valencia.

Ruseler, entre esas imágenes alejadas de la crudeza y más próximas al relato humano, destacó la de Messi, obra de Bao Tailiang, en la que el jugador argentino observa meditabundo la Copa del Mundo que perdió ante Alemania en 2014. También los ‘Efectos secundarios’ de Kacper Kowalski captan con sutileza la relación entre los seres humanos y la naturaleza vista desde un parapente a unos 150 metros de altura. Y, como novedad, la reproducción de la fotografía ganadora mediante la técnica Didú de Estudios Durero, para que pueda ser disfrutada por personas con discapacidad visual. Más poética, más sensible, más íntima: así aterriza la 61 edición de World Press Photo en Valencia.

Ver la noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Salva Torres

Fotografiar un cadáver, ¿documento, espectáculo?

Fragments #0
Centre Cultural La Nau de la Universitat de València
C / Universitat, 2. Valencia
Hasta el 10 de mayo

No hay tantas fotografías como otros años. Ni tantas de fotoperiodistas valencianos. Tampoco tiene la forma de almanaque visual de los hechos más relevantes acontecidos en la Comunidad Valenciana. Y tampoco se presentan al modo tradicional de las secciones informativas de cualquier medio. De hecho, ‘Fragments d’un any’, tras diez ediciones, desaparece como tal para convertirse en ‘Fragments #0’. Lo hace con el objetivo de agitar el periodismo gráfico, mostrando imágenes en apartados que invitan a la reflexión.

Fotografía de Manu Fernández en 'Fragments #0'. Cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Fotografía de Manu Fernández en ‘Fragments #0’. Cortesía de La Nau de la Universitat de València.

La exposición que acoge La Nau está estructurada en cinco secciones: límites, espectáculo, transición, lenguaje y periodista gráfico. Siendo igualmente fragmentos del quehacer de los ‘fotoreporteros’, se presentan con otra intención. Diríase, siguiendo la idea de Juan José Millás, que dada la convulsa realidad, al igual que Freud se encargó de la interpretación de los sueños, alguien se tendría que encargar de la interpretación de la vigilia. Tal es la pretensión de Pablo Brezo, comisario de la muestra organizada y producida por la Universitat de València y la Unió de Periodistes Valencians, en colaboración con Consum y Doctor Nopo.

Fotomontaje de las imágenes de Nathan Weber en 'Fragments #0'. La Nau de la Universitat de València.

Fotomontaje de las imágenes de Nathan Weber en ‘Fragments #0’. La Nau de la Universitat de València.

Y para ello, nada mejor que tomar la fotografía de Nathan Webber que preside la sección dedicada a los límites del periodismo gráfico. En ella se ve a un grupo de periodistas fotografiando el cadáver de Fabienne Cherisma, víctima del terremoto de Haití de 2010. ¿Documento o espectáculo? Lo mismo cabría decir de esa otra imagen en la que aparecen dos chicas haciéndose un selfie con catástrofe al fondo. La muerte y los desastres naturales transformados en objeto de uso mercantil e incluso fetichista.

Pablo Brezo, que presentó la exposición junto al vicerrector de Cultura, Antonio Ariño, y el presidente de la Unió de Periodistes, Sergi Pitarch, destacó que eso era precisamente lo que se pretendía: “Más reflexión, más crítica; que el público entienda el papel del fotoperiodista”. También los “conflictos éticos” (Pitarch) que promueven con su trabajo a pie de calle, allí donde una fotografía puede resumir lo que está pasando o desencadenar la polémica por herir ciertas sensibilidades. Dónde está el límite entre la información objetiva y la carnaza periodística, sabedora del morbo que suscitan ciertas imágenes, es otra de las cuestiones sugeridas en el nuevo formato de ‘Fragments #0’.

Fotografía de Biel Aliño en 'Fragments #0'. Cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Fotografía de Biel Aliño en ‘Fragments #0’. Cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Se acabó esa retahíla de fotografías acuñadas por los periodistas gráficos valencianos en una presentación a mansalva. Ahora la presentación se concibe al servicio de la reflexión, perdiendo precisamente la espectacularidad de antaño y su carácter crítico más rabioso, a favor de un pensamiento más sosegado. Sigue habiendo imágenes de fotoperiodistas valencianos: Biel Aliño, Fernando Bustamante, Germán Caballero, Juan Carlos Cárdenas, García Poveda, Kai Försterling, Miguel Lorenzo, Irene Marsilla, MAO, Eva Ripoll, Roberto Solsona. Pero la selección, que sin duda escocerá a muchos, forma parte de un conjunto más amplio de imágenes y autores ligados en torno a esa idea del cuestionamiento del periodismo gráfico.

Fotografía de Nathan Weber en 'Fragments'.

Fotografía de Nathan Weber en ‘Fragments #0’. La Nau de la Universitat de València.

Salva Torres

World Press Photo se consolida en Valencia

World Press Photo
Fundación Chirivella Soriano
C / Valeriola, 13. Valencia
Del 17 de enero al 15 de febrero, 2015

Por tercer año consecutivo, DoctorNopo, junto con la Fundación Chirivella Soriano y el apoyo de Fundación Banco Sabadell y Heineken España, trae a Valencia la exposición World Press Photo y se consolida como una cita anual de referencia en la ciudad.

Tras el éxito de la pasada edición, en la que más de 7.000 personas visitaron la World Press Photo 2013 en los 21 días que duró la exposición, el Palau de Valeriola, sede de la Fundación Chirivella Soriano, volverá a acoger la exposición de fotoperiodismo más importante a nivel mundial del 17 de enero al 15 de febrero y expondrá un total de 130 imágenes, entre fotografías individuales y completos reportajes gráficos, que muestran los acontecimientos más destacados de 2013, pero, además, invitan a reflexionar sobre el contexto social.

Fotografía de John Stanmeyer, ganadora del World Press Photo 2015. Imagen cortesía de WPPH Valencia.

Fotografía de John Stanmeyer, ganadora del World Press Photo 2014. Imagen cortesía de WPPH Valencia.

El jurado internacional de la 57ª edición de World Press Photo Contest, compuesto por 18 expertos en periodismo gráfico, ha seleccionado la imagen del fotógrafo estadounidense John Stanmayer, de la VII Photo Agency, como la World Press Photo of the Year 2014. La imagen muestra a un grupo de inmigrantes africanos en Yibuti a la orilla del mar levantando sus teléfonos móviles para capturar una red telefónica de bajo coste de la vecina Somalia.

En la edición de este año han participado 5.754 fotógrafos de todo el mundo con un total de 98.671 imágenes, de entre los cuales fueron seleccionados 53 fotógrafos de 25 nacionalidades diferentes. Los fotógrafos españoles Moisés Samán y Pau Barrena han conseguido el Segundo Premio en la categoría Noticias Generales y el Tercer Premio en la categoría Retratos respectivamente.

Fotografía de Moisés Samán. Imagen cortesía de World Press Photo Valencia.

Fotografía de Moisés Samán. Imagen cortesía de World Press Photo Valencia.

La imagen de Moisés Samán, fotógrafo de la agencia Magnum, muestra a un combatiente de las fuerzas rebeldes sirias fabricando una bomba.  El ambiente en el que trabaja y lo rudimentario de su equipo nos dan una visión que normalmente no vemos de este tipo de conflictos armados.

Fotografía de Pau Barrena. Imagen cortesía de World Press Photo Valencia.

Fotografía de Pau Barrena. Imagen cortesía de World Press Photo Valencia.

Pau Barrena, joven fotoperiodista catalán que comenzó su andadura en el fotoperiodismo con las cargas policiales del 15M el 29 de mayo de 2011 en Barcelona, se ha hecho con el Tercer Premio de la categoría Retratos en la que muestra a una joven bereber con el vestido de novia tradicional.

Además de un escaparate de la mejor expresión fotoperiodística del momento, la exposición se plantea como una oportunidad para pensar sobre las maneras de informar e informarse de nuestra sociedad. Las fotografías, entendidas como fuentes documentales y no como meros elementos ilustrativos, representan una ventana al mundo, a través de la cual podemos mirar, valorar y aprender con un posicionamiento crítico.

Tomando la exposición como punto de partida, DoctorNopo articula un Proyecto Cultural Integral. La voluntad de cada edición de World Press Photo en Valencia es la de conectar la exposición y su contenido con el contexto y el público local ahondando en la reflexión sobre el Derecho a la Información abordándolo desde diferentes perspectivas cada año.

Fotografía de Karla Kogelman. Imagen cortesía de WPPH Valencia.

Fotografía de Karla Kogelman. Imagen cortesía de WPPH Valencia.

Mientras que el año pasado el tema central fue la idea del Ciudadano Informado y los límites que se plantean al mismo en el ejercicio de su derecho, este año es la de Nuevos Formatos y Narración Transmedia.

A través de cuatro sesiones de debates online vía Twitter, DoctorNopo promueve la participación y la generación de conocimiento y consumo crítico de la información. Bajo el hashtag #DebateWPPH, cada martes (dentro del periodo que dura la exposición) se invitará a participar a todos los usuarios de Twitter a los debates que cada semana tratarán un tema diferente vinculado a la exposición.

Fotografía de Brent Stirton. Imagen cortesía de WPPH Valencia.

Fotografía de Brent Stirton. Imagen cortesía de WPPH Valencia.

El primero de ellos es el tema ‘Nuevos formatos’, sobre las consecuencias que los entornos digitales, representados por las narraciones transmedia, están causando en nuestra sociedad. En ‘Estética versus Información’ se debatirá sobre los límites que existen entre la información y el espectáculo. ‘Dos miradas del mismo conflicto’ versará sobre las diferentes perspectivas a la hora de retratar un hecho noticiable, ya sea un conflicto, una catástrofe, etcétera, y en ‘La mujer retratada’ se debatirá sobre si el periodismo gráfico ayuda a perpetuar los estereotipos de la mujer.

Además de promover la mirada crítica del público a través de estos debates, también se promueve la formación con una serie de visitas guiadas de contenidos específicos enfocadas a atender las necesidades de determinados colectivos: ‘Contenidos educativos’ orientada a estudiantes de Bachillerato y Secundaria; ‘Periodismo y Fotografía’ para estudiantes y profesionales de la Fotografía; y ‘Mujeres a través del periodismo gráfico’, visita que se orientará a la reflexión sobre el papel de la mujer en las diferentes partes del mundo y su representación y presencia en la exposición.

Fotografía de Rahul Talukder. Imagen cortesía de World Press Photo Valencia.

Fotografía de Rahul Talukder. Imagen cortesía de World Press Photo Valencia.

 

Le Gran Voyage: Foto ‘Slow’

Le Gran Voyage, Thierry Valencin
Institut Français y Railowsky
C / Moro Zeit, 6.  y C / Grabador Esteve, 34. Valencia
Hasta el 30 de noviembre y el 7 de diciembre

En lo que a fotografía se refiere, este otoño no se viste de ocre y dorado, sino de blanco y negro. El Palau de la Música presenta ‘Cartes de visite’, un trabajo de Andrea Santolaya sobre dos grandes creadores valencianos: Manolo Valdés y Nacho Duato. Por otra parte, varios espacios expositivos inician también en blanco y negro un proyecto de largo recorrido: ‘Le Grand Voyage’. Una muestra colectiva de la obra de fotógrafos contemporáneos tanto españoles como franceses. Se inicia con  sendas exposiciones de Thierry Valencin, que se pueden visitar en el Instituto Francés, hasta el 30 de noviembre, y la Galería Railowsky hasta el 7 de diciembre.

Fotografía de Thierry Valencin, en la exposición Le Gran Voyage. Railowsky e Institut Français de Valencia. Imagen cortesía de la organización.

Fotografía de Thierry Valencin, en la exposición Le Gran Voyage. Railowsky e Institut Français de Valencia. Imagen cortesía de la organización.

“Thierry Valencin es un fotógrafo viajero que ha visitado numerosos países de Europa, Asia, África y el Caribe”, explica Armand Llácer, gestor cultural y comisario de la exposición. “Pero su mirada fotográfica, la más elaborada, la que se exhibe en Railowsky o las dos piezas originales del Instituto Francés, nos sumerge en una idea de viaje intimista y metafórico que se aleja de los reportajes gráficos al uso. En muchas de sus imágenes no reconocemos los sitios o resultan anecdóticos. Su concepto de viaje transciende los lugares y nos enfrenta a nosotros mismos y al gran viaje de nuestra existencia, a nuestro tránsito por la vida”.

El objetivo a medio plazo de este proyecto, que de momento no cuenta con ayuda institucional, es difundir el trabajo de artistas de contrastada calidad, todavía poco conocidos, a través de proyectos colectivos y del trabajo en red. “El objetivo a largo plazo es hacer comprender que el trabajo artístico y cultural son actividades absolutamente necesarias en el desarrollo de las personas y la sociedad”, señala Llàcer. “La falta de medios o la desidia no pueden ser excusa para eliminar las exposiciones o dejar de hacerlas. Con imaginación y ganas se pueden encontrar formas renovadas de producir proyectos culturales que lleguen al público y que continúen emocionando a través de las obras de los artistas, y que puedan ser profesionalmente sostenibles”.

Fotografía de Thierry Valencin, en la exposición Le Gran Voyage. Railowsky e Institut Français de Valencia. Imagen cortesía de la organización.

Fotografía de Thierry Valencin, en la exposición Le Gran Voyage. Railowsky e Institut Français de Valencia. Imagen cortesía de la organización.

Método lento

La fotografía en blanco y negro y la utilización de métodos tradicionales  de revelado es el hilo conductor más evidente de este proyecto. “Se trata de un método lento de trabajo, slow, que me parece muy interesante reivindicar en estos momentos de prisas y producción rápida y volátil”, subraya Llàcer. “Tratar de poner cierto freno al proceso de aceleración constante en el que estamos inmersos, y aprender a mirar y apreciar los objetos de forma más pausada y tranquila. En ese sentido de lo lento, lo desacelerado, lugares como Railowsky tienen mucho que decir. En sus casi 30 años de existencia se ha mantenido fiel a su proyecto de librería-galería cultural sostenible. Un verdadero milagro del que todos deberíamos aprender”.

Fotografía de Thierry Valencin, en la exposición 'Le Gran Voyage'. Institut Français y Railowsky. Imagen cortesía de la organización.

Fotografía de Thierry Valencin, en la exposición ‘Le Gran Voyage’. Institut Français y Railowsky. Imagen cortesía de la organización.

Collado en París

En primavera de 2015 tendrá lugar una exposición del fotógrafo valenciano Joaquín Collado en la galería de Clément Kauter de París. También está prevista la exhibición de piezas de la Colección Railowsky,  creada con buen criterio a través de  sus exposiciones,  en galerías y centros parisinos. “Una colección  coherente y rigurosa  que incluye piezas de fotógrafos de la segunda mitad del siglo XX que hoy en día están muy valorados a nivel internacional: Chema Madoz, Alberto García Alix, Cristina García Rodero y Bernard Plossu, entre otros.

Photo Mundo

Hace años que la fotografía alcanzó el rango de disciplina artística valorada al mismo nivel que otros lenguajes creativos. En todos los países existen grandes eventos, como Photo España, Paris Photo, London Photo, etcétera, que han permitido popularizarla y que sea valorada y apreciada por el gran público.  “Sin embargo, la fotografía valenciana y española todavía es muy poco conocida en los circuitos internacionales”, señala Llàcer. “Es menos conocida, por ejemplo, que la fotografía mexicana. Algo que resulta inexplicable. ‘Le Grand Voyage’ pretende mejorar la visibilidad del trabajo de nuestros fotógrafos, una iniciativa que se suma a otras que ya existen en Valencia, como Espai Visor o Doctor Nopo, que también están haciendo mucho por divulgar la fotografía contemporánea en nuestra ciudad e internacionalmente”, concluye Llàcer.

Fotografía de Thierry Valencin en la exposición 'Le gran voyage, que se muestra en Railowsky y el Instituto Francés de Valencia. Imagen cortesía de la organización.

Fotografía de Thierry Valencin en la exposición ‘Le gran voyage, que se muestra en Railowsky y el Instituto Francés de Valencia. Imagen cortesía de la organización.

Bel Carrasco

Escuela profesional para el audiovisual valenciano

Escuela de Creación y Comunicación Audiovisual (ECCAV)
Impulsada por César Martí

El sector audiovisual valenciano está herido de muerte por la reducción de las ayudas de la Generalitat y, sobre todo, el chapucero cierre de Ràdio Televisió Valenciana, que dejó a 1.800 trabajadores en la calle y a toda una industria sin su principal cliente. Pero a pesar de todo, algo se mueve.

César Martí, productor ejecutivo de varios de los éxitos de audiencia más notables en la historia de Canal 9 (series como Maniàtics, Autoindefinits o Socarrats*) o de alguno de sus programas más originales (S´Estila, un magazine sobre arquitectura e interiorismo), lanza una escuela para relanzar, o al menos contribuir a ello, el audiovisual valenciano.

César Martí, junto a Toni Benavent.

César Martí levanta un premio por la serie Socarrats en presencia de Toni Benavent, de Albena Teatre.

Se llama Escuela de Creación y Comunicación Audiovisual  (ECCAV) y ofrece cursos y jornadas de formación de “carácter práctico”, “totalmente enfocados a ser utilizados en la vida real”, dice Martí. El primero, “Branded Content: el futuro de la creación de contenidos”, tendrá lugar en octubre y noviembre  y contará con las lecciones de profesionales de la productora de El Hormiguero, del gigante de la publicidad Arena Media o de Shopciable, el centro comercial solidario on line.

“Es verdad que el audiovisual valenciano ha estado mejor, pero también lo es que hay cosas que hacer al margen de la televisión convencional. Queremos contribuir a relanzar la industria local ofreciendo una formación orientada a las necesidades de las empresas de la mano de profesionales de primer nivel”, dice Martí.

El productor regresa a Valencia tras ser alto ejecutivo en Madrid de Notro y Vértice 360. Martí encabezó en estas empresas el proyecto ganador para la privatización de parte de la programación de Canal 9, iniciativa frustrada por el abrupto cierre de la cadena.

¿Tendremos de nuevo televisión pública valenciana? “Sin duda, aunque seguramente seguirá un modelo diferente al anterior, más ágil y pegado a las necesidades y posibilidades del momento. Modestamente, en ECCAV aspiramos a mejorar la preparación de algunos de los profesionales de esa futura Televisió Valenciana”, dice Martí.

Voro Maroto

*El autor de la información trabajo con César Martí en la productora Conta Conta, autora de las series mencionadas.

Jardí Botànic: ¿Hay buenas y malas semillas?

Le Bonne Mauvaise Graine?
Exposición de Thierry Ardouin
Jardí Botànic de la Universitat de València
C / Quart, 80. Valencia
Inauguración: Miércoles 18 de junio, a las 19.00h.

Con 20 fotografías de gran formato de semillas “legales” e “ilegales” de rábano, guisante, guindilla, cebolleta, zanahoria, lechuga, haba o diferentes variedades de maíz, la exposición, con carácter divulgativo, pretende alentar al público general a descubrir cómo son y de dónde vienen los alimentos que nos comemos, cómo son sus semillas, y cuál es la problemática existente en torno a los diferentes sistemas de producción.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición 'Le bonne mauvaise graine?' en el Jardí Botànic de la Universitat de València. Imagen cortesía de Doctornopo.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición ‘Le bonne mauvaise graine?’ en el Jardí Botànic de la Universitat de València. Imagen cortesía de Doctornopo.

Comisariada por Doctornopo y con el apoyo del Institut Français de València, la muestra ‘Le bonne mauvaise graine?’ (‘Las buenas malas semillas?’), ubicada en el umbráculo del Jardín Botánico, se plantea como una intervención específica al aire libre que permite dar continuidad y coherencia al programa adaptándolo a las características del entorno. Además, la exposición al aire libre permite crear una experiencia cultural vinculada con el espacio y con las líneas de investigación del Jardí dedicadas al conocimiento de la diversidad vegetal, y a la conservación de especies y hábitats naturales.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición 'Le bonne mauvaise graine?' en el Jardí Botànic de la Universitat de València. Imagen cortesía de Doctornopo.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición ‘Le bonne mauvaise graine?’ en el Jardí Botànic de la Universitat de València. Imagen cortesía de Doctornopo.

Thierry Ardouin es un fotógrafo francés que dedica su trabajo a la observación de los lazos que mantienen las relaciones entre el hombre y su paisaje. Suele trabajar con fotografía de gran formato y para exteriores, con una voluntad de descontextualización del hecho artístico, con la que pretende crear entornos más cómodos y cercanos al espectador que le inviten a acercarse a la obra sin las reticencias que suelen despertar los espacios y formatos expositivos más convencionales.

La serie ‘Le bonne mauvaise graine?’, que se presenta en este proyecto, constituye un almanaque fotográfico de las semillas de algunos de los alimentos que forman parte de nuestro consumo diario.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición 'Le bonne mauviase graine?' en el Jardí Botànic. Imagen cortesía de Doctornopo.

Fotografía de Thierry Ardouin en la exposición ‘Le bonne mauviase graine?’ en el Jardí Botànic. Imagen cortesía de Doctornopo.

Thierry realiza una serie de fotografías de semillas consideradas por el gobierno francés como certlegales/certificadas (incluidas en los catálogos oficiales y elaboradas con procesos tecnificados de producción) o ilegales/naturales, y plantea al espectador las siguientes preguntas: ¿Son iguales todas las semillas?, ¿se puede justificar la decisión de considerar ilegales determinadas semillas?, ¿hay semillas buenas y semillas malas?

Con la técnica de la microfotografía Thierry crea imágenes casi irreconocibles que ponen en evidencia la clara desconexión del hombre con la naturaleza y cómo elementos que, como las semillas, antes formaban parte de la cotidianidad de su vida, se convierten en algo ajeno y desconocido. Además, el visitante descubrirá en qué se diferencian y por qué las semillas “legales” y las “ilegales”, y podrá comparar el caso francés con el español, así como recorrer el Jardín en busca de las plantas y semillas naturales retratadas en la exposición.

La exposición se inaugura el 18 de junio en el Jardín Botánico. En el evento inaugural, al que asistirá el artista y representantes de todas las instituciones implicadas, se celebrará además un concierto del grupo Gener presentando su disco ‘El temps del llop’.

Fotografía de semillas de la exposición 'Le bonne mauvaise graine?' de Thierry Ardouin en el Jardí Botànic. Imagen cortesía de Doctornopo.

Fotografía de semillas de la exposición ‘Le bonne mauvaise graine?’ de Thierry Ardouin en el Jardí Botànic. Imagen cortesía de Doctornopo.