Martí Anson, arquitectura anónima y sencilla

Acto 29: Martí Anson. Pabellón catalán, Arquitecto anónimo
Nivell Zero de la Fundació Suñol
Rosselló, 240. Barcelona
Hasta el 6 de septiembre

El Nivell Zero de la Fundació Suñol presenta ACTO 29: Martí Anson. Pabellón catalán, Arquitecto anónimo, un proyecto que toma como punto de partida la casa de vacaciones que Joaquim Anson ideó y construyó para su familia en los años setenta. Su hijo Martí la ha reconstruido con el objetivo de reivindicar la arquitectura anónima y sirviéndose del icono de los pabellones nacionales de las exposiciones universales. El Pabellón catalán se presentó por primera vez en el Palais de Tokyo de Paris en 2013.

Obra de la exposición 'Acto 29: Martí Anson. Pabellón catalán, Arquitecto anónimo. Imagen cortesía de la Fundación Suñol.

Obra de la exposición ‘Acto 29: Martí Anson. Pabellón catalán, Arquitecto anónimo’. Imagen cortesía de la Fundación Suñol.

A principios de los años 60, Joaquim Anson se dedicaba a la creación de muebles de madera de manera altruista en Mataró. Su objetivo era hacer muebles a un precio asequible, siguiendo una cierta tendencia de la época centrada en la cooperación entre profesionales de diferentes disciplinas. Arquitectos, abogados, administradores, gestores y artesanos trabajaban conjuntamente en varios proyectos, apostando por las prácticas comunitarias y rompiendo con el sistema jerárquico de la dictadura.

Siguiendo el espíritu de la edificación barata, Joaquim Anson, que no era ni arquitecto ni constructor, se planteó la construcción de una casa de vacaciones para su familia. Después de comprar un solar en las afueras de un pueblo de La Garrotxa, se lanzó a la construcción pensando que era posible disponer de una casa a bajo coste utilizando el mínimo necesario de materiales. Por esa razón, diseñó una casa en que la construcción con ladrillos cubría todas las necesidades, tanto a nivel de estructura como de mobiliario, que se incorporaba directamente a la obra de ladrillo. La economía del espacio era uno de los puntos esenciales de la edificación. Un edificio como un mueble.

Montaje de la exposición 'Acto 29: Martí Anson. Pabellón catalán, Arquitecto anónimo'. Imagen cortesía de la Fundación Suñol.

Montaje de la exposición ‘Acto 29: Martí Anson. Pabellón catalán, Arquitecto anónimo’. Imagen cortesía de la Fundación Suñol.

En el año 2013, con motivo de la presentación en el Palais de Tokyo de Paris, su hijo Martí Anson decide reconstruir la casa. Se trata de una estructura de madera desmontable, que se puede volver a montar en pocos días y sin la ayuda de profesionales. La construcción de Anson rinde homenaje a los constructores anónimos que realizaban proyectos que se concretaban en edificios sencillos, funcionales y asequibles.

De esta manera, pone en valor los conocimientos y el know how del patrimonio local, como hacen los pabellones nacionales de las exposiciones universales e internacionales, que representan las ideas de un país a partir de la forma arquitectónica en que se concretan. Así pues, la casa familiar es también un “pabellón catalán” y adquiere así un cierto significado político, aquel que reivindica una forma de acción anónima y cooperativa.

Obra de la exposición Acto 29: Martí Anson. Pabellón catalán, Arquitecto anónimo. Imagen cortesía de Nivell Zero de la Fundació Suñol.

Obra de la exposición Acto 29: Martí Anson. Pabellón catalán, Arquitecto anónimo. Imagen cortesía de Nivell Zero de la Fundació Suñol.

Cairo Times

CAIRO TIMES
Johanna Domke, Marouan Omara

Nivell Zero, Fundació Suñol
Rosselló 240, Barcelona
Hasta el 25 de mayo de 2013

"Crop", Johanna Domke, Marouan Omara. Vídeo, 47’22’’. 2013. Imagen cortesía de Fundació Suñol.

«Crop», Johanna Domke, Marouan Omara. Vídeo, 47’22’’. 2013. Imagen cortesía de Fundació Suñol.

Con motivo de la edición 2013 del SCREEN Festival, la Fundació Suñol presenta Cairo Times, una muestra de dos vídeos de los artistas Johanna Domke y Marouan Omara, que explora la compleja relación entre lo que vemos, lo que sabemos y lo que deviene imagen.

CROP es un documental experimental que reflexiona sobre el impacto de las imágenes en la última revolución egipcia. El film revela el interior del edificio de la redacción del periódico Al Ahram, el más antiguo e influyente de Egipto. El espectador es testigo de los procedimientos que se llevan a cabo dentro de la institución, mientras oímos el relato de un fotoperiodista que expresa una reflexión personal acerca de los medios de comunicación durante el antiguo régimen.

Cairo Times es un vídeo que conforma un análisis personal de la artista Johanna Domke sobre el uso de las imágenes durante la revolución y la incapacidad de producción visual en los momentos de calma.

"Crop", Johanna Domke, Marouan Omara. Vídeo, 47’22’’. 2013. Imagen cortesía de Fundació Suñol.

«Crop», Johanna Domke, Marouan Omara. Vídeo, 47’22’’. 2013. Imagen cortesía de Fundació Suñol.

La disfuncionalidad del edificio

ACTE 25: Luz Broto, Ocupar una tribuna

Nivell Zero
Rosselló, 240, Barcelona
Del 22 de marzo al 18 de mayo de 2013

Comisariado: Luz Broto y Fundació Suñol

 

El Nivell Zero de la Fundació Suñol presenta el ACTE 25: Luz Broto, Ocupar una tribuna, proyecto ganador de la quinta edición (2012) de la beca convocada por el centro de creación Can Xalant de Mataró y la Fundació Suñol, destinada a la producción y exposición de un proyecto de vídeo.

Ocupar una tribuna es un trabajo videográfico que documenta la acción organizada por Luz Broto el pasado 1 de diciembre de 2012 en el antiguo Canódromo Meridiana de Barcelona. Unas 300 personas, convocadas en colaboración con entidades y asociaciones del barrio de Congrés y zonas vecinas, llenaron la tribuna de este espacio cerrado y en desuso desde 2006. La acción proponía revivir una situación del pasado: devolver al Canódromo su uso como lugar de encuentro y con ella poner de manifiesto la disfuncionalidad de la grada y del edificio —tanto social como arquitectónica— en su contexto actual. Un espacio cerrado al público fue ocupado por una heterogénea multitud movilizada por la historia reciente del edificio.

La videoproyección muestra cómo durante 45 minutos la tribuna se llena de gente y se acaba vaciando de nuevo. El sonido ambiente de la plaza, que se escucha como un murmullo de fondo en la sala, acompaña a la imagen. Una fila de bancos, situada en la pared opuesta a la proyección, invita al espectador a sentarse y desde allí escuchar también el sonido registrado desde la tribuna —algunos comentarios y conversaciones de las personas que participaron en la acción—, creando así un paralelismo entre los bancos de la tribuna y la plaza del canódromo, y la fila de bancos y el espacio expositivo del Nivell Zero.

La publicación editada con motivo de la exposición contiene dos imágenes de la acción y un texto de Sonia Fernández Pan (historiadora del arte y escritora), quien, habiendo asistido a la misma sin conocer a priori lo que iba a suceder, construye una crónica que comienza con la descripción de lo que se vivió aquel sábado 1 de diciembre de 2012 en el antiguo Canódromo Meridiana y acaba haciendo un relato de los motivos que llevaron a centenares de personas a sentarse de nuevo en una tribuna, que ofrecía un lugar privilegiado desde donde mirar un paisaje urbano —un espacio público— como espectáculo.