‘The Announcement’ gana con su sarcasmo la Mostra

‘The Announcement’, de Mahmut Fazil Coskun, Palmera d’Or
34 edición de Mostra de València–Cinema del Mediterrani
Del 24 de octubre al 1 de noviembre de 2019

La 34 edición de Mostra de València–Cinema del Mediterrani llega a su fin. Un festival que regresó el año pasado con el objetivo de amplificar el nuevo cine hecho en los países de la cuenca del Mediterráneo, donde en los últimos años se ha producido una revolución cultural audiovisual cuyos ecos resuenan en todo el mundo.

La película ‘The Announcement’, del director turco Mahmut Fazil Coskun, se ha alzado con la Palmera d´Or, premio dotado con 25.000€. Una brillante comedia sarcástica sobre un intento fallido de golpe militar en Turquía, con un humor ácido en la estela de los trabajos de Aki Kaurismäki y los hermanos Coen.

El jurado, presidido por la directora de fotografía francesa Marie Spencer, consideró que ‘The Announcement’ merece la Palmera d’Or «por la visión y la habilidad de su director y por la perfecta ejecución de todos sus departamentos así como para escoger un estilo cómico y absurdo para explicar una historia atrevida y oportuna». ‘The Announcement’, además, ha conseguido alzarse con los premios a Mejor Guion, escrito por el propio director Mahmut Fazil Coskun, junto a Ercan Kesa, y Mejor Fotografía, firmada por Krum Rodríguez. 

Fotograma de ‘The Day I Lost My Shadow’, de Soudade Kaadan. Imagen cortesía de la Mostra.

La Palmera de Plata, dotada con 10.000€, ha sido para «The Day I Lost my Shadow», de la directora siria Soudade Kaadan. Es un relato con toques de realismo mágico ambientada en Siria en el año 2012. En opinión del jurado, «por crear una película que posee una cinemática elegante y poética que pone el foco sobre la agonía de la gente en una parte del mundo donde las vidas humanas peligran a causa de una horrible guerra”.

‘Sympathy for the Devil’, de Guillaume de Fontenay. Imagen cortesía de la Mostra.

La Palmera de Bronce, dotada con 5.000€,  es para la producción francesa ‘Sympathy for the Devil’. El potente debút de Guillaume de Fontenay. Una historia basada en hechos reales, que nos lleva a primera línea de fuego informativa de la guerra de los Balcanes. En 1992, en pleno conflicto, el periodista francés Paul Marchand cubre el sitio de Sarajevo. Su actitud provocadora le enfrenta con militares, tropas de Naciones Unidas y hasta con sus propios compañeros. 

Para el jurado de Mostra de València, ‘Sympathy for the Devil’ es merecedora de esta Palmera de Bronce por “contar una historia sobre la interminable fealdad de la industria de la guerra y por su retrato de un carácter único, el cual representa el complejo dilema ético que afronta un corresponsal de guerra: ser solo un testigo o implicarse en el conflicto”.

Además, el jurado ha concedido los siguientes premios: Mejor dirección para la documentalista italiana Michela Occhipinti por ‘Flesh Out’; Mejor Interpretación Masculina para Ahmed Hafiene por ‘Fatwa’; Mejor Interpretación femenina para Emilie Pipponier por ‘Alice’ y Mejor banda sonora para Marius Leftarache por ‘A Shelter Among the Clouds’.

En virtud del Convenio de colaboración entre À Punt y Mostra de València se concede el premio À Punt, a la película de la Sección Oficial que “promueva los valores de integración social, civismo, cooperación y paz, desde el respecto a la diversidad de social, de género, cultural y geográfica”. La escogida ha sido ‘Fatwa’, con guion y dirección de Mahmoud Ben Mahmoud. Este premio lleva implícita la adquisición de los derechos de emisión por parte de À Punt Mèdia.

À Punt valora especialmente en ‘Fatwa’ la capacidad de su director para retratar las diferentes sensibilidades islámicas que conviven en Túnez después de la primavera árabe y los cambios sociales que se derivan. Igualmente, el film radiografía el impacto que los procesos de radicalización religiosa tienen en las relaciones individuales y posa la mirada sobre el papel de la mujer en un entorno que le es estructuralmente desfavorable.

Fotograma de ‘The Announcement’, de Mahmut Fazil Coskun. Imagen cortesía de la Mostra.

‘Between two seas’, un alegato contra la ablación

Between two seas, de Anas Tolba
Mostra de València – Cinema del Mediterrani
Del 24 de octubre al 1 de noviembre de 2019

La ablación ahora mismo está presente en 28 países y no sólo de África, sino también de Asia, como Yemen, Malasia o India, y América. La película a concurso de la Sección Oficial de Mostra de València, ‘Between two seas’ del director egipcio Anas Tolba quiere ser “un alegato contra la ablación”, según declaró el productor de la cinta Abdulrahman El-Garawany, durante la presentación en rueda de prensa.

Durante una breve visita a su pueblo natal, una pequeña isla rural cerca de El Cairo, la hija de Zahra fallece tras sufrir la mutilación genital femenina. Después de este incidente, Zahra insiste en obtener el derecho de su otra hija y separarla del padre. La película arroja luz sobre diferentes problemas sociales, culturales y religiosos que padecen las mujeres, especialmente en las zonas rurales.

Abdulrahman El-Garawany, productor de ‘Between two seas’. Imagen cortesía de Mostra de València.

Abdulrahman explicó que la película surge de la «necesidad de contar una historia que, aunque creemos que se sabe mucho de ella, es muy desconocida en los diferentes niveles de agresión que sufre la mujer, los ritos tradicionales, o quién la practica». Es evidente que estamos ante “una violación a los derechos humanos de las niñas y no debe ocurrir”, afirmó El-Garawany.

Tolba denuncia en la película que la mutilación está arraigada en Egipto por una «tradición», a pesar de que la posibilidad de muerte es elevada para las niñas a las que se les practica, además de otros múltiples riesgos como enfermedades, infertilidad, o dolores permanentes. Para el productor de la película, “la tradición puede más que la formación e información, y hay que luchar para que no pase eso”.

Anas Tolba es un cineasta egipcio que comenzó su carrera en 2010 cofundando la productora, Axeer. Ha dirigido muchos videos musicales para una gran cantidad de artistas del mundo árabe, incluidos: Zap Tharwat, Hamza Namira y Cairokee.

En 2013, dirigió y produjo su primer documental, ‘Extracurricular’, que presenta a una madre que cree en el poder de viajar para educar a sus hijos. En 2017, dirigió su primer cortometraje de 15 minutos, ‘Mariam and The Sun’. La película fue reconocida con los premios Jury Selection Awards en el Accolade Film Competition y el Hollywood Film Festival. Su debut en el largo de ficción, ‘Between Two Seas’, arroja luz sobre el tema de la mutilación genital femenina.

Fotograma de ‘Between two seas’, de Ana Tolbas. Imagen cortesía de Mostra de València.

Los abusos sexuales en los conflictos armados

Zero Impunity, de Nicolas Blies, Stéphane Hueber-Blies y Denis Lambert
Mostra de València-Cinema del Mediterrani
Cines Babel
C/ Vicent Sancho Tello, 10. Valencia
Martes 29 de octubre de 2019, a las 22.30h

Desde hace unos meses, el movimiento #ZeroImpunity está cogiendo mucha fuerza. Este proyecto francoluxemburgués «transmedia y de impacto social”, que combina periodismo de investigación y activismo, denuncia la impunidad de los autores de abusos sexuales en los conflictos armados. La Sección Informativa de Mostra de València-Cinema del Mediterrani acoge el martes 29 de octubre, a las 22.30h, el documental ‘Zero Impunity’, dirigido por Nicolas Blies, Stéphane Hueber-Blies y Denis Lambert.

El documental, que alterna animación e imagen real, condensa en 90 minutos meses de investigación por parte de 12 periodistas y reúne testimonios de víctimas de abuso sexual. El punto de partida: la violación es un arma de guerra. En palabras del psicólogo Omar Guerrero, su fuerza es «radiactiva». 

Fotograma de ‘Zero Impunity’. Imagen cortesía de La Mostra.

No estamos ante un daño colateral, indisociable de cualquier conflicto armado, sino como un elemento integrante de un sistema organizado. La animación en el documental da concreción a abusos que hasta ahora resultaban vagos, los testimonios orales se materializan en imagen convirtiéndose así en pruebas tangibles. 

El largometraje denuncia las violaciones cometidas por soldados franceses en la República Centroafricana durante la Operación Sangaris, los métodos de tortura desarrollados por la administración Bush, las violaciones de niños por las fuerzas de Bashar El Assad, la violencia sexual en Ucrania cometida por los separatistas y las fuerzas ucranianas, pero también ataca la postura de la ONU sobre este tema y los fracasos de la Corte Penal Internacional que esperó hasta 2016 para castigar tales crímenes. 

Los hermanos Nicolas Blies (1981) y Stéphane Hueber-Blies (1976) son autores y directores franceses. Escriben, producen y dirigen sus películas conjuntamente. ‘Zero Impunity’ (2018) es su primer largometraje. Su intención es desarrollar películas de impacto social que mezclan el mundo tradicional del cine con el de los nuevos medios. Los hermanos Blies exploran en sus trabajos temas como la violencia sexual en tiempos de guerra, el feminicidio o la exclusión.

Fotograma de ‘Zero Impunity’. Imagen cortesía de La Mostra.

Ferzan Ozpetek, Palmera de Honor de la Mostra

Mostra de València-Cinema del Mediterrani
Del 24 de octubre al 3 de noviembre de 2019

Ferzan Ozpetek será distinguido con la Palmera de Honor en la 34 edición de Mostra de València-Cinema del Mediterrani. El director de ‘Hamam, el baño turco’ y «Rosso Istanbul» acudirá al festival, donde se repasará su filmografía. 

«Con esta Palmera de Honor continuamos estableciendo vínculos con la historia de la Mostra, ya que Ozpetek es un director que ha competido previamente en el festival», apunta Gloria Tello, Concejala de Patrimonio y Recursos Culturales, del Ayuntamiento de València. Además, destaca su importante «contribución a la visibilización de la cultura lgtbi».

El cine del director turco afincado en Italia aborda cuestiones universales a partir de experiencias. Un cineasta «sin prejuicios, que apuesta por un cine marcado por la sensualidad y de carácter netamente mediterráneo», señala Eduardo Guillot, director de programación de la Mostra.

Fotograma de ‘Hamam, el baño turco’, de Ferzan Ozpetek. Imagen cortesía de la Mostra de València.

Ferzan Ozpetek nació en Estambul en 1959 y se trasladó a Italia en 1978 para estudiar Historia del Cine en la Universidad La Sapienza de Roma. Ha realizado trece películas, incluido su popular debut ‘Hamam, el baño turco’, descubierta en la Quincena de Realizadores de Cannes y Premio del Público de la Mostra de València de 1997. La película disfrutó de grandes críticas y del favor del público, estrenándose Francia, Gran Bretaña, Alemania, España e incluso en los Estados Unidos. ‘Hamam’ realizó el circuito de festivales cinematográficos con gran éxito.

Su filmografía se caracteriza por desarrollar un relato integrador de las diversas culturas del Mediterráneo, y en ella destacan ‘El hada ignorante’ (2001), ‘La ventana de enfrente’ (2003), ‘Tengo algo que deciros’ (2010) o ‘Rosso Istanbul’ (2017), entre otras, habitualmente coproducidas entre Italia, Turquía y Francia.

Ozpetek también ha dirigido tres óperas, ‘Aida’, ‘La Traviata’ y la más reciente, ‘Madama Butterfly’, y ha publicado dos novelas: ‘Rosso Istanbul’ y ‘Sei la mia vita’. Acaba de completar el montaje de ‘La Dea Fortuna’, que se estrenará en Italia a finales de noviembre de 2019. Mostra de València-Cinema del Mediterrani se celebrará del 24 de octubre al 3 de noviembre en los Cines Babel y en IVC La Filmoteca.

Ferzan Ozpetek. Imagen cortesía de la Mostra de València.

Palmera de Honor de La Mostra para Liliana Cavani

34 Mostra de València-Cinema del Mediterrani
Liliana Cavani |Palmera de Honor
Del 24 de octubre al 3 de noviembre de 2019

La cineasta italiana Liliana Cavani recibirá la Palmera de Honor de la 34 edición de Mostra de València-Cinema del Mediterrani, que se celebrará del 24 de octubre al 3 de noviembre de 2019. El festival repasará su filmografía con un ciclo organizado en colaboración con el IVC Filmoteca y el MedFilm Festival de Roma.

La directora recibirá el galardón en reconocimiento por ser «una cineasta valiente y sin complejos, que ha ejercido una notable influencia en varias generaciones de directoras europeas», el 24 de octubre en la gala de inauguración del festival, que tendrá lugar en el Teatro Principal de València. Además, también ofrecerá una masterclass en el marco de la Mostra.

Nacida en Carpi, en la provincia de Módena, estudió Filología Clásica y se graduó en el Centro Sperimentale di Cinematografia de Roma. Tras trabajar durante años en televisión, su debut en el largometraje se produce en 1966, con ‘Francesco d’Assisi’, a la que siguen ‘Galileo’ (1968), ‘Los caníbales’ (1972), ‘L’ospite’ (1972), ‘Milarepa’ (1973) y ‘El portero de noche’ (1974), que se convirtió en su filme más polémico, ya que llegó a ser censurado por las autoridades italianas.

Un drama erótico, decadente y sin embargo bello, donde una sobreviviente de un campo de concentración nazi (una espléndida Charlotte Rampling), que descubre a su extorturador y amante (Dirk Bogarde) trabajando como portero en un hotel en Viena y reanuda con él su relación sadomasoquista.

La película fue clasificada X en varios países, entre ellos Reino Unido, Austria y Estados Unidos. En España estuvo prohibida durante más de dos años; cuando finalmente se estrenó en 1976, en su versión íntegra, a su gran calidad se unió un enorme éxito de público.

Posteriormente dirige ‘Más allá del bien y del mal’ (1977), ‘La piel’ (1981), ‘Detrás de la puerta’ (1982), ‘Berlín interior’ (1985), ‘Francesco’ (1985), ‘Dove siete? Io sono qui’ (1993) y ‘El juego de Ripley’ (2002), películas en las que ha trabajado con actores como John Malkovich, Marcello Mastroianni, Charlotte Rampling, Dirk Bogarde, Michel Piccoli, Tom Berenger, Mickey Rourke o Helena Bonham-Carter, entre otros.

Además, ha dirigido diversas películas para televisión, obras de teatro y una veintena de óperas. La más reciente, ‘Alì Babá e i 40 ladroni’, de Luigi Cherubini, en el Teatro de la Scala de Milán, fue estrenada en 2018, el mismo año en que el Festival de Venecia otorgó a Liliana Cavani el Premio Bresson, que de este modo se concedía por primera vez a una mujer.

La cineasta italiana Liliana Cavani. Fotografía de Mario Tursi cortesía de La Mostra de València.

MAKMA

Cine egipcio dirigido por mujeres en la Mostra

34 Mostra de València-Cinema del Mediterrani
Avance de programación
Del 24 de octubre al 3 de noviembre de 2019

La Mostra de València-Cinema del Mediterrani, que celebra su 34 edición del 24 de octubre al 3 de noviembre del 2019, continúa revelando su programación. Una de las múltiples miradas del festival se detendrá en el cine egipcio dirigido por mujeres.

Junto al repaso del nuevo cine hecho en el mediterráneo en su Sección Oficial y la Sección Informativa Mostra de Valencia-Cinema del Mediterrani quiere visibilizar la creación cinematográfica egipcia hecha por mujeres y la diversidad de puntos de vista que la generan, desde lo más comercial a lo político, en su ciclo ‘La revolución de la mujer en el cine egipcio’.

La primavera árabe que emergió en el norte de África fue una oportunidad fundamental para el cambio de la figura de la mujer en la sociedad. Y de aquel movimiento y rompiendo estereotipos y tabúes, el programa de Mostra de València proyectará doce películas de ocho directoras: Kamla Abu Zekry, Sandra Nashaat, Ayten Amin, Mariam Abou Ouf, Hala Khalil, Hala Lotfy, Nadine Khan y Amal Ramsis.

Cartel de la 34 Mostra de València, protagonizado por el pez-cámara realizado por el diseñador e ilustrador valenciano Diego Mir.

Además, se realizará una mesa redonda con siete de las directoras del ciclo con el objetivo de acercar al público las diferentes realidades políticas, de género y culturales en Egipto. “Una mirada al cine hecho por mujeres en el mundo árabe y su labor como exponente de una realidad que nadie más está en posición de representar”, apunta Glòria Tello, concejala de Patrimonio y Recursos Culturales del Ayuntamiento de València.

‘Yom lel-Sittat/A Day for Women’ (2016), de Kamla Abou Zekr, analiza las relaciones de género y toca el tema del creciente fanatismo religioso. En un barrio pobre de El Cairo se inaugura una piscina pública. Los domingos están reservados para mujeres, pero la decisión no agrada a los hombres. La situación da pie a un retrato tragicómico del final de la era Mubarak. Fue Premio del público en el Arab Film Festival.

En ese contexto de revolución política surge también el largometraje ‘Tamantashar Yom/18 Days’ (2011), un trabajo colectivo realizado por diez directores egipcios y formado por varios cortometrajes independientes que ofrecen testimonio de la revuelta que acabó con la dimisión de Hosni Mubarak después de treinta años en el poder. Otra película que pone el foco en la revolución de la plaza de Tahrir es ‘Nawara'(2015), de Hala Khalil.

Dos thrillers dirigidos por Sandra Nashaat nos dan el pulso del cine de acción y más comercial de la industria egipcia dirigido por mujeres. ‘Masgoon Transit/Transit Prisoner’ (2008), trepidante trabajo sobre espías y ‘El-Maslaha’ (2012), exitoso blockbuster sobre narcotraficantes.

La programación cuenta además con cuatro comedias: ‘Kas wa lask/Cut and Paste’ (2006), de Hala Khalil; ‘Bebo Wa Bashir’ (2011), de Mariam Abou Ouf; ‘Harag W’ Marag/Chaos, Disorder’ (2012), de Nadine Khan; y ‘Villa 69’ (2013), de Ayten Amin. Y las películas dramáticas ‘Wahed-Sefr/One-Zero’ (2009), de Kamla Abou Zekri, y ‘Al-khoroug lel-nahar/Coming Forth by Day’ (2012), de Hala Lotfy.

‘Yom lel-Sittat/A Day for Women’ (2016), de Kamla Abou Zekr. Fotografía cortesía de la Mostra de València.

Completa el ciclo un trabajo de no-ficción: el documental ‘You Come from Far Away’ (2018), de Amal Ramsis, sobre la extraordinaria historia de una familia palestina que a lo largo del siglo pasado se dispersó como consecuencia de la guerra civil española, la segunda guerra mundial y la guerra civil libanesa. Mejor documental en el Festival de Cartago.

Activistas en su cotidianidad

Desde mediados de los años noventa el cine egipcio, la industria cinematográfica más importante y la de mayor difusión del mundo árabe, ha experimentado una notable incorporación de mujeres cineastas. Hasta entonces, el número de directoras árabes era aún minoritario, siendo los nombres más conocidos los de las tres pioneras que iniciaron la industria fílmica en Egipto: Aziza Amir, Assia Dagher y Mary Queeny.

Sin embargo, los temas de los trabajos de estas pioneras eran completamente comerciales en base a los criterios de la época y no tocaban los derechos de la mujer. Es a partir de los 70, y especialmente los 80, cuando se empiezan a ver películas en las que aparecen mujeres y tratan tímidamente sobre sus derechos.

Es con la llegada de una nueva generación de directoras egipcias, las que surgieron en la primera década del siglo XXI, que las películas comienzan a centrarse en la vida cotidiana de las mujeres. Y que han funcionado como un catalizador importante del feminismo en Egipto y, por su proyección, en el mundo árabe.

Una generación joven, cosmopolita, que conoce muy bien la situación y las problemáticas del mundo árabe, con una mayor educación cinematográfica, y que unida a la viabilidad tecnológica están dando lugar a singulares y múltiples propuestas.

La directora egipcia Maryam Abou Ouf. Fotografía cortesía de la Mostra de València.

MAKMA

El pez cámara de Diego Mir, para la Mostra de València

Imagen gráfica de Diego Mir
34 edición de Mostra de València-Cinema del Mediterrani
Del 24 de octubre al 3 de noviembre de 2019

El diseñador e ilustrador valenciano Diego Mir firma la imagen de la 34 edición de Mostra de València-Cinema del Mediterrani, que se celebrará del 24 de octubre al 3 de noviembre del 2019. Mir se ha basado en conceptos como los fotogramas, el mar y la cámara cinematográfica para imprimir dinamismo a la composición. 

«La imagen de la 34 Mostra de València se apoya en este concepto de ilusión óptica, mediante un motivo (el pez, que nuestro cerebro convierte en cámara) acompañado de elementos que podemos encontrar en nuestras playas. Entre estos objetos encontrados destaca la piedra, símbolo de un festival sólido», explica el diseñador. 

El resultado es una imagen cargada de simbolismo.»Una composición llamativa, directa y contundente, que se basa en elementos conceptuales y distingue un festival con personalidad propia, que se posiciona como la cita imprescindible del cine actual del Mediterráneo», apuntan desde la organización de Mostra de València-Cinema del Mediterrani.

Diego Mir se ha decantado por una tipografía rotunda, que crea el contrapunto necesario para equilibrar las exturas, las imperfecciones y las formas irregulares de los elementos fotográficos y del pez-cámara. «El cine es magia. El movimiento en la gran pantalla es un artificio mental: nuestro cerebro transforma fotogramas estáticos en secuencias dinámicas», afirma Mir.

Nacido en València, Mir ha ilustrado artículos de opinión y portadas para varias publicaciones nacionales e internacionales y ha desarrollado proyectos de diseño para clientes como el Ajuntament de València, la Institució Alfons el Magnànim o el Museu de Belles Arts de València.

Entre sus proyectos recientes se encuentra la campaña gráfica #TrieEstimar, diseñada junto a Luis Demano para promocionar el Programa Contexto de la Universitat de València contra la violencia machista, la imagen gráfica de las tres últimas ediciones del aniversario de la Universitat Popular de València o el cartel «L’horta és vida». Sus ilustraciones también han aparecido en The New York Times, The Wall Street Journal, The Economist o McGraw Hill.

Cartel de Diego Mir. Imagen cortesía de Mostra de València.

Mostra de València ya tiene su libro

‘De València al Mediterrani, 1980-1990’, de Vicent Gregori
Mostra de València
Diciembre de 2019

Mostra de València, Trobada de Música del Mediterrani y Encontre de Escriptors, los tres grandes proyectos culturales puestos en marcha por el Ayuntamiento de Valencia durante sus primeros años democráticos y que convirtió a la ciudad en un referente cultural del Mediterráneo, ya tiene su historia.

La Nau de la Universitat acogió la presentación de ‘De València al Mediterrani, 1980-1990’, un libro que recopila y resume no sólo la filosofía en sí del proyecto cultural, sino que aporta además una importante base documental de sus respectivas ediciones hasta el cambio de color político municipal y la paulatina desaparición de cada una de las iniciativas, todas ellas recuperadas hace seis años por la asociación ciudadana Mostra Viva.

Irene Papas. Imagen cortesía de Mostra València.

Irene Papas. Imagen cortesía de Mostra València.

Firmado por Vicent Gregori, actual Coordinador de Mostra Viva, la publicación narra y describe a través de sus más de 300 páginas, el inicio y desarrollo del proyecto cultural y político. Además, funciona como monumento documental de una época. Lo hace a través de cifras, datos e imágenes de cada una de sus respectivas ediciones. Pero la obra también aporta una reflexión sobre un modelo de proyecto cultural que marcó época y tendencia desde la filosofía inicial de convertir la ciudad de Valencia en epicentro de la cultura de los pueblos del Mediterráneo y al mismo tiempo convertirse en espacio de reflexión social, cultural y de transformación política e intelectual.

La obra funciona como análisis profundo de una acción de política cultural puesta en marcha durante la etapa de Ricard Pérez Casado como alcalde de la ciudad, y de Vicent Garcés como delegado de su parcela cultural y, al mismo tiempo, promotores de las iniciativas. Ambos firman el prólogo. El trabajo es, asimismo, una reflexión histórica de una época cultural y de encuentro social que vive una etapa renacentista gracias al colectivo Mostra Viva del Mediterrani o el actual equipo de gobierno municipal que ha decidido asumir la organización de la Mostra de Cine.

Libro

Portada del libro ‘De València al Mediterráneo’.

Su autor, Vicent Gregori, recuerda que en 2011 el gobierno municipal del PP optó por cerrar la Mostra de València “por motivos económicos”. Por ello un grupo de personas “decidió rebelarse para demostrar que la Mostra estaba Viva”. Así que se pusieron en marcha nuevas Mostra/Trobada/Encontres que animaban a recuperar el espíritu de las iniciativas, como así ha sucedido con gran éxito social y cultural, lo que constata su vigencia y reafirma la fuerza inicial y filosofía político cultural que generó su nacimiento y anima y constata su vigencia.

Melina Mercouri. Imagen cortesía de Mostra de València.

Melina Mercouri. Imagen cortesía de Mostra de València.

La monografía establece dos líneas de investigación y narración claramente diferenciadas. La primera aporta una reflexión en torno a una política cultural inexistente hasta ese momento que dio origen a un hecho cultural singular y dejó datos y participantes a tener en cuenta. Aporta hechos específicos y formales así como documentación histórica. La segunda parte, menos científica, permite a su autor abrir un proceso de reflexión sobre la actualización de una nueva política cultural y ciudadana que mantiene su apuesta decidida por resituar a Valencia como punto de referencia y lugar de encuentro de las culturas de los pueblos del Mediterráneo.

La obra cuenta con una edición impresa y una segunda online que se podrá consultar a través de la web de Mostra Viva, www.mostraviva.org. La publicación ha contado con el apoyo del Consell Valencià de Cultura, el Ayuntamiento de València y la Fundación Asamblea de Ciudadanos del Mediterráneo.

Vicent Garcés, Giulietta Masina y Francesc Carrasco. Imagen cortesía de Mostra de València.

Vicent Garcés, Giulietta Masina y Francesc Carrasco. Imagen cortesía de Mostra de València.

Necesitábamos a la Mostra

Mostra de València – Cinema del Mediterrani
Del 18 al 28 de octubre de 2018

Estar en la entrada de la renacida Mostra de València fue algo que no hubiera esperado nunca. Muchos años, sobre todo desde la entrada al gobierno de Compromís, se llevaba hablando de la necesidad de retomar aquel sueño, aquel festival que unía a los pueblos de Mediterráneo bajo un mismo paraguas. El festival estaba en la boca de todos. La Mostra significaba mucho para mí cuando era bastante más joven.

Fotograma de 'Plaga Zombie'

Fotograma de ‘Plaga Zombie’, de Pablo Parés y Hernán Sáez.

Recuerdo las secciones de cine gore, sí amigos, de cine gore. Aquellas tardes de juventud con un buen amigo mientras en la pantalla se proyectaban películas como la argentina ‘Plaga Zombie’ (1997), de Pablo Parés y Hernan Sáez. Y también ‘Demonium’ (2001), de Andreas Schnaas, el cual estaba detrás nuestro con el equipo. Aquella sensación de estar con ellos, con el equipo, el director y la actriz, aquello nos hechizó, no se me olvidará jamás. Creo incluso que fue mi primera película en versión original subtitulada.

Fotograma de 'Volver a empezar', de José Luis Garci.

Fotograma de ‘Volver a empezar’, de José Luis Garci.

Otro año, en los extintos y añorados ABC Martí, vi por primera vez ‘Volver a empezar’ (Jose Luís Garci, 1982), historia de nuestro cine y un logro que trascendió fronteras. La Mostra no solo nos hacía pasar grandes horas de cine, sino que nos ilustraba, nos enseñaba. Iba a La Mostra como cualquiera, pagaba mi entrada y hasta me hice socio, pero un día desapareció de nuestras vidas. La ciudad se quedó huérfana, había que recortar presupuesto y el festival parece que era innecesario.

Sobre el escenario, Eduardo Guillot (dcha) y Efti Philipou. Fotografía de Javier Caro.

Sobre el escenario, Eduardo Guillot (dcha) y Efthimis Filippou. Fotografía de Javier Caro.

Cinema Jove se quedó entonces como único festival grande de la ciudad: era ahora la bandera de València y no lo hicieron nada mal, de hecho, lo hicieron muy bien, aunque en las retinas de todos nosotros aún estaba la olvidada Mostra. El sueño del que nos despertaron por la fuerza. València sin ella estaba fuera del circuito de festivales, algunos nos adelantaron como Sevilla (Festival de Cine Europeo), otros se alzaron con el trono del cine español como Málaga, y València y su Mostra seguían encerrados en el recuerdo de los cinéfilos que habían asistido a un festival único en su especie.

Fotograma de 'Un día más con vida'

Fotograma de ‘Un día más con vida’, de Raúl de la Fuente.

Y ahora estoy aquí, en los magníficos cines Babel, rodeado de gente a punto de ver ‘Un día más con vida’ (Raúl de la Fuente, 2017) en La Mostra, porque aunque estuvo en coma, sobrevivía en nuestros deseos y sueños. De la Fuente ha hecho una obra maestra, ¿para qué vamos a negarlo? No sabemos cómo catalogarla, ¿documental, animación, una nueva clasificación…? La cuestión es que estamos ante una bomba de relojería, de esos filmes que te atrapan y te hacen esbozar una sonrisa idiota, siendo plenamente consciente que has asistido a algo que se desparrama por los márgenes de lo normal, de lo usual.

Es el relato autobiográfico de Ryszard Kapuściński que narra los últimos días de Angola como colonia portuguesa en 1975, y las terribles consecuencias de esta descolonización. Es eso, y más, mucho más. Es sentimiento, lucha, pasión e ideología. Un sistema de creencias en unos valores que se han perdido.

Desenterrando Sad Hill

Desenterrando Sad Hill, de Guillermo de Oliveira.

Otro de esos platos de gourmet que tanto se llevan en restaurantes de nivel, es lo que nos sirvió Eduardo Guillot, director de La Mostra, al traerse, directamente desde su paso por Sitges, con el Premio Mejor Película en Noves Visions, ‘Desenterrando Sad Hill’ (Guillermo de Oliveira, 2018). Hacía tiempo que no escuchaba un aplauso tan prolongado como el que le dimos al director, que muy amablemente charló sobre el rodaje, la idea y la ilusión que habían depositado todos en ese trabajo.

Estamos ante un largometraje documental sobre la reconstrucción del cementerio construido en España, en la plena época franquista, hace 50 años, para la secuencia final de la película ‘El bueno, el feo y el malo’ (Sergio Leone, 1968). ¡Qué emocionante ver éste tipo de cine! Solo con estas dos obras, ya lo tienen muy difícil para superar esta edición, que se quedará prendida de nuestras retinas durante mucho tiempo.

Fotograma de 'El pico', de Eloy de la Iglesia.

Fotograma de ‘El pico’, de Eloy de la Iglesia.

Por supuesto, antes de marcharme a la Seminci de Valladolid, no podía perderme ‘El Pico’ (Eloy de la Iglesia, 1983), una denostada película muy interesante, que con los años ha ido transformándose más en un testimonio fidedigno de un momento muy concreto de nuestra historia más reciente. Eduardo Guillot nos ha devuelto, aunque quizás no lo sepa, algo más que un festival, nos ha devuelto el sueño de una semana de otoño. Nos vemos el año que viene, porque, ¡València es cine!

Desenterrando Sad Hill

Desenterrando Sad Hill, de Guillermo de Oliveira.

Javier Caro

Más de 9.000 espectadores en la renacida Mostra

33 edición de Mostra de València–Cinema del Mediterrani
Del 18 al 28 de octubre de 2018

La 33 edición de Mostra de València–Cinema del Mediterrani llegó a su fin. Un festival que ha vuelto, tras seis años de ausencia, para ampliar el imaginario del cine de la cuenca del mediterráneo en nuestro país y que, celebrado del 18 al 28 de octubre, ha recibido un total de 9.178 espectadores.

Las cifras “demuestran que había ganas de Mostra, que los valencianos la echaban de menos y que València tiene potencial para ser el referente audiovisual del Mediterráneo. La nueva edición ha despertado interés, se han cumplido ampliamente nuestras perspectivas, y las numerosas sesiones en los Cines Babel y la Filmoteca,  han tenido una gran acogida”, apunta Gloria Tello, concejala de Cultura del Ayuntamiento de València.

Regresa convertido en toda una cita obligada para los amantes del cine contemporáneo, con una propuesta audiovisual cuidada y dinámica, así como un espacio de reflexión para repensar el Mediterráneo. “Y con una propuesta tan firme como la que se quiere apuntalar de nuevo en cada edición para lograr posicionar la Mostra como un festival de referencia de la ciudad”, añade Rosa Roig, directora de Mostra de València.

“La respuesta del público a la sección oficial ha sido más que notable. Tener salas rozando el lleno para ver películas tunecinas o libanesas inéditas en España demuestra que tenía sentido recuperar la esencia original de la Mostra”, explica el responsable de programación de Mostra de València Eduardo Guillot. En su opinión, el público ha apreciado la calidad de la propuesta artística de la Mostra.

De hecho, es una gran noticia para el responsable del festival el que hayan sido la Sección Oficial y la Sección informativa las de mayor afluencia de público. Una sección a competición que premió con sus Palmeras a tres propuestas de directores jóvenes. “Nos entusiasma que el jurado haya tenido en cuenta en el palmarés a los cineastas emergentes. Estoy convencido de que directoras y directores como Banu Sivaci o Nathan Ambrosioni darán mucho que hablar en el futuro”, señala Guillot.

Otra de las propuestas programáticas que mejor ha funcionado es la didáctica Mostra del Instituts, proyecciones escogidas por su temática, por donde pasaron 812 alumnos de 18 centros educativos de secundaria de València.

En 2018 la Mostra de València ha proyectado en las cinco salas de Babel y en la Sala Berlanga de la Filmoteca de València 87 títulos en 160 proyecciones: 67 largometrajes, seis mediometrajes y 14 cortometrajes. En las principales secciones pudo contarse hasta 22 estrenos nacionales. El festival ha contado con más de 35 invitados internacionales y 89 periodistas acreditados, 39% de prensa especializada.

Público en los cines Babel. Imagen cortesía de la Mostra de València.

Público en los cines Babel. Imagen cortesía de la Mostra de València.