Una abyecta melancolía

Ho Tzu Nyen
La nube del no saber (The cloud of Unknowing, 2011): Videoinstalación de cuatro canales, en color, con sonido, 17 min, con focos. Edición 1/1
Sala Film & Video del Museo Guggenheim Bilbao
Avenida Abandoibarra, 2. Bilbao
Hasta el 24 de abril de 2016

“Mi única estrella ha muerto -y mi laúd constelado lleva el sol negro de la melancolía” (El desdichado, Gérard de Nerval)

‘La nube del no saber’ (The cloud of unknowing), una instalación de vídeo multicanal creada por Ho Tzu Nyen (Singapur, 1976) en 2011 para representar a su país, Singapur, en la Bienal de Venecia de ese año, lleva ese sol negro de la melancolía al que alude Nerval.

La pieza, presentada a través de cuatro inmensas pantallas y una compulsiva banda sonora compuesta por doscientos fragmentos musicales cuyas letras mencionan a las nubes, sumerge al espectador en el mundo desconsolado y desolado de la melancolía.

Un mundo, como señala Julia Kristeva en su libro ‘Sol negro. Depresión y melancolía’, habitado por un “abismo de tristeza, de dolor incomunicable que nos absorbe a veces, y a menudo duramente, hasta hacernos perder el gusto por cualquier palabra, cualquier acto, inclusive, el gusto por la vida”.

Imagen de la videocreación de Ho Tzu Nyen. Museo Guggenheim de Bilbao.

Imagen de la videocreación de Ho Tzu Nyen. Museo Guggenheim de Bilbao.

La cámara de la videocreación ‘La nube del no saber’ penetra de manera indiscreta -al igual que la cámara de Hitchcock en ‘La ventana indiscreta’ (Rear Window, 1954)-, en la habitación donde vive cada uno de los cinco inquilinos de un edificio cualquiera de los suburbios de la ciudad de Singapur. Cinco inquilinos abrumados por una realidad que les absorta hasta la impotencia: un escritor que destruye cada hoja que escribe, una anciana obnubilada por la inmensa naturaleza que imaginariamente emana de la maceta que cuida, un hombre maduro absorbido por la cama, al igual que el agua se hunde en la tierra seca, una mujer madura decaída en una silla, descomponiéndose al igual que los platos de comida que le rodean y, por último, un anciano cuya piel está literalmente quemada por las numerosas bombillas encendidas que cuelgan del techo. Ninguna palabra, sólo miradas devastadas sobre esos objetos que les rodean y les sobrecogen.

La mirada voyeur de Ho Tzu Nyen contempla sin misericordia  a estos personajes: los cuerpos pesados y grasientos, las miradas ojerosas y extrañadas consigo mismas, el color glauco de la tez de sus rostros. Personajes cuyos efluvios emanan un hedor abyecto que impregnan cada habitación donde habitan; personajes más cerca de la muerte que de la vida.

Imagen de la videocreación de Ho Tzu Nyen. Museo Guggenheim de Bilbao.

Imagen de la videocreación de Ho Tzu Nyen. Museo Guggenheim de Bilbao.

‘La nube del no saber’ toma su título de un tratado anónimo escrito en inglés del siglo XIV. Un ensayo teológico donde “la nube del no saber” representa la metáfora de la distancia que existe entre el amor inconmensurable de Dios y el  amor humano. Una distancia que se puede acortar a través de la contemplación mística, pero, tal y como propone el tratado, siempre existirá una nube del no saber entre lo divino y lo humano.

La melancolía es ese sentimiento que no quiere saber nada de la existencia de esa distancia. De la distancia como metáfora de lo mensurable, de lo mortal, de la pérdida, de lo ininteligible que configura la existencia humana.

La nube del no saber, que surge constantemente como una bruma, como una niebla en el universo representado de la videocreación de Ho Tzu Nyen, sumerge a los personajes en la impotencia melancólica: “Un estado de ánimo -como decía Freud en ‘Duelo y melancolía’- profundamente doloroso”.

Un estado de ánimo que atrapa al espectador de la instalación. El montaje fragmentado compuesto por las cuatro pantallas, la iluminación tenebrosa al estilo de cierta obra de los pintores manieristas Zurbarán y Caravaggio, y la impulsiva banda sonora introducen al espectador en ese universo de abyecta melancolía donde el sol negro eclipsa la nube del no saber.

Imagen del video de Ho Tzu Nyen. Museo Guggenheim de Bilbao.

Imagen de la videocreación de Ho Tzu Nyen. Museo Guggenheim de Bilbao.

Begoña Siles

La metamorfosis en el arte

Proyecto 3CMCV ‘Arte y Metamorfosis’
Daniel Jordán, Hugo Martínez-Tormo y Alejandra de la Torre
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 7 de febrero

El Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana presenta la exposición de la tercera edición del Proyecto 3 CMCV ‘Arte y Metamorfosis’ que se podrá ver en el Centro del Carmen del 5 de noviembre al 7 de febrero. En ella los artistas Daniel Jordán, Hugo Martínez-Tormo y Alejandra de la Torre presentan tres propuestas multidisciplinares que reflexionan sobre la idea de la transformación de la obra de arte y del propio artista.

Se trata de la tercera convocatoria del programa Proyecto 3 CMCV que publica el Consorcio de Museos anualmente. En ella, se seleccionan tres proyectos expositivos dotados cada uno con una ayuda a la producción de 5.000 €. Una vez realizados, los tres proyectos conforman una exposición que itinera por las tres provincias de la Comunitat.

Clásicos del cine y de la literatura universal como La ventana indiscreta de Hitchcock, en la pasada edición, o ahora La metamorfosis de Kakfa han servido de hilo conductor en las diferentes convocatorias proponiendo temas de interesante reflexión. Temas, por otra parte, muy recurrentes en la historia del arte como es este año la idea de la transformación, el cambio, o incluso la monstruosidad rozando ya la imagen fantástica.

A partir de la novela de Franz Kafka La Metamorfosis, de la que se cumple este año su centenario, los tres artistas presentan en esta exposición una obra de gran carga simbólica trabajando en diferentes disciplinas tales como pintura, escultura, instalación audiovisual o fotografía.

Formalmente la exposición presenta una obra por cada artista que no se centra en una única pieza sino en un conjunto de ellas con el objetivo tanto de transmitir su mensaje como de conocer la personalidad artística del creador.

Instalación de Hugo Martínez-Tormo. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

Instalación de Hugo Martínez-Tormo. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

En el caso de Hugo Martínez-Tormo, éste centra la mirada sobre el proceso de creación de la obra de arte mostrando cada fase de transformación de la misma, pasando de la pintura a la escultura a través del audiovisual. Su obra titulada ‘Tríptico’ consiste en una instalación audiovisual compuesta por tres fotografías, tres vídeos y tres volúmenes geométricos, que a su vez recuerdan a tres crisálidas. Formas, volúmenes y colores, todos ellos primarios, que combinándose entre sí, producen variaciones infinitas y generan todas las formas y colores posibles.

Daniel Jordán, junto a su obra. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

Daniel Jordán, junto a su obra. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

En su obra ‘The Fool Show’ (instalación a partir de esculturas y pinturas), Daniel Jordán hace una interpretación de la novela basándose en su carácter autobiográfico. Jordán se identifica como artista con la pasión que sentía Kafka por la escritura. La transformación muestra la situación en la que se encuentra el creador, quien se siente un bicho raro por querer dedicarse a su pasión, la cual es entendida de forma cuanto menos sospechosa a ojos de la sociedad mercantil moderna.

Alejandra de la Torre, junto a su obra. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

Alejandra de la Torre, junto a su obra. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

Alejandra de la Torre en su obra ‘El estigma del Parado’ hace una crítica social de la situación del parado en España. A modo autobiográfico describe el proceso transformador del ser humano, del artista, con sus ilusiones, su formación y su proyección profesional, en un objeto, en un parásito de la sociedad, en definitiva en un bicho, con las esperanzas ya mermadas por el fracaso ante la falta de apoyo y de salida laboral.

La exposición de esta tercera edición del Proyecto 3 CMCV se expondrá en el Centro del Carmen hasta el próximo mes de febrero de 2016, cuando viajará a Castellón para mostrarse en la Sala San Miguel y posteriormente a Alicante.

Lecturas con aire acondicionado

Lecturas estivales
María Dueñas, Isabel Allende y Paula Hawkins, líderes en ventas
Verano de 2015

Tres damas de distintas generaciones y latitudes, en lo más alto del podio, comparten la gloria de ser las autoras más vendidas a lo largo de este largo y tórrido verano. Si las chicas son las que más leen ficción es justo que sean ellas quienes arrasen. Dos muy nuestras y tan conocidas como María Dueñas e Isabel Allende, y una británica, Paula Hawkins que irrumpe con fuerza y viaja en el primer vagón con La chica del tren, best-seller indiscutible de la temporada. Sus derechos de publicación se han vendido a 30 países, estuvo 18 semanas en el número uno en la lista de The New York Times y Amazon, y ya se prepara una película.

Rachel, una obsesiva y observadora treintañera en paro y crisis personal, se acaba de mudar a las afueras de Londres con una amiga y coge el tren de las 8.04 horas todas las mañanas para simular que todavía trabaja, una situación que recuerda la película española La vida de nadie inspirada en un hecho real. En una de las paradas, observa la casa de su ex, Tom, que acaba de tener un hijo y a una pareja que vive cerca de la estación, un toque a lo Hitchcock de la La ventana indiscreta. Comienza a fantasear con ellos y a indagar compulsivamente en su intimidad. Un día, la mujer desaparece y Rachel inicia por su cuenta y riesgo la investigación. Una lectura adictiva, ejemplo perfecto de lo que los anglosajones llaman un libro pageturner, es decir, pasapáginas.

Portada del libro el amante japonés, de Isabel Allende. Plaza & Janés.

Portada del libro el amante japonés, de Isabel Allende. Plaza & Janés.

En El amante japonés Isabel Allende sitúa en la ciudad de San Francisco la historia de una dama adinerada que abandona su mansión y se refugia en una residencia de ancianos que alberga unos clientes bastante peculiares. Mantiene las distancias con los demás excepto con Irina Bazili, una joven moldava a la que convierte en su colaboradora, y que descubre unas cartas en sobres amarillos que contienen misteriosas historias.

Por su parte María Dueñas da de nuevo en la diana con La Templanza su tercer título ambientado en escenarios de la joven república mexicana, la Habana y Jerez durante la segunda mitad del XIX, cuando el comercio de sus vinos con Inglaterra convirtió la ciudad andaluza en un enclave cosmopolita. Historias bien contadas con un punto de intriga detectivesca, como el caso de La chica del tren, o con un despliegue de dramas humanos en lugares lejanos en el tiempo o en el espacio. Es lo que lectores más piden en todas las estaciones del año, especialmente en un tórrido verano como éste, en el que no conviene calentarse la cabeza, sino optar por lecturas que lleven incorporado un buen sistema de aire acondicionado.

A cierta distancia E.L. James exprime el jugo a un fulano llamado Christian en Grey, que en esta cuarta entrega cuenta en primera persona sus trucos de seductor. Aunque la crítica la ha puesto de vuelta y media, se vende bien en competencia con otros muchos títulos en esa línea, erotismo pseudo-duro para amas de casa.

Volver a Canfranc, de Rosario Raro.

Volver a Canfranc, de Rosario Raro. Editorial Planeta.

En cuanto a los autores de la tierra, la castellonense Rosario Raro con Volver a Canfranc y el valenciano Joaquín Camps y su primera novela, La última confidencia del escritor Hugo Mendoza, encabezan el ránking de los más vendidos.

También esto pasará, un relato íntimo en el que Milena Busquets evoca la relación con su madre, la famosa editora Esther Tusquets; La casa de las miniaturas, una intriga romántica  de Jessie Burton o el polémico libro de Michel Houellebecq, Sumisión son algunos otros títulos que se mantienen en posición destacada.

Historias de ayer

La Segunda Guerra Mundial sigue dando juego, como demuestra La luz que no puedes ver, de Anthony Doerr, Premio Pulitzer de este año, una emotiva historia de amor entre una francesa invidente y un alemán obsesionado por los aparatos de radio. Con Volver a Canfranc, la castellonense Rosario Raro viaja también al pasado para relatar las vicisitudes de un grupo de héroes que ayudan a los judíos a huir del desastre a través de la estación pirenaica. Un aduanero bretón,  una camarera de Zaragoza, un músico o un contrabandista son algunos de los personajes imaginarios que conviven con otros históricos como Josephine Baker y su marido Jean Lion.  “Además de poner en escena la persecución de la libertad y cómo la esperanza puede conducir nuestras vidas, me interesaba subrayar el ensalzamiento de las buenas obras, eso tan poético llamado justicia divina”, señala Raro.

La mágica ciudad de Estambul a principios del siglo XVI es el telón de fondo del último libro de Elif Shafak, El arquitecto del universo. El protagonista es Jahan, un muchacho que llega desde la India acompañado de Xota, su elefante blanco que causa gran sensación en la corte y encandila a la hija del sultán.

Hombres buenos de Arturo Pérez-Reverte,  Flor de piel de Javier Moro o La ley de los justos de Chufo Llorens son otras novelas históricas que han gozado de la estima del público.

Cubierta del libro La última confidencia del escritor Hugo Mendoza, de Joaquín Camps.

Cubierta del libro La última confidencia del escritor Hugo Mendoza, de Joaquín Camps.

Cosecha ‘negra’

La literatura de intriga policíaca o detectivesca y los thrillers son sin duda el género más en boga con ejemplos tan sonados como la trilogía de Batzán de Dolores Redondo o el brillante  debú del valenciano Joaquín Camps, una sólida apuesta de Planeta por su primera novela, La última confidencia del escritor Hugo Mendoza.

En este apartado se puede citar, entre otros muchos títulos y autores, a Pierre Lamaitre con Iréne, Alex y Vestido de novia, Mikel Santiago  (El mal camino) y una de espías, Soy Pilgrim, de Terry Halles.

Como se pudo comprobar en el Festival Valencia Negra, numerosos autores valencianos se adentran por los vericuetos de la criminalidad en todas sus variadas formas. Santiago Álvarez con La ciudad de la memoria, Jordi Llobregat con El secreto de Vesalio, Carlos Aimeur con Destroy. El corazón del hombre es un abismo, Bel Carrasco con Abrir en caso de muerte, y un largo etcétera. ¿Se trata de una moda pasajera más o menos efímera o de un edificio de sólidos cimientos? El tiempo y los lectores tienen la última palabra.

Portada del libro En la orilla, del recientemente fallecido Rafael Chirbes. Anagrama.

Portada del libro En la orilla, del recientemente fallecido Rafael Chirbes. Anagrama.

Inmortales

Don Quijote en la versión actualizada de Andrés Trapiello ha mantenido el pulso contra las típicas lecturas banales del verano, así como autores consagrados por premios importantes o por su fallecimiento. Es el caso del valenciano Rafael Chirbes, cuyas magníficas obras sobre la crisis, Crepúsculo y En la orilla,  no son precisamente la típica lectura playera.

Leonardo Padura, el cubano ganador del Premio Princesa de Asturias y Eduardo Galeano, también fallecido este año, destacan en la sección de los grandes maestros llamados a ser inmortales.

Ensayo

La actualidad inmediata interesa. Así lo demuestra el éxito indiscutible de dos obras de tipo periodístico: Final de la Partida, de Ana Romero sobre el declive de Don Juan Carlos, y Mañana será tarde, un análisis profundo de la realidad política y social española de José Antonio Zarzalejos. También un clásico de autoayuda, Las gafas de la felicidad, de Rafael Santandreú y Templarios, nazis y objetos sagrados, de Fernández Bueno. Una nota humorística la pone Laura Norton con el elocuente título, No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.

Librerías consultadas: El Corte Inglés, París-Valencia y Soriano.

Bel Carrasco

Los carteles biográficos de Cinema Jove

30 Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove
Cartel del festival: Amadeo Castroviejo y Roser Miquel (Casmic-LAb)
Del 19 al 26 de junio de 2015

La historia de los carteles del Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove, organizado por CulturArts, es la historia misma de su espíritu, de su trayectoria y de su evolución. Y grandes artistas como Pablo Llorens, MacDiego, Paco Roca o el estudio Casmic-Lab, que firma el cartel de la 30ª Edición que se celebrará del 19 al 26 de junio, forman parte de ella.

En la imagen de este año, Amadeo Castroviejo y Roser Miquel (Casmic-Lab), han querido representar la alquimia “porque creemos que tanto el Festival como el cine en sí son procesos mágicos donde entran en juego muchos factores”, afirman los diseñadores.

Fue en el año 2007 cuando estos dos creativos se presentaron por primera vez a la selección del cartel de Cinema Jove. Desde entonces, Amadeo y Roser han plasmado, a través de sus ilustraciones, la filosofía del Festival en cada edición. “Cinema Jove tiene un espíritu fuerte, dinámico y alegre. Tiene una energía muy especial y siempre es un reto representarlo”. No en vano, los carteles de estos dos jóvenes diseñadores gráficos valencianos han sido premiados internacionalmente.

Cartel de J. Ballester del Cinema Jove de 1991. Cortesía del Festival.

Cartel de J. Ballester del Cinema Jove de 1991. Cortesía del Festival.

A lo largo de la historia del Festival, grandes artistas de nuestra Comunidad han sido los encargados de desarrollar y crear su imagen atendiendo al alma de cada edición. De esta manera, en 1991, el artista J. Ballester crea un cartel en el que aparecen grandes directores de la historia del cine ante la atenta mirada de un niño, representando así, la línea de formación que caracterizaba y caracteriza al Festival.

Destacan también los carteles de Pablo Llorens, ganador de dos premios Goya por sus labores en animación, que ilustraron Cinema Jove con su sello inconfundible desde el año 92 hasta el 96.

Cartel del Cinema Jove de 1997 obra de MacDiego. Cortesía del Festival.

Cartel del Cinema Jove de 1997 obra de MacDiego. Cortesía del Festival.

En el año 1997, José Luis Rado entra como director del Festival y, con este cambio, se quiso dar también otro aire a su imagen. Se realiza el encargo al diseñador gráfico MacDiego. Él dio forma y vida al logotipo insignia que representa un ojo con dos pupilas. Un motivo surrealista que refleja perfectamente esa mirada inquieta, inconformista y diferente que tienen los cineastas y espectadores del Festival. Además, en ese momento las Lunas de Valencia, diseñadas también por MacDiego, ya aparecen como la imagen del premio, y así se hace patente en la tipografía del cartel.

En 2001, el cartel, diseñado por Erique Villalba, está inspirado en la película ’2001: Una Odisea en el espacio’, de Stanley Kubrick. Somnis Animació realizó en 2002 el cartel con un juego al público para que adivinaran a qué película hacía referencia. En ese momento fue ‘M’, de Fritz Lang. En 2003 hace referencia a ‘Blade Runner’, de Ridley Scott, y, al año siguiente, a ‘La ventana indiscreta’ de Alfred Hitchcock, con diseño de Remi Hueso.

En el 20º aniversario de Cinema Jove se encarga de nuevo la imagen a MacDiego, que a su vez le pasa el testigo a Paco Roca. En ese momento, se toma como idea las efigies de los directores que pasaron por el Festival transformándolos en cíclopes de dos pupilas. Idea que continuó en la Edición siguiente pero, en esa ocasión, diseñadas por Cento Yuste por encargo del propio MacDiego.

Cartel obra de Casmic-Lab para el Cinema Jove de 2007. Cortesía del Festival.

Cartel obra de Casmic-Lab para el Cinema Jove de 2007. Cortesía del Festival.

En 2007 entra ya el estudio de diseño Casmic-Lab. En este primer cartel se representó la idea de los superhéroes con el estilo pop que les caracteriza. Esta imagen fue elogiada por grandes profesionales como Kyle Cooper, diseñador de los títulos de crédito de películas como ‘Seven’ (David Fincher, 1995), ‘Spider-Man’ (Sam Raimi, 2002), ‘Misión Imposible’ (Brian de Palma, 1996) o ‘Donnie Brasco’ (Mike Newell, 1997).

Al año siguiente se cumplían 40 años del mítico Mayo del ’68, año en el que, con motivo de las algaradas y revoluciones callejeras, los cineastas franceses paralizaron el festival de Cannes. Cinema Jove albergó el ciclo ‘Can(nes)celled’, en el que se proyectaban las películas que no se pudieron ver en la ciudad francesa.

Casmic-Lab, buscando un motivo asociado a la época, ideó para el cartel un caleidoscopio con la imagen de los homenajeados de ese año y los directores de algunas las películas del ciclo (Richard Lester, Jirí Menzel o el productor Elías Querejeta). Como anécdota, Rafael Maluenda, director de Cinema Jove, recuerda que “con el cartel ya hecho, Casmic-Lab se interesó por saber cuál era la imagen que representaba al festival de Cannes del ’68 y para sorpresa de todos también contenía un caleidoscopio”.

Cartel del Cinema Jove de 2009, obra de Casmic-Lab. Cortesía del Festival.

Cartel del Cinema Jove de 2009, obra de Casmic-Lab. Cortesía del Festival.

En 2011, el estudio de diseño convirtió a Valencia en una ciudad-proyector en el que partes y elementos arquitectónicos de la ciudad se transformaban en piezas de una máquina de cine. Una piñata gigante, creada ex profeso con técnicas clásicas de cometa y origami japonés, fue la imagen del cartel de la 28ª Edición.

“Cinema Jove es una oportunidad para el espectador de acercarse a los directores, actores y profesionales del mundo del celuloide; es también un punto de encuentro entre los profesionales del sector, y sobre todo una oportunidad para el público de ver películas de gran calidad. Durante los días del Festival se suceden momentos y encuentros muy especiales que darán como fruto futuros proyectos. Buscando la mejor forma de plasmar esos momentos, se nos ocurrió la idea de construir una piñata de papel y decidimos que su contenido debería tener un carácter de piedra preciosa porque eran momentos y películas muy valiosas”, afirman Casmic-Lab.

En esta 30ª Edición, han querido unir los conceptos de la experimentación, los cambios, el proceso intelectual pero también físico, y los han hecho confluir dentro de un canal que se convierte en objetivos que, a su vez, acaban siendo dos manos haciendo el gesto de encuadre. Un ojo, que nos mira fijamente, es el objeto central del póster.

Para ello, se han inspirado en libros antiguos de ciencia, de anatomía, de física, también místicos y de alquimia “para ver cómo representaban la esencia del cambio a través de dibujos” ya que, para Amadeo y Roser, uno de los mayores retos del cartel de esta edición “ha sido encontrar la forma de que todo esto estuviera representado pero que a su vez fuera sencillo y coherente”.

Cartel del 30 Festival Internacional de Cine de Valencia - Cinema Jove. Cortesía del Festival.

Cartel del 30 Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove. Cortesía del Festival.

Artistas asomados a ‘La ventana indiscreta’

Proyecto 3CMCV: La ventana indiscreta
Pablo Bellot, Sergio Luna, Yasmina Morán, David Trujillo
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 8 de febrero de 2015

Alfred Hitchcock hizo de ‘La ventana indiscreta’ un monumento al voyeur. Un fotógrafo (James Stewart), inmovilizado por culpa de una pierna escayolada, se dedica a mirar lo que pasa en su patio de vecinos desencantado de la vida. No hay hogar que valga, sino múltiples hogares inestables barridos por la pulsión de su mirada. Ese ojo excitado por lo que ve, hasta el punto de terminar siendo cortante en Psicosis, es la viva representación de una sociedad magnetizada por tanta imagen, en detrimento de la palabra como vehículo de relatos fundadores de sentido.

Obra de Pablo Bellot para el  Proyecto 3CMCV sobre 'La ventana indiscreta' en el Centro del Carmen.

Obra de Pablo Bellot para el Proyecto 3CMCV sobre ‘La ventana indiscreta’ en el Centro del Carmen.

Lo que hacen los tres artistas del proyecto 3CMCV, de apoyo al arte emergente, es levantar con sus propuestas acta de esa pulsión escópica que nos invade. Pablo Bellot, Sergio Luna y Yasmina Morán, y David Trujillo hacen referencia al lema de la convocatoria, los 60 años de ‘La ventana indiscreta’, para mostrar ese desencanto, acompañado de estado de alerta, acerca de la imagen como vehículo de saturación de la mirada y de manipulación de la realidad.

Pablo Bellot lo hace con tres proyectores que, al tiempo que pasan la película de Hitchcock, van intercalando imágenes procedentes del año 1954 en que se estrenó ‘La ventana indiscreta’. “Impido al espectador que vea la película para que, de alguna forma, reflexione acerca de las imágenes que quieren que veamos y las que no”. Bellot se basa en el concepto de lo “antivisual”, esa especie de “bombardeo de imágenes que no llegamos a ver”.

“Saturación” y “manipulación” son las palabras que emplea Pablo Bellot para referirse al carácter de la imagen en tiempos de “complot” por parte de las instancias de poder. De manera que tras ‘La ventana indiscreta’ se pueden intuir escenas relacionadas con la guerra de Argelia, de Corea o la invasión de Guatemala. El resultado es una crítica de ese bombardeo visual con otra sobrecarga de imágenes, dejando que sea el espectador quien haga el trabajo sucio de transformar esa pulsión escópica en sosegada reflexión.

Obra de Sergio Luna y Yasmina Morán para Proyecto 3CMCV sobre La ventana indiscreta en el Centro del Carmen.

Obra de Sergio Luna y Yasmina Morán para Proyecto 3CMCV sobre La ventana indiscreta en el Centro del Carmen.

Sergio Luna y Yasmina Morán utilizan las imágenes de Google Street Views para revelar ese mismo control por parte de las “grandes corporaciones que manejan ingentes cantidades de información”. Mediante un video que muestra a gran velocidad esa captura de imágenes y la selección de 21 fotografías, a modo de historias veladas de esa captura, Luna y Morán cuestionan el rapto de nuestra intimidad y la liberan procediendo al borrado de aquello que coarta nuestra libertad.

“El borrado durará lo que tarde el coche de Google en volver a pasar por ahí y recuperar la imagen”, explican sus autores. De ahí que hablen de “imagen efímera”, no sólo por la velocidad en que todo sucede, sino por lo poco que dura esa imagen reparadora de nuestra intimidad. Esa ventana indiscreta a la que apelan Sergio Luna y Yasmina Morán, desvinculada de la película, vuelve a incidir en los aspectos de control y manipulación de las imágenes.

Obra de David Trujillo para Proyecto 3CMCV sobre La ventana indiscreta en el Centro del Carmen.

Obra de David Trujillo para Proyecto 3CMCV sobre La ventana indiscreta en el Centro del Carmen.

David Trujillo sí se hace cargo de la película con total nitidez, pero manipulándola para que el espectador se sitúe siempre del lado de la mirada, nunca de lo mirado. Para esto otro ya están sus dos instalaciones de ventanas, a cuyo través vislumbramos escenas cambiantes, y de una puerta con mirilla que muestra el estudio de un pintor. Mirada voyeur, como la de James Stewart, para cerrar el círculo de los artistas que se asoman a ‘La ventana indiscreta’ del  proyecto 3CMCV con propuestas tan diferentes como arrebatadas por esa pulsión de la mirada crítica.

Obra de David Trujillo en Proyecto 3CMCV sobre 'La ventana indiscreta', expuesta en el Centro del Carmen.

Obra de David Trujillo en Proyecto 3CMCV sobre ‘La ventana indiscreta’, expuesta en el Centro del Carmen.

Salva Torres

Berlanga ya sienta Cátedra

Amor y cine: Berlanga, Buñuel y Hitchcock
Palacio de Colomina
C / l’Almodí, 1. Valencia
Del 11 al 15 de diciembre

La Cátedra Berlanga nació oficialmente a principios de este año, mediante el acuerdo establecido entre la Universidad CEU-Cardenal Herrera y la Filmoteca de CulturArts IVAC. Nació para propiciar la investigación de la obra del cineasta valenciano más internacional y nutrir de contenidos académicos el Berlanga Film Museum (BFM), que dirige Rafael Maluenda. Hasta ahí la secuencia oficial. Lo que viene después corresponde a su puesta de largo, de manera que ese nacimiento no quede en un simple parto imaginario.

Fotograma de 'Novio a la vista', de Luis García Berlanga.

Fotograma de ‘Novio a la vista’, de Luis García Berlanga. Jornadas de cine en el Palacio de Colomina. Imagen cortesía de los organizadores.

La puesta en marcha de unas jornadas de análisis, que arrancaron el jueves en el Palacio de Colomina y se extienden al lunes, ya es síntoma de que la Cátedra Berlanga va en serio. En esas jornadas se analizan la película ‘Novio a la vista’, junto a las de Buñuel y Hitchcock ‘Abismos de pasión’ y ‘La ventana indiscreta’, bajo el lema ‘Amor y cine’ y aprovechando que las tres cumplen 60 años. Serán los primeros contenidos, a nivel académico, del BFM aportados desde la Cátedra Berlanga que dirige Begoña Siles, profesora de la Universidad Cardenal Herrera.

“Queremos que sea un referente a nivel nacional e internacional no sólo en cuanto espacio de investigación de la obra de Berlanga, sino del cine mediterráneo, español y europeo de manera que sus películas puedan ser relacionadas con otras cinematografías afines a su trabajo”, destaca Begoña Siles. Las jornadas ‘Amor y cine’, organizadas por CulturArts IVAC y CEU-Cardenal Herrera, en colaboración con la Asociación Cultural Trama y Fondo y el Berlanga Film Museum, son el primer paso en esa dirección. Un segundo paso ilustrativo de esa voluntad lo anuncia la propia directora de la cátedra: “Hemos establecido contactos con Departamentos de Hispánicas de países anglosajones y su reacción ha sido tremendamente positiva”. Y pone el ejemplo del Trinity College de Dublín, donde se están realizando dos tesis doctorales sobre Berlanga.

Fotograma de La ventana indiscreta de Alfred Hitchcock. Jornadas de cine en Palacio de Colomina. Imagen cortesía de los organizadores.

Fotograma de La ventana indiscreta de Alfred Hitchcock. Jornadas de cine en Palacio de Colomina. Imagen cortesía de los organizadores.

“¿Qué envidia, no?”

“Eso es lo que pretendemos hacer extensible aquí”.

Begoña Siles quiere potenciar la investigación acerca de la obra de Berlanga, sobre todo después de constatar este hecho: “Los alumnos no conocen a Berlanga y cuando lo hacen se sorprenden de la contemporaneidad de sus películas”. Tal y como ha ocurrido en el ‘Maratón sobre Berlanga’, incluido en el certamen audiovisual Proyecta que el CEU realiza desde hace 10 años, y de donde han salido los tres cortometrajes finalistas relacionados con el trabajo del autor de ‘Bienvenido, Mr. Marshall’. Una alusión paródica a este último film fue el ganador: ‘Bienvenido Mr. Whatssap’.

“La Cátedra Berlanga es un paso de gigante para dar a conocer la obra de un cineasta cuya figura muchos consideran equivalente a la de Goya o Valle Inclán”, afirma Rafael Maluenda. José Luis García Berlanga ha señalado en múltiples ocasiones que la obra de su padre contiene la historia de España del siglo XX. Maluenda indica que la contemporaneidad de sus películas se debe a “la universalidad de lo que cuenta”. Y pone como ejemplo el “enorme éxito” de un reciente ciclo en la República Checa, donde “el público estalló en carcajadas con ‘Bienvenido Mr. Marshall’ y con ‘Tamaño natural’, que es una película que a Berlanga se le achacó de ponerse serio”.

Las jornadas de cine en el Palacio Colomina cuentan con la participación de profesores de diferentes universidades, como Jesús González Requena, Luis Martín Arias e Ignacio Lara, además de los mencionados José Luis García Berlanga, Rafael Maluenda y Begoña Siles. Como actividad paralela, se presentó el jueves el libro ’29 miradas sobre Spielberg’, coordinado por Pau Gómez y que contó con la presencia del director Jaume Balagueró, el escritor Santiago Posteguillo, la editora Susana Alfonso y el propio Rafael Maluenda.

Programa completo de las jornadas:

JornadasAmoryCine

Fotograma de 'Novio a la vista', de Luis García Berlanga.

Fotograma de ‘Novio a la vista’, de Luis García Berlanga. Jornadas de cine en el Palacio de Colomina. Imagen cortesía de la organización. 

Salva Torres

Jornadas sobre Berlanga, Buñuel y Hitchcock

Amor y cine: Berlanga, Buñuel, Hitchcock
Palacio de Colomina
C / l’Almodí, 1. Valencia
Jueves 11 de diciembre y lunes 15

Se cumplen 60 años de tres grandes películas: ‘Novio a la vista’, de Luis García Berlanga, ‘Abismos de pasión’, de Luis Buñuel, y ‘La ventana indiscreta’, de Alfred Hitchcock. Utilizar la efemérides para poner a su vez en relación a tres grandes directores, bastaría para justificar unas jornadas sobre el amor al cine que demostraron con su dilatada y sobresaliente obra fílmica. Amor que, ateniéndose a las películas objeto de la efemérides, salta igualmente a la vista como núcleo temático que atraviesa a las tres.

Fotograma de La ventana indiscreta de Alfred Hitchcock. Jornadas de cine en Palacio de Colomina. Imagen cortesía de los organizadores.

Fotograma de La ventana indiscreta de Alfred Hitchcock. Jornadas de cine en Palacio de Colomina. Imagen cortesía de los organizadores.

El análisis textual de esas tres grandes obras cinematográficas es el objeto de las jornadas ‘Amor y cine: Berlanga, Buñuel, Hitchcock’. Análisis que permitirá ahondar en las posibles conexiones existentes entre directores tan dispares, al tiempo que favorecerá la reflexión en torno a una experiencia, la del amor, que bien merece su estudio en tiempos de gruesas interpretaciones.

Fotograma de Abismos de pasión de Luis Buñuel. Jornadas de cine en Palacio de Colomina. Imagen cortesía de los organizadores.

Fotograma de Abismos de pasión de Luis Buñuel. Jornadas de cine en Palacio de Colomina. Imagen cortesía de los organizadores.

Ajustándose a la propuesta, a partir del visionado de los filmes anteriormente citados, se verán las conexiones, los puntos de encuentro y sus fallas, entre los diversos amores planteados. Se comprobará la sintomatología de esos amores, con el fin de observar la manera en que se insertan y perfilan a su vez los propios universos narrativos de los tres cineastas. ¿Era Berlanga un descreído del amor? ¿Concebía Buñuel el amor como fruto de una pasión que lo volvía imposible? ¿Era para Hitchcock el amor una pantalla imaginaria?

Fotograma de Novio a la vista de Luis García Berlanga. Jornadas de cine en Palacio de Colomina. Imagen cortesía de los organizadores.

Fotograma de Novio a la vista de Luis García Berlanga. Jornadas de cine en Palacio de Colomina. Imagen cortesía de los organizadores.

Las respuestas a esos y otros interrogantes tendrán lugar en el Palacio de Colomina durante el transcurso de las jornadas que se celebrarán los próximos días 11 y 15 de diciembre. Para responderlas, tras el análisis de las películas propuestas, estarán los profesores Jesús González Requena, catedrático de Análisis de la Imagen de la Universidad Complutense de Madrid, autor, entre otros libros, de ‘Clásico, manierista, postclásico’, y Luis Martín Arias, profesor de la Cátedra de Cine de Valladolid, ambos a su vez encabezando la Asociación Cultural Trama y Fondo, entidad colaboradora de las jornadas que organiza la recién creada Cátedra Berlanga de la Universidad CEU-Cardenal Herrera y la Filmoteca de CulturArts de la Generalitat Valenciana.

José Luis García Berlanga, escritor, guionista y director de cine, Rafael Maluenda, director de Cinema Jove y del Berlanga Film Museum, e Ignacio Lara, profesor de la Universidad Miguel Hernández de Elche, junto a Begoña Siles, profesora de la Universidad Cardenal Herrera, y Salva Torres, escritor, crítico de cine y periodista, completan el plantel de ponentes. La inscripción a las jornadas es gratuita y las plazas limitadas, que irán cubriéndose por orden de inscripción a los siguientes correos: besileso@uch.ceu.es y salvatm@telefonica.net.

Fotogramas de Novio a la vista, Abismos de pasión y La ventana indiscreta. Jornadas 'Amor y cine: Berlanga, Buñuel, Hitchcock. Cortesía de los organizadores.

Fotogramas de Novio a la vista, Abismos de pasión y La ventana indiscreta. Jornadas ‘Amor y cine: Berlanga, Buñuel, Hitchcock en Palacio de Colomina. Cortesía de los organizadores.

Para ver programa completo de las jornadas:

JornadasAmoryCine

“La Cátedra será referente de estudio al cine español”

Desayunos Makma en Lotelito
Con Begoña Siles, directora de la Cátedra Berlanga, y Rafael Maluenda, director del Berlanga Film Museum
Entrevistados por Vicente Chambó y Salva Torres, dirección Makma

Aunque Begoña Siles, directora de la Cátedra Berlanga, y Rafael Maluenda, director del Berlanga Film Museum (BFM), se sorprendan de que haya estudiantes universitarios que todavía no conozcan a Luis García Berlanga, lo cierto es que el autor de ‘Bienvenido, Mr Marshall’ es de sobra el director valenciano más conocido a nivel nacional e internacional. Es más: su obra fílmica constituye toda una referencia cultural dentro y fuera de nuestro país. Referencia que, a falta de otros impulsos que tienen más que ver con la idiosincrasia autóctona, la alianza entre la Universidad CEU Cardenal Herrera y Filmoteca de CulturArts IVAC están dispuestas a explotar como se merece.

Rafael Maluenda en un momento de la entrevista en los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Rafael Maluenda en un momento de la entrevista en los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

“La Cátedra es un paso de gigante para dar a conocer la obra de Berlanga”, señala Maluenda, que equipara la figura del autor de ‘El verdugo’ con la de Goya o Valle Inclán. “Queremos que sea un referente a nivel nacional e internacional en la investigación no sólo de su obra, sino del cine español, mediterráneo y europeo”, apunta Siles. Para empezar, ahí están las jornadas de cine organizadas por el CEU, impulsora de la Cátedra Berlanga, y CulturArts, que firmó un acuerdo de colaboración con la institución académica para que la cátedra surtiera de contenidos el Berlanga Film Museum.

Begoña Siles en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Begoña Siles en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

“En las jornadas (que arrancan el jueves 11 en el Palacio de Colomina) ponemos a Berlanga en relación con otros directores, en este caso, Luis Buñuel y Alfred Hitchcock”, explica Siles. Mediante el análisis de las películas ‘Novio a la vista’, ‘Abismos de pasión’ y ‘La ventana indiscreta’, por parte de estudiosos del cine, la Cátedra Berlanga dispondrá de un valioso material que colgará en su web y en el museo virtual BFM, arrancando así la alianza entre ambas entidades.

Rafael Maluenda en un momento de la entrevista en los Desayunos Makma de Lotelito.

Rafael Maluenda en un momento de la entrevista en los Desayunos Makma de Lotelito.

La Cátedra Berlanga es, junto a la de Valladolid (ésta con más de 50 años a sus espaldas), la única que hay en España sobre cinematografía. Singularidad a la que se suma el museo virtual que, junto al de Calanda dedicado a Buñuel, es también único a la hora de difundir la obra y personalidad de un cineasta. Por eso Begoña Siles y Rafael Maluenda son conscientes del valor de lo que tienen entre manos.

De izquierda a derecha, Salva Torres, Vicente Chambó, Begoña Siles y Rafael Maluenda. Fotografía: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Salva Torres, Vicente Chambó, Begoña Siles y Rafael Maluenda. Fotografía: Fernando Ruiz.

“Estamos ya en contacto con Departamentos de Hispánicas de países anglosajones e Institutos Cervantes para establecer acuerdos de investigación y la reacción ha sido tremendamente positiva”, destaca Siles, que agrega con envidia: “En el Trinity College de Dublín se han presentado ya varias tesis doctorales sobre Berlanga”. Maluenda, por su parte, subraya las más de 25.000 visitas del BFM, lo cual es “mucho para un museo que no ha tenido tanta publicidad en su arranque”. Y añade: “Lo que tenemos expuesto es la punta del iceberg, porque falta catalogar todo lo que existe en su estudio”.

Begoña Siles, en un momento de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

Begoña Siles, en un momento de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

Y aquí empiezan los problemas debido a la falta de dinero. “Es necesario tener ayudas públicas y privadas, porque el Centro Buñuel de Calanda, por ejemplo, cuenta con ayudas del Gobierno aragonés”, algo que Begoña Siles apunta en su debe como directora de la Cátedra: “Intentaré involucrar a empresas privadas de cara a próximas jornadas y proyectos”. Maluenda, cuyo presupuesto se gestiona directamente desde CulturArts (“la verdad es que no sé la cantidad disponible”), reconoce la falta de dinero de un proyecto que nació como plataforma de difusión de la obra de Berlanga. Lo de museo físico ya es otro cantar. “Sería interesante que tuviera un espacio como lo tiene Calanda”, dice Siles. Maluenda asiente, pero reconoce que el museo virtual permite que “cualquiera puede acceder a la obra de Berlanga a un solo clic de casa”.

De izquierda a derecha, Salva Torres, Vicente Chambó, Begoña Siles y Rafael Maluenda. Fotografía: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Salva Torres, Vicente Chambó, Begoña Siles y Rafael Maluenda. Fotografía: Fernando Ruiz.

Tan dados a valorar lo ajeno en detrimento de lo propio, Begoña Siles y Rafael Maluenda suman fuerzas para revertir esta tendencia a favor del autor de ‘Plácido’. “Para explicar un plano secuencia solemos acudir a películas como ‘Sed de mal’ (Orson Welles), cuando nada mejor que el cine de Berlanga para poder ilustrarlo”, sostiene Siles. “En un ciclo que se le dedicó hace poco en la República Checa, que tuvo gran éxito, el público estalló en carcajadas con ‘Bienvenido Mr. Marshall’ y ‘Tamaño natural’, lo cual dice bien a las claras la proyección internacional de su cine”.

¿Por qué?

Maluenda: “Porque lo que cuenta tiene carácter universal; toca temas como la envidia, el miedo o la hipocresía, y allí donde hay un ser humano se entiende. Incluso la España de hoy es tan berlanguiana como la de los 80”.

Siles: “A los estudiantes, cuando les pones cualquiera de sus películas, les sorprende su contemporaneidad. Habló de la corrupción en ‘Todos a la cárcel’ y de la importancia de la publicidad, que el producto tenga imagen aunque esté vacío, en ‘Moros y cristianos’. Y ahora seguiría haciendo lo mismo”.

Porque Berlanga, pese a definirse a sí mismo como “fanfarrón negativo”, en tanto se ufanaba de todo aquello que otros desprecian, Maluenda se sorprende del orden con que guardaba sus cosas quien se tildaba de anárquico y la enorme producción de obras quien se consideraba un vago. Al final, Begoña Siles y Rafael Maluenda tuvieron que admitir, entre risas, que quizás fuera más bien un “perezoso compulsivo”. Alguien que ahora sienta definitivamente cátedra, gracias al empeño de los responsables de la Cátedra Berlanga y el Berlanga Film Museum. De Valencia a Tombuctú o incluso más allá.

Begoña Siles, directora de la Cátedra Berlanga, y Rafael Maluenda, director del Berlanga Film Museum. Fotografía: Fernando Ruiz.

Begoña Siles, directora de la Cátedra Berlanga, y Rafael Maluenda, director del Berlanga Film Museum. Fotografía: Fernando Ruiz.

Salva Torres

Hitchcock, de sombras por Valencia

Hitchcock’s shadows, de Luis Rivera
Galería Alba Cabrera
C / Félix Pizcueta, 20. Valencia
Hasta septiembre

Los “artistas de la ansiedad”, como llamaba el cineasta François Truffaut a Kakfa, Dostoievski, Poe y, por supuesto, Alfred Hitchcock, no ayudan a vivir a la gente, “pues su vida ya es de por sí difícil”, pero a juicio del director francés “su misión consiste en obligarnos a compartir sus obsesiones”. Que es lo que hace Luis Rivera en la galería Alba Cabrera: acercarnos mediante casi medio centenar de piezas el universo fílmico del maestro del suspense para que comprendamos sus obsesiones: las de Hitchcock y las propias del artista.

Obra de Luis Rivera en la exposición 'Hitchcock's shadows'. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Obra de Luis Rivera en la exposición ‘Hitchcock’s shadows’. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Compartir sus obsesiones era, para Truffaut, la mejor manera de ayudar a conocernos, “lo que constituye un objetivo fundamental de toda obra de arte”. Luis Rivera, más humilde en sus pretensiones, muestra en la exposición ‘Hitchcock’s shadows’ (Las sombras de Hitchcock) las luces (imprescindibles para recrear el oscuro trasfondo del cineasta) y las sombras de un creador inimitable. De hecho, las sombras, a las que alude el título de la exposición, están provocadas por la luz impactando sobre las piezas de madera que Rivera ha diseñado. Sin embargo, paradójicamente, fueron las sombras las que determinaron el carácter abstracto de las piezas.

Grace Kelly en la obra de Luis Rivera para la exposición 'Hitchcock's shadows'. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Grace Kelly en la obra de Luis Rivera para la exposición ‘Hitchcock’s shadows’. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

“Primero creo la figuración, a partir de fotografías, y luego voy depurando la imagen hasta quedarme con los menos elementos posibles que sirvan para entender la pieza abstracta”, explica Rivera. Ese diálogo entre lo figurativo, proyectado a modo de sombras contra la pared, y lo abstracto, que aunque en primer plano salió posteriormente a modo de caligrafías o diseños extraídos de ese fondo figurativo, es el que permite a Luis Rivera hablarnos del Hitchcock más oscuro mediante series de color.

Es como revisitar el universo del autor de Psicosis a la luz del mediterráneo, cuyo mar aparentemente dócil suele resultar traicionero. Como Hitchcock. “Tenía su lado oscuro; él ya era tenebroso”. Y Luis Rivera alude al comportamiento que tenía con sus actores y al suspense de sus mordaces películas. El juego plástico entre el blanco y negro y el color también está muy presente en la exposición, toda ella configurada con piezas de madera intervenidas con acrílico, nogalina e hilo de nylon. “Reivindico la madera, no la trato de ocultar”. De ahí los marcos limpios, desnudos, revelando esa madera de la que se sirve para mostrar los sueños y pesadillas de Hitchcock.

Obra de Luis Rivera en la exposición 'Hitchcock's shadows'. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Obra de Luis Rivera en la exposición ‘Hitchcock’s shadows’. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Los pájaros, Atrapa a un ladrón, Con la muerte en los talones, Vértigo, La ventana indiscreta, Crimen perfecto, El hombre que sabía demasiado, Encadenados, Marnie la ladrona. Y Tippi Hedren, Janet Leigh, Anthony Perkins, Grace Kelly, Cary Grant, Kim Novak o James Stewart. Secuencias de películas y rostros de actores llenan la galería Alba Cabrera a modo de gran plató cinematográfico, repleto de sombras y luces que inciden sobre las piezas de madera para revelarnos el trasfondo oscuro del maestro del suspense.

‘Hitchcock’s shadows’ es una exposición repleta de pequeños detalles abstractos, extraídos, tras una lenta y gradual depuración, del sombrío universo de un director que buscaba el máximo de efectos con el mínimo de elementos. Rivera, apasionado del cine y de Hitchcock, sigue esa máxima para crear figuras reconocibles dentro del imaginario cinematográfico, a partir de su reverberación abstracta plena de color y de detalles. Luis Rivera utiliza la abstracción para crear una figuración sombría que, a su vez, sirvió de estímulo para la creación de sus abstractas piezas. Una circularidad manierista, propia del gran maestro del suspense.

Janet Leigh y Anthony Perkins en la obra de Luis Rivera para la exposición 'Hitchcock's shadows' en la galería Alba Cabrera.

Janet Leigh y Anthony Perkins en la obra de Luis Rivera para la exposición ‘Hitchcock’s shadows’ en la galería Alba Cabrera.

Salva Torres

¿Para quién trabaja la institución pública?

La Associació d´Artistes Visuals de Valéncia, Alacant i Castelló (AVVAC), la Asociación Valenciana de Críticos de Arte (AVCA) y la Asociación de Galerías de Arte de la Comunidad Valenciana (LA VAC) quieren expresar públicamente mediante este comunicado su malestar y disconformidad con las bases de la II Convocatoria del proyecto-3 CMCV,  en la que se presenta un programa de ayudas a la promoción y difusión de los artistas emergentes de la Comunidad Valenciana.  Dentro de este programa, los proyectos de este año deben de girar en torno al tema LA VENTANA INDISCRETA (A. Hitchcock, 1954), siendo el tema del año pasado Blancanieves (en conmemoración del 75 aniversario del largometraje de Disney).

Asistimos perplejos a una segunda edición de esta misma convocatoria en la que de nuevo se pone en cuestión la autonomía creativa de los artistas, mediante unas becas en las que se impone un tema a los mismos. Con la publicación de estas bases, una vez más se hace evidente que el Consorcio de Museos no ha entendido en qué consiste el ejercicio del artista, el cual comienza con la investigación y delimitación de unos parámetros conceptuales que son inseparables de su ejecución material. Esta injerencia en el trabajo intelectual del artista supone a nuestro modo de ver un desprecio hacia la profesión y un dirigismo que resulta incomprensible en una institución que pretende favorecer el acceso de los artistas a los canales profesionales.

Con esta segunda convocatoria, al igual que en la anterior, Consorcio de Museos expresa su desconfianza hacia la capacidad de los artistas de nuestra región para sensibilizar a los ciudadanos hacia la creación contemporánea, del mismo modo que anula la libertad del artista para desarrollar con honestidad profesional su propio discurso artístico. Entendemos que esto es una merma del derecho a la libertad de expresión, situación especialmente grave tratándose de un campo, el del arte, en el que este derecho es incuestionable.

Cabe subrayar que, tras un paréntesis de varios años desde la desaparición de las becas Art Visual, la Generalitat Valenciana no promueve ningún otro tipo de ayuda para los artistas visuales de la región.  Es, por tanto, necesario que esta convocatoria respete y permita el ejercicio artístico con rigor y normalidad.

Por todo ello, expresamos nuestro profundo desacuerdo con el contenido de las bases de la citada convocatoria  Proyecto-3 CMCV.