De Russafart y otros festivales similares

(También podría haberse llamado Carta abierta a los galeristas)

A nadie le afectan ya sentencias que den por acaecida la muerte del arte. Es más: por aceptadas ya resultan hasta cansinas. Y cuando digo a nadie hago fundamentalmente referencia a esas personas que se dedican, aún y curiosamente, a generar productos en nombre del arte con unos u otros fines, siempre legítimos. O dicho de otra forma: los artistas no dejan de producir aún cuando puedan sospechar que, de alguna manera, el arte ya no es lo que era. Así, por fin, ¡porque que ya era hora!, los artistas del hoy son inevitablemente escépticos ante un mundo, el del arte, que aparenta ser (existir) sin poder hacerlo realmente dadas las condiciones que rigen las sociedades sociales actuales (Internet y RRSS). Lo he dicho en algún que otro artículo, alguno publicado en esta misma revista: 1. El último fin del Arte Moderno fue su democratización (‘Arte=Vida’ y ‘Todos somos artistas’ Beuys dixit), 2. La democratización del arte ha sido posible, de forma definitiva, gracias a las potencialidades tecnológicas.

¿Qué pueden hacer entonces ante estas circunstancias los aspirantes a artistas? Sólo tienen dos opciones, pero si eligen una deben renunciar a la otra. No son compatibles. El problema que sufren los aspirantes a artistas, que generalmente se pasan la vida quejándose de la falta de coleccionistas, de la falta de espacios dedicados al arte emergente (sic), de no tener acceso a ferias, del nimio caso que reciben de las pocas galerías que quedan en las calles, de la falta de cultura de los ricos que prefieren gastarse el dinero en yates, de los políticos que no los eligen para sus exposiciones sufragadas con dinero público… emerge, pues, ante el hecho de quererlo TODO. Abrazan eufóricos la democratización porque les permite estar en la calle (Vida), pero sin renunciar a lo que en el fondo más desean: tener un valor económico justo (sic) en el mercado. Un valor económico justo que les dignifique.

Pintada callejera en el barrio de Russafa en Valencia. Fotografía: Begoña Siles

Pintada callejera en el barrio de Russafa en Valencia. Fotografía: Begoña Siles

Pero TODO no puede ser, como bien deberían saber los adultos. O se acepta la (siempre deseada) democratización, y por tanto no cabe ya ninguna queja posible porque con ella se ha renunciado a todo lo que huela a elitismo cultural, o seguimos creyendo en el elitismo de la Alta Cultura y entonces debemos renunciar a todo acto popular y populista, no tanto porque queramos o no cuanto porque resulte incompatible. Así, a los aspirantes a artistas no les cabe más que elegir entre una de las dos opciones, o la de ser unos hippies de su mercancía (siendo +- pobres) o la de ser unos esclavos del mercado (siendo +- ricos). No hay otra. Otra cosa es que, después, pueda entrar en juego el factor suerte (tan capitalista él), y éste haga de un hippie una estrella de la creación. Lo que en el fondo TODOS desean.

Hagámonos dos preguntas e intentemos que sus respuestas clarifiquen este embrollo:

1. ¿Cuál ha sido y sigue siendo el mecanismo de legitimación de un artista real (artista real: el señalado por la Institución, que es el Mercado)? Respuesta: aquel que precisamente lo sitúa en un mercado y otorga un precio “indiscutible” al producto en ese mercado. ¿El mecanismo, entonces?: ser elegido por alguien con peso en el mercado del arte -todos desean ser elegidos- que te exima de ser un hippie, con lo que ello te obliga a aceptar: que tu valor en el mercado conlleva el reparto del beneficio con terceros, muchas veces a varios terceros y a veces mucho más elevados que los propios beneficios del artista.

2.¿Qué hemos entendido siempre por un ‘mercadillo hippie’? Respuesta: aquel lugar en el que el creador es el mismo vendedor de su producto. Cobra por su mercancía pero jamás por su faceta de vendedor (que es la faceta propia de un tercero).

Así pues, conclusión: está muy bien que los artistas sean hippies y está muy bien que se generen condiciones para que la (deseada) democratización vaya generando canales por los que los artistas lleguen al pueblo. Lo que no está tan claro es que los artistas quieran nadar y guardar la ropa simultáneamente. Si son hippies no podrán quejarse nunca más de ser unos incomprendidos. Nunca. Así, insisto, está muy bien que los artistas renuncien a los intermediarios y generen su particulares formas de venta directa, e incluso está muy bien que en su fuero interno deseen que algún intermediario importante se fije en ellos aún cuando ello suponga venderse al maldito mercado capitalista. Digo yo.

Mientras a los intermediarios profesionales (las galerías de arte) no les importe que sus artistas se comporten como hippies cuando les venga en gana rompiendo las reglas del juego (las que permiten a un artista tener un precio estable en el mercado), yo no soy quién para criticar nada a nadie. O sí, si lo que quisiera es exigir a alguien cierta coherencia. La verdad es que no me hacen demasiada gracia quienes reivindican el hippismo si lo que en su fuero interno desean es un chalet de lujo en una urbanización privilegiada. Porque suelen ser unos engreídos muy cansinos que se pasan media vida quejándose. Pobres galeristas, que son los únicos que parecen no haberse enterado de nada…

Imagen tomada en una fachada del barrio de Russafa en Valencia. Fotografía: Makma

Imagen tomada en una fachada del barrio de Russafa en Valencia. Fotografía: Makma

Alberto Adsuara

Abel Azcona o la parodia del sexo

La Guerra, de Abel Azcona
Sábado 29 de octubre, a las 00.00h
Festival Intramurs
Del 21 al 30 de octubre de 2016

Abel Azcona, uno de los artistas contemporáneos más controvertidos y polémicos, estuvo en el festival de Intramurs que se celebró en Valencia el pasado octubre presentando su última performance, titulada ‘La Guerra’. En ella, el artista invita al público a intervenir su cuerpo sin ningún  tipo de límite durante aproximadamente tres horas. Performance, pues, con un tema provocador y una puesta en escena sórdida.

Un panel blanco ocupaba una de las paredes, en el cual estaba inscrito el título, ‘La Guerra’, y este subtítulo: “La guerra deja ardua herencia de guerra”, del artista Guglielmo Ferrero. Del resto de las paredes colgaban  cinco amplias fotografías de desfiles con soldados nazis. Debajo del panel había una cama con sábanas blancas donde el artista yacía desnudo y anestesiado, a causa de la ingesta, previa a la actuación, de una sustancia similar a la ketamina.

Abel Azcona. Imagen cortesía del festival Intramurs.

Abel Azcona. Imagen cortesía del festival Intramurs.

Cinco jóvenes, también desnudos, pululaban en torno al artista bebiendo, fumando, acariciándose, besándose, simulando hacer el amor alrededor de la cama o tumbados sobre ella.  Y toda la escenografía iluminada con un foco que desprendía una luz roja. Una luz roja que, junto al olor rancio que exhalaba la sala y el color negro de las paredes y el suelo, creaba un ámbiente sórdido, acorde con la intención del autor de hacer una crítica a la prostitución, ofreciendo al publico la posibilidad de hacer con su cuerpo lo que quisiera. “No estoy a favor de la prostitución, simplemente planteo con este proyecto de denuncia el empoderamiento de la sexualidad”, declaró en varias entrevistas.

Y ahí, sobre esa cama, el cuerpo desfallecido del autor se exhibió ante la mirada voyeur del visitante. La mirada del voyeur (mirar) y la mirada del exhibicionista (ser mirado) fue la única transgresión pulsional que movilizó la performance. De este modo, la provocación al acto, propuesta por el artista, se quedó en simple parodia: parodia de la muerte y del sexo. O simplemente en un pastiche posmoderno de la muerte y del sexo.

Pastiche porque, en una época histórica como la actual donde los velos culturales se han desprendido, permitiendo que todo pueda ser mostrado, la performance ‘La Guerra’, entra en el circuito de la lógica de un mercado de consumo de espectáculos.

El acto provocativo y transgresor del arte sólo adquiere fuerza y sentido cuando los velos de la cultura cubren con cierta palabra el valor transcendental, sublime, que tienen la muerte y el sexo para la experiencia humana.

John Lennon y Yoko Ono en la performance contra la guerra.

John Lennon y Yoko Ono en la performance contra la guerra en 1969.

La cama

La cama, ese objeto primigenio, por acoger a modo de metáfora la experiencia latente de Eros y Tánatos, es, además, en la performance ‘La guerra’, el objeto primordial, junto al cuerpo desnudo y anestesiado del actante-artista Abel Azcona. Un cuerpo inerte, inconsciente, ofrecido sin límite al cuerpo gozoso del otro-visitante. El personaje de Abel Azcona se exhibe como pura materialidad corporal, pero inhabilitado como sujeto de palabra. La cama de ‘La guerra’, en su presentación, establece por contigüidad una representación metonímica de Tánatos.

En oposición, podríamos traer a colación “la cama del amor”, tal y como fue nombrada por los periodistas la performance realizada por John Lennon y Yoko Ono tras su boda en marzo de 1969. Lennon y Ono abrieron las puertas de la habitación matrimonial para exhibirse al mundo tumbados en pijama sobre la cama y rodeados de flores, dibujos, libros, música. Convirtieron su luna de miel y, en concreto, la cama, en un compromiso por la paz, tal y como rezaba en los carteles que componían la puesta en escena de la performance, ‘Bed peace’, y en una reivindicación en contra de la guerra, en general, y, en particular, contra la de Vietnam.

En esta performance, John Lennon y Yoko Ono invitaban, a través de postales, a participar a periodistas, artistas, estudiantes, etc… A reflexionar, pensar, hablar de la paz, durante doce horas cada día. Como Lennon dijo en  su álbum ‘Anthology’: “We sent out a card: ‘Come to John and Yoko’s honeymoon: a bed-in, Amsterdam Hotel”.

Dos meses después, en un hotel de Montreal, John Lennon y Yoko Ono repitieron la performance, y de ella surgió uno de los textos poético-musicales más comprometidos y hermosos  a favor de la paz: ‘Give  peace a chance’.

Abel Azcona.

Abel Azcona. Imagen cortesía del festival Intramurs.

En la performance de Johnn Lennon y Yoko Ono, en esa  cama, metonimia del amor, de Eros, no sólo estaban sus cuerpos exhibidos a la mirada voyeurista de los invitados, sino la palabra estaba presente como reivindicación y compromiso .

En “la cama del amor” -“bed peace”- la palabra se alza y se lanza, como la mejor cualidad del ser humano, para transformar lo cruel, lo injusto de la historia y de la existencia y como creadora de futuros más habitables, más útopicos.

Probablemente, en estos momentos convulsos donde la palabra, como espacio de pensamiento, de creación de ideales, ha perdido todo su prestigio, ha sido inhabilitada por la lógica pragmática y consumista del capitalismo neoliberal, la performance de Johnn Lennon  y Yoko Ono, nos parezca naif, en comparación con la materialidad corporal de la performance de Abel Azcona, ‘La guerra’.

Begoña Siles

“El arte está muerto y el artista mucho más”

Intramurs
Diferentes espacios del Casco Histórico de Valencia
Del 21 al 30 de octubre de 2016
Encuentro con los artistas Fernando Baena, Miguel Canseco, Inma Luna, Yanice Martins y Marta R. Seobrecueva

Fueron reunidos en la Asociación Cultural Princesa 2.0, sede de Intramurs en Valencia, donde estos días muestran su obra. Lo hacen por pura necesidad, sabedores de que el Arte con mayúsculas no va con ellos; que ese Arte va por los derroteros que impone el mercado. Se limitan a constatarlo y, de paso, reivindicar el arte con minúsculas, el que ausente de los grandes titulares constituye la letra pequeña de toda cultura que se precie. Hablaron, unas veces en tropel estimulados por la conversación, y otras desgranando lo que para cada cual representaba el arte.

Obra de Fernando Baena colgada en un balcón entre la Calle Alta y la Calle Baja de Valencia. Foto de Enrique Miravalls por cortesía de Intramurs.

Obra de Fernando Baena colgada en un balcón entre la Calle Alta y la Calle Baja de Valencia. Foto de Enrique Miravalls por cortesía de Intramurs.

Fernando Baena, Miguel Canseco, Inma Luna, Yanice Martins (que enseguida tuvo que ausentarse porque le tocaba actuar) y Marta R. Sobrecueva hablaron, en ocasiones, del arte como algo muerto y de los artistas como muertos vivientes que tratan de inyectar vida allí donde apenas hay aliento. Pero, en otras, hablaron y mucho de ensanchar los límites, de trascenderlos, de habitarlos para que la energía creativa corriera a sus anchas. Y todo ello, sabedores también del escaso interés que despierta en los poderes públicos, que siguen viéndolo como un hobby, un pasatiempo, un espacio donde pasar el rato tras haber dedicado tiempo a cosas más importantes.

Marta R. Sobrecueva durante su recital. Foto de Estrella Jover por cortesía de Intramurs.

Marta R. Sobrecueva durante su recital. Foto de Estrella Jover por cortesía de Intramurs.

Sobrecueva arrancó diciendo que todo artista lo que busca “es una forma distinta de mostrar las cosas”. Una búsqueda sentida como “necesidad”, para la cual “hacemos uso de distintos materiales, ya sea el papel, la palabra, la acción o un coche” (en alusión a Cancedo que utiliza un 4L para su instalación de Intramurs). “Más que una necesidad, para mí es una suerte”, señaló Luna, que agradecía a la poesía la posibilidad que le brindaba de ir “más allá de la vida diaria”.

“Yo soy apóstumo”, terció Baena, que enseguida se embaló: “Vamos a ver, ¡qué puñetas es eso del arte, con las millonadas que mueve! Si el arte está muerto, el artista mucho más. Y los comisarios lo que hacen es utilizar a los artistas como si fueran una granja de producción. Nosotros hablamos aquí de creatividad, pero no de arte, que va por otros derroteros. Nada que esté jodiendo al poder está en el candelero”. A Martins le interesaba el arte “para estar cerca de las personas”. Y añadió: “Trabajo fuera de los museos, de las galerías, de esos espacios, porque la calle me parece un espacio de mercado. También está dentro de ello. Tiene que haber diálogo entre todos, sin guetos. Si somos artistas, somos todos artistas…”

Yanice Martins en su instalación. Foto de Paula Felipe por cortesía de Intramurs.

Yanice Martins en su instalación. Foto de Paula Felipe por cortesía de Intramurs.

Artistas todos ellos que tienden a ensanchar los límites del lenguaje, ya sea para cuestionarlo o para investigar sus posibilidades. “Yo es que no tengo planteamiento de cuestionar algo y, aunque así suceda, desde luego no es mi intención”, afirmó Canseco. Baena explicó que era artista desde los nueve años y que aunque cualquier ilusión estaba perdida había que seguir, “por mucho que caigan todas las caretas y todos los ídolos”. Y, en ese seguir, “se trata de habitar los límites”, apostilló. “Me interesan más los intersticios que los límites”, subrayó Luna. Pero Baena insistió: “El arte puede, en todo caso, ensancharlos, pero trascenderlos es otra cosa. No hay afuera del lenguaje, hay que asumirlo. El lenguaje es el gran fascista, porque no se puede salir de ahí”.

¿Sois artistas que os gusta provocar? “A mí la provocación como objetivo no me interesa”, apuntó Luna, para quien “tal vez en el mundo performático la provocación sea una de las claves, buscar la risa, el asombro. No sé”. “Abel Azcona, que viene a Intramurs, es uno de esos. No sé, la búsqueda de la provocación per se no me gusta”, destacó Baena. Lo que sí pensaba es que la sociedad, con tanta corrección política, había dado “pasos atrás en muchos sentidos”. Canseco no lo tenía tan claro: “Es relativo, porque alguien de una ciudad como Valencia, Barcelona o Madrid igual no se escandaliza por algo, que en un pueblo o una aldea sí”. Para Luna, la corrección política estaba haciendo “mucho daño al arte, porque constriñe e impide expresarse libremente”.

Inma Luna en un momento de su recital. Foto de Estrella Jover por cortesía de Intramurs.

Inma Luna en un momento de su recital. Foto de Estrella Jover por cortesía de Intramurs.

“Antes no existía lo políticamente correcto, pero había una censura terrible”, argumentó Canseco, mientras Baena pensaba que no era “cuestión de cantidad, como si más riesgo fuera mejor, sino de oportunidad. En el arte de acción es importante la oportunidad, el momento de justo”. “Para mí es fundamental la honestidad. No me interesa tanto la ficción como que lo que se cuenta salga de dentro”, dijo Luna.

Con respecto al papel de la Administración pública en el terreno cultural, Baena fue escéptico: “Debería dar ejemplo y pagar cuando monta una exposición o se proyectan videos en un espacio público, y no lo hace porque piensa que con el catálogo ya es suficiente”. Canseco tiró de ironía: “Sí paga, a los electricistas, a los carpinteros, al transportista, a todos menos al artista”. Luna manifestó que los políticos seguían pensando “que esto es un hobby y que ellos están para cosas más importantes; utilizan la cultura para pasar el rato”. Baena fue más concluyente: “Hace poco tuvo un desliz una presentadora de televisión que para referirse al granero de votos del PSOE habló de granja de votos. Fue un hallazgo, porque efectivamente nos ordeñan votos como nos ordeñan obras a los artistas. Somos los tontos útiles”.

Ver noticia en ARTS de El Mundo Comunidad Valenciana

Instalación de Miguel Canseco.

Instalación de Miguel Canseco en el Centre del Carme. Foto de Enrique Miravalls por cortesía de Intramurs.

Salva Torres

La fugacidad cáustica de Canibaal

‘Ironía y brevedad’, nº7 de la Revista Canibaal
Intramurs
Colegio Mayor Rector Peset
Horno de San Nicolás 4, Valencia
Jueves 27 de octubre de 2016 a las 19:30

El Colegio Mayor Rector Peset, en el seno de la presente edición del festival Intramurs, acoge la presentación del número 7 de la Revista Canibaal, cuyo cuyo tema central y título es «Ironía y brevedad». La cubierta es una obra de Artur Heras adaptada para Canibaal por el propio artista de Xàtiva.

Entre los contenidos destacan las entrevistas al propio Heras, a Luis Magrinyà, a Tonino y a Vicente Vergara, ensayos sobre los géneros breves de José Ramón González y Juan Poz, microensayos de Guillermo Fadanelli o Paco Inclán, microrrelatos de Ana Pérez Cañamares o Ana María Shua, aforismos de Andrés Trapiello, Carlos Marzal, Ramón Eder y Erika Martínez, entre otros, y una amplia muestra de poesía inédita y original de autores que han tratado la brevedad y la ironía.

Canibaal. Makma

Entre la obra gráfica destacan las contribuciones de artistas como Hèléne Crescent o Marie-Lou Desmeules. Además de fotografía y crítica literaria, musical y cinematográfica (Óscar Peyrou), Canibaal incorpora, a partir de este número, una sección sobre cuestiones filosóficas que ha contado con la participación de Vicente Sanfélix, Juan Antonio García Amado, Javier De Lucas y Anacleto Ferrer.

La Revista de Arte, Literatura y Filosofía (del colmillo) Canibaal es una publicación impresa de carácter semestral que nació en Valencia en 2013. Dirigida por Ximo Rochera (Castellón, 1968), Jesús García Cívico (Valencia, 1969) es el Jefe de Redacción y Pablo Miravet (Palma de Mallorca, 1967) su Editor Literario. Canibaal cuenta en su Consejo Asesor con referentes del mundo del arte, el pensamiento y la literatura como Carmen Calvo, Javier de Lucas, Francisco Ferrer Lerín, Antonio Beneyto, Olga Jornet, Rubén Martín Giráldez, Tonino Guitián y muchos otros nombres que avalan la calidad de una propuesta que enlaza el ánimo transgresor de las vanguardias (el nombre de la revista es un híbrido de Canibale, de Picabia, y Baal Babilonia, de Fernando Arrabal) con temas y miradas novedosas.

Imagen de la obra 'Deriva mediterrània, de Arur Heras. Fotografía cortesía de Canibaal.

Imagen de la obra ‘Deriva mediterrània, de Arur Heras. Fotografía cortesía de Canibaal.

 

 

El Musical se llena de Encontres

Encontres, Cultura als barris per fer ciutat
Teatre El Musical
Plaza del Rosario, 3. Valencia
Del 10 al 12 de junio de 2016

La Plataforma de festivales urbanos de Valencia PICUV, en colaboración con el Teatre el Musical presentan Encontres, Cultura als barris per fer ciutat¸ una celebración artística abierta a todos los públicos con propuestas escénicas y artísticas desarrolladas por los propios Festivales durante el año. Encontres evidencia así la importancia que los festivales de PICUV tienen en el calendario cultural de la ciudad.

Encontres, Cultura als barris per fer ciutat, pretende ser un foro de debate, intercambio y conocimiento, al tiempo que un escaparate donde mostrar las propuestas más destacadas programadas por los 9 festivales de la PICUV. Es por este motivo que los organizadores han contactado con directores de propuestas nacionales con la misma idiosincrasia y espíritu que sus festivales para nutrirse y alimentarse mutuamente.

Obra de Cabanyal Íntim. Imagen cortesía de PICUV.

Obra de Cabanyal Íntim. Imagen cortesía de PICUV.

Una programación dinámica, participativa y multidisciplinar que abarca diferentes disciplinas artísticas. El viernes 10 de junio, a partir de las 19.30h., en el hall del TEM habrá: Djs, stands informativos, la presentación del vídeo promocional Encontres, Sígueme, performance de danza a cargo de la Cía. Malarte, la inauguración de las exposiciones Silencio (escultura) de Martí Moreno y Con otros ojos (fotografía) de Maite Bäckman. Para finalizar, a partir de las 22.00h, en la Plaza del Rosario, Groove All Stars con un elenco de “músicos diez” harán mover el esqueleto a ritmo de soul, jazz, funky y hip hop.

Las jornadas del sábado 11 y del domingo 12 llegan cargadas de actividades desde las 11.00h de la mañana hasta las 22.30. El espacio de debate, reflexión y participación ciudadana se ha programado ambos días por las mañanas de 11.00h a 14.00h.

El sábado 11 la mesa redonda está dedicada a presentar diferentes Iniciativas culturales ciudadanas de diferentes partes de la geografía española: Intermediae de Madrid, Cultsurfing de Barcelona, Redetejas de Sevilla, Olas de Energía de San Sebastian PICUV y Cabanyal Horta de Valencia. El debate estará moderado por el periodista y redactor de Cultura en Valencia Plaza, Eugenio Viñas. Por la tarde, tendremos la segunda charla del día ahondando en un tema tan recurrente en los últimos meses como es ‘Models de relació amb l’administració’, a cargo de Azuzena Klett, de Las Mesas de Citykitchen (Madrid).

Café Sol. Imagen cortesía de PICUV.

Café Sol. Imagen cortesía de PICUV.

El domingo 12, desde las 12.30 a las 14.00h, se podrá participar en la charla ‘Art, participació ciutadana i procesos polítics’ en el Auditori del TEM, con las intervenciones de diferentes agentes culturales: Maite Ibáñez, Eponine Franckc (Los Artistas del Barrio, Madrid), José Luís Pérez Pont, Director del Consorcio de Museos de Valencia y uno de los portavoces de PICUV y Director de Russafart, Arístides Rosell. En la mesa de debate de la tarde se hablará y reflexionará alrededor del valor del arte (Quant costes? Reflexions al voltant del valor de l’art).

El teatro y las actividades para toda la familia también tendrán cabida en Encontres ambos días: el sábado hay programados dos eventos, un taller de construcción de marionetas a partir de materiales reciclados por Froggies y a las 13.30h en la Plaza del Rosario, el espectáculo gratuito Jugo de juguetes¸ de Teatre la Estrella. El domingo las actividades familiares serán por la tarde de 18.30 a 20.00h e incluyen un taller con Roll Paper Craft, otro de construcción de aviones de juguete y de flores decorativas.

Río por no llorarme. Imagen cortesía de PICUV.

Río por no llorarme, de Barbàrie Teatre. Imagen cortesía de PICUV.

El teatro, la danza y la performance más contemporánea y vanguardista vendrán de la mano de varios artistas locales y nacionales: Taxácea del Colectivo Croatán (dos piezas alternas de danza contemporánea) se podrá ver en cuatro ocasiones a lo largo del fin de semana; Hamlet Party, la propuesta teatral-musical del director mallorquín Josep R. Cerdà, tendrá dos pases, (uno a las 19.00h y otro a las 21.30h en el Auditorio del TEM. Se trata de una adaptación libre del clásico de Shakespeare, producida por el festival Jardí Desolat. El domingo a las 20.00h en el Auditorio también, Russafa Escènica presenta una de sus piezas revelación 2015, ‘Río por no llorarme’,  de Barbàrie Teatre.

Otra novedad es sin duda la participación del artista urbano Deih (XLF), quien realizará una intervención artística y urbana a través del lenguage del graffiti como homenaje al TEM i al Cabanyal.

Poble Nou. Imagen cortesía de PICUV.

Poble Nou, de Mou Dansa. Imagen cortesía de PICUV.

La Plaza del Rosario se reserva el espacio para la danza con la exhibición del taller ‘Tú creas, tú decides’ de Bucles; Café Sol de Cía. Fil D’Arena, ambos el sábado, y Wild Side de Cia. Botànic Espai de Dansa y Aproximacions a Poble Nou de Cía. de Mou Dansa el domingo, como espectáculo-clausura.

Como actividad lúdica y divertida por las calles del barrio destacamos la ‘Cercavila: Mardigrass per 40-Funk Brass Band’ con la actuación de Hermanos Tachini (circo) y una performance de danza.

La gastronomía más valenciana no podía fallar en un evento cultural de barrio, tal y como manifiestan las dos paellas populares planificadas ambos días a mediodía y aderezadas con música ambiente.

Actividades, espectáculos, exposiciones, conciertos, talleres y gastronomía para todos los gustos y edades que servirán para dar a conocer a los ciudadanos de València estas iniciativas culturales e impulsar el desarrollo de dinámicas que permitan conectar a instituciones, agentes culturales y ciudadanía en una verdadera dinámica que impulse un modelo cultural más dinámico y participativo.

Los integrantes de PICUV son: Russafa Escènica, Circuito Bucles, Distrito 008, Cabanyal Íntim, Benimaclet Confusion, MUV! Circuito Música Urbana, Intramurs, Ciutat Vella Oberta y Russafart.

 

Encuentro de los festivales urbanos en el Cabanyal

Encontres Cultura al Barris per a fer ciutat
Organizado por PICUV Plataforma de Iniciativas Culturales Urbanas de Valencia
Barrio del Cabanyal. Valencia
Del 10 al 12 de junio de 2016

Del 10 al 12 de Junio en el barrio del Cabanyal de Valencia se celebrará la primera edición de ‘Encontres Cultura al Barris per a fer ciutat’, un proyecto organizado e impulsado por PICUV Plataforma de Iniciativas Culturales Urbanas formada por nueve de los más destacados Festivales Urbanos que se realizan en la ciudad de Valencia. La primera edición de Encontres verá la luz exclusivamente gracias al trabajo y voluntariado de los organizadores de los nueve festivales de la PICUV y la colaboración del Teatre El Musical y Regidoria d’Acció Cultural del Ajuntament de València.

Como cierre de la temporada, la Plataforma PICUV propone la celebración de este encuentro abierto a todos los públicos, donde presentar las propuestas escénicas y artísticas más destacadas, desarrolladas por los propios festivales durante el año, conformando un evento que muestre la importancia que estos proyectos tiene en el calendario cultural de la ciudad.

Sígueme, de la compañía Malarte, en Encontres de PICUV.

Sígueme, de la compañía Malarte, en Encontres de PICUV.

Uno de los objetivos principales de este encuentro es crear un espacio de debate y reivindicación sobre los nuevos retos que plantean las dinámicas participativas en la creación y gestión cultural desde los barrios, dentro de los modelos culturales actuales desarrollados en las ciudades.

Desde la Plataforma PICUV se presenta este encuentro como una oportunidad para dar a conocer a los ciudadanos de València estas iniciativas culturales e impulsar el desarrollo de dinámicas que permitan conectar a instituciones, agentes culturales y ciudadanía.

Al mismo tiempo PICUV se lamenta que a día no se haya producido un marco de colaboración entre la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Valencia y Conselleria de Cultura de la Generalitat Valenciana, con las cuales se han solicitado reuniones con este fin, desde hace varios meses,  e insta a estas y otras instituciones culturales valencianas a que se impliquen en el desarrollo de están iniciativas afines a su líneas de acción respecto a sus políticas culturales y sociales.

Río por no llorarme, en Encontres de PICUV.

Río por no llorarme, en Encontres de PICUV.

Festivales  como  Russafa Escènica, Circuito Bucles, Distrito 008, Cabanyal Íntim, Benimaclet Confusion, MUV! Circuito Música Urbana, Intramurs,  Ciutat Vella Oberta i Russafart atraen a miles de ciudadanos cada temporada a los barrios. Más de 100.000 espectadores pasaron por estos festivales en la última temporada, muchos de ellos ya consolidados con una trayectoria de más de cinco ediciones.

Teatro, danza, música en directo, fotografía y artes plásticas, entre otras disciplinas, formarán parte del programa, que durante todo el fin de semana del 10, 11 y 12 de Junio se desarrollará en los diferentes espacios y salas del TEM, y en espacios abiertos como en la Plaza del Rosario y en diferentes calles del Cabanyal  durante tres días.

Participarán diferentes experiencias, en una oportunidad de conocer y  reflexionar sobre iniciativas culturales desarrolladas en diferentes territorios y su vinculación con la ciudadanía y su influencia en el entorno urbano. Se organizarán diferentes charlas y mesas redondas con representantes de proyectos como La Mesa ciudadana y Intermediae de Madrid, Redtejas de Sevilla, Olas de Energía de San Sebastian, Cabanyal Horta y  Picuv de Valencia y Puertas Abiertas de Rio de Janeiro.

Malarte. Encontres PICUV.

Sígueme, de la compañía Malarte, estará en Encontres PICUV.

Serigrafías de apoyo a Intramurs

Carpeta de serigrafías
Festival Intramurs

La galería Tapinearte ha presentado la carpeta de serigrafías con el trabajo que varios artistas han cedido para apoyar la segunda edición del festival Intramurs que tuvo lugar el pasado mes de octubre. Los artistas son: Mauro Entrialgo, Isabel G. Mondragón, Jorge Carla, Manolo Sánchez, Mavi Escamilla, Domingo Mestre, Azucena González, Democracia, Joan Verdú, Josechu Dávila y Eugenio Simó.

En total se han editado 150 carpetas, numeradas y firmadas por los artistas participantes. Una colección de once obras de 22×22 cm. cuyo precio de venta al público es de 150€. El dinero recaudado se destinará a sufragar distintos gastos del festival.

Obra de Mauro Entrialgo. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Mauro Entrialgo. Imagen cortesía de Intramurs.

Mauro Entrialgo (Vitoria-Gasteiz, 1965) ha dibujado y escrito historietas para periódicos (El País, Diario 16, Diario Vasco, Gaceta del Norte, Público…), revistas (El Víbora, Makoki, El gran musical, Playboy, Primera Línea, Cinemanía…) e internet. Tiene más de treinta libros publicados de este medio. Es socio fundador y miembro de la junta de dirección de la revista TMEO. Desde hace más de diez años mantiene una página semanal en el semanario El Jueves.

Isabel G. Mondragón por cortesía de Intramurs.

Isabel G. Mondragón por cortesía de Intramurs.

Isabel G. Mondragón es artista performer y poeta. Tiene una obra muy sutil y apenas acaba de empezar su trayectoria, la puedes seguir en este blog: https://lasposterioris.wordpress.com/sintoma-lorena-izquierdo-e-isabel-gmondragon/

Obra de Jorge Carla. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Jorge Carla. Imagen cortesía de Intramurs.

Jorge Carla (Madrid, 1974) es valedor de una pintura sinónimo de liberación y triunfo, transmite un trazo que no viaja hacia la nada, porque la ha abandonado. Fiel a su trabajo, a la dignidad del artista, del hombre, Carla no ha divergido por modas o modismos al uso, y con todo ello en un Arte Contemporáneo sin rumbo, lo convierte en un artista sólido.

Obra de Manolo Sánchez. Cortesía de Intramurs.

Obra de Manolo Sánchez. Cortesía de Intramurs.

Manolo Sánchez es diseñador gráfico y pintor. Lo suyo son las sombras cinematográficas, porque son muchos los iconos del cine recogidos en su obra; sombras bélicas, principalmente de la guerra civil española, sombras de vampiros y de mujeres fatales, igualmente cinéfilas.

Obra de Mavi Escamilla. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Mavi Escamilla. Imagen cortesía de Intramurs.

Mavi Escamilla (Utiel, 1960) se interesa más por el dibujo. Incluso ha llegado a manifestar que no pinta, sino que dibuja. No es de extrañar que no utilice pinceles para su obra. Como ella misma dice: “Cuando pinto prefiero la abstracción, me gustan los chorretones, las manchas, el gesto. La unión de estas dos pulsiones es lo que da ese aspecto a mi obra”.

Obra de Joan Verdú. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Joan Verdú. Imagen cortesía de Intramurs.

Joan Verdú (Alzira, 1959) es, según sus propias palabras,”hijo del pop y nieto del surrealismo” o “calígrafo que pinta y pintor que escribe”. Todas las semanas su pluma vitriólica y provocativa marca tendencia en el arte valenciano desde su columna «Versus Omnia», en Posdata, suplemento del diario Levante-EMV.

Obra de Domingo Mestre. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Domingo Mestre. Imagen cortesía de Intramurs.

Domingo Mestre (United artists from the Museum) es activista visual, escritor y productor cultural. Licenciado en BBAA por la UPV y máster interuniversitario en Gestión Cultural UV/UPV. En la actualidad forma parte de la Asamblea que gestiona el Solar Corona de Valencia y del equipo de organización del festival de arte urbano Intramurs, per l’art a València.

Obra de Democracia. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Democracia. Imagen cortesía de Intramurs.

DEMOCRACIA es un equipo de trabajo formado en Madrid por Iván López y PabloEspaña. La opción del trabajo en grupo responde a la intención de abordar una práctica artística centrada en la discusión y el enfrentamiento de ideas y formas de acción. Democracia trabaja también en la edición (son directores de la revista Nolens Volens) y en el comisariado (No Futuro, Madrid Abierto 2008, Creador de Dueños, Arte Útil). Fueron fundadores y miembros del colectivo El Perro (1989-2006).

Obra de Azucena Rodriguez. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Azucena González. Imagen cortesía de Intramurs.

Azucena González (Valencia, 1980) se hace cargo en su obra de la fragilidad que nos constituye, por mucho que lo olvidemos parapetados tras los múltiples caparazones ideológicos. Y lo hace, como quien sintiendo fríos los dedos junta sus manos, a base de la temperatura que ofrece el color.

Obra de Josechu Dávila. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Josechu Dávila. Imagen cortesía de Intramurs.

Josechu Dávila (Madrid 1966) es un artista reputado y multidisciplinado que trabaja con el vacío, el desaprovechamiento y la inutilidad como referencias, trastocando situaciones para generar emociones que queden en terreno de nadie.

Obra de Eugenio Simó. Imagen cortesía de Intramurs.

Obra de Eugenio Simó. Imagen cortesía de Intramurs.

Eugenio Simó (Torrent, 1972) es licenciado en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia, cursando estudios en dicha universidad y en la Accademia de Belli Arti di Venezia. Desarrolla su trabajo como diseñador dirigiendo el estudio de diseño que lleva su nombre y compaginándolo con su faceta de artista plástico.

Entrevista-paseo con Elena Battaglia

Entrevista-paseo con Elena Battaglia
Galerista y RRPP
Barrio del Carmen, Valencia
10 de diciembre de 2015

Última hora de la tarde, y toca bajar al perro. Comenzamos la entrevista en una especie de anfiteatro próximo a la piscina del Carmen, improvisado espacio para algún que otro “microbotellón” los fines de semana. Los dos estamos sentados, aunque no duramos así mucho tiempo ya que ambos debemos pasear a nuestras mascotas, por lo que el formato de la entrevista acabará siendo, inevitablemente, el de una entrevista-paseo: caminando y hablando. Como escribió Ronald Barthes “es posible que caminar sea mitológicamente el gesto más trivial y por lo tanto el más humano” La entrevista a Elena Battaglia acabó teniendo mucho de lo segundo y casi nada de lo primero.

eeb1
Nacida en 1969 en Mendrisio, un pequeño pueblo de Suiza, hija de padre italiano – anestesista – y madre suiza – artista-, Elena Battaglia pronto sintió la necesidad de abrirse al mundo: estudió francés en París, inglés en Londres, alemán en Colonia y Berlín, y castellano en Madrid y Barcelona. Dada la profesión de su madre, se vinculó desde muy joven al arte; y así continúa en la actualidad, siendo una cara bien reconocible del quién es quién en el mundo del arte valenciano aunque, eso sí, conservando intacta una franca y sincera actitud “outsider”.

Ismael Teira: Elena, has vivido en media Europa, eres inquieta, moderna y políglota: ¿por qué Valencia?
Elena Battaglia: (Se ríe) Mi madre señaló al azar con el dedo una parte del mapa: Valencia. Llegué por primera vez a mitad de 1980 con una casi mayoría de edad que coincidía, por aquellos años, con el esplendor de la “Ruta del bacalao”. Esta ciudad mediterránea me deslumbraba, era muy diferente a otras capitales europeas que había conocido. Pero era muy joven, y regresé a Suiza. En 2002 mi madre decidió abrir las puertas de la galería Kessler-Battaglia, y un año después regresé con mi marido Xavi y los perros para cuidar de mi hermano, que vivía aquí, y al que habían diagnosticado un cáncer terminal.

eeb2
IT: Y partir de ahí, ya decidiste quedarte…
EB: Las muertes han marcando profundamente mi vida, sobre todo la de mi hermano que me ha dejado un par de años fuera de combate. Mi padre también falleció en Suiza poco tiempo después. Al final me quedé en Valencia con mi madre, y comencé a sustituirla tímidamente de vez en cuando en la galería. Yo había estudiado turismo y dirección de hoteles en Ginebra, y trabajé durante un tiempo en la casa natal de Jean Jacques Rosseau. Mi formación no se vinculaba específicamente con el arte, pero al final decidí embarcarme sola en la aventura de dirigir la galería. Lo hice desde 2010 hasta su cierre, en febrero de 2013, pero ya desde el año anterior compaginaba esta ocupación con la de relaciones públicas en un local nocturno de Russafa.

IT: Recuerdo que a muchos nos resultaba bastante llamativo y extraño verte en la galería por el día, y repartiendo flyers por la noche. ¿Tienen algo en común estos dos mundos?
EB: El mundo del arte y el mundo de la noche son compatibles, pero creo que tienen pocos puntos en común. El público es bastante diferente, la noche abarca a todo tipo de gente, y el arte sólo a un público específico, aunque en realidad no debería ser así. Hay gente hoy en día que tiene miedo a pisar una galería… pero una discoteca no.

IT: Ese quizás sea uno de los motivos por lo que cerraste la galería, aunque no el único, porque en otras ciudades también hay discotecas y galerías, y las dos funcionan.
EB: No, no fue ese el único motivo, por supuesto. Al fin y al cabo, una galería es un espacio comercial, y si no consigues vender no puedes mantener el proyecto en pie. Aunque fue para mí una gran oportunidad para conocer y apoyar a jóvenes artistas, y también a otros más consolidados.

IT: Actualmente, tampoco es que estés completamente desvinculada del mundo del arte, más bien todo lo contrario.
EB: Todavía conservo el vínculo con el mundo del arte ya que formo parte de la organización de Intramurs desde la primera edición. Este año he coordinado Na Jordana Avenue, un evento dentro del propio festival en el que los talleres y estudios de esta calle y adyacentes abrían sus espacios al público realizando diversas actividades dentro y fuera de los locales. También tuve el placer de coordinar el proyecto “La Guerra. Los espacios otros”, comisariado por Ángela Molina, donde se ha reabierto al público el mítico recinto de la calle Quart con exposiciones, visitas guiadas, una charla y proyecciones de vídeos.

| makma.net
IT: Sé que conoces muy bien la ciudad intramuros, es fácil verte por el barrio del Carmen paseando a Sean, ¿qué falta en Valencia para descriminalizar a los dueños de los perros?
EB: Es más fácil decir lo que falta, que decir lo que hay. Falta de todo, parece que los propietarios de perros no paguemos nuestros impuestos. Empezando por las papeleras y las bolsitas, hasta las prohibiciones de viajar con mascotas en el transporte público. Estoy muy contenta de que esto cambie en Valencia porque hasta ahora se impedía incluso subir con un gato. A mí me han tirado de un autobús entre dos paradas mientras intentaba llevar a uno de mis gatos al veterinario.

IT: La situación de los gatos del Carmen es otra asignatura pendiente…
EB: La esterilización y castración de los gatos callejeros es una medida que deberían tomar las Autoridades, no los particulares o las asociaciones que, precisamente, necesitan más ayuda, y espero que el nuevo Consistorio la proporcione. En el Carmen conozco a personas que se hacen cargo de colonias enteras, de pagar la comida, el agua, las vacunas, la castración y esterilización de muchos felinos. Yo misma he adoptado a tres gatos y un perro, y da trabajo cuidarlos.

IT: En Suiza las cosas deben ser bien distintas. Aunque el encanto mediterráneo de Valencia atraiga, hay cosas que te habrán resultado muy extrañas…
EB: Sí (se ríe). El Carmen podría ser la versión mediterránea de Nierderdorf, en Zurich, lo digo por los personajes peculiares que abundan en ambos barrios y que los hace diferentes al resto de la ciudad. Aunque la diferencia que hay entre Zurich y Valencia es que los corruptos suizos tienen otra manera de actuar. Aquí es todo más folclórico, incluso llega a ser surrealista por momentos.

eeb3
Web de la galería Kessler-Battaglia, con el archivo de exposiciones
Créditos de las fotografías: portada y demás fotos de la entrevista, Iris Bonora; interior de la galería con cuadros de Ursula Kessler, Eva Mañez; foto donde Elena luce una jova de Annamaria Staiano, Toni Cordero para la revista Impure.

Intramurs: 10 días, más de 300 artistas

Intramurs, Festival per l’art a València
Diferentes espacio del Centro Histórico de Valencia
Del 22 de octubre al 1 de noviembre de 2015

Intramurs, Festival per l´art a València, que ya celebra su segunda edición, es una propuesta pensada para la rehabilitación cultural del Centro Histórico de la ciudad a través del arte contemporáneo, urbano e interdisciplinar que tendrá lugar del 22 de octubre al 1 de noviembre.

Durante diez días las calles que se encuentran en el interior de la antigua zona amurallada se convertirán en el escenario de más de 300 iniciativas artísticas, gratuitas y para todos los públicos. Un festival urbano que promueve el acercamiento al mundo del arte y de la cultura, buscando nuevas fórmulas de uso del espacio público, promocionando el trabajo de los artistas participantes, reforzando el tejido social del barrio y buscando nuevas formas de expresión y difusión artística.

Salvia Ferrer, directora de Intramurs, en el centro, junto a miembros del equipo de organización, en la presentación del festival. Fotografía: Eva Máñez.

Salvia Ferrer, directora de Intramurs, en el centro, junto a miembros del equipo de organización, en la presentación del festival. Fotografía: Eva Máñez.

Holanda, país invitado

Este año y como novedad cuenta con la participación de Holanda como país invitado. En palabras de Salvia Ferrer, directora del festival, “pensamos en Holanda como paradigma de gestión e impulso del arte y del espacio público, es un país que nos inspira y un modelo del que podemos aprender muchísimo de cara a la puesta en marcha de iniciativas culturales como las que están surgiendo actualmente en la ciudad”.

En este sentido, Holanda está representada en Intramurs por artistas como los performers Judith Leysner y Raúl Marroquín, Saad Ali que realizará una intervención urbana en un mural, Monique Bastiaans o el crítico de arte e investigador Jean Bousmans. Además, se celebrará una mesa redonda en La Nau titulada ‘Holanda, un modelo de arte público’, moderada por Bastiaans y cuyos ponentes serán los artistas citados. La Embajada de Holanda también estará presente en el festival y ha colaborado muy estrechamente en la organización del festival.

Imagen del video realizado para la convocatoria de Intramurs 2015, realizado por Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Imagen del video realizado para la convocatoria de Intramurs 2015, realizado por Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Nuevas rutas, nuevos contenidos.

La organización de mesas redondas y conferencias es otra de las novedades de esta edición. Charlas que buscan la aproximación y reflexionan sobre el barrio, el arte o los nuevos usos del espacio público. ‘Educar con arte’ en el Instituto Francés, ‘Habitar el Centro’ en el Octubre Centre de Cultura Contemporánea, ‘La ley mordaza, rompiendo la democracia desde el BOE’ en Solar Corona o ‘Nuevos usos del espacio público’ en Fundació Bancaixa, son algunas de las charlas destacadas.

Otra de las áreas de Intramurs que sobresalen este año es la referente a las actividades infantiles. Mini-Intramurs coge impulso, reivindica su papel y es prácticamente un mini festival dentro del festival. Decenas de actividades infantiles y talleres que buscan acercar el arte a los más pequeños, facilitarles el acceso a la cultura y promover experiencias artísticas entre los niños y adolescentes.

Las intervenciones urbanas, el arte de acción y la performance también tendrán este año un papel destacado. Intramurs es un festival genuinamente urbano, una nueva forma de entender el arte, que reivindica la importancia del Street Art y del uso del espacio público como espacio expositivo. De esta forma, las calles, las plazas, los balcones o los solares recuperados se llenarán de programación variada y serán el escenario de gran parte de las acciones del festival. Artistas como Jaime Vallaure, el colectivo Trashformaciones, Boa Mistura, mmmm o Democracia, mostrarán sus propuestas más atrevidas, coloristas y arriesgadas.

Imagen del video realizado para el Intramurs 2015, obra de Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Imagen del video realizado para el Intramurs 2015, obra de Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Poesía

La poesía es otro de los ejes de Intramurs. Poesía en estado puro de la mano de Dionisio Cañas, Perú Saizprez, David Benedicte o Colectivo Cataclistics, entre otros. La ruta de escaparates toma relevancia también este año tras el éxito de la pasada edición. En esta ocasión 45 escaparates serán intervenidos por artistas, diseñadores, escaparatistas y arquitectos. La cerveza Alhambra Especial apoya esta ruta y posibilitará la entrega de tres premios a los mejores escaparates.

La música en directo es uno de los puntos fuertes de este año, aumentando notablemente las actuaciones y conciertos. De esta forma, el domingo 25 está prevista la tarde de rock en el solar del antiguo Teatro Princesa, con la actuación de Julio Galcerá, Bardo Delux, Kamadeva o Los Mocetones. Este año además se cuenta con el apoyo de los alumnos de la Berklee y la colaboración de Redbull.

Imagen del video realizado para Intramurs 2015, obra de Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

Imagen del video realizado para Intramurs 2015, obra de Tano Giménez y Natxo Sanmartín.

De la misma forma que la música, la moda pide su turno en Intramurs. Con el apoyo de Francis Montesinos, que abrirá su Atelier para que pueda visitarse, el happening de Isabel Messeguer en el Solar del IVAM y desfiles previstos en la Plaza de la Virgen. Y precisamente en esta plaza es donde se realizará una de las piezas más especiales del festival, aún por desvelar.

Además, se podrán disfrutar de piezas de danza, teatro, exposiciones colectivas, arte sonoro, vídeo arte, joyería, feria de autoedición, rutas guiadas, gastronomía, acciones callejeras, cortometrajes, inauguraciones, catas… En definitiva, Intramurs propone un barrio tomado durante diez días por el arte y la cultura, un barrio lleno de vida, atractivo para vecinos, turistas, artistas, comerciantes, hosteleros. Un barrio que, como bien muestra la imagen del festival este año, vuelva a estar en el centro de la diana.

Patrocinadores y colaboradores de Intramurs

Este año la cerveza Alhambra Especial es el patrocinador oficial de Intramurs. Un compromiso con la cultura valenciana y la ciudad, con el arte en todas sus expresiones. Caixa Popular también ha querido participar y apoyar este año en su interés por promover iniciativas culturales,enriquecedoras, vertebradoras y dinamizadoras de la sociedad valenciana. Fundació Bancaixa, un año más, vuelve a apostar por Intramurs, colaborando estrechamente con los artistas y acogiendo programación del festival. También Ideo, encargado de decorar el Espacio Ideo, y la Cámara de Comercio, que apoya también la sección de escaparates en su afán promover la actividad comercial, mediante la actividad artística.

Banderas colocadas en la calle Caballeros como parte del festival Intramurs. Fotografía: Eva Máñez.

Banderas colocadas en la calle Caballeros como parte del festival Intramurs 2015. Fotografía: Eva Máñez.

Arquilecturas: el mundo en tres dimensiones

Arquilecturas, de Silvana Andrés y Sonia Rayos

Acercar la arquitectura a los niños a partir de cuatro años, fomentar su creatividad e interés hacia el entorno físico, su curiosidad por diversos modelos de ciudades y desarrollar su inteligencia visual-espacial. Son algunos de los principales objetivos de Arquilecturas un novedoso proyecto puesto en marcha por la profesora de Plástica Silvana Andrés y la arquitecta Sonia Rayos. Consiste en talleres de arquitectura para niños en los que se trabaja con medios de representación arquitectónica como maquetas, fotomontajes, collages, planos, dibujos y medios digitales entre otros materiales.

Los primeros talleres de Arquilecturas se realizaron el pasado curso con gran éxito en diversos espacios culturales y en el Colegio de Arquitectos de Valencia. “En colaboración con la Concejalía de Juventud, este otoño ofreceremos los talleres a los centros educativos que lo soliciten, y también formamos parte del  Plan Joven de la Ciudad de Valencia”, dicen Andrés y Rayos. “A partir de octubre impartiremos el curso completo de extraescolares en colegios, en algunos aún pendientes de la matrícula y en otros, como el CEIP Pinedo, con dos grupos por la alta demanda. Participaremos en varios certámenes culturales, como Intramurs en octubre, y en noviembre en los talleres infantiles del festival femenino She’s the fest en las Naves”.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

Conscientes de la importancia de la imagen como herramienta de comunicación, Andrés y Rayos han incluido el diseño gráfico con la colaboración de Ibán Ramón, autor de la identidad corporativa y del dossier de presentación.

Para poner en marcha su proyecto se han inspirado en otros semejantes que funcionan en  Europa. Entre ellos “las escuelas Vittra, colegios públicos suecos con una arquitectura increíble. ARKKI una escuela de arquitectura finlandesa para niños y jóvenes. Francesco Tonucci, con su proyecto Ciudad de los Niños, en el que se propone que las ciudades estén estructuradas y pensadas para los más pequeños.  Las propuestas de Maushaus en San Sebastián. También la revista de arquitectura para niños AMAG que es un referente, no sólo por las propuestas sino también porque trabaja con material de libre acceso OER recursos educativos abiertos”.

¿Cómo se les ocurrió la idea de Arquilecturas?

Procedemos de dos campos diferentes, la Arquitectura y las Bellas Artes, y nos apasiona confrontar nuestros puntos de vista sobre la concepción del espacio. Compartimos inquietudes sobre dos aspectos que nos parecen fundamentales en la educación. En primer lugar, la necesidad de introducir en los colegios la educación de la ciudadanía en el campo de la arquitectura y el espacio urbano. En segundo lugar, el interés sobre la función de la arquitectura en el ámbito de los espacios educativos, convencidas de que la calidad del aprendizaje está directamente influenciada por las características del entorno.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

¿Cómo se aproxima un tema tan complejo a la mente infantil?

Al hablar de arquitectura para niños se puede interpretar la propuesta como entretenimiento, pero ese no es el objetivo de Arquilecturas. Que en los talleres utilicemos el juego como medio, no quita para que en esencia, el objetivo sea formativo. Tampoco se trata de formar futuros arquitectos, pero sí de aprender a pensar a partir de experiencias.  Queremos abrir las posibilidades del aprendizaje infantil con múltiples lenguajes, con múltiples lecturas de la realidad. La arquitectura nos habla del espacio que habitamos, nos interesa aproximarnos a la arquitectura superando lo descriptivo y adentrándonos también en un trabajo narrativo. Nos parece esencial conectar los conocimientos sobre arquitectura con la vida de los niños, trabajar los espacios donde suceden cosas que afectan a la vida de las personas.

¿Cómo se desarrolla un taller?

Priorizamos el juego como herramienta básica de aprendizaje. El juego no es únicamente algo lúdico, requiere de constancia y esfuerzo. Los adultos estamos presentes en los talleres como mediadores, no nos interesa que el proceso se quede solo en autoexpresión, manejamos conceptos arquitectónicos e introducimos un lenguaje técnico que despierta la curiosidad de los niños. Mediante la introducción del estímulo son los niños los que plantean las preguntas, entendemos que de otro modo no puede darse un aprendizaje significativo. Por ejemplo, en el taller ‘Mi casa tiene raíces’, conocen los cimientos del edificio y las zapatas, recuerdan el nombre asociándolo con sus zapatos, soplan sobre un árbol de papel con y sin raíces, experimentan y sacan sus propias conclusiones. En el taller de ‘Le Corbu’ conocen a ese señor de gafas que hacía casas. Les enseñamos la Unite d´habitation de Marsella y la terraza donde el arquitecto tuvo en cuenta a los niños. Les explicamos lo que es el hormigón y construyen entre todos una estructura para una vivienda plurifamiliar en la que colocan después sus propios diseños de viviendas pasantes.

Profesora de Plástica durante 13 años, Silvana Andrés critica la reducción de esta asignatura convertida en optativa. “Al pasar a ser optativa en secundaria, un alumno puede acabar bachillerato sin haber recibido educación artística desde primaria. Es un gran error, pues todos los niños tienen imaginación y creatividad, el problema es mantenerla cuando se acaba la infancia. De hecho los niños entienden muy bien el arte y tienen muchos menos prejuicios que la mayoría de los adultos. Vivimos en un mundo repleto de estímulos visuales que afectan directamente al desarrollo de nuestros alumnos, por esto es fundamental dotarles de las herramientas apropiadas para desarrollar un espíritu crítico. Este es el objetivo prioritario de la asignatura, el desarrollo del pensamiento crítico visual. La educación artística es investigación, reflexión, enseñar a pensar y trabajar además con un lenguaje universal”, concluye Silvana Andrés.

El próximo mes Arquilecturas inaugura su sede en el barrio de Russafa (Calle Buenos Aires, 26)

Arquilecturas.

Sonia Rayos (izquierda) y Silvana Andrés, responsables del proyecto Arquilecturas. Imagen cortesía de las autoras.

Bel Carrasco