Si Yoko Ono hubiera sido la víctima

Libro de relatos sobre The Beatles
Espai Rambleta
Bulevar sur, esquina San Pío IX. Valencia
Domingo 13 de mayo de 2018, a las 18.30h

¿Qué hubiera sido de los Beatles -y de la música- si hubiera sido Yoko Ono la víctima de Mark David Chapman aquel 8 de diciembre de 1980? Esta y muchas otras son algunas de las historias que recoge el libro de relatos, inspirado en el universo Beatles, que se presentará en el evento Valencia with The Beatles el próximo 13 de mayo, a las 18:30 h, en el Espai Rambleta.

Publicado por la Generación Bibliocafé, el libro recoge 30 historias firmadas por otros tantos escritores valencianos, muchos de ellos consagrados y otros noveles, que se han inspirado en la mítica banda para narrar episodios relacionados con vivencias de sus integrantes; cuentos personales con el trasfondo de su música y trayectoria, o utopías como el imaginado asesinato de la mujer de John Lennon.

Yoko Ono. Libro de relatos de Generación Bibliocafé.

Yoko Ono. Libro de relatos de Generación Bibliocafé.

El libro está ilustrado por los alumnos de Profesionalización y Empleo en la Ilustración y el Diseño Gráfico, de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia; asignatura impartida por la profesora y artista Victoria Cano, que los ha guiado en todo el proceso. Mauro Guillén, responsable de Generación Bibliocafé, ha destacado el esfuerzo y creatividad de los estudiantes “sobre todo teniendo en cuenta su juventud ya que, aunque The Beatles son atemporales, no forman parte de su cultura musical. Para inspirarlos, Victoria Cano ambientó sus clases con su música, con unos vinilos y un viejo tocadiscos rescatado”.

Pero su colaboración ha ido más allá, indica Guillén, “les pedimos también que realizaran el diseño del cartel promocional y se volcaron con la iniciativa”. De entre los 40 trabajos presentados se convocó un concurso y la ganadora fue la alumna Victoria Cabedo, “el resto de propuestas se expondrán en Rambleta el mismo día del evento, al igual que los originales de las ilustraciones que acompañan a los relatos”, matiza Guillén.

Portada de Sergeant Pepper's de The Beatles. Imagen cortesía de Valencia With The Beatles.

Portada de Sergeant Pepper’s de The Beatles. Imagen cortesía de Valencia With The Beatles.

Valencia with The Beatles

Organizado por la Movida Valenciana, este evento único rinde homenaje a la los cuatro de Liverpool reuniendo a artistas valencianos de diversas disciplinas como la música, danza, literatura e ilustración.

Sergio Aguado, integrante de La Movida Valenciana y de la mítica banda valenciana Los Inhumanos, señala que el principal objetivo de Valencia with The Beatles es acercar la música de los Beatles a todos los públicos, incluidos los más jóvenes: “Queremos que sea un evento único, donde se reúnan artistas valencianos de muchas disciplinas para conseguir una experiencia diferente, que ofrezca una visión más amplia y multidisciplinar de la historia y el legado musical y cultural de la legendaria banda británica”.

Además de la presentación y firma del libro de relatos, el evento incluirá un concierto en el que participarán más de 20 músicos de La Movida Valenciana, incluidos los grupos Revival y The Blisters, que repasarán la carrera musical de los Beatles. El concierto contará además con la participación del Conservatori Professional de Dansa de València, cuyos alumnos/as bailarán algunos de los temas que formarán parte del concierto. Las entradas ya están a la venta en Discos Amsterdam, Vino y Flores (mercado de Colón) y en la plataforma digital Nokitumi.

Cartel del festival Valencia With The Beatles, con ilustración de Victoria Cabedo.

Cartel del festival Valencia With The Beatles, con ilustración de Victoria Cabedo.

 

Generación Bibliocafé ‘re-cuenta’ a Blasco

150 aniversario del nacimiento de Blasco Ibáñez
‘Reescribiendo a Blasco’, de Generación Bibliocafé
Wayco
C / Gobernador Viejo, 29. Valencia
Viernes 26 de enero de 2018

A lo largo de su vida Blasco Ibáñez recibió un sinfín de homenajes y honores que culminaron en su multitudinario sepelio en Valencia, además de llegar a ser un hombre acaudalado. Excepto algunos fracasos puntuales como su fallido proyecto argentino, su trayectoria fue la del triunfador por antonomasia que destacó en múltiples facetas desde la política y el periodismo a la literatura y el amor. Sin embargo, tras su muerte la potente luz que irradiaba se fue debilitando y su figura quedó postergada en un puesto secundario en la historia de las letras.

Su 150 centenario celebrado el pasado año con la publicación de una serie de libros y varios eventos ha intentado sin mucho éxito revertir esa injusta situación. Pese al fervor que despertaba en las clases populares, Blasco nunca fue profeta en su tierra y la envidia que suscitaron sus éxitos en sus colegas de la pluma le pasaron factura. Masón, anticlerical y fiel a los ideales republicanos, despertó suspicacias tanto en los partidos de derechas como en los de izquierdas que condenaban su estilo de vida burgués. En los actuales libros de texto su presencia es anecdótica, casi insignificante y el centenario de su best seller,  Los cuatro jinetes del Apocalípsis pasó sin pena ni gloria.

Portada del libro

Portada del libro ‘Reescribiendo a Blasco Ibáñez’, de Generación Bibliocafé.

Pero los lectores de a pie de calle no olvida su memoria y así un grupo de escritores y jóvenes estudiantes de diseño se confabularon para, sin ningún apoyo institucional brindar su espontáneo homenaje al gran autor. El resultado es ‘Reescribiendo a Blasco’, una colección de 16 relatos y 17 ilustraciones en torno a su vida y obra que se presentará el 26 de enero en Wayco, en la calle Gobernador Viejo, 29. Los textos son obra de los miembros de Generación Bibliocafé y, aunque el tema era libre, curiosamente la mayoría se centraron en la faceta amorosa de Blasco en atención a su fama de mujeriego y su gran pasión por Elena de Ortúzar y Bulnes.

Las imágenes las ha aportado un grupo de alumnos de la asignatura Profesionalización y empleo en la ilustración y diseño gráfico, a cargo de la profesora de BBAA de la Universidad Politécnica, Victoria Cano. Entre los 20 proyectos presentados se eligieron 16 más el que por su originalidad se destinó a la portada, obra de Aarón Gabino.

El libro se cierra con El retrato del historiador José Antonio Vidal Castaño, autor de varios estudios sobre los maquis y la guerra civil española, que se pone en la piel de una nonagenaria Elena de Ortúzar y Bulnes para evocar una apasionada historia de amor. Blasco eludió muchos peligros incluso una bala que pudo acabar con su vida en un duelo, “pero nunca supo nunca escapar del atractivo fatal de las mujeres”, dice Vidal Castaño,  “o mejor de ciertas mujeres y en particular de Elena de Ortúzar, la bella y enigmática hispano-chilena que pintara su fraternal compadre Joaquín Sorolla.

 

Sin dejar de eludir sus responsabilidades conyugales o, eso creía —siendo lo contrario— flirteó o coqueteó con algunas de las más deslumbrantes damas de su época. Pero lo de Elena fue distinto: una relación desbordante, compleja, adictiva, sujeta y sujetada a la vida de una mujer que buscaba y defendía un espacio propio. Una historia interminable, la de Vicente y Elena, de la que él no llegaría a escapar con vida. De eso va mi homenaje al escritor. De realidad y fantasía mezcladas, de historia y ficción revueltas como la literatura requiere”.

Reescribiendo a Blasco Ibáñez. Imagen cortesía de Generación Bibliocafé.

Reescribiendo a Blasco Ibáñez. Imagen cortesía de Generación Bibliocafé.

Alicia Muñoz Alabau también se ha transformado en otra mujer, en su caso en uno de los personajes de Flor de mayo, que en un monólogo interior titulado La Dolores recrea sus tribulaciones. “Elegí esta novela que narra la dura existencia de las familias que se dedicaban a la pesca por motivos personales ya que mi abuelo navegaba en uno de esos barcos y mi abuela, mi madre y mis tías se dedicaban a la venta de pescado”, cuenta Muñoz Alabau.  “Así que mi homenaje a Blasco Ibáñez lo es también a mi familia materna”.

La obra maldita de Benjamín Blanch plantea un inquietante paralelismo entre pasado y presente en torno a una pieza teatral de Blasco, El juez que él mismo retiró de la circulación al coincidir su estreno con la muerte de su madre Ramona. “Desde el punto de vista literario lo que más admiro de Blasco son sus  novelas de ambiente valenciano por la magnífica recreación de personajes, escenarios y ambiente de la sociedad valenciana de su época, que nos permite conocer y respetar nuestro pasado reciente”, dice Blanch. “También su capacidad de convocatoria y agitación del pueblo. La transmisión no solo escrita, sino oral, de los valores republicanos pisando los barrios y pueblos, la cercanía con la gente llana”.

Vidal Castaño también prefiere al Blasco Ibáñez  más próximo, narrador de personajes y tensiones familiares, de paisajes y ambientes cercanos al lugar que le vio nacer. “Fue un cuentista genial, tan bueno como Gógol o Maupassant, salvando las diferencias. Sus relatos cortos son expresión de su capacidad para la síntesis y retrato social de formas arcaicas de convivencia teñidas de violencia. El melodrama impregna su naturalismo para formar una amalgama, un estilo con matices impresionistas moteados de barroquismo nativo. Lo mejor de su escritura está ya en sus Cuentos valencianos y en los relatos de La condenada y otros cuentos. Su costumbrismo es un tanto engañoso, los tipos y situaciones corrientes son tratados como universales. Sus novelas valencianas, con sus derramas pasionales como: Cañas y barro, Entre naranjos, La barraca, Flor de mayo o Arroz y tartana refuerzan esa dirección.

Muñoz Alabau destaca la labor que su literatura realiza como crónica social. “Sus obras más costumbristas están impregnadas de un sentido de denuncia, además de reflejar fielmente cómo vivían sus contemporáneos en distintos ámbitos económicos y sociales. Se adentra en los recovecos de las vidas de los personajes y dibuja un panorama exterior e interior de los mismos tan creíble que rezuma estilo cinematográfico”.

Reescribiendo a Blasco Ibáñez. Imagen cortesía de Generación Bibliocafé.

Reescribiendo a Blasco Ibáñez. Imagen cortesía de Generación Bibliocafé.

Bel Carrasco

30 Mujeres al límite

Treinta mujeres fascinantes en la historia de Valencia
Generación Bibliocafé
Vinatea Editorial

La mujer fue relegada durante siglos a papel de comparsa, personaje secundario en el gran teatro de la historia. Sólo se le permitía adquirir cierto protagonismo en función del varón al que estuviera vinculada. Madre, hija, hermana, esposa o amante. Excepto un puñado de mujeres que lograron hacer oír su voz por encima de la mordaza del androcentrismo, la mayoría quedó acallada e invisible. Pero las tornas han cambiado y en los últimos años asistimos a un movimiento espontáneo de recuperación de estas féminas ninguneadas en distintos campos, tanto en el arte como en la ciencia, tanto en tiempos de paz como en la guerra.

Las autoras del libro junto al editor de 'Treinta mujeres fascinantes en la historia de Valencia'. Imagen cortesía de Vinatea Editorial.

Las autoras del libro junto al editor de ‘Treinta mujeres fascinantes en la historia de Valencia’. Imagen cortesía de Vinatea Editorial.

A este movimiento corresponde un libro de relatos que sorprendió como uno de los éxitos de venta en la pasada Fira del Llibre, ‘Treinta mujeres fascinantes en la historia de Valencia’ (Vinatea Editorial). Un trabajo coral de una treintena de autoras, parte de ellas miembros del colectivo Generación Bibliocafé, que recrean las vicisitudes de personajes femeninos del pasado desde reinas y santas a putas y asesinas. Mujeres que vivieron vidas más o menos novelescas, al límite. Con este libro se estrena la nueva editorial Vinatea a cargo de Salvador Raga, artífice de un proyecto literario con cariz solidario, pues tanto la editorial como las autoras ceden sus derechos a la Penya Valencianista presidida por José María Tomás y Tío, que tutela a niños y adolescentes en riesgo de exclusión social.

Las mujeres fascinantes no fueron elegidas según criterios de excelencia moral, sino atendiendo al interés e intensidad de sus vidas, a su carácter novelesco. Así, aparecen por riguroso orden cronológico, desde la época romana a nuestros días, reinas y aspirantes a reinar, artistas y científicas, pero también dementes, brujas, prostitutas y asesinas. La única viva es la química Pilar Mateo famosa por sus investigaciones contra el mal de Chagas y otras enfermedades endémicas.

Cada relato incluye una ficha sobre el personaje y la autora correspondiente. “Todas las mujeres que incluye el libro vivieron al límite del abismo sin conformarse con aquello que el destino les tenía reservado”, dice Raga. “Remitiéndome al título, puedo decir que todas las historias que recoge son fascinantes, aunque no todas las mujeres fuesen admirables. Fueron hijas de su tiempo y relatan la Valencia que para bien o para mal vivieron”.

Marisol Sales. Imagen cortesía de Vinatea Editorial.

Marisol Sales. Imagen cortesía de Vinatea Editorial.

Con apenas 16 años Marisol Sales es la benjamina del grupo de escritoras, estudiante de Bachiller y creadora de la saga fantástica ‘Las Crónicas del Ángel’. Demuestra sus magníficas dotes de narradora en su relato ‘Providencia sobrenatural’ en el que describe los sucesos ocurridos tras el hallazgo, en abril de 1447, del cuerpo incorrupto de una joven, Angelina Bertran en el cementerio de la parroquia de San Lorenzo.  “Salva Raga me propuso el caso de Angelina y de  lo que ocurrió tras su exhumación y luego tuve que documentarme para poder escribir la historia, siendo fiel a la Valencia de la época”, cuenta Sales.

“No fue fácil ya que Angelina no fue conocida en vida, sino que la quisieron convertir en santa después de desenterrar su cuerpo incorrupto ocho años después de haber fallecido. Fui a la biblioteca Nicolás Primitiu a buscar toda la información posible. Me sumergí en un montón de libros de la época medieval en Valencia y después de cuatro horas tomando notas de calles, forma de vida sociocultural, influencia religiosa, etcétera me fui a casa y con toda la información empecé a darle forma a la historia y a meterme en la piel de cada personaje. Cuando terminé quedé muy satisfecha con el resultado y esta nueva experiencia quizá de pie en un futuro que me atreva a escribir alguna novela histórica”.

Patricia Conde. Imagen cortesía de Vinatea Editorial.

Patricia Conde. Imagen cortesía de Vinatea Editorial.

La polifacética Patricia Conde, licenciada en Comunicación Audiovisual, piloto y futbolista recrea el ambiente de los burdeles valencianos que en la Edad Media fueron célebres en todo el orbe cristiano. Su relato se titula ‘Las tres mujeres del burdel: Maria, Foytama y Nuzeya’, nombres de tres musulmanas, que ejercieron la prostitución durante la Edad Media. “Me hablaron de estas tres valientes y no pude resistirme a sumergirme en su realidad e intentar comprender las decisiones que tomaron y su forma de vida”, dice Conde.

“Parece que la Edad Media es algo del pasado pero yo veo referencias a esa época cuando se produce una matanza, un hecho primitivo, o algún acto de intransigencia. Además, el legado medieval configura nuestras ciudades, nuestras costumbres, nuestras tradiciones, nuestras lenguas y nuestra manera de vivir. Siempre podemos aprender muchísimo del pasado, aunque viendo nuestra historia da la sensación que inevitablemnte repetimos los mismos errores”, concluye Conde.

María Tordera. Imagen cortesía de Vinatea Editorial.

María Tordera. Imagen cortesía de Vinatea Editorial.

Eva García Guerrero y María Tordera son las escritoras que más se han remontado hacia atrás en el tiempo. La primera con Aras y Estelas que cuenta la vida de la liberta romana Viria Acte. En ‘La ciudad del paraíso’ Tordera se centra en la figura de la poeta Alarudhia que vivió hacia la mitad del siglo XI. “Aunque existen muy pocas referencias históricas, según fuentes de la época era una erudita, una mujer sabia, con una gran memoria y gran capacidad para enseñar a los demás”, dice Tordera.

“Tenía discípulos hombres, lo que llama mucho la atención. En 1009 las tensiones internas de Al-Ándalus desembocan en una guerra civil y Alarudhia tuvo que vivir estos cambios históricos y adaptarse a ellos. Era mawlá, cuya traducción sería cliente en el sentido romano, pero su situación sería probablemente más parecida a una sierva. No se conserva ningún poema de Alarudhia, así que pensé que debía visibilizarla poniendo en primer lugar aquello que amó, la poesía. Es la razón por la que utilicé en el relato una prosa poética inspirada en los grandes cantores árabes de los jardines de Balansiya: al-Zaqqaq, Ibn Jafaya y al-Russafí”.

Desde famosas artistas como Lucrecia Bori a oscuras asesinas como la envenenadora Pilar Peña, la última mujer ajusticiada por garrote vil. Y así, hasta una treintena de figuras femeninas muchas de ellas rescatadas de las sombras del olvido. Una encomiable tarea que tendrá continuación en un segundo volumen.

Portada del libro.

Portada del libro. Vinatea Editorial.

Bel Carrasco

Palabras de hoy para fotografías de ayer

Relatos en blanco y negro
Generación Bibliocafé (GB)

Un grupo de amigos y conocidos amantes de la literatura en su doble vertiente como lectores y escritores. Una serie de talleres literarios para iniciarse en sus misterios. Un local donde reunirse a intercambiar conocimientos e ideas, la librería cafetería Bibliocafé de José Luis Rodríguez y su esposa Fernanda.  Así surgió de una forma espontánea la Generación Bibliocafé (GB) a partir de una idea tan simple como eficaz: ¿Por qué esperar que publiquen nuestros escritos? ¡Hagámoslo nosotros! Y se lo tomaron tan en serio que unos tres años después ya tienen una biblioteca propia de doce volúmenes de contenido variopinto. Desde temas ligeros, como viajes, gastronomía y mascotas, a asuntos candentes de plena actualidad; violencia de género o el drama de la inmigración.

Pese a la lamentable desaparición de la librería Bibliocafé, los miembros del colectivo se mantienen unidos, ilusionados y  productivos como el primer día. Varios de ellos ya han publicado novelas en solitario y en conjunto demuestran su capacidad de superación en cada proyecto que emprenden.

Portada de Relatos en blanco y negro. Generación Bibliocafé.

Portada de Relatos en blanco y negro. Generación Bibliocafé.

El pasado mes de diciembre apareció su duodécimo título presentado con gran expectación en el palacio de los Condes de Alpuente, en la calle Caballeros. Se trata de un libro homenaje a  Valencia y sus habitantes de un ayer relativamente próximo que parece muy lejano en el tiempo. A partir de la colección de fotografías antiguas del blog de Julio Cob, dos docenas de autores, con declarada mayoría femenina, han urdido otras tantas historias, 24 en total, reunidas en Relatos en blanco y negro.

Variedad de estilos, de temas, brevedad y concisión. Es el aliciente de esta obra colectiva que sumerge al lector en una época de tonalidades grises, la sociedad del franquismo atenazada por la hipocresía, la represión y las secuelas del gran desastre que fue la guerra civil.

En ‘Cola de caballo’ Susana Gisbert cuenta la historia de dos hermanos huérfanos separados por duras circunstancias que vuelven a reencontrarse tras muchos años. Inmaculada Martínez describe en ‘Crisantemos, 1934’  el estado de ánimo de una madre viuda a causa de la guerra de África que se dispone a comprar flores para la tumba de su marido.

Saler. Imagen cortesía de Generación Bibliocafé.

Saler. Imagen cortesía de Generación Bibliocafé.

No sólo hay espacio para el drama. En clave humorística Mauro Guillén recuerda el gran impacto que tuvo en la sociedad española la llegada del Seiscientos (Modernidad), y Fuensanta Niñirola relata en ‘Una vida a trompicones’ la vida de una mujer que, pese a su tendencia a sufrir accidentes, tiene una vida dichosa y plena. La nota rural la pone Ángel Marqués con su cuento ‘Alegría’, nombre de la mula del abuelo del narrador, un avispado animal que es testigo de su iniciación en el sexo y la muerte.

Don Vicente Blasco Ibáñez protagoniza dos relatos. ‘El Boa’, de Herminia Luque recrea la relación del fogoso escritor con la famosa escritora doña Emilia Pardo Bazán, varios años mayor que él. Confesiones a María de Luisa Berbel es el propio Blasco Ibáñez quien, en una carta imaginaria a su primera esposa María Blasco, le pide disculpas por no haber prestado suficiente atención a su familia debido a sus vocación viajera y aventurera.

El bibliófilo e historiador Rafael Solaz, Pilar Martínez, el equipo de Côdez Iuvenis y el joven diseñador Marcos Escolano son otros colaboradores de este proyecto.

Riada en Valencia. Imagen cortesía de Bibliocafé.

Riada. Imagen cortesía de Generación Bibliocafé.

Bel Carrasco

Relatos sin receta

Cuentos encapsulados
Generación Bibliocafé

La literatura es un enorme botiquín repleto de pastillas, apósitos, pomadas y ungüentos. Historias que calman y otras que excitan; historias que conmueven, que hacen pensar o reír, o ambas cosas a la vez. La palabra puede herir como el filo de una espada, pero también tiene un efecto reconfortante y balsámico. Como los 25 Cuentos encapsulados que incluye el último trabajo colectivo de Generación Bibliocafé (GB), el onceavo título que edita este grupo de escritores valencianos que se han atrevido a hablar casi de todo. Los viajes, la gastronomía, las mascotas, el arte, la violencia contra la mujer, la inmigración, etcétera.

Este proyecto surgió en torno al 60 Congreso de Farmacia Hospitalaria, celebrado en Valencia del 10 al 13 de noviembre. María Tordera, miembro de GB, que es también farmacéutica de La Fe, propuso a los organizadores convocar un concurso literario entre los asociados. La idea fue aceptada y se creó un jurado formado por Tordera, Susi Bonilla y Mauro Guillén que selección los mejores relatos, junto a 15 de otros tantos autores de GB y dos escritores invitados: Vicente Marco y Rafael Borrás.

Logotipo de Generación Bibliocafé, editora de Cuentos encapsulados.

Logotipo de Generación Bibliocafé, editora de Cuentos encapsulados.

Arma curativa

Salud y enfermedad están separadas por una línea muy fina que se adelgaza a medida que pasan los años. Cuando se cruza esa frágil frontera y el organismo falla, conceptos como hospital, tratamiento, medicación cobran un significado especial. Se inicia una enconada lucha por la supervivencia en la cual los productos farmacéuticos desempeñan una función esencial como arma curativa.

Describir y dar a conocer el mundo farmacéutico en su faceta hospitalaria es el tema común de todos estos relatos sin receta, pero cada autor lo enfoca de una forma personal, con lo que la lectura resulta amena y variada.

A través de la mirada de un niño que padece un problema de corazón, Susi Bonilla describe en El sótano el ámbito en el que estos profesionales desarrollan su callada labor, casi siempre en los sótanos de los grandes hospitales. “No vendía medicinas como los de la farmacia de la esquina de mi casa (…) Iban vestidos con distintos uniformes, según la misión que tenían que cumplir”.

En La vida es química María Tordera reflexiona sobre la capacidad de percibir sensaciones a través de nuestro complejo cerebro. Cuenta el extraño caso de Hugo, un niño que sufre la enfermedad de Crohn, obligado a alimentarse con nutrición parenteral, que es capaz de distinguir el sabor del chocolate en los nutrientes que le inyectan.

Obra de Horacio Silva para la portada del anterior proyecto 'Por amor al arte', de Generación Bibliocafé.

Obra de Horacio Silva para la portada del anterior proyecto ‘Por amor al arte’, de Generación Bibliocafé.

Crimen en la ‘botica’

La farmacia también tiene su lado oscuro, no hay que olvidar que manipula sustancias peligrosas de gran efecto, que igual curan que matan. María Isabel Peral del Valle crea en Farmacopea el personaje de Tita Chinita, la menor de seis hermanos y nieta del boticario del pueblo que le inicia en los misterios de su oficio. Cuando descubre que su marido le pone los cuernos no duda en prepararle un plato muy especial a base de perdiz espolvoreada por Sales de Heparina que en dos días llevan al infiel al “campo de las malvas”.

José Luis Rodríguez-Núñez viaja a la Valencia de 1473 para tramar, en Una ‘botiga’ particular, un crimen cometido por un aspirante a boticario. Una serie de muertes investigadas por el mossén Narcís Vinyoles en persona que no tarda es esclarecer los hechos y detener al culpable.

Doña María, una farmacéutica de barrio, se enfrenta una mañana de noviembre a un fantasma del pasado es la protagonista de Fórmula magistral de Elena Casero. El militar altivo y despótico que tiempo atrás amargó su trabajo en un hospital de campaña convertido en un anciano vetusto atacado por las ladillas.

In.Aq (En agua) de Gonzalo Muro es un bello relato poético y fantástico, una alegoría libre sobre el mito de Higea, hija de Asclepio, de la que surge el símbolo farmacéutico de la copa y la serpiente.

La nota erótica humorística la pone el cuento de Vicente Marco, Ese otro tipo de sexo, protagonizado por un pobre trastornado que, mientras le someten a unas pruebas en el hospital, imagina que disfruta de una experiencia sexual distinta a todas las que ha conocido.

Imagen promocional de los Cuentos encapsulado. Generación Bibliocafé.

Imagen promocional de Cuentos encapsulado. Generación Bibliocafé.

Bel Carrasco

Colectivos literarios: Yo escribo, tú escribes…

Colectivos literarios de Valencia
Generación Bibliocafé, El Cuaderno Rojo, Lab, Valencia escribe

El oficio del escritor es solitario, una pugna diaria entre la creatividad de su mente y las exigencias de la página en blanco. Los autores se nutren de su propia experiencia, de sus lecturas y viajes, pero también de su relación con otros colegas en las que con frecuencia se entremezclan rivalidad y compañerismo. Las tertulias de poetas, filósofos y literatos son tan antiguas como la Humanidad y han perdurado durante siglos.

Con la irrupción de las nuevas tecnologías se ha dado un paso más, una nueva vuelta de tuerca. Una interrelación más frecuente y estrecha entre los escritores a través de internet y las redes sociales. También la oportunidad de la autoedición, pues muchos que antaño sólo tenían la posibilidad de publicar si ganaban algún premio literario puedan ver hoy sus textos en papel compartiendo páginas y título con sus compañeros. Obras ‘multifirmas’. Los colectivos literarios que funcionan en Valencia ya han generado una biblioteca propia que crece cada día. Los más prolíficos son ‘Generación Bibliocafé’ y ‘El Cuaderno Rojo’. Pero también ‘Lab’ o ‘Valencia escribe’ han editado recientemente libros de relatos.

‘El Cuaderno Rojo’, en homenaje a la novela de Paul Auster, se creó en 2010. Varios alumnos que ese año cursaron los talleres de Antonio Penadés y Santiago Posteguillo decidieron crear un grupo que les permitiese seguir en contacto. “No sólo para tomar cervezas, que también, sino para seguir aprendiendo a escribir y darnos apoyo mutuo en la creación de textos”, dice Bernardo Carrión, uno de los fundadores. ‘El Cuaderno Rojo’ nació en una fecha simbólica, el 23 de abril de 2010, Día del Libro con un grupo de nueve personas en torno a Santiago Álvarez y un grupo de Yahoo!

“Durante los tres años siguientes el grupo cruzó 6.000 mensajes y se sucedieron todo tipo de reuniones para hablar de tramas, personajes o cualquier asunto relacionado con la creación literaria”, recuerda Carrión. “El grupo también se abrió a su entorno y programó actividades abiertas como las liturgias del escritor, en que un autor explicaba su forma de trabajar, o las mesas redondas con varios invitados. Esta primera etapa culminó con la publicación de 11 monstruos por encargo, una antología editada por Acen”.

Portada del libro '11 Monstruos por Encargo'. Cortesía de sus autores.

Portada del libro ’11 Monstruos por Encargo’. Cortesía de sus autores.

Tras tres años de actividad se duplica el número de sus miembros, de 11 a 22, y en mayo de 2014 aparece la segunda antología de 22 relatos, Cuentos del tarot. Actualmente se están preparando dos nuevas antologías: Sangre y niebla y Guerra y mujer.

Varios miembros del grupo ya han publicados novelas en solitario, en el caso de Jordi Llobregat (El secreto de Vesalio) con derechos vendidos a varios países. También son autores conocidos: Marta Querol, Vicente Marco, Santiago Álvarez y  Miguel Ángel Badal. Además del propio Carrión otros miembros ya tienen novelas acabadas en fase de prepublicación: Enrique Huertas, Raúl Borrás, Marina López y Yolanda León.

Con una docena de títulos publicados, ‘Generación Bibliocafé’ (GB) es uno de los colectivos más prolíficos, vinculado a la cafetería librería del mismo nombre que cerró el año pasado. Desde entonces Wayco, en la calle Gobernador Viejo, es su punto de encuentro al que también acuden los colegas de ‘El Cuaderno Rojo’.

“Este año hemos publicado dos libros y tenemos otros dos en marcha”, dice Mauro Guillén uno de los fundadores que se encarga de las tareas de edición. “Al principio éramos ocho autores y ahora ya somos 56 escritores que disfrutamos con los libros por partida doble, al  escribirlos y al leerlos”.

Portada de Horacio Silva del libro 'Por amor al arte',

Portada de Horacio Silva del libro ‘Por amor al arte’. Cortesía de sus autores.

Arte e inmigración

Uno de sus últimos trabajos es Por amor al arte, 28 relatos sobre museos y el mundo de las artes plásticas, con una magnífica portada de Horacio Silva. “Es el libro que mejor ha funcionado, se ha vendido bien y a la gente le gusta mucho. Se nota que el grupo ha madurado y se empiezan a vislumbrar a buenos autores”, cuenta Guillén.

La GB editó un libro comprometido contra la violencia de género y también Relatos sin fronteras, un proyecto solidario en colaboración con el CEAR  y la Fundación por los Derechos Humanos. Son 23 historias, la mayoría muy duras, pero llenas de esperanza. Los beneficios de las ventas están destinados a estas dos instituciones.

Lab, portada del libro.

Portada del libro ‘Once cámaras acorazadas’, de Lab. Cortesía de sus autores.

Sin dogmatismos

Imprevisualizaciones y Once cámaras acorazadas son los títulos editados por ‘Lab’, colectivo de escritores fundado en 2011 que celebra reuniones periódicas en la Galería Imprevisual. “Nos caracterizamos por rehuir todo tipo de dogmatismos, por poner a prueba el empaque de los escritores criticados y por cierto frikismo en torno hasta qué punto las metáforas deben ser sutiles”, dice Ximo Azagra, uno de los fundadores.

En Once cámaras acorazadas, pese a la libertad de temática, género y estilo se da un punto común: una visión existencial desencantada. “Los protagonistas no tienen grandes aspiraciones y llevan con relativo estoicismo su enfrentamiento a conflictos vitales, pero dudan que su solución vaya a mejorar su vida”, comenta Azagra. “Hay tres tipos de miradas: realistas, con más mala uva y más especulativas”.

‘Valencia escribe’ es otro colectivo que se mueve mucho por  Facebook, que ha publicado su primer libro de relatos, Buffet Libre, editado por Guillen, en el que participan también algunos autores de la GB.

Portada de Buffet Libre, de Valencia escribe. Cortesía de sus autores.

Portada de Buffet Libre, de Valencia escribe. Cortesía de sus autores.

Bel Carrasco

Voces contra la violencia invisible

016. Relatos que se deben contar, por Generación Bibliocafé
Día Internacional contra la Violencia de Género

Unas 60 mujeres fallecen cada año en España, víctimas de la violencia de género. Desde 2003, un total de 757 víctimas, 44 en lo que va de año. Se estima que  alrededor del 80% de las mujeres que sufre maltrato no lo cuentan y, desde 2009, el número de denuncias ha ido en descenso.  Son algunos de los datos que se barajaron con motivo de la celebración, el pasado 25 de noviembre, del Día Internacional contra la Violencia de Género.

Coincidiendo con esta fecha, el grupo de escritores Generación Bibliocafé presentó un libro comprometido, que se atreve a denunciar esa vergüenza social en clave literaria: ‘016 Relatos que se deben contar’. “Es un asunto difícil de tratar, doloroso y complejo”, dice Mauro Guillén, editor y coordinador del texto. “Conscientes de la seriedad del tema, contamos con la colaboración de Susana Gisbert, autora del grupo y fiscal especializada en la violencia de género, que ha supervisado todos y cada uno de los originales. El prólogo es de otro especialista en la materia, el abogado José Antonio Burriel, que se implicó al máximo en este nuevo proyecto”.

Portada del libro '016 Relatos que se deben contar', de Generación Bibliocafé. Fotografía: Jordi Pla.

Portada del libro ‘016 Relatos que se deben contar’, de Generación Bibliocafé. Fotografía: Jordi Pla.

‘016. Relatos que se deben contar’, reúne las historias de 19 autores, cuatro de ellos hombres, que plasman la violencia de género como denominador común.  Felicidad Batista, María Tordera, Antonio Briones, Isabel Barceló Chico, Alicia Muñoz Alabau, José Luis Rodríguez-Núñez Ramón, Susi Bonilla Hernández, María Isabel Peral del Valle, Luisa Berbel Torrente, Rosa Pastor Carballo, Ángel Marqués, Herminia Luque, Inmaculada Martínez, Susana Gisbert, Loreto Ochando, Inmaculada López Arce, Luz Gómez-Perreta, Pilar Descalza y Nacho Gisbert.

‘Porque me quería’ es el título del relato de Isabel Barceló. “La frase empezó a martillearme en la cabeza aún sin saber exactamente qué historia podría salir de ahí”, dice Barceló. “Esa expresión, tantas veces repetida por algunas mujeres en un tiempo pasado muy reciente, señalaba una especie de aceptación, una asunción del argumento de que era el amor el que llevaba a sus parejas a (mal) tratarlas. Ellos les pegaban por su bien, para que aprendieran de una vez, pues toda la culpa la tenían ellas mismas, por ser tan torpes, tan tontas y tan faltas de competencia para actuar y trabajar como era debido. En una palabra, la víctima asumía el discurso de su verdugo”.

En el perfil del personaje femenino maltratado se refleja esa aceptación del papel que le ha asignado su marido. “Sin embargo, cuando el maltratador excede los límites de lo que esta mujer puede soportar, ella reacciona, actúa por instinto y nos sorprende”, señala la autora. “El relato está teñido de género negro. Hay en él una bajada a los infiernos y también se adivina un resurgir, una salida”.

Integrantes de la compañía Crit en un momento de 'Pausses Luarges'. Imagen cortesía de Crit.

Integrantes de la compañía Crit en un momento de ‘Passos Lleugers’. Imagen cortesía de Crit.

Ocho testimonios

Con motivo del Día Internacional Contra la Violencia de Género, el 27 de noviembre se representó ‘Passos Lleugers’ en el Gran Teatro de Alzira ante alumnos del segundo ciclo de ESO y de Bachillerato. Amnistía Internacional, a través de su grupo local de La Ribera, Ediciones 96 y la compañía de teatro valenciana CRIT han colaborado en un proyecto teatral, construido a partir de casos reales, documentados por Amnistía Internacional y dramatizados por la escritora italiana Dacia Maraini, dentro de la campaña mundial, Nunca más violencia contra las mujeres.

‘Passos Lleugers’ (Pase affrettati) es un proyecto de sensibilización contra la violencia machista y una herramienta para la promoción de la igualdad. Consiste en una lectura dramatizada de repercusión internacional que se lleva a cabo desde hace años en Italia, Francia, Inglaterra, Alemania, Japón y otros países. El evento incluyó un coloquio posterior con participación del público adolescente, la compañía CRIT y activistas de Amnistía Internacional.

La pieza recoge los testimonios de ocho mujeres que simbolizan una tragedia cotidiana. Las crónicas reflejan el horror y el miedo de las que en su propia casa son víctimas de padres, esposos, hijos o compañeros. Integran el reparto: Rosana Pastor, Maribel Bravo, Pau Pons, Anna Marí, Pau Gregori, Josep Valero y Daniel Tormo, bajo la dirección de Dacia Maraini.

Detalle de la imagen de la portada del libro. Fotografía: Jordi Pla.

Detalle de la imagen de la portada del libro 016 Relatos que se deben contar. Fotografía: Jordi Pla.

Bel Carrasco

‘Juego de tronos’ a la valenciana

Las semillas del madomus, de Bel Carrasco
Presentación: Juan Miguel Aguilera
Librería Leo
C / Rinconada Federico García Sanchiz, 1. Valencia
Día 28 de mayo, a las 19.30h

Una enorme albufera por la que navegan piratas que secuestran niños para depravados sexuales y estrafalarias compañías de cómicos. Unas fiestas en honor al dios Foc que culminan con hogueras, fuegos artificiales y  apoteosis erótica. Una reina cruel que intriga para mantenerse en el poder por encima de todo, guerras y hambrunas  que devastan la población.

Lectora acérrima de literatura fantástica y adicta a Juego de Tronos, Bel Carrasco brinda en su segunda novela, Las semillas del madomus (Versátil) un homenaje al género en el que se siente como pez en el agua.  “No tengo ni el peso en kilogramos de Martin, ni sus toneladas de talento”, reconoce. “Pero sí una imaginación  calenturienta y me apetecía mucho  crear un mundo propio con su geografía, toponimia y mitología propia. Como es lógico llevé este mundo imaginario al terreno que conozco, el Mediterráneo, donde es más fácil sudar que pasar frío e impera la sensualidad y la corrupción”.

Portada del libro 'Las semillas del madomus', de Bel Carrasco.

Portada del libro ‘Las semillas del madomus’, de Bel Carrasco.

“Algunos consideran que la literatura fantástica es pura evasión, una forma de huir de la realidad”, añade Carrasco. “Pero yo creo que, además de dar una gran libertad al escritor,  es un vehículo perfecto para denunciar los males de nuestro tiempo que, en cierta manera, son los de todos los tiempos. Consecuencia del lado oscuro y destructivo de la naturaleza humana que necesita matar para sobrevivir”.

El mundo urdido por Carrasco es Ylliria, una isla con forma de guitarra o de cuerpo de mujer en cuyo centro se extiende un gran lago, el Damago, nombre del dios hermafrodita al que todos veneran. Un lugar idílico en el que no se conoce el invierno, que fue en origen un matriarcado gobernado por sabias mujeres: las matrix, con ayuda de las guerreras bélices y las dreidas o damas de los madomus, árboles mágicos en cuyo interior viven estas brujas benéficas, intermediarias entre los hombres y el furor de la naturaleza. Esa sociedad armoniosa es destruida por los hombres de hielo y los madomus destruidos.

“Las historia comienza muchos años después cuando Hanna, una chica huérfana que desconoce sus orígenes, emprende un viaje  con la intención de descubrirlos y saber quién es”, explica Carrasco. “A lo largo de este periplo se enfrenta a numerosos peligros y vive un sinfín de aventuras, hasta que descubre su verdadera naturaleza y su misión: localizar las últimas semillas del madomus”.

Además de Juego de tronos, Carrasco reconoce la influencia de El señor de los anillos, El nombre del viento, la película La princesa Mononoke y otras muchas grandes obras de un género “que en España sigue marginado, aunque los jóvenes demuestran cada vez mayor interés hacia él”.

Con un trasfondo feminista y ecológico, Las semillas del madomus es, sobre todo, un relato de aventuras de corte clásico que complacerá a quienes todavía conservan su capacidad de asombrarse ante lo maravilloso y que se puede leer a partir de los 14 o 15 años.

Bel Carrasco es periodista especializada en temas de cultura y sociedad, colaboradora de El Mundo y la revista digital makma.net. Ha publicado la novela El relojero de Real (Atlantis) y participado en un par de libros colectivos de cuentos editados por la Generación Bibliocafé.

Bel Carrasco. Imagen cortesía de la autora.

Bel Carrasco. Imagen cortesía de la autora.