30 Mujeres al límite

Treinta mujeres fascinantes en la historia de Valencia
Generación Bibliocafé
Vinatea Editorial

La mujer fue relegada durante siglos a papel de comparsa, personaje secundario en el gran teatro de la historia. Sólo se le permitía adquirir cierto protagonismo en función del varón al que estuviera vinculada. Madre, hija, hermana, esposa o amante. Excepto un puñado de mujeres que lograron hacer oír su voz por encima de la mordaza del androcentrismo, la mayoría quedó acallada e invisible. Pero las tornas han cambiado y en los últimos años asistimos a un movimiento espontáneo de recuperación de estas féminas ninguneadas en distintos campos, tanto en el arte como en la ciencia, tanto en tiempos de paz como en la guerra.

Las autoras del libro junto al editor de 'Treinta mujeres fascinantes en la historia de Valencia'. Imagen cortesía de Vinatea Editorial.

Las autoras del libro junto al editor de ‘Treinta mujeres fascinantes en la historia de Valencia’. Imagen cortesía de Vinatea Editorial.

A este movimiento corresponde un libro de relatos que sorprendió como uno de los éxitos de venta en la pasada Fira del Llibre, ‘Treinta mujeres fascinantes en la historia de Valencia’ (Vinatea Editorial). Un trabajo coral de una treintena de autoras, parte de ellas miembros del colectivo Generación Bibliocafé, que recrean las vicisitudes de personajes femeninos del pasado desde reinas y santas a putas y asesinas. Mujeres que vivieron vidas más o menos novelescas, al límite. Con este libro se estrena la nueva editorial Vinatea a cargo de Salvador Raga, artífice de un proyecto literario con cariz solidario, pues tanto la editorial como las autoras ceden sus derechos a la Penya Valencianista presidida por José María Tomás y Tío, que tutela a niños y adolescentes en riesgo de exclusión social.

Las mujeres fascinantes no fueron elegidas según criterios de excelencia moral, sino atendiendo al interés e intensidad de sus vidas, a su carácter novelesco. Así, aparecen por riguroso orden cronológico, desde la época romana a nuestros días, reinas y aspirantes a reinar, artistas y científicas, pero también dementes, brujas, prostitutas y asesinas. La única viva es la química Pilar Mateo famosa por sus investigaciones contra el mal de Chagas y otras enfermedades endémicas.

Cada relato incluye una ficha sobre el personaje y la autora correspondiente. “Todas las mujeres que incluye el libro vivieron al límite del abismo sin conformarse con aquello que el destino les tenía reservado”, dice Raga. “Remitiéndome al título, puedo decir que todas las historias que recoge son fascinantes, aunque no todas las mujeres fuesen admirables. Fueron hijas de su tiempo y relatan la Valencia que para bien o para mal vivieron”.

Marisol Sales. Imagen cortesía de Vinatea Editorial.

Marisol Sales. Imagen cortesía de Vinatea Editorial.

Con apenas 16 años Marisol Sales es la benjamina del grupo de escritoras, estudiante de Bachiller y creadora de la saga fantástica ‘Las Crónicas del Ángel’. Demuestra sus magníficas dotes de narradora en su relato ‘Providencia sobrenatural’ en el que describe los sucesos ocurridos tras el hallazgo, en abril de 1447, del cuerpo incorrupto de una joven, Angelina Bertran en el cementerio de la parroquia de San Lorenzo.  “Salva Raga me propuso el caso de Angelina y de  lo que ocurrió tras su exhumación y luego tuve que documentarme para poder escribir la historia, siendo fiel a la Valencia de la época”, cuenta Sales.

“No fue fácil ya que Angelina no fue conocida en vida, sino que la quisieron convertir en santa después de desenterrar su cuerpo incorrupto ocho años después de haber fallecido. Fui a la biblioteca Nicolás Primitiu a buscar toda la información posible. Me sumergí en un montón de libros de la época medieval en Valencia y después de cuatro horas tomando notas de calles, forma de vida sociocultural, influencia religiosa, etcétera me fui a casa y con toda la información empecé a darle forma a la historia y a meterme en la piel de cada personaje. Cuando terminé quedé muy satisfecha con el resultado y esta nueva experiencia quizá de pie en un futuro que me atreva a escribir alguna novela histórica”.

Patricia Conde. Imagen cortesía de Vinatea Editorial.

Patricia Conde. Imagen cortesía de Vinatea Editorial.

La polifacética Patricia Conde, licenciada en Comunicación Audiovisual, piloto y futbolista recrea el ambiente de los burdeles valencianos que en la Edad Media fueron célebres en todo el orbe cristiano. Su relato se titula ‘Las tres mujeres del burdel: Maria, Foytama y Nuzeya’, nombres de tres musulmanas, que ejercieron la prostitución durante la Edad Media. “Me hablaron de estas tres valientes y no pude resistirme a sumergirme en su realidad e intentar comprender las decisiones que tomaron y su forma de vida”, dice Conde.

“Parece que la Edad Media es algo del pasado pero yo veo referencias a esa época cuando se produce una matanza, un hecho primitivo, o algún acto de intransigencia. Además, el legado medieval configura nuestras ciudades, nuestras costumbres, nuestras tradiciones, nuestras lenguas y nuestra manera de vivir. Siempre podemos aprender muchísimo del pasado, aunque viendo nuestra historia da la sensación que inevitablemnte repetimos los mismos errores”, concluye Conde.

María Tordera. Imagen cortesía de Vinatea Editorial.

María Tordera. Imagen cortesía de Vinatea Editorial.

Eva García Guerrero y María Tordera son las escritoras que más se han remontado hacia atrás en el tiempo. La primera con Aras y Estelas que cuenta la vida de la liberta romana Viria Acte. En ‘La ciudad del paraíso’ Tordera se centra en la figura de la poeta Alarudhia que vivió hacia la mitad del siglo XI. “Aunque existen muy pocas referencias históricas, según fuentes de la época era una erudita, una mujer sabia, con una gran memoria y gran capacidad para enseñar a los demás”, dice Tordera.

“Tenía discípulos hombres, lo que llama mucho la atención. En 1009 las tensiones internas de Al-Ándalus desembocan en una guerra civil y Alarudhia tuvo que vivir estos cambios históricos y adaptarse a ellos. Era mawlá, cuya traducción sería cliente en el sentido romano, pero su situación sería probablemente más parecida a una sierva. No se conserva ningún poema de Alarudhia, así que pensé que debía visibilizarla poniendo en primer lugar aquello que amó, la poesía. Es la razón por la que utilicé en el relato una prosa poética inspirada en los grandes cantores árabes de los jardines de Balansiya: al-Zaqqaq, Ibn Jafaya y al-Russafí”.

Desde famosas artistas como Lucrecia Bori a oscuras asesinas como la envenenadora Pilar Peña, la última mujer ajusticiada por garrote vil. Y así, hasta una treintena de figuras femeninas muchas de ellas rescatadas de las sombras del olvido. Una encomiable tarea que tendrá continuación en un segundo volumen.

Portada del libro.

Portada del libro. Vinatea Editorial.

Bel Carrasco

Los comentarios están cerrados.