La cultura pulp estará en La Cabina con ‘Ultra Pulpe’

La Cabina
Festival Internacional de Mediometrajes de València
Del 21 al 29 de noviembre de 2019

La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de València, que celebrará su XII edición del 21 al 29 de noviembre, ha seleccionado 15 films para competir en Sección Oficial. Tras recibir más de 500 películas de todo el mundo, La Cabina se consolida como el festival de referencia internacional en este formato. La Sección Oficial la compondrán películas de ficción de entre 30 a 60 minutos de países como Francia, China, Suecia, Alemania, Estados Unidos, Argentina, Argelia, Canadá, Italia y Grecia.

Francia sigue siendo el país con mayor número de producciones que competirán en La Cabina: un total de cinco, y otra en régimen de coproducción junto a Argentina y Grecia. China (1), Suecia (1), Alemania (2), Estados Unidos (1), Argentina (1), Argelia (1), Canadá (1) e Italia (1), se suman a la lista de países que firman la producción de las películas de Sección Oficial.

Fotograma de ‘That morning’. Imagen cortesía de La Cabina.

Las proyecciones de competición oficial, cuya sede es La Filmoteca de València, arrancarán el viernes 22 y, durante seis días, los espectadores podrán ver el mejor cine de entre 30 y 60 minutos. Habrá tres sesiones diarias en las que se podrá ver una película por sesión en versión original subtitulada y con presentación y coloquio por parte de sus directores y directoras o miembros del equipo. El coste de cada una de ellas es de 1,50 euros con la posibilidad de comprar un bono de cinco sesiones por cincoeuros.

En la Sección Oficial de este año, los espectadores pueden reconocer a rostros recientes del cine de autor europeo, como la actriz sueca Malin Buska, que protagonizó en 2015 el biopic de Mika Kaurismaki sobre la reina Cristina de Suecia, ‘The Girl King’; quien fuera actriz fetiche de Hal Hartley, Elina Löwensohn; Lola Crétón, que ha trabajado con Mia Hansen-Løve y Catherine Breillat; y Nathalie Richard, entre cuyos créditos destacan películas bajo las órdenes de François Ozon y Michael Haneke.

Fotograma de ‘A hard working man’. Imagen cortesía de La Cabina.

Entre los títulos seleccionados está el tributo a la cultura pulp del director de la película de culto ‘Les garçons sauvages’, Bertrand Mandico, ‘Ultra Pulpe’, presentado en la Semana de la Crítica del pasado Festival de Cannes. Además, la directora de ‘Electric Swan’, Konstantina Kotzamani, repite en el festival ya que participó en la IX edición de La Cabina con su mediometraje ‘Limbo’.

Los miembros del jurado, formado por profesionales del mundo del cine y la cultura, decidirán los premios de las diferentes categorías: Mejor mediometraje, dirección, guion, interpretación principal, interpretación de reparto, dirección de arte, diseño de producción, fotografía y música.

Cartel de Ausias Pérez. Imagen cortesía de La Cabina.

Por otro lado, el artista valenciano Ausias Pérez, creador del artwork de artistas como Rosalía, Nathy Peluso o Los Chikos del Maíz, ha creado dos tipos de carteles para la duodécima edición de La Cabina, en los que la arquitectura de las sedes principales del festival cobran protagonismo: la Filmoteca de València (sede de Sección Oficial) y el Centre Cultural La Nau (sede de Amalgama, Inèdits, Visuals y que acogerá este año tanto la inauguración como la clausura).

El romanticismo que engloba el acto de ir al cine, como la arquitectura de los edificios donde se proyecta y la noche, que el artista valenciano vincula al séptimo arte, son los dos elementos con los que juegan los carteles. En palabras de Ausias, “conocía La Cabina y había estado en alguna de sus ediciones. He trabajado algunas ilustraciones sobre arquitectura con anterioridad, y cuando me propusieron diseñar el cartel lo primero que pensé es que era una buena oportunidad para hacer referencia al Edificio Rialto, uno de los edificios sede del festival. Este proceso me llevó a la inclusión del edificio de La Nau en la imagen, y como cada uno forma parte de un estilo muy distinto, he querido dividir la imagen en dos carteles que puedan representar las distintas sedes, sin dejar de respirar la misma atmósfera nocturna y celebrativa que es para mí el cine”.

La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de València está coorganizado por el Aula de Cine del Vicerrectorado de Cultura y Deporte de la Universitat de València, el Institut Valencià de Cultura, Conselleria de Cultura a través de la Direcció General de Cultura i Patrimoni, Regidoria d’Acció Cultural de l’Ajuntament de València y Diputació de València, y que cuenta asimismo con el patrocinio oficial de Cerveza Turia y Caixa Popular.

Fotograma de ‘Ultra Pulpe’. Imagen cortesía de La Cabina.

La videopoesía se cuela en La Cabina

La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de València
Del 14 al 24 de noviembre de 2018

La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de València, que celebrará su XI edición del 14 al 24 de noviembre, acoge entre sus actividades paralelas una jornada dedicada a un subgénero del audiovisual que está proliferando entre las dos últimas décadas: la videopoesía, y un pase especial de los premiados por DOCMA en el festival Alcances: el mediometraje documental ‘Mikele’ y el cortometraje ‘Galatea al infinito’.

A medio camino entre el videoclip y la videocreación, la videopoesía ha venido para quedarse. Gracias a la accesibilidad tecnológica, en concreto a las herramientas de edición de vídeo, son muchos los poetas que se están aventurando a expresar sus poemas en el soporte audiovisual. La escena ha madurado hasta tal punto, que a día de hoy son numerosos los festivales internacionales que giran entorno a la videopoesía.

Fotograma de 'Mikele'. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘Mikele’, de Ekhiñe Etxeberria. Imagen cortesía de La Cabina.

El 16 de noviembre a las 19.00h en la Sala Matilde Salvador del Centre Cultural La Nau de la Universitat de València, podremos adentrarnos en el videopoema. Se proyectará el documental ‘Versogramas’, dirigido por Belén Montero, y tras la proyección, se llevará a cabo una mesa redonda integrada por Montero y la especialista en videopoesía Clara López Cantos, moderada por el poeta David Trashumante. Además, cerrará el acto la poeta Miriam Reyes, con un videorecital, donde cuerpo, palabra e imagen se mezclan de una forma sugerente.

Fotograma de 'Mikele', de Ekhiñe Etxeberriea. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘Mikele’, de Ekhiñe Etxeberriea. Imagen cortesía de La Cabina.

La Cabina también va a ofrecer el 21 de noviembre un pase especial de los Premios DOCMA en Alcances, el festival de cine documental que ya ha cumplido medio siglo. En este pase especial se proyectarán el cortometraje ‘Galatea al infinito’ de Julia Maura, Mariangela Pluchino, Ambra Reijnen, Maria Chatzi y Fátima Flores; y ‘Mikele’ de Ekhiñe Etxeberria, ambos ganadores del Premio DOCMA y, este último, Premio Mejor Mediometraje de Alcances. ‘Mikele’ es un retrato jovial, confesional, íntimo y directo sobre las complejidades de la adolescencia. La joven Mikele describe un panorama alternativo de la transexualidad en España a través de la experiencia con la cuadrilla en su pueblo de Navarra. La directora de ‘Mikele’ asistirá a La Cabina para presentar el film y realizará un coloquio posterior con el público asistente.

La XI edición de La Cabina está organizada por el Vicerectorat de Cultura i Esport de la Universitat de València, el Institut Valencià de Cultura, Conselleria de Cultura a través de la Direcció General de Cultura i Patrimoni, el Consorci de Museus de la Generalitat Valenciana y Diputació de València. Cuenta asimismo con la colaboración del Ayuntamiento de València, Palau de la Música y el patrocinio oficial de Cerveza Turia y Caixa Popular.

Cartel de 'Mikele', de Ekhiñe Etxeberria. Imagen cortesía de La Cabina.

Cartel de ‘Mikele’, de Ekhiñe Etxeberria. Imagen cortesía de La Cabina.

“Las ídolos en Japón son como Lolitas”

‘Ochiru’, de Kazuya Murayama: Premio al Mejor Mediometraje de La Cabina
Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia – La Cabina
Del 16 al 25 de noviembre de 2017

Antes de quedar con Kazuya Murayama, ganador de La Cabina por su mediometraje Orichu, salta la noticia de que una compañía de tren en Japón pidió disculpas por salir 20 segundos antes de su hora. ¿Tan estrictos son con la puntualidad? “Sí, en Japón somos muy puntuales, porque se considera una falta de respeto hacer esperar a alguien”. La entrevista, de hecho, comenzó puntualmente y con Murayama visitando por primera vez Valencia para llevarse el galardón del festival que, también por primera vez, contaba con una película del país asiático.

Fotograma de 'Ochiru', de Kazuya Murayama, Premio al Mejor Mediometraje de La Cabina 2017.

Fotograma de ‘Ochiru’, de Kazuya Murayama, Premio al Mejor Mediometraje de La Cabina 2017.

Maravillado del barrio del Carmen, donde le gustaría algún día rodar, Murayama explica el significado de Orichu, uno de los cinco que dice contener la palabra, aquí referida a la caída, el derrumbamiento o el hecho de venirse abajo: “Me interesaba la historia de una persona que, estando en un punto alto, de repente sufre un bajón y se deprime”. Esa persona en cuestión es Kohei, artesano de una fábrica textil que va poco a poco sucumbiendo a los encantos de la joven ídolo Meme Tan, hasta el punto de ir perdiendo la cabeza por ella.

“Me inspiré en Luis Buñuel”, se sincera. Y, más concretamente, en Viridiana. “Me gusta la historia de cómo una monja se transforma en una persona normal; cómo alguien pasa de una vida sagrada a otra corriente”. Kohei, una persona adulta y anodina, también irá cambiando por influjo de una de esas niñas cantantes que en Japón arrastra multitud de fans. “Quería contar cómo la gente que es fan de una de esas ídolos, se acaba convirtiendo después en productor de su carrera”.

Fotograma de 'Ochiru', de Kazuya Murayama. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘Ochiru’, de Kazuya Murayama. Imagen cortesía de La Cabina.

El fenómeno de esas ídolos, cuyas vestimentas subrayan el carácter infantil de su imagen, va más allá de las fronteras de Japón. Aunque Murayama lo matiza: “Allí son muchos los que siguen a esas niñas cuya imagen se asemeja a la Lolita de Nabokov. Pero en Corea, por ejemplo, no es tan popular como en Japón, donde sí gusta esa imagen de Lolita”. Lolitas que, sin embargo, suelen provocar división de opiniones en lo tocante a su erotismo. “Cuando hice la película pregunté a la gente si le gustaba que su ídolo saliera en las fotos en bañador, y la mitad que dijo que sí era gente adolescente, mientras que a los de 40 y 50 años no les parecía bien”.

Orichu narra la historia de uno de esos adultos enamorado de una ídolo y de cómo afecta eso a su vida y a su ambigua relación con quien podría ser su hija. “Para este hombre, Meme Tan es como una musa y los artistas que la encuentran es como si volvieran a nacer, les da sentido a su vida, les inspira”. Kohei, de hecho, revive, atraído por ese fulgor imaginario que destila la ídolo, a quien Murayama dedica planos cercanos para destacar su seductora figura. “Dirigí así los planos siguiendo la estética del videoclip. Al principio, parece que el protagonista se enamora de la estrella [su mirada se corresponde con esos planos fragmentarios del cuerpo], pero luego cambia hacia un amor fraternal. Aunque siente los dos amores”.

Fotograma de 'Ochiru', de Kazuya Murayama. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘Ochiru’, de Kazuya Murayama. Imagen cortesía de La Cabina.

La fábrica textil donde trabaja el protagonista también ofrece pistas de la situación laboral en Japón. “La industria textil está decayendo. Cuando antes se trabajaba cinco días a la semana ahora solo llega a tres. La localización de la película es real. Y el jefe de esa fábrica lo que consigue al despedir a Kohei es que éste se centre en la creación del vestido para su ídolo”. Una ídolo cuya canción principal parece destinada a su inesperado fan. “El actor prácticamente no habla en toda la película. Y esa canción viene a expresar lo que el protagonista es incapaz de manifestar. Cuando la oye, la siente suya”. Wonderland, el tema referido, arranca así: “Me enamoré tanto que es hasta doloroso. Casi me avergüenza estar obsesionada. No se lo cuentes a nadie”.

Lo que no se cansó de repetir Murayama es su pasión por Buñuel: “Su estilo irónico es el que he intentado también plasmar en mi película, porque la industria musical tampoco es tan limpia como yo la muestro. Es mi guiño irónico”. Además de Buñuel, dice que en Japón son también conocidos Pedro Almodóvar, Alejandro Amenábar y Víctor Erice, de quien recuerda “la película que cuenta la historia de Frankenstein y una niña” (El espíritu de la colmena). ¿Y Berlanga? “No, lo siento, no conozco”.

Tras lograr el premio de La Cabina al Mejor Mediometraje de la Sección Oficial, confía en rodar su primer largometraje, del que dijo querer empezar en breve a escribirlo, aunque no sabe todavía de qué va. Eso sí, al igual que sucede en España, también en Japón reconoce que existen serias dificultades para lograr financiación pública. “Pocos directores pueden vivir de ello, tienen que trabajar en otras cosas. La industria del cine en Japón apesta”, concluye de forma taxativa.

Kazuya Murayama en el claustro de La Nau de la Universitat de València. Imagen cortesía de La Cabina.

Kazuya Murayama en el claustro de La Nau de la Universitat de València. Imagen cortesía de La Cabina.

Salva Torres

Raquel Rodrigo crea los trofeos de La Cabina

La Cabina
X Festival Internacional de Mediometrajes de València
Del 16 al 25 de noviembre de 2017

La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de València celebra su X edición del 16 al 25 de noviembre en la que se proyectarán un total de 34 mediometrajes a competición, entre la Sección Oficial (24) y Amalgama (10). Como novedad, este año se entregará a las dos películas ganadoras a Mejor Mediometraje un trofeo realizado por la artista Raquel Rodrigo (Arquicostura). Además, el festival siempre se ha caracterizado por la importancia que le otorga al diseño, por ello en esta edición continúa el Premio a Mejor Cartel de un Mediometraje de las secciones que compiten.

Raquel Rodrigo. Imagen cortesía de La Cabina.

Raquel Rodrigo. Imagen cortesía de La Cabina.

El jurado de Sección Oficial está compuesto por profesionales del mundo del cine y la cultura que decidirán los premios de las diferentes categorías: Mejor mediometraje, director/a, guión, actor, actriz, fotografía y música.

La actriz Abril Zamora será la portavoz de un jurado compuesto, además, por la cineasta y activista feminista Giovanna Ribes, la productora Lorena Lluch y Fidel García-Berlanga, pedagogo. Abril Zamora (Barcelona, 1981) ha participado en series como ‘La que se avecina’, ‘Los hombres de Paco’ y ‘Hospital Central’, y es la creadora y directora de la webserie ‘Temporada baja’. Además, es una de las protagonistas del documental realizado por Fernando González Molina, ‘The best day of my life’, en el que explica el proceso de reasignación de sexo en el que se encuentra inmersa.

Giovanna Ribes (València, 1959) es miembro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España y fundadora de Dones en Art y CIMA (Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales). Guionista y productora de Tarannà Films, además ha dirigido los largometrajes ‘Un suave olor a canela’ (2013) y ‘La familia (Dementia)’ (2017).

Lorena Lluch. Imagen cortesía de La Cabina.

Lorena Lluch. Imagen cortesía de La Cabina.

Lorena Lluch (València, 1984) ha producido, entre otros trabajos, el cortometraje ‘Un Millón’ o la webserie ‘El Partido’, ambos del director aragonés Álex Rodrigo. Además, como directora de producción ha participado en los premiados cortometrajes ‘La Ropavejera’, de Nacho Ruipérez, ‘Bikini’, de Óscar Bernácer y ‘Vampiro’, de Álex Montoya, y en los largometrajes ‘La Familia. Dementia’, de Giovanna Ribes, o ‘Amar’, de Esteban Crespo. En 2014, junto a su socio Cristian Guijarro, crean la productora FILMEU. Lorena es también Presidenta de AVANT – Asociación Valenciana de Empresas de Producción Audiovisual y Productores Independientes-.

Fidel García-Berlanga Salas, educador infantil comprometido con la renovación pedagógica, se declara gran cinéfilo gracias a su tío, el director Luis García Berlanga. Actualmente regenta la Venta de Contreras, junto a la Reserva Natural de las Hoces del Cabriel, en el que fomenta el turismo cultural y rural.

El jurado de Amalgama lo conforman Álvaro de los Ángeles, subdirector de Actividades y Programas culturales del IVAM y creador junto a Sonia Martínez de Cine por venir; Áurea Ortiz, Técnica del departamento de programación de la Filmoteca de València y profesora asociada del departamento de Historia del Arte de la Universitat de València. Autora de ‘Del castillo al plató. 50 miradas de cine sobre la Edad Media’ y ‘La pintura en el cine: Cuestiones de representación visual’, entre otros; y Carles Xavier López Benedí, Director del Col•legi Major Rector Peset de la Universitat de València y Técnico Superior de Dinamització Cultural del SeDI (Servei d’informació i Dinamització de la Universitat de València).

Obra de Raquel Rodrigo. Imagen cortesía de La Cabina.

Obra de Raquel Rodrigo. Imagen cortesía de La Cabina.

Raquel Rodrigo crea el primer trofeo de La Cabina

Los dos films premiados como Mejor Mediometraje de Sección Oficial y Mejor Mediometraje de Amalgama, recibirán un trofeo realizado por la artista Raquel Rodrigo, creadora de Arquicostura. Esta edición es la primera en la que se entregará un galardón, además del premio económico.

Raquel Rodrigo nace en Valencia en 1984 y estudia Bellas Artes e Interiorismo comercial y escaparatismo. Actualmente ejerce de escenógrafa, interiorista y escaparatista y se caracteriza por la búsqueda constante de unir arte y diseño, tradición y contemporaneidad, lo artesanal con lo industrial en su trabajo. El bordado de punto de cruz es una técnica de bordado tradicional, un arte internacional, femenino e invisible que ha vestido hogares durante toda la historia. Con Arquicostura pretende crear un discurso entre lo público y lo privado, llevando a las calles el punto de cruz, una segunda piel que se incrusta en edificios, parcelas, incluso no-lugares y transmitiendo al espectador una relación personal con su propia historia, su hogar, su familia, sus madres y abuelas, todas las historias contadas y por contar.

Para la X edición de La Cabina, Raquel Rodrigo ha creado “dos diseños diferentes que, juntos, forman uno. Se completan el uno al otro”. Y nos avanza: “He querido hacer alusión al tiempo utilizando el reloj del cartel de esta edición entre los dos trofeos, de manera que al separarlos sólo queda medio reloj, la duración las películas del festival”. Los dos trofeos estarán expuestos en el Centre Cultural La Nau como parte de la exposición que se abrirá al público el día 8 de noviembre con la retrospectiva de todos los carteles que han sido imagen de La Cabina desde su primera edición.

Raquel Rodrigo. Imagen cortesía de La Cabina.

Raquel Rodrigo. Imagen cortesía de La Cabina.

Consolidación del Premio al Mejor Cartel

Este año, además, continúa el Premio al Mejor Cartel de un mediometraje de Sección Oficial y Amalgama, que será seleccionado por un jurado experto en la materia formado por ilustradores y diseñadores: Paula Pérez i de Lanuza (Paulapé), Luis Demano, Ibán Ramón Rodríguez, Núria Riaza, Sebastián Alós y Xavi Calvo.

La X edición de La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de València está organizada por el Vicerectorat de Cultura i Igualtat de la Universitat de València, el Institut Valencià de Cultura, Conselleria de Cultura a través de la Direcció general de Cultura i Patrimoni, el Consorci de Museus de la Generalitat Valenciana y la Direcció General de Política Lingüística i Gestió del Multilingüisme. Cuenta asimismo con la colaboración del Ayuntamiento de València, Palau de la Música y el patrocinio oficial de Cerveza Turia y Caixa Popular.

Sara Mansanet, nombrada directora de La Cabina

Sara Mansanet, directora de La Cabina
Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia
Martes 17 de enero de 2017

Tras el reciente nombramiento como director de Cinema Jove del hasta ahora director de La Cabina, Carlos Madrid, la dirección del Festival de Mediometrajes pasa a manos de Sara Mansanet.

Mansanet, licenciada en Historia del Arte por la Universitat de València y Máster en Gestión Cultural por la Universidad Politécnica de Valencia, ha dirigido la producción de La Cabina desde el año 2012.

Además, ha desarrollado labores de regiduría y apoyo a programación en Cinema Jove; ha sido jefa de producción del cortometraje valenciano ‘La Buena Fe’, que ha cosechado varios premios en festivales como el de Aguilar de Campo, Quartmetratges o Visualízame Festival Audiovisual y Mujer; y ha sido coordinadora de producción del festival de cine y derechos humanos, Humans Fest, y TEDxCiutatVelladeValència.

Sara Mansanet encara así una nueva etapa del festival La Cabina, que este año cumple su décima edición y que se celebrará del 16 al 26 de noviembre, y lo afronta como un “reto ya que La Cabina está en un momento muy bueno e importante” y trabajará para “mantenerla y, por supuesto, para que siga creciendo”.

Además, ha destacado que para ello cuenta con “un excelente equipo de profesionales que año tras año ha demostrado su profesionalidad y su pasión por el festival”. Mansanet añade que asumir los mandos del Festival de Mediometrajes ha sido “un paso lógico y natural que ambos (tanto Carlos Madrid como ella) tenían claro”.

Sara Mansanet. Imagen cortesía de La Cabina.

Sara Mansanet. Imagen cortesía de La Cabina.

Nocebo y Teenland: ¿Esto es de locos?

Nocebo, de Lennart Ruff, y Teenland, de Maria Gratho Sorensen
Sección oficial de La Cabina
Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia
Del 5 al 15 de noviembre de 2015

Jamás sabremos de dónde les procede la enfermedad mental por la cual sufren sus protagonistas en las películas Nocebo (Lennart Ruff) y Teenland (Maria Gratho Sorensen). A sus directores les interesa más rastrear las dificultades derivadas de una esquizofrenia paranoide, en el primer caso, y de ciertos poderes sobrenaturales, en el segundo, para montar un thriller y un drama con tintes fantásticos, respectivamente.

Sí sabremos, en todo caso, que la madre de Christian, el protagonista aquejado de dicha enfermedad en Nocebo, quiere sanar a su hijo por la vía rápida de cierto fármaco a prueba. Fármaco que provocará una muerte desencadenante del thriller que Ruff dirige con brillante pulso narrativo.Como sabremos que Sally, recluida en una institución para jóvenes con ciertos poderes mentales, deseó con tal fuerza la muerte de su familia que el “boom” de la misma le llevó a esa situación angustiosa (“teenangst”) que describe Teenland.

Fotograma de Nocebo, de Lennart Ruff. La Cabina.

Fotograma de Nocebo, de Lennart Ruff. La Cabina.

Nocebo mezcla enfermedad mental con manipulación de esa enfermedad por parte de ciertas instituciones médicas, en alianza con empresas farmacéuticas sin escrúpulos. Las farmacéuticas, por cierto, como filón para el thriller del cine posmoderno. Lennart Ruff, lejos de construir una película tipo Memento (Christopher Nolan) sobre la confusión entre realidad y ficción que desconcierte al espectador, va introduciendo poco a poco oxígeno en tan desasosegante historia para que Nocebo adquiera vuelo como película de acción con suspense incluido.

Fotograma de Teenland, de Maria Gratho Sorensen. La Cabina.

Fotograma de Teenland, de Maria Gratho Sorensen. La Cabina.

Teenland ya es otra cosa. Al igual que en Nocebo, la narración de Gratho Sorensen también arranca con la pobre Sally sometida a la invasión de fármacos que aplaquen tanta desazón acumulada. Sólo que en este caso no habrá huida que valga. Como tampoco existirá alguien que, desde la cordura, crea en la visión supuestamente desquiciada del protagonista. Christian, en el fondo, tiene razón, a pesar de su evidente enfermedad. Sally, por el contrario, no hallará más que el delirante apoyo de otra adolescente recluida, formando un tándem cuya unión apenas servirá para mitigar la angustia, profundizando aún más en el delirio que la directora de Teenland recrea con gran pericia visual.

La Cabina ofrece, con gran acierto de programación, ambas películas seguidas en el pase de La Nau. Como ya hiciera con Lobos solitarios en modo pasivo y Cocoons, filmes que abordan la problemática de los adolescentes con familias desestructuradas. Acierto porque permite radiografiar el problema de la enfermedad mental desde la óptica de un universo que, aunque a duras penas, resulta permeable a la ilógica del sujeto protagonista, frente a ese otro todo él volcado a la exaltación del poder mental como fuente de ilusorios universos paralelos.

Fotograma de Nocebo, de Lennart Ruff. La Cabina.

Fotograma de Nocebo, de Lennart Ruff. La Cabina.

Salva Torres

“Valencia debe ser capital del mercado del mediometraje”

Entrevista a Carlos Madrid, director de La Cabina
Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia
Del 5 al 15 de noviembre de 2015

Lleva ocho años al frente del único festival de mediometrajes que hay en España y, por su carácter internacional, único en el mundo. Y durante todo este tiempo La Cabina no ha parado de crecer: en número de películas recibidas y seleccionadas para su sección oficial, en número de espectadores y hasta en presupuesto. A pesar de todo, Carlos Madrid, director del certamen, se muestra cauto porque en esto de la gestión cultural “nunca se sabe”. Pero sí, admite que las sensaciones de futuro “son buenas”. Tanto es así, que ya piensa en convertir a Valencia y La Cabina en “capital del mercado del mediometraje”.

“Queremos que vengan compradores y que La Cabina sea referente como mercado de cara a los canales de televisión”. Y para ello ya ha dado un primer paso trayendo este año a Hélène Vayssières, responsable de contenidos de Arte France. Considera injustificable que los canales españoles no hayan puesto todavía su mirada en el festival como fuente de contenidos para sus respectivas programaciones. “En Francia y Alemania sí hay canales de televisión que compran mediometrajes”. Sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un formato (películas de entre 30 y 60 minutos) “muy parecido al de las series de televisión que tanto éxito están alcanzando”.

Carlos Madrid, director de La Cabina. Fotografía: Fernando Ruiz.

Carlos Madrid, director de La Cabina. Fotografía: Fernando Ruiz.

Carlos Madrid piensa, como proyecto a más largo plazo, que el mediometraje pueda entrar incluso a “formar parte de las salas comerciales”. Aunque eso sean palabras mayores. “Queremos que La Cabina sea un semillero no sólo de producción, sino de distribución, aunque todavía no lo sea”. “Es una carrera de fondo”, apostilla. Como lo es para cuantos han decidido apostar por un formato para cuya realización se necesita “un acto de valentía”.

Aún así, ahí están los directores, muchos de ellos famosos como Woody Allen, Francis Ford Coppola, Martin Scorsese, Andrei Tarkovski o Jean Vigo, que han realizado en alguna ocasión mediometrajes. La Cabina Inèdits se hace cargo de ello, contando este año con películas de Federico Fellini, Claire Denis o la recientemente fallecida Chantal Akerman. “Fue una casualidad fatal que tuviéramos previsto programar una de sus películas y muriera justo unas horas antes. Sirva la proyección de homenaje, no sólo por ella, sino porque se dedicó al mediometraje”, subraya Madrid.

Novedad en la edición de este año, que se celebrará del 5 al 15 de noviembre, es la sección ‘A Mal Gam A’, tomando ese título de una película homónima de Iván Zulueta y que da idea del tipo de obras que se pretenden incluir: “Videoclips, rarezas, cine experimental, documentales pero no del tipo entrevista y voz en off”. Wikipedia se refiere a esos otros más convencionales que La Cabina en esa página por actualizar dice no incluir. “Recuérdame que la actualice porque es verdad que está desfasada”, se disculpa el director. Díptico Rock es otra de las novedades. “Arrancamos con Néstor Mir (La conquista del oeste) y el documental de Carlos Aimeur de seguimiento del grupo La Muñeca de Sal, que pondrá el colofón presentando oficialmente su disco”.

El crecimiento de La Cabina está, sin embargo, lejos de equiparar esfuerzo y presupuesto destinado a cubrir costes, aunque Carlos Madrid reconozca que esa diferencia se ha aminorado. “Este año tenemos 17.000€ gracias a la subida de CulturArts y de La Nau de la Universitat de València”, que siguen apostando por el festival. Nada que ver con la nula respuesta que en su momento obtuvieron por parte de la concejala de Cultura, Mayrén Beneyto, y del secretario autonómico de Cultura, Rafael Ripoll. Del nuevo equipo de gobierno dice tener buenas sensaciones. “Hemos hablado con Carmen Amoraga [directora general de Cultura y Patrimonio] y con Glòria Tello [concejala de Cultura] y ambas han mostrado interés por La Cabina”. Un festival que en su octava edición contará, entre sus apuestas más destacadas, con la película de James Franco y Travis Mathews Interior. Leather Bar, de Mike Leigh Carrera de obstáculos y Kung Fury (David Sandberg), “un auténtico fenómeno viral”, resalta Madrid.

Ver noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Carlos Madrid, director del festival La Cabina. Fotografía: José Cuéllar.

Carlos Madrid, director del festival La Cabina. Fotografía: José Cuéllar.

Salva Torres

La Cabina arranca a lo ¿Superman?

La Cabina. Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia
Inauguración: jueves 5 de noviembre, a las 20.00h, en Sala Berlanga de la Filmoteca de Valencia, con la proyección de Superman no es judío (…y yo, un poco), de Jimmy Bemon
Plaza del Ayuntamiento, 14. Valencia
Del 5 al 15 de noviembre de 2015

La Cabina abrirá este jueves su octava edición con un Superman muy especial en la Sala Berlanga de la Filmoteca de Valencia. Se trata del creado por Jimmy Bemon, cuyo cómic lleva él mismo a la pantalla bajo el título de Superman no es judío (…y yo, un poco), una manera como otra cualquiera de convencer a un niño de la importancia de pertenecer a la religión judía. Porque aunque Superman no lo sea, al joven se le dice que sus creadores sí lo eran. He ahí la trama del mediometraje inaugural. Lo mismo le sucede al Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia, que de momento no tiene los poderes de Superman, pero lleva camino de tenerlos.

Fotograma de La isla a mediodía, de Philippe Prouff. La Cabina.

Fotograma de La isla a mediodía, de Philippe Prouff. La Cabina.

Al menos si nos atenemos a lo vaticinado por quienes asumen de momento el mayor peso económico del presupuesto de La Cabina. Antonio Ariño, vicerrector de Cultura de la Universitat de València, y José Luis Moreno, director general de CulturArts, responsables de las entidades que llevan apostando fuerte por este festival “único en el mundo”, adelantaron que de cara al próximo año “habrá una implicación más contundente” por parte de las tres instituciones públicas valencianas: Ayuntamiento, Diputación y Generalitat. Lo cual supondrá la “consolidación del festival”.

Carlos Madrid, director de La Cabina, recogió el guante y dijo que, en caso de confirmarse las expectativas, el anunciado incremento presupuestario iría destinado a “dignificar el esfuerzo del equipo”, a “mejorar la comunicación hacia el público y hacia los medios”, tanto locales como nacionales e internacionales, y a “traer a directores de otras latitudes”. Todo ello en el marco de una octava edición que del 5 al 15 de noviembre mostrará una selección de 25 mediometrajes de los 334 recibidos a concurso. Cifra ésta que supera en más de 100 los presentados en 2014, al igual que el número de espectadores creció con respecto a la de 2013, rozando ya los 5.000 espectadores.

Fotograma de A Mal Gam A, de Iván Zulueta. Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia La Cabina.

Fotograma de A Mal Gam A, de Iván Zulueta. Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia La Cabina.

Y puestos a seguir creciendo, La Cabina estrena sección: Amalgama, aludiendo al mediometraje de Iván Zulueta A Mal Gam A, que junto a Iván Z, de Andrés Duque, se proyectarán fuera de competición. Competición en la que sí estarán los mediometrajes: Voilà l’enchainement, de Claire Denis; El gran vuelo,  de Carolina Astudillo; La parte de la sombra, de Olivier Smolders; El último abrazo, de Sergi Pitarch Garrido; Dime quién era Sanchicorrota, de Jorge Tur, y 10, de Marta Jurkiewicz.

Fotograma de Interior. Leather Bar, de James Franco y Travis Mathews. La Cabina.

Fotograma de Interior. Leather Bar, de James Franco y Travis Mathews. La Cabina.

En la sección oficial, además de la mencionada Superman no es judío (…y yo, un poco), de Jimmy Bemon, sobresale Interior. Leather Bar, de James Franco y Travis Mathews. Como explicó Carlos Madrid, se trata de los 40 minutos no incluidos en el metraje final de A la caza (Cruising, 1980), de William Friedkin, con Al Pacino como protagonista. Película de temática homosexual que en su momento levantó cierta polvareda y que Franco y Mathews recrean, para plantear una reflexión en torno a la libertad creativa y sexual. También destacan los mediometrajes Carrera de obstáculos (A running jump), de Mike Leigh, o La isla a mediodía, de Philippe Prouff, a partir del relato homónimo de Julio Cortázar que arranca así: “La primera vez que vio la isla, Marini estaba cortésmente inclinado sobre los asientos de la izquierda…”, aludiendo a un viaje en avión que desencadenará cierto misterio.

La Cabina Inèdits, con mediometrajes de Federico Fellini o la recientemente fallecida Chantal Akerman; Díptico Rock, con películas de Néstor Mir y Carlos Aimeur; Panorama Francés, en el Instituto Francés de Valencia, o CinemaScupe, son el resto de secciones que conforman la octava edición de un festival que, como subrayaron sus responsables, “no para de crecer”.

Fotograma de Superman no es judío (..y yo, un poco), de Philippe Prouff. Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia La Cabina.

Fotograma de Superman no es judío (..y yo, un poco), de Jimmy Bemon. Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia La Cabina.

Salva Torres

La recién fallecida Chantal Akerman en La Cabina

VIII Festival Internacional de Mediometrajes La Cabina
Del 5 al 15 de noviembre de 2015

La octava edición de La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia, organizado por el Aula de Cine de la Universitat de València y con la colaboración de Culturarts-IVAC, crece tanto en su Sección Oficial, compuesta por 25 mediometrajes, como en sus Secciones Paralelas, en las que se proyectarán un total de 20 películas de directores como Federico Fellini, Claire Denis o la recientemente desaparecida Chantal Akerman. La Sección Amalgama y Díptico Rock se sumarán a las ya conocidas La Cabina Día Cero, Panorama Francés y La Cabina Inèdits.

Fotograma de 'A Mal Gam A', de Iván Zulueta. Festival Internacional de Mediometrajes La Cabina.

Fotograma de ‘A Mal Gam A’, de Iván Zulueta. Festival Internacional de Mediometrajes La Cabina.

Amalgama, nombre escogido por la película de vanguardia de Iván Zulueta A Mal Gam A (España, 1976), acoge trabajos audiovisuales poco convencionales, mediometrajes de no-ficción y otros lenguajes como documental creativo, cine experimental, video-arte, videoclip… Piezas que sorprenden, que engañan, que desconciertan y que buscan un espectador abierto, curioso y desprejuiciado.

Un jurado, compuesto por profesionales del audiovisual, teóricos, etc., otorgará un premio al mejor mediometraje de Amalgama en la que competirán un total de seis películas. 10 (Marta Jurkiewicz, 2014, Países Bajos) es un documental experimental que habla sobre momentos de la vida comunes a todos, así como de aquéllos que hacen que cada vida sea única. Dime quién era Sanchicorrota (Jorge Tur, 2013, España) es también documental que registra la búsqueda de la historia de Sanchicorrota, un bandolero del siglo XV que robaba a los ricos para dárselo a los pobres.

Fotograma de El gran vuelo. Festival Internacional de Mediometrajes La Cabina.

Fotograma de El gran vuelo, de Carolina Astudillo. Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia La Cabina.

El gran vuelo (Carolina Astudillo, 2014, España) narra la historia de Clara Pueyo Jornet, militante del Partido Comunista, que escapa de la prisión de Les Corts de Barcelona por la puerta principal durante los primeros años de la dictadura franquista, momento en el que su rastro se pierde para siempre. El último abrazo (Sergi Pitarch, 2014, España) es un mediometraje documental nominado  a los Premios Goya 2015.

La parte de la sombra (Olivier Smolders, 2013, Bélgica) es una película que nos presenta al fotógrafo húngaro Oskar Benedek y su misteriosa desaparición. Y Voilà l’enchaînement (Claire Denis, 2014, Francia) de la reputada directora francesa, que comenzó como asistente de Jacques Rivette, Costa-Gavras, Jim Jarmusch y Wim Wenders, y que es conocida por sus películas Chocolat (1988), que le ganó aclamación de la crítica, Buen trabajo (1999) o El intruso (2004), nos muestra a través del diálogo las distintas etapas de un matrimonio y el punto de vista de sus componentes.

Fotograma de Voilè l'enchanment, de Claire Denis. Festival Internacional de Mediometrajes La Cabina.

Fotograma de Voilà l’enchainement, de Claire Denis. Festival Internacional de Mediometrajes La Cabina.

Para inaugurar esta sección (y fuera de competición) se proyectarán las películas, A Mal Gam A (Iván Zulueta) e Iván Z (Andrés Duque). Dos mediometrajes que representan el tipo de piezas que acoge la nueva sección.

La Sección Díptico Rock, que se proyectará en el Centre Cultural La Nau, acogerá dos mediometrajes con sello valenciano y cuyo leitmotiv es la música. La conquista del oeste, realizada por el músico Néstor Mir, que acompañará en directo con su música y la de Gilbertástico el pase de la película; y Teología. Perdimos un imperio por esto, realizada por el periodista y escritor Carlos Aimeur. Las exitosas Día Cero, Inèdits y Panorama Francés continuarán en la octava edición.

La Cabina Día Cero supone el pistoletazo de salida para cada una de las ediciones del Festival desde 2012 en las que se proyecta una película muda con música en directo. Este año se celebrará en el Auditorio Joan Plaça del Jardín Botánico de la Universitat de València días antes de la inauguración del Festival.

Fotograma de Les rendez vous, de Chantal Akerman. Festival Internacional de Mediometrajes La Cabina.

Fotograma de Les rendez-vous d’Anna, de Chantal Akerman. Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia La Cabina.

Por su parte, el ciclo La Cabina Inèdits da la oportunidad a los espectadores de ver los mediometrajes de directores consagrados. En ediciones anteriores se han proyectado películas de Orson Welles, Woody Allen, Francis Ford Coppola o Martin Scorsese; obras que a pesar de haber sido realizadas años atrás, son desconocidas para el gran público debido a que no gozaron de distribución y proyección en salas comerciales. En esta octava edición, le tocará el turno a Fellini o a la cineasta belga Chantal Akerman, desaparecida el pasado 5 de octubre, entre otros reputados cineastas.

Y el Instituto Francés de Valencia volverá a acoger Panorama Francés, sección en la que nos acercamos a la producción del país galo con la proyección de tres mediometrajes de la Sección Oficial con la presencia de sus directores, quienes participarán en un coloquio posterior con el público.

 

La Cabina ilustrada por Escif

Festival Internacional de Mediometrajes La Cabina
Del 5 al 15 de noviembre de 2015

Alrededor de 200 personas arroparon la noche del viernes 11 de septiembre en Las Naves Centro de Creación Contemporánea la I Fiesta de Presentación de La Cabina-Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia, organizado por el Aula de Cinema de la Universitat de València.

Un gran éxito de público que, además de asistir a la proyección de dos mediometrajes y una sesión de CinemaScupe, vio en primicia el cartel de esta VIII Edición firmado por Escif, que muestra a una niña a lomos de un pony. Un cartel en principio sencillo pero que encierra un gran significado (como todas las obras de Escif) y promulga la idea que defiende La Cabina en cada Edición: “El mediometraje es una obra completa, no es la mitad de una película, al igual que el pony no es medio caballo, es un animal completo”.

Presentación de La Cabina en Las Naves. Imagen cortesía de la organización del Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia.

Presentación de La Cabina en Las Naves. Imagen cortesía de la organización del Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia.

El cartel sigue la línea rompedora del Festival, que cada año apuesta por el diseño y la ilustración de artistas valencianos como Littleisdrawing (Carla Fuentes), Paula Bonet o Luis Demano. Este año ha sido el turno de Escif que “aceptó desde el principio trabajar con nosotros”, asegura Carlos Madrid. Escif es uno de los artistas valencianos más internacionales y que últimamente ha sido noticia por exponer varias obras en el Dismaland de Banksy, versión satírica del parque temático Disneyland.

A la hora de escoger a un artista, Carlos Madrid comenta que lo que se busca es que apoye los valores de La Cabina, que son “inquietud, innovación, que diga algo nuevo y explorar, al igual que hace el mediometraje, nuevas fronteras y conceptos”.

“En La Cabina buscamos cambiar la imagen y la técnica en cada edición”, asegura el director. “Un festival de cine no tiene por qué centrarse sólo en cine. Nuestro público es un público que aprecia la cultura en general, el cine y el diseño, y nos gusta contribuir a mostrar diferentes técnicas y artistas. Hemos tenido collage, acuarela, etc., y ahora creíamos que le tocaba el turno al arte urbano y tenemos la suerte de tener en nuestra ciudad a un gran referente en esta disciplina: Escif”.

Cartel de Escif para la VIII edición de La Cabina. Imagen cortesía de la organización del Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia.

Cartel de Escif para la VIII edición de La Cabina. Imagen cortesía de la organización del Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia.