Maquiavelo ilumina el camino

El príncipe de Maquiavelo, de Juan Carlos Rubio, protagonizado por Fernando Cayo
Teatro Talía
C / Caballeros, 31. Valencia
Del 29 de noviembre al 10 de diciembre de 2017

Cuando un actor se enfrenta solo en la escena a un texto de complejidad, de lenguaje culto y de expresión corporal animada, solo podemos ponernos en las manos de grandes profesionales de la interpretación para que aquello no se convierta, por desgracia, en una sucesión de equivocaciones y despistes. Por suerte, el guión de Juan Carlos Rubio, a partir de los textos de Maquiavelo, estaban en las expertas y expresivas manos de Fernando Cayo. Todo un alivio y acicate para la asistencia de público.

Fernando Cayo en 'El príncipe de Maquiavelo'. Teatro Talía.

Fernando Cayo en ‘El príncipe de Maquiavelo’. Teatro Talía.

Fernando nunca falla en la obra, es preciso como el disparo de un francotirador e impregna de fuerza y contundencia las palabras que siguen tan en boga. Esta obra estuvo parada, haciendo un peligroso paréntesis (ya sabemos las posibilidades que tiene una obra de seguir en cartel por tiempo prolongado) de nada menos que un año y medio, debido a la actividad de su actor, un hombre plagado, gracias a su capacidad interpretativa, de otros encargos.

El texto de Maquiavelo está, para la desgracia de la inmensa mayoría, muy de moda, muy en la actualidad de nuestro día a día. Es importante que los ciudadanos sigamos conociendo cómo ha sido y, por ende, cómo son las maneras de trabajar y operar de los gobernantes sumidos en su egocentrismo particular.

Fernando Cayo en 'El príncipe de Maquiavelo'. Teatro Talía.

Fernando Cayo en ‘El príncipe de Maquiavelo’. Teatro Talía.

‘El príncipe de Maquiavelo’ nos coloca como testigos de las divagaciones certeras y medidas de Maquiavelo, de cómo puede dictar consejos a los mandatarios, esos que impondrán su ley y vivir del pasado, de las glorias y loas. En el texto existen cientos de frases que podrían ser pronunciadas hoy, en boca de políticos, periodistas o los palmeros de todos estos. Frases que descarnan nuestros sentidos. Recordemos que han pasado 500 años, pero la presencia de Maquiavelo y la impronta que dejó sigue de pasmosa, o más bien triste, actualidad.

La brillante escenografía no hace más que realzar la calidad del texto, que nos muestra a un señor bien trajeado en una habitación elegante, revestida del encanto de los años 50, con magnetófono incluido. Es la escenografía parte del discurso narrativo del texto, de la vida cuesta abajo de Maquiavelo, con sus luces y sus sombras (incluido un corte de suministro eléctrico). Es, pues, el escenario perfecto donde la caída del todopoderoso consejero se ve reducida al campo, un lugar aparentemente para ignorantes u orates. Un texto y una interpretación para pensar, para reflexionar sobre el cíclico camino del poder.

Fernando Cayo en 'El príncipe de Maquiavelo'. Teatro Talía.

Fernando Cayo en ‘El príncipe de Maquiavelo’. Teatro Talía.

Javier Caro

Dani de la Torre, Luis Tosar y El Desconocido

El desconocido
Año: 2015
Vaca Films
País: España
Director: Dani de la Torre
Actores: Luis Tosar, Javier Gutiérrez, Goya Toledo, Elvira Mínguez, Fernando Cayo, Paula del Río, Marco Ruiz, Luis Zahera, Ricardo de Barreiro, María Mera, Antonio Mourelos

el-desconocido

No creo que sea una peli para tirar cohetes pero se deja ver y además posee aspectos harto interesantes, algunos de los cuales seguramente nos resultarán familiares.

El primer desconocido en todo esto es su director Dani de la Torre, de Monforte de Lemos (Lugo) para más señas, que debuta con este thriller en esa gran pantalla que es el cine.

Rodada íntegramente en A Coruña, se podría exponer como breve sinopsis que el personaje principal de la trama es un director de una sucursal bancaria (Luis Tosar) que es amenazado y chantajeado por una llamada anónima, la de un afectado por pretéritas cláusulas y activos tóxicos de esa entidad. A partir de ahí se produce un descomunal in crescendo de adrenalina y de situaciones que dotan a la peli de una gran carga emocional.

el-desconocido-644x330

Ninguno de los actores me acaba de convencer en su papel (ni la mujer Goya Toledo, ni los hijos, ni Fernando Cayo o Elvira Mínguez en sus respectivas labores de jefes de policía y artificieros, ni Javier Gutiérrez como malo/perjudicado/vengador), salvando al gran Tosar que lo borda y acapara hasta introducirnos totalmente a los espectadores en el ajo. Pues sí, hay que insistir en ello, el también lucense se sale y se erige a sus casi 44 años como uno de los actores españoles más brillantes de la historia, con un currículum impresionante, cuyos trabajos en el cine, a pesar de la diversidad y heterogeneidad de los mismos, siempre parecen hechos a su justa medida.

Otros aspectos que creo que merece la pena destacar en “El desconocido”, además del omnipresente Luis Tosar, son los primeros planos de la fotografía así como la tensión-suspense, angustia y claustrofobia que poseen algunas escenas. También el modo en que se muestran las difíciles relaciones familiares (mención especial a la comunicación con los hijos) pero, por encima de todo, la forma en que se coloca en el ojo del huracán los grandes fraudes y estafas que han cometido los bancos (nunca está de más recalcarlo) con personas humildes y honestas.

ElDesconocido_cartaz

El final de la peli me parece bastante superfluo. Aún así, lo dicho, no estamos ante una obra maestra del cine español pero, teniendo en cuenta la abundante basura cinéfila americana que impera en la cartelera, vale la pena comer unas palomitas y entretenerse con este buen producto español.

JJ Mestre