La danza de la vida

La enfermedad y el paso del tiempo
Festival Internacional de Cortometrajes y Arte sobre Enfermedades (FICAE)
Del 25 de febrero al 4 de marzo de 2017
Festival 10 Sentidos
Mayo de 2017

La enfermedad y el paso del tiempo todavía son temas evitados o poco visibilizados, a pesar de acompañarnos a lo largo de nuestra vida. Algunos artistas contemporáneos los incorporan a sus trabajos en forma de retrato autobiográfico o narración personal, acercando el entorno cotidiano al proceso de la obra. Lo podemos comprobar en las imágenes de Jo Spencer de su serie ‘The Picture of Health’ desarrolladas como trabajo fototerapéutico en paralelo a su proceso de cáncer de mama que finalmente no pudo superar.

Desde otro soporte plástico, Bill Viola crea vídeo instalaciones con el protagonismo los ciclos del tiempo, la ancianidad o la enfermedad. Y junto a ellos los trabajos de la cineasta Barbara Hammer, como esperanza de curación, la representación de las propias radiografías calcinadas de Tàpies o los mapas de su dolor que compone Rossana Zaera en ‘Almagrafías’, reúnen algunas señales o testigos de esta autorrepresentación.

Fotograma de Before we go, de Jorge León. FICAE.

Fotograma de Before we go, de Jorge León, en el festival FICAE.

Paradójicamente, los caminos de la creatividad pueden derivar las imágenes imperfectas en espacios de belleza. En este sentido, dos escenarios reunirán dentro de unos días algunas de estas cuestiones, compartiendo ambos el espacio de la danza como eje principal de su presentación.

El sábado 25 se inaugura FICAE, el Festival Internacional de Cortometrajes y Arte sobre Enfermedades organizado desde la Universidad Politécnica de Valencia. Lo hará en el IVAM y de la mano del documental ‘Before we go’ de Jorge León, donde se combina la danza, el cine y los sueños. La enfermedad como oportunidad permite desarrollar una experiencia única en la trayectoria de los bailarines y coreógrafos Meg Stuart y Benoît Lachambre Aughterlony.

El teatro de la ópera de Monnaie funciona como marco para trabajar con un grupo de personas enfermas desde el sentido de la fragilidad humana y la afirmación de la vida. A través de unas atractivas y enigmáticas imágenes conjugadas de iconos, se completa el recorrido de esta historia que entrelaza las performances, el baile, las conversaciones o la música.

Cartel del Festival 10 Sentidos.

Cartel del Festival 10 Sentidos.

Por su parte, el mes de mayo comienza con la sexta edición del Festival 10 Sentidos, bajo el lema ‘PorMayores’. Maguy Marín será la encargada de  abrir las jornadas con la obra ‘May B’, basada en los textos de Samuel Beckett. Como anticipo del argumento del festival, hace unos meses el Espai Mutant de Las Naves acogió la obra ‘Moderna’ de Lola Cordón, actriz octogenaria que integra su peculiar visión ácida del mundo.

Aunque nos resulte a veces cómico, la irrealidad de los anuncios de televisión todavía nos lleva a valorar la juventud como sinónimos de éxito, sin reparar en todo lo que dejamos fuera de ese vago filtro. Los proyectos que veremos en estos dos festivales persiguen alejarnos de la estigmatización de la enfermedad y de la asociación de la vejez con un desahucio vital. Como en un proceso de alquimia, el arte al servicio de las emociones y de la reflexión, transformará el tiempo en un homenaje a la vida.

Fotograma de 'Before we go'.

Fotograma de ‘Before we go’, de Jorge León, en el festival FICAE.

Maite Ibáñez

 

La taiwanesa ‘She Moaned’ premiada en FICAE 2

La taiwanesa ‘She Moaned’ se alza con el galardón al mejor cortometraje de ficción en la segunda edición de FICAE
FICAE – Festival Internacional de Cortometrajes y Arte sobre Enfermedades / UPV
IVAM

En la categoria de Mejor Documental, ‘Julian’ se ha llevado el Primer Premio y en Animación, ‘Spirit Away’
Valencia, 6 de marzo de 2016. Ayer, sábado 5 de marzo, se dio a conocer el palmarés de la segunda edición de FICAE – Festival Internacional de Cortometrajes y Arte sobre Enfermedades / UPV, organizado por la Universitat Politècnica de València y la Cátedra Arte y Enfermedades, en la que la película taiwanesa dirigida por Guo Mao-Quan, She Moaned, se ha alzado con el Primer Premio a Mejor Cortometraje de Ficción, valorado en 800 euros. Un film que narra la historia de una familia que está al cuidado de la abuela en sus últimos días, una historia sencilla y humilde en la que se entremezcla el dolor y el amor. El Primer Premio a Mejor Documental (también valorado en 800 euros) ha recaído en Julian (Julia Furer, Suiza), una desgarradora historia de un hombre que es desahuciado. Y el Primer Premio a Mejor Cortometraje de Animación (800 euros) ha sido para el film Spirit Away (Betina Kuntzsch, Alemania) que muestra la biografía de algunos pacientes psiquiátricos.

Fotograma de Spirit Away

Los segundos premios de las tres categorías han recaído en Colourful Knots (Polen Ly, Camboya) en Ficción, Water Ghost (Wen Li, USA) en Documental, y Marius (Pierre Julien Fieux, Francia) en Animación.
El jurado de esta segunda edición ha querido otorgar seis Menciones Especiales, dos por cada categoría, ya que han tenido difícil la elección al otorgar los premios debido a la gran calidad de las 107 películas que competían en Sección Oficial. Por tanto, también han obtenido el reconocimiento del jurado los filmes: Before We Lose (Cristhian Andrews, Reino Unido) y Prozac (Fabio PS, España) en la categoría de Ficción; A Cold Land (Shahriar Pourseyedian, Irán) y Keeping Balance (Bernhard Wenger, Austria) en la categoría de Documental; y Mer Depré (Margaret Orr, USA) y The Tree (Sare Shafipour, Irán), en Animación.

“El Imperio romano decayó al cargarse su clase media”

Doctor Zibelius, de Jesús Ferrero
Editorial Algaida
VII Premio Logroño de Novela

¿Cómo reaccionaría un ser humano al despertar dentro de un cuerpo desconocido? ¿Qué interacción se entablaría entre la mente y el músculo de dos personas distintas? ¿Sería posible armonizar dos memorias en una sola alma? Son los inquietantes temas que plantea Jesús Ferrero en su última novela, Doctor Zibelius (Algaida), VII Premio Logroño, que presentó en Valencia. Un homenaje a la literatura fantástica, desde Mary Shelley a Bram Stoker y a la mitología popular de todas las épocas, que conecta con las preocupaciones sobre la salud y la inmortalidad que caracterizan nuestro tiempo.

Alto, pelirrojo,  de penetrantes ojos azules, el doctor Juan Sebastián Zibelius es el enigmático protagonista de la historia, ambientada en la actualidad entre Madrid, El Escorial y Barcelona. Zibelius hereda de su padre dos sustancias prodigiosas, el plasma de la vida y el suero antirrechazo, que le permiten realizar su sueño; fundir dos individuos en uno solo.  La ocasión se presenta cuando llegan a su consulta dos víctimas de un accidente de tráfico. Un escritor arrogante, vicioso y mujeriego, con el cerebro destrozado, y un profesor de instituto cuyo cuerpo ha quedado hecho trizas. De la fusión de ambos y con la ayuda de su colega Marcovi, Zibelius da vida a Claudius, una criatura única a la que intenta guiar en su renacer, pues deberá aprender el difícil arte de amar a las mujeres en el cuerpo de otro hombre.

Jesús Ferrero. Imagen cortesía del autor.

Jesús Ferrero. Fotografía de Susana Alfonso.

“El nombre de Zibelius se inspira en el del compositor Sibelius y el de su colega Marcovi en el inventor de la radio”, dice Ferrero. “Uno tiene resonancias nórdicas y el otro latinas, una combinación equilibrada. Los nombres de los protagonistas son muy importantes y nos hacen pensar mucho a los escritores”.

La novela no pretende ser una crítica ni una parodia de la ciencia. “Estoy a favor de que se investigue con células madre y animales siempre que se sigan protocolos para evitarles sufrimientos. Todavía hay que luchar contra muchas enfermedades y dolencias de todo tipo que padecemos”.

Doctor Zibelius habla sobre todo de la memoria del cuerpo en la que siempre han creído los poetas. “Una memoria elemental adquirida de la experiencia, una especie de memoria automática”, comenta Ferrero. “Se han dado casos muy curiosos entre los trasplantados de corazón, que es un órgano que tiene también neuronas, el ‘pequeño cerebro’ lo llaman. Algunas de esas personas, después de la operación, cambian de personalidad y desarrollan habilidades que antes no poseían. Como dice mi protagonista, los cuerpos de los viciosos tienen mucha memoria”.

Portada de 'Doctor Zibelius', de Jesús Ferrero. Editorial Algaida.

Portada de ‘Doctor Zibelius’, de Jesús Ferrero. Editorial Algaida.

Trayectoria literaria

A partir de 1982, con Bélver Yin, Ferrero ha seguido una impecable trayectoria literaria que incluye 15 novelas, además de varios libros de ensayo y ha cosechado numerosos premios. “Quince novelas parecen muchas, pero las mías son cortas, de unas 200 páginas y en general he escrito menos que algunos de mis contemporáneos que tienen libros de mil páginas. Yo sigo la tradición griega, procuro ser escueto y no torturar al lector”.

A lo largo del tiempo ha evolucionado de forma natural. “Los personajes ganan en profundidad y hay más elementos psicológicos  que antes aparecían flotantes”, indica. “En una carrera larga y peligrosa como la mía hay también momentos sombríos y algunos hitos importantes. Aparte de Bélver Yin, señalaría Opio, El efecto Doppler o Las trece rosas. Lógicamente, no todas las novelas tienen la misma resonancia, pero a veces las que pasan más desapercibidas son las mejores”.

¿A qué cuerpo le gustaría que trasplantaran su cerebro? “Me conformaría con uno normalito”, responde el escritor con humor. “A ser posible que tuviera buena salud”. En cuanto a su manía de ir tocado con sombrero aclara: “No es por esnobismo ni coquetería. Cuando uno lleva la cabeza rapada siente mucho más el calor y el frío”. Después de pasar por varias editoriales, algunas ya desaparecidas, confiesa que se encuentra más a gusto en las pequeñas de carácter literario y ambiente familiar como Algaida.

Escribir es un placer, pero también tiene algo de heroico por lo difícil que resulta hoy día subsistir de la literatura. Lo que más le irrita e inquieta del panorama que ofrece la realidad lo tiene muy claro. “El desmoronamiento del Estado de Bienestar y la pérdida de influencia de la clase media, que es la que amortigua las tensiones, paga  más impuestos y consume más cultura. La decadencia del Imperio romano empezó, precisamente, cuando se cargaron a sus clases medias”, concluye.

Jesús Ferrero. Imagen cortesía del autor.

Jesús Ferrero. Fotografía de Susana Alfonso.

Bel Carrasco

Empatía. Diálogos con y desde la enfermedad

Empatía. Diálogos con y desde la enfermedad
Cátedra Arte y Enfermedades
Centro Párraga
C/Madre Elisea Oliver Molina,s/n. (Pabellón 5), Murcia.
Hasta el 28 de Febrero de 2014.

La muestra expositiva Empatía. Diálogos con y desde la enfermedad, presenta los diferentes procesos creativos que han desarrollado diez artistas emergentes para la ejecución de una obra ideada para el proyecto Perspectives-Art inflammation and me, gestionado en parte por la Cátedra Arte y Enfermedades, cuya sede se encuentra en la Facultad de Bellas Artes de Valencia (UPV).

La iniciativa artística ha reunido a artistas y a personas afectadas por enfermedades inflamatorias autoinmunes, con la intención de mostrar una panorámica representativa de lo que supone vivir con esas dolencias.

La exposición muestra la documentación de los distintos ensayos previos a la configuración de la pieza, junto con bocetos y maquetas, fragmentos de conversaciones mantenidas con los pacientes y las diferentes lecturas de las distintas obras una vez concluidas.

Un trabajo que describe la colaboración entre los artistas y la realidad que afecta a los pacientes, muestra de los preámbulos de la obra, con la intención de mostrar el proceso creativo y al mismo tiempo creando un espacio de interlocución.

Los artistas que participan en esta exposición son Alejandro Mañas, Alfonso Baya, Art al Cuadrat, Beatriz Ros, Juan Diego Gonzálvez, Meritxell Ahicart, Nuria Noguera, Santiago Rodríguez y Verónica Francés. Estos creadores están vinculados a las facultades de Bellas Artes de Murcia, Valencia, Granada y Málaga. Comisariada por Lorena Amorós y Pepe Miralles.

Vista de la exposición. Beatriz Ros, Miss-Taken (video-performance). Imagen cortesía de la galería.

Vista de la exposición. Beatriz Ros, Miss-Taken (video-performance). Imagen cortesía UPV.

Vista de la exposición. Juan Diego Gonzálvez Izquierdo. Imagen cortesía de la Galería.

Vista de la exposición. Juan Diego Gonzálvez Izquierdo. Imagen cortesía UPV.

Vista de la exposición. Nuria Noguera (fotografía). Imagen cortesía de la galería.

Vista de la exposición. Nuria Noguera (fotografía). Imagen cortesía UPV.