Flumen apuesta por una ‘Pareja Abierta’

Pareja Abierta, de Darío Fo, dirigida por Gabriel Olivares
Teatro Flumen
C/ Gregorio Gea, 15. Valencia
Del 17 al 26 de noviembre de 2017

La palabra teatro significa un «lugar para ver», pero el teatro es más que un edificio donde se representan obras. Es toda abstracción detrás de lo que sucede allí. El teatro es donde los dramaturgos escriben guiones, los directores supervisan los ensayos, los escenógrafos y el personal técnico trabajan detrás de escena, y los actores actúan en el escenario. Todas estas personas tienen un papel importante en el teatro, pero no es verdadero teatro hasta que una audiencia está allí para experimentarlo.

El Teatro Flumen se ha hecho un hueco en las trincheras del panorama cultural valenciano ofreciendo obras de la envergadura de ‘Dinamita’, del guionista, escritor y polifacético Tirso Calero, con actores tan míticos como Guillermo Montesinos, Manuel Tallafé y Fernando Vaquero.

Con una gran previsión y propuestas para acabar el año con un buen sabor de boca, nos ofrece entre otros grandes espectáculos, musicales como ‘Pareja Abierta’, con Marta Valverde y Víctor Ullate Roche; teatro en familia como ‘El Rey León’, con voces en directo y coreografías muy originales o zarzuelas tales como ‘La del manojo de rosas’, un sainete lírico con música de Pablo Sorozábal.

Pareja abierta. Imagen cortesía de Flumen.

Pareja abierta. Imagen cortesía de Flumen.

Musical de Darío Fo

¿Es posible el entendimiento en la pareja? ¿Se puede ser libre dentro de ella? ¿Y fuera de ella? Estas son las preguntas que el Teatro Flumen propone en la sinopsis del espectáculo ‘Pareja Abierta’. «El juego de ser marido y mujer, novios o enamorados, padres, esposos despechados, niños caprichosos o adultos frívolos se revela como un combate en el que las armas son los celos ridículos y la amenaza de suicidio, la política y la inconsistencia del discurso moderno sobre la vida matrimonial».

«Los burlones Rame y Fo -prosigue Flumen en su nota- y sus 50 años de matrimonio real y literario, teatral, saben muy bien de lo que hablan. Ellos hacen de ‘Pareja Abierta’ ese juguete explosivo que es la comedia perfecta. Y en esta versión, la comedia musical perfecta».

La puesta en escena del director Gabriel Olivares convierte esta obra en una comedia musical, que lleva mucho más allá su propia naturaleza, «la redimensiona, profundizando en los aspectos más esencialmente teatrales del texto: la música actúa como elemento distanciador, al servicio de la ironía, de la comicidad y de esa dualidad siempre presente en la obra de Fo-Rame: como parte de la vida, la comedia estará teñida de tragedia y la tragedia será tan cómica que nos hará llorar de risa», concluye.

Pareja abierta. Imagen cortesía de Flumen.

Pareja abierta. Imagen cortesía de Flumen.

Lorena Riestra

Fracasadas, entre bambalinas y postizos

Fracasadas, de La Calva Producciones
Autor: Nacho de Diego
Dirección: Amparo Ferrer Báguena
Sala Russafa
C / Dènia, 55. Valencia
Del 27 de febrero al 1 de marzo, 2015

Sala Russafa estrena la versión renovada de ‘Fracasadas’, un espectáculo que participó en la última edición de Russafa Escénica con gran acogida del público. Del 27 de febrero al 1 de marzo regresa a la cartelera dentro del ciclo ‘Nueva Escena Valenciana’, extendido y adaptado para la representación en una sala, pasando de los treinta minutos que originalmente duraba la pieza a setenta.

Nuevas tramas y escenas completan esta primera propuesta de la compañía La Calva Producciones, una formación cuyos tres miembros fundadores suman una gran experiencia y más de 120 años en escena, demostrando que la inquietud no es patrimonio exclusivo de las nuevas generaciones.

Escena de 'Fracasadas', de La Calva Producciones dirigida por Amparo Ferrer Báguena. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘Fracasadas’, de La Calva Producciones dirigida por Amparo Ferrer Báguena. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Sobre el escenario, el público descubrirá la historia de Paco y Mariló, dos actores de cabaret que, a pesar de disfrutar de la gloria de la fama, decidieron separarse a causa de un trágico suceso. Varios años después, se reencuentran en un camerino, preparándose para salir a escena y recaudar fondos para el entierro de ‘La Salfumán’. Entre kilos de maquillaje, boas de plumas, postizos y redecillas, saldrán a relucir los celos, envidias, cariños y secretos que se esconden en las bambalinas de cualquier historia.

Amparo Ferrer Báguena, inolvidable protagonista de ‘Hedda Gabbler’ (nominada como mejor actriz en los Premis de les Arts Escèniques de la Generalitat Valenciana y en los premios Teatro Rojas de la Ciudad de Toledo), dirige esta pieza humorística en la que los actores Manuel Puchades y Marina Vinyals muestran su gran capacidad interpretativa.

Ambos cuentan con una extensa carrera profesional. Puchades ha trabajado con directores como Dario Fo, Carles Alfaro o Antonio Tordera en el teatro y Álex de la Iglesia o Sáenz de Heredia en el cine, además de participar en series televisivas como Águila Roja, El secreto de Puente Viejo o La que se avecina. Y Vinyals ha formado parte del elenco de montajes dirigidos por Rafael Calatayud, Antonio Valero, José Sancho o Manuel Molins y se ha especializado en el doblaje cinematográfico,.

En esta  aventura se les ha unido el dramaturgo valenciano Nacho de Diego, autor de ‘Fracasadas’, una divertida y descarada propuesta, con un punto canalla, que alterna el brillo de los focos con la sórdida realidad para mostrar la vida de muchos (artistas o no) que, pese a no haber triunfado, se niegan a sentirse fracasados.

VÍDEO: https://www.youtube.com/watch?v=njWIRofQqZA

Fracasadas, de La Calva Producciones. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Fracasadas, de La Calva Producciones. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Monsalvatge y la política o ese peligro permanente

11 años de peligro permanente, de Xavier Monsalvatge
Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí
C / Poeta Querol, 2. Valencia
Hasta el 4 de mayo

El peligro permanente del que habla Xavier Monsalvatge (Godella, 1965) se puede entender nada más entrar a su exposición en el Museo de Cerámica de Valencia. Bajo el elocuente título de la muestra figura esta frase de George Orwell (1984): “En  nuestra época no existe tal cosa como ‘mantenerse fuera de la política’. Todas las cuestiones son cuestiones políticas, y la política misma es una masa de mentiras, evasivas, tonterías, odio y esquizofrenia”. El peligro, pues, resulta evidente: no hay salida posible, porque todo es política y, por tanto, lamentable falsedad.

Detalle del cartel de la exposición de Xavier Monsalvatge en el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí de Valencia.

Detalle del cartel de la exposición de Xavier Monsalvatge en el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí de Valencia.

Monsalvatge se hace cargo de esa poderosa ficción en 11 años de peligro permanente, exposición de lozas, porcelanas, serigrafías y alguna pintura acrílica, junto a diversos objetos dispuestos en vitrinas, que sirven de soporte ilustrativo de toda esa “masa de mentiras” que constituye la política. Los 11 años a los que alude el título de la muestra se refieren al tiempo que Monsalvatge ha pasado en diferentes lugares, para dar forma al conjunto expositivo mostrado en una de las salas del Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, que celebra este año su 60 aniversario.

Obra de Xavier Monsalvatge en la exposición '11 años de peligro permanente'. Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Obra de Xavier Monsalvatge en la exposición ’11 años de peligro permanente’. Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Sargadelos (Lugo), La Rambla (Córdoba), Fuping (China), Bornholm (Dinamarca), Milwakee y Filadelfia (Estados Unidos) y Çan (Turquía) fueron las ciudades que el artista de Godella frecuentó y de las que extrajo el fruto del trabajo que ahora expone. De los peligros que ha ido corriendo durante esta última década, Monsalvatge nos advierte mediante una obra salpicada de títulos harto significativos: Vamos a contar mentiras, Estamos perdidos, Estudio de frenología, 14 de septiembre, Conexiones incorrectas. Jarrones, platos y cabezas escultóricas acogen ese discurso crítico y desencantado con la política y el poder financiero, que Monsalvatge ilustra con brillante pulso narrativo y poderosa pincelada.

Detalle de una de las obras de Xavier Monsalvatge en el  Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Detalle de una de las obras de Xavier Monsalvatge en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Por sus piezas de loza y porcelana van desfilando escenas de políticos, a los que parecen darles cuerda el propio engranaje mecanizado de la sociedad posmoderna. También hay manos industriosas alimentando “con ahínco” las tuberías de un sistema angustioso, expresionista, alienado. Tanto es así, que una de las porcelanas de la exposición (Study of phrenology) recoge en una cabeza la confusa fragmentación del desorden impuesto.

Porcelana de Xavier Monsalvatge en la exposición '11 años de peligro permanente' en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Porcelana de Xavier Monsalvatge en la exposición ’11 años de peligro permanente’ en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Ése es el peligro del que nos advierte Monsalvatge con su agobiante escenografía sobre cerámica y del que nos avisa de entrada con la cita de George Orwell. Por si fuera poco, en las ocho vitrinas de la exposición va dejando huellas literarias del agujero de lo real que se abre a causa de ese totalitarismo de la política: Muerte accidental de un anarquista (Darío Fo) o Sobre la historia natural de la destrucción (W.G.Sebald), además del propio 1984 de Orwell, son algunos de esos textos admonitorios.

Piezas en una vitrina de la exposición de Xavier Monsalvatge en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Piezas en una vitrina de la exposición de Xavier Monsalvatge en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Monsalvatge también tiene tiempo de cartografiar la costa mediterránea y más allá, siguiendo la estela náutica de Piri Reis (1465-1554), creador de uno de las mapamundis más importantes del mundo. Y de fotografiar y pintar diferentes edificios industriales tomando como referencia el barrio viejo de Filadelfia, donde prosigue su crítica de la política aprovechando que en esos momentos había sido reelegido Obama como presidente de los Estados Unidos. 11 años de peligro permanente parece llevarnos de la mano de la cerámica por ese mundo al borde el abismo que Orwell decreta por culpa de tamaña contaminación política. Si algo nos puede salvar, a juzgar por las imágenes de Xavier Monsalvatge, es el propio acto creativo destinado a conservar la belleza allí donde todo apunta hacia su destrucción.

Detalle de una de las obras de Xavier Monsalvatge en la exposición '11 años en peligro permanente'. Museo Nacional de Cerámica González Martí.

Detalle de una de las obras de Xavier Monsalvatge en la exposición ’11 años de peligro permanente’. Museo Nacional de Cerámica González Martí.

Salva Torres

Desayunos Makma en Lotelito, con el teatro

Desayunos Makma en Lotelito
Con Toni Benavent, Silvia Clavel, Mariangeles Fayos y Josep Lluís Sirera
Lotelito
C / Las Barcas, 13. Valencia
Jueves 27 de marzo, a las 10.00h

«Donde quiera que haya sociedad humana, el irreprimible espíritu de la representación se manifiesta». Así empieza la proclama del dramaturgo sudafricano Brett Bailey, encargado del mensaje que, como cada año, lanza un reconocido representante de las artes escénicas con motivo del Día Mundial del Teatro que se celebra el 27 de marzo. Bailey, que sucede en esta edición a Darío Fo como continuador de ese espíritu teatral, dice además en su mensaje cosas como ésta: «En este mundo de poder desigual, en el que distintos órdenes hegemónicos intentan convencernos de que una nación, una raza, un género, una preferencia sexual, una religión, una ideología, un marco cultural es superior al resto, ¿se puede realmente defender la idea de que las artes deberían apartarse de las agendas sociales?»

Desayunos Makma en Lotelito de Valencia.

Desayunos Makma en Lotelito de Valencia.

Para celebrar el Día Mundial del Teatro y debatir acerca del momento que atraviesan las artes escénicas, Makma reúne en sus Desayunos en Lotelito a cuatro representantes del sector teatral valenciano, con el fin de que nos hablen de cosas como las avanzadas por Brett Bailey y de otras parecidas que afectan a cuantos se hallan implicados en la promoción del teatro. Mariangeles Fayos, Silvia Clavel, Toni Benavent y Josep Lluis Sirera serán entrevistados por el equipo de dirección de Makma, para que nos hablen, desde su experiencia personal al frente del Teatro Olympia, como representante de Teatres de la Generalitat, como gestor teatral y como autor y profesor, respectivamente, del teatro en sus múltiples facetas. De lo que suceda en esos Desayunos Makma daremos cumplida cuenta en www.makma.net.

Desayunos Makma en Lotelito de Valencia.

Desayunos Makma en Lotelito de Valencia.

El Brujo en el teatro Olympia

El evangelio de San Juan, de Rafael Alvarez «El Brujo»
Teatro Oympia
C/ San Vicente, 44. Valencia.
Hasta el 17 de Noviembre.

El Evangelio de San Juan” es el título del espectáculo que cierra una trilogía compuesta junto con “San Francisco, juglar de Dios” y “Los misterios del Quijote”. Los tres espectáculos se basan sobre antiguas técnicas de transmisión y narración oral. El humor es una nota dominante en ellos. Versan sobre temas que han dejado una fuerte huella sobre la memoria y la imaginación colectiva.

Se nutren por igual de la ‘tradición de la palabra’, por decirlo así, insisten de forma especial en la fuerza viva de la palabra hablada frente a la tradición de la palabra escrita y su ascendente en el teatro. Así mismo, la confrontación (y a veces la interconexión o incluso la síntesis) de estas dos tradiciones y el reflejo de sus contenidos en la imaginación popular, (en la forma de cuentos, leyendas y otros temas objeto del arte de los antiguos juglares) es también un factor común a ellos. El estudio de la obra de Dario Fo, teórica y práctica –especialmente la puesta en escena de “San Francisco, juglar de Dios”- ha ejercido una influencia decisiva y muy visible en el desarrollo de estos trabajos y en su visión conjunta como trilogía.

“El Evangelio de San Juan” la cierra y la completa con un tema fascinante, que hunde sus raíces en las más antiguas tradiciones orales del Mediterráneo. Este espectáculo se inscribe en el ámbito propio de la juglaría, con el humor, la vitalidad y el ritmo propios de la comedia, pero al mismo tiempo, como en “San Francisco, juglar de Dios”, con una fuerte carga poética, en este caso ineludible, por el lenguaje propio del texto y la ternura y simbolismo de alguna de sus situaciones.

Al margen del interés de grandes cineastas por la figura concreta de Jesús (Zefirelli, Passolini, etc) desde Leonardo a Chaplin, Kierkegaard, Bach o Einstein, a lo largo de la historia, el Evangelio de San Juan ha conmovido a centenares de filósofos, poetas, artistas, músicos y hasta científicos.

Newton le dedicó los últimos años de su vejez. Llegó a aprender griego clásico y arameo. Después de estudiar el fenómeno de la luz durante toda su vida, probablemente, antes de morir, quiso penetrar siquiera un poco en la raíz de su misterio. Salvando naturalmente las enormes distancias, este proyecto se inscribe como una modesta aportación, desde el mundo de la escena, un pequeño granito de arena en esa corriente del arte que a través del trabajo de los hombres y mujeres de todos los tiempos, evoca, contempla o celebra este enorme regalo de la vida en el Hombre: el don del misterio.

Veo “El Evangelio de San Juan” como una extrovertida ceremonia popular con la frescura y espontaneidad que le confiere al teatro la risa y la sensualidad del contacto inmediato con el público, pero con cierto aire de exaltación mística, o histérica, si se quiere. (En cierto sentido como una modalidad o derivación lírica de los motivos del famoso ‘misterio bufo’ de Darío Fo). Un relato, a veces sencillo y silencioso,pero también en un ambiente de fiesta, compartido y vivido como una ceremonia mágica.

Rafael Álvarez, el brujo, en una de sus actuaciones. Fotografía por cortesía del teatro Olympia

Rafael Álvarez, el brujo, en una de sus actuaciones. Fotografía por cortesía del teatro Olympia.

Nietos de ‘La Barraca’

Las Pequeñas Europas, proyecto de jóvenes Erasmus

Teatro en itinerancia por siete pueblos valencianos

Hasta el 16 de julio

La crisis desmanteló Las huellas de la Barraca, una interesante iniciativa de Ministerio de Cultura que, en la estela del mítico teatro ambulante de García Lorca, llevaba la cultura a los rincones más alejados de la mano de un grupo de estudiantes Erasmus. Como ha ocurrido con tantas otras historias culturales y artísticas, el proyecto feneció por falta de dinero, pero no su espíritu. Gracias a la Universitat de València y a la Diputación este verano los estudiantes con vocación dramática también difundirán un soplo de arte y cosmopolitismo por los lugares más alejados del mundanal ruido, siete pequeños pueblos valencianos de menos de 500 habitantes.

Es el proyecto Las Pequeñas Europas en el que participan 15 actores y actrices procedentes de una docena de ciudades europeas que visitarán hasta el 16 de julio un total de siete municipios con Los viajes. Sueño de una noche de Europa, un popurrí de piezas clásicas en clave de varieté musical.

Imagen de los jóvenes Erasmus del proyecto La Pequeña Europa. Imagen cortesía de los organizadores.

Imagen de los jóvenes Erasmus del proyecto Las Pequeñas Europas. Imagen cortesía de los organizadores.

“Hemos estado ya en Petres, Otos y Carrícola y concluiremos la gira en Gandía”, dice Josep Valero, uno de los productores del espectáculo junto a Daniel Tormo y Anna Marí. Alfara de la Baronía, Aras de los Olmos, Sot de Chera y Sellent son las otras localidades elegidas en función de su “implicación con la cultura y su buena acogida a nuestra propuesta”, comenta Valero. “En alguno de estos pueblos diminutos la cultura se comparte y se respira en las calles».

Los viajeros. Sueño de una noche de verano, título homenaje al genial Shakespeare, incluye  varias piezas variopintas. Una jácara de Max Aub, fundador del grupo teatral El Búho, que reflexiona en torno a la figura del avaro proyectada sobre la realidad europea; El juglar de Dario Fo, en torno al expolio de la tierra y del trabajo por parte del poder. Y como colofón una versión actual de Lisistrata en la que las mujeres se declaran en huelga de piernas cerradas hasta que finalice la crisis.

“Como traca final hemos compuesto una pieza de zarzuela muy fallera y varios números de cabaré inspirados en la realidad de los actores”, cuenta Valero. “Al final, una estudiante alemana cuenta su historia familiar que es un retrato en tres generaciones de la Europa de las últimas décadas”.

La presencia de los jóvenes actores Erasmus no se limita a la representación teatral. Después de cada función se celebran coloquios, actividades diversas, y a través de las redes sociales, la imagen de los pequeños pueblos se difunde por Europa en una original campaña de promoción turística. “Lo que más asombra a los estudiantes es el sentimiento de pertenencia que muestran los habitantes de estas pequeñas localidades, algo que ya no existe en otros lugares de Europa”, señala Valero. “La gastronomía peculiar de cada lugar y los paisajes son otros aspectos del viaje que disfrutan a tope. Una experiencia única que enriquece su visión del mundo”, concluye.

Imagen de uno de los espectáculos protagonizados por jóvenes Erasmus. Imagen cortesía del proyecto La Pequeña Europa

Imagen de uno de los espectáculos protagonizados por jóvenes Erasmus. Imagen cortesía del proyecto Las Pequeñas Europas

 Bel Carrasco

 

 

 

De parejas abiertas y madres pasotas

 

“Todos queremos más, y más, y más, y mucho más”. He ahí el estribillo de una popular canción. ¿Les suena? En esencia, podría ser la letra que ha provocado la crisis. Hablamos, sin duda, de la crisis económica, pero bien pudiera extenderse a la de pareja o a la familiar. Crisis, todas ellas, sustentadas en el posmoderno anhelo de la libertad sin restricción alguna. Queremos dinero, sexo y desprendernos cuanto antes del yugo paterno para gozar sin límites. Pues bien: las consecuencias ahí las tenemos; delante de nuestra hastiada vista.

El irreverente Darío Fo ya lo adelantó en sus obras de hace 30 y 40 años. Dos de ellas, Pareja abierta y La madre pasota, escritas junto a su esposa Franca Rame, se representan estos días en Valencia. La Sala Russafa y Teatre Flumen las acogen, respectivamente, para ofrecer el testimonio satírico de tanta libertad sin cortapisas. Pareja abierta, de la compañía Producciones Imperdibles, está protagonizada por Belén Lario y Javier Castro, y dirigida por José María Roca. La madre pasota, de Uroc Teatro, corre a cargo de Olga Margallo e interpretada por Petra Martínez y Juan Margallo.

“LA PASIÓN TIENE FECHA DE CADUCIDAD”

Pareja abierta es una comedia que nos habla de la rutina matrimonial. Porque, como explica José María Roca, “la pasión tiene fecha de caducidad”. Y no lo toleramos, puesto que siempre “queremos más y más”. De ahí que la pareja “progre” dibujada por Darío Fo y Franca Rame decida abrirse a otras relaciones “con total libertad”. Lo propone el hombre, y la mujer accede a regañadientes. Pero una vez abierta la veda…”Cuando ella se decide, la relación tiembla”, subraya el director de la obra.

Cuando Darío Fo escribió la pieza teatral a principios de los 80, “el hombre se comía el mundo y la mujer empezaba a emanciparse de manera tibia”. De forma que el “progrerío fácil” dictaba ese tipo de pareja abierta al estilo masculino. “El funcionamiento sexual del hombre es más primario”, precisa Roca. El famoso “aquí te pillo, aquí te mato”. Para la mujer, en cambio, el sexo “tiene más recovecos” y lo vive de una manera “menos oscura” que el hombre. Un reciente estudio acerca de la infidelidad así lo demuestra: ellos lo viven con sentido de culpa, mientras ellas le sacan más partido, recobrando el atractivo que les proporciona su aventura.

Es “un problema ancestral”, dice Roca. “Buscamos novedades cuando la pasión desaparece”. Por eso los hombres de 50 años pueden llegar a “comprarse motos grandes que le ponen en valor”, en lugar de ”buscar estímulos dentro de uno mismo”. Lo que adelanta José María Roca, porque así ha sucedido con anterioridad, es que las parejas que vayan a la Sala Russafa (hasta el 20 de enero), “saldrán discutiendo”.

“AHORA NO PUEDES PERMITIRTE SER PASOTA”

Petra Martínez es La madre pasota que hasta el domingo estará en Flumen. Una madre de afiliación progre que se las tendrá que ver con su hijo de extrema izquierda, orillado el padre tradicional. En su afán protector, la madre irá a manifestaciones hippies y terminará por asumir el pasotismo reinante para escarnio de un hijo que se volverá conservador. Un cambio de papeles, muy del gusto de Darío Fo, ahora entre una madre y su hijo. A Petra Martínez esa crisis familiar le lleva a la crisis económica actual.

“Antes los hijos se iban tarde de casa, pero es que ahora también e incluso vuelven”. Es “todo muy raro” por culpa de unos poderes a los que “se les ha ido la mano con la economía”. Petra Martínez protagoniza junto a su marido Juan Margallo el posterior Cosas nuestras de nosotros mismos, en la que ambos actores revisan la puesta en escena teatral de La madre pasota, rindiendo sus propias cuentas profesionales. “Crisis ha habido siempre, pero ahora es muy bestia”, subraya la actriz.

La guerra que esta madre mantiene con su hijo, por atraerle al redil familiar, se queda en nada, visto lo visto. “Quienes manejan todo, piensan que esta crisis económica es la menos mala de las guerras”. Porque Petra Martínez, tanto recorte y tanta subida del IVA, lo ve semejante a un conflicto bélico que arrasa con todo. “Un 50 % de la entrada se lo queda el teatro y el otro 50% es para ti, y de ahí tienes que restar el 21% del IVA, el 10% de autores y lo que te gastas en publicidad”. Por eso el pasotismo de la madre, que en su día describió Darío Fo, resulta actualmente impensable. “Ahora no puedes permitirte ser pasota”.