Al coronavirus le salen 50 creadores críticos

Coronacrisis y cultura: Propuestas de creadores valencianos
Sala Acadèmia de La Nau de la Universitat de València
Universitat 2, València
Hasta el 29 de noviembre
Miércoles 30 de septiembre de 2020

La filósofa Adela Cortina, aludiendo a la sociedad del riesgo de la que hablaba el sociólogo alemán Ulrich Beck, dice que lo que tal peligro nos demuestra “es que los riesgos o se asumen mundialmente o vamos a quedar desarbolados”, añadiendo que “los independentismos y los nacionalismos que cortan los lazos unos con otros son verdaderamente desafortunados”. Cortina es uno de los 50 pensadores a partir de cuyos textos otros tantos creadores valencianos, del ámbito del diseño y la ilustración, han reflexionado gráficamente y de forma crítica en torno a los desafíos que plantea la irrupción de la pandemia por el coronavirus.

A esa visión general del problema mundial causado por la covid-19 y la respuesta a la que nos conmina, la filósofa valenciana ha denominado “hospitalidad cosmopolita”. Una hospitalidad que La Nau de la Universitat de València refleja en la Sala Acadèmia, reuniendo a ese medio centenar de artistas tan bien avenidos como disparmente entregados a la causa crítica de mostrar por dónde chirría esa sociedad del riesgo, ahora expuesta a la letalidad de un virus invisible.

coronavirus
Diseñadores e ilustradores valencianos participantes en la exposición ‘Coronacrisis y cultura’, en una foto de grupo. Imagen cortesía de La Nau.

Marisa Gallén, Premio Nacional de Diseño 2019 y comisaria de la exposición ‘Coronacrisis y cultura: Propuestas de creadores valencianos’, puso el dedo en la llaga cuando señaló que uno de los objetivos de la muestra era “concienciar sobre los desafíos que tenemos como especie”, en estos momentos de incerteza por la pandemia. “Hay que crear una nueva arquitectura política universal, porque la humanidad está amenazada como especie en su totalidad”, añadió.

Gallén insistió en que somos una especie “en peligro de extinción, que lo ha dominado todo y ha destrozado sus condiciones de vida”, para terminar remarcando que el mayor desafío ahora mismo era el de “permanecer vivos”. “Esto no va de la Comunidad Valenciana, de Europa o de África. Va de todos”, resaltó. Por eso Antonio Ariño, vicerrector de Cultura, habló en todo momento de “reinventar la vida, a partir de un hecho existencial que nadie imaginaba, al menos en Occidente”.

Vista de la exposición ‘Coronacrisis y cultura: Propuestas de creadores valencianos’, en la Sala Acadèmia de La Nau. Foto: MAKMA.

La nómina de creadores que críticamente someten esa sociedad del riesgo a debate es tan amplia como ilustre, destacando, por citar algunos, los nombres de Pepe Gimeno, Paula Sanz, Yinsen, Dani Nebot, Xavier Monsalvatge, Iban Ramón, María Herreros, Mariscal, Sandra Figuerola, Boke Bazán, MacDiego, Cento Yuste, Paco Roca, Carla Fuentes, Dídac Ballester, Ana Penyas o Escif. Y entre los pensadores, autores como Maite Larrauri, Richard Sennett, Daniel Innerarity, Edgar Morin, Joan Romero, Jane Goodall, Alicia Puleo, Byung-Chul Han, Juan Luis Arsuaga, Noam Chomsky, Ai Weiwei o la propia Cortina.

Seis ejes temáticos van agrupando por pares las obras y los textos de los respectivos creadores y pensadores: Sociedad y vida; valores y cultura; política; ecología; ciencia y tecnología, y economía. Hay ilustradores como Elías Taño que se las han tenido que ver con textos acalorados como el de Naomi Klein: “Necesitamos estar indignados, muy indignados. Necesitamos inspirarnos por el tipo de movimientos de masas que han derrocado a los gobiernos en momentos de crisis anteriores”. Indignación que, como ya dijera el filósofo Daniel Innerarity en otro contexto (su libro precisamente titulado ‘La política en tiempos de indignación’), hay que tener mucho cuidado con ella porque suele dejarlo todo perdido de lugares comunes.

Detalle de la obra de Lalalimola (Sandra Navarro), en la exposición ‘Coronacrisis y cultura: Propuestas de creadores valencianos.

Innerarity nos recuerda, ahora en el texto incluido en la exposición y del que se hace cargo gráficamente Fase Estudio, que “en medio de la inmaterialidad de la inteligencia artificial, el transhumanismo y temas similares que estábamos estudiando, de repente un modesto virus nos recuerda nuestra condición corporal, nos devuelve al cuerpo, a la finitud, a la vulnerabilidad”. Y añade: “Y otro tipo de aprendizaje que vamos a hacer, bajo mi punto de vista, es que se pone de manifiesto lo poco que somos capaces de protegernos y lo mucho que somos capaces de autoamenazarnos con nuestra movilidad, con nuestra forma de consumo…y el poco esfuerzo que hemos hecho para encontrar unas protecciones equivalentes”.

Carmen Amoraga, directora general de Cultura y Patrimonio, que junto al Ayuntamiento de Valencia colabora en la exposición, aludió a la reflexión que precisamente desde la cultura se hacía con respecto a esa fragilidad humana delatada por la pandemia. Reflexión crítica, porque, como apuntó Ariño, la muestra tiene un “contenido crítico, porque sin crítica no puede haber esperanza”. “Huimos del buenismo”, aseveró.

Obra de Escif en la exposición ‘Coronacrisis y cultura: Propuestas de creadores valencianos’.

La politóloga Seyla Benhabib, cuyo pensamiento evoca gráficamente Juarez Casanova, se hace eco de la contradicción humana, sin duda objeto del arte allí donde éste se interroga más allá del corsé ideológico, poniendo el énfasis en la tensión entre la interconexión y la separación: “De repente, el mundo parece haberse hecho más pequeño, porque el virus está en todas partes; al mismo tiempo, todos estamos más separados, en la cuarentena de nuestros espacios privados”.

Los 50 creadores valencianos, utilizando estilos diferentes ya sea desde el diseño o la ilustración, hurgan en esa contradicción humana, a veces de una forma poética y en otras de una manera más palmaria, por aquello de servirse de las recurrentes mascarillas con resultados variopintos. Los hay más textuales, abstractos y figurativos, líricos o directamente políticos, humorísticos o más serios, pero en todo caso, plenos de una inventiva y cualidad artística sin duda proclives a contagiar sanamente ese mundo que se quiere hospitalario y que, en ocasiones, deviene agreste, cuando no insulsamente mágico.

“A la ciencia ahora de pronto se le atribuyen las cualidades de la religión, incluyendo la inmortalidad. Es decir, vamos a tener energía limpia, de todo, gratis, y además vamos a ser inmortales. ¿Y quién lo va a hacer? “La ciencia”. Eso es pensamiento mágico”, señala el paleontólogo Juan Luis Arsuaga, al que Dídac replica gráficamente. Esa mezcla de discursos acogedores, en contraposición con esos otros más ásperos e inclementes, junto a ilustraciones igualmente amables u optimistas, enfrentadas a otras de mayor carga explosiva, dibuja el perfil poliédrico de una exposición que hasta el 29 de noviembre acoge La Nau.

Y como el debate “sigue abierto”, subrayó Gallén, no parece descabellado pensar en su itinerancia. “Hay algunas universidades interesadas”, reconoció Ariño, como por ejemplo la de Castilla La Mancha, algunos de cuyos responsables vendrán a verla. “Pueden incorporar artistas de su territorio para que siga creciendo. El efecto de bola de nieve”, apostilló Ariño. Creatividad a raudales para combatir lo real de un virus que está provocando fértiles reflexiones, no exentas de estériles discusiones.

Vista de la exposición ‘Coronacrisis y cultura: Propuestas de creadores valencianos’. Imagen cortesía de La Nau.

Salva Torres

Cuando el cartel diseña la idiosincrasia del territorio

‘Prohibit Fixar Cartells. REA. Cartells valencinas 2000_2020’, de VV.AA.
Comisarios: Boke Bazán y MacDiego
Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana y Asociación de Diseñadores de la Comunitat Valenciana (ADCV)
Sala Carlos-Pérez
Centre del Carme Cultura Contemporània (CCCC)
Museo 2, València
Hasta el 8 de noviembre
Viernes 11 de septiembre de 2020

Asevera el laureado diseñador José María Cruz Novillo (Premio Nacional de Diseño 1997) que “si el arte es un viaje de ida, el diseño es un viaje de vuelta”; un trayecto de vínculos y reciprocidades que, entre otras resoluciones y formatos, erige al cartel en una extremidad compositva determinante por las razones morfológicas y semánticas que configuran su naturaleza creativa.

Y así parece corroborarse en la muestra colectiva ‘Prohibit Fixar Cartells. REA. Cartells valencians 2000_2020‘, una exposición que procura una ubérrima travesía “por el mapa territorial” de la Comunidad Valenciana durante las últimas dos décadas –al calor inmediato de la designación de València como Capital Mundial del Diseño 2022–, mediante “600 carteles de 365 autoras y autores de las diferentes generaciones, en un comienzo de siglo en el que la creativadad valenciana goza del mayor prestigio”, tal y como se rubrica en el texto curatorial, comandado por los artistas Boke Bazán y MacDiego.

Una exhibición antológica –que acoge la Sala Carlos-Pérez del Centre del Carme Cultura Contemporània (CCCC), hasta el 8 de noviembre– organizada por el Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana y la Asociación de Diseñadores de la Comunitat Valenciana (ADCV), que se “entronca con la tradición del cartelismo valenciano”, afirma Bazán, cuyo propósito, “más allá de buscar únicamente la excelencia tipográfica o estilística, lo que pretende es trazar una panorámica”, a modo de sinopsis, de cuantas singularidades han venido a definir, a través de este soporte, la idiosincrasia estética de las instituciones públicas y del tejido empresarial privado –dos figuras imprescindibles para el devenir profesional del diseño, en tanto que “esto no pasa si no hay un cliente que haga el encargo. Entidades públicas y empresas que confían en la cultura y en la creatividad y que, precisamente, permiten que todo esto suceda”–.

Una evolución, semántica y cualitativa, que ramifica su influjo, además, por el vasto entorno del espacio público, en tanto que «la sociedad también demanda una mayor calidad en el paisaje gráfico urbano, y eso nos hace mejores como sociedad», reflexiona María Lapiedra, directora de comunicación de Valencia Capital Munidal del Diseño 2022.

Así mismo, rememora MacDiego, no sin cierta mordacidad, que “la historia del cartel valenciano, hasta los años setenta y ochenta, era una, y cuando el señor Mackintosh entró en nuestra casas pasaron cosas que afectaron al modo de trabajar”. Por ello, en la presente exposición “se pueden ver”, igualmente, “pequeñas diferencias entre lo que pasaba hace veinte años y lo que pasa ahora”.

Detalle compositivo de una de las salas que acoge ‘Prohibit Fixar Cartells. REA. Cartells valencinas 2000_2020’. Foto: Jose Ramón Alarcón.

Y tales disimilitudes asientan buena parte de sus raíces tanto en la transformación de la gestión política como en la «implantación de un tipo de contratación a nivel profesional conseguido en los últimos años», matiza Ángel Martínez, presidente de la ADCV, para quien este factor ha devenido en un «aumento de la calidad del diseño gráfico y general que se ve reflejado en la exposición».

Un progreso que transita, a la par, por el devenir tecnológico, cuyo desarrollo afecta y modifica el curso del cartelismo en su extremidad última y representativa, en tanto que el cartel se encuentra “en un momento de cambio genético”, refiere Bazán, ya que, aún cuando “es objeto de exposiciones y acaba siendo objeto de coleccionismo”, en los últimos años “se está despojando del papel a causa de los medios digitales”.

En ese sentido, recuerda el artista y comisario, “ya trabajamos y diseñamos en digital, movemos en digital y presentamos y reproducimos en digital; no únicamente por los medios y redes sociales, sino porque los propios mupis y otros espacios de representación ya lo son”.

El diseñador subraya, de igual modo, la existencia y disponibilidad de “carteles que tienen movimiento (representados en la exposición a través de un monitor), incluso con sonido”, cuestión que le conduce a sugerir una ineludible interrogante: “¿Podemos seguir llamándole cartel a esto?”.

Cartel
Detalle de dos carteles pertenecientes a la exposición ‘Prohibit Fixar Cartells. REA. Cartells valencinas 2000_2020’. Foto: Jose Ramón Alarcón.

Jose Ramón Alarcón

Identidad, lustros y memoria. 20 años de La Nau

#MAKMAOpinión | MAKMA ISSUE #02
Jose Ramón Alarcón | Identidad, lustros y memoria. 20 años de La Nau
MAKMA, Revista de Artes Visuales y Cultura Contemporánea, 2019
Sábado 15 de agosto de 2020

Tomando como lema referente “Razón crítica, cultura científica”, en tanto que norte hacia el que orientar la materialización de sus fundamentos constitutivos, “de origen ciudadano no vinculado al poder religioso ni real”, la Universidat de València y el Centre Cultural La Nau transitan durante 2019 portando consigo la singular efeméride de su respectiva gestación.

Si la UV conmemora sus 520 años de historia, desde que, en 1499, Els Jurats, o representantes de la ciudad, redactaron los estatutos primigenios de la nueva institución –siendo inaugurada en 1500 y atesorando, definitivamente, el rango de universidad entre 1501 y 1502, previa bula papal y privilegio real–, La Nau, amén de sede institucional del Rectorado y del Vicerrectorado de Cultura y Deporte –que comandan, en la actualidad, María Vicenta Mestre y Antonio Ariño, respectivamente–, cumple su vigésimo aniversario como espacio y centro cultural, tras las remodelaciones implementadas en 1999.

La Nau,
Páginas iniciales del artículo publicado en MAKMA ISSUE #02.

Dos décadas que han permitido al Centre Cultural La Nau erigirse en ineludible referencia académica, argumental, didáctica y expositiva de la ciudad, acogiendo y desarrollando un henchido cronograma de contenidos emparentados con las artes visuales, literarias, musicales, escénicas y cinematográficas, emprendidos desde la propia universidad o acogiendo iniciativas y proyectos de otras instituciones con las que mantiene una fértil relación –como el Ayuntamiento de València, el Instituto Valenciano de la Música o el Liceu de Barcelona, entre otras–, asociaciones –Capella de Ministrers, Victoria Musicae, la Sociedad Filarmónica de València, la Societat Coral El Micalet o el Cor de Cambra Lluís Vich, verbigracia–, así como empresas y gestores culturales independientes, que completan, de este modo, su ubérrimo calendario de contenidos.

Y debe ser sobre los vestigios de su devenir histórico y argumental sobre los que proseguir edificando el horizonte de sus propuestas. Por ello, el actual edificio neoclásico de Joaquín Martínez acoge la apertura de la Sala de Vigas, un nuevo espacio expositivo permanente en el ático de La Nau, erigido en Centro de la Memoria Arqueológica y Artística, en el que, además de exhibir una parte inédita de las colecciones de la Universitat de València, mostrar al público visitante ingente material recuperado y procedente de diversas excavaciones acometidas en su claustro de columnatas de orden toscano, así como piezas arqueológicas cedidas por el Ayuntamiento de València.

Un significativo aditamento morfológico que viene a sumarse a las novedades que rubrican y consagran el itinerario de sus cuatro lustros de existencia, partiendo de la identidad gráfica, dinámica y visual –con trazo manual, azules corporativos y magentas–, realizada por el ubicuo diseñador Boke Bazán, con la que afrontar estilísticamente sus “500+20 Anys” de historia.

Portada de MAKMA ISSUE #02, a partir de una de las obras del proyecto ‘Autocines’ (2019), de la fotógrafa Gala Font de Mora.

De este modo, el pasado mes de marzo tres inaguraciones simultáneas incoaban los actos conmemorativos, como fueron ‘Idea. Imagen-Universidad Reloaded’, una instalación interactiva del Laboratorio de Luz de la Universidad Politécnica de València, y ‘Lejos del canon. Veintitrés obras del Museo de Vilafamés’, comisariada por Rosalía Torrent y José Miguel Molines en la Sala Academia –que supone una celebración conjunta del medio siglo de existencia de ambas instituciones–, así como ‘Self made woman’, de la artista Concha Ros, con motivo del Día Internacional de la Mujer.

A ello deben sumarse algunas novedades, de entre las que destacan la creación de una plataforma propia que facilita la visualización online de sus colección cultural y científica (https://colecciones.uv.es), a modo de museo virtual, y la reciente creación del Aula de Còmic de la Universitat de València, dirigida por el profesor de la UV Álvaro Pons Moreno, cuyos contenidos pretenden reflexionar y divulgar el denominado noveno arte, mediante el desarrollo de actividades, encuentros con autores y mesas redondas, en colaboración con la Cátedra de Estudios del Cómic Fundación SM-Universitat de València, y erigiéndose en el segundo espacio universitario del país destinado al cómic.

Igualmente, deben sumarse a las actividades del presente año otras efemérides de relevancia, como la que deviene cardinalmente por parte de Mètode, Revista de Difusió de La Investigació de la UV, y que cobra forma en la muestra ‘Mètode: 100 números de ciencia’; y, sin duda, la colaboración de La Nau en el trigésimo aniversario del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM), cuya exposición ‘Gentes y lugares. Gabriel Cualladó en la colección del IVAM’ (del 3 de octubre al 8 de dicimebre de 2019), comisariada por Álvaro de los Ángeles, se centra en la mirada pausada del fotógrafo oriundo de Massanassa.

‘Dona calidoscòpica’, de Concha Ros. ‘Self made woman’ (Centre Cultural La Nau, 2019).

Jose Ramón Alarcón

MuVIM, tipografía con M de Museo y M de Modernidad

‘Tipografia’m’
Sala de la Torre del MuVIM
Quevedo 10, València
Hasta finales de septiembre de 2020
Jueves 30 de julio de 2020

El MuVIM exhibe en la Sala de la Torre la exposición ‘Tipografia’m’, centrada en el carácter eme, la decimotercera letra del abecedario valenciano y castellano. Partiendo de esta letra, los diseñadores participantes han buscado experimentar gráfica y conceptualmente con la tipografía, utilizando diversidad de técnicas para reivindicar el papel formal de la letra en el diseño y el arte.

En palabras de la diputada Glòria Tello, “aprovechamos la inclusión de la letra M en el acrónimo del MuVIM. M, de Museo, y M de Modernidad, que nos sirven de excusa para iniciar un análisis de formas y conceptos muy interesante. La tipografía es la base de la imprenta y del lenguaje impreso. Un síntoma de modernidad que siempre ha reclamado el esfuerzo y la psicología intuitiva de los mejores comunicadores. Con esta exposición avanzamos el trabajo que hay detrás de cada diseño tipográfico”.

Vista de la exposición ‘Tipografia’m’. Imagen cortesía del MuVIM.

Aislando este carácter eme de su contexto habitual, la palabra, la línea, el párrafo, la página, se pretende alejarlo del dominio de la lingüística y aproximarlo al terreno de lo visual, para intervenir en él como objeto puramente formal. Como afirman las comisarías de la exposición, Begoña Jordá y Nereida Tarazona, todo ello otorgará mayor visibilidad a la labor de tantos diseñadores de tipos que, con su esfuerzo y talento, han proporcionado una idiosincrasia especial y única a cada letra diseñada.

Esta exposición, que reúne un total de 35 obras, está organizada por el Máster en Artes Gráficas de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería del Diseño de la Universitat Politécnica de València. Junto a los diseñadores de este máster participan en ella figuras clave del diseño gráfico valenciano, nacional e internacional como Boke Bazán, Laura Meseguer, Gimeno Gràfic, SUC Estudio, Enrique Casp, Sebastián García Garrido y Diego Vainesman.

El catálogo de la exposición cuenta con un prólogo del experto en comunicación y diseño Joan Costa, autor de casi 50 libros considerados un referente fundamental en el ámbito académico y profesional. Una frase de su texto ha servido de punto de arranque creativo a la diseñadora Begoña Jordá para la configuración del cartel promocional de la muestra. A través de la técnica de transfer se ha construido una imagen tipográfica cuya protagonista es la letra eme, elemento referente de la exposición, y que combina a la perfección con la máxima de Joan Costa: “El homenaje a una sola letra es un homenaje a toda la cultura”.

Desde el año 2016 el Master en Artes Gráficas organiza junto con el MuVIM una exposición anual en torno a la experimentación tipográfica (‘Caixa alta, caixa baja’, 2016; ‘Letramoforsis’, 2017; ‘Retalls tipogràfics’, 2018; ‘Perdiendo el tipo’, 2019). ‘Tipografia’m’ continúa la estela de todas ellas y presenta una vez más diferentes ejemplos de cómo, al igual que en las primeras vanguardias artísticas, a través del diseño y el arte se puede profundizar en el binomio palabra e imagen que constituyen el carácter tipográfico.

Una joven observa una de las obras de la exposición ‘Tipografia’m’. Imagen cortesía del MuVIM.

Ilustrar las calles ‘Desde mi ventana’

‘Desde mi ventana’
Centre del Carme Cultura Contemporània (CCCC)
16 de abril de 2020

La obligada reclusión doméstica a causa de la COVID-19 ha llevado a los ciudadanos a sumergirse en un mundo paralelo, crear otras rutinas e inventar pequeños alicientes diarios que mitiguen la claustrofobia, como salir al balcón para aplaudir a los nuevos héroes. Los balcones, “los ojos de las casas”, como los llamaba Ramón Gómez de la Serna, han adquirido un papel protagonista en la cotidianeidad. Pequeñas plataformas desde las que lanzar y recibir mensajes creando vínculos e interacciones que refuerzan nuestra identidad social pese al aislamiento.

El balcón como palco, púlpito o podio. El balcón ventana al mundo. Y también como marco de una obra artística. Es la propuesta didáctica del Centre del Carme Cultura Contemporània, ‘Desde mi ventana’ que invita a los ciudadanos, especialmente a las familias con niños, a transformar sus ojos en espacios temporales de arte.

Ilustración de Javier Mariscal. Fotografía cortesía del Centre del Carme Cultura Contemporània (CCCC).

“La comunidad cultural se está volcando con esta situación insólita que nos ha tocado vivir», dice el director del museo, José Luis Pérez Pont. «Trabajamos para permitir que la cultura llegue a los hogares a través de un proyecto online muy especial, el #CCCCenCasa, al que ahora sumamos nuevas colaboraciones desde el ámbito del diseño y la ilustración». Este proyecto, concretamente, es «un homenaje a la forma de trabajar de Carlos Pérez, buscando la interrelación de las artes, a través de un plan educativo e integrador”.

Dentro del programa de educación y mediación, #CCCCHabitantEspais, la propuesta está inspirada en la exposición ‘Viaje a Corfú. Carlos Pérez. El hombre-museo’, un compendio deluniverso personal del pedagogo valenciano, que dignificó diferentes formatos y expresiones artísticas fomentando la entrada en los museos del diseño, la ilustración y las artes escénicas. La idea es reproducir en pequeña escala los Kunsthalle, espacios temporales de arte, de libertad creativa y expresiva, alternativos a los museos, fórmula que interesaba mucho a Pérez.

Decenas de ilustradores, diseñadores, arquitectos y artistas están llenando las redes sociales con sus ingeniosas creaciones, producto de una inspiración espontánea en la que nos abren una ventana a su universo interior. Entre ellos: Juan Berrio, Paco Roca,Iván Solbes, Marta Colomer (Tutticonfetti), Lina Vila, Ortifus, Boke Bazán, Ibán Ramón y ESCIF. Los inconfundibles Garriris de Javier Mariscal trepan por las fachadas y se asoman a las calles vacías, ese exterior que es hoy desierto impasible.

Ilustración de Lina Vila. Fotografía cortesía del Centre del Carme Cultura Contemporània (CCCC).

Desde Madrid llega la propuesta de Aurora Gorrión, artista de collage, y desde Pamplona la ilustración del arquitecto Carlos Pereda. El productor de cine, ganador de un Goya de Animación por ‘Buñuel en el laberinto de las tortugas’, Alex Cervantes, se ha sumado a esta ola, igual que el diseñador editorial, Tomás Gorría, el historietista Calpurnio, la diseñadora gráfica y collagista Lucía Meseguer, el artista Martín Forés y la artista e ilustradora, Mai Hidalgo.

La intención es que los ciudadanos compartan sus iniciativas en las redes sus obras creando un gran tutti frutti artístico, como llamaban popularmente a las exposiciones de Carlos Pérez. Interactuar con el exterior, potenciar la imaginación, experimentar la ventana como espacio de intervención, descubrir el encanto de las acciones temporales y disfrutar de las posibilidades creativas del entorno doméstico son los objetivos de esta propuesta didáctica.

Pensada para motivar la participación de los más pequeños, ‘Desde mi ventana’ propone generar interferencias en la imagen que les llega a través de los cristales, añadiendo aquello que les gustaría ver, eliminando lo que no les gusta, modificando la visión y personalizando esa imagen a su gusto mediante rotuladores, temperas, acuarelas, plastilina o barro.

Al igual que el resto de actividades de educación y mediación incluidas en el programa #CCCCHabitantEspais, esta propuesta puede descargarse en la web del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana www.consorcimuseus.gva.es y seguir su evolución a través de las redes @centredelcarme.

Ilustración de Juan Berrio. Fotografía cortesía del Centre del Carme Cultura Contemporània (CCCC).

Bel Carrasco

Derechos humanos en viñetas

Creadores valencianos por los derechos humanos
70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos
Centre Cultural La Nau
C / Universitat, 2. València
Hasta el 24 de febrero de 2019

El 10 de diciembre de 1948 la Asamblea General de Naciones Unidas publicó en París la Declaración Universal de los Derechos Humanos, como un ideal común para todos los pueblos y naciones. Se apelaba así a un sentido de responsabilidad y de compromiso para establecer un hito histórico trascendental en la construcción y el reconocimiento del valor singular de cada vida humana. Un proceso que sigue vivo, pues esta Declaración de intenciones es sólo una etapa dentro de un largo camino.

Un texto singular que plasma un ideal de convivencia entre las personas que habitan el planeta tierra. Una relación de 30 artículos que expresan la aspiración a que todas ellas disfruten de una serie de libertades y posibilidades para realizarse plenamente. Han pasado 70 años desde su promulgación y es obvio que muchos de los derechos recogidos pertenecen todavía al terreno de lo utópico. Sin embargo, siguen siendo un desafío, un horizonte que marca el futuro de la humanidad.

Vista de la exposición

Vista de la exposición. Imagen cortesía de La Nau

Con motivo de este 70 aniversario la Universitat de València y Amnistía Internacional Valencia presentan en el Centre Cultural La Nau la exposición ‘Creadores valencianos por los derechos humanos. 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos’, que reúne las imágenes de 30 diseñadores e ilustradores vinculados a la Comunidad Valenciana. Cada uno de los artistas ilustra, desde una visión optimista, los 30 principios recogidos en el documento. Fieles a su estilo y personalidad cada uno utiliza su propio discurso y técnica (fotografía, pintura manual, pintura digital, gráfica de tintas planas, tipografía, etcétera) por lo que el conjunto constituye un mosaico de viñetas que da constancia de viejo proverbio: una imagen vale más que mil palabras.

Mosaico de la exposición. Imagen cortesía de La Nau

Mosaico de la exposición. Imagen cortesía de La Nau

El diseñador Boke Bazán, al frente del taller Nociones Unidas, es el comisario de esta muestra, que reúne una selección de distintas generaciones de ilustradores y diseñadores entre los que se encuentran varios Premios Nacionales. “Cuando Norberto Piqueras, responsable de las exposiciones de La Nau, me propuso el proyecto me enfrenté a la difícil tarea de elegir solo a 30 autores cuando tenemos aquí tantísimo talento. El criterio se basó en que estuvieran representadas las tres provincias, fuera una nómina paritaria y de las diferentes generaciones, desde los creadores ya consagrados de esa primera generación activa actualmente como los Gimeno y Sento o los premios nacionales Nebot y Mariscal, donde también habría estado el gran Paco Bascuñán, que nos dejó hace un tiempo. Una segunda generación, con Calpurnio, Lina Vila o Carmen García, y sucesivas con los también premios nacionales Paco Roca y Pablo Auladell, que junto a otras figuras de su generación como Cristina Durán, Ibán Ramón, Malota, Sento o Dídac Ballester preceden a una promoción joven y muy potente: Lawerta, Clara-Iris, Demano, Riaza, Tamarit, Herreros, Antelo, Cachetejack, Yinsen o Mir”.

Valencia es el común denominador de este colectivo que incluye, tanto a  quienes han nacido y trabajan aquí, como los que han salido fuera y los que han venido de otros sitios a nuestra comunidad. “Fue muy gratificante tener la respuesta afirmativa de los autores a quienes convoqué incluso antes de saber las condiciones”, dice Bazán. “Una causa así es preciosa y es bien sabido que ilustradores y diseñadores estamos históricamente muy comprometidos con los temas sociales”.

Vista de la exposición. Imagen cortesía de La Nau

Vista de la exposición. Imagen cortesía de La Nau

El enfoque de la exposición es justo el contrario a los antecedentes existentes hasta ahora. “Mi propósito no ha sido ilustrar la vulneración de los derechos humanos, que desgraciadamente ya vemos todos los días, sino conmemorar y celebrar que esta carta existe”, dice Bazán. “Son 30 artículos que proclaman un texto positivo de reconocimiento de los derechos, por lo tanto celebremos que hay un derecho que asiste mi libertad de expresión, de asociarme, de igualdad, de casarme con quien quiera… De ahí una exposición con metáforas positivas y muy didáctica, dado que cada ilustración va acompañada de su artículo por lo que además de disfrutar del arte nos ponemos al día de un articulado que a pesar de sus 70 años tienen una importancia y vigencia vital hoy en día”.

La exposición tiene vocación itinerante y ya hay varias salas y citas confirmadas como el Festival Internacional de San Sebastián, y también es muy probable que viaje a otros países de la mano de Amnistía Internacional.

Vista de la exposición. Imagen cortesía de La Nau

Vista de la exposición. Imagen cortesía de La Nau

Bel Carrasco

300 ilustraciones para recuperar Nepal

Ilustraciones por Nepal
Sala Oberta del Centre Cultural La Nau
C / Universitat, 2. Valencia
Del 9 al 12 de septiembre de 2015
Subasta y venta: sábado 12 de septiembre, a las 18.30h

Tras la crisis humanitaria en la que se encuentra el pueblo nepalí tras los graves terremotos sufridos este año y con la intención de contribuir a su recuperación, numerosos ilustradores y artistas gráficos se han volcado desinteresadamente donando sus trabajos para la subasta benéfica que organiza la Associació Professional d’Il·lustradors de València (APIV).

Ilustración de Carlos Ortin. Ilustradores por Nepal. Cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Ilustración de Carlos Ortin. Ilustraciones por Nepal. Cortesía de APIV.

Las cerca de 300 obras originales y reproducciones seriadas, donadas por 105 ilustradores y artistas gráficos de toda España, serán subastadas y puestas a la venta a precios asequibles para todos los bolsillos. Todos los beneficios obtenidos tanto en la subasta como en venta directa serán destinados al fondo de emergencia de Nepal de Oxfam Intermón.

Desde el día 9 de septiembre se podrá visitar la exposición de una selección de obras con la posibilidad de ser adquiridas antes de la subasta. La subasta, que será conducida por los diseñadores MacDiego, Modesto Granados y Boke Bazán, tendrá lugar el día 12 de septiembre a las 18.30h en el Aula Magna del Centre Cultural La Nau de la Universitat de València. Con las obras que no sean adquiridas se celebrará una segunda subasta online en el portal digital eBay del 16 al 22 de septiembre de 2015.

Entre los ilustradores participantes aparece representada una amplia variedad de estilos y técnicas, con nombres como los de Paco Roca, Isidro Ferrer, Cristina Durán, Carlos Ortin, Enrique Flores o Pablo Auladell, entre otros.

Ilustración de Pablo Auladell en 'Ilustradores por Nepal'. Cortesía de APIV.

Ilustración de Pablo Auladell en ‘Ilustraciones por Nepal’. Cortesía de APIV.

Ilustraciones de Cristina Durán en 'Ilustraciones por Nepal'. Cortesía de APIV.

Ilustraciones de Cristina Durán en ‘Ilustraciones por Nepal’. Cortesía de APIV.

Ilustración de Isidro Ferrer.

Ilustración de Isidro Ferrer. Ilustraciones por Nepal. Cortesía de APIV.

Concurso Cartel 51a Fira del Llibre de València

Convocatoria Concurso Cartel 51a Fira del Llibre de València
Abierta la convocatoria para el cartel de la 51a Fira del Llibre de València
Hasta el 15 de Octubre de 2015

Celebrado ininterrumpidamente desde el 2007, la Associació Professional d’Il.lustradors de València-APIV y el Gremi de Llibrers de València convocan el concurso para elegir el cartel oficial de la 51a Fira del Llibre de València 2016.

Convocatoria Concurso Cartell Fira del llibre de València 2015. Cortesía de Fira del Llibre.

Convocatoria Concurso Cartell Fira del llibre de València 2016. Cortesía de Fira del Llibre.

Ediciones anteriores han contado con ilustradores de la talla de Luis Demano, Paco Giménez, Marta Antelo, Raquel Catalina, Boke Bazán, César Barceló, Elías Taño, Marta Chaves o Mar Hernández “Malota”, encargados de diseñar la imagen gráfica del evento anual más importante para el mundo del libro en los Jardines de Viveros de Valencia.

Mar Hernández "Malota". Cartel ganador del Concurso Cartel 50ª Fira del Llibre València. 2014. Cortesía de Fira del Llibre.

Mar Hernández «Malota». Cartel ganador del Concurso Cartel 50ª Fira del Llibre València. 2015. Cortesía de Fira del Llibre.

El premio de esta edición estará dotado con 2500€, pudiendo ser candidatos todos aquellos ilustradores e ilustradoras sin límite de edad, asociados a la Asociació Professional d’Il lustradors de València-APIV y al corriente del pago de sus cosas. Optativamente, podrán presentarse en colaboración con un diseñador gráfico.

El jurado estará formado por dos profesionales del diseño y/o la ilustración siendo uno de ellos miembro de la Junta Directiva de APIV -con voz pero sin voto-, un representante del Gremi de Llibrers de València y un representante de la Fira del Llibre de València. Su fallo tendrá lugar durante la segunda quincena de octubre de 2015 y será inapelable. Llegado el caso, el concurso podrá ser declarado desierto.

Las bases del concurso pueden descargarse en el siguiente enlace: castellano / valencià

Erotismo por todo lo alto de La Rambleta

Art(o) de Sexo. Exposición colectiva
La Rambleta
Bulevar Sur esquina con Avda. Pío IX. Valencia
Hasta el 20 de junio

Alguien dijo que el gran arte, siempre es erotismo disimulado. ¿Nada que ver con la más explícita pornografía? MacDiego, comisario de la exposición Art(o) de Sexo, no lo tiene claro. De hecho, pidió a los cerca de 80 artistas participantes que se dejaran de zarandajas y le enviaran aquello que tenían guardado en sus cajones. Que se soltaran, vamos. Y se soltaron tanto que la muestra ha llegado al casi centenar de obras. La sexta planta de La Rambleta se dará así un hartazgo de imágenes, del 31 de mayo al 20 de junio, para calentar motores de cara al próximo Salón Erótico de Valencia. Se trata, según su comisario, de la “más grande exposición que se ha hecho en España sobre este tema”.

Horacio Silva. Art(o) de sexo. La Rambleta

Horacio Silva. Art(o) de sexo. La Rambleta

Habrá imágenes acordes con la literatura de esta guisa: “Cuando te vi, oh cuerpo en flor desnudo, creí ya verle a Dios en carne viva”. Y otras más similares a ésta: “Quiero morir jodiendo por sorpresa y que me entierren con la picha tiesa”. ¿Erotismo, pornografía? “Poner límites a la imaginación no tiene sentido”. Y MacDiego va mucho más allá: “En el telediario hay más porno del que yo voy a enseñar en La Rambleta”. Y lo que va a enseñar es la obra de un gran número de artistas valencianos que, por una u otra razón, no habían tenido la oportunidad de exhibir piezas de contenido erótico, con más o menos calorías.

Paula Bonet. Art(o) de Sexo. La Rambleta

Paula Bonet. Art(o) de Sexo. La Rambleta

CALENTANDO LA CIUDAD

Horacio Silva, Paula Bonet, Uiso Alemany, Sam, Ana Elena Pena, Paula Sanz, Ortifus, Mavi Escamilla, Santiago Relanzón, Joan Verdú, Alex Francés, Pepe Morea o el propio MacDiego, entre otros, son los encargados de “calentar la ciudad una semana antes del Salón Erótico”, previsto del 6 al 9 de junio en el recinto de Feria Valencia. Para ello, la sexta planta de La Rambleta, de 45 metros de largo por 30 de ancho, será totalmente ocupada para que el público se dé la gran comilona implícita en el título Art(o) de Sexo. “Pues sí, porque con tal mogollón de erotismo, la gente va a salir cansada”.

No se trata de una exposición con dibujitos o piezas de pequeño formato, sino una muestra a lo grande y, qué duda cabe, por todo lo alto de esa sexta planta. “Hay obras de metro y medio, como la de Horacio Silva, o de más de dos metros, como la de Uiso, y hasta de tres, como en el caso de Morea”. Fotografías, esculturas, dibujos, pinturas, joyería, ilustración, diseño, video: todo dispuesto para que ese “pueblo valenciano tan calentón” disfrute con tan magnánima exposición. La galería Mr. Pink completará el hartazgo con una muestra del mejor cómic subido de tono: Paco Roca, Rafa Fonteriz, Jordi Bayarri, Sergio Bleda, Manuel Bartual, Adrián Bago, Jorge Parras, Calo, Luis Demano…

ana Elena Pena. Art(o) de Sexo. La Rambleta

ana Elena Pena. Art(o) de Sexo. La Rambleta

PASIONES INCONFESABLES

Desde el más crudo realismo a la abstracción, de lo explícito a lo simplemente sugerido, Art(o) de Sexo da cumplida cuenta de todo el arco del erotismo, ése que Bataille decía unir a la santa y al voluptuoso en sus mismas pasiones inconfesables. No es una vuelta a la naturaleza animal, instintiva, procaz, sino un llamamiento al desorden de los sentidos en el marco del arte. Que Valencia, de tradición imaginativa y calenturienta, como subraya MacDiego, haya tenido que esperar tanto tiempo para semejante cita con el erotismo, es un misterio sin resolver.

Enrique Carrazoni.Art(o) de Sexo. La Rambleta

Enrique Carrazoni.Art(o) de Sexo. La Rambleta

De momento ahí están esas cruces gamadas con pintalabios; esas alusiones de explícita sexualidad a la Fórmula 1 valenciana; ese berlanguiano zapato de tacón y su correspondiente látigo, o la singular tomatina púbica. El erotismo está para eso: para confrontarnos con las más grandes alturas y las más bajas pasiones; con lo más sagrado y lo más profano. ¿Provocación? Toda. Evocación, también. Porque para estar Art(o) de Sexo hace falta poner a prueba los límites de la razón. ¿Miedo al escándalo? “Yo esos problemas no tengo”, remacha MacDiego. Ni los 80 artistas que, sin disimulo alguno, muestran su arte en la sexta planta de La Rambleta.

David Vivó. Art(o) de Sexo. La Rambleta

David Vivó. Art(o) de Sexo. La Rambleta

Salva Torres