Manu Blázquez gana el premio DKV Seguros / MAKMA

D759 in B minor de Manu Blázquez
Premio DKV Seguros/MAKMA 2018

Concluyó la resolución del Premio de Dibujo DKV Seguros – MAKMA reconociendo como ganadora la obra D759 in B minor de Manu Blázquez. El objetivo de esta convocatoria es premiar a un proyecto expositivo inédito inspirado en un relato para todos los públicos, utilizando el dibujo contemporáneo, además de fomentar la producción y difusión de artistas emergentes.

D759 in B minor toma como referencia la Sinfonía Inacabada de Schubert, una obra romanticista que, como su nombre indica, no fue terminada debido a la muerte del compositor. La suposición de que no estuviera acabada se debe a que solo se compone de dos movimientos, cuando lo normal era que las sinfonías constaran de cuatro, aunque en este caso no se encuentra evidencia de que Schubert tuviera en mente otros dos movimientos.

Detalle de la obra D759 in B minor de Manu Blázquez ganadora del premio DKV Seguros Makma

Detalle de la obra D759 in B minor de Manu Blázquez ganadora del premio DKV Seguros MAKMA.

Blázquez, a partir de este proyecto, da un estado físico a la sinfonía austriaca. Las notas musicales y pentagramas quedan transformados en rectángulos negros que le dan a la obra un aire minimalista, pero sobre todo abstracto. La sucesión de estos rectángulos, a primera vista, podría parecer que no guardan un sentido, pero si se observa con detenimiento puede vislumbrarse un procedimiento a la hora de posicionarnos. El artista parte de la propia definición de la palabra “nota”, en concreto a partir de estas acepciones: Acción y efecto de notar, escritura musical y sistema de signos convencionales que adopta para expresar conceptos matemáticos, físicos, químicos, etc.

La notación es la clave que da forma y sentido a esta obra, en este caso, una notación científica que se une con la música. Las notas son traducidas como números y los números van siendo colocados en orden, quedando en ocasiones separados entre sí dando una forma final que podría recordar a la notación que encontramos en un organillo o una pianola, aunque no se busque ese fin. En la obra de Blázquez se recogen un total de 14 grupos de instrumentos. Este tipo de notación tiene como fin romper visual y estéticamente con el lenguaje gráfico establecido.

Detalle de la obra D759 in B minor de Manu Blázquez ganadora del premio DKV Seguros / MAKMA

Detalle de la obra D759 in B minor de Manu Blázquez ganadora del premio DKV Seguros / MAKMA

El proyecto nació producto de una Beca de producción y estancia concedida por Kulturkontakt Austria en Viena, y será presentado en el MUVIM tras serle concedido el  premio DKV Seguros – MAKMA entre los meses de diciembre (2018) y febrero (2019).

Manu Blázquez (Valencia, España-1978) que desde sus inicios se ha interesado por el dibujo técnico y el grafiti, cursó estudios en la Universitat Jaume I de Castellón. Más tarde se trasladará a Italia donde estudiará en la Academia de Bellas Artes de Bolonia donde se diploma con la tesis Comunicazione e riproducibilità . Actualmente reside en Valencia.

Detalle de la obra D759 in B minor de Manu Blázquez

Detalle de la obra D759 in B minor de Manu Blázquez ganadora del premio DKV Seguros / MAKMA.

José Antonio López

La Cabina programa un viaje insólito con ‘Junun’

Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia – La Cabina
Inauguración: Sala Auditori del Palau de les Arts
Jueves 3 de noviembre, a las 20.30h
Del 3 al 13 de noviembre de 2016

La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia, organizado por el Aula de Cinema de la Universitat de València, CulturArts y Conselleria de Cultura a través de la Dirección General, encara su novena edición con una gran gala de inauguración que se celebrará el jueves 3 de noviembre a las 20.30h en la Sala Auditori del Palau de les Arts Reina Sofía. Este año son varios los platos fuertes que conforman la programación que, durante 11 días, inundará la ciudad del mejor cine de entre 30 y 60 minutos. Entre ellos está el mediometraje que formará parte de Sección Amalgama, ‘Junun’, documental del director Paul Thomas Anderson (‘Boogie Nights’, ‘Magnolia’, ‘Pozos de ambición’) y protagonizado por el guitarrista de la mítica banda Radiohead, Jonny Greenwood.

Cartel de 'Junun', de Paul Thomas Anderson. Imagen cortesía de La Cabina.

Cartel de ‘Junun’, de Paul Thomas Anderson. Imagen cortesía de La Cabina.

El Festival crece año tras año, prueba de ello es la gran cantidad de películas recibidas, más de 380, de las cuales se han seleccionado 25 de 13 nacionalidades diferentes (Francia, Austria, Macedonia, España, Polonia, Finlandia, Chile, Alemania, Georgia, Rusia, Grecia, Estados Unidos y Bélgica) para la Sección Oficial. Los miembros del jurado, formado por profesionales del mundo del cine y los medios de comunicación, decidirán los premios de las diferentes categorías: Mejor mediometraje, director, guión, actor, actriz, fotografía y música.

La temática, como viene siendo una característica del Festival, es muy variada, pero cabe destacar el tratamiento de diversos temas sociales en películas como ‘Haramiste’ (la confrontación del deseo y las costumbres), ‘San Cristóbal’ (la marginación de la homosexualidad) o ‘El día de la abuela’ (la vejez y la soledad). Pero tampoco se olvida la comedia como en ‘Clitopraxis’, ‘El secuestrador de perros’ o ‘La balada de Ella Plummhof’, entre otras.

Fotograma de 'El funeral'. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘El funeral’. Imagen cortesía de La Cabina.

Algunos de los mediometrajes de Sección Oficial han pasado por festivales internacionales y han conseguido diversos galardones, lo que da muestra de la calidad de las películas seleccionadas en La Cabina. Ejemplo de ello, entre otros, son los filmes ‘La Gruta’, ganadora del Premio de Prensa y Mención Especial del Jurado del Festival de Clermont-Ferrand 2016; ‘Limbo’, seleccionada en la Semana de la Crítica de Cannes; ‘El secuestrador de perros’, premio Mejor Guión en el Rhode Island International Film Festival 2016; ‘Storm Cells’, Mención Especial en el Festival Internacional de Cine de Huesca 2016; ‘San Cristóbal’, Premio Teddy en la Berlinale 2015; ‘El día de la abuela’, Premio del Público en el Festival Internacional de Cine de Varsovia 2015; o ‘El Funeral’, Segundo Premio del Público del Festival de Clermont-Ferrand 2016.

Desde la pasada edición, se añadió a La Cabina la Sección Amalgama, consagrada a películas de no-ficción y otros lenguajes: documental creativo, cine experimental, video-arte, videoclip… En esta ocasión, son 10 los mediometrajes que forman parte de esta sección que será inaugurada el día 4 de noviembre en el Aula Magna del Centre Cultural La Nau, por el film ‘Junun’, del director estadounidense nominado a varios Oscar, Paul Thomas Anderson. ‘Junun’ narra el viaje a Rajastán del músico Jonny Greenwood, guitarrista de Radiohead, donde ensaya y graba un disco con un grupo de músicos indios. Es un viaje musical insólito por el que Greenwood nos guía a través de músicas vivas y enérgicas.

Fotograma de 'Junun', de Paul Thomas Anderson. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘Junun’, de Paul Thomas Anderson. Imagen cortesía de La Cabina.

“Muchos políticos ponen su ego sobre el bien común”

Elia Barceló, Premio de Narrativa de la Crítica Literaria Valenciana
La Maga y otros cuentos crueles
Editorial Cazador de ratas

Elia Barceló nació en Elda (Alicante) en una casa llena de libros, creció rodeada de ellos, devorándolos. Su destino estaba escrito; maquinar historias. Una colección de 14 de sus relatos, ‘La Maga y otros cuentos crueles’ (Cazador de ratas) se alzó con el Premio de Narrativa de la Crítica Literaria Valenciana desbancando por su carácter innovador a la brillante prosa de Manuel Vicent en ‘Desfile de ciervos’.

Residente desde hace 38 años en la bella ciudad alpina de Innsbruck (Austria), considera que este galardón “es una bonita manera de decirme que soy un poco profeta en mi tierra, que lo que escribo interesa y se aprecia”, dice. “Que se trate de un libro de cuentos es un regalo añadido porque me encanta el género que muchos especialistas consideran el más difícil del mundo”.

Cubierta de 'La Maga y otros cuentos crueles', de Elia Barceló.

Cubierta de ‘La Maga y otros cuentos crueles’, de Elia Barceló.

Tras su primer libro de relatos, ‘Sagrada’ (1989) y ‘Futuros peligrosos’, una antología de ciencia ficción prospectiva, ‘La Maga y otros cuentos crueles’ reúne 14 historias escritas en distintas épocas  cuyo denominador común es cierto punto de crueldad. “Cuando los reuní para publicarlos, cada uno me traía recuerdos de cómo se me ocurrió, de qué estaba haciendo por entonces, de qué edad tenían mis hijos. Por eso decidí añadir un comentario al final explicando a los lectores algo sobre el contexto en el que surgió el relato. Me encanta escribir cuentos. Como a mi admirado Julio Cortázar, me encanta sentir ese momento fulgurante en que algo se te ocurre de pronto, se condensa, te sientas a escribir y sale el cuento de un tirón. Con suerte, esférico, como una pompa de jabón que se desprende de ti y adquiere existencia propia”.

Cubierta de 'Las largas sombras', de Elia Barceló.

Cubierta de ‘Las largas sombras’, de Elia Barceló.

Barceló acaba de terminar una novela en la misma línea que sus dos títulos anteriores: ‘Disfraces terribles’ y ‘Las largas sombras’. “Todavía no tiene título y es una historia realista que comienza en Australia y se desarrolla entre Madrid y Rabat. Una historia de secretos ocultos en el pasado que afectan hasta hoy en día a las personas de una familia, que comienza en los años veinte y termina en la actualidad”

La llamada la Dama de los Mil Mundos por su fértil imaginación no cree que el género fantástico sea minoritario ante el interés que despiertan sagas y series como ‘Canción de Hielo y Fuego’, o el entusiasmo que existe hoy en día por las distopías y el terror.  “Creo que cada día hay más lectores que se interesan por el fantástico o que, al menos, no tienen prejuicios a la hora de elegir. Como lectores nos estamos haciendo cada vez más abiertos y flexibles. Por fortuna empezamos a perder esas manías heredadas de la crítica del XIX y de la crítica marxista que consideraban que lo único que tenía valor literario era lo realista, sin darse cuenta de que el realismo también es sólo una técnica, una moda que no siempre es la mejor herramienta para narrar lo que uno quiere narrar. Lo que sí es minoritario en España es el público lector”.

Desde su perspectiva austriaca lamenta el declive de la imagen que estas últimas décadas ofrece España. “Parece que vuelve a ser lo que afirmaban los viejos estereotipos. El país de mañana, menos desarrollado, del sur, con su siesta, sus tapas y sus playas. Un lugar al que ir de vacaciones, pero donde nada funciona como debiera, un sitio donde campa la corrupción en los ambientes políticos y nadie paga por sus delitos, donde una gran parte de la población dice en las encuestas que no confía en la justicia. Después de haber visto desde fuera lo que podía ser España y haberme sentido tan orgullosa por ello, me da mucha pena ver cómo todo se va perdiendo y cómo tantos de nuestros políticos ponen su imagen y su ego por encima del bien común”.

Observa con recelo el ascenso de las derechas en su país de adopción, aunque considera que se trata de un fenómeno global en Europa y América (Trump). “En Austria siempre ha habido una cierta tendencia al radicalismo de derechas, pero últimamente lo que más influye es que las grandes masas de población inmigrante que viven y trabajan en Austria ya en la segunda o tercera generación son los que más votan a la derecha para impedir que el país se abra a los nuevos inmigrantes. Temen que haya que repartir entre más personas los beneficios sociales que son abundantes, aunque los impuestos son muy fuertes. También cuentan con los votos de los agricultores y de gran parte de la clase obrera que ya no se siente representada por los socialistas, y de las capas sociales de educación más baja. Además, hace unos años se rebajó la edad del voto a los 16 y muchísimos chavales ignorantes votan a Hofer porque es más joven. Menos mal que por fin ganó Van der Bellen”.

Elia Barceló.

Elia Barceló. Imagen cortesía de la autora.

Bel Carrasco

Radio Days y sus vitaminas italianas por España

Radio Days
+ Juan Pablo Mazzola (Baby Scream)
30 de abril del 2016
Loco Club c/ Erudito Orellana nº 12 Valencia

Radio Days 1

Darío Persi, Mattia Baretta y Paco Orsi

Entre el 29 de abril y el 14 de mayo del presente año los italianos de Radio Days tienen previsto recorrer España con un montón de conciertos, en total dieciocho citas que incluyen Barcelona, Valencia, Orihuela (Alicante), Almería, Granada, Estepota (Malaga), Almansa (Albacete), Madrid, Toledo, Guadalajara, Urretxu (Guipúzcoa), Zaragoza, Bilbao, León, Oviedo, Alcalá de Henares (Madrid) y Castellón.

Cartel gira Radio Days

Gira Radio Days

Se trata de una grandísima oportunidad de ver en directo a una de las mejores bandas de powerpop que circulan actualmente en el panorama internacional.

Hacemos un poquillo de historia. Los de Milán comenzaron en el 2008 con el Ep de seis canciones “Midnight cemetry”. Tras la publicación en el 2009 de un single compartido con toda una institución del género como es Paul Collins llegaría “C’est la vie”, el primer larga duración que data del 2010.

Midnight Cemetery Rendezvous

Midnight Cemetery Rendezvous

Paul Collins Beat - Radio Days Split 7

Paul Collins Beat – Radio Days Split 7

Es en el 2013 cuando ve la luz el excelente “Get some action” con el que comenzaron a tener cierta relevancia en toda Europa gracias a los conciertos en Italia, España, Francia, Austria, Alemania, Bélgica, Reino Unido, Suecia, Dinamarca, Hungría o la República Checa y, sobre todo, con la participación en festivales como el Fuengirola Pop Weekend, el Purple Weekend de León y el Internacional Pop Overthrow de Liverpool.

Get Some Action

Get Some Action

The Rubinoos  Radio Days split

The Rubinoos Radio Days split

Tras otro single compartido, esta vez con The Rubinoos en el 2014, el trío formado por Darío Persi (voces y guitarra) Mattia Baretta (bajo y voces) y Paco Orsi (batería y percusión) han publicado un nuevo trabajo en el 2016 que lleva por título “Back in the day” y que recomiendo encarecidamente. Se trata de un exquisito manual del powerpop más fresco y auténtico, lleno de vitaminas regeneradores y digno heredero de referencias tan interesantes como los Beatles, Raspberries, Paul Collins, Ramones, Plimsouls, The Knack, Rubinoos, Big Star, The Who o Elvis Costello.

Back in the day

Back in the day

baby scream juan pablo mazzola

Juan Pablo Mazzola

Es el momento ideal para ver a Radio Days en directo. Para colmo, dentro del evento previsto en el Loco Club de Valencia, tendrán como telonero al argentino Juan Pablo Mazzola, más conocido por ser impulsor principal de los Baby Scream, un recomendable referente del powerpop más melódico.

JJ Mestre

Los sótanos más oscuros de la sociedad austríaca

En el sótano, de Ulrich Seidl
Sala Berlanga de La Filmoteca de CulturArts
Plaza del Ayuntamiento, 18. Valencia
Viernes 15 de enero, a las 22.30h

La Filmoteca de CulturArts estrena el viernes 15 de enero en la sala Berlanga el documental En el sótano (2014) del cineasta austríaco Ulrich Seidl, uno de los  directores más controvertidos y originales del cine europeo actual.

Fotograma de 'En el sótano', de Ulrich Seidl. Imagen cortesía de La Filmoteca de CulturArts.

Fotograma de ‘En el sótano’, de Ulrich Seidl. Imagen cortesía de La Filmoteca de CulturArts.

Tras la aclamada Import-Export (2007) y la perturbadora trilogía Paraíso (Fe, Amor y Esperanza) de 2012, Ulrich Seidl retorna al campo documental de sus orígenes con una indagación sobre los usos insospechados  que suelen dar los austríacos a los sótanos de sus casas.

Ulrich Seidl vuelve a sumergirse en los aspectos más oscuros de la sociedad austriaca y se aproxima a ciertos temas polémicos como el sadomasoquismo, la pasión por las armas de fuego o la ideología nazi, desde una perspectiva en la que conviven el humor y la ternura con lo sórdido, lo terrorífico y lo grotesco.

La última película de Ulrich Seidl se estrena en Valencia en la Filmoteca de CulturArts,  tras exhibirse en certámenes como la Mostra de Venecia, el Festival Europeo de Sevilla o el Festival Internacional de Cinema d´Autor de Barcelona.

Fotograma de 'En el sótano', de Ulrich Seidl. Imagen cortesía de La Filmoteca de CulturArts.

Fotograma de ‘En el sótano’, de Ulrich Seidl. Imagen cortesía de La Filmoteca de CulturArts.

Cartel de la película 'En el sótano', de Ulrich Seidl. Imagen cortesía de La Filmoteca de CulturArts.

Cartel de la película ‘En el sótano’, de Ulrich Seidl. Imagen cortesía de La Filmoteca de CulturArts.

 

 

 

“Los bancos deben servir al bien común”

Dinero. De fin a medio, de Christian Felber
Presentación del libro en el Hotel SH Valencia Palace
Organizado por Club de Encuentro Manuel Broseta
Lunes 6 de octubre, 2014

¿Los bancos deben de estar orientados al bien común o a la maximización de beneficios? Esta es una de las múltiples interrogantes que abordó Christian Felber, impulsor de la Economía del Bien Común, en su conferencia pronunciada en el salón Mallorca del Hotel SH Valencia Palace organizada por el Club de Encuentro Manuel Broseta. Por si cabía alguna duda, Felber se inclinó por la primera opción, ya que todos sus planteamientos giraron en torno a la recuperación de la economía en favor del ciudadano soberano, actualmente devaluado por la supremacía del sistema financiero o gran casino global.

Christian Felber durante la presentación de su libro 'Dinero. De fin a medio' en el Club de Encuentro Manuel Broseta, en el Hotel SH Valencia Palace. Imagen extraída de la web Club Encuentro Manuel Broseta.

Christian Felber durante la presentación de su libro ‘Dinero. De fin a medio’ en el Club de Encuentro Manuel Broseta, en el Hotel SH Valencia Palace. Imagen extraída de la web Club Encuentro Manuel Broseta.

De hecho, Felber, que venía a Valencia a presentar su último libro ‘Dinero. De fin a medio’, tachó de eufemismo la denominación de ‘mercados financieros libres’, “porque no producen libertad, sino que la destruyen”. Y en esto fue tajante, al afirmar que estamos en manos de una élites financieras que “tienen menos nivel ético que la media de los ciudadanos”.

Francisco Álvarez, presidente de  Ética Family Office, se encargó de presentar a Felber como alguien con quien comparte y defiende “un modelo económico con rostro humano”. Modelo que pasa por la implicación de ese ciudadano soberano al que se refirió el conferenciante, ya que suya es la responsabilidad del cambio de modelo. Y, a este respecto, Álvarez citó a Einstein: “El mundo no será destruido por los que hacen el mal, sino por los que les miran sin hacer nada”. Y agregó: “Con lo que Christian ha escrito, tenemos herramientas para que podamos hacer algo”.

Felber, al poco de comenzar, aludió a Valencia como “puerto de entrada de la economía del bien común en España”. Y enseguida se adentró a desmenuzar las claves del actual modelo económico causante de la crisis que nos azota desde hace ya siete años. “Ahora mismo estamos midiendo el éxito económico en todos los niveles de la economía con indicadores monetarios, desde la inversión, la empresa o la economía nacional”. “El dinero es el objetivo”, añadió. Y propuso, en este sentido, “relevar el PIB” que mide el éxito de un país, por el PBC o “Producto del Bien Común”.

Ejemplares del último libro de Christian Felber 'Dinero. De fin a medio'. Imagen extraída de la web Club de Encuentro Manuel Broseta.

Ejemplares del último libro de Christian Felber ‘Dinero. De fin a medio’. Imagen extraída de la web Club de Encuentro Manuel Broseta.

Felber, apoyándose en Aristóteles, explicó que existían dos formas de entender la economía, “una sana y natural y otra enferma y antinatural”. La primera, puramente económica, se caracterizaría por utilizar el dinero como un medio para obtener un fin, que es el bien común. La otra, crematística, por seguir la terminología aristotélica, aspira al beneficio monetario como objetivo supremo de la economía.

Para Christian Felber, el sistema monetario actual presenta una “disfunción”, que vulnera el más elemental principio democrático de estar al servicio del ciudadano (Felber utilizó el concepto más abstracto de pueblo). “El sistema no está al servicio de todos y mucho menos del bien común”, destacó.

Las ideas que Felber propone en su libro ‘Dinero. De fin a medio’ van desde el dinero como bien público, a la emisión de dinero por un banco central democrático (y no el actual que “compra activos tóxicos de los bancos”), la regulación ética del crédito o el resurgimiento de una antigua propuesta de John Maynard Keynes sobre una cooperación monetaria internacional.

Christian Felber. Imagen extraída de la portada del libro 'Salvemos el euro'.

Christian Felber. Imagen extraída de la portada del libro ‘Salvemos el euro’.

Salva Torres

Ciencia, manipulación, arte: ¿amores distintos?

Artists as Catalysts. Arte y Tecnología: puente de creación
Alhóndiga Bilbao
Plaza Arriquibar, 4. Bilbao
Hasta el 8 de septiembre

Tendemos a mezclarlo todo. Y no deberíamos. Apelando al espíritu científico, que subyace en el núcleo de la exposición Artists as Catalysts, no es lo mismo verdad científica que verdad artística y, por supuesto, nada que ver con la certeza ideológica. Mediante la primera, logramos salvaguardar del caos una parte de la realidad tras ímprobos esfuerzos investigadores. Mediante la segunda, accedemos a lo real de la experiencia humana, y en el mejor de los casos a afrontarlo, siguiendo el trayecto simbólico que nos proponen las obras artísticas. La certeza ideológica, últimamente parasitándolo casi todo, consiste precisamente en todo lo contrario: en vivir de espaldas a lo real que nos zahiere, mediante discursos reconfortantes, imaginarios y, en esencia, fácilmente explicativos de todo.

Imagen de la exposición Desire of Codes, de Seiko Mimaki. Imagen cortesía de Alhóndiga Bilbao

Imagen de la exposición Desire of Codes, de Seiko Mimaki. Imagen cortesía de Alhóndiga Bilbao

La exposición Artists as Catalysts, que estos días se puede contemplar en Alhóndiga Bilbao, en colaboración con Ars Electronica Center de Linz (Austria), mezcla esos tres registros mediante 12 obras de procedencia internacional. Artistas del País Vasco (Josu Rekalde, Mikel Arce y Enrike Hurtado), de Japón (Seiko Mikami), de Italia (Paolo Cirio y Alessandro Ludovico), de Estados Unidos (Eric Paulos, Golan Levin y Shawn Sims), de Islandia (Finnbogi Pétursson), de Holanda (Daan Van den Berg), de Austria (Manu Luksch), de Australia (Matthew Gardiner), de Reino Unido (Cesar Harada), de Nueva Zelanda (Julian Oliver) y de Rusia (Danja Vasiliev), muestran sus piezas bajo el denominador común del subtítulo de la exposición: Arte y tecnología, puente de creación.
En algunos casos, la ciencia se convierte en protagonista casi fundamental. Como en la pieza de Harada, donde el robot Protei, con forma de barco velero, cumple con la función de limpiar los océanos usando la fuerza del viento. Energy Parasites, de Paulos, aunque cuestiona el concepto de propiedad de energía, muestra objetos hechos a mano y diseñados para almacenar pequeños bits de energía. La ciencia interactiva corre a cargo de la japonesa Seiko Mikami con su Desire of Codes: su instalación consta de una pared cubierta de pequeños ojos o cámaras de vigilancia que se contonean al aproximarse el espectador; de grandes brazos de robot equipados con cámaras de video y proyectos láser colgados del techo, y de una pantalla redonda a modo de ojos compuestos.

Detalle de la pieza realizada por Josu Rekalde, Mikel Arce y Enrike Hurtado.

Detalle de la pieza realizada por Josu Rekalde, Mikel Arce y Enrike Hurtado. Alhóndiga Bilbao.

Similar captura interactiva muestran las piezas Pensar en silencio, actuar con ruido, de Rekalde, Arce y Hurtado, con su gran pizarra donde escribir impresiones que luego se convertirán en sonido, y Earth, de Pétursson, con su gran recipiente de agua recogiendo la resonancia de las ondas electromagnéticas de la tierra. Light is time Folds are space, de Gardiner, juega con nano elementos sobre una superficie en la pared, que va cambiando de forma a medida que luces en movimiento inciden en ellos. Hablamos de ciencia, pero también de experiencia subjetiva y, por tanto, de arte en la medida en que muchas de esas piezas provocan interrogantes al espectador.
Lo mismo puede suceder con el resto de piezas, más directamente relacionadas con la manipulación, siempre y cuando no se caiga en el apacible discurso del Gran Hermano tecnológico y su corolario en forma de rebeldía hacker. Son los casos de Faceless, de Manu Luksch, en torno a las cámaras de video vigilancia en los espacios públicos; de Face to Facebook, de Cirio y Lucovico, en el que se mezclan perfiles robados de Facebook con un software de reconocimiento facial; de Street Ghosts, de Paolo Cirio, donde se imprimen a tamaño real imágenes sacadas del Google Street’s View; de Newstweek, de Oliver y Vasiliev, que permite manipular noticias leídas por otras personas desde conexiones inalámbricas; de Merrick, de Van den Berg, donde el artista fantasea con la infección de productos de Ikea irrumpiendo en su servidor informático, o de Free Universal Construction Kit, de Levin y Sims, que permite el intercambio de piezas entre diez populares juegos infantiles, reconsiderando así la propiedad intelectual.

Detalle de la obra Desire of Codes, de Seiko Mikami.

Detalle de la obra Desire of Codes, de Seiko Mikami. Alhóndiga Bilbao.

En estas últimas propuestas es fácil caer en la tentación del mensaje explícito: la manipulación implícita en las nuevas tecnologías. En tal caso, el discurso ideológico, sin duda reconfortante, taponará las vías más abiertas a la interrogación y la duda que proponen la ciencia y el arte, ya sea mediante la objetividad investigadora o mediante la experiencia subjetiva artística. Para sacarle todo su jugo a la exposición Artists as Catalysts, lo mejor es atenerse a la explicitud de ese carácter catalizador de los artistas, en tanto provocadores de reacciones contrapuestas.

La artista Seiko Mikami explica en un video su obra Desire of Codes. Alhóndiga Bilbao

La artista Seiko Mikami explica en un video su obra Desire of Codes. Alhóndiga Bilbao

Salva Torres