Nueva normalidad de la vieja Europa

‘El show del nou món’
Escena Erasmus de la Universitat de València
Gira de Las Pequeñas Europas 2020
Sábado 17 de octubre de 2020

El último montaje de Escena Erasmus de la Universitat de València inicia el 17 de octubre la gira de Las Pequeñas Europas 2020 con ‘El show del nou món’, que recorrerá  15 localidades de la Comunidad Valenciana para difundir una visión crítica y mordaz sobre cómo las crisis sanitaria y climática han afectado a la realidad europea. La primera actuación será en Bellreguard y la última, el 13 de diciembre, en Enguera.

“Siempre elegimos temas candentes y este año habíamos pensado en abordar el cambio climático en torno a la figura de Greta Thumberg, pero no podíamos ignorar la pandemia, así que hemos vinculado los dos asuntos”, explica Anna Marí, directora del montaje y miembro de CRIT Companyia de Teatre junto a Josep Valero y Daniel Tormo. “Hablamos de la recuperación tras una crisis dándole otro tono, con una chispa de humor”.

‘El show del nou món’, de Escena Erasmus. Imagen cortesía de CRIT.

El argumento habla del teatro dentro del teatro. Una compañía de cómicos que pretende montar un  espectáculo de variedades sobre la nueva normalidad tras la pandemia se topa con graves problemas debido a la ausencia de dos de sus componentes clave lo que complica la ya de por si caótica organización de los ensayos.

Diez actores y actrices procedentes de distintos países de Europa intervienen en este onceavo montaje de Escena Erasmus. Una pieza “escrita desde el humor y la distancia, como un intento de comprensión del mundo que vivimos y de lo que nos está sucediendo como especie», dice Marí. “Al mismo tiempo pretende ser un homenaje a los cómicos que se dedicaron a alegrar la vida de la gente durante el confinamiento, algo muy necesario también ahora”.

La obra combina lo cómico con la trágico, pues bajo el tono humorístico se percibe la gravedad de los problemas que trata. “Es una puesta en escena muy dinámica que pasa de una emoción a otra como en una montaña rusa. Incluye música y números de baile al estilo canalla y desenfadado de la revista”.

‘El show del nou món’, de Escena Erasmus de la Universitat de València. Imagen cortesía de CRIT.

Los intérpretes se ponen en la piel de distintos animales que representan las especies más amenazadas por el cambio climático como koalas, pinguinos, tortugas y pájaros, muchos pájaros y aves.  Pero no salen a escena caracterizados como tales, sino que visten  simples monos con un detalle alegórico que los identifica.

La gira 2020 se presentó el pasado 8 de octubre en un acto presidido por el diputado de Cultura, Xavier Rius, además de los alcaldes de los municipios receptores, los vicerrectores de la Universitat de València Antonio Ariño y Carles Padilla, y el codirector del proyecto teatral europeo Escena Erasmus Josep Valero.

“El hecho de que la cultura crítica esté viva es, en gran medida, responsabilidad del teatro ambulante”, dijo el vicerrector de Cultura y Deporte de la Universitat de València, Antonio Ariño.

El vicerrector de Internacionalización y Cooperación de la UV, Carles Padilla, destacó los diez  años de recorrido del proyecto Escena Erasmus, “que nació en el seno de la Universitat de València y que en una década la ha traspasado hasta clonarse en otras ciudades del Estado español e incluso en otras universidades europeas.

‘El show del nou món’, de Escena Erasmus. Imagen cortesía de CRIT.

Las Pequeñas Europas es un programa cultural puesto en marcha por Escena Erasmus y el Área de Cultura de la Diputación de Valencia, con el apoyo de la Fundació General de la Universitat de València, para establecer puentes de diálogo entre las realidades locales valencianas y las ciudades europeas. “Nuestras actrices y actores han nacido y han vivido en muchos rincones de Europa y del mundo. Los pueblos que visitaremos también son Europa”, apuntó Josep Valero.

“Queremos que sus habitantes disfruten de un espectáculo de teatro y que se propicie un espacio de encuentro que permita una reflexión sobre qué somos y qué particularidades nos unen a nuestro continente. También pretendemos que nuestros actores conozcan nuestros pueblos y nuestra cultura, y que hablen de ella en sus países”.

El programa arranca el sábado 17 de octubre en Bellreguard (La Safor), con el estreno de ‘El show del nou món’, escrita por el dramaturgo Daniel Tormo, con dirección de Anna Marí. Durante este mes itinerará en Barx (Valldigna-La Safor), día 18, y Villar del Arzobispo (La Serranía), día 31.

En noviembre, irá a Rafelcofer (La Safor), día 8; Tavernes de la Valldigna (Valldigna-La Safor), día 20; Massalfassar (L’Horta Nord), día 21; Gátova (El Camp de Túria), día 22; Algar de Palància (La Baronía-Camp de Morvedre), día 28; y Navarrés (La Canal de Navarrés), día 29. En diciembre, se podrá ver en Faura (El Camp de Morvedre), día 4; Torrebaja (El Rincón de Ademuz), día 5; Quatretonda (La Vall d’Albaida), día 6; València (L’Horta), días 9 y 10; Alfarrasí (La Vall d’Albaida), día 12; y la clausura será en Enguera (La Canal de Navarrés), el día 13.

Europa
‘El show del nou món’, de Escena Erasmus. Imagen cortesía de CRIT.

MAKMA

«El teatro permite mostrar lo que nos falta»

Remando en el mismo barco (y X) | Testimonios de parejas dedicadas a la cultura
Con Anna Marí y Daniel Tormo (fundadores de la Companyia CRIT de Teatre junto a José Valero)
Miércoles 15 de julio de 2020

Cerramos la serie ‘Remando en el mismo barco’, en la que parejas dedicadas a la cultura han analizado los efectos de la COVID-19. Y lo hacemos por todo lo alto, con una pareja que representa la fusión de dos palabras con mayúscula: ‘Amor’ y ‘Teatro’. Son Anna Marí y Daniel Tormo fundadores, junto a José Valero, de la Companyia CRIT de Teatre, en 2009. Les espera una intenso verano, pues estarán en el Festival de Almagro con dos montajes, ‘Espill’ de Jaume Roig y ‘L’increïble assasinat d’ Ausiàs March’, y en agosto estrenan en Sagunt a Escena, ‘La ciudad de escarcha’ basada en la novela ‘Entre visillos’ de Carmen Martín Gaite.

Marí y Tormo llevan 15 años de pareja, aunque «es la primera vez que ‘salimos del armario’ en público como tal», confiesan. «Ocultábamos nuestra relación para evitar que en el trabajo alguien pensara que hablarnos a uno era hacerlo a los dos». Su historia desmiente las teorías sobre lo difícil que es compatibilizar la vida personal con la profesional. «Lo que nos ha acabado de moldear como pareja ha sido justamente trabajar juntos. Porque el trabajo que hacemos no es un trabajo, no es una obligación. Nuestro trabajo es nuestra vida y nuestra pasión, y por tanto compartir esa pasión es maravilloso». Fruto de esa pasión es CRIT, «la criatura que alimentamos y que nos alimenta. La criatura que nos permite vivir en el lugar del mundo que queremos. Es nuestra forma de vida».

Anna Marí y Daniel Tormo en ‘La Ciudad de Escarcha’, basado en la novela ‘Entre Visillos’ de Carmen Martín Gaite. Fotografía de Miguel Lorenzo por cortesía de CRIT.

A Marí y Tormo les encanta que los identifiquen con creadores del Renacimiento por ser polifacéticos, pues combinan la escritura e interpretación con la gestión de su compañía. «Somos versátiles también en los temas e igual nos interesa la literatura que la ciencia. Ahora, por ejemplo empezamos un proyecto con el CSIC.  Sentimos curiosidad y por eso nuestra casa y el local de CRIT parecen una biblioteca, pero también un scriptorium, un laboratorio, una oficina, y por supuesto una cocina y un hogar. Eso es lo que nos gusta, sentir que trabajamos desde un lugar que nos permite saciar y multiplicar nuestra curiosidad. Eso es CRIT».

El teatro es para ellos un espejo envolvente, un artefacto prodigioso que refleja «todas las dimensiones de lo humano». Y esas dimensiones incluyen el arte, la ciencia, las emociones y la trascendencia. «El teatro es el escenario de la vida en formato pequeño y concentrado y, además permite no sólo mostrar lo que hay en la vida que vivimos, sino también lo que nos falta, lo que no se ve, lo que nos gustaría ver, lo que no sabemos, lo que no somos».

Anna Marí y Daniel Tormo. Imagen cortesía del autor.

Dividir  los trabajos en función de lo que mejor hace cada uno es la estrategia que siguen como compañía. «Pero el motor de CRIT son los espacios comunes, no sólo en nuestra pareja, sino también cuando nos reunimos con Valero. En nuestro caso nos encanta escribir juntos. Y para poder hacerlo bien las dos manos deben saber anticiparse y comprenderse. Las dos cabezas han de conocerse tanto que permitan un texto conjunto, y no un popurrí de dos textos. Esa es nuestra fuerza».

La compenetración del equipo hace que en la rutina  aflore a veces un elemento mágico. «Llega un momento en que las ideas se agolpan, y empieza a florecer el proyecto que buscábamos y quizá ni siquiera imaginábamos. No sería posible nada de lo que hemos hecho si alguno de los tres, no sólo de los dos, hubiera ido por otra parte. En gran parte vivimos de serendipias, pero claro, estas no llegan solas, hay que estar siempre buscando».

Anna Marí y Daniel Tormo durante una actuación. Imagen cortesía de CRIT.

Lo que más les inquieta de esta situación es no saber cuándo terminará. «Estamos acostumbrados a las crisis, somos hijos de la de 2008, y hemos aprendido a sobreponernos y amoldarnos. Pero esto es nuevo, y en un sector como el nuestro es especialmente preocupante. El teatro no es teatro si no es en directo y en un espacio compartido. Lo del teatro grabado o emitido por ‘streaming’ está bien para los investigadores, o si estás enfermo o muy lejos de donde se representa, pero no es un sustitutivo. Lo que nos preocupa es el tiempo que durará el miedo de la gente a volver a un patio de butacas».

Pese a la incertidumbre y dificultades están dispuestos a salir de esta crisis,  «aunque tengamos que crear espectáculos para ser representados desde un balcón. Aunque representemos desde un helicóptero o una grúa, seguiremos trabajando por el teatro en directo para continuar con el ritual antiguo que es el encuentro entre actores y público».

Apostar por la cultura como algo esencial, es la asignatura pendiente del Gobierno. «No somos ‘captadores de subvenciones’, sino uno de los bienes que deberían ser más apreciados  como creadores. Eso que ya sabían los mecenas de la antiguedad, y lo saben en países como Francia o Alemania. No somos un sector que necesite inyecciones de dinero, porque somos y hemos sido siempre, además de necesario, un sector rentable. Hace falta ya un estatuto del artista. Y en el caso del teatro, una bajada notable del IVA», concluyen Marí y Tormo.

Anna Marí y Daniel Tormo. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

Las fronteras como convulso circo

El circo de la frontera, de Escena Erasmus
Sala Matilde Salvador
La Nau de la Universitat de València
C / Universitat, 2. Valencia
Días 25, 26 y 27 de mayo, 2016, a las 19.00h

Doce actrices y actores Erasmus escenificarán el drama de los refugiados a través del lenguaje del circo-teatro. Por cuarto año consecutivo, el proyecto teatral europeo Escena Erasmus de la Universitat de València, Premio Carlomagno de la Juventud en 2011 del Parlamento Europeo, ha puesto en marcha ‘Las Pequeñas Europas’, un programa producido entre la Universitat de València y el Área de Cultura de la Diputación de Valencia.

Bajo el título ‘El circo de la frontera’, el nuevo espectáculo de Escena Erasmus pasa un examen a las políticas exteriores de la Unión Europea, lleva al espectador a las fronteras de Europa donde se desdibujan las personas, donde se padece una actividad frenética y una espera incesante.

En la elaboración de este espectáculo han participado siete dramaturgos valencianos de diversas generaciones y estilos: Manuel Molins, Maribel Bayona, Jacobo Pallarés, Guada Sáez, Mertxe Aguilar, Daniel Tormo y Anna Marí. Esta última, además, firma la dirección de escena. Además de los dramaturgos, en el espectáculo han trabajado más de 10 profesionales de las artes escénicas valencianas.

El espectáculo ‘El circo de la frontera’ es el eje principal de ‘Las Pequeñas Europas’, un programa cultural que pretende establecer puentes de diálogo entre las realidades locales valencianas y doce ciudades europeas representadas por los actores. Además del teatro, en los distintos municipios se organizan actividades para potenciar el encuentro intercultural y la reflexión sobre la forma de ser europeos con diferentes colectivos locales.

Este año, el espectáculo visitará 18 localidades valencianas: Valencia, Ademuz, Villar del Arzobispo, Riba-Roja de Túria, Ontinyent, Quart de Poblet, Fontanars dels Alforins, Camporrobles, Alfarp, Macastre, Vallada, Emperador, L’Eliana, Llanera de Ranes, Requena, Polinyà de Xúquer, Cofrents y Ròtova.

Además, el espectáculo ‘El circo de la frontera’ formará parte del programa oficial del Festival de Artes Escénicas de Valencia ‘Tercera Semana’. En cualquier caso, el número de municipios puede incrementar.

Todos los detalles del proyecto y de la gira de este año se han presentado en una rueda de prensa celebrada en La Nau que ha contado con las intervenciones de los vicerrectores Antonio Ariño (Cultura e Igualdad), Guillermo Palao (Relaciones Internacionales) y Jorge Hermosilla (Proyección Territorial); el diputado de Cultura de la Diputación de Valencia, Xavier Rius, y la codirectora de Escena Erasmus, Anna Marí. En sus intervenciones todos han coincidido en destacar el carácter coral de este proyecto, de ahí que intervengan distintos vicerrectorados universitarios y la Diputación, además del compromiso que supone que se acerque los valores europeos a través del teatro.

La Universitat de València es la segunda universidad europea en recepción de estudiantes Erasmus y la cuarta de Europa que más estudiantes envía.

El estreno del espectáculo ‘El circo de la frontera’ se realizará durante los días 25, 26 y 27 de mayo en la Sala Matilde Salvador del Centre Cultural de la Universitat de València a las 19:30 horas. Las fechas de cada localidad y el programa de actividades se podrán consultar a través de la web escenaerasmus.uv.es

El circo de la frontera, de Escena Erasmus. Imagen cortesía de la Nau de la Universitat de València.

El circo de la frontera, de Escena Erasmus. Imagen cortesía de la Nau de la Universitat de València.

 

Voces contra la violencia invisible

016. Relatos que se deben contar, por Generación Bibliocafé
Día Internacional contra la Violencia de Género

Unas 60 mujeres fallecen cada año en España, víctimas de la violencia de género. Desde 2003, un total de 757 víctimas, 44 en lo que va de año. Se estima que  alrededor del 80% de las mujeres que sufre maltrato no lo cuentan y, desde 2009, el número de denuncias ha ido en descenso.  Son algunos de los datos que se barajaron con motivo de la celebración, el pasado 25 de noviembre, del Día Internacional contra la Violencia de Género.

Coincidiendo con esta fecha, el grupo de escritores Generación Bibliocafé presentó un libro comprometido, que se atreve a denunciar esa vergüenza social en clave literaria: ‘016 Relatos que se deben contar’. “Es un asunto difícil de tratar, doloroso y complejo”, dice Mauro Guillén, editor y coordinador del texto. “Conscientes de la seriedad del tema, contamos con la colaboración de Susana Gisbert, autora del grupo y fiscal especializada en la violencia de género, que ha supervisado todos y cada uno de los originales. El prólogo es de otro especialista en la materia, el abogado José Antonio Burriel, que se implicó al máximo en este nuevo proyecto”.

Portada del libro '016 Relatos que se deben contar', de Generación Bibliocafé. Fotografía: Jordi Pla.

Portada del libro ‘016 Relatos que se deben contar’, de Generación Bibliocafé. Fotografía: Jordi Pla.

‘016. Relatos que se deben contar’, reúne las historias de 19 autores, cuatro de ellos hombres, que plasman la violencia de género como denominador común.  Felicidad Batista, María Tordera, Antonio Briones, Isabel Barceló Chico, Alicia Muñoz Alabau, José Luis Rodríguez-Núñez Ramón, Susi Bonilla Hernández, María Isabel Peral del Valle, Luisa Berbel Torrente, Rosa Pastor Carballo, Ángel Marqués, Herminia Luque, Inmaculada Martínez, Susana Gisbert, Loreto Ochando, Inmaculada López Arce, Luz Gómez-Perreta, Pilar Descalza y Nacho Gisbert.

‘Porque me quería’ es el título del relato de Isabel Barceló. “La frase empezó a martillearme en la cabeza aún sin saber exactamente qué historia podría salir de ahí”, dice Barceló. “Esa expresión, tantas veces repetida por algunas mujeres en un tiempo pasado muy reciente, señalaba una especie de aceptación, una asunción del argumento de que era el amor el que llevaba a sus parejas a (mal) tratarlas. Ellos les pegaban por su bien, para que aprendieran de una vez, pues toda la culpa la tenían ellas mismas, por ser tan torpes, tan tontas y tan faltas de competencia para actuar y trabajar como era debido. En una palabra, la víctima asumía el discurso de su verdugo”.

En el perfil del personaje femenino maltratado se refleja esa aceptación del papel que le ha asignado su marido. “Sin embargo, cuando el maltratador excede los límites de lo que esta mujer puede soportar, ella reacciona, actúa por instinto y nos sorprende”, señala la autora. “El relato está teñido de género negro. Hay en él una bajada a los infiernos y también se adivina un resurgir, una salida”.

Integrantes de la compañía Crit en un momento de 'Pausses Luarges'. Imagen cortesía de Crit.

Integrantes de la compañía Crit en un momento de ‘Passos Lleugers’. Imagen cortesía de Crit.

Ocho testimonios

Con motivo del Día Internacional Contra la Violencia de Género, el 27 de noviembre se representó ‘Passos Lleugers’ en el Gran Teatro de Alzira ante alumnos del segundo ciclo de ESO y de Bachillerato. Amnistía Internacional, a través de su grupo local de La Ribera, Ediciones 96 y la compañía de teatro valenciana CRIT han colaborado en un proyecto teatral, construido a partir de casos reales, documentados por Amnistía Internacional y dramatizados por la escritora italiana Dacia Maraini, dentro de la campaña mundial, Nunca más violencia contra las mujeres.

‘Passos Lleugers’ (Pase affrettati) es un proyecto de sensibilización contra la violencia machista y una herramienta para la promoción de la igualdad. Consiste en una lectura dramatizada de repercusión internacional que se lleva a cabo desde hace años en Italia, Francia, Inglaterra, Alemania, Japón y otros países. El evento incluyó un coloquio posterior con participación del público adolescente, la compañía CRIT y activistas de Amnistía Internacional.

La pieza recoge los testimonios de ocho mujeres que simbolizan una tragedia cotidiana. Las crónicas reflejan el horror y el miedo de las que en su propia casa son víctimas de padres, esposos, hijos o compañeros. Integran el reparto: Rosana Pastor, Maribel Bravo, Pau Pons, Anna Marí, Pau Gregori, Josep Valero y Daniel Tormo, bajo la dirección de Dacia Maraini.

Detalle de la imagen de la portada del libro. Fotografía: Jordi Pla.

Detalle de la imagen de la portada del libro 016 Relatos que se deben contar. Fotografía: Jordi Pla.

Bel Carrasco

Mentides o la ilusión por sobrevivir de Assaig

Mentides, de Assaig, Grup de Teatre de la Universitat de València
Dirección: Pep Sanchis
Texto: Maria Josep del Amo y Miquel de Val
Sala Matilde Salvador de La Nau
C / Universitat, 2. Valencia
Días 30 de abril y 2 de mayo, a las 19.30h

Assaig (Grup de Teatre de la Universitat de València) estrenó ayer, en la Sala Matilde Salvador del Centre Cultural La Nau, su nuevo montaje Mentides, un texto de Maria Josep del Amo i Miquel de Val, bajo la dirección de Pep Sanchis. La obra se representará también los días 30 de abril y 2 mayo. Todas las funciones comienzan a las 19:30 horas. La entrada -para los tres días- es gratuita con invitación que habrá que recoger desde una hora antes del inicio en la conserjería de La Nau.

Cartel de la obra 'Mentides', de Assaig, Grup de Teatre de la Universitat de València, dirigida por Pep Sanchis. Imagen cortesía de La Nau.

Cartel de la obra ‘Mentides’, de Assaig, Grup de Teatre de la Universitat de València, dirigida por Pep Sanchis. Imagen cortesía de La Nau.

“¿Quién no se engaña alguna vez en la vida o engaña a otros?”, se pregunta Pep Sanchis. Esta obra nos invita a reflexionar sobre el miedo a la soledad, la necesidad de la esperanza, del amor o de las ilusiones fugaces para sobrevivir. A su vez, cada uno percibe la realidad de los otros a su manera y también la propia, y esto plantea Mentides. Porque, según explica Sanchis, los personajes, “no son mentirosos, pero construyen ficciones”, y se aferran a estar, para subir a algún tren en esta estación que es la vida.

La estación de tren, como metáfora vital, es el escenario elegido para recrear esta atmósfera donde el viaje, a veces es compartido por gusto o a la fuerza.

Más de veinte años del Grup de Teatre de la Universitat

A lo largo de más de veinte años de trayectoria (1990), más de mil estudiantes de la Universitat de València han pasado por los talleres y espectáculos de Assaig. Estos talleres sirven para elegir a los actores y las actrices que formarán parte del reparto de cada montaje. Durante este tiempo, Assaig (Grup de Teatre de la Universitat de València), dirigido por Pep Sanchis, ha representado una veintena de montajes diferentes y ha ganado distintos premios, entre los que destaca el Premi de Teatre Vila de Mislata.

Estas historias las han escrito autores relevantes en nuestra literatura, tanto clásicos (Joanot Martorell, Joan Timoneda, William Shakespeare o Tirso de Molina) como contemporáneos (Max Aub, Joan Brossa, Sergi Belbel, Yukio Mishima, Francesc Pereira, Quim Monzó, Carles Pons, Rodolf y Josep Lluís Sirera, Juli Disla, Jorge Picó, Arturo Sánchez, Xavier Puchades, Anna Marí, Patricia Pardo, Javier Sahuquillo y Laura Núñez, entre otros.

Detalle del cartel anunciador de la obra 'Mentides', del grupo de teatro Assaig. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Detalle del cartel anunciador de la obra ‘Mentides’, del grupo de teatro Assaig. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.