Reflexionar la pandemia. Cultura vs coronavirus (IV)

#MAKMAEntrevistas | Reflexionar la pandemia. Cultura vs coronavirus (IV)
Domingo 22 de marzo de 2020

Un considerable (y, a buen seguro, mayoritario) número de artistas, gestores y empresas culturales, medios de comunicación y otros agentes activos del entorno cultural sustentan un relevante porcentaje de su economía a través de convocatorias públicas, subvenciones y apoyo institucional.

Durante la pasada semana, los ministros de Cultura de España (José Manuel Rodríguez Uribes), Francia (Franck Riester) y Alemania (Monika Grütters) coincidían en considerar la cultura como un bien de primera necesidad y no un lujo del que prescindir en la presente crisis sanitaria (y económica), si bien Riester aseveraba que “el propio futuro de nuestro modelo cultural está en juego”.

Y si, efectivamente, se encuentran en juego aquellos paradigmas que han conducido la metodología de nuestro comportamiento, creación y consumo cultural, nada mejor que materializar una radiografía, inmediata y crucial, de nuestras insuficiencias.

En consecuencia –tras la primera, segunda y tercera entrega de ‘Reflexionar la pandemia. Cultura vs coronavirus’–, desde MAKMA proseguimos invitando a difundir su testimonio a un diverso elenco de profesionales de las artes visuales, escénicas, literarias, musicales, cinematográficas, universitarias e institucionales, procurando respuesta a variadas cuestiones que nos ofrecen una interesante y lúcida reflexión acerca de cómo aquellas personas que vivimos y participamos de la cultura afrontamos desde el hogar la presente pandemia de coronavirus.

1) ¿Dónde y en qué situación te encuentras?
2) ¿Cómo te imaginas el escenario inmediato y cuáles serían, a tu juicio, las consecuencias a medio y largo plazo en lo social, cultural, económico y político?
3) Tras el decreto de estado de alarma, ¿de qué modo afrontas tu confinamiento? ¿Qué lecturas y/u otras actividades llevas a cabo?
4) Comentarios y conclusiones.

AIDA CHAVES (PRODUCTORA CULTURAL Y CODIRECTORA DE HYBRID ART FAIR | MADRID)

1) En casa, con mi marido, desde que le enviaron a teletrabajar el pasado miércoles. Así que yo también cogí los bártulos del estudio. Uno está en un despachito que tenemos y para el otro hemos montado un despacho improvisado en el salón. La verdad es que tenemos suerte de contar con algo de espacio para cada uno. Estamos un poco que no sabemos muy bien aún qué pensar sobre los tiznes que ha tomado la situación en tan poco tiempo. Ambos tenemos familiares que son personas de riesgo y solo esperamos que todo vaya bien en ese sentido.

2) El coronavirus va a marcar un antes y un después en la historia, creo que eso está clarísimo ya. Como es normal, ahora mismo se está priorizando la vida humana antes que la economía y espero que eso también pueda suponer un replanteamiento acerca de cómo hemos acelerado y enfocado nuestros comportamientos como sociedad, globalmente, en los últimos años, donde todo ha girado en torno al consumo. Esto, evidentemente, no quita que seamos muy conscientes de que nos vamos a enfrentar a una muy dura primavera; ya está afectando económicamente a muchas personas y a much@s compañer@s del sector. Esto nos va a golpear fuerte en muchos sentidos.

3) De momento, lo estoy llevando bastante bien. Estuve trabajando en casa muchos años, así que desde hace tiempo tengo rutinas: horarios marcados para trabajar, descansar, hacer deporte… Estos días he retomado la lectura de ‘Los jugadores de whist’, de Vicenç Pagès Jordà, he vuelto a oír música que hacía un montón que no escuchaba, como Jeff Buckley, MS MR, Alt-J… También he empezado y acabado series como ‘Years and Years’ y ‘Castlevania’. Además, en mi caso, me ayudan mucho las videollamadas o birraskype que también llevo haciendo años con mis amigos repartidos por el mundo.

4) Vamos a salir adelante. Desde luego, vamos a tener que agudizar nuestro ingenio para no caer en la desesperación, por más que nos guste el cine, leer, jugar videojuegos, dibujar… Está claro que vamos a querer salir del espacio y la situación que se nos ha impuesto. Pero lo importante tiene que ser pensar en el bien común, que esta medida no es un capricho.

ÁLVARO PONS (DIRECTOR DE LA CÁTEDRA DE ESTUDIOS DEL CÓMIC FUNDACIÓN SM-UV Y DEL AULA DE CÓMIC DE LA UNIVERSITAT DE VALÈNCIA | VALÈNCIA)

1) En casa y confinado… ¡Supongo que en la misma situación que casi todo el planeta!

2) Es muy difícil prever nada en esta situación. Es completamente inédita, cambiante a cada minuto, lo que hace complicadísimo hacer predicciones. En ese sentido, soy muy comprensivo con la clase política que está afrontando este reto. Es algo nuevo para lo que nadie estaba preparado y, peor, cómo se puede resolver. Las soluciones son resultados de prueba y error continuo, por lo que el escenario inmediato es complejo de imaginar. A modo general, es evidente que esta crisis no es comparable a la de 2008: no estamos hablando de una crisis sistémica como aquella, sino de un paro del sistema, un cierre inédito. Evidentemente, el golpe para la economía será brutal, desconocido, pero creo que a parada de burro le seguirá arrancada de caballo, con fuerza. El problema es que cambiará todo: esa arrancada solo podrá ser impulsada por el sector público y el privado más potente, las multinacionales, que pueden aprovechar para fagocitar todo resquicio de competencia, lo que genera no pocas incógnitas.

En lo social, espero que aprendamos todos y descubramos la necesidad de soluciones que favorezcan el mantenimiento de la salud pública, el sentido que tienen conceptos como la renta básica…

En lo cultural es donde veo más problemas: hoy por hoy, el sector cultural español depende profundamente del impulso público –por lo menos en actividades– y es más que probable que, durante un tiempo, todo el esfuerzo inversor público vaya al sector social, desplazando las partidas culturales a ayudas sociales y económicas. Eso implica un auténtico páramo para lo público: estamos viendo cómo casi todas las iniciativas culturales, jornadas, festivales, ferias, etc…, se están retrasando al último trimestre, creando una posible sobresaturación de oferta que no creo que ni llegue a darse ante la pérdida de ayudas públicas, como he comentado antes. Evidentemente, el consumo cultural caerá y para la delicada situación del sector puede ser una puñalada certera. En el caso de actividades culturales, creo que lo más sensato será hacer borrón y cuenta nueva, asumir que el 2020 no ha existido, y empezar a pensar en el 2021. Para la industria cultural, será necesaria una profunda actuación, que tiene que ir de ayudas públicas a campañas para estimular el consumo cultural.

3) Con paciencia y resignación. ¡Intentando que mi hijo no se vuelva ni un loco enjaulado ni un hikikomori pegado a la consola! Afortunadamente, tengo lecturas para diez cuarentenas, pero quiero compaginarlo con aprovechar para terminar de escribir un libro y preparar los materiales online de los cursos que doy en la universidad.

4) Solo animar a la gente a quedarse en casa, ser sensata con las indicaciones y paciente y tolerante: nadie sabe cómo afrontar esta situación y hay que asumir que solo con buena voluntad entre todos y todas podremos pasarla. Y que, cuando acabe todo esto, recuerden que la cultura en todas sus formas (lectura, cómics, películas, música, series…) habrá hecho mucho más leve el confinamiento. Entonces será cuando devolverle a la cultura su generosidad con la misma generosidad.

AMALIO VANACLOCHA (DIRECTOR DE LA GALERÍA VANGAR | VALÈNCIA)

1) Afortunadamente, me encuentro bien. El viernes 13 de marzo fue el último día que estuve en la galería. Desde entonces, en mi casa, en València, cumpliendo con el confinamiento, al tanto de todos los acontecimientos que se van sucediendo y procurando salir lo menos posible.

2) No me gustaría aventurarme, creo que todavía es pronto para sacar conclusiones, pero ya está siendo un duro golpe a todos los niveles. Pienso que, como sociedad, saldremos reforzados de esta crisis. Espero que la situación se alargue lo menos posible y la recuperación sea rápida.

3) Ante todo, de una manera positiva. Alternando trabajo pendiente de la galería y actividades que, desde que inauguré Vangar, el día a día no me permitía. Lecturas como ‘Historias de Nueva York’, del periodista Enric González, o series como ‘Stranger Things’, serán algunas de ellas. Me gustaría, también, visitar algunas de las exposiciones virtuales que están ofreciendo varios museos. Continuaré, en la medida de lo posible, haciendo algo de ejercicio.

4) Mucho ánimo a todas aquellas personas que lo estén pasando mal. Esto también pasará.

ANA RAMÓN RUBIO (CINEASTA | VALÈNCIA)

1) Estoy bien. En nuestra casa, en València, con mi marido y mi perro. De momento, todo en orden.

2) El escenario inmediato, duro, bastante duro. Colas en los supermercados, cierto grado de racionamiento, figuras de autoridad por las calles… Es un escenario irreconocible y, probablemente, toda esta situación se alargue más de lo previsto, pero creo que todos tenemos que ser conscientes de la importancia que tienen nuestras acciones individuales en toda esta crisis y contribuir a que se estabilice lo antes posible.

A medio y largo plazo, creo que el mayor cambio va a ser social. La mayoría de los españoles nos hemos sentido privilegiados e intocables y ahora llega una pandemia que ha cambiado un poco la perspectiva. En parte servirá para que más personas entiendan mejor a quienes vienen a España huyendo de lo que nosotros ahora no tenemos, que es algo tan básico como libertad y seguridad, y también para volver a poner en el punto de mira algo que hay que cuidar ante todo, que es la sanidad pública.

Económicamente, es el sector servicios es el que verdaderamente va a pagar toda esta crisis y el que creo que tardará más en reponerse de ella. La parte buena, tanto para hostelería y turismo como para el ámbito cultural, es que creo que la gente va a salir a la calle con unas ganas increíbles de libertad, de volver a ir a conciertos, al cine, al teatro, a los bares, a viajar… Espero que haya sido un parón temporal, pero que volvamos a nuestras vidas con más ganas que nunca. Creo que, a largo plazo, las cosas volverán a su punto de partida.

3) Yo trabajo mucho en casa, especialmente cuando estoy escribiendo, con lo cual ya estoy acostumbrada a la rutina de lo que ahora estamos llamando “teletrabajo”, pero que para nosotros siempre ha sido “ser guionista”. Lo que me cuesta es el aspecto social: ver a mis amigos, a mi familia, o a cosas tan sencillas como salir a pasear. Normalmente, salgo a andar todos los días mínimo una hora para despejar la mente y ahora me cuesta más concentrarme y trabajar si no lo hago. Además, hay un olor a tristeza en las calles que no ayuda, pero me he propuesto aprovechar esta cuarentena para aprender a tocar la guitarra. Al fin y al cabo, estoy confinada con un músico y cinco guitarras.

4) He de decir que, aunque para mucha gente este es su día 8 de confinamiento, para mí es ya el día 12. Yo tomé la decisión voluntaria de aislarme definitivamente el 11 de marzo, y de semiaislarme otra semana antes. No fui ni a la manifestación del 8M, ni a ninguna mascletá, ni a ningún evento con más de 10 personas desde que todo esto empezó. Mis amigos me decían: “si no te apetece venir, dilo”. No se creían que no iba a los sitios por el COVID-19, pero en casa solemos ver ‘Cuarto Milenio’, que en febrero y principios de marzo era el único espacio en el que se miraba a China, y en el que se avisaba de la situación a la que íbamos a llegar en Europa.

ARÍSTIDES ROSELL (DISEÑADOR, DOCENTE, GALERISTA Y COORDINADOR DE RUSSAFART | VALÈNCIA)

1) Estoy en Russafa, en casa, hace días que no salgo… Aclaro, he salido a Imprevisual Galería para buscar el material de trabajo que necesito para recluirme voluntariamente forzado y trabajar telemáticamente desde el hogar (“Hogar, que no A-Hogar”). Al igual que la mayoría, nunca había vivido una situación similar, algo atípico en todos los sentidos. Muy difícil de digerir. Pero la salud es lo primero.

2) El escenario inmediato es imprevisible, no lo saben ni los que saben. La fuerza de la pandemia hace prever el peor de los escenarios. Las informaciones que llegan (el constante bombardeo informativo) crean un estado general que desconcierta al contexto social; a la vez, crea mucha alarma. A medio plazo, nuestros negocios están cerrados, sin fecha de vuelta a la normalidad. Las galerías, salas de exposiciones, museos, librerías y teatros, todos cerrados. Conciertos cancelados, ferias anuladas (ej.: Feria del Libro), festivales o eventos culturales de relevancia aplazados sin fecha, otros anulados, a lo que se suman las cuantiosas pérdidas económicas y, en consecuencia, la cultura a la cola de la recuperación. Es cierto que muchas iniciativas están en curso y se agradece; la creatividad florece en tiempos difíciles. Conciertos online, bibliotecas virtuales gratis, museos virtuales a nuestra disposición que generan nuevos puentes con la cultura. Ojalá permanezcan en el tiempo, pero, por favor, que no generen nuevas formas de precarización. A largo plazo, creo que saldremos reforzados de esta situación, pero antes habrá que valorar el coste social y económico que va a suponer este tiempo de confinamiento, crisis y salud.

3) En el confinamiento voluntariamente forzoso que estamos obligados a cumplir por orden y fuerza mayor, en pos de la salud individual y colectiva, intento conciliar la calma en todo momento. Disfrutando de la familia, realizando actividades conjuntas, juegos y adelantando trabajo. Las nuevas condiciones laborales han activado el teletrabajo colectivo al que muchos nos hemos sumado, en la docencia sobre todo. En el tiempo que me queda, intento actualizarme con lecturas pendientes, fundamentalmente poesía. Del mismo modo, seguimos trabajando para la próxima edición de Russafart 2020, prevista para el 5, 6 y 7 de junio. Somos optimistas y espero que para esas fechas todo habrá pasado y que los artistas del barrio de Russafa volvamos a abrir los talleres y espacios expositivos para su cita bienal con el público valenciano. Estaremos ansiosos de abrazarles sin temor, eso sí, para contagiarles de cultura.

4) Comentarios o preguntas sin respuestas, etc.: ¿Qué se oculta detrás de esta situación límite? Nueva crisis económica mundial, liderazgo económico, supremacía, no lo sabremos nunca. Con lo cual me quedo con lo más cercano. ¿Qué pasará con la cultura?, ¿qué medidas se tomarán desde la administración local, autonómica o estatal para paliar la crisis que se avecina? Gestionar una crisis sanitaria de tal magnitud y sin precedentes no es fácil, pero de ahí las fortalezas y debilidades de un sistema de gobierno democrático. Deben dar respuesta a todos los sectores que se han visto afectados con medidas que apoyen la reactivación económica y que permitan el reflote sin grandes consecuencias. Y, por desgracia, la cultura está al final de la cola. Espero que esta vez me equivoque o que todo haya sido un sueño.

CARLOS MADRID (DIRECTOR DE CINEMA JOVE – FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE VALÈNCIA | VALÈNCIA)

1) En casa, y teletrabajando en la medida de lo posible.

2) La pregunta es muy general…, pero supongo que una reordenación de prioridades, un aprendizaje, crecimiento en lo personal, otra gestión del tiempo, del aguante, de la paciencia…

Espero que mucha gente aproveche para ejercer un mayor consumo de cultura. Las nuevas tecnologías nos lo ponen muy fácil, así que no hay excusa para leer libros pendientes de nuestra estantería (o versiones que podemos encontrar en PDF o ePub), ver películas, escuchar discos, ver conciertos… Y tampoco debería ser un drama no ver a nuestros amigos presencialmente. El Skype o cualquier modo de videollamada nos viene de perlas. Lo fundamental es adaptarse, hacer una vida lo más normal posible y tener en mente que esto no será para siempre.

En lo político, por lo que observamos, es el momento de ver cómo actúan ciertas personas en momentos de crisis en los que conviene estar unidos. Simplemente, vamos a ver quiénes hacen un ejercicio de responsabilidad y quiénes no.

3) En mi caso, y de momento, puedo hacer la mayoría de gestiones laborales desde casa (en un par de meses, ya veremos…). Aprovechamos, además, para hacer arreglos domésticos pendientes, algo de ejercicio para que los músculos no se atrofien y ver mucho cine (en esto último tampoco cambia mucho la cosa…). Con respecto a lecturas, aprovechando el tiempo libre, estoy acabando el clásico ‘Mientras agonizo’, de Faulkner, y a punto de empezar ‘La vida instrucciones de uso, de Perec. En cuanto a cine, estamos viendo alguna película que se nos escapó el año pasado y que ya se encuentra en alguna plataforma (‘The Souvenir’, de Johanna Hogg, o ‘Martin Eden’, de Pietro Marcello, además de revisitar el clásico ‘La ventana indiscreta’, de Hitchcock, en solidaridad con el pobre James Stewart, confinado seis semanas en su casa y aburriéndose como una ostra…), y, recientemente, hemos visto la serie ‘Heridas abiertas’, protagonizada por la gran Amy Adams, y que recomiendo a todo el mundo.

4) En mi caso, el teletrabajo es una opción, pero para mucha gente no, y esta situación va a implicar un drama económico en poco tiempo. Solo espero que las prometidas ayudas a quien lo necesite se agilicen y podamos estar orgullosos (y tranquilos) de que nuestros impuestos sirvan para lo fundamental y ayuden a quien más sufre.

Por otro lado, lo de quedarse en casa no es opcional. Quien sale a pasear por desafío, chulería o por pensar que la cosa no va con él debería pensar en dar ejemplo a los demás; en que mucha gente lo ve desde sus casas y puede optar por despreocuparse y seguir su ejemplo. Es un ejercicio de responsabilidad que deberíamos seguir todos. No vale con pensar en que las medidas son exageradas o dejan de serlo; hay que pensar en el ejemplo que se da a los demás con nuestras acciones, en tener sentido común y quedarnos en casa.

CARLOS SALAZAR (ARQUITECTO | VALÈNCIA)

1) En casa, con teletrabajo.

2) Una crisis general en todos eso ámbitos de la cual costará salir.

3) Sobre todo, trabajo, y lecturas, música, películas, televisión, redes sociales y teléfono.

4) Cuando pase todo podremos sacar conclusiones y discutir. Ahora solo toca actuar.

CHEMA LÓPEZ (ARTISTA Y PROFESOR DEL DEPARTAMENTO DE PINTURA DE LA FBBAA DE LA UPV | VALÈNCIA)

1) Tras superar el pasado viernes (13 de marzo) la desagradable sensación de estar protagonizando ‘Years and years’, en estos momentos me encuentro muy tranquilo, en modo zen, consciente de que esto va para largo. Estoy en casa, con Marta y nuestro hijo Dani, por tanto, no puedo sentirme mejor acompañado. Lo que peor llevo es estar lejos de mis padres, que, como todos los mayores, son los que se encuentran en peor situación (no voy a entrar en detalles).

2) Las consecuencias son impredecibles; además, no sirve de nada plantear futuribles, las cosas nunca acontecen como imaginamos. Sin embargo, lo que más me preocupa, incluso más que la pandemia, es la inevitable crisis económica y que todo esto se convierta en excusa para un definitivo giro autoritario a nivel global, cosa que, por otra parte, ya se estaba produciendo.

3) Para pasar estos días estoy aprovechando para leer todos esos libros que vas acumulando y que nunca encuentras tiempo para leer. Además del surtido material para las clases (me ha gustado especialmente ‘El ojo y la navaja, el mundo como interfaz’, de Ingrid Guardiola), tengo pendiente una biografía de Otis Redding y acabar el magnífico número de la revista Concreta que Pedro G. Romero ha dirigido sobre gitanos y flamencos. Por otra parte, llevo entre manos tres novelas, ‘Enciclopedia B-S’, de Burucúa, ‘La batalla de Occidente’, de Vuillard, y lo último que han publicado de Lucia Berlin, con un título muy apropiado para estos días: ‘Bienvenida a casa’.

A nivel familiar hemos creado un pequeño cronograma de actividades, no muy rígido, una guía que sirva para crear rutinas a un niño de 11 años encerrado todo el día en casa. Además de las tareas del cole, lecturas varias, sesiones de clásicos del cine (‘Con faldas y a lo loco’, ‘Dos hombres y un destino’, ‘La lengua de las mariposas’, etc.), incluso unas tablas de gimnasia a las que desgraciadamente aún no he tenido tiempo de incorporarme.

4) Para terminar, sigo esperando ansioso y muy atento la anunciada donación de 65 millones a la sanidad pública por parte del rey emérito.

CONCHA ROS (ARTISTA Y PRESIDENTA DE LA DELEGACIÓN TERRITORIAL DE LA COMUNIDAD VALENCIANA Y MURCIA DEL IAC | VALÈNCIA)

1) Estoy en València, en mi casa, con mi hija Julia, mi perro Teo y mi canaria Roxy, que nos alegra las mañanas. Me encuentro en una situación envidiable, la verdad, si pienso en todas las personas que están teniendo que dar la cara para hacer frente al maldito virus…

2) No quiero ser ceniza, pero me temo que el escenario inmediato va a seguir siendo el que ahora mismo es, es decir, el de confinamiento, al menos durante un mes. Ya que estamos haciendo este esfuerzo, este parón tan brusco en nuestras enloquecidas rutinas diarias, deberíamos arremangarnos, mentalizarnos y “hacerlo bien”, eliminando, al menos en un gran porcentaje, la posibilidad de contagio.

Las consecuencias desde el punto de vista social las veremos a medio plazo, pero necesito ser optimista y pensar que esta barbaridad va a servir para espolear conciencias y parar la locura neoliberal en la que estamos (¿estábamos?) inmersas. En el plano cultural…, vislumbro, de nuevo, el desierto… Pero, como comentaba hoy con una amiga, la gente del arte y de la cultura en general tenemos un máster en resiliencia, así que aquí seguiremos cuando todo esto acabe. ¿Lo económico? Sin comentarios. Y respecto a lo político, en estos momentos tan críticos solo le pido a la clase política que trabaje codo con codo, como dice Drexler, para salir de esta distopía en la que nos hemos visto envueltos sin comerlo ni beberlo. ¡O, mejor dicho, sin besarlo ni abrazarlo!

3) Afronto el confinamiento con mucha serenidad, la verdad. En el fondo soy un poco rata de biblioteca y, además, esto me permite charlar más con mi hija, leer, ver cine, ordenar papeles de esos que se amontonan junto al ordenador y, sobre todo, dibujar. ¡Bisogna fare di necessità virtù!

4) Quiero hacer un alegato a favor de la cultura y la educación, dos cosas que para mí son la misma. Está resultando evidente, tras solo unos pocos días de confinamiento, lo importante que es para las personas tener “la cabeza bien amueblada” para poder sobrellevar esta situación, y lo mucho que en ello tiene que ver la presencia de la cultura en el currículo educativo. Saquemos conclusiones y, por encima de todo, pongamos el foco en la empatía y los cuidados.

Aprovechemos la ocasión y humanicémonos de nuevo, por favor.

EDUARDO GUILLOT (DIRECTOR ARTÍSTICO DE MOSTRA DE VALÈNCIA-CINEMA DEL MEDITERRANI | VALÈNCIA)

1) En casa con mi pareja, la mejor compañía posible, encerrados desde que se impuso el confinamiento. Y en permanente comunicación con mis padres, porque ambos viven solos y están en edad de riesgo.

2)
Es una pregunta amplísima, pero diría que las cosas van a cambiar bastante si la situación actual se prolonga. En ámbitos relacionados con la cultura, se están cancelando rodajes y todo tipo de actividades que no siempre se van a poder reubicar en el calendario, lo que afectará a un elevado número de trabajadores, especialmente a los freelance. De hecho, creo que el impacto va a ser más económico que sanitario. A largo plazo, y por cuestiones de agenda, me parece casi imposible que todo lo que se está suspendiendo pueda recuperarse. Y si se hace, la oferta cultural de otoño e invierno será de tal calibre que el consumidor no podrá abarcarla, con las consecuencias que eso puede acarrear. En muchos casos, sería más sensato dar 2020 por perdido (como se rumorea que va a hacer Cannes) y seguir trabajando de cara a 2021, recuperando lo que se pueda y haciendo borrón y cuenta nueva con lo que no. A otros niveles, me encantaría que esta crisis supusiera el colapso definitivo del podrido sistema capitalista, pero me temo que no tendremos esa suerte.

3) Hace poco que se abrió la convocatoria de recepción de películas para la Mostra 2020, que se celebrará en octubre, si todo va bien y la situación se ha normalizado para entonces, por lo que mi teletrabajo está consistiendo, básicamente, en ver cine sin parar. Tenemos ya más de 150 títulos inscritos, así que no tengo tiempo de aburrirme. Además, cuando quito la vista de la pantalla, estoy poniéndome al día con lecturas pendientes, como “Vivir abajo”, de Gustavo Faverón Patriau, o “GB84”, de David Peace.

IÑAKI TORRES (ESCRITOR | ALGORTA, GETXO)

1) En Algorta, de la playa al monte, por calles desiertas como en una novela de Ballard.

2) Cada vez más aislados, en medio de tanta comunicación. Nos gusta pensar que somos independientes, individualistas, cuando la realidad grita lo contrario, que todo está interrelacionado: cualquier interrupción crítica como esta hace que las piezas caigan en un efecto dominó. Estaría bien no perder de vista que todos somos necesarios y estamos mejor juntos, colaborando.

3) Como el aislamiento, sobre todo el forzado, nos habla de lo que estamos hechos, es una buena oportunidad para ver qué es eso: la hoja en blanco.

JOSÉ LUIS MORENO (DIRECTOR ADJUNTO DE AUDIOVISUALES Y CINEMATOGRAFÍA DEL IVC | VALÈNCIA)

1) Seguimos trabajando para que la maquinaria cultural administrativa no pare. En cuanto a salud bien, sin problemas.

2) Va a ser un escenario “apocalíptico”, que se suele decir. Vamos a tener que construir casi desde cero porque las consecuencias económicas para el sector cultural van a ser muy duras. A largo plazo nos recuperaremos, pero tendremos que hacer un sobreesfuerzo cuando pase esta cuarentena. Si todos aportamos, lo lograremos.

3) Será un confinamiento laboral, ya que seguimos trabajando en normativa y convocatorias que afectan al sector audiovisual y que deben publicarse en abril o mayo para no causar más perjuicio al sector.

Dedicaremos tiempo para hacer ejercicios dentro de casa para mantenernos en forma. Y aprovecharé para recuperar películas que nunca tengo tiempo de ver.

4) Mucho ánimo a todo el mundo. De esta saldremos. Ahora mismo hace falta apoyo y solidaridad, y luchar todos juntos contra esta epidemia que no esperábamos.

Mª ÁNGELES FAYOS (GESTORA DEL TEATRO OLYMPIA Y TEATRE TALIA Y PRESIDENTA DE AVETID | VALÈNCIA)

1) Actualmente en casa y conectada por WhatsApp, FaceTime e e-mail.

2) Se ha paralizado todo y es un mazazo económico sin precedentes, porque no solo se han cerrado los teatros, sino que todos los agentes culturales están parados. Va a costar mucho a nivel económico recuperarse. Pero a nivel social estoy gratamente sorprendida, no solo por cómo ha respondido el equipo humano que trabaja en Olympia Metropolitana, arrimando el hombro, sino por las espectadoras y espectadores que están pendientes de aplazamientos de las obras y con una paciencia infinita en las devoluciones. Va a haber un antes y un después del coronavirus.

3) Al principio es difícil parar, pero luego es muy bueno poder estar más tiempo con la familia y, como no estoy mucho en casa, aprovecharé para organizar y leer libros de un tirón, aparte de ver películas y series, sin ir directa al último episodio.

4) Aunque ahora todos estamos muy preocupados, es curioso que muchas propuestas de amigos son siempre culturales y eso indica la importancia que tiene para el ser humano respirar arte, música, teatro, danza… La cultura nos enseña a pensar y a mirar y ver, y la pandemia nos ha llevado a pensar sobre nosotros mismos y a mirarnos a los ojos, los unos a los otros. Debería hacernos más fuertes como sociedad y, si somos capaces de aprender, algo bueno podría quedar de este difícil período.

SILVIA MERCÉ CERVELLÓ (ARTISTA, DOCENTE Y SUBDIRECTORA DEL DEPARTAMENTO DE DIBUJO DE LA FBBA DE LA UMH DE ALTEA, ALICANTE | VALÈNCIA)

1) Vivo en València con mis dos adolescentes, Alejandro y Nacho, en un 2º piso con balcón a la calle, en el Ensanche, y nos quedamos los tres en casa hasta nueva orden.

La única privilegiada que baja por el barrio, dentro de los parámetros permitidos, soy yo. Surrealista, caótico, solidario, contundente y desconcertante es el poso que te deja acercarte a la farmacia o a por productos de necesidad. De puertas adentro, sin horario y a la espera de calendario, o como bien dice una famosa publicidad: “Bienvenidos a la República Bananera de mi Casa”.

2) Desde una mirada expectante, el escenario más inmediato que se nos plantea nos sumerge en una sensación de fragilidad y fuerza, a la vez que no sigue ningún hilo conductor establecido, más allá de una dinámica cambiante por su falta de precedentes, pero con una desbordante capacidad de unión, por aquello de que «la unión hace la fuerza»… Nos encontramos desnudos ante una marea de situaciones nuevas que nos viene grande.

A pesar de la crisis socioeconómica que apunta con fuerza, no dejan de venirme a la cabeza canciones como las que tanto hemos escuchado estos días: ‘Resistiré’, del Dúo Dinámico, o ‘Brindemos por la vida’, de Macaco…; o ‘Gracias a la vida’, que tan bien han interpretado Joan Báez y tantas otras voces.

Gracias al personal sanitario, a todas los que trabajan y reponen en establecimientos alimentarios, a los cuidadores, a quienes están detrás de todas las necesidades para que este planeta siga girando. GRACIAS.

3) Aprovecho para darle cuerpo a mi próxima propuesta artística: ‘Travesía/tránsito’, libros de viajes, como el muy recomendable ‘Viaje al Mekong’, de Javier y Gorka Nart (que terminé ayer), ‘Viajeros por el Conocimiento’, de Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, o lecturas de pensamiento artístico y novelas de escritoras favoritas, como la última de Amy Tan, ‘Recuerdos de un sueño’…

Lo compagino produciendo obra, viendo películas y alguna serie, y, por supuesto, conectándome al mundo del ocio, la cultura y las redes sociales por Internet y móvil. Pero de lo que más disfruto en este confinamiento es de compartir con Alejandro y Nacho opiniones que cruzamos entre comidas y ratitos de los que ellos escapan al mundo del wifi.

4) Amigos, familia y querido mundo: besos voladores y no dejéis de cumplir para hacernos fuertes y de tomar vitaminas para reforzar defensas…

Y… “Quédate en casa”. Nos conectamos esta tarde en los balcones para aplaudir a todos los que batallan en primera línea.

SUSO GIMÉNEZ (NEUMÓLOGO Y COMPOSITOR, GUITARRA ACÚSTICA Y VOCALISTA DE PETIT MAL | VALÈNCIA)

1) Con mi familia en nuestra casa de Burriana. Estamos bien, pero son días de desasosiego. Aunque las cosas por aquí aún no están muy mal, todo puede cambiar rápidamente y alterar nuestras vidas: mi mujer y yo somos médicos.

2) Viendo cómo evolucionan las cosas en Italia, en Madrid…, es difícil ser optimista a corto plazo. Se aproximan meses muy duros en lo profesional. Como neumólogo, tendré que atender en los próximos días a mucha gente que lo estará pasando muy mal y espero estar a la altura.

Las consecuencias de esto son imprevisibles.

En cuanto al futuro, sí que quiero tener cierto optimismo: echando la vista atrás, no hay que olvidar que tras la terrible pandemia de gripe de 1918 y de la Primera Guerra Mundial, con un sufrimiento inimaginable para la población, lograron sobreponerse, y lo que vino después fueron “Los felices años veinte”. Ojalá todo pase y logremos superarlo pronto.

3) El tiempo que no estamos trabajando lo pasamos, efectivamente, confinados en casa, con nuestros hijos, que aún son pequeños. De momento lo llevamos bien, pero me temo que aún quedan muchos días de estar en casa por delante.

Los pocos ratos que no estoy estudiando y formándome para lo que vendrá lo empleo en estar con mis hijos y, si me queda algo de tiempo, en tocar la guitarra intentando relajarme y hacer canciones nuevas. Ahora mismo, mientras escribo esto, estoy escuchando un maravilloso vinilo que adquirí en Discos Amsterdam hace unas semanas: ‘Cry’, de Cigarettes After Sex.

Mi libro de cabecera estos días está siendo ‘Fractura de tibia y peroné’, de Dani Cardona, que está consiguiendo abstraerme algunos ratos de la dura realidad, porque es realmente ameno y divertido.

4) Cada día que pasa queda menos para que esto acabe. Estoy deseoso de volver a la normalidad y de poder abrazar a mis padres, al resto de mi familia, a mis amigos…

Merche Medina

La webserie española más premiada del mundo es valenciana

Todos queríamos matar al presidente, de Ana Ramón Rubio
Web Series World Cup
Ranking de las series digitales más premiadas
Febrero de 2019

El Web Series World Cup, organismo destinado a contabilizar las selecciones y premios en los festivales internacionales de webseries, ha publicado un ranking con las series digitales más premiadas desde que se contabiliza este registro, el año 2015. A partir de un ranking de 100 posiciones, se dictaminan cuáles son las webseries más premiadas de los últimos cuatro años y cuál es la representante más premiada de cada nacionalidad. En el caso español, la primera webserie del ranking es la ficción valenciana ‘Todos queríamos matar al presidente’, que se sitúa en el puesto 44 de la tabla habiendo recibido los premios a Mejor Dirección de comedia en el Baltimore New Media Web Fest, mejor thriller en el festival de series de Nueva York (NYC Web Fest) o la Mejor creación europea en los Rome Web Awards de Italia.

Estrenada el pasado verano en Amazon Prime y disponible en exclusiva para la audiencia de Europa y Estados Unidos, esta miniserie de 4 episodios estuvo nominada en los premios de la Academia de Televisión Web (IAWTV Awards) a mejor serie de habla no inglesa, mejor dirección y mejor guión en la edición de 2018.

'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

Escrita y dirigida por la valenciana Ana Ramón Rubio (‘Almost Ghosts’, ‘La Vall’) y producida por Miguel Cañizares (‘Sin Vida Propia’, ‘El Camerino’), se trata de una comedia con tintes de thriller donde los trabajadores de un catering reciben la oportunidad de envenenar a Martínez de Ochoa, un presidente corrupto y conocido especialmente por sus escándalos, sus excesos y su afición por la vida nocturna. Tras bromear con asesinar al presidente, tendrán que afrontar que, al día siguiente, Martinez de Ochoa aparezca muerto en extrañas circunstancias.

Protagonizada por Ana Caldas (‘After party’, ‘Carmina’) y Jaime Reynolds (‘El Antivlog’, ‘Marica tú’), la ficción ahonda en la ruptura de la rutina de un joven matrimonio en crisis que trata de resolver sus problemas de pareja al mismo tiempo que la policía investiga la misteriosa muerte del Presidente del Gobierno. Les acompañan en la historia un elenco encabezado por Joan Manuel Gurillo (El presidente), María Albiñana (su esposa), Fede Rey (la última persona en ver con vida al presidente) y los investigadores Irene Olmos y Jordi Marquina.

Fotograma de 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

Fotograma de ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

“Es un honor que ‘Todos queríamos matar al presidente’ sea la webserie española más premiada del circuito de festivales, pero el dato más significativo es la buenísima salud de las series web españolas y cómo interesan y gustan fuera de España”, afirma Ana Ramón Rubio, la directora y guionista del proyecto, que acaba de estrenar en la 63ª SEMINCI de Valladolid su primer largometraje documental ‘Almost Ghosts’ rodado en Estados Unidos y la serie de ficción ‘La Vall’ producida por Mediterráneo Media para Àpunt. “Hay otras 5 series producidas aquí en este ranking, la mayoría de ellas se han sacado adelante con presupuestos muy bajos y que sólo ejemplifican, una vez más, que los españoles sabemos contar historias y que esas historias trascienden nuestras fronteras constantemente”, finaliza.

Otras 4 webseries españolas en el ranking

‘Todos queríamos matar al presidente’ se sitúa como la webserie española más premiada en el puesto 44, pero no es la única ficción nacional que se cuela en esta lista. En el puesto 58 se sitúa la comedia política ‘El Partido’, de Álex Rodrigo (‘La casa de papel’, ‘Vis a vis’), “Desenterrados” de Xavi Cortés (‘Sunset’, ‘La Colonia’) en el puesto 67, ‘Dorien’ de Javier y Kiko Prada (‘Queridos Monstruos’, ‘Llegar’) en el puesto 82 y ‘Gifted Corporation’ de Rose of Dolls y Oliver Mend en el puesto 89.

Fotograma de 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

Fotograma de ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

“La mayoría de estas webseries son un claro reflejo de la evolución que ha ido experimentando el formato”, afirma Miguel Cañizares, productor de ‘Todos queríamos Matar al presidente’. “Desde Malviviendo hasta hoy, cada vez hay más series web producidas en España de mayor calidad, que interesan en los festivales porque realmente hay una audiencia que las reclama y que se distribuyen en distintas plataformas porque cada vez son más las que apuestan por este tipo de formato”.

‘Todos queríamos matar al presidente’, puede disfrutarse completa en Amazon Prime de forma gratuita para los suscriptores del servicio, mientras que ‘El Partido’ (puesto 58) se emite en ‘Flooxer’ de Atresmedia, ‘Desenterrados’ (puesto 67) y ‘Gifted Corporation’ (puesto 89) están disponible en abierto en Youtube y ‘Dorien’ (puesto 82) en la plataforma de RTVE.es Playz.

Parte del equipo de 'Todos queríamos matar al presidente', en Marsella.

Parte del equipo de ‘Todos queríamos matar al presidente’, en Marsella.

«La Nacional 340 es nuestra Ruta 66»

Almost Ghosts, de Ana Ramón Rubio
Estreno mundial en la Seminci de Valladolid
Miércoles 24 de octubre de 2018

“Ha sido pura coincidencia”, admite Ana Ramón Rubio. Su ópera prima como directora de largometrajes, el documental ‘Almost Ghosts’, y la serie de ficción ‘La Vall’, que codirige con Pau Martínez y recién estrenada en À Punt, abordan un mismo problema: el de los pueblos abandonados a causa de la industrialización. “Cuando me ofrecieron La Vall yo me iba para Estados Unidos. Fue una casualidad”. El más puro azar haciendo de las suyas. Porque ha sido así, por coincidencia, como Rubio ha tenido la ocasión de profundizar en un tema ahora de actualidad.

El escritor Julio Llamazares ya se hizo eco de ello en un artículo que seguía el rastro de la literatura dedicada a la despoblación rural. “La expresión España vacía, título del libro de Sergio del Molino, ha definido espontáneamente el fenómeno”, decía en dicho artículo. “Es algo que ocurre en casi todos los países cuando empiezan a industrializarse”, subraya la directora de series digitales como Sin vida propia o la más reciente e igualmente exitosa Todos queríamos matar al presidente.

Equipo de Almost Ghosts

Equipo de Almost Ghosts en la Ruta 66 en un descanso del rodaje. Imagen cortesía de sus responsables.

Rubio le sigue el rastro a ese “fenómeno” del abandono de pueblos enteros en Almost Ghosts, el documental con el que ha sido seleccionada para participar en la sección DOC. España del Festival Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), que se celebrará del 20 al 27 de octubre. En él, recorre los 4.000 kilómetros de la famosa Ruta 66, junto a un equipo formado por Carlos López y Celia Riera, encargados de la fotografía, Ximo Cardona, al frente del sonido, y Cristina Vivó, como jefa de producción, para hacerse cargo de los numerosos pueblos fantasma que fue encontrando a su paso por los ochos estados que componen la ruta.

“Eisenhower vivió el boom automovilístico en Alemania [años 50 del pasado siglo] y lo quiso trasladar a los Estados Unidos para favorecer el comercio. Fue ese comercio, a raíz de la construcción de la carretera interestatal [la I-40], el que se llevó por delante muchos pueblos del intenso tráfico que tenía la Ruta 66”. Ana Ramón Rubio optó por dar protagonismo a tres de las tantas personas que sufrieron ese despoblamiento masivo, para “analizar lo que ha pasado con una de las rutas más míticas de cuantas se conocen”.

Fotograma de Almost Ghosts. Imagen cortesía de la producción.

Fotograma de Almost Ghosts. Imagen cortesía de sus responsables.

Ese paralelismo entre lo acontecido en Estados Unidos durante las décadas de los 50 y 60, y lo apuntado por Llamazares con relación a España, da pie a buscar un símil más cercano: “Aquí tenemos nuestra propia Ruta 66 en la Nacional 340 que va desde el sur y atraviesa todo el Mediterráneo”, subraya Rubio. Esa N-340 que conecta Cádiz con Barcelona por toda la costa, y que se halla igualmente salpicada de pueblos “casi fantasmas”, por seguir el título de su documental, tiene su punto más conflictivo en la Comunitat Valenciana, donde, según la RACE, se encuentra el tramo de carretera más peligroso de España, el que une Orihuela con Crevillent.

“Ahí ha pasado lo mismo”, reconoce la directora de Almost Ghosts, que se vale de Harley Russell, Lowel Davis y Ángel Delgadillo para cartografiar el estado de ánimo de toda una ruta en peligro de extinción. “Cuando el progreso ha llegado resulta difícil volver atrás”, advierte Rubio, aunque la resistencia heroica de personajes como los citados permitan atisbar un rayo de esperanza. “Ha sido el trabajo de gente como ellos, para que se hiciera histórica la ruta, el que ha permitido recuperarla en parte”.

De izda a dcha, Ana Ramón Rubio, Carlos López y Celia Riera en un momento del rodaje. Imagen cortesía de la producción.

De izda a dcha, Ana Ramón Rubio, Carlos López y Celia Riera en un momento del rodaje. Imagen cortesía de sus responsables.

Y empieza por nombrar a Delgadillo, antiguo barbero de Seligman (Arizona), que creó la primera asociación en defensa de la mítica ruta, convirtiéndose en uno de los primeros artífices de su recuperación. “Hablamos de un pueblo que llegó a tener 100 habitaciones de hotel y que se quedó después abandonado”. Otro  tanto cabe decir de Davis, director de arte publicitario, que volvió a su lugar de nacimiento en Red Oak (Missouri) “para gastarse todo el dinero que tenía en la compra y restauración de muchos de los edificios abandonados de su pueblo natal”. Russell, con quien empezó a documentarse Ana Ramón Rubio tras ver un video en youtube donde salía cantando Yesterday de The Beatles, reside en Erick (Oklahoma), localidad que vuelve a estar en las paradas de la Ruta 66 gracias a su empeño y su guitarra. “La gente se para adrede para verlo a él”, destaca la directora.

La conocida como The main street of America (la calle principal de América) ha vuelto a recuperar su condición de gran arteria mítica, gracias al asociacionismo que ha logrado abrir hoteles y antiguos cines, “aunque sin fondos suficientes acaban cerrando otra vez”. Esa lucha por seguir siendo la carretera histórica que fue se da de bruces con la realidad, fraguada en torno a las grandes ciudades y kilómetros y kilómetros de escasa población. “Cuesta mucho que vuelva la gente”, lamenta Rubio, cuyo documental huye de la nostalgia: “No ofrecemos una visión mitificada de la Ruta 66”.

Momento del rodaje de la entrevista a Lowell Davis. Imagen cortesía de sus responsables.

Momento del rodaje de la entrevista a Lowell Davis. Imagen cortesía de sus responsables.

Su intención consiste en mostrar precisamente esa parte menos conocida de la ruta y de las personas que, como Harley Russell, Lowell Davis y Ángel Delgadillo, se resisten a abandonarla. “Representan todas esas vidas paradas y marcadas por la construcción de una autovía”. Para ello, tanto Rubio como López, Riera, Cardona y Vivó han tenido que soportar un “duro rodaje, porque íbamos sin parar”, en dos semanas de trabajo y encontrándose con tramos de carretera cortados que obligaban a variar a toda prisa el itinerario, “para llegar como locos a las entrevistas que teníamos pactadas”.

Hicieron el recorrido de Los Angeles a Chicago (“sí, a la inversa”), porque rodaron entre marzo y abril, dos meses todavía lluviosos, para así llegar más tarde hacia el este y evitar las mayores inclemencias meteorológicas. Lo dan todo por bien empleado: “Fue toda una experiencia y la verdad es que apenas tuvimos incidencias de importancia”. Ahora aguardan su estreno en la Seminci, el festival al que tenían claro desde un principio que querían llevarlo: “Nos apetecía mucho estrenar allí”.

Competirá junto a otros 10 documentales, y otros tres que se proyectarán fuera de concurso, por un premio de 6.000 euros que catapulte su difusión. Almost Ghosts se suma al fenómeno de los pueblos vacíos que, coincidencias de la vida, ahora también forma parte de la primera ficción propia de À Punt. Un título que Ana Ramón Rubio lo tuvo claro desde el principio: “Surgió durante el proceso de documentación; vimos que el nexo era ése”. Pueblos “casi fantasmas” que tienen muy difícil recuperar la vitalidad de antaño.

Celia Riera y Ana Ramón Rubio (de pie) en un momento del rodaje. Imagen cortesía de sus responsables.

Celia Riera y Ana Ramón Rubio (de pie) en un momento del rodaje. Imagen cortesía de sus responsables.

Salva Torres

La Vall, primera serie de ficción propia de À Punt

La Vall, dirigida por Pau Martínez y Ana Ramón Rubio
Serie de ficción de À Punt
Estreno: domingo 23 de septiembre de 2018, a las 21.45h
13 capítulos, cada domingo

Lo dijo la directora general de À Punt, Empar Marco: “Es una responsabilidad y un goce” presentar la primera serie de ficción propia. Se trata de La Vall, dirigida por Pau Martínez y Ana Ramón Rubio, cuya puesta de largo en la Filmoteca de Valencia es el primer ejemplo de las intenciones de la cadena televisiva: “Mimar la cultura y su gente, ser el motor para que los creadores se den a conocer”, agregó Marco, que también subrayó el objetivo de “impulsar el sector fuera de la Comunitat Valenciana; hemos de romper fronteras”.

Lo dijo en presencia de los 18 actores que protagonizan La Vall, cuya serie de 13 capítulos de 50 minutos cada uno ha rondado los 100.000 euros por capítulo, según avanzó Antonio Mansilla, responsable de Mediterráneo Media Entertainment, productora de la serie. “Tenemos que apostar por el mercado nacional, pero también exportar series por todo el mundo. Creemos que se puede ver a nivel global”, remarcó. “No vamos a parar y será difícil que nos paren”, insistió Marco, a rebufo del “subidón” que produjo ver un adelanto de la serie, según adjetivó César Martí, director de contenidos de À Punt.

La Vall, de Pau Martínez y Ana Ramón Rubio. Imagen cortesía de À Punt.

La Vall, de Pau Martínez y Ana Ramón Rubio. Imagen cortesía de À Punt.

“Tenemos una parrilla muy ilusionante y La Vall es importante dentro de esa parrilla, que es una apuesta por la cultura y el entretenimiento de calidad”. Marco abundó en este sentido diciendo que la ficción es lo que removía la industria cultural, al tiempo que destacaba la visibilización “de aquello que es propio”. Pau Martínez incidió en este aspecto al señalar que se trataba de “un producto propio y de proximidad”, yendo un poco más lejos: “Es importante porque forma parte de la vida de las personas y permite construir una identidad como pueblo”.

Y el pueblo que se representa en La Vall es uno de los tantos que hay despoblados a lo largo de toda la geografía nacional (más de 3.000, según algunos informes), que en este caso da pie a la trama de ficción rodada en la localidad castellonense de Alfondeguilla y en las valencianas Cheste y la Foia de Bunyol. “Es un tema de actualidad, pero alejado de la política”, precisó Marco. Según Mansilla, “la trama principal gira en torno a la repoblación de un pueblo que se estaba despoblando”, y cómo gente de fuera llega al pueblo “cada una con su secreto”, apostilló Martínez.

La historia de ese repoblamiento con personas desconocidas que vienen a ocupar casas deshabitadas se narra a modo de thriller y, según consta en el dossier de prensa, con “una estética moderna y una narrativa actual próxima al cine”. Como la definición resulta un tanto genérica, Pau Martínez se explicó: “Desde que se cerró Canal 9 han pasado cinco años y como espectadores hemos cambiado”, poniendo como ejemplos las series de las cadenas Netflix y HBO, cuyas producciones marcan en cierta forma el rumbo a seguir: “En la línea de este tipo de series”, reconoció. También señaló como una de las influencias de La Vall, Happy Valley, la serie de televisión británica protagonizada por la sargento Catherine Cawood, que encarna la actriz Sarah Lancashire.

La Vall, de Pau Martínez y Ana Ramón Rubio. Imagen cortesía de À Punt.

La Vall, de Pau Martínez y Ana Ramón Rubio. Imagen cortesía de À Punt.

“La nuestra es un thriller sin policías”, indicó Martínez. Una serie coral en la que van entrando y saliendo personajes turbios, a los que dan vida, entre otros, Marta Belenguer, Josep Manel Casany, Sergio Caballero, Cristina Fernández, Ximo Solano, Pilar Almeria, Isabel Rocatti, María Almudéver, Empar Canet y Álvaro Báguena. Un elenco de actores que, a juicio de César Martí, “demuestra la calidad y el nivel que hay en el sector”. Una historia “contada en valenciano y que los valencianos se merecen”, subrayó Martínez, y que viene a representar “lo que los creadores valencianos son capaces de hacer”.

La Vall, cuya emisión comienza este próximo domingo en À Punt a las 21.45, permite “fidelizar al público”, puesto que como apuntó Martí se prolonga durante 13 semanas. Un público que, según apuntaron todos los presentes, había cambiado mucho estos últimos años tras la eclosión de Internet. Por eso la intención de la cadena televisiva es ofrecer la serie de forma “casi inmediata” a través de la web, en la línea de esa demanda cambiante de los espectadores.

Espectadores como el joven Noel Rojo-Everss, que encarna al niño Daniel Fenoll-Garbí, hijo de Júlia Garbí y Laura Fenoll, que interpretan Cristina Fernández y Laura Romero, respectivamente. “No diré nada, pero se conocía el guión mejor que muchos actores”, ironizó Martínez, mientras el chaval, de pie, mostraba su entusiasmo por participar en una serie que arranca a 100.000 por hora.

La Vall, de Pau Martínez y Ana Ramón Rubio. Imagen cortesía de À Punt.

La Vall, de Pau Martínez y Ana Ramón Rubio. Imagen cortesía de À Punt.

Salva Torres

Almost Ghosts, la ruta 66 vista de otra forma

Almost Ghosts, de Ana Ramón Rubio
Viernes 6 de abril de 2018

4.000 kilómetros, cinco personas y la carretera más famosa de América. Así ha pasado las últimas semanas el equipo técnico de ‘Almost Ghosts’, un documental valenciano que explora la desaparición de los pueblos fantasma a través de la ruta 66 de Estados Unidos.

“La ruta 66 era la carretera que cruzaba los Estados Unidos de este a oeste, desde Chicago hasta Santa Mónica”, cuenta Ana Ramón Rubio, directora y guionista del documental. “Se ha visto en millones de películas, de libros, de canciones… Pero siempre se trata desde una perspectiva icónica, desde lo que supone hacer el gran viaje, recorrer la carretera madre. No se habla tanto de la gran cantidad de pueblos que murieron por culpa de la carretera interestatal que promovió Eisenhower dejando a tanta gente a su suerte ni de que realmente lo que convierte el trazado en icónico es la gente que todavía vive allí, la pequeña resistencia, de los jubilados que se niegan a dejarlo ir. En ‘Almost Ghosts’, lo que buscábamos era mostrar los estragos de la interestatal en algunos de esos pequeños pueblos y ciudades y qué hicieron unos cuantos jubilados para cambiar la historia, para salvar sus pueblos y preservar la memoria de un trazado que fue único para América”.

A través de los estados de California, Arizona, Nuevo México, Texas, Oklahoma, Kansas, Missouri e Illinois, las cámaras valencianas de ‘Almost Ghosts’ han retratado los pueblos fantasma y aquellos que renacieron y revivieron desde la descatalogación de la ruta 66 en 1985.

“No es realmente un documental sobre la ruta 66”, prosigue la realizadora valenciana, que actualmente se encuentra en la preproducción de un nuevo proyecto para televisión que comenzará a rodarse en los próximos meses. “Almost Ghosts es un documental sobre personas. Sobre aquellos que, aunque eran una pequeña mota de polvo en un desierto, consiguieron salvar sus ciudades de la muerte más absoluta. Y también de aquellos que no lo consiguieron”.

El documental narra las historias de personas como el músico mediocre Harley Russell que sobrevive como la única atracción de la ruta 66 en Erick (Oklahoma), el artista que se vio obligado a reconstruir su pueblo de la niñez Lowell Davis en Red Oak (Missouri), el antiguo barbero de Seligman (Arizona) Ángel Delgadillo, que consiguió convertir la 66 en un trazado oficialmente histórico o el coleccionista Elmer Long que repobló el bosque de Oro Grande (California) con las botellas abandonadas que coleccionaba su padre.

El equipo de Almost Ghosts en la ruta 66. Imagen cortesía de la productora.

El equipo de Almost Ghosts en la ruta 66. Imagen cortesía de la productora.

“Son personajes que han cambiado la historia de América, no sólo las de sus pueblos”, comenta Cristina Vivó, productora del documental. “Si no fuera por ellos, hoy la gente no soñaría con atravesar los EEUU a través de la ruta 66. No quedaría nada de la carretera que vio a los americanos emigrar hacia el oeste en busca de una vida mejor, o de las familias que se desplazaban para veranear en California. Toda la historia estaría en libros y películas, pero gracias a ellos, gran parte de la ruta se puede seguir disfrutando”, finaliza.

Ana Ramón Rubio, Cristina Vivó, Carlos López Andrés, Celia Riera y Ximo Cardona son los cinco valencianos que han rodado este largometraje en el mes de marzo en los Estados Unidos. Todos ellos forman parte del equipo técnico de la webserie valenciana ‘Todos queríamos matar al presidente’, una producción que actualmente está recorriendo los festivales internacionales del formato y que se alzó hace unos meses con los premios a Mejor Thriller en el festival de webseries de Nueva York (NYC Web fest) o mejor Dirección en el Baltimore New Media Festival. “Todavía no sabemos cuándo se estrenará el documental, pero esperamos que pueda verse a principios de 2019″, concluye Vivó.

Dilema criminal en tono hilarante

Todos queríamos matar al presidente, de Ana Ramón Rubio
Reparto: Ana Caldas, Jaime Reynolds, Fede Rey, Juan Manuel Gurillo,
María Albiñana
Producción: Miguel Cañizares
España. 2017

‘Todos queríamos matar al presidente’, de la directora Ana Ramón Rubio, confluye en el inicio con un suceso de la novela ‘Crimen y castigo’, de Fiodor Dostoyevski. Un elemento narrativo, también, origen  de varias  películas del director Woody Allen, como  son ‘El sueño de Cassandra’ (2007), ‘Delitos y faltas’ (1989), ‘Match Point’ (2005) y ‘Scoop’ (2006).

En ambos relatos, ‘Crimen y castigo’ y ‘Todos queríamos matar al presidente’, la trama se desencadena tras el asesinato de un ser vil, mísero y despreciable, y el  dilema moral que plantea dicho asesinato.

Fede Rey en una imagen de la webserie 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

Fede Rey en una imagen de la webserie ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

Así, en ‘Crimen y castigo’ el origen de la novela se halla en la muerte de una vieja usurera. Una vieja descrita, por uno de los personajes, como “achacosa, necia, estúpida, mala, un ser que no es útil a nadie, sino por lo contrario hace daño a todo el mundo”. Y, en ‘Todos queríamos matar al presidente’, la historia se inicia con el asesinato del presidente del gobierno. Un presidente descrito por todos los personajes como un ser corrupto, lujurioso, ruin, pusilánime, oportunista, soez. Un presidente caracterizado por una falta de ética tanto en el ejercicio de su actividad política, como en su vida privada.

Por tanto, ambos personajes, la vieja y el presidente, activan el instinto asesino de sus compatriotas. El estudiante, uno de los personajes de la novela de Dostoyevski, dice: “(…) en cuanto a esa maldita vieja, sería capaz de matarla y robarle sin el menor escrúpulo de conciencia”.

Imagen de la webserie 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

Imagen de la webserie ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

Una camarera, uno de los personajes de la webserie de Ana Ramón Rubio, señala: “Lo que deberíamos hacer es aprovechar este momento que Dios nos ha dado para cargárnoslo”. Pero ese deseo de llevar a cabo un acto criminal plantea en los personajes de ambos relatos una disyuntiva moral: ¿es justificable el asesinato de un ser maligno, que es un azote para sus semejantes?

La respuesta dada por los personajes es de una clarividencia instintiva: sí, puesto que dicho asesinato será un bien para la humanidad. Una respuesta sustentada en el hecho de que el acto criminal no va a tener ninguna consecuencia policial, ni judicial para quien lo comenta.

Ahora bien, que el asesinato de la vieja usurera de ‘Crimen y castigo’ y el asesinato del presidente de ‘Todos queríamos matar al presidente’ no tenga, en principio, consecuencias policiales, no supone que no tenga efectos en los personajes. Todos sabemos que Raskolnikov, el protagonista de Dostoyevski, es invadido por una terrible “angustia de culpabilidad” que domina su espíritu hasta la locura.

Cartel de 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

Cartel de ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

Y ¿qué impresión va a causar en el ánimo de Rosana, la protagonista de la webserie, la muerte del  presidente? Rosana, al contrario de Raskolnikov, no queda atrapada en la tela de la culpabilidad y el remordimiento, sino en el miedo de poder ser descubierta y condenada por asesinato. Un miedo que le lleva a comportamientos y pensamientos disparatados y absurdos.

En este punto, la rítmica comedia de Rubio se bifurca del intenso drama de Dostoyevski. Pero, como dice muy bien Woody Allen, la comedia es tragedia más un poco de tiempo; sólo hay que esperar el momento oportuno para que la tragedia se convierta en comedia.

‘Todos queríamos matar al presidente’, la segunda premiada wedserie de Ana Ramón Rubio, tiene un ritmo trepidante que procede de todos los elementos estéticos y narrativos del relato. La puesta en escena, la interpretación, los diálogos, la música, el montaje, se amalgaman para sostener el hilarante suspense de la historia en cada capítulo, de los cuatro presentados en el preestreno en la Fábrica de Hielo de Valencia. Rubio ha conseguido que el drama del suspense de ‘Todos queríamos matar al presidente’, como la de su primera webserie, ‘Sin vida propia’, se acople al tono hilarante de la comedia.

Imagen de 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

Imagen de ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

Begoña Siles

Bilbao premia Todos queríamos matar al presidente

Todos queríamos matar al presidente, de Ana Ramón Rubio
Premio Unstoppable AMETS
Bilbao Seriesland
Viernes 27 de octubre de 2017

La serie digital ‘Todos queríamos matar al presidente’ se alzó este pasado fin de semana con el ‘Unstoppable AMETS’ del Bilbao Seriesland y los premios especiales del jurado de Buenos Aires y Sicilia. El Bilbao Seriesland, el primer festival internacional de series digitales de Euskadi y el más grande de España.

Ana Ramón Rubio durante la entrega del premio en el festival Bilbao Seriesland. Imagen cortesía de la productora.

Ana Ramón Rubio durante la entrega del premio en el festival Bilbao Seriesland. Imagen cortesía de la productora.

“El ‘Unstoppable Amets’ es un premio muy especial”, afirmó Ana Ramón Rubio, directora y guionista del proyecto galardonado. “Se reserva para las series más adictivas, aquellas que no puedes dejar de ver episodio tras episodio, así que cuando haces una comedia con tintes de thriller es un premio que te satisface el doble”.

Rodada íntegramente en la provincia de Valencia, ‘Todos queríamos matar al presidente’ es una producción independiente protagonizada por Ana Caldas (After Party, Centro Médico) y Jaime Reynolds (Marica tú, Desde el cielo te digo). Cuenta la historia de un grupo de trabajadores de catering que reciben la inesperada visita de Martínez de Ochoa (Joan Manuel Gurillo), presidente de un gobierno corrupto y odiado por la sociedad, y a quien bromean con envenenar.

El jurado, formado por el humorista Ángel Martín, el actor Javier Antón, el director de cine Paul Urkiko, la Productora Nuria Martinez y la Directora del Wendie Webfest Nina Heinrich entregó el palmarés el viernes 27 de octubre.

Fotograma de 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio. Imagen cortesía de la productora.

Fotograma de ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio. Imagen cortesía de la productora.

La serie se alzó, además, con dos de los premios especiales que conceden los jurados del circuito internacional de webseries: los premios especiales de Buenos Aires Web Fest, primer y único festival del formato en Argentina y Sicily Web Fest, el primero de Italia.

“Ir a presentar la serie a Argentina y a Italia este 2018 va a ser un auténtico placer”, señaló la directora. “De momento, tenemos muchas citas para estrenar la serie en países como Brasil, Reino Unido y Estados Unidos y la verdad es que nos encanta que ‘Todos queríamos matar al presidente’ se esté convirtiendo en una webserie viajera. Nos estamos dando cuenta ahora de lo verdaderamente internacional que es la historia que hemos contado”.

Más de 80 webseries de todos los puntos del planeta compiten en las secciones oficiales del festival, donde además hay una sección especial para las series web de producción vasca. Así, ‘Todos queríamos matar al presidente’ se ha convertido en la única webserie de producción española en alzarse con una estatuilla en el festival más internacional de España.

Fotograma de 'Todos queríamos matar al presidente'. Imagen cortesía de la productora.

Fotograma de ‘Todos queríamos matar al presidente’. Imagen cortesía de la productora.

La ficción se presentó la semana pasada en el Marseille Web Fest, el festival de webseries más importante de Europa y tuvo su segunda proyección en el Bilbao Seriesland. Durante los próximos meses compite en las secciones oficiales de los festivales de NYC Web Fest, South Florida Web Fest, Baltimore Web Fest, Río de Janeiro Web Fest y Dublin Web Fest.

“El circuito de festivales de webseries dura hasta finales del año 2018, así que esperamos tener más citas donde poder presentar la serie durante el año que viene. Especialmente, nos gustaría presentarla en más ciudades españolas, y por supuesto en Valencia, en casa”, afirmó Miguel Cañizares, productor del proyecto.

Esta nueva ficción está creada y protagonizada por el mismo equipo que desarrolló la webserie ‘Sin Vida Propia’ que recorrió los festivales internacionales de webseries durante los años 2014 y 2015. Ahí se alzó con premios como ‘mejor comedia extranjera’ en Los Angeles Web Series Festival, ‘mejor actriz de comedia’ (María Albiñana), ‘mejor serie extranjera’ en Vancouver Web Fest de Canadá o el premio del público en el ‘Urban Mediamakers Film Festival de Georgia.

“Se trata de una serie que reúne a los mismos actores pero en papeles completamente diferentes”, afirmó Ana Ramón Rubio. “También el tono y el ritmo son distintos. ‘Todos queríamos’ es una comedia mucho más lenta, una serie que hay que ir digiriendo poco a poco y descubriendo el lío en el que se están metiendo los personajes conforme avanzan los episodios”.

Ana Ramón Rubio recibiendo el premio en el festival Bilbao Seriesland. Imagen cortesía de la productora.

Ana Ramón Rubio recibiendo el premio en el festival Bilbao Seriesland. Imagen cortesía de la productora.

Todos queríamos matar al presidente, en Marsella

Todos queríamos matar al presidente, de Ana Ramón Rubio y Miguel Cañizares
Webserie seleccionada para el Marseille Web Fest
Octubre de 2017

El festival de webseries más prestigioso del mundo, Marseille Web Fest, ha seleccionado la ficción española ‘Todos queríamos matar al presidente’ en su sección oficial a concurso en su 7ª edición. Escrita y dirigida por Ana Ramón Rubio (creadora y directora de la valenciana ‘Sin Vida Propia’) y Miguel Cañizares, productor de la misma, son los responsables de esta nueva webserie. Un thriller cómico que reúne a gran parte de los actores de la antigua ‘Sin Vida Propia’ que los llevó por los festivales de webseries de Estados Unidos, Australia, Canadá, Europa y Asia. Marsella, la capital mundial de las webseries, recibe 450 solicitudes anuales.

El Festival de webseries de Marsella es el más importante de este formato. Presidido por Jean Michel Albert, desde su creación en 2011 ha promovido el desarrollo de la industria digital y su adaptación al cambio tecnológico. Únicamente 21 ficciones de todo el mundo competirán este año en el festival de las más de 450 recibidas.

Ana Ramón Rubio durante el rodaje de 'Todos queríamos matar al presidente'. Imagen cortesía de la productora.

Ana Ramón Rubio durante el rodaje de ‘Todos queríamos matar al presidente’. Imagen cortesía de la productora.

“Es para nosotros un increíble honor estrenar en Marsella. Marseille web fest es, más que un festival, toda una experiencia para cualquier creador” afirma Ana Ramón Rubio, directora del proyecto. “Sabíamos que no era fácil, porque el festival recibe cientos de inscripciones cada año, pero estrenar ahí la serie es todo un lujo”.

La directora de la serie, Ana Ramón Rubio y los dos actores protagonistas, Ana Caldas y Fede Rey, visitarán la ciudad francesa en octubre de 2017 para presentar la serie. ‘Todos queríamos matar al presidente’ es un proyecto que nace del germen de ‘Sin Vida Propia’, webserie valenciana financiada por crowdfunding (micromecenazgo) que se alzó con los premios a Mejor Webserie Extranjera en Vancouver web fest, mejor Dirección en Rome Web Awards, Mejor comedia de habla no inglesa en el festival de webseries de Los Angeles (LA web fest) o Mejor Guión en el Austin Web Fest de Texas.

Fotograma de 'Todos queríamos matar al presidente'. Imagen cortesía de la productora.

Fotograma de ‘Todos queríamos matar al presidente’. Imagen cortesía de la productora.

Reuniendo a prácticamente todos los actores y actrices de la misma y a gran parte del equipo técnico, la productora ha saltado de la comedia a la intriga. Cuenta la historia de un grupo de trabajadores de un catering que recibe la inesperada visita de Alfonso Martínez de Ochoa, presidente de un hipotético partido político corrupto, conocido por sus escándalos, sus excesos y su vida nocturna. Tras bromear con envenenarle la comida, el presidente aparecerá muerto en extrañas circunstancias a la mañana siguiente.

La intérprete sevillana Ana Caldas (After Party, Carmina) y el actor madrileño Jaime Reynolds (Luciérnagas, Cuéntame) son los protagonistas de esta comedia con toques de novela negra que se estrenará internacionalmente en Marsella en octubre. Completan el reparto Fede Rey, María Albiñana, Joan Manuel Gurillo, Irene Olmos y Jordi Marquina, quienes ya participaron en la antigua ‘Sin Vida Propia’.

La webserie se presentará en el Marseille Web Fest en octubre y, a partir de ahí, comenzará su circuito de festivales con el objetivo de dar la vuelta al mundo, como el anterior proyecto que realizaron juntos.

Todos querían matar al presidente.

Fotograma de ‘Todos queríamos matar al presidente’. Imagen cortesía de la productora.

13 webseries en Cinema Jove

Webseries, sección coordinada por Ana Ramón Rubio y María Albiñana
Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove
Fin de semana del 24 y 25 de junio de 2017

Por segundo año consecutivo, Cinema Jove, el festival cinematográfico del Institut Valencià de Cultura, reserva un espacio de su programa a la forma más estimulante de entretenimiento surgida tras la televisión: las webseries. El fin de semana del 24 y el 25 de junio, se proyectará un total de 13 ficciones online procedentes de Argentina, Canadá, Australia, EE.UU., Alemania, Italia, Francia, Reino Unido y Uruguay.

“La idea es ofrecer al público series diferentes, nuevas y de calidad. Lo más relevante de lo último que se ha producido para la red. Muchas de las propuestas todavía no se han estrenado en abierto a través de Internet y están actualmente recorriendo festivales internacionales”, detallan las coordinadoras de la sección, la directora valenciana Ana Ramón Rubio y la actriz y periodista María Albiñana, productoras de la multipremiada webserie ‘Sin Vida Propia’.

Un buen surtido viene avalado con reconocimientos en festivales y premios internacionales. ‘Discocalypse’, ‘Perverts Anonymous’ o ‘Hidden’ han ganado galardones en Raindance, Berlin Web Fest, Die Seriale y Vancouver Web Festival. La comedia ‘Neems Theme’s’ llega a la Sección Oficial tras ganar el premio especial del festival de webseries más grande de EE.UU., Los Angeles Web Series Festival, donde ha sido seleccionada directamente por su director, el productor de televisión premiado con un Emmy Michael Ajakwe Jr., para representar a su festival en Cinema Jove.

Restoration.

Imagen de Restoration. Fotografía de Jeff Paine por cortesía de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

Entre las producciones, hay dos de directores españoles, Lander Camarero, que ha rodado ‘The Coffee Advisors’ en EEUU., un falso documental en clave de comedia sobre un tema tan peliagudo como el 11-S, y David Victori, responsable de ‘Zero’, un proyecto producido por Ridley Scott y Michael Fassbender.

Todo arrancó durante la Bienal de Venecia 2012, en la que el corto ‘La Culpa’, de Victori, ganó el Your Film Festival, concurso internacional para crear contenido original para Youtube con la ayuda del director de ‘Blade Runner’ y ‘Alien’, y el actor Michael Fassbender. El resultado ha sido ‘Zero’, una serie de ciencia ficción de cuatro capítulos que especula con que la Tierra pierda gravedad de manera progresiva e intermitente.

En su conjunto, y en opinión de las seleccionadoras, el formato de las webseries suele dar como resultado productos más libres: “Tanto porque el acceso a la creación es más democrático que en el cine y la televisión, como por el hecho de no tener que rendir cuentas a anunciantes o cadenas. En la red se tocan temas y se arriesga con géneros que los medios tradicionales tienen miedo de tocar”.

Entre la cosecha recogida en Cinema Jove hay varias visiones catastrofistas del futuro cercano, filias sexuales, comedias policíacas, una comedia navideña y un apocalipsis zombie.

Discocalyse.

Discocalypse. Imagen cortesía de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

Las obras participantes optan a la Luna de Valencia a la mejor Webserie y el Premio del Público, dotados con 500 y 300 euros respectivamente, así como un premio especial Marseille Webfest, por el que el director del festival más importante de Europa seleccionará una serie web de la Sección Oficial y la incluirá en la selección oficial de su siguiente edición, y el premio de distribución Rockzeline, consistente en un contrato de distribución para la webserie ganadora.

“La nueva generación de espectadores ha incorporado las webseries com alternativa de ocio en todo el mundo. De ahí que Cinema Jove haya decidido apoyar esta sección en su programación, pues tanto por la temprana edad de sus consumidores como por la globalidad del fenómeno, entronca con el espíritu del festival”, considera el director de Cinema Jove, Carlos Madrid.

Pervert Anonymous.

Pervert Anonymous. Imagen cortesía de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

La línea ejemplar de Flooxer

AtresMedia es, a día de hoy, el único grupo de comunicación que está apostando de forma intensa por las ficciones online en España. Y lo hace a través de su plataforma de contenidos audiovisuales Flooxer. Desde esta ventana al talento de la nueva generación adquiere series ya creadas, rodadas y editadas, y dispone de productores delegados inmersos en procesos de producción de webseries. “De este modo fusionan la forma tradicional de producir contenidos con la fórmula de autosuficiencia que se suele dar en las series web”, explican las coordinadoras de la sección.

De ahí que desde la organización de Cinema Jove se haya decidido dedicar una jornada a su labor, con la programación, fuera de concurso, de sus dos series más exitosas, ‘Paquita Salas’, primera webserie galardonada en los Premio Feroz en la categoría de series de televisión, a mejor serie, actor protagonista (Brays Efe) y actriz de reparto (Belén Cuesta) -como ya ocurrió con Netflix cuando comenzó a colarse en los Emmy-, y ‘Temporada baja’, entre cuyo equipo técnico y artístico hay abundante presencia valenciana. La presentación de ambas series contará con la presencia de sus creadores y protagonistas.

Noche de paz. Imagen cortesía de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

Noche de paz. Imagen cortesía de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

Cuitas del sector

Esta edición, además habrá dos mesas redondas para tomarle el pulso al sector en términos de producción y distribución. El 24 de junio, y bajo el provocador título de ‘Cómo producir una webserie sin ir a la cárcel’, se analizará la tarea espartana de elegir el modelo de financiación adecuado para un proyecto en este formato.

“Product placement, branded content, colaboraciones, pago diferido, crowdfunding, inversores… hay muchísimas opciones, pero al iniciar la producción de una webserie lo más complicado es que el modelo de producción se diferencia mucho del tradicional”, adelantan las programadoras de la sección.

Para debatir sobre la rentabilización y la amortización del formato, estarán presentes la productora de la serie ‘Malviviendo’ y jurado de la Sección Oficial de Webseries de Cinema Jove, Teresa Segura, la productora de Temporada Baja, María Maroto, y la responsable de desarrollo de producto de Flooxer, Mafalda González.

El domingo, 25 de junio, será el momento de preguntarse si ‘¿Hay vida después de Youtube?’ En esta segunda mesa redonda se expondrá la engañosa creencia entre los creadores noveles de que el proceso de distribución termina subiendo su producto al canal Youtube. Nada más lejos de la realidad. “Ahí es donde empieza la fase más complicada. Si producir una webserie es duro, lo que nadie te cuenta es lo difícil que resulta difundirla. Festivales, plataformas, cadenas, pay per view, publicidad en Youtube o Vimeo… hay muchísimas opciones para distribuir y  promocionar un proyecto así, muchísima competencia y una gran cantidad de contenidos web que están buscando su sitio”, certifican Rubio y Albiñana.

Los ponentes de la mesa serán el director de Flooxer, Emilio Sánchez y los miembros del jurado de Cinema Jove Henry Gagnon, director de la compañía canadiense HG Distribution, y Meredith Burkholder, directora de Berlin Web Fest.

Las dos jornadas dedicadas por Cinema Jove a las ficciones online constarán de cuatro cápsulas formativas en las que se abordarán la presencia en festivales, el crowdfunding, iniciativas que pueden llevar al fracaso, “el ABC de las webseries y el XYZ de cómo hacerlas”, con directores de las propuestas seleccionadas a concurso en esta edición.

1 Life. Imagen cortesia de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

1 Life. Imagen cortesia de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

Webseries a concurso

Noche de paz (Argentina). Esta webserie recorre, con humor e ironía, las preparaciones de los Brunettis para las fiestas de Navidad, fecha en la que las familias latinas se vuelven completamente locas para acertar con los preparativos. Los Brunetti tratarán de sobrevivir, un año más, a un 24 de diciembre en familia en Buenos Aires.

Perverts Anonymous (Canadá). Prudence es una mujer cohibida sexualmente pero abierta intelectualmente que afronta sus inhibiciones en un grupo de terapia para personas con filias sexuales peculiares.

Zero. Imagen cortesía de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

Zero. Imagen cortesía de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

Zero (EEUU). Un padre y su hijo son separados el día en que la Tierra empieza a perder gravedad de manera intermitente. El chico brega con preguntas sobre la muerte de su madre. Su padre intenta encontrarle desesperadamente. Y mientras, el mundo se desmorona a su alrededor.

Restoration (Australia). En un futuro cercano, en el que las personas almacenan sus recuerdos en un disco de seguridad, un hombre se despierta en un cuerpo que no es el suyo.

Discocalypse (Alemania) El joven Zeche se despierta en el lavabo de una discoteca en medio de una mala resaca. Sus recuerdos de los últimos días son un infierno. Junto a sus amigos se ve inmerso en un alocado viaje para salir de una discoteca infectada de zombies.

The Coffee Advisors (EEUU/España). Investigación cómica independiente sobre los sucesos del 11S a través de una serie de ficción.

Hidden (Italia). Cinco desconocidos, Anthony, Verónica, Marco, Cristian y Eleonora, son transportados hasta una mansión en una isla. Desde el mar agitado bajan hasta un pequeño dique escondido en una cueva. Todos aceptaron la invitación a cenar de un misterioso anfitrión. Una vez llegados e instalados, se reúnen en el salón principal, donde todo está perfectamente preparado. Suspicaces y cautelosos, esperan la llegada del patrón, pero nadie aparece. Cuando están a punto de vadear, una voz grabada los clava a la silla: se les acusa de haber intentado, provocado o causado la muerte de alguien. Por este crimen, ahora tienen que morir. Todos ellos.

Dans un autre monde (Francia) 2035, el calentamiento global ha desembocado en una crisis internacional. Mientras la Unión Europea está colapsada, Francia lanza un programa espacial, la misión Última Oportunidad, cuyo objetivo es encontrar una fuente limpia de energía y devolverla a la Tierra. Poco después de un lanzamiento exitoso, los astronautas pierden el conocimiento. Al despertar, todas las comunicaciones con el centro de control han desaparecido. Abandonados a su suerte, deberán descubrir cómo regresar a la Tierra.

Real Cops (Francia). Rodríguez y Pinchon, dos policías de la unidad 411 conocidos por su incompetencia e irresponsabilidad, deben encontrar en 24 horas a la hija de su Capitán, Sabine Marron, secuestrada por su mejor enemigo, “el Babe”. Jackson y Bullock, sus colegas y rivales, están intentando todo lo posible para vencerlos. Un día puede parecer tiempo suficiente, pero su misión podría ser más complicada de lo esperado si un villano aún más peligroso desafía a “el Babe” y secuestra a Sabine una vez más.

1Life (Reino Unido). Son buenos tiempos para Jasper, Barney, Charlie y Max, mejores amigos y co-creadores de 1Life (1vida), la app que revoluciona el modo en que interactuamos con el mundo, mediante la interconexión entre los usuarios en cualquier rincón del mundo. Jasper Court lidera las conferencias de prensa y se convierte en la cabeza pública de la compañía, lo que no sentará bien al resto de los fundadores. Especialmente a Charlie, que teme que las actualizaciones de Jasper terminen siendo peligrosas para las vidas de los usuarios. Cuando 1Life sufre un ataque de seguridad masivo, el mundo entero comienza a desconfiar de la compañía. ¿Será la amistad un suficiente para salvar a los creadores cuando no pueden escapar de lo que han creado?

El maravilloso parque Hoolister (Uruguay): Alina es una chica obsesionada con las novelas policíacas que tiene un problema, trabaja en el parque de diversiones más aburrido del mundo. Su suerte cambia cuando una noche aparece el cadáver de uno de sus compañeros en el parque. Al parecer el parque Hoolister no era ni tan maravilloso ni tan tranquilo después de todo.

Explaining to an alien (Canadá). Esta propuesta explora la relación entre un alien llamado Blorg y dos agentes secretos. Cuando Blorg empieza a hacer preguntas, su encuentro se vuelve un impredecible e hilarante examen de cuestiones humanas, como las citas, la bebida, las celebridades, el tabaco y el sexo. Explaining to an alien es un reflejo de lo que hacemos como humanos preguntándonos el porqué.

Neem’s Themes. (EE.UU). Cada capítulo es un sketch diferente en torno a temas que te harán exclamar para tus adentros, “Oh, Dios mío, yo hice eso”, o “Conozco a alguien que hizo eso”, o “¿Por qué no se me ha ocurrido antes a mí?”. Letras estúpidas de canciones aplicadas a la vida real, tipos vagos… Cada episodio tiene una trama diferente, pero todos tienen un elemento en común: la risa.

Sin Vida Propia inicia una nueva web serie

Todos queríamos matar al presidente
Sin Vida Propia
Inicio del rodaje de nueva webserie
Febrero de 2017

“Todos queríamos matar al presidente” es un thriller con tintes cómicos y existencialistas sobre un grupo de trabajadores de catering que recibe la visita inesperada de Martínez de Ochoa, Presidente del Gobierno y líder del UVC (Joan Manuel Gurillo). Ante la indignación por la corrupción, el paro y los escándalos públicos del propio presidente, los protagonistas fantasean -medio en broma, medio en serio- con envenenarle. Descubrirán al día siguiente que éste ha fallecido en extrañas circunstancias.

El equipo de la webserie valenciana ‘Sin Vida Propia’ (Mejor Comedia en Los Angeles Webseries Festival) se reúne este mes de febrero en Valencia para rodar un nuevo proyecto inspirado en su predecesora. Cambiando de registro completamente, los responsables de la comedia que triunfó en los festivales de Estados Unidos y Europa juntan de nuevo al mismo reparto artístico en papeles totalmente diferentes.

Ana Caldas. Imagen cortesía de Sin Vida Propia.

Ana Caldas. Imagen cortesía de Sin Vida Propia.

El guión y dirección de la serie corre a cargo de Ana Ramón Rubio, creadora y directora de Sin Vida Propia que recibió galardones como el de Mejor Guión en el Austin Web Fest de Texas o Mejor Dirección en los Rome Web Awards. La producción volverá a ser responsabilidad de Miguel Cañizares, productor de Sin Vida Propia y contará con gran parte de su equipo técnico habitual.

Los dos protagonistas de esta historia serán Ana Caldas y Jaime Reynolds, un matrimonio que está en las últimas y que se ve envuelto, de la noche a la mañana, en un caos que les devolverá la emoción perdida.

Ana Caldas llegó a Sin Vida Propia como actriz de reparto a finales de la última temporada”, afirma la directora, “pero se ganó el corazón de la audiencia desde el primer minuto. Va a ser un auténtico lujo volver a trabajar con ella y repetir experiencia con María Albiñana, Lucía Tortosa, Irene Olmos, Jordi Marquina, Juanma Gurillo… También estrenarnos con Jaime Reynolds, actor al que descubrimos en el teatro en ‘Luciérnagas’”.

Jaime Reynolds. Imagen cortesía de Sin Vida Propia.

Jaime Reynolds. Imagen cortesía de Sin Vida Propia.

Ana Caldas comenzó su carrera en el mundo de la televisión en 2008 con la serie ‘Cazadores de hombres’ (Antena 3) y ‘La pecera de Eva’ (Telecinco). Dio el paso al papel protagonista con la TV movie ‘Carmina’ y saltó a la gran pantalla con el film After Party (Miguel Larraya) en 2013. Su primer papel en una webserie fue con ‘Sin Vida Propia’, a diferencia de su co-protagonista, Jaime Reynolds, que aunque ha desarrollado la mayoría de su trayectoria en el teatro (‘Ángeles’, ‘Luciérnadas’ o ‘Desde el cielo te digo’), ha participado en ‘El Antivlog’ de Flooxer y protagonizado el film ‘Marica tú’ (Ismael Núñez).

La historia deja lugar a que otros personajes de ‘Sin Vida Propia’ ocupen papeles principales, pues la lista de sospechosos es interminable. Empezando por su joven tercera esposa (María Albiñana), sus amigos, la última prostituta transexual en verle con vida (Fede Rey), sus compañeros del partido, los de la oposición…Pero ante tanto caos, Irene Olmos y Jordi Marquina (Carla y Marcos en Sin Vida Propia) serán los responsables de intentar esclarecer lo ocurrido en esta historia.

El rodaje comienza a principios de febrero en distintas localizaciones de Valencia y alrededores y previsiblemente, se estrenará en primavera de 2017.

Ana Ramón Rubio, en el centro de la imagen, directora de Sin Vida Propia, con el equipo de la nueva web serie.

Ana Ramón Rubio, en el centro de la imagen, directora de Sin Vida Propia, con el equipo de la nueva web serie. Imagen cortesía de la productora.