La Transición sin palabras (casi)

En Transición, de Ana Penyas
Barlín Libros
Valencia. 2017

La Transición española se ha estudiado en infinidad de textos y desde múltiples perspectivas. Pero hasta ahora no existía una versión de esa etapa esencial de la historia contada en el lenguaje de la ilustración y desde un punto de vista crítico y comprometido socialmente. La ilustradora valenciana Ana Penyas y Alberto Haller, creador de la editorial Barlín, unieron sus fuerzas para hacer realidad un proyecto dedicado a la Memoria Histórica que se plantearon hace unos dos años. Contar el pasado reciente de forma distinta, con una óptica alejada del triunfalismo y  la autocomplacencia. El resultado es En transición, un paseo gráfico por casi un siglo de la historia española.

“La Transición no fue tan modélica y ejemplar como nos quieren hacer creer”, dice Penyas. “La herencia franquista sigue viva y existen muchas lagunas y claroscuros en torno a la memoria histórica, muchas fosas comunes sin exhumar. Queríamos poner en solfa los fallos de la Transición, el papel del Rey y del PSOE, la lucha de la gente en la calle por defender sus derechos. Reflejarla tal como la percibimos nosotros, los de nuestra edad y para explicarla bien había que remontarse más atrás de la muerte de Franco, hasta la II República”.

Portada de 'En Transición', de Ana Penyas. Imagen cortesía de la autora.

Portada de ‘En Transición’, de Ana Penyas. Imagen cortesía de la autora.

Lo más difícil fue concebir los 15 escenarios que sintetizan la evolución de un  periodo tan amplio y cambiante. “Lo que más  me costó fue concebir la última ilustración, la que cierra el libro, no se me ocurría cómo poner el punto final. Los acontecimientos del 1-O en Cataluña me sugirieron una escena que expresa la necesidad de hablar, de entablar diálogo”. La imagen representa una reunión de personas de distintas razas y nacionalidades sentadas en círculo en actitud dialogante bajo el lema, El futuro es una empresa colectiva.

Los protagonistas de este relato ilustrado no son los dirigentes políticos como es habitual en los trabajos que analizan la Transición, sino la gente de la calle. Penyas se ha inspirado en fotografías antiguas de manifestaciones y eventos públicos para crear un mosaico de rostros y personajes anónimos testigos de los acontecimientos. O no tan anónimos, pues entre ellos, a modo de guiño y un poco a la manera de ‘Buscad a Willy’,  se reconocen los rostros de personajes famosos. Desde Franco, el Rey Juan Carlos o Arias Navarro a Gloria Fuertes, Salvador Puig Antich, el  anarquista barcelonés ejecutado en 1974, y caras famosas de la Movida madrileña.

Penyas utiliza técnicas sencillas como el lápiz, la tinta china o la acuarela y el gouache, además de la transferencia fotográfica. Se mantiene fiel a su estilo costumbrista, su marca de fábrica, y sus personajes y escenarios experimentan una evolución muy realista. Las primeras viñetas muestran un país rural y uniforme en contraste con la España urbana y multicultural de hoy día.  Las páginas centradas en la Transición retratan el ambiente suburbano de las periferias fruto del cambio social que se produjo en los 60 y 70 debido al masivo éxodo rural hacia las ciudades.

Ilustración de Ana Penyas. Imagen cortesía de la autora.

Ilustración de Ana Penyas. Imagen cortesía de la autora.

Ana Penyas (Valencia, 1987) es diplomada en Diseño Industrial y graduada en Bellas Artes en la Universidad Politécnica de Valencia. Estos últimos años se ha labrado una sólida reputación tras recibir varios importantes premios y distinciones. En 2015, fue seleccionada para realizar una residencia artística en Oporto y ese mismo año recibió una mención especial en Iberoamérica Ilustra. En 2016, ganó el VII Catálogo Iberoamericano Ilustra, que concede la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, México (FIL), y este año el prestigioso Premio Internacional de Novela Gráfica Fnac-Salamandra Graphic. Colabora, con la revista Píkara y colectivos como Hits with Tits.

La editorial independiente con sede en Valencia Barlín Libros es un joven sello independiente con sede en Valencia que publica no ficción. Hasta ahora ha lanzado títulos variados como La Europa negra de Mark Mazower, Magia cruda, una biografía de Sylvia Plath de Paul Alexander; La época victoriana en la literatura de G.K. Chesterton y En Éxtasis, un recorrido cultural por la ruta del bakalao de Joan M.Oleaque.

Cuenta con dos colecciones orientadas a comprender al ser humano desde diversos ángulos.  Barlin Paisaje contempla al ser humano en su totalidad y se compone de ensayos humanísticos, sociológicos y periodísticos en un sentido amplio. Por su parte, Barlin Recóndita explora la vertiente más íntima del ser humano retratando la psicología de personajes relevantes, audaces, pioneros o simplemente interesantes a través de sus biografías. Incluye, además, álbumes ilustrados por mujeres de temática social.

Ilustración de Ana Penyas. Imagen cortesía de la autora.

Ilustración de Ana Penyas. Imagen cortesía de la autora.

Bel Carrasco

“Homenajeo a las mujeres crecidas en el franquismo”

Estamos todas bien, de Ana Penyas
Premio Fnac-Salamandra Graphic

El pasado año el prestigioso Premio Fnac-Salamandra Graphic fue para el tándem formado por los valencianos Laura Pérez y Pablo Monforte por su novela gráfica Náufragos. Este año ha recaído también en una artista de la tierra, Ana Penyas que con su novela gráfica ‘Estamos todas bien’ rinde homenaje a las mujeres que crecieron en el franquismo. Una prueba más de la buena salud que goza la ilustración por estos pagos.

“Estamos todas bien surgió de un pequeño ejercicio de clase cuando estaba estudiando el último curso de Bellas Artes”, cuenta Penyas. “Constaba de ocho páginas de cómic en donde contaba un día cualquiera de mi abuela Maruja que vive sola y enganchada a los programas del corazón. La historia tuvo muy buena acogida y decidí introducir la de mi otra abuela, Herminia sobre su día a día como ama de casa. Después, animada por un editor que luego desapareció, me decidí a desarrollar una novela gráfica”.

Ilustraciones de Ana Penyas. Imagen cortesía de la autora.

Ilustraciones de Ana Penyas. Imagen cortesía de la autora.

A través de la rutina cotidiana y los recuerdos de sus abuelas, Penyas describe sus vidas desde el inicio de la dictadura franquista hasta nuestros días. “Mi intención es  visibilizar la historia olvidada de todas las que vivieron acorde al rol de mujer que les tocó vivir. El sacrificarse siempre por los demás, su entrega total a los hijos, a la casa, al marido y de cómo se materializan estos valores en su mundo”.

Esta voluntad de recuperar una generación de mujeres ignorada concuerda con su opinión sobre el destino que sufren hoy las personas mayores.  “La sociedad intenta ocultar a las personas mayores, especialmente, a las mujeres. Escondidas en el espacio doméstico, siguen ocupándose de los demás, hasta que su salud se lo permite. La sociedad debería reconocer el gran trabajo de cuidadoras al que se han consagrado  la mayoría de ellas”.  En otro orden de cosas, el envejecimiento de la población supone un problema real. “Más allá de la cuestión de las pensiones, creo que una sociedad envejecida acaba siendo más conservadora en todos los sentidos”, opina Penyas.

El compromiso social de la artista de 29 años se plasma también en otros temas como el de la gestrificación, un proceso urbano que supone la expulsión de los habitantes de un barrio a causa de su transformación y encarecimiento, un fenómeno que conoció en Barcelona hace unos años. Con una obra que refleja este problema ganó el pasado mes de julio el Premio Iberoamérica Ilustra.

Ilustraciones de Ana Penyas. Imagen cortesía de la autora.

Ilustraciones de Ana Penyas. Imagen cortesía de la autora.

Sobre la cuestión feminista tiene también ideas muy claras. “Todavía hay demasiadas asignaturas pendientes y cada generación de mujeres tiene sus propios retos”, afirma. “Hay todavía demasiados frentes abiertos desde feminicidios hasta la cosificación del cuerpo. Seguimos viviendo en una sociedad muy machista que se refleja en todos los aspectos, incluido la cultura. Por eso me parecía interesante trabajar la memoria histórica desde el punto de vista de dos mujeres que tuvieron una vida acorde con los roles de género que les tocó vivir. Entenderlas a ellas es también entendernos un poco más como sociedad y darles un hueco en la historia”.

Su  próximo proyecto trata de los niños que durante la guerra civil fueron acogidos en Morelia, una ciudad de México y se quedaron para siempre allí. “La historia se centra en el trayecto del barco y permite que los niños de hoy en día que esté pasando por la misma tragedia puede empatizar con la historia. En el Mediterráneo sin ir más lejos. También estoy pensando en buscar una residencia artística en algún país de Latinoamérica, acabo de estar en México y la experiencia me ha resultado muy estimulante”, concluye la prometedora artista valenciana.

Ana Penyas. Imagen cortesía de la autora.

Ana Penyas. Imagen cortesía de la autora.

Bel Carrasco

Ultramarinos con mucho arte

Guía de ultramarinos, de Cerveza Turia
Diseño de Cul de Sac
Ilustraciones: Ana Penyas
Fotografías: Tania Castro
Texto: Pilar Almenar

Son algo así como los últimos mohicanos. Tiendas pequeñas, de toda la vida, que resisten al paso de los gigantes centros comerciales. Ultramarinos, sin duda singulares, que Cerveza Turia ha reunido en una guía diseñada por CuldeSac. Para realzar esa singularidad de lo pequeño que se agiganta con el paso del tiempo, fruto de la tenacidad y del ingenio, la guía cuenta con las ilustraciones de Ana Penyas, reciente premio Catálogo Iberoamérica Ilustra. Y con las fotografías de Tania Castro. Ilustraciones y fotografías que visibilizan los 10 recintos elegidos como homenaje al pequeño comercio.

Enrique Dasí, por Ana Penyas. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

Enrique Dasí, por Ana Penyas. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

“Desde fuera, muchos pasan desapercibidos pero si despiertas tu curiosidad, empujar la puerta te dará acceso a un mundo repleto de historia y gastronomía”, cuenta en el prólogo Pilar Almenar. De esa curiosidad despierta se nutre Ana Penyas a la hora de ilustrar los ultramarinos. “He tratado de echarle imaginación, a partir de las fotografías de Tania y de mis propias vivencias al visitar los espacios”, cuenta Penyas, que reconoce haber arrancado la experiencia sin tener tan presente el concepto de ultramarino, “pero sí el de comercio local”.

Sus ilustraciones reflejan a la perfección el espíritu de esas tiendas históricas, mezcla del lápiz de toda la vida y la más moderna tecnología. “Intentar volver a dibujar como un niño resulta difícil cuando dominas la técnica, aunque por otra parte soy bastante metodológica”. Simbiosis, pues, de lo entrañable rayano con lo atávico, y la puesta al día de las viejas artes comerciales. Porque lo que sorprende de esos 10 ultramarinos recogidos en la guía es que su ilustre pasado, lejos de perder brillo, ha ido cogiendo un color muy moderno.

Enrique Dasí, fotografiado por Tania Castro. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

Enrique Dasí, fotografiado por Tania Castro. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

De nuevo Ana Penyas como ejemplo: “Yo siempre he tenido las vanguardias en mi cabeza, de ahí esa deformación de la perspectiva y de los propios personajes”. De manera que sus dibujos infantiles, reveladores de cierta sencillez, terminan ocupando escenarios descoyuntados al tiempo que armoniosos. Como los propios ultramarinos, tan repletos de frascos, latas, botes y paquetes en un todo caótico, que el comerciante de toda la vida organiza a golpe de prestidigitador. Hablamos de El Niño Llorón, Aves la Maña, Enrique Dasí, La Parra, Alborea, Joaquín Galindo, Salazones Bonanad, Mantequería Mossí, Liaño y La Xocolatera.

“Cuando intentaba hacerlo perfecto se me iban muchas energías, por eso me he encontrado siempre más cómoda rompiendo esas reglas”, explica Penyas. Palabras que harían suyas los responsables de unos comercios tradicionales igualmente dados a saltarse las reglas del marketing posmoderno, a favor de un trato más cercano, más cálido, menos enconsertado. Lo cual no quita que, como señala la joven ilustradora valenciana, haya un trabajo metódico detrás: “Yo me hago muchos bocetos; no dibujo rápido”.

El Niño Llorón, fotografiado por Tania Castro. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

El Niño Llorón, fotografiado por Tania Castro. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

En sus ilustraciones campan a sus anchas los dueños de los ultramarinos, a los que Penyas respeta la fisonomía, para centrarse en el resto de la escena. Una escena poblada de objetos y alimentos característicos que la guía recoge a modo de maridaje. Cada establecimiento, de hecho, ofrece un pack maridaje realizado por algunos de los chefs del momento (Germán Carrizo, Juan Casamayor, Carito Lourenço, María José Martínez, Enrique Medina y Alejandro Platero). Los 1.500 primeros visitantes que adquieran esos maridajes se llevarán como obsequio la guía y una cesta de Cerveza Turia. Sólo falta saber si la guía tendrá continuación en Alicante y Castellón a modo de puente entre ultramarinos. En todo caso, ¡larga vida!

Ver noticia en ARTS de El Mundo Comunidad Valenciana

El Niño Llorón. Ilustración de Ana Penyas. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

El Niño Llorón. Ilustración de Ana Penyas. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

Salva Torres

Homenaje artístico a los ultramarinos

Ultramarinos Turia
Cerveza Turia
Diseño de CuldeSac
Ilustraciones de Ana Penyas y fotografías de Tania Castro
Guía presentada en Aves La Maña
C / Jesús, 85. Valencia
Martes 18 de octubre de 2016

Cerveza Turia presenta la primera edición de ‘Ultramarinos Turia’. La cerveza tostada de Valencia ha seleccionado diez de estos locales emblemáticos para homenajear al comercio tradicional valenciano, al tiempo que difundir la importancia que tienen para la ciudad.

Cada ultramarinos contará con una propuesta de ‘maridaje Turia’ que se podrá adquirir a un precio especial. Los packs-maridaje, que unen alimentos característicos de cada ultramarinos junto a una cesta de cerveza Turia, han sido elegidos por algunos de los chefs de Valencia con más proyección del momento: Alejandro Platero (de Macel·lum), Juan Casamayor (de Cooking Business), Carito Lourenço y Germán Carrizo (de Tándem Gastronómico), María José Martínez (de Lienzo), y Enrique Medina (de Apicius).

'Ultramarinos Turia'. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

‘Ultramarinos Turia’. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

Los primeros 1.500 visitantes que adquieran cualquiera de los maridajes obtendrán de obsequio una guía edición limitada que repasa la historia de cada uno de los establecimientos y de sus propietarios.

La guía, conceptualizada y diseñada por CuldeSac, cuenta con 90 páginas en castellano y valenciano llenas de anécdotas y de recuerdos de cada establecimiento y una sobrecubierta ilustrada en papel parafinado. Para la confección de la misma, cerveza Turia ha contado con la colaboración de la reconocida fotoperiodista Tania Castro, así como con la de la artista revelación Ana Penyas que ha reinterpretado la esencia de cada local a través de sus ilustraciones.

Guía 'Ultramarinos Turia'. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

Guía ‘Ultramarinos Turia’. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

Los ultramarinos sintetizan algunos de los mejores valores del comercio valenciano de siempre, testigos de toda una época de atención y cuidado a sus clientes. Una tradición que pese al paso de los años se mantiene bien viva. Bajo esa premisa nace ‘Ultramarinos Turia’, una manera de homenajear a las personas que se encuentran detrás de cada establecimiento manteniendo vivo el trabajo de generaciones.

Los locales elegidos para esta primera edición han sido: El Niño Llorón (Russafa), Enrique Dasí (Districte de la Mar), Aves la Maña (Jesús), La Parra (Port), Alborea (La Petxina), Joaquín Galindo (Cabanyal) Salazones Bonanad (Ciutat Vella), Mantequería Mossí (Botànic), Liaño (Ciutat Vella), y La Xocolatera (Benimaclet). Todos ellos han sido considerados por su trascendencia en la ciudad y por ser protagonistas históricos de la vida social de barrio. Además, estos ultramarinos se han distinguido por su compromiso con el origen de las materias primas y la calidad de las mismas y son nuevo lugar de encuentro para un público que agrupa a distintas generaciones.

Los packs-maridajes se podrán adquirir del 18 de octubre hasta el 30 de noviembre y las guías estarán disponibles hasta finalizar existencias.

Guía 'Ultramarinos Turia'. Imagen cortesía de Cerveza Turia.

Guía ‘Ultramarinos Turia’. Imagen cortesía de Cerveza Turia.