Justicia y Arte en Movimiento en la Contour Biennale de Malinas

‘Polyphonic Worlds: Justice as Medium’
Contour Biennale 8
Diversas sedes
Malinas (Bélgica)
Hasta el 21 de mayo de 2017

La ciudad belga de Malinas acoge, hasta el 21 de mayo, la octava edición de Contour Biennale, cuya presente propuesta de contenidos culturales se polariza en torno del polisémico concepto de Justicia, bajo el título ‘Polyphonic Worlds: Justice as Medium’ (‘Mundos polifónicos. La Justicia como Medio’) y la dirección curatorial de la comisaria de origen indio Natasha Ginwala.

Enclavada en la región flamenca de la provincia de Amberes, la histórica y renovada urbe de Malinas uniforma una relevante extremidad de su arquitectura con el fin de procurar refrendo institucional a este proyecto artístico, que ha logrado consumar sus principios desde aquellas primeras incursiones en el videoarte que perfilaron la génesis de Contour Biennale, en 2003.

Desde entonces, esta cita ineludible en el cronograma septentrional del país ha procurado nutrirse de múltiples dispciplinas emparentadas con el Arte en Movimiento, es decir, aquellos léxicos que encaminan sus postulados hacia el universo de la imagen en curso, el audiovisual, el arte de acción o las instalaciones cinéticas.

‘Polyphonic Worlds: Justice as Medium’ no solo asienta sus principios en un territorio de longeva historiae iudicialibus –no en vano, en Mechelen (denominación neerlandesa de Malinas) se encuentra el gótico Palacio del Gran Consejo, otrora corte suprema de los Países Bajos borgoñones, cuya edificación se remonta al ocaso del siglo XV–, sino que procura concitar la aproximación de más de una veintena de artistas internacionales a los turbios lindes semióticos contemporáneos de la Justicia –cuyas intricadas y dispares morfologías terminan por someter al individuo–, con el fin de poner en cuestión la inextricable y desequilibrada semántica de los poderes legislativos.

De este modo, en el proemio curatorial ‘Bodies Before the Law’, Natasha Ginwala apunta que “con los límites de la justicia ahora desenmarañándose en una crisis volátil de ética en el presente global, Contour Biennale 8 se involucra en una visión polifónica que recuerda la historia acústica de las Tierras Bajas, al tiempo que presenta un paisaje notacional que es multifónico, con connotaciones que se escuchan como una conciencia plural y, en ocasiones, como estados de discordia. Esta edición se propone cuestionar los límites preconcebidos entre la percepción de legalidad e ilegalidad dentro de la experiencia actual de la estadidad”.

La bienal parte del centro de arte contemporáneo The Garage –próximo a la catedral gótica brabantina de San Rumoldo–, sede en la que se formulan nueve propuestas, de entre las que debe destacarse el video ‘Black Beach / Horse / Camp / The Dead / Forces’ (2016), de la puertorriqueña Beatriz Santiago Muñoz, filmada en la isla de Vieques (Puerto Rico), campo de tiro de la Armada de Estados Unidos durante más de medio siglo, actualmente en arduo proceso de descontaminación; igualmente reseñables el trabajo de la belga Ana Torfs y sus veinticico versiones del concepto de verdad o los límites de la visibilidad postulados por el norteamericano Trevor Paglen en su instalación ‘Code Names’.

Otros cinco emplazamientos citadinos vertebran ‘Polyphonic Worlds: Justice as Medium’: el Aldermen’s House o Casa del Concejal –el más antiguo testimonio arquitectónico (s. XIII) de cuantos primigenias sedes de los ayuntamientos se conservan en el país–; la Court of Savoy (Tribunal de Saboya) –reconstruido como el Palacio de Margarita de Austria (insigne archiduquesa de Austria y princesa consorte de Asturias)–, sede actual del Tribunal de Primera Instancia; la House De Clippel (popularmente, ‘La Emperatriz’) –una renombrada casa solariega del siglo XV–; la House of the Great Salmon, situada junto al muelle y paradigma de la arquitectura renacentista de los Países Bajos; y el Warehouse and Co-working Space, un almacén industrial destinado, en otro tiempo, a la fábrica de muebles y que en la actualidad se erige en galpón colectivo para el teatro experimental, amén de otras dedidaciones.

Sobresalen del croquis programático tres proyectos de heterodoxos acentos. El colombiano Pedro Gómez-Egaña, de excelsa trayectoria internacional, reporta una exquisita y compleja morfología a su instalación móvil ‘The Moon Will Teach You’ –planteada ex profeso para la buhardilla de la Casa del Gran Salmón–, que el artista formula como “un estudio que va desde lo acústico hasta lo cinético, para aprender de las características mínimas y las crónicas incrustadas de un sitio”, a partir de las que “empiezo a considerar cómo escenificar el trabajo de modo tal que existe tanto un aparato mecanicista como una participación humana en la composición de una escena. La audiencia a menudo es guiada a presenciar una sensación de transporte en el proceso de convertirse en parte del trabajo. El trabajo implica el trazado de la proximidad y la distancia, donde las construcciones hechas a mano y automatizadas se contrapesan como un entorno inmersivo y la percepción del tiempo se recompone continuamente”.

Por su parte, el jordano Lawrence Abu Hamdan interviene con sutileza acústica los jardines del Palacio de Margarita, mediante ‘The recovered manifesto of Wissam (inaudible)’, una instalación sonora vertebrada por la ubicación de altavoces de pétrea morfología, distribuidos entre las plantas, de cuyo interior emana una repetitiva y contumaz lectura en torno de la taqiyya –un arraigado concepto islámico relacionado con la ocultación o disimulo de las creencias religiosas cuando estas pudieran ser motivo de persecución– por parte de un hombre llamado Wissam, cuya grabación hubo sido fortuitamente hallada y recuperada por Abu Hamdan de entre cuantas viejas cintas de cassette suelen emplearse en las montañas del Líbano para envolver y proteger los frutales de las aves e insectos.

Y por último, Basir Mahmood, artista pakistaní que proyecta, en el Warehouse and Co-working Space, el proyecto ‘Monument of Arrival and Return’, un audiovisual de nueve minutos protagonizado por un grupo de guardas del ferrocarril y portaequipajes (“conocidos localmente como coolies, de acuerdo con la expresión colonial británica), quienes son exhortados por Mahmood a improvar con diversos utensilios y objetos domésticos, con el fin de reflexionar a través de su determinación como “un iniciador que pone en movimiento colisiones de personas y escenarios improvisados para crear historias originales; como un observador que se teletransporta dentro o fuera de las situaciones cotidianas que está observando, para ver íntimamente: desde dentro y desde fuera”; y sentencia que “mi propio viaje como cineasta se inscribe, así, en la larga historia del movimiento de los coolies (‘”Kuli”) que fueron transportados como mano de obra contratada durante el Imperio Británico a través de plantaciones, unidades industriales, astilleros y plataformas ferroviarias”.

Ocasión decisiva, por tanto, para aventurarse por el mapa artístico, diegético e histórico de una ciudad, Malinas, erigida en hallazgo polisémico.

Más información en VISITFLANDERS.COM

Contour Biennale 8 tiene lugar en la ciudad de Malinas (Bélgica) hasta el 21 de mayo de 2017. Fotografía: Merche Medina.

Contour Biennale 8 tiene lugar en la ciudad de Malinas (Bélgica) hasta el 21 de mayo de 2017. Fotografía: Merche Medina.

J.R. Alarcón y M. Medina

 

Aquellas ¿mamás? Belgas

Las Mamás Belgas, de Sven Tuytens
Investigación: Sven Tuytens y Joan Torró
Producido por la Diputación de Valencia

“Las mujeres aparecen muy poco y, cuando aparecen, lo hacen como acompañantes de sus esposos o como ´ángeles’ que curan enfermos”. La historiadora Renée Lugschitz lo dice para referirse al papel de las mujeres en conflictos bélicos como la Guerra Civil, adonde acudieron cientos de ellas como brigadistas y de las que da cuenta en su libro ‘Luchadoras en España. Mujeres extranjeras en la Guerra Civil Española’. El documental ‘Las Mamás Belgas’, de Sven Tuytens, producido por la Diputación de Valencia fruto de la investigación del propio Tuytens y Joan Torró, pudiera pensarse que va en esa dirección.

Fotograma de 'Las Mamás Belgas', de Sven Tuytens.

Fotograma de ‘Las Mamás Belgas’, de Sven Tuytens.

La película, presentada recientemente en el Teatro Echegaray de Ontinyent, narra las peripecias de las 21 mujeres belgas que trabajaron como enfermeras en el Hospital Militar de dicha localidad valenciana entre 1937 y 1939. Pero ni fueron ‘mamás’ en el estricto sentido que se le supone, ni ejercieron únicamente de ‘ángeles’ curando enfermos. Lo explican Tuytens y Torró por separado, pero al unísono: “Es la propia gente de Ontinyent que las llamaban así de forma cariñosa y coloquial, por la actitud positiva y de cuidado que tenían con los enfermos”.

“Para el Ontinyent de entonces, la llegada de aquellas mujeres liberales, cultas y muy politizadas era algo revolucionario”, subraya el director. Mujeres que procedían de Amberes, ciudad adonde a su vez llegaron procedentes de países del este, en su mayoría judías y comunistas que huían del fascismo. “Sabían que el nazismo iba a invadir Europa, que existían campos de concentración y por tanto estaban advertidas del peligro existente, de ahí que decidieran luchar contra ello”. Y su lucha consistió en venirse a España en el marco de las Brigadas Internacionales. “Me interesaba hablar de ellas, porque se suele olvidar que muchas brigadistas fueron mujeres”.

Las Mamás Belgas, de Sven Tuytens.

María Rosario Llin Belda en ‘Las Mamás Belgas’, de Sven Tuytens.

Las Mamás Belgas recoge esa lucha diaria por cuidar a los numerosos heridos que llegaban al Hospital Militar de Ontinyent durante la contienda bélica. Lucha narrada con voz en off, imágenes de archivo de la Filmoteca de Valencia y del documental ‘Víctimas de vida’, de Cartier Bresson, así como “ficción dramatizada”, según explica Torró. La historia parte de las pesquisas iniciadas por Sven Tuytens tras una entrevista con el historiador Rudy Van Doorslaer en su despacho de Bélgica. “Me contó la historia de la novia de un famoso brigadista, lo del hospital belga de Ontinyent y me mostró la foto de unas mujeres tomada en la Plaza de Cataluña en mayo de 1937”. En el centro de la imagen destacaba Vera Luftig.

“Era la líder, una mujer muy comunista, siempre en el centro de todas las historias y que entró en la resistencia mediante la red de espionaje ‘La orquesta roja’, que planeaba el asesinato de Hitler y en la que Vera se ocupaba de los mensajes codificados”. Tuytens señala que todas esas mujeres aguantaron hasta el último momento en el Hospital Militar, a pesar de las advertencias: “Si queréis ir a Francia, es el momento”, les dijeron ante el avance de las tropas nacionales. Finalmente, salieron en avión hacia Argelia, entonces colonia francesa, de ahí a Francia y Bélgica, donde fueron buscadas por los nazis. “Su historia termina mal: persecuciones, vidas rotas y caída en el olvido”.

Fotograma de 'Las Mamás Belgas', de Sven Tuytens.

Fotograma de ‘Las Mamás Belgas’, de Sven Tuytens.

Para que tal cosa no suceda, es por lo que Sven Tuytens realiza Las Mamás Belgas, ahora de camino a festivales internacionales de cine, en trámites para su pase por televisión y a la espera, tras la nueva documentación aparecida, del libro que escribirá junto a Joan Torró. María Rosario Llin Belda, enfermera superviviente de aquella lucha en el hospital, es de los pocos testimonios vivos: “Hay que aprovechar porque dentro de poco no quedará nadie que haya vivido todo aquello”. ‘Una historia de mujeres en tiempos convulsos’, como reza el subtítulo de la película, protagoniza no por ‘ángeles’ sino por mujeres que sufrieron en sus carnes el peligro del fascismo.

Las Mamás Belgas, de Sven Tuytens.

Las Mamás Belgas, de Sven Tuytens.

Salva Torres

Nueve galerías valencianas en ArteSantander

XXIII Feria ArteSantander
Palacio de Exposiciones y Congresos de Santander
Real Racing Club, 3. Santander
Del 26 al 30 de julio

ArteSantander 2014, edición que concluyó el pasado miércoles 30 de julio, mantuvo el formato que viene desarrollando durante las tres últimas ediciones, y que ha permitido no sólo mantenerse en estos tiempos tan complicados, si no que ha supuesto su consolidación como una feria con un perfil diferenciador.

Nelo Vinuesa con Espai Tactel en la feria ArteSantander.

Nelo Vinuesa con Espai Tactel en la feria ArteSantander.

Tal y como acordaron los responsables institucionales a propuesta del director de la feria, Juan González de Riancho, se trataba de mantener el concepto de feria de ‘Solo projects’, con 42 galerías participantes, pretendiendo por una parte contribuir a poner en valor el arte contemporáneo y, por otra, aprovechar la inercia que ha generado el curso organizado por la Asociación de Coleccionistas 9915 y el Instituto de Arte Contemporáneo, incluido en el del Programa 2014 de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), que sobre coleccionismo de Arte Contemporáneo y mecenazgo, tuvo lugar en Santander, entre los días 28 y 30 de Julio.

Obra de Chema López. PazYComedias. Feria ArteSantander 2014.

Obra de Chema López. Galería Rosa Santos. Feria ArteSantander 2014.

Cabe recordar que en la pasada edición de la feria, se modificaron las fechas, para coincidir con este curso, y que la Asociación 9915 realizó su Junta Directiva en Santander, en esas mismas fechas. Dos datos que hablan por sí solos de la relación establecida, y que este verano se reforzó al máximo, para lograr que Santander fuera durante unos días la referencia en el sector del arte.

Galerías de Berlín, Oporto, Amberes y Trento aportaron el carácter internacional de una feria que contó con hasta nueve espacios de la Comunidad Valenciana: Área 72 / Punto, con el artista Ángel Massip; Cánem, con Irina Novarese; Coll Blanc,  con Dori & Grey; Espai Tactel, con Nelo Vinuesa; Espai Visor, con Hamish Fulton; Kir Royal, con Fernando Bayona; PazYComedias, con Ana Esteve Llorens; Rosa Santos, con Chema López, y Set Espai d’Art, con Rubén Tortosa.

PazYComedias con Ana Esteve en la feria ArteSantander 2014.

PazYComedias con Ana Esteve en la feria ArteSantander 2014.

De la propia Cantabria, participaron las galerías Espiral, con el artista Joaquín Cano; Estela Docal, con Nacho Zubelzu; Juan Silió, con Juan López; Nuble, con Ángela Cuadra, y Siboney, con Gorka Mohamed. Moisés Pérez Albéniz y La New Gallery, ambas madrileñas, contaron con obras de Santiago Giralda y Santiago Talavera, respectivamente. De las 42 restantes, cabe destacar la presencia de Addaya Centro de Arte Contemporáneo (Mallorca), con Jorge Fuembuena; AJG y Alarcón Criado, de Sevilla, con María García-Ibáñez y Mira Bernabeu, mientras que la bilbaína Espacio Marzana, se presentó con Abigail Lazkoz.

Obra de Rubén Tortosa. Set Espai d'Art en la feria ArteSantander.

Obra de Rubén Tortosa. Set Espai d’Art en la feria ArteSantander.

Vanessa Colareta presenta Still Life: Story Behind

Vanessa Colareta. Still Life: Story Behind
Galería Nunc Contemporany
Wolstraat 15, Amberes. Bélgica
Inauguración: 15 de mayo a las 19:30 h.
Hasta el 6 de septiembre de 2014

La muestra expositiva de Still Life: Story Behind recoge obras seleccionadas de las series “Migrant” y “Éxodo”.

Vanessa señala: “La idea de “Migrant” surge de la convergencia de varios factores ligados a mi experiencia personal como inmigrante y como mujer, por las sociedades que he conocido y la cultura en la que he vivido”. Este cambio ha inspirado y desencadenado un deseo de compartir experiencias. Vanessa subraya el papel de las mujeres: “He decidido centrarme en las mujeres porque tienen una problemática particular, por ser mujer y por ser inmigrante. Las mujeres suelen tener condiciones laborales más precarias que los hombres. Ser inmigrantes las hace aún más vulnerables. . . “. La artista utiliza un género fotográfico inusual para denunciar este problema: la naturaleza muerta.

Vanessa Colareta, "Still Life: Story Behind" (Naturaleza Muerta. Fotografía). Imagen cortesía de la artista.

Vanessa Colareta, “Still Life: Story Behind” (Naturaleza Muerta. Fotografía). Imagen cortesía de la artista.

Vanessa Colareta, "Still Life: Story Behind" (Naturaleza Muerta. Fotografía). Imagen cortesía de la artista.

Vanessa Colareta, “Still Life: Story Behind” (Naturaleza Muerta. Fotografía). Imagen cortesía de la artista.

“La fotografía de naturaleza muerta tiene un gran potencial simbólico debido a los objetos que la componen. Estos objetos reflejan nuestra relación con el mundo y a través de ellos es posible esbozar un determinado estilo de vida o determinada una sociedad”. Este tema también se desarrolló en la serie “Éxodo”.

Vanessa Colareta, "Still Life: Story Behind" (Naturaleza Muerta. Fotografía). Imagen cortesía de la artista.

Vanessa Colareta, “Still Life: Story Behind” (Naturaleza Muerta. Fotografía). Imagen cortesía de la artista.

Representar objetos comunes para transmitir un mensaje de importancia social y política al espectador es una técnica poco común en la actualidad. Las naturalezas muertas de Vanessa Colareta reflejan la inestabilidad, preocupación, nostalgia e incertidumbre sobre el futuro.

Vanessa Colareta, "Still Life: Story Behind" (Naturaleza Muerta. Fotografía). Imagen cortesía de la artista.

Vanessa Colareta, “Still Life: Story Behind” (Naturaleza Muerta. Fotografía). Imagen cortesía de la artista.

Vanessa Colareta, "Still Life: Story Behind" (Naturaleza Muerta. Fotografía). Imagen cortesía de la artista.

Vanessa Colareta, “Still Life: Story Behind” (Naturaleza Muerta. Fotografía). Imagen cortesía de la artista.

Nacida en Lima, Perú en 1978, Vanessa Colareta vive y trabaja en Madrid. En 2013 fue nombrada Fotógrafa Profesional del Año en la categoría Naturaleza Muerta en los Sony World Photography Awards, Londres. Vanessa ha participado en exposiciones y eventos relacionados con las artes visuales, como “Art Lima 2014 ” en la Escuela del Ejército de Lima (Perú) , ” Sony World Photography Awards 2013 “, como parte del Mes de Arte , en la Casa de la Cultura en Bratislava, “Lima Photo 2013” en el Centro de la Imagen, en Lima (Perú), “Sony World Photography Awards 2013” en Somerset House de Londres y “Cafe Dossier” en La Tabacalera de Madrid , entre otros. Su educación artística comenzó en la Facultad de Bellas Artes en la Universidad Politécnica de Valencia, España y continuó con el máster en Artes Visuales y Multimedia, en la misma universidad.

Vanessa Colareta, "Still Life: Story Behind" (Naturaleza Muerta. Fotografía). Imagen cortesía de la artista.

Vanessa Colareta, “Still Life: Story Behind” (Naturaleza Muerta. Fotografía). Imagen cortesía de la artista.

Vanessa Colareta, "Still Life: Story Behind" (Naturaleza Muerta. Fotografía). Imagen cortesía de la artista.

Vanessa Colareta, “Still Life: Story Behind” (Naturaleza Muerta. Fotografía). Imagen cortesía de la artista.

Vanessa Colareta, "Still Life: Story Behind" (Naturaleza Muerta. Fotografía). Imagen cortesía de la artista.

Vanessa Colareta, “Still Life: Story Behind” (Naturaleza Muerta. Fotografía). Imagen cortesía de la artista.