«En la danza cada uno es una pieza de un gran puzzle»

#MAKMAEntrevistas | Amaya Lubeigt (coreógrafa)

Amaya Lubeigt, asistente donostiarra, trabajó trece años como bailarina en una importante compañía de danza, después de pasar diez años como estudiante de danza profesional en Barcelona y Essen (Alemania), además de haber sido bailarina invitada en las compañías de danza teatro de Essen y Wuppertal.

Amaya Lubeigt y Wilfried van Poppel durante los ensayos de ‘Five Days to Dance’. Fotografía de Paco Martí, director del Colegio Juan Comenius.

A qué te dedicas? ¿Cuál es tu especialidad dentro de la danza?

Soy bailarina profesional de danza contemporánea y llevo muchos años haciendo danza-teatro como espectáculo. En primer lugar, durante varios años en Alemania, en la compañía Bremen Dance Teatro. Estuve allí trece años trabajando, aunque empecé a bailar cuando era pequeñita, y en el conservatorio hacía ballet, pero con doce años lo dejé y hasta los veinte no volví a empezar. 

Cuando digo a los veinte me refiero a que empecé a bailar en serio a partir de esa edad, puesto que primero hice dos años de baile como hobby y luego, a los veintidós, entré en el Instituto de Teatro de Barcelona.

¿Cuándo empezaste a hacer danza?

Hice la carrera profesional de danza contemporánea durante tres años, y antes de acabar me fui a Alemania, a Essen, a continuar los estudios allí, en La Folkwang Schule (Universidad Folkwang), la escuela que está relacionada con Pina Bausch. De hecho, cuando yo estudié allí ella era la directora artística. 

Años después, fue también en Essen donde empecé a trabajar, primero en la compañía de la escuela y luego me fui a Bremen Tanztheater, el teatro donde bailé todos esos años hasta 2007. Posteriormente, cuando acabé el contrato, dejé la compañía y empecé a ayudar a Wilfried van Poppel, a quien conocí en la compañía de danza de Bremen, quien se convirtió en mi marido y con quien tuve dos hijas. Él acabó antes que yo, salió antes de la compañía, y empezó a hacer coreografías y proyectos con jóvenes, sobre todo danza-teatro para niños o, mejor dicho, para todos los públicos. 

Años después yo dejé la compañía y empecé a ayudarle en esos proyectos de baile que hacía, simplemente por apoyarle, pero me gustó tanto que desde entonces (concretamente, desde 2008) trabajo colaborando con él en la compañía de The Loopers Dance Teathre, también llamada The Loopers Dance Together, ya que tiene las dos connotaciones. Primero empezamos a hacer obras más profesionales, que consistían en un grupo de expertos bailando para todos los públicos y, sobre todo, para los niños, pero más adelante los proyectos de ‘Five Days to Dance’ cogieron tanta fuerza que, a día de hoy, llevamos dos años sin poder bailar de manera profesional, ya que estamos haciendo de coreógrafos continuamente, realizando proyectos por todas partes.

¿Qué habéis venido a hacer en València? Háblame del proyecto que lleváis desarrollando durante un tiempo.

Estos días en València hemos hecho un proyecto llamado ‘Five Days to Dance’, que realmente son los trabajos que hacemos habitualmente. La historia u origen de este gran proyecto comienza cuando un amigo nuestro de hace muchos años que es periodista, que trabajaba en el antiguo Canal 9, y que hacía documentales, nos plantea lo siguiente: grabar un documental sobre nuestro trabajo, a lo que nosotros lo llamábamos «proyectos escolares de danza». Primero empezamos a hacer estos ensayos en España, “a ver qué pasaba’’. 

Representación de la coreografía ‘Parade’. Fotografía de Paco Martí, director del Colegio Juan Comenius.

Ese documental, que finalmente se llevó a cabo, se llamó ‘Five Days to Dance’. Se grabó en 2013 en Bremen, durante una semana, otra semana en un colegio de San Sebastián y, luego, se estrenó a finales de mayo de 2014. Tuvo mucho éxito en España, ya que estuvo en cartelera durante mucho tiempo en València y también en Barcelona. Precisamente, en la ciudad condal fue el documental del año en junio de 2014. Mucha gente lo vio, sobre todo muchos profesores de escuelas y padres de alumnos; desde entonces nos piden que vayamos a los centros escolares a hacer bailes con estudiantes. 

Por ello, desde ese momento tomó ese nombre, pero no siempre son escolares. Por ejemplo, cuando estuvimos en Galway (Irlanda) eran vacaciones de otoño, nada de trabajo académico. Lo que nunca cambia es el formato, son proyectos de una semana de duración de cinco a seis días; empezamos el lunes con un grupo nuevo de personas –treinta mínimo y ciento ochenta máximo–, aunque los grupos escolares suelen ser entre sesenta y ciento veinte, normalmente.

No obstante, tenemos uno o dos proyectos al año de unas ciento cincuenta personas. También hay escuelas que nos piden participación de alumnos de varios cursos, y no son proyectos optativos, sino que la escuela decide que los niños van a hacer este proyecto; todo nuestro equipo vamos allí y ocupamos todas sus horas escolares, y esa semana no tienen clases de ninguna otra materia. Simplemente, vienen por la mañana hasta que acaban el horario escolar (5-6 horas diarias) y el viernes o sábado, por la tarde o de la mañana, dependiendo de la disponibilidad del lugar donde actuarán los niños.

Ahora, en València hemos estado haciendo este proyecto de ‘Five Days to Dance’ con un grupo de ochenta niños y adolescentes de 3º de la ESO, que han aprendido una obra que toma el nombre de ‘Parade’, inspirada en una exposición que hubo sobre pintura alemana en Bremen hace unos años, cuyo pintor se llama Max Bergman. El Museo de Arte Contemporáneo de Bremen suele hacer colaboraciones con nosotros y es en estas exposiciones donde nos inspiramos para realizar nuestros proyectos, donde participa gente desde siete hasta setenta años. 

Representación de la obra ‘Parade’. Fotografía de Paco Martí, director del Colegio Juan Comenius.

De estas grandes obras sacamos otras más pequeñas de una media hora, cuarenta o cuarenta y cinco minutos de duración, según cómo se vaya a gestionar la obra. Tenemos un repertorio de cinco obras para adolescentes y tres o así para niños, por lo que, según lo que nos pidan las escuelas, hacemos unos proyectos u otros, ya que los propios colegios nos piden que hagamos proyectos diferentes, nunca repetidos. 

En este caso, la obra ‘Parade’ hablaba sobre la identidad de los personajes que nos toca representar en la vida y cómo este cambio de personalidad no lo hacemos nosotros solamente, sino que nos toca representarlo como intérpretes de la propia obra. Pero cuando estos papeles cambian, cuando nos desprendemos de estos personajes, seguimos siendo nosotros mismos.

Volviendo al tema de que trabajamos con los niños, el lema que pusimos cuando hicimos el proyecto de Bremen fue ‘El mundo es un teatro, la vida es un teatro’, y jugamos un poco a representar los papeles. ‘Parade’ es una de las obras más locas, pero los niños lo vivieron con mucha diversión y genial desde el primer día, pensando: «¿Qué nos va a tocar hacer ahora?». Cuando les decimos que van a representar media hora de coreografía no se lo pueden creer, pero al final lo sacan con muchísimo éxito. 

¿De qué trataba la representación en el Monasterio de Sant Miquel del Reis?

En la escuela donde trabajamos en Valencia es Juan Comenius, es una cooperativa y tiene un 30% o más de niños con diferentes capacidades, tanto físicas como conjuntivas, intelectuales, ideológicas, socioculturales… Se trata de una escuela muy rica en diversidad. 

En el grupo donde hemos trabajado ahora había dos niñas con sillas de ruedas; una de ellas tenía una fuerte discapacidad, como si dijéramos que le era imposible el movimiento en cualquier parte del cuerpo, incluso la cabeza, pero eso sí, hablaba genial, era capaz de traducir del inglés al español cuando Wilfried hablaba en inglés. La discapacidad no ha significado para nada un problema, ha sido parte de la obra desde el primer segundo hasta el último, y protagonista en todo lo que hiciera falta; la otra niña sí que tenía movilidad en la parte de arriba del cuerpo, y también se impregnó de ideas para la coreografía.

Detalle de una de las niñas en silla de ruedas que también bailan. Fotografía de Paco Martí, director del Colegio Juan Comenius.

Los alumnos y compañeros son parte del grupo, no hay ninguna división, simplemente cada uno coge su sitio y va encontrando su posición, van ayudándose unos a otros. En la obra que hemos hecho hay partes que son fijas y que deben aprender, y hay otras donde ellos tienen que poner de sí mismos unos movimientos o poses que les pedimos, caracteres que han de elegir. Por otro lado, tienen que hacer también pequeñas coreografías en grupos reducidos con diferentes temas que les mandamos, y luego otros fragmentos eran más nuestra coreografía. En total salía una obra de unos treinta y cinco minutos o así, y el lugar donde actuamos era precioso e impresionante. El acto fue en una iglesia que ahora se usa para para actuaciones como este, pero lo nuestro era difícil de adaptar.

La verdad es que ha sido un reto muy grande no solo porque es un reto en sí mismo, sino porque además el hacer la obra de media hora con niños que no saben bailar y que la mayoría ni siquiera quieren hacerlo, es una aventura difícil. El truco está en ir conquistándoles para que llegue el viernes y la actuación vaya sobre ruedas. La semana es agotadora, pero día a día es como subir al Everest. Es impresionante. 

Los alumnos del Colegio Juan Comenius atentos a las explicaciones e indicaciones de los coreógrafos. Fotografía de Paco Martí, director del Colegio Juan Comenius.

Además, digo que es un reto porque el sitio en sí no es un teatro, tenía unas tres alturas que podíamos utilizar y lo que era el escenario era demasiado pequeño y ni siquiera tenía una rampa para subir las sillas de ruedas. Con lo cual delante del escenario había una explanada muy grande, pero tampoco era suficientemente grande como para que bailaran todos juntos. Además, si colocábamos al público abajo tampoco lo podían ver, así que tuvimos que hacerlo a tres alturas. La parte de arriba, la de abajo del escenario, y unas escaleras que también utilizamos, además de la parte del altar que tenía espacio como para bailar con un grupo más pequeño. En total, sumándole a todo ello, el pasillo que había entre los bancos, no spudimos arreglar en cuanto a la disposición de todos los alumnos. 

La obra, como he dicho, se titulaba ‘Parade’, quiere decir pasacalle, y es por ello por lo que en un momento las chicas hacen una especie de pasacalle con unos movimientos en fila, pasando entre el público: ha sido una obra muy artística, muy bonita, muy personal y preciosa. Y lo han bailado precioso, han defendido la obra como si fuera realmente suya, y estaban orgullosísimos. Lo han hecho con una entereza y grandeza que incluso a nosotros mismos nos han embelesado, aunque estamos súper acostumbrados a hacer estos proyectos, cada vez nos enamoran más los participantes.

Porque es nuestro trabajo, pero si se lo damos y ellos van haciendo lo suyo, al final brillan en el escenario, y por eso ha sido tan emocionante. Esto fue el viernes 15 de noviembre, y seguimos disfrutando con esto. Este tipo de proyectos los hacemos continuamente, la semana que viene nos vamos a Sardanyola (Barcelona) a hacer otro proyecto con otra obra, llamada ‘Voyage’, en otra escuela formada por noventa chavales de 3º de la ESO. 

Los alumnos del Colegio Juan Comenius en plena coreografía. Fotografía de Paco Martí, director del Colegio Juan Comenius.

Antes de venir a Valencia estuvimos en Galway, donde conocimos a Estíbaliz y, al final, fueron como treinta y tantos niños de diferentes edades, entre doce y dieciocho años, los que interpretaron la obra ‘Home sweet home’.

Con todo ello, en suma, nosotros vamos viajando de Alemania, a España, a Galway, estuvimos en Irlanda, vamos a ir a China, a Bruselas el año que viene, hemos estado en Palestina, en Corea, en Nigeria… Esta es nuestra vida: ir de lugar en lugar haciendo proyectos, disfrutando muchísimo y haciendo disfrutar a los demás, que es una maravilla.

¿Qué sientes al bailar?  

No sé. A ver, yo bailo muchas veces en muchas situaciones diferentes. No es lo mismo bailar cuando estás ensayando o enseñando una coreografía, que bailar libremente; yo bailo en cualquier momento, es algo muy natural e innato. 

La danza es algo muy natural y agradable, además de bonita. Cuando estoy en el escenario es más que eso, porque la sensación que siento mientras lo estoy haciendo me viene muy de dentro, es como si en mi interior creciera algo enorme, como si se hincharan todas las células, y como si al expulsarlo al exterior saliese el movimiento y la energía. Yo siento al público, a veces lo veo y otras no, según la iluminación, pero yo siempre sé que está ahí. Yo cuando hago danza crezco, me hago grande, y desde esa grandeza me empiezo a mover y sale toda esa energía preciosa como una cascada muy bonita que llega hasta el público y que sirve como regalo para ellos.

Además, como ellos se colocan en ese punto tan sensible, tan bonito, tan mágico de revivir eso que tú estás dando, esa relación que se tiene con el público es como si fuera una pared, donde tú tiraras la pelota y te devolvieran. Cuando ellos sienten lo que tú estás dando, automáticamente se ponen en ese punto, un punto muy del corazón, con mucha alegría profunda y bonita que da como resultado algo precioso e imposible de describir.

¿Hay algo que te haga sentir algo parecido a lo que experimentas cuando haces danza?

Lo que me hace sentir lo mismo es que desde muy jovencita aprendí a meditar, a estar conmigo misma, son esos momentos de intimidad y de alegría por dentro, profundos, los que me hacen sentir algo tan cercano a la danza. Cuando medito, estoy quieta y cuando bailo, me muevo. Quizás no es lo mismo, pero sí que viene de la misma fuente. 

Y no, no es la música, no es la música la que me hace bailar, no es el movimiento el que me hace bailar, sino lo que sale de dentro. Puede que haya un impulso ahí fuera, una propuesta, algo que oyes, pero normalmente es algo que sale de ti y que, luego al añadir la música que es maravillosa, se agranda aún más. A mí me gusta que sea el sentimiento profundo, no me gusta que sea la música la que me influya a hacer algo, a bailar una coreografía, sino que sea una idea, una sensación, algo que vaya definiendo.

Niños del colegio Juan Comenius saludando tras la representación en el Monasterio de Sant Miquel del Reis. Fotografía de Paco Martí, director del Colegio Juan Comenius.

Como digo, cuando se añade música se hace cada vez más grande, pero si no hay música para mí la danza es igual de preciosa, me encanta también bailar sin música.

Entonces sí, un maestro me enseñó a meditar y a sentirme bien conmigo misma, la misma sensación que tengo al bailar. Tanto cuando medito como cuando hago danza, lo siento y lo quiero regalar a los demás. Es la vida quieta y en movimiento, dejándola fluir, disfrutándola y agradeciéndola con toda mi alma en ambas situaciones.

¿Cuál es la situación de la danza hoy en día? Ya que, aunque sea un gran arte, es la disciplina menos valorada, generalmente.

Esta pregunta me cuesta mucho responderla, porque estamos tan metidos en lo que hacemos y he trabajado tanto con la danza, que siempre me cuesta hablar de ella, en general.

Pienso que vivir de la danza es realmente complicado para los bailarines, aunque hayamos estudiado muchísimos años y nos hayamos formado mucho, e incluso a pesar de que la gente empieza a bailar desde pequeña y después invierte muchas horas, mucha energía, mucho dinero, mucho de todo en hacerse profesional. 

En España las posibilidades de vivir de la danza profesionalmente como he vivido yo en Alemania, creo que son casi inexistentes, o el porcentaje es muy bajo. La gente cuando quiere vivir de la danza quiere hacer otros trabajos o, al menos, dar clases de baile para poder conseguir un buen sueldo al mes. Sin embargo, lo que es vivir de la danza, bailar estando en una compañía, con actuaciones, eventos, y luego un proyecto, una producción, como hemos hecho nosotros en Alemania, es súper difícil que suceda. 

No obstante, al mismo tiempo pienso que la danza en sí es una disciplina de verdad, una herramienta muy impresionante a nivel social, a nivel humano, con grandes posibilidades, porque con cualquier idea y mezcla de artes se puede utilizar. Nosotros por ejemplo en Alemania lo hemos vivido con un placer inmenso; el poder crear obras con todos los elementos que te puedas imaginar que tengas ganas de experimentar y poner juntos me parece que es un arte riquísimo aparte de ser una herramienta social, una pasada. 

Los proyectos que estamos haciendo ahora son tan bienvenidos en tantos aspectos, en tantos ámbitos sociales… Acabamos de venir de la cárcel de Barcelona, donde hemos estado trabajando con los presos de allí y ha sido una auténtica pasada, no solamente por lo bonito que ha sido el proyecto, sino por la aceptación, la apreciación, el cómo lo han sentido y vivido ellos, y todos los demás. Todos juntos, en verdad. Nosotros hicimos este proyecto con cuarenta o cincuenta presos, pero es que los cuatrocientos cincuenta presos restantes que estaban mirando, acogieron la actuación con una franqueza y con una veracidad gigante. En este caso era danza teatro y ellos no están acostumbrados a verlo, pero desde el primer momento no se movían un pelo, se quedaban embelesados, había una concentración increíble, una sensación de sincronización con lo que estaba pasando en el escenario, realmente inconcebible.

Tres de las alumnas del Colegio Juan Comenius durante la representación de danza-teatro ‘Parade’. Fotografía de Paco Martí, director del Colegio Juan Comenius.

Era una sensación tan potente y fuerte que pienso que la danza tiene muchísimas posibilidades, lo que pasa es que no está casi apoyada, no sé por qué, quizás porque los bailarines no sabemos comunicarlo tan bien como otras artes o porque no hemos luchado tanto. ¿Puede ser porque en la historia ha sido un arte más y hemos sido simplemente instrumentos de la élite? No lo sé. No sé por qué no está más en la sociedad, por qué no está tan aceptada o apoyada institucionalmente, pero al mismo tiempo también justo por este motivo de que no está tan apoyada, el alma de la danza es muy fuerte, es muy salvaje. Los que todavía queremos vivir del baile y llevarla a muchos lugares lo hacemos muy visceralmente, nos faltan medios, pero no nos falta pasión. 

Y sí, hay muchas disciplinas, hay muchas cosas que por institucionalizarlas a veces pierden esta fuerza que tiene la pasión cuando eres tú quien las mueve. Me parece que la danza tendría que estar muchísimo más apoyada porque de verdad es muy potente, pero con cuidado de no cortarnos las alas; porque la danza es un arte que de verdad necesita volar, no puede estar anclada a unas cadenas, tiene que ser libre. Eso sí, al mismo tiempo apoyada para que tengamos fuerza y no nos caigamos en medio.

¿Cómo definirías la danza en cinco palabras?

Pasión, desnudez, entrega, sensibilidad y magia.

Dentro de las cinco palabras que he elegido, he dicho desnudez, pero porque a mí me parece que nosotros al bailar estamos desnudos. Nada nos protege, no hay un instrumento, no hay algo, somos nosotros mismos tan a pelo que por eso la vergüenza es algo que nos impide sentirnos cómodos, porque realmente la gente te mira como si fuera un acuario, una pecera como si lis demás mirásemos desde fuera al piececito desde fuera, el pececillo solo puede nadar, no puede pensar lo que están pensando todos los que te están mirando, y te sientes como un pececito muy desnudito muy poquita cosa pero al mismo tiempo muy grande porque así somos los eres humanos, por fuera quizás pequeñitos pero por dentro muy grandes.

Para muchos niños y niñas, además de jóvenes, cuando colaboran en los proyectos anteriormente comentados, es la primera vez que toman contacto con la danza moderna y la danza teatro, e incluso con la música y el arte contemporáneo. El resultado es un enfoque diferente hacia el arte y la cultura.

Varios niños del Colegio Juan Comenius en un altar del Monasterio de Sant Miquel del Reis – Fotografía de Paco Martí, director del Colegio Juan Comenius.

Con la experiencia sensorial de la expresión artística a través de la danza, los jóvenes ven cómo se les abre una nueva dimensión que fortalece su potencial como individuos, estimula su auto-confianza y les ayuda a la comunicación entre ellos. Amaya y Wilfried creen firmemente en el hecho de que la danza comunitaria puede afectar en la vida de los individuos y de las comunidades de una forma muy positiva.

¿Qué pregunta me haría a mí misma?

Esto siempre lo comento porque me impresiona mucho y al mismo tiempo me parece súper importante. Y es que cuando hacemos los proyectos, la implicación que necesitan los participantes cuando se está bailando es total, han de estar tan completamente concentrados en el presente, en lo que está sucediendo, y no con la cabeza en otras mil cosas, que se les exige mucho a los participantes, una intensidad de la que no están acostumbrados. Por lo tanto, lo que más les suele molestar al principio y lo que más miedo les da en realidad es tener vergüenza, que piensan que van a hacer el ridículo, que no les va a salir, se comparan unos con otros… Esas cosas, todos esos miedos capaces de eliminar.

Por este motivo, desde el principio Wilfried les dice que hay que poner la vergüenza en la basura, y se quedan solo con eso, con que la vergüenza se va a la basura. Y este es el primer reto. Este es el primer gran paso que tienen que dar, pero luego ya cuando van sintiéndose más contentos y seguros, el segundo día o incluso el primer día a mediodía, ya están mucho más a gusto.

No obstante, lo que más impide a los niños, sobre todo en las escuelas, es llevar adelante el proyecto. En realidad en cualquier ámbito de la vida, en cualquier cosa que hagan, siempre el problema al que se enfrentan es la falta de concentración, el ponerse en lo que están haciendo, y no estar distrayéndose con seiscientas otras cosas; esos jueguecitos, hacer lo mínimo para que nadie se dé cuenta… “Yo simplemente paso el día así, lo más liviano posible’’, “yo estaba ahí porque tenía que estar, pero bueno hago el mínimo y así no me canso tanto”. 

Los alumnos del Colegio Juan Comenius posando, felices, al final de la actuación. Fotografía de Paco Martí, director del Colegio Juan Comenius.

Este tipo de actitud que es lo que llevan normalmente en la clase, que es sobrellevar el día a día larguísimo, el hecho de que la escuela sea interminable y las asignaturas vayan una detrás de otra, un examen después de otro, es un estado de supervivencia. Esto para un espectáculo que tenemos que montar en cinco días con tantísimas personas no puede ser, necesitan concentrarse, implicarse al cien por cien, estar en lo que están, no sirve ese “me quito y los demás hacen el resto’’. Como dije en una de las preguntas anteriores que me hiciste, por un lado, creo personalmente que el movimiento es lo que tienes dentro de ti, eres tú quien mueves a tu cuerpo, no es que tu cuerpo dirige y tú vas detrás, sino que eres tú el que te implicas, el que mueves.

Por tanto, es obvio que a nivel físico es súper importante en la danza, porque mover el cuerpo es la única herramienta que tenemos, y no solo para bailar, sino para toda la vida, y no la usamos, no lo trabajamos, al final acabamos muy mermados de posibilidades, lo que hace que luego tengamos dolor, tengamos problemas… Eso a nivel físico y emocional, el movimiento es súper importante.

Si estás contigo mismo, las emociones van saliendo con ese movimiento, te vas liberando de congojas, de esas cosas que te pasan.  Eso sí, moverse por moverse tampoco es danza, si te mueves “por hacer algo’’ tampoco sirve, así que la danza hay que hacerla junto a las emociones, hay que poner esa emoción y sentimiento, esa sensación de llegar hasta el final, de sentir nuestro cuerpo y luego el espacio, a la hora de danzar.

No tienen ni idea, “¿para delante?’’ “¿para detrás?” “¿tengo sitio o no tengo sitio?’’ “Si me pongo en línea, luego no podré moverme’’, “bueno pues coge más espacio, ponte más delante, más detrás…’’ Toda la cuestión espacial que es imprescindible para la vida tampoco se trabaja en la escuela, entonces para ellos tantas personas compartiendo un espacio donde encima tienen que moverse, donde no están simplemente sentados en una silla, es muy complicado y muy difícil de vivirlo, la musicalidad ¡imagínate! Los movimientos no son 1,2,3,4, no tienen el mismo acento.

Varias alumnas interpretando la danza-teatro ‘Parade’ en el Monasterio de Sant Miquel del Reis. Fotografía de Paco Martí, director del Colegio Juan Comenius.

Nosotros al menos les ponemos retos muy grandes, la música que ponemos no es la que ellos escuchan normalmente, cuando nos piden esas músicas les decimos que las escuchan todo el rato, les decimos que las sigan escuchando en su casa si quieren, pero que nosotros venimos con un proyecto de fuera, un proyecto profesional, con una música específica para el mismo.

En este tipo de proyectos hay una profesionalidad, se utilizan muchos más elementos, hay mucha más variedad, entonces claro, la música que les ponemos no es “pum, pum, pum’’, tienen que aprender a oírla, a escucharla, a coger los acentos, a saber cuándo sube y baja, cuándo esperan…. Es enorme lo que tienen que aprender y para mí, en mi opinión, lo que más les ayuda y nos afecta en la sociedad es que es un proyecto, se trata de montar una coreografía, somos un montón de personas juntas, pero no es competitivo, no vamos a competir contra nadie, ni vamos a competir contra otro grupo, se acabó. 

No va a haber gente que brilla y otros que no, ni unos que ganen y otros que pierden, no, no y no. Lo nuestro es muy de unirnos para, juntos, conseguir un objetivo común, que es lo que necesitamos para el mundo, la vida, la sociedad, para que el día a día funcione, que todos encontremos el gran puzzle de la vida, donde cada uno va encontrando su sitio, se va moviendo en algún momento, va cogiendo diferentes responsabilidades.

Familiares, amigos y profesores de los alumnos del Colegio Juan Comenius que no quisieron perderse la gran actuación. Fotografía de Paco Martí, director del Colegio Juan Comenius.

Cada persona es igual de importante, si en algún momento estás abajo o estás en el medio o estás arriba, si en un puzzle estás en una esquina o estás en el medio o estás en cualquier sitio, eres importante estés donde estés. Si cada uno está en su sitio, todos juntos conseguimos que la imagen sea preciosa y maravillosa, y que cada uno se sienta bien.

Pues con el movimiento ocurre lo mismo: también se puede ejercitar con las clases de gimnasia, pero en estas clases y en el deporte en general, hay mucha competencia y mucha competitividad, al igual que en la escuela, donde, por desgracia, también te enseñan a que hay que ser el mejor, a ser demasiado exigente contigo mismo.

Cartel de la representación realizada por los alumnos. Fotografía de Paco Martí, director del Colegio Juan Comenius.

El hecho de saber el máximo de ti mismo es importantísimo, pero no hace falta que porque yo esté arriba, los otros tengan que estar abajo, sino que cada uno coge su sitio, si alguien tiene que liderar, lo lideras, pero no tienes que ser más importante que los demás. En ese momento tienes esa responsabilidad, es por ello por lo que esto me parece una riqueza impresionante, el hecho de que podamos traer proyectos de danza que se conviertan en mucho más que eso, en algo que se hace conjuntamente. Supongo que con las orquestas y con los coros pasará lo mismo, pero yo lo hablo desde mi persona, desde nuestro trabajo con la danza. 

Para muchos niños y niñas, además de jóvenes, esta será la primera vez que tomen contacto con la danza moderna y la danza teatro e incluso con la música contemporánea y el arte contemporáneo. El resultado es un enfoque diferente hacia el arte y la cultura. Con la experiencia sensorial de la expresión artística a través de la danza, los jóvenes ven como se les abre una nueva dimensión que fortalece su potencial como individuos, estimula su auto-confianza Y les ayuda a la comunicación entre ellos.Creemos que la danza comunitaria puede afectar en la vida de los individuos y de las comunidades de una forma muy positiva.

Irene Valdés

Convent Carmen acoge el diseño de alumnos de ESAT

Exposición de alumnos de ESAT
Convent Carmen
Plaza del Portal Nou, 6. Valencia
Inauguración: miércoles 10 de julio de 2019, a partir de las 19.30h

La falta de profesionales de la imagen especializados en imagen digital es una demanda del mundo empresarial en el sector del diseño. Lo realmente importante es poner el foco en aprender a analizar las imágenes con fines pragmáticos. Un proceso de análisis con fines funcionales y realistas. 

En la exposición que tendrá lugar en el Convent Carmen de Valencia, a partir del 10 de julio, se verán diversas imágenes de los alumnos de la carrera de Arte&Diseño de la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT), donde se expondrán trabajos de ilustración, fotografía y diseño gráfico, algunas de las asignaturas que cursan en la carrera con una duración de tres años. 

Serendipia, de Laura Villaplana (Byokoku). Imagen cortesía de ESAT.

El HND in Art & Design es un moderno programa oficial británico de nivel 5 en el framework de titulaciones europeas que fusiona conocimientos, habilidades y competencias en Diseño Gráfico, Ilustración, Videoproducción y Diseño Web con su adaptación a los nuevos soportes interactivos. Los estudiantes adquieren todos los conocimientos necesarios para desenvolverse con soltura en los campos de la Identidad Corporativa, Diseño Editorial, Ilustración, Diseño Web, Aplicaciones Interactivas para todo tipo de dispositivos, Tipografía, Fotografía, Imagen de Síntesis, Videoproducción, Gráfica Audiovisual y Animación 2D y 3D.

En la Escuela Superior de Arte y Tecnología de Valencia creen en el talento, pero saben que mucho de ese talento se encuentra inexplorado debido a la carencia de nuevas metodologías docentes acordes con la realidad actual.  En este sentido, han concebido un sistema para abordar los contenidos con el fin de obtener resultados satisfactorios aplicando medios tecnológicos avanzados. 

Cartel anunciador de la exposición en el Convent Carmen, por cortesía de ESAT.

A nivel expositivo, la carrera de Arte&Diseño tiene una larga trayectoria: ‘Miradas fotográficas’, en el Museo de Bellas Artes de Valencia; cinco ediciones ‘ESAT asalta Ruzafa’; ‘Revolutum’, la exposición de alumnos y profesores realizadas en Las Naves; ‘ESAT en Railowsky’, y ‘Festival Internacional de Cortometrajes’, en Radio City. 

La exposición ‘ESAT en el Convent Carmen’, será una buena oportunidad para que el público disfrute de una exposición con obras monumentales de dos por tres metros, que se expondrán durante tres meses en el jardín de dicho centro de ocio y cultura. 

Obra de Reveca Gómez. Imagen cortesía de ESAT.

Alumnos de ESAT exponen en Railowsky

Exposición fotográfica de alumnos de ESAT
Railowsky
C / Gravador Esteve, 34. Valencia
Inauguración: viernes 12 de abril de 2019, a las 19.30h

Un año más los alumnos de fotografía de la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT) exponen sus trabajos fotográficos realizados en la asignatura Fotografía de Estudio, clases de teoría y práctica que se imparten en la escuela, y que en esta ocasión tendrá lugar en Railowsky a partir de este viernes 12 abril.

El referente artístico desarrollado en las clases del profesor Alberto Adsuara se realiza en el plató de fotografía de ESAT, siendo David La Chapelle el artista en el que los alumnos se inspiran, una práctica grupal para recrear la estética de éste fotógrafo y director norteamericano, creador de atmósferas coloristas, un artista irreverente provocador e inquietante.

Esta exposición de fotografías, comisariada por el propio Adsuara, fotógrafo, cineasta y responsable de Audiovisuales de ESAT, forma parte de su práctica docente que cada año realiza con su alumnado. Una actividad que imparte a los alumnos de primer curso de la carrera Arte & Diseño de la Escuela Superior de Arte y Tecnología de Valencia, ESAT www.esat.es.

Algunas de las imágenes de estos jóvenes estudiantes, así como otras mas personales pertenecientes a la misma asignatura, se podrán ver en esta exposición. Railowsky es una galería profesional de fotografía con casi 30 años de experiencia siempre preocupada más por el contenido que por el continente.

Por ella han pasado no sólo fotógrafos reconocidos, sino también históricos de la fotografía como Alberto Schommer, Ramón Masats, Xavier Miserachs, Bernard Plossu, Juan Manuel Díaz Burgos, Xurxo Lobato, Jean Dieauzaide, Koldo Chamorro Gary Winogrand, Mary Ellen Mark, Juan Manuel Castro Prieto, Ferdinando Scianna, Franco Fontana, Tina Modotti y Juan Rulfo, entre otros.

Cartel de la exposición fotográfica en Railowsky. Imagen cortesía de ESAT.

Cartel de la exposición fotográfica en Railowsky. Imagen cortesía de ESAT.

ESAT presenta en Bellas Artes proyectos fin de carrera

Presentación de proyectos de fin de carrera de ESAT
Salón de Actos del Museo de Bellas Artes
C / San Pío V, 9. Valencia
Del 5 al 7 de junio de 2018, de 10.30 a 14.00h

El Salón de Actos del Museo de Bellas Artes de Valencia acoge los días 5, 6 y 7 de junio la presentación de los proyectos de fin de carrera de los estudios del HND de Arte & Diseño de la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT), donde se expondrán ante un jurado de reconocido prestigio. Un evento que pone fin a su formación de tres años y donde podrá apreciarse el nivel de estos jóvenes talentos, lo que supone para ellos el inicio de una nueva andadura profesional.

El martes 5 presentarán sus proyectos David de la Torre, Ana Sora, Alberto Martínez y Antonio Cubel. El proyecto de David de la Torre, ‘Kenopsia’, es un estudio de la relación que existe entre los artistas urbanos y el espacio que van a intervenir. Este estudio ha concluido en un libro y diferentes audiovisuales que dejan constancia de estas intervenciones.

ESAT

The White Shadow, proyecto de Jorge Juan Garzón. Imagen cortesía de ESAT.

Ana Sora presentará ‘At night’, un libro que ilustra las experiencias de diferentes personas afectadas por la parálisis del sueño. El libro ha sido posible tras una exhaustiva labor de investigación que incluye entrevistas personales que han inspirado los diferentes capítulos del mismo.

Por su parte, Alberto Martínez hablará de ‘Bohemian Media’, una agencia que ha creado con la intención de apoyar a cantantes y grupos musicales que necesitan desarrollar su imagen desde una primera identidad corporativa hasta video clips, pasando por cartelería, difusión de conciertos, portadas de discos o  diseño web.

Antonio Cubel ha encontrado su inspiración en la carretera, más en concreto en la fotografía nocturna de la misma, en el juego de las luces de los vehículos y en la potencia visual de los materiales reflectantes que se utilizan en ese entorno. El proyecto ‘Interacción lumínica’ consiste en un libro fotográfico de autor y tres piezas escultóricas en las que integra materiales reflectantes y luminiscentes.

El miércoles 6 será el turno de Anabel Povo, Carmen Silvestre, David Bahilo y Jorge Juan Garzón. Anabel Povo hablará de ‘Behind the mask’, un proyecto que consiste en el desarrollo gráfico de un videojuego partiendo de una idea propia. Después del desarrollo de la historia, de sus entornos y sus personajes, ‘Behind the mask’ es un artbook, que incluye también una edición de coleccionista del juego y un potente teaser promocional. ‘The White Shadow, el proyecto de Jorge Juan Garzón, es un libro de arte, germen de una futura animación y un cuento ilustrado escrito por el propio Garzón.

‘Odyssey’ es el título del proyecto de Carmen Silvestre. Se trata de una instalación que gira en torno al concepto de la luz y el efecto que tiene sobre la realidad. Se ha inspirado en el movimiento aparente que tienen la luces del sol y la luna sobre la tierra. David Bahilo presenta ‘Leshly’, una marca de ropa propia diseñada para un público joven. La seña que identifica la marca es el cuidado de las ilustraciones.

El jueves 7 defenderán sus proyectos Erika Andrada, Héctor Giménez y Marta García. Erika Andrada ha enfocado su proyecto ‘NQN Perception AR’ hacia la creación de contenidos de vídeo, imagen, 360º y 3D para ser visualizados a través de la realidad aumentada, aplicados, en este caso, a un hotel.

Héctor Giménez hablará de ‘Noa’, el desarrollo gráfico de un largometraje que se plasmará en un libro de arte y un teaser promocional. Marta García presenta ‘FugitiVe’, un proyecto en el que fusiona dos estéticas en apariencia opuestas pero que conceptualmente comparten elementos comunes, el minimalismo y el punk. Esta simbiosis ha concluido en una línea de ropa innovadora e inusual.

Kenopsia, proyecto de David de la Torre. Imagen cortesía de ESAT.

Kenopsia, proyecto de David de la Torre. Imagen cortesía de ESAT.

Profesores y alumnos en franco ‘Revolutum’

Revolutum. 12 Profesores + 12 Alumnos
Las Naves
C / Joan Verdeguer, 16. València
Del 10 de mayo al 2 de junio de 2018

El proyecto ‘Revolutum’ se abre con una exposición, aunque es más que eso. Las Naves y la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT) se han unido para mostrar el trabajo de esta última con su alumnado, y para reflexionar sobre la docencia artística en una época, la actual, cada vez más digitalizada.

Obra de Victoria Contreras. Imagen cortesía de ESAT.

Obra de Victoria Contreras. Imagen cortesía de ESAT.

Con ese leit-motiv, ‘Revolutum’, inaugurará el jueves 10 de mayo la exposición que muestra las obras del profesorado de ESAT y los trabajos académicos de su alumnado. Esta exposición será muy visual y multidisciplinar (escultura, pintura, print-digital, ilustración, diseño, fotografía y vídeo).

Cartel de Revolutum. Imagen cortesía de ESAT.

Cartel de Revolutum. Imagen cortesía de ESAT.

Además se celebrará una mesa redonda que debatirá sobre arte y pedagogía. ‘La enseñanza de las artes en la era digital: el factor humano’ será la temática de un debate que tendrá lugar el próximo 31 de mayo, y que se centrará en cómo la tecnología y las redes sociales han cambiado la forma de ver el arte, democratizándolo y también provocando consecuencias en la enseñanza artística. En esta mesa redonda participarán docentes de la Universitat de València, la Universitat Politècnica de València, artistas y profesorado de ESAT.

‘Revolutum’ indagará también sobre las relaciones, vínculos e influencias que se generan entre el profesorado y el alumnado en el ejercicio de la docencia y cómo el mundo digital las determina, reflexionando sobre la importancia del factor humano en la enseñanza.

Ilustración de Carlos Ortín. Imagen cortesía de ESAT.

Ilustración de Carlos Ortín. Imagen cortesía de ESAT.

Emulando a David La Chapelle

Trabajos fotográficos de alumnos de ESAT
Cuatro Monos
Carrer de la Reina Na Maria, 7. Valencia
Viernes 23 de febrero de 2018, a las 19.00h

El barrio de Ruzafa de Valencia acogerá el viernes 23 de febrero una muestra de los trabajos fotográficos realizados por los alumnos de la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT) pertenecientes a su primer curso, tras un intensivo de dos meses. Nunca antes había trabajado ninguno de ellos con cámaras profesionales ni en platós profesionales. Responde a una manera particular de entender el aprendizaje artístico. No a la vieja usanza, con asignaturas transversales que duran todo el año, sino de forma modular y con una inmersión absoluta que dura dos meses por asignatura.

Obra de alumnos de ESAT. Imagen cortesía de la Escuela Superior de Arte y Tecnología.

Fotografía de alumnos de ESAT. Imagen cortesía de la Escuela Superior de Arte y Tecnología.

Por cuarto año consecutivo se podrá visitar esta exposición de fotografías comisariadas por Alberto Adsuara, Responsable de Audiovisuales de ESAT y Profesor  de la asignatura Fotografía de Estudio, que el fotógrafo imparte a los alumnos de primer curso de la carrera Arte&Diseño de la escuela www.esat.es.

El referente artístico desarrollado en el plató fotográfico de ESAT, por lo que respecta a la práctica grupal, es David La Chapelle, fotógrafo y director norteamericano, un creador de atmósferas coloristas, un artista irreverente provocador e inquietante. Dicha práctica consiste en realizar una fotografía emulando lo más posible al definido y personal estilo del prestigioso fotógrafo LaChapelle. Un estilo caracterizado por ese sentido Pop revisionado, actualizado, con colores muy saturados y composiciones entre lúdicas y surreales.

Cartel de la exposición de alumnos de ESAT en Cuatro Monos. Imagen cortesía de Escuela Superior de Arte y Tecnología.

Cartel de la exposición de alumnos de ESAT en Cuatro Monos. Imagen cortesía de Escuela Superior de Arte y Tecnología.

Algunas de estas imágenes, así como otras pertenecientes a prácticas académicas diversas pertenecientes a la misma asignatura, se podrán ver en esta exposición, que muestra la obra de Inés Borao, Ana Cots, Andrea de Pool, Andrea Garfellá, Manfredi Mazzarella, Sandra Olivares, Mireia Sánchez, Vicente Torner, Mario Villanueva, Laura Villaplana. La inauguración será el viernes 23 de febrero, a las 19.00 h, en el local de ‘Cuatro Monos’ ubicado en el barrio de Ruzafa.

Fotografía de alumnos de ESAT. Imagen cortesía de la Escuela Superior de Arte y Tecnología.

Fotografía de alumnos de ESAT. Imagen cortesía de la Escuela Superior de Arte y Tecnología.

El testimonio de la APIV sobre la crisis de los refugiados

‘Refugio ilustrado. Entre el ataúd y la maleta’, de la Associació Professional d’Il·lustradors de Valéncia (APIV)
Escola d’Art i Superior de Disseny de Castelló (EASD)
Plaza de Fadrell 1, Castellón
Hasta el 16 de diciembre de 2016

L’Escola d’Art i Superior de Disseny de Castelló (EASD) ha inaugurado en el vestíbulo de la escuela la exposición ‘Refugio ilustrado. Entre el ataúd y la maleta’, organizada por la Associació Professional d’Il·lustradors de Valéncia (APIV), y con la colaboración la Diputación de Castellón.

La muestra, que anualmente impulsa APIV, está dedicada este año a las personas refugiadas. La asociación, que lanzó en enero la campaña gráfica ‘Refugio ilustrado’ “en apoyo de las personas migrantes, víctimas de esta llamada crisis de los refugiados y de la inoperancia de los países europeos”, recibió a lo largo de tres meses más de 270 ilustraciones provenientes de nueve países de Europa y Latinoamérica, además de la participación del artista sirio Yaser Safi y de los alumnos y alumnas de la escuela. Tras un proceso de selección, finalmente se exponen un total de 150 trabajos.

Un instante del discurso inaugural de “Refugio ilustrado. Entre el ataúd y la maleta”, de la APIV, en el vestíbulo de la Escola d’Art i Superior de Disseny de Castelló (EASD). Fotografía cortesía de los organizadores.

Un instante del discurso inaugural de “Refugio ilustrado. Entre el ataúd y la maleta”, de la APIV, en el vestíbulo de la Escola d’Art i Superior de Disseny de Castelló (EASD). Fotografía cortesía de los organizadores.

La inauguración de esta exposición en Castellón, acercando la triste realidad que viven millones de personas en todo el mundo, ha sido posible gracias a la subvención convocada para actividades culturales de la Diputació de Castelló y la estrecha colaboración con la EASD Castelló. Al acto asistieron por parte de la institución provincial el diputado de Cultura, Vicent Sales, y la Jefa del Servicio de Cultura Nuria Felip. También estuvieron presentes el concejal de Educación en el Ayuntamiento de Castellón, Enric Porcar, y el gerente de la Fundación Dávalos-Flétcher, José Vicente Ramón.

El director de l’Escola, Miguel Monar, explicó que el objetivo de la muestra no es otro que “sensibilizar sobre un problema grave que afecta, según la Agencia de la ONU, a 65 millones de desplazados”. “El compromiso de la escuela es la concienciación. Y no es casualidad que ésta sea la segunda exposición sobre esta temática en lo que llevamos de curso”, añadió. Monar explicó que por parte de l’Escola han participado alumnos del título de Ilustración, profesores y también alumnos de 4º de Diseño de Interiores, -dentro de la asignatura de Instalaciones efímeras-, en lo que al montaje se refiere. Al respecto, la profesora señaló que se han creado cinco expositores de madera y una serie de caminos con lonas de camión para evocar los kilómetros recorridos por los refugiados y también, simbólicamente, las huellas que han dejado.

Ilustración de Ángel Ventura, perteneciente a la exposición  'Refugio ilustrado. Entre el ataúd y la maleta', de la APIV, en el vestíbulo de la Escola d’Art i Superior de Disseny de Castelló (EASD). Fotografía cortesía de los organizadores.

Ilustración de Ángel Ventura, perteneciente a la exposición ‘Refugio ilustrado. Entre el ataúd y la maleta’, de la APIV, en el vestíbulo de la Escola d’Art i Superior de Disseny de Castelló (EASD). Fotografía cortesía de los organizadores.

El profesor de Ilustración, Alain Campos, explicó que este es el segundo año que l’Escola colabora con la APIV en su exposición anual. “El resultado es una fuente de alimentación para nuestros alumnos y alumnas que pueden contemplar estos días 150 trabajos muy inspiradores. En común tienen todos ellos el plasmar una situación intolerable, pero cada uno con una visión personal y muy diferente”, comentó Campos.

Desde la APIV agradecieron a l’Escola y, en especial, al director Miguel Monar y a los profesores  Alain Campos y Pablo Ruiz su implicación. Respecto al programa de Ilustración Gráfica en el que colaboran ambas instituciones se han seleccionado los trabajos de Ángel Ventura y Elisabeth Nebot que, además, han sido becados durante un año con la pertenencia gratuita a la asociación. El diputado de Cultura cerró el turno de parlamentos calificando la exposición de “iniciativa magnífica”.

Ilustración de Javier Olivares, perteneciente a la exposición  'Refugio ilustrado. Entre el ataúd y la maleta', de la APIV, en el vestíbulo de la Escola d’Art i Superior de Disseny de Castelló (EASD). Fotografía cortesía de los organizadores.

Ilustración de Javier Olivares, perteneciente a la exposición ‘Refugio ilustrado. Entre el ataúd y la maleta’, de la APIV, en el vestíbulo de la Escola d’Art i Superior de Disseny de Castelló (EASD). Fotografía cortesía de los organizadores.

El primer artista invitado a sumarse a la campaña fue el pintor y grabador sirio Yaser Safi con su obra Militarization de 2014. En la exposición, pueden verse las obras de ilustradores e ilustradoras de diferentes generaciones, estilos y trayectorias como Juan Berrio, Sonia Pulido, El Roto, Ajubel, Javier Olivares, Rocío Araya, Pep Carrió, Enrique Flores, Erica Fustero, Riki Blanco, Diego Flisfisch, Cachetejack, Luis Demano, Núria Tamarit, Julia Cejas o Joan Negrescolor.

Vista general de la inauguración 'Refugio ilustrado. Entre el ataúd y la maleta', de la APIV, en el vestíbulo de la Escola d’Art i Superior de Disseny de Castelló (EASD). Fotografía cortesía de los organizadores.

Vista general de la inauguración ‘Refugio ilustrado. Entre el ataúd y la maleta’, de la APIV, en el vestíbulo de la Escola d’Art i Superior de Disseny de Castelló (EASD). Fotografía cortesía de los organizadores.

 

Septiembre movido en la ESAT

ESAT Escuela de Arte Superior y Tecnología de Valencia
Festival Asalto, REDD y TEDx Valladolid

La Escuela Superior de Arte y Tecnología comienza el curso participando en varios proyectos, tanto de la ciudad de Valencia, como de fuera. Destaca el proyecto URBA(R)N (arte urbano y realidad aumentada) que se presentará en el Festival Asalto de Zaragoza.

URBA(R)N se concibe como una propuesta de intervención en el espacio urbano a través de la aplicación de realidad aumentada. Argumentada con dos líneas de trabajo conceptuales, en el que la primera de ellas establece una relación física entre la trama urbana real y la que nos encontramos en Google Maps y cómo pueden ser intervenidos ambos espacios relacionándose en lo que podemos denominar el espacio híbrido.

En la segunda línea de intervenciones el participante podrá observar una serie de juegos visuales fruto de la imagen que Zaragoza tiene proyectada en internet, amplificando el significado de la ciudad en su contexto físico gracias a la aportación de lo virtual y provocando la unión de estas dos imágenes de la ciudad en un mismo espacio.

En los dos casos, el espectador podrá a través de su dispositivo móvil y con la aplicación gratuita Aurasma, escanear las marcas e imágenes instaladas por varios puntos de la geografía zaragozana y de este modo desplegar los contenidos virtuales que se encuentran tras las imágenes físicas, las cuales funcionan como localizadores de imágenes virtuales y reclamos visuales para desplegar la interacción.

El proyecto, ideado en el Departamento de I+D+i de ESAT, Escuela Superior de Arte y Tecnología dirigido por Solimán López con el apoyo de Toni Vaca e Inma Femenía ha elegido a los alumnos Antonio Cubel y David Bahílo, actualmente cursando la carrera de Arte&Diseño en ESAT, para el desarrollo de la propuesta por su fuerte vinculación con lo urbano y sus capacidades gráficas.En el Festival, además de los mencionados alumnos, también participa la alumna de tercero de Arte y Diseño, Lu de López con una instalación publica en línea con sus últimos trabajos.

Detalle de la propuesta de Lu de López para Reed. Imagen cortesía ESAT.

Detalle de la propuesta de Lu de López para Reed. Imagen cortesía ESAT.

Además, en Las Naves de Valencia tiene lugar durante todo el mes el proyecto REED, «Rejuvenate European Design» que fomenta el conocimiento de la economía circular como un medio de creación de nuevas perspectivas profesionales, partiendo del diseño de productos que cumplan con el precepto de economía circular: diseños de productos que permitan reutilizar, reparar y reciclar sus componentes. Frente al concepto tradicional de economía lineal de producir, usar y tirar.

La manera de incentivar la concienciación y creatividad propuesta es mediante concursos que permitan a los estudiantes generar sus propuestas de productos que cumplan con los preceptos de la economía circular, y para ello, AIJU, como miembro del proyecto y en colaboración con ESAT (Escuela Superior de Arte y Tecnología) proponen este concurso de diseños e ideas creativas basadas en los conceptos de economía circular en el que los alumnos de diseño de la escuela son los protagonista. Una segunda exposición en fechas posteriores acabará recopilando el resto del material que viajará a Londres dónde se encontrará con las propuestas de los ganadores del concurso a nivel europeo.

La exposición se inaugura el día 22 de Septiembre a las 19:30 horas y estará disponible hasta el 03 de Octubre. Durante el acto inaugural de la exposición se dará a conocer los 3 ganadores de la edición en Valencia quiénes optarán a la patente de su diseño, un premio en metálico y el viaje a Londres para conocer a sus compañeros ganadores del resto de países participantes en el proyecto.

Por último, bajo el título ‘Wonder Finder’ se encuentra un video instalación basado en la video proyección de información extraída de perfiles de redes sociales de los protagonistas de TEDx Valladolid, sobre una serie de carpetas metálicas emulando los recorridos virtuales y digitales que está información transita en la nube y en los espacios de interacción social.

Instalación Wonder Finder. Imagen cortesía ESAT.

Instalación Wonder Finder. Imagen cortesía ESAT.

Dicha intervención pretende de este modo, hacer un recorrido visual por los protagonistas principales de estos 5 años de este importante TEDx, utilizando como recurso visual, el trazo digital que estos han ido dejando a lo largo de estos últimos años en la red social. Visualmente, la propuesta también unifica a estos protagonistas ya que gráficamente se establecen relaciones entre ellos, simbolizando como TEDx Valladolid, ha unido estos perfiles de una manera real y simbólica.

El proyecto también ha sido ideado en el ESAT LAB (Laboratorio de I+D+i), dirigido por Solimán López con la colaboración de Toni Vaca e Inma Femenía, y es desarrollado por los alumnos de ESAT (Escuela Superior de Arte y Tecnología de Valencia), Fran Mengual y Carmen Frontera, así como por alumnos de ESI Valladolid, quiénes han aunado esfuerzos para obtener los mejores resultados visuales de esta idea. El resultado  amenizará el próximo TEDx en Valladolid y que será instalado en la sala principal del Laboratorio de las Artes de Valladolid, LAVA con motivo del mencionado evento.

 

Videojuegos tras el Open Day

Proyectos finales de la promoción 2016 de ESAT
Confederación Empresarial Valenciana (CEV)
Plaza Conde de Carlet, 3. Valencia
Martes 19 de julio, 2016, a partir de las 10.30h

La Escuela Superior de Arte y Tecnología – ESAT presenta el martes 19 de julio en el salón de actos de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) los cuatro proyectos finales de carrera de la promoción 2016. Y, con motivo de su Open Day, un día antes, el lunes 18 de julio, ya se podrá visitar la exposición en el Aulario Miguel Silva (C/ Pintor López, 12) de trabajos de los alumnos de la carrera de Arte&Diseño, una selección de los mejores desarrollados durante el curso 2015/2016.

El Open Day contempla actividades abiertas al público, por ello el jueves entre las 10.00 y las 13.00 h. se realizará una jornada de puertas abiertas en las que los interesados tendrán la oportunidad de hablar con profesores y profesionales vinculados al diseño y el arte. Las jornadas finalizarán la tarde del jueves con una actividad denominada fotogrametría a cargo del artista Solimán López prevista a las 17:00 h.

Con respecto a los cuatro videojuegos desarrollados por los alumnos de ESAT durante el presente curso académico, giran en torno a la aventura, la ciencia ficción, el western y el mundo del cuento fantástico. Estos son los trabajos que se proyectarán a partir de las 10.30 del martes 19 en la sede de la CEV.

Videojuego Malcolm. Imagen cortesía de ESAT.

Videojuego Malcolm Stone’s Adventures. Imagen cortesía de ESAT.

Nombre del juego: Malcom Stone´s Adventures.

Sinopsis: Malcom Stone, un curtido cazarrecompensas espacial, se verá sumergido en las profundas y misteriosas aguas del planeta Himalia mientras persigue a un peligroso fugitivo.

En medio de una trepidante aventura que incluye enfrentamientos frenéticos, resolución de puzzles y la exploración, Malcom deberá enfrentarse a los Homalites, los nativos del planeta, que engañados por Quim, el peligroso criminal al que persigue, creerán que sólo ha venido a destruir su civilización.

Género: Isométrico Arcade. Desarrollado por: Chainsaw Studio. Twitter: @ChainsawStudio1

Fearless. Imagen cortesía de ESAT.

Fearless. Imagen cortesía de ESAT.

Nombre del juego: Fearless, a brand new tale.

Sinopsis: En el mundo imaginario de Aiden y Neida algo extraño está ocurriendo, mucho de sus habitantes han empezado a desaparecer misteriosamente, y unas nuevas criaturas han empezado a poblar todos los rincones de su universo. Con horror los hermanos descubrirán que El Coco ha decidido crear un spa exclusivo para villanos en las fértiles tierras de su imaginación. Aiden y Neida en compañía de Pufkin y Mufkin, sus amigos imaginarios, emprenderán un viaje a la reconquista de su universo.

Género: Plataformas. Desarrollado por: Taikuri Studio. Twitter: @TaikuriESAT

Wrap drive. Imagen cortesía de ESAT.

Wrap drive. Imagen cortesía de ESAT.

Nombre del juego: Warp Drive

Sinopsis: Dos facciones están enfrentadas en una encarnizada lucha por la dominación y conquista del planeta. Los Dhurien una raza alienígena busca un nuevo hogar, los soldados de la Europa Unificada persiguen consolidar su imperio. Lo que ambas facciones ignoran es que son miniaturas enfrentadas en una mesa de juegos en un viejo desván.

Género: Shooter arcade en primera persona. Desarrollado para Oculus rift, por Mi Cube Studio. Twitter: @EsatMi3

Westernland. Imagen cortesía de ESAT.

Westernland. Imagen cortesía de ESAT.

Nombre del juego: Westernland.

Sinopsis: Después de años de recuperación y planificación Jax Hardin cuenta con fuerzas suficientes para cobrar venganza sobre su antigua banda. Winslow Doolin, quien era como su padre, ordenó su ejecución durante el atraco a un banco… temía que Jax terminase por traicionarlo tal y cómo él mismo había hecho con su jefe años atrás. No iba a permitir que un forajido venido a más hiciera tambalear su imperio. Lo que Doolin nunca imaginó es que Jax volvería de entre los muertos para ajustar cuentas.

Género: Shooter en tercera persona. Desarrollado por: Easy Trigger. Twitter: @EasyTriggerTeam

El cuerpo como material en La Gallera

Performance y arte en vivo
Sala la Gallera
Calle de Aluders, 7. Valencia
Viernes 8 y 22 de Julio, 2016, a las 19.00 h

 

Alumnos destacados de la asignatura Performance y Arte Intermedia muestran en La Gallera un modo de ver especial, una relación material-personaje a través de su trabajo. El proyecto cuenta con la supervisión y colaboración de Bartolomé Ferrando, profesor titular de la Facultad de Bellas Artes de Valencia que destaca por su trabajo como performer y poeta visual con una larga trayectoria y reconocimiento a nivel internacional.

A través de una serie de acciones realizadas por Mónica López, Malén Iturri, Melissa Madero, Mario Montoya e Isa G. Mondragón se pudo contemplar el pasado viernes 8 en la Sala La Gallera de Valencia la propuesta de cada uno de los artistas a través de las acciones ‘Página 45’, ‘Oscilar’, ‘Relación’, ‘Sin título’ y ‘Ou’.

Performance Página 45 de Mario Montoya. Fotografía de Raquel Andrade

Performance Página 45 de Mario Montoya. Fotografía de Raquel Andrade.

 

Acción Oscilar de Marlén Iturri. Fotografía de Raquel Andrade

Acción Oscilar de Marlén Iturri. Fotografía de Raquel Andrade.

Esta propuesta de arte en vivo por parte de alumnos de la Facultad de Bellas Artes de Valencia nos acerca al imaginario, talento y trabajo de aquellos artistas en ciernes que están explorando sus posibilidades artísticas. En este caso a través del propio cuerpo, el cual es visto como el propio material.

En ocasiones este es trabajado sólo, otras el artista interactúa con materiales con los que se siente identificado o le invita a la reflexión, como un cuaderno de artista, elementos de la naturaleza como una piedra, o materia orgánica como carne, tal y como mostraron los artistas el pasado viernes. Cada relación establecida entre ambos materiales da lugar a múltiples interpretaciones, que nacen de aquello que el artista manifiesta, aquellas emociones que emanan al exterior a través de lo que esa interacción con el elemento les hace sentir.

Acción Sin Título de Melissa Madero. Fotografía de Raquel Andrade

Acción Sin Título de Melissa Madero. Fotografía de Raquel Andrade.

Las palabras de presentación de Bartolomé Ferrando reflejan el pensamiento que tanto él como los artistas han mantenido durante la elaboración del proyecto, mostrando que “hay que ver el material como un cuerpo y el cuerpo como un material”. Se trata de una evocación o sugerencia que cada espectador puede interpretar a través de la visualización del cuerpo no como un actor, sino como un material. “Un movimiento a partir del descubrimiento de uno mismo”, tal y como apuntó Ferrando.

Performance 'Ou' de Isabel G. Mondragon. Fotografía de Raquel Andrade

Performance ‘Ou’ de Isabel G. Mondragon. Fotografía de Raquel Andrade

A diferencia de artistas del siglo XX como Joseph Beuys, que en muchas ocasiones contaban con un trasfondo que invitaba a la crítica o reflexión, la propuesta de estos jóvenes artistas es mostrar el arte de acción como una práctica no narrativa que sorprende al espectador, pues la experiencia artística va más allá del mero disfrute. Nace provocando múltiples lecturas, historias y emociones fruto de la subjetividad del individuo que no pretende reflejar un mensaje concreto, sino estimular los sentidos de aquellos que lo contemplan.

El próximo viernes 22 de julio a las 19.00h se realizará la segunda y última sesión performance a cargo de los alumnos Teresa Dimartino, Yolanda Franco, Abel Báguena, María Tamarit, Lorena Izquierdo, que nuevamente apelarán a nuestros sentidos a través de una visión personal que puede ser la que interpretemos o no. Aquello con lo que nos quedemos es algo que depende de nosotros, pues en una obra efímera que nace y muere cuando termina, aquello que sentimos era aquello que verdaderamente sucedía.

La Gallera.

Detalla de la performance ‘Relación’, de Mónica López. Fotografía: Raquel Andrade.

Raquel Andrade