Emilio Sdun.

El legado de Emilio Sdun

Memorial Emilio Sdun
Universidad Politécnica de Valencia
Hasta mediados de marzo de 2017

Para todos aquellos que entienden el libro como una obra de arte, Emilio Sdun es ya un referente ineludible. ¿Que quién es Emilio Sdun? Pues alguien que “destilaba imprenta por los poros de su piel y, tras unos minutos a su lado, uno acababa amando la tipografía”. Así lo define Paco Vela en la exposición organizada por el Departamento de Dibujo de la Facultad de Bellas Artes de Valencia y Librodeartista.info Ediciones de Jaén como homenaje al artista desaparecido hace dos años.

Antonio Alcaraz, comisario de la muestra junto a Antonio Damián, recuerda la impronta que dejó en Valencia en los dos talleres que impartió en la Universidad Politécnica. “Formó a un montón de gente, entre ellos a Marta Pina y Eva Mengual, a quien llegó a regalar gran parte de lo que ahora tiene”. Mengual, responsable de la Seiscuatro, participa de hecho en la exposición con un magnífico desplegable libro de artista. Junto a ella, otros 25 ejemplares integran la exposición Memorial Emilio Sdun. Un homenaje a su figura en el que han terminado participando artistas de diferentes países, a través de la convocatoria abierta para tal fin.

El tipógrafo Emilio Sdun. Imagen cortesía de la UPV.

El tipógrafo Emilio Sdun. Imagen cortesía de la UPV.

“Muchos han conocido en Valencia la letra gracias a Emilio Sdun”

Como Emilio Sdun, en el momento de su fallecimiento en enero de 2015, se hallaba trabajando en torno al dadaísmo, este ha sido el motivo elegido a la hora de convocar los trabajos para el Memorial. “Sus gafas de componer, la jeringuilla utilizada a causa de su enfermedad, la pajarita; todas esas cosas las tenía en una cajita a modo de acto dadaísta”, señala Alcaraz, que recuerda igualmente la singular manera que tenía de trabajar: “Muchos han conocido aquí la letra por él; letras que trabajaba de forma poco ortodoxa”.

Dieter Emil Sdun nació en Leubnitz (Sajonia), se formó en la Escuela de Artes y Oficios de Berlín y fundó en Frankfurt, junto con su mujer Doris, el taller Prensa Cicuta, nombre tomado de una planta tóxica que crecía en el exterior del edificio donde ubicó su imprenta. Un viaje a España por Granada, dada su pasión por Lorca, le hizo abandonar su Alemania natal y adoptar pronto el nombre más castellano de Emilio Sdun. Alcaraz lo conoció en Frankfurt y una vez instalado en nuestro país no dejó de acercar su trabajo a los alumnos de la UPV, en cuya colección hay buena parte de su obra.

Obra de Familia Plómez. Imagen cortesía de la UPV.

Obra de Familia Plómez en la UPV.

“Era hombre de pocas palabras, lo decía todo mediante su sorprendente trabajo”

“Se implicó mucho aquí, dando talleres a gente joven y enseñando con generosidad cuanto sabía, que era mucho”. En la exposición ubicada en el ‘Espai (en vitrina)’ del Decanato y la Biblioteca de Bellas Artes, que permanecerá hasta el 28 de febrero, hay un trabajo realizado conjuntamente por Emilio Sdun y el propio Alcaraz, tomando como referente un texto de Paul Renner (“diseñador de la letra futura”), al que interpretan en el libro Die Kunst der Typographie (El arte de la tipografía). “Era hombre de pocas palabras, que lo decía todo mediante su sorprendente trabajo”, subraya el comisario de la exposición.

“Soy un amante de la poesía y de los libros en general”, apuntaba el propio Sdun en la última entrevista concedida a medios, realizada por el editor Vicente Chambó, quien destaca el predominio en su obra del “texto en armonía con el espacio”. “Los jóvenes hoy en día trabajan con ordenadores, impresión digital y nuevas tecnologías”, decía en esa entrevista, para agregar: “Con la irrupción de lo digital, creo que el libro de calidad y de creación manual tiene un valor añadido”. Valor añadido que se puede ver en la exposición que sirve de homenaje a su figura.

Obra de Librodeartista.info en la UPV.

Obra de Librodeartista.info en la UPV.

“Fue un completísimo artista, precursor en España del uso de la tipografía con fines artísticos”

Los libros de Sdun, como recuerdan los comisarios, se encuentran hoy en importantes museos y galerías de arte de todo el mundo, como la Tate Modern de Londres, el Museo Gutenberg de Maguncia o el Art Center Collage of Design de Pasadena en Estados Unidos. “Fue un completísimo artista, precursor en España del uso de la tipografía con fines artísticos”, explica Vela, quien destaca, además del trabajo realizado con Antonio Alcaraz, “la inclasificable obra Mi idolatrada felatriz, de Fernando Arrabal”. Alcaraz apunta que Sdun “chupa mucho de las vanguardias alemanas clásicas, de los constructivistas rusos y de la literatura iberoamericana”.

El Memorial Emilio Sdun, nacido como homenaje y que ha dado pie a la convocatoria con casi 100 trabajos presentados, de los que se han seleccionado los 25 que integran finalmente la exposición, pudiera tener continuidad. “No lo habíamos pensado, pero dado el éxito quién sabe”, barrunta el comisario. Las obras, presentadas en vitrinas y en el interior de singulares palés (“los trajimos de Fuente del Jarro”) montados sobre libros de viejo, giran en torno al dadaísmo, movimiento artístico surgido en 1916 en el Cabaret Voltaire de Zurich, a instancias de Hugo Ball. Dadaísmo que fue a su vez última fuente de inspiración del propio Sdun, pivotando sobre ambos la muestra.

Obra de alumnos de la Escuela de Arte José Nogué. Imagen cortesía de la UPV.

Obra de alumnos de la Escuela de Arte José Nogué. Imagen cortesía de la UPV.

Hay obras de Argentina, Colombia, Brasil, Alemania, Francia y de algunas universidades españolas que trabajan el libro de artista, como la de Bellas Artes de Altea, la Complutense de Madrid, las de Salamanca y Granada, o la propia Universidad Politécnica de Valencia. También de las Escuelas de Arte y Diseño de Jaén y Barcelona. Obras de una gran calidad y originalidad que, siguiendo los dictados Dadá, juegan con las palabras y las imágenes para recrear universos donde la lógica da pie a los más variados despropósitos.

Los carteles de la Familia Plómez, apelando a la larga vida del papel (Paper is not dead), el propio montaje de Librodeartista.info Ediciones interpretando al poeta visual Antonio Gómez, o las ‘Parafasias sin re me dios’ de Consuelo Vallejo, jugando con los nombres de algunos medicamentos (Ytuponfreno, Antidiótico, Siponfín o Espararato), son algunos de esos trabajos dadaístas en honor a Emilio Sdun, que como recuerda Alcaraz poseía igualmente un socarrón sentido del humor. El Memorial que viene a restañar la herida de su muerte comenzó en el Museo de Jaén, se prolonga ahora en la UPV y concluirá ampliado en octubre en el marco del festival del libro SINDOKMA’17 en Valencia. Aunque, como desliza Alcaraz, quién sabe si no tendrá más larga continuidad.

Emilio Sdun.

Emilio Sdun en el cartel de la exposición que le dedica la UPV.

Salva Torres

Los comentarios están cerrados.