Azucena González teje el vacío

Knit Knit Vacuum, de Azucena González
Sala ART Mustang
C / Severo Ochoa, 36. Elche (Alicante)
Inauguración: viernes 18 de enero, a las 13.00h
Hasta el 20 de marzo de 2019

‘Knit Knit Vacuum’ de Azucena Gonzalez resulta difícil de clasificar, abordando la creación desde tres ángulos diferentes. La escultura, la pintura expandida y el arte textil, este título se traduce como, envolver el vacío tejiéndolo.

Azucena Gonzalez 27-01-1981 (Valencia) es Licenciada en bellas artes por la Universidad Politécnica de Valencia y Master de producción Artística por la misma universidad. Artista, diseñadora e ilustradora muy versátil, es una de esas creadoras con una gran capacidad de adaptación a diferentes contextos, de ahí que sea capaz de presentar una instalación formalmente muy compleja pero estéticamente a ojos del espectador muy sencilla.

Azucena González en pleno montaje de la exposición. Imagen cortesía de ART Mustang.

Azucena González en pleno montaje de la exposición. Imagen cortesía de ART Mustang.

Para Azucena la creación plástica es algo natural, absorbido desde la infancia en el taller de escultura de su padre, el escultor Martín Consuegra. Dice Azucena que “la vida es puro desorden, somos los humanos los que nos esforzamos para que todo encaje y sentirnos seguros”. De alguna manera todo su trabajo gira alrededor de este conflicto entre caos y orden o mejor entre vacío y orden.

‘Knit Knit vacuum’, el conjunto de piezas que se expone en ART Mustang surge en 2013 cuando realiza una serie de piezas que titulará ‘CAGES’ donde experimenta con el espacio como contenedor de vacío, utilizando jaulas que hacen de soporte para tejer, un soporte casi invisible al que la artista da solidez por medio de color tejiendo lanas, el color flota sobre los barrotes de las jaulas, estas piezas escultóricas recuerdan a casas, casas confortables que ocultan la nada del interior en un esfuerzo por contener el vértigo del vacío.

En el momento actual el arte textil se revaloriza en todo el mundo, la exposición de Ani Albers en la Tate ha sido un éxito, también la de Johana Vasconcelos en el Museo Gugenheim de Bilbao; Azucena más cerca de la prudencia de Ani Albers aborda el espacio de ART Mustang traduciendo la materia pictórica en textura textil.

Azucena González durante el montaje expositivo. Imagen cortesía de ART Mustang.

Azucena González durante el montaje expositivo. Imagen cortesía de ART Mustang.

Desaparecen las casas (cages) y se centra más en el entramado de los tejidos, las gamas de color, interesándose en las texturas sin abandonar el conflicto espacial, a caballo entre la pintura y la escultura.

La obra que empezó queriendo contener el vacío en 2013 ahora ha dado un paso en otra dirección y modula el espacio de forma más amable planteando otro rompecabezas al público, quizá más estético, pero con materiales poco convencionales, los tejidos, que siempre nos remiten a las artes aplicadas, pero que en este caso pierden su aplicación creando una poética matérica y cálida que de forma muy sutil nos sigue hablando del vacío.

Azucena González en el montaje de la exposición. Imagen cortesía de ART Mustang.

Azucena González en el montaje de la exposición. Imagen cortesía de ART Mustang.

La muestra se podrá ver en ART Mustang desde el 18 de enero hasta el 20 de marzo, de lunes a sábado en horario de 10,00 h a 20.00 h de la tarde. Esta es la muestra nº 44 que se realiza en la sala Art Mustang, que abrió sus puertas al público en julio de 2010 dentro del edificio MTNG Experience, cuartel general de la marca Mustang.

ART Mustang es una entidad sin ánimo de lucro comprometida con la búsqueda de nuevas vías de aproximación hacia la creación contemporánea a la sociedad. Eliminamos las barreras sacando el arte de los espacios pensados para el uso expositivo en exclusiva, poniendo en práctica la máxima: “El arte y la cultura pueden estar en cualquier lugar”.

Azucena González junto a una de sus obras. Imagen cortesía de ART Mustang.

Azucena González junto a una de sus obras. Imagen cortesía de ART Mustang.

Una década de Carmen Sanzsoto en Alba Cabrera

‘Andares en el tiempo’, de Carmen Sanzsoto
Alba Cabrera. Art Contemporani
Joaquín Costa 4, València
Inauguración: jueves 17 de enero de 2019 a las 19:00

La vida de Carmen Sanzsoto transcurre, desde hace muchos años, entre pinceles, lápices y colores. Es decir, la pintura forma parte de su vida, de tal modo que artista y obra son indisociables.

Más allá de clasificaciones y teorías estériles, de influencias o evocaciones que puede sugerirnos su obra, Sanzsoto se manifiesta mediante un trazo valiente, decidido, lleno de vigor y fuerza cromática. La intensidad del azul penetrante del mar, el rojo encendido del fuego o el amarillo solar ardiente se funden, naturalmente equilibrados, con sus líneas y manchas negras, grises, blancas.

Imagen de la obra 'N9. El silencio', de Carmen Sanzsoto. Fotografía cortesía de Alba Cabrera.

Imagen de la obra ‘N9. El silencio’, de Carmen Sanzsoto. Fotografía cortesía de Alba Cabrera.

Un caudal plástico que se funde con unos textos o, si se prefiere, breves textos cuyas ideas son traducidas al color mediante esos grandes formatos en los que la autora parece moverse con toda comodidad. Texto e imagen o imagen y texto, mensajes equivalentes, en definitiva.

Las obras de Sanzsoto reflejan su carácter reflexivo y parecen querer hablarnos de su fuero interno. Su camino es la pintura, esos paisajes o mapas de la vida –si se me permite denominarlos de este modo–, reflejo de su existir, de su avanzar. Lejos de ser meras lecciones artísticas, sus siempre bien estructuradas telas son auténticas manifestaciones vitales, tan propias y necesarias como alimentarse o descansar.

Y en este caso, las palabras que las acompañan quizá encierren el código secreto que permite descifrar su sentido, porque escritura y pintura estrechan su mano constituyendo una perfecta simbiosis: el universo íntimo de Sanzsoto.

Imagen de la obra 'N10. Ofrenda', de Carmen Sanzsoto. Fotografía cortesía de Alba Cabrera.

Imagen de la obra ‘N10. Ofrenda’, de Carmen Sanzsoto. Fotografía cortesía de Alba Cabrera.

Pilar Vélez

Cultural València, ventana de la cultura

Cultural València
Concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales
Ayuntamiento de València

La Concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales del Ayuntamiento de València ha presentado Cultural València, un proyecto que lleva en marcha más de dos años y que ha contado con la colaboración de varios agentes y profesionales de la comunicación y de la cultura.  De este modo, se han mostrado dos actuaciones contenidas en el marco de actuación municipal en materia de cultura y que responde a una visión que entiende la cultura como un elemento diferenciador de la ciudad.

“Queremos que Valencia sea reconocida en el contexto internacional por su rico patrimonio material e inmaterial y que se posicione como capital cultural en el  Mediterráneo con una identidad propia y distintiva y un sector cultural dinámico e independiente. Queremos que sea una ciudad próxima y amable donde se dan las condiciones óptimas para atraer ciudadanos para vivir, crear y difundir su creatividad. En definitiva, queremos que la cultura se convierta en un elemento de la propia identidad urbana y que la ciudadanía se apropie de ella, incorporándola a su vida cotidiana”, han manifestado sus responsables.

Para conseguir esta visión se definió el marco de actuación mencionado con el propósito de orientar la política cultural. Este marco de actuación se inició con la contratación de la Universidad de Valencia de la primera fase del Plan de Cultura de la ciudad, una herramienta que hizo una radiografía de la situación de partida y que proporcionó unos principios y objetivos que guiaron los siete programas que contiene el marco de actuación y que se diseñaron en coherencia con los recursos disponibles –no solo económicos, sino también humanos– y con las prioridades contenidas en su programa electoral. Estos siete programas han ido marcando la política municipal durante esta legislatura.

Un instante de la presentación de Cultural València en el ayuntamiento de la ciudad. Fotografía cortesía de los organizadores.

Un instante de la presentación de Cultural València en el ayuntamiento de la ciudad. Fotografía cortesía de los organizadores.

Valencia, amb tu i per a tu. Contiene las iniciativas llevadas a cabo en relación con la democratización y descentralización de la cultura.

Valencia en la Memòria. Contiene las iniciativas llevadas a cabo para recuperar la memoria de nuestra democracia y proteger la dignidad de la ciudadanía.

Valencia, Patrimoni de la Ciutadania. Contiene las iniciativas llevadas a cabo para conservar, recuperar y promover el patrimonio de la ciudad.

Valencia, Ciutat de la Música. Contiene las iniciativas orientadas a poner en valor el importante activo intangible que supone la creación e interpretación musical de la ciudad.

Valencia, Ciutat Mediterrànea. Contiene las iniciativas orientadas a poner en valor el carácter de ciudad mediterránea.

Valencia apoya al Sector. Contiene las iniciativas llevadas a cabo para dar apoyo al sector cultural y a sus profesionales.

Valencia, Capital Cultural. Contiene las iniciativas orientadas a posicionar la ciudad como capital cultural reconocida y destacada internacionalmente y en especial al entorno mediterráneo.

Para alcanzar el posicionamiento de Valencia como capital cultural, dentro del programa ”València, Capital Cultural” se contemplan las dos actuaciones que han sido presentadas:

1. La creación de una marca cultural de la ciudad, capaz de identificar toda la actividad y los recursos culturales de València.

Una marca identitaria. Una marca con mensaje, con contenido por sí misma, ya que nace de un elemento presente en muchas de las manifestaciones culturales. El cairó del escudo de la ciudad es la base inspiradora que ha dado pie al nacimiento a la marca. El cairó es una forma heráldica propia de la Antigua Corona de Aragón, reservada únicamente para ciudades.

Una marca dinámica. Un instrumento por comunicar un proyecto de ciudad que gira alrededor de la cultura; una cultura que es rica y diversa y, por esta razón, la marca se representa con diferentes formas y como un mosaico, concepto presente en todos los pueblos y culturas.

Una marca contemporánea. Una marca que propicia numerosas posibilidades y combinaciones; las piezas con las que construir libre y colectivamente “el camino que queremos recorrir juntos”.

2. Poner al alcance de la ciudadanía una ventana única de la cultura. Una plataforma web donde encontrar toda esa actividad y todos esos recursos, con el objectivo de que sea la referencia para la difusión de la cultura en la ciudad.

Una web participativa. Pretende ser el medio donde confluyen las diferentes administraciones, las manifestaciones culturales de la ciudad y la sociedad. Es una web que permite la participación de agentes culturales y ciudadanos dando la oportunidad de hacer propuestas de contenidos.

Una web que sirve también como altavoz de comunicación de la Concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales para trasladar a la ciudadanía, a los agentes culturales y al resto de administraciones, todas las iniciativas llevadas a cabo en el marco de su programa de gobierno.

Una web, https://cultural.valencia.es, que contiene ocho grandes apartados: Actividades, Museos, Monumentos, Publicaciones, Rutas, +Cultura (espacios culturales, esculturas, arqueología, archivos, bibliotecas históricas y hemeroteca, bibliotecas, patrimonio inmaterial), Noticias y Sobre Cultural València.

De esta manera, con estas dos actuaciones, se pretende contribuir a alcanzar la visión de poner la cultura en el centro de la ciudad, dando herramientas para que la ciudadanía identifique y se identifique con la cultura y dando herramientas para que la ciudadanía encuentre y conozca la cultura de la ciudad.

El desarrollo de estas actuaciones ha sido un esfuerzo compartido que ha implicado la coordinación del área de cultura y de diferentes grupos de trabajo, de dentro y fuera de la concejalía, “que han hecho posible que este ilusionante proyecto se presente hoy y pueda continuar”, han aseverado sus responsables.

Imagen de la portada de la web Cultural València.

Imagen de la portada de la web Cultural València.

 

La mirada extrema de Yasuzo Masumura

Yasuzo Masumura. Retratos al límite
Filmoteca de Valencia
Plaza del Ayuntamiento, 17. Valencia
Inauguración: jueves 17 de enero de 2019, a las 18.00h

El Institut Valencià de Cultura presenta en la Filmoteca el ciclo del cineasta japonés ‘Yasuzô Masumura. Retratos al límite’, en colaboración con Fundación Japón. El ciclo se inicia este jueves 17 de enero con la proyección de ‘Hoodlum Soldier’ (‘Heitai Yakuza’ 1965), una crítica a la violencia y los abusos dentro del ejército japonés en periodo de guerra.

Fotograma de 'Hoodlum Soldier'. Imagen cortesía de Filmoteca de València

Fotograma de ‘Hoodlum Soldier’. Imagen cortesía de Filmoteca de València

A pesar de ser uno de los cineastas japoneses más destacados de la posguerra, Yasuzô Masumura (1924-1986) es casi un desconocido en Occidente. Este ciclo ofrece la oportunidad de descubrir seis de sus mejores películas. Todas son adaptaciones literarias en las que Masumura muestra su particular mirada, en ocasiones extrema y al límite de lo convencional.

Referente de cineastas como Oshima, el cine de Masumura está poblado por personajes que en ocasiones bordean la locura. “No existe el deseo no reprimido; una persona que deja a cuerpo descubierto todos sus deseos solo puede ser considerada loca”, afirmó el director. Masumura también dijo que “lo que me interesa es crear locos que expresen sus deseos sin vergüenza, sin importarles lo que piensan los demás”.

Fotograma de 'Red Angel'. Imagen cortesía de Filmoteca de València.

Fotograma de ‘Red Angel’. Imagen cortesía de Filmoteca de València.

De esta forma, la sensualidad es un aspecto central en la obra de Masumura, que fue pionero a la hora de introducirla de manera más explícita en sus películas, a la vez que denunciaba una sociedad hipócrita y represiva.

El ciclo también permitirá disfrutar de una de las grandes actrices de la historia del cine japonés, Ayako Wakao, presencia recurrente en la filmografía de Masumura, ya que protagonizó 25 de sus películas. La actriz figura en el reparto de cuatro películas rodadas en los años sesenta que forman parte del ciclo: ‘Tatuaje/Spider Girl’, ‘Seisaku’s Wife’, ‘With My Husband Consiente’ y ‘The Red Angel’.

Fotograma de 'Spider Girl'. Imagen cortesía de Filmoteca de València.

Fotograma de ‘Spider Girl’. Imagen cortesía de Filmoteca de València.

La vuelta de Nora a su casa sin muñecas

La vuelta de Nora, de Lucas Hnath, dirigida por Andrés Lima
Teatro Olympia
C / San Vicente Mártir, 44. Valencia
Hasta el 20 de enero de 2019

“He sido una muñeca grande en casa de papá. Y nuestros hijos, a su vez, han sido mis muñecas”. Esa es una de las quejas de Nora, el personaje de la novela de Henrik Ibsen Casa de Muñecas. Otro de sus malestares proviene de la interrogación que le formula su marido Torvald: “¿Hay alguien que te haya amado más que nosotros?”. Y su respuesta: “Jamás me amaron. Les parecía agradable estar en adoración delante de mí, ni más ni menos”. Entre esa alienación y ese amor mal entendido se mueve la obra de Ibsen que Lucas Hnath reescribió en 2017, a modo de segunda parte con el título de La vuelta de Nora.

El Teatro Olympia la acoge con Aitana Sánchez-Gijón encarnando a Nora, junto a Roberto Enríquez, María Isabel Díaz Lago y Elena Rivera. Una obra dirigida por Andrés Lima que comienza allí donde el autor sueco la había dejado: con el portazo de la mujer hastiada de su vida que regresa al hogar 15 años después. “Nora se sentía una muñequita alienada, por eso entiendo que decidiera marcharse ante la falta de elección que tenía en su vida”, señaló la actriz protagonista. “Es una heroína, pero por otro lado no, porque abandona a sus hijos”, añadió.

Escena de 'La vuelta de Nora'. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Escena de ‘La vuelta de Nora’. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Considerada como la primera obra teatral feminista, a pesar de que Ibsen nunca la defendiera como tal, Casa de Muñecas primero y ahora La vuelta de Nora cuestionan los roles de pareja y, por extensión, los estereotipos aplicados a la complejidad humana. “Hay discurso feminista, pero no es un panfleto”, advirtió Sánchez-Gijón, que reconoció gustarle la comedia (“aunque no me llegan textos interesantes”), porque “esto es un desgaste brutal, te agota; la implicación emocional aquí es de alto voltaje”.

Roberto Enríquez defendió la necesidad de textos tan intensos como el de Ibsen y Hnath. “Esta postura indolente de no querer ver cosas ásperas, que para eso ya tengo la vida, nos convierte en seres vacíos”. “No creo que haya que cerrarse a la tragedia o el drama”, agregó quien se pone en la piel de Torvald. Un marido igualmente atosigado por las convenciones sociales del momento, fácilmente trasladables a la actualidad con otras formas. “Frente a las razones de Nora, nosotros también somos prisioneros de un patrón social”. Y mi personaje también se rebela contra ello”, apuntó Enríquez.

Escena de 'La vuelta de Nora'. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Escena de ‘La vuelta de Nora’. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Elena Rivera y María Isabel Díaz Lago se sumaron al sentir de sus compañeros de reparto, al incidir en el hecho de que La vuelta de Nora huye de los maniqueísmos. “Empatizas con los cuatro personajes. Esa es la magia de la función”, explicó Rivera. “Todos los personajes tratan de cerrar heridas y cada espectador verá si se cierran o se hacen mayores”, subrayó Díaz, que reveló haber interpretado a Nora hace muchos años en Cuba. “Entonces no la entendí”, apostilló quien ve a la protagonista como “una heroína que reivindica su postura” junto a “otros tres personajes nada maniqueos”.

La vuelta de Nora, tal y como se avanza en la sinopsis de la obra, cuestiona la actitud de la mujer que abandona su casa dando un portazo, el tiempo que ha estado desaparecida y la recriminación por las consecuencias de su huida. “El cambio de actitud de Torvald se produce gracias al portazo. Gracias a esos portazos los hombres reaccionan y se cuestionan. Otros, por el contrario, se encastillan y reaccionan con violencia”, destacó Sánchez-Gijón. “La vuelta de Nora es impactante”, manifestaron todos al unísono.

Escena de 'La vuelta de Nora'. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Escena de ‘La vuelta de Nora’. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Enríquez abundó en ello: “Es tan inaceptable que una mujer pueda dejar su hogar, que mienten para seguir viviendo. Pero su vuelta es un revulsivo, porque les obliga a mover la silla en la que han estado cómodamente instalados”. Su marcha de casa, vivida como inapelable, es ligeramente corregida por el actor que interpreta a Torvald: “Sí tiene otra opción, quedarse, pero no sé si es una opción de vida o de muerte”.

Lucas Hnath aseguró que su intención a la hora de escribir la secuela de Casa de Muñecas era reflejar “cómo las personas se juntan y se mantienen unidas, cómo se conocen y cómo están seguros de que se conocen entre sí”. Por eso Sánchez-Gijón habló de la complejidad de la obra y de que iba “más allá de la heroína y del hombre terrible que la somete”, para adentrarse en el laberinto propuesto por Hnath: “En el fondo se está hablando de la dificultad de comunicación. Hay que aprender a comunicarnos desde otros lugares, abrir nuestros corazones”.

Escena de 'La vuelta de Nora'. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Escena de ‘La vuelta de Nora’. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Salva Torres

Encuentro con Jorge Molist en Cañada Blanch

‘Canción de sangre y oro’, de Jorge Molist
#LetrasdelMediterráneo
Fundació Cañada Blanch y Casa Mediterráneo
Jorge Juan 4, València
Jueves 17 de enero de 2019 a las 19:00

Fundación Cañada Blanch y Casa Mediterráneo comienzan el año cultural con literatura. El primer encuentro será con el escritor Jorge Molist el próximo jueves 17 de enero a las 19:00, en la sede de la fundación. El autor de ‘Canción de sangre y oro’ (Planeta, 2018) charlará sobre su libro con el público asistente en una cita distendida y con entrada libre hasta completar aforo.

En palabras del propio Molist: “El libro es un relato real que cambió la historia de Europa y asombró al mundo”. Un relato sobre amor y libertad que narra cómo Pedro III el Grande, se enfrenta a los tres mayores poderes del siglo XIII: Francia, el Papa y Carlos de Anjou, convertido en emperador del Mediterráneo.

Jorge Molist. MAKMA

Jorge Molist ha sido recientemente galardonado con el Premio Fernando Lara 2018 de novela. El escritor ya tenía clara su vocación desde una edad muy temprana. Aunque ha desarrollado su actividad profesional ocupando puestos de responsabilidad ejecutiva en España, Estados Unidos y varios países europeos. En el año 1996 es cuando decide retomar su pasión por la escritura, publicando en el 2000 ‘Los muros de Jericó’, a los que le siguieron varias novelas y premios hasta llegar a ‘Canción  de Sangre y Oro’.

Por otro lado, la actividad literaria continuará durante enero, ya que el próximo lunes 28 a las 19:00  también se presentará en la sede de la fundación el libro ‘Comimos y bebimos’, de Ignacio Peyró, actual director del Instituto Cervantes de Londres.

‘Comimos y bebimos’ es un libro con el que el autor pretende dar continuidad a la gran tradición de literatura gastronómica, conjugando humor y hedonismo, y pasión por las letras y la mesa.

Con estas actividades Fundación Cañada Blanch y Casa Mediterráneo continúan con su labor, acercando la cultura mediterránea a través de la literatura y la música.

El escritor Jorge Molist protagoniza un nuevo encuentro de #LetrasdelMediterráneo. Fotografía cortesía de la Fundación Cañada Blanch.

El escritor Jorge Molist protagoniza un nuevo encuentro de #LetrasdelMediterráneo. Fotografía cortesía de la Fundación Cañada Blanch.

Radiografía de la sociedad valenciana

La sociedad valenciana en transformación (1975-2025)
Universitat de València
Centre Cultural La Nau
Martes 15 de enero de 2019

¿Cómo ha evolucionado la sociedad valenciana en las últimas cuatro décadas? ¿Cómo se ha transformado el territorio, el modelo laboral y familiar, o las prácticas de consumo y ocio? ¿Qué ha sucedido y qué está sucediendo? Un total de 50 docentes de universidades públicas valencianas han participado en el exhaustivo volumen ‘La sociedad valenciana en transformación (1975-2025)’. Este libro es fruto de la colaboración de un nutrido grupo de especialistas provenientes de la Sociología, la Economía, la Geografía, la Antropología o la Ciencia Política y tiene como objetivo ofrecer una radiografía actualizada de la sociedad valenciana que sirva para comprender de forma pormenorizada los aspectos básicos de su estructura y las dinámicas de las últimas décadas.

El libro se ha presentado en el Centre Cultural La Nau y ha contado con las intervenciones de Antonio Ariño, vicerrector de Cultura de la Universitat de València y director del volumen; Pedro García Pilán, coordinador del volumen y Vicent Flor, director de la Institució Alfons El Magnànim. Estructurada en 14 capítulos y a lo largo de casi 600 páginas, se abordan cuestiones tan fundamentales como las tendencias demográficas, el modelo territorial ecológico y económico, la estructura laboral, las desigualdades socioeconómicas, los modelos familiares, las transformaciones de las relaciones de género, la situación de las políticas sociales y educativa, la cultura, los valores, las dinámicas del sistema político y -lo que representa una absoluta novedad respecto a trabajos anteriores- el estado del sistema judicial.

Portada del libro

Portada del libro ‘La sociedad valenciana en transformación’.

‘La sociedad valenciana en transformación’ es un informe de la situación socioeconómica y político-cultural de la Comunidad Valenciana que sigue la línea de los estudios y publicaciones de Estructura Social que se han venido realizando durante el siglo pasado, siendo la última de similares características la obra coordinada por el profesor Manuel García Ferrando, catedrático de sociología, ‘La sociedad valenciana de los 90′ (publicada en 1992 por Alfons el Magnànim).

En este sentido, de acuerdo con los directores de este proyecto, puede decirse que durante casi 30 años ha habido una carencia de investigación de estas características y ha sido necesario una reinvención de Alfons el Magnànim para que fuera posible este proyecto. Durante tres años un equipo de investigación interuniversitario e interdisciplinar ha estado trabajando en el informe que ahora se presenta.

A modo de síntesis, el volumen concluye con unas reflexiones sobre autogobierno y Estado de bienestar, que suponen también una llamada de atención acerca de la necesidad de conseguir una mayor implicación ciudadana en la acción política y democrática.

El libro concluye que la sociedad valenciana es demográficamente madura (caída de la natalidad y aumento de la esperanza de vida), urbana y volcada en el litoral, económicamente abierta e internacionalizada, centrada en los servicios, digitalizada en la vida cotidiana pero con una insuficiente relevancia de la economía del conocimiento, con cambios en la composición interna de la estructura social, multicultural e individualizada en sus valores, con diversidad de formas familiares, que valora la democracia, al tiempo que recela de su funcionamiento e incluso lo critica.

La tasa de paro y el fracaso escolar se sitúan por encima de la media española y la distribución de la renta ha empeorado en las últimas décadas, de manera que la tasa de población en riesgo de pobreza es elevada. La crisis de la economía valenciana también ha sido más intensa que la del resto de España y el retroceso del PIB ha puesto de manifiesto las debilidades del modelo precedente de crecimiento. De hecho, en los últimos 25 años el PIB per cápita de la Comunidad ha crecido un 25% mientras que el del resto de España lo ha hecho en un 36%, la industria ha reducido su participación en el PIB y ha caído su peso en el empleo y la productividad del trabajo es baja y ha crecido poco, situándose en un 4% por debajo de la media española.

Por otra parte, de acuerdo con los autores, en este momento de la salida de la crisis no son los servicios avanzados los que lideran la recuperación del crecimiento y la modificación de la estructura productiva, sino los tradicionales ligados al comercio, el transporte y la hostelería, hecho que explica que la Comunidad Valenciana ofrezca unos salarios más bajos que la media española.

Vicent Flor, Antonio Ariño. Foto de Miguel Lorenzo por cortesía de La Nau de la Universitat de València.

De izda a dcha, Vicent Flor, Miguel Ángel García Calavia, Antonio Ariño y Pedro García Pilán. Foto de Miguel Lorenzo por cortesía de La Nau de la Universitat de València.

En el conjunto del Estado, de acuerdo con uno de sus autores, el profesor Joaquín Azagra, la Comunitat Valenciana, se sitúa en una posición intermedia, con algunas fortalezas en su modelo productivo, pero con tantas o más debilidades: un peso razonable de la agricultura con alto nivel comparativo de productividad, una industria en retroceso, una especialización constructora y una reducida importancia del sector público por su endeudamiento.

Por otra parte, el nivel de vida de los hogares valencianos se ha deteriorado de forma importantes desde 2007 y este deterioro ha sido mayor que el experimentado en el ámbito nacional. Si entre 2007 y 2014 los hogares españoles vieron disminuir su renta familiar en un 20% de promedio, en la Comunidad Valenciana está caída fue de un 24%. Estas cifras reflejan el impacto negativo que la crisis ha tenido sobre las economías domésticas. En 2019, la renta por habitante se sitúa en el 89% de la media española.

En el libro también se analizan las valoraciones de diversas esferas vitales destacando el aprecio de la familia, situándose como el ítem mejor valorado. A continuación y con valores cercanos a 8 se ubican los ámbitos del trabajo, los amigos y el tiempo libe. En un tercer escalón, muy inferior se halla el asociacionismo, la política y religión con un 5,06, 4,35 y 4,25, respectivamente. Eso sí, el concepto de familia ha cambiado sustancialmente, de una familia nuclear heterosexual a una pluralidad de formas de vida, donde tienen cabida no solo las familias reconstruidas después de las separaciones sino también la constitución de hogares homoparentales.

Cuculand Souvenir, en contra de la superficialidad

Cuculand Souvenir, de Roberto Olivan
Teatre El Musical
Plaza del Rosario, 3. Valencia
Sábado 19 de enero de 2019, a las 20.30h

El Teatre El Musical de Valencia presenta ‘Cuculand Souvenir’, el último espectáculo de Roberto Olivan que fusiona circo, danza y artes visuales para reflexionar sobre el impacto de las nuevas tecnologías en nuestra vida cotidiana. La pieza llega a València tras un exitoso paso por el Teatre Nacional de Catalunya.

El título del espectáculo es ya una declaración de intenciones de Olivan. Cuculand quiere representar una tierra de locos, mientras que con Souvenir se hace referencia a la superficialidad que se ve en el hecho diario. “Nos fijamos mucho en las cosas que parecen ser o que están por encima cuando a mí lo que me interesa es el contenido, lo que está más profundo. Por eso Souvenir es una pequeña crítica a esta visión superficial de las cosas”, explica Olivan.

Cuculand Souvenir, de Roberto Olivan. Foto de Albert Vidal por cortesía del Teatre El Musical.

Cuculand Souvenir, de Roberto Olivan. Foto de Albert Vidal por cortesía del Teatre El Musical.

Sobre el escenario, siete artistas mostrarán pequeños fragmentos de nuestras vidas diarias. Historias aisladas e independientes, pero con sentido propio, tal como sucede con las publicaciones diarias que encontramos en los muros de nuestro entorno digital. Historias visuales que conforman un mosaico de imágenes sugeridas que invitan al observador a dejarse llevar y conectar los puntos bajo su propio criterio, huyendo de la dramaturgia lineal convencional. Historias vinculadas a la tecnología en esa especie de tierra de locos, donde irónicamente nuestra genialidad nos convierte a la vez en amos y esclavos del progreso tecnológico.

El espectáculo es una invitación a la reflexión dejando de lado cuestiones éticas, morales o de principios. Y se hace mediante una retrospección sobre los dos lados de una misma moneda, la esperanza como tragedia o como elemento de reconstrucción. “Estamos envueltos de gran cantidad información, de noticias, de comentarios, de gente que pierde su trabajo, que pierde su creencia en los valores y en la dignidad. Todo eso me preocupa. Estamos  llegando a un límite del cual no sé si hay vuelta atrás. Creo que debemos trazar una línea y no dejar pasar ciertas cosas. No me gustaría llegar a un futuro pensando que podíamos haber cambiado alguna cosa y no lo hicimos”, cuenta Olivan.

Cuculand Souvenir, de Roberto Olivan. Imagen cortesía de Teatre El Musical.

Cuculand Souvenir, de Roberto Olivan. Imagen cortesía de Teatre El Musical.

Con ‘Cuculand Souvenir’, Olivan apuesta por el carácter arriesgado de un lenguaje potencialmente innovador, donde la espectacularidad del circo y la fluidez de la danza integran aspectos de la esencia conceptual de la tecnología que nos rodea cotidianamente, creando una atmósfera de texturas futuristas con una profunda relación entre el movimiento, la luz y la música.

‘Cuculand Souvenir’ llega al Teatre El Musical tras su exitoso paso el pasado mes de noviembre por el Teatre Nacional de Catalunya. Y lo hace en una única función para todos los públicos el sábado 19 de enero a las 20.30 h. Las entradas están disponibles a un precio de 12 euros en las taquillas del teatro y en la página web www.teatreelmusical.es/entrades

Cuculand Souvenir, de Roberto Olivan. Foto de Asier Goikoetxea por cortesía de Teatre El Musical.

Cuculand Souvenir, de Roberto Olivan. Foto de Asier Goikoetxea por cortesía de Teatre El Musical.

El ECA tira del hilo de la fotografía

Al hilo de…la fotografía
Comisaria: Alicia Ventura
Mira Bernabeu, Ángel Marcos, Ana Palacios, Castro Prieto y Gervasio Sánchez
Espai d’Art Contemporani El Castell (E CA)
C / Cisternas, 28. Riba-Roja de Túria (Valencia)
Hasta el 15 de marzo de 2019

“¿La fotografía es arte?”, se preguntó Alicia Ventura, comisaria de la exposición Al hilo de…la fotografía. La respuesta exige cierta pausa meditativa, pero bastará con recorrer la muestra que el ECA de Riba-roja acoge hasta el 15 de marzo para contestarla afirmativamente. Si el artista es aquel que da forma a lo real de la existencia, a lo que se nos resiste por situarse en los márgenes de la percepción, entonces Mira Bernabeu, Ángel Marcos, Ana Palacios, Castro Prieto y Gervasio Sánchez lo son, “cada cual con una diferente visión de los temas que aborda y mediante la confrontación de lenguajes”, explicó Paco Caparrós, responsable del Espai d’Art Contemporani ubicado en el antiguo castillo del municipio del Camp de Túria.

La exposición permite el diálogo entre artistas que confluyen en algunos aspectos y se distancian en otros, pero que tienen en común “lo social y enseñarnos lo que no vemos”, subrayó Ventura. La huella, la memoria, esa mirada detenida y minuciosa sobre las cosas, junto al carácter resistente y obcecado contra el olvido, atraviesa el conjunto expositivo. La propia comisaria, respondiendo a su pregunta inicial, consideró que se trataba de una muestra singular porque “los cinco son fotógrafos y los cinco son artistas”.

Vista de la exposición 'al hilo de...la fotografía'. Imagen cortesía del E CA de Riba-Roja.

Vista de la exposición ‘al hilo de…la fotografía’. Imagen cortesía del E CA de Riba-Roja.

“La fotografía es una nueva forma de expresión que tiene su propio lenguaje”, avanzó Castro Prieto, que presenta piezas de su serie La seda rota, compuesta por imágenes tomadas en la casa abandonada de la familia Madrazo. “Me gusta fotografiar casas deshabitadas”, dijo. Casas que tienen como reverso de su vacío el halo fantasmal que dejan las huellas de quienes las habitaron. “Allí había quedado algo como fantasmal”, reconoció el Premio Nacional de Fotografía 2015, quien apeló a la huella de la mirada, “tanto descriptiva como simbólica”, allí depositada. “La memoria es el eje fundamental de mi trabajo”, agregó.

El año y medio que pasó visitando y recorriendo el Hospital de Denia es lo que exhibe Mira Bernabeu. No es la visión de pacientes y familiares, sino la más periférica centrada en lugares, objetos e incluso personal hospitalario que suelen pasar desapercibidos. Se empapó tanto de aquella atmósfera marginal, que tuvo que contener las sucesivas memorias que le venían a la mente, tras penetrar, por ejemplo, en un quirófano: “Mantener la cabeza fría  para no dejarte llevar por esa parte más macabra y emocional”.

Instalación en la muestra 'Al hilo de...la fotografía'. Imagen cortesía del E CA de Riba-Roja.

Instalación en la muestra ‘Al hilo de…la fotografía’. Imagen cortesía del E CA de Riba-Roja.

La subversión íntima es el trabajo que muestra Ángel Marcos, fruto de su participación en la Bienal de Venecia de 2013, en cuyo proyecto colaboró DKV Seguros a través del programa DKV Arteria.  “Mi trabajo incorpora los mecanismos de los poderes”, refiriéndose a los rabos de lagartija que sueltan estos reptiles “para escapar del peligro y volver tiempo después con todo su esplendor y estrategia”. Su obra explicó que se situaba en el “campo del afecto, esa memoria que fotografío para no olvidar”. Los interiores de las casas de sendos barrios de su natal Medina del Campo son objeto de su cadenciosa mirada.

“Los fotógrafos tenemos el compromiso de registrar y documentar la realidad”, señaló Castro Prieto, alejándose del “mero ejercicio estético”, sin abandonar por ello el concepto de belleza: “No entiendo el arte feo”, remarcó quien intenta “decir las verdades de forma poética”. Verdades que afloran en las obras de los cinco fotógrafos de distinta manera. Más palpable o documental en el caso de Gervasio Sánchez  y Ana Palacios, con sus trabajos sobre los campos minados y los albinos, respectivamente, más archivístico e incluso grupal en Bernabeu (“para mí la memoria es sinónimo de archivo y el archivo puede ser bello”), y más estrictamente poético en Castro Prieto y Marcos.

De izda a dcha, Paco Caparrós, Robert Raga, Alicia Ventura. Imagen cortesía del E CA de Riba-Roja.

De izda a dcha, Paco Caparrós, Robert Raga, Alicia Ventura, Castro Prieto, Mira Bernabeu y Ángel Marcos. Imagen cortesía del E CA de Riba-Roja.

“Cuando aludo a la memoria aludo a la resistencia”, afirmó el artista vallisoletano, que dijo utilizar esa memoria para trabajar. Preguntados por el tan cacareado compromiso de los artistas, apuntó que le preocupaba la “excesiva narrativa” de muchos proyectos: “Con esa literalidad, pienso que se está abusando”. Castro Prieto puso en cuestión la relación entre compromiso y denuncia, aduciendo a su trabajo en torno a las sociedades que se va encontrando: “Eso es compromiso, pero yo no denuncio nada”. Bernabeu solo pidió que el artista fuera “coherente con su propia personalidad”.

“Yo diría que el verdadero compromiso de todo artista es la defensa del arte y la cultura”, añadió Alicia Ventura. “El arte y la cultura son la clave en la que tendrían que ponerse de acuerdo todos los partidos políticos”, aseguró Caparrós. Robert Raga, alcalde de Riba-roja, se congratuló por ello, agradeciendo a los fotógrafos su trabajo: “La política es un espacio de libertad y de honestidad, para que quien sabe haga las cosas”. “Esta exposición es muy pedagógica”, concluyó la comisaria, no sin antes subrayar que los puntos suspensivos del título de la exposición era su manera “de invitar al espectador a que lea entre líneas”.

Salva Torres

El inquietante rostro humano

Exposición colectiva ‘Faces’, comisariada por Juan Curto
Roger Ballen, Jamie Baldridge, Elina Brotherus, Julia Fullerton-Batten y Ellen Kool
Galería de arte Cámara Oscura
C / Alameda, 16. Madrid
Inauguración: viernes 18 de enero, a las 19.00h
Del 18 de enero al 16 de marzo de 2019

John Cassavetes dirige en 1968 la película ‘Faces’ con Gena Rowlands como mayor atractivo en el reparto. ‘Faces’ se convierte en una película de culto frecuentemente seleccionada entre los mejores largometrajes de la historia del cine, y que ha influenciado a cineastas como Martin Scorsese, Woody Allen, Robert Altman, Michael Hanneke, y en los 90 el movimiento ‘Dogma’ liderado por el director danés Lars von Trier.

Esta cinta de excesos sigue los presupuestos del denominado cinema-verité inventado por Jean Rouch e influido por Dziga Vertov y Robert Flaherty. Este cine de la verdad es una apoteosis de contradicciones pues postula la intervención del director -como autor- y a la vez su carácter documental siempre con el objetivo de la búsqueda de la autenticidad. El carácter confrontacional, improvisado, e intervencionista de la cámara y el cineasta sobre el actor resulta en películas tan provocadoras, descarnadas, y transgresoras como ‘Los idiotas’, ‘Celebración’ o ‘La cinta blanca’.

Anónimo. Touseld hair man. Imagen cortesía de Cámara Oscura.

Anónimo. Touseld hair man. Imagen cortesía de Cámara Oscura.

Este proyecto sobre la retratística fotográfica del rostro -face- se desarrolla sobre tres ejes: la relación entre la fotografía primitiva del siglo XIX y la contemporánea, el binomio documento-relato, y la contraposición entre el retrato y el autorretrato.

Los artistas de la galería seleccionados son investigadores del rostro humano. Roger Ballen (Nueva York, EEUU, 1950) transita las fronteras del documento y la narrativa con la maestría de un clásico. Jamie Baldridge (Louisiana, EEUU, 1975) juega con mundos inventados entre lo atávico y lo tecnológico.

Por su parte, Elina Brotherus (Helsinki, Finlandia, 1972) indaga en los territorios de lo biográfico con las art ideas de John Baldessari. Julia Fullerton-Batten (Bremen, Alemania, 1970) es una virtuosa de la puesta en escena de relatos históricos y autobiográficos. Por último, Ellen Kooi (Leeuwarden, Holanda, 1962) fija su mirada en la psicología de la infancia como único baluarte posible de la autenticidad.

Ophelia, de Julia Fullerton-Batten, por cortesía de Cámara Oscura.

Ophelia, de Julia Fullerton-Batten, por cortesía de Cámara Oscura.