Vida y dolor, elementos inseparables

‘Teresa Cebrián: El largo viaje’
Centre del Carme
Museo 2, València
Hasta el 23 de Septiembre de 2018

Con el título ‘Teresa Cebrián: El largo viaje’ se presenta el proyecto curatorial, llevado a cabo por Marisol Salanova (València, 1982), galardonado en la primera convocatoria ‘Trajectòries’ del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana, inaugurando así una sección novedosa cuyo objetivo es el de revisar trayectorias artísticas valencianas y mostrar, de este modo, la obra de artistas con un recorrido considerable. En este caso, el proyecto tiene el objetivo de dar a conocer las obras de Teresa Cebrián (Losa del Obispo, València, 1957).
La artista comparte con nosotros preocupaciones que forman parte de nuestra vida, de nuestro día a día, y que nos atañen a todos.

Detalle obra Teresa Cebrián

Detalle obra Teresa Cebrián. Fotografía: Cristina Tro Pacheco.

Como bien dice la propia comisaria de la exposición, Marisol Salanova, ésta está organizada mediante una narrativa térmica ascendente ya que inicialmente parte de materiales más vulnerables como puede ser la terracota para, más tarde, dar paso a otros elementos más pesados como puede ser el hierro. En todas las fases del proyecto se encuentra un elemento común: El dolor en la vida.

Detalle obra Teresa Cebrián. Fotografía: Cristina Tro Pacheco,

Detalle obra Teresa Cebrián. Fotografía: Cristina Tro Pacheco.

En cuanto al montaje expositivo, como bien dice la propia artista, se ha elegido un montaje minimalista para que cada obra disponga de su propio espacio para sí misma.

Detalle obra Teresa Cebrián. Fotografía: Cristina Tro Pacheco,

Detalle obra Teresa Cebrián. Fotografía: Cristina Tro Pacheco,

El viaje tiene como objetivo principal provocar una experiencia estética considerable. De este modo, cada visitante podrá dejarse llevar e iniciar un viaje, junto a la artista, para interrogarse sobre su propia existencia humana en el mundo además de sumergirse en una experiencia estética que permanecerá, casi sin querer, en cada memoria de quien decida visitarla.

Pero, ¿A qué es debido ésto? La experiencia física de visitar un museo incluye emoción e intelecto, aspectos que ayudan a retener tanto los datos cognitivos como las impresiones personales de una experiencia emocional y psicomotriz. Aquello vivido por una persona durante esta vivencia se convierte en parte integral de este recuerdo.

¿Preparado para que este viaje deje huella en ti?

Cristina Tro Pacheco

Los comentarios están cerrados.