“¡Viajeros, al libro!”

Viatja Llibre/Viatja Lliure
Biblioteca Pública
Calle Hospital, 13. Valencia
Hasta finales de septiembre

Fomentar el turismo cultural como alternativa al de sol y playa tan masificado que ya resulta insostenible es una opción inteligente dirigida a viajeros ilustrados. Las rutas literarias que recorren lugares descritos en novelas famosas ejercen atractivo sobre un tipo de visitante más deseable que los de botellón y borrachera. Aparte de la del Quijote y otras inspiradas en obras clásicas, en España han cobrado últimamente gran celebridad la del valle de Batzán, escenario de la trilogía de Dolores Redondo, la de ‘La sombra del viento’ de Carlos Ruiz Zafón y la de ‘La catedral el mar’ de Idelfonso Falcones, ambas en Barcelona. En Gran Bretaña triunfan las de Harry Potter y en Estocolmo la de la trilogía ‘Millennium’ de Stieg Larsson. Descubrir el mundo de la mano de  nuestros escritores más admirados es un placer añadido. ¡Viajeros, al libro!

En esta línea la Generalitat Valenciana ha dibujado un mapa literario de la Comunidad que incluye las casas museo de nueve escritores, más otras tres rutas: la de Tombatosals de Castellón, la Vicent Andrés Estellés en Burjasot y la de Carmelina Sánchez-Cutillas en Altea. ‘Viatja Llibre/Viatja Lliure’ es una iniciativa de la Fundación Full llevada a cabo por el profesor de la Universitat de València Alexandre Bataller. Incluye tres elementos: una exposición itinerante que se puede ver en la Biblioteca Pública hasta finales del verano, una página web y trípticos informativos. En la muestra hay 14 paneles que informan sobre la ubicación de cada casa o ruta, biografía del autor, itinerario literario y un fragmento sobre alguna de sus obras.  En otoño se trasladará a las bibliotecas públicas de Castellón, Alicante y Orihuela, así como a las casas museo que lo soliciten. En octubre estará en la Casa Museo Joan Fuster de Sueca.

Representantes institucionales durante la presentación de la actividad. Imagen cortesía de la Generalitat Valenciana.

Representantes institucionales durante la presentación de la actividad Viatja Llibre / Viatja Lliure. Imagen cortesía de la Generalitat Valenciana.

“Se han seleccionado autores valencianos del siglo XX, ya fallecidos, que escribieron tanto en castellano como valenciano, y que pueden ser reconocidos a través de una casa, una fundación o una ruta literaria”, explica Bataller. “En el panel inicial de la exposición se hacer referencia al recorrido literario que hizo Vicent Andrés Estellés en busca de referencias sobre Ausiàs March, a partir de la placa de la calle Cabillers de Valencia, donde se indica el lugar donde estaba la última vivienda que ocupó”.

Según explica el profesor Bataller, la casa más antigua y con más tradición es la Casa Museo Azorín en Monóvar fundada el año 1969. Cuenta con una importante biblioteca de más de 17.500 libros, además del fondo documental José Martínez Ruiz. Tienen también una larga trayectoria la Casa Museo Miguel Hernández en Orihuela, creada en 1981 en la vivienda que el poeta compartió con sus padres y hermanos. Es interesante porque conserva y recrea el contexto familiar humilde del poeta. La Casa Museo Blasco Ibáñez en la Malvarosa de Valencia, inaugurada como museo en 1997, alberga una colección de retratos, grabados, objetos personales, mobiliario original y obras de diversos artistas, además de fondos bibliogràficos y documentales.

Con una existencia más corta la Fundación Carles Salvador en Benassal, creada en 2004, el Aula Museo del maestro, escritor y gramático valenciano, con una biblioteca y archivo documental, además de un itinerario literario por esta población del Alt Maestrat. De reciente apertura, la Casa Museo Gabriel Miró, en Polop, emplazada en la casa modernista Villa Pepita. En ella se exponen objetos adquiridos por el autor de Años y leguas, así como ejemplares de primeras ediciones de su obra. En enero de 2017 se abrió al público el Museo Joan Fuster en Sueca, en la misma casa de la calle Sant Josep de esta localidad donde vivió y escribió su obra el ensayista valenciano. En la planta baja hay una zona expositiva y en el primer piso salas de trabajo e investigación.

Folleto de la iniciativa Viatja Llibre. Imagen cortesía de la Generalitat Valenciana.

Folleto de la iniciativa Viatja Llibre / Viatja Lliure. Imagen cortesía de la Generalitat Valenciana.

En cuanto a la belleza de los parajes cercanos se lleva la palma la Casa de Gabriel Miró en Polop, “en la Marina Baixa, la comarca valenciana más turística, con unos paisajes de mar y montaña insuperables”, dice Bataller. Pero también encierran gran atractivo  las casas situadas en comarcas de interior, como las de Carles Salvador en Benassal, la de Azorín en Monóvar o la de Enric Valor, en Castalla, aún por inaugurar. “La Casa Lluís Guarner en Benifairó de les Valls tiene un jardín magnífico, que merece una visita”.

La exposición propone tres rutas literarias. La de Tombatossals en Castellón por los territorios míticos y fundacionales de la ciudad siguiendo la obra de Josep Pascual Tirado, publicada en 1930. La de Vicent Andrés Estellés en Burjassot, que cuenta con veinticinco puntos señalizados que pueden ser activados con códigos QR en los paneles cerámicos instalados en la localidad que reproducen poemas del poeta relacionados con su ciudad natal. Y la ruta de Carmelina Sánchez-Cutillas, en Altea, siguiendo los lugares mencionados en su novela Materia de Bretanya. También se incluyen en este mapa literario la Fundación Max Aub de Segorbe y la Casa de Lluís Guarner en Benifairó de les Valls.
Más información en la web: www.viatjallibre.com

Los comentarios están cerrados.